Schengen: Bulgaria y Rumanía no pueden ser víctimas de populismos  

Notas de prensa 
Sesión plenaria 
 
 

Compartir esta página: 

Los Estados miembros deben evitar populismos nacionales y decidir si Bulgaria y Rumanía entran en la zona Schengen teniendo en cuenta los criterios existentes, de acuerdo con una resolución aprobada hoy por el Parlamento Europeo. Los eurodiputados reclaman al Consejo Europeo que adopte las medidas necesarias para que ambos países puedan acceder al área libre de controles fronterizos.

En respuesta al bloqueo de Finlandia y Países Bajos a la entrada de Bulgaria y Rumanía en el espacio Schengen, el Parlamento Europeo ha aprobado una resolución en la que expresa su apoyo al ingreso de ambos países en la zona libre de controles fronterizos. El texto ha sido adoptado por una amplia mayoría en un voto a mano alzada.


Los diputados recuerdan que Rumanía y Bulgaria han cumplido todos los criterios para su integración y han aplicado totalmente el acervo de Schengen, "único requisito previo para su adhesión".


La Eurocámara insta a todos los Estados miembros a adoptar la decisión exclusivamente sobre la base del acervo y los procedimientos de Schengen y opina que "no se pueden imponer criterios adicionales a los Estados miembros que ya han iniciado el proceso de adhesión". En este sentido, la resolución exige a todos los Estados miembros que cumplan sus compromisos y "no den prioridad al populismo nacional".


El pleno rechazó una enmienda que pedía a la Comisión que presentara propuestas para consolidar el acervo de Schengen, integrando criterios adicionales sobre crimen organizado y corrupción.


Seguridad fronteriza


El texto aprobado subraya que los dos países "han rediseñado y reorganizado de forma fundamental sus sistemas integrados de gestión de las fronteras invirtiendo considerablemente en sus autoridades policiales (...) así como reforzado visiblemente sus marcos institucionales y jurídicos".


El PE también destaca las constantes muestras de apoyo y solidaridad de Bulgaria y Rumanía como socios de confianza en la Europa Sudoriental, "así como su permanente contribución a la seguridad de las fronteras en esta parte de la UE".


El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, declaró después del voto que "Bulgaria y Rumanía se merecen formar parte del espacio Schengen. Cumplen todos los criterios y sus fronteras son seguras. Pido a los Estados miembros que tomen la decisión de ampliar la zona libre de controles fronterizos a Bulgaria y Rumanía basándose solo en el acervo y los procedimientos de Schengen. Bulgaria y Rumanía deberían poder contar con la solidaridad y la justicia de sus socios de la UE".