El impacto del coronavirus en África podría ser devastador 

 
 

Compartir esta página: 

El coronavirus en África podría ser devastador. La respuesta de Europa debería ir más allá de nuestras fronteras, según el presidente de la comisión de Desarrollo, Tomas Tobé.

Dada la vulnerabilidad de los sistemas de salud en muchos países en vías de desarrollo, el coronavirus podría tener efectos devastadores, advierten los miembros de la comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo. La UE está trabajando para apoyar a sus Estados miembros y amortiguar el impacto económico en Europa, pero el coronavirus es una pandemia y no conoce fronteras. En su resolución del 17 de abril, el Parlamento subrayó la necesidad de cooperación internacional y solidaridad, así como de fortalecer el sistema de la ONU, y de la OMS en particular.

Respuesta global de la UE al COVID-19


La UE puso en marcha el pasado 8 de abril un programa financiero denominado "Equipo de Europa", que cuenta con una dotación de 20.000 millones de euros para ayudar a los países más vulnerables, en particular en África, Asia y Pacífico, América Latina y Caribe, en su lucha contra la pandemia y sus consecuencias.

La mayor parte de esta financiación procede de la redistribución de fondos y programas ya existentes de la UE.

El Parlamento apoya los esfuerzos de la Comisión por una respuesta global de la UE. Los eurodiputados también han respaldado los llamamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial para suspender los pagos de la deuda de los países en vías de desarrollo.

A medida que la pandemia de COVID-19 continúa extendiéndose por África (ahora está presente en todos sus países excepto en dos), le preguntamos al presidente de la Comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo, el eurodiputado sueco Tomas Tobé (del Partido Popular Europeo) sobre la respuesta de la UE.

Entrevista al presidente de la comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo, Tomas Tobe.  

¿La UE está haciendo lo suficiente para ayudar a terceros países a combatir el coronavirus o deberíamos intensificar nuestra respuesta?



Si y no. Sí, coordinamos, a través del "Equipo de Europa", la asignación de 20.000 millones de euros, pero también debemos asegurarnos de que los Estados miembros intensifiquen su acción porque necesitamos dinero nuevo y fresco. Como UE, necesitamos coordinarnos y asegurarnos de llegar a los más necesitados. Es muy probable que no se detecten casos en muchos países de África, por eso tenemos que actuar muy rápido.

¿Cree que la preocupación de la UE por la situación en África podría disminuir frente a nuestros desafíos internos actuales?


No. Creo que todo el mundo entiende que estamos juntos en esto. Esta pandemia no conoce fronteras y necesitamos tener éxito en todas partes. Y está bastante claro que en África el desafío es realmente grande. Debido a que hay personas más vulnerables, el sistema de salud no es lo suficientemente bueno en muchos estados, no hay suficientes camas de hospital.

Es en interés de la solidaridad asegurarse de que hacemos todo lo posible para salvar vidas humanas. También es en cierto modo un interés europeo porque no queremos ver la segunda y tercera ola de esta pandemia llegando a Europa desde los países vecinos.

A principios de marzo, la Comisión publicó una nueva estrategia UE-África. ¿Sigue siendo pertinente en el contexto de la crisis de la corona?


Creo que es muy pertinente porque señala que necesitamos construir una nueva asociación con África, donde dejamos esta perspectiva de donante-receptor. Necesitamos ver a muchos de los países africanos más como socios. El declive económico mundial debido al coronavirus subraya la importancia de una nueva estrategia.

Lo más importante ahora es asegurarnos de que realmente hagamos realidad esta asociación. Esperemos que tengamos una cumbre UE-África en octubre. Como Parlamento Europeo, estamos preparando nuestra posición sobre la estrategia.

Paquete financiero “Equipo Europa” 
  • Ayuda de 20.000 millones de euros en recursos de la UE, sus Estados miembros e instituciones financieras que se centra en: 
  • responder a la crisis sanitaria inmediata y las necesidades humanitarias resultantes. 
  • reforzar los sistemas sanitarios, de suministro de agua y de saneamiento, así como la preparación y las capacidades de los países socios para hacer frente a la pandemia. 
  • mitigar las consecuencias socioeconómicas inmediatas.