Compartir esta página: 

Muchos trabajadores textiles sufren largas jornadas, con sueldos bajos, en condiciones a menudo peligrosas, de inestabilidad y violencia© AP Images/European Union-EP  

La UE debe adoptar reglas comunes para obligar a los proveedores a respetar los derechos de sus trabajadores, señala el Parlamento en una resolución aprobada el jueves.

Los trabajadores de la industria textil de todo el mundo, muchos de los cuales son niños y mujeres jóvenes, trabajan largas jornadas, con sueldos bajos, en condiciones a menudo peligrosas, de inestabilidad y violencia.


Estas prácticas también perjudican a la industria europea, ya que provocan competencia desleal, señalan los eurodiputados en la resolución, no vinculante, que salió adelante con 505 votos a favor, 49 en contra y 57 abstenciones.


Con objeto de evitar tragedias como la del derrumbe del Rana Plaza en Bangladesh en abril de 2013, el Parlamento sugiere varias medidas:


  • obligación de diligencia debida: la Comisión Europea debe presentar una propuesta legislativa para implantar un sistema de diligencia debida, en línea con las directrices de la OCDE (en inglés) y parecido al diseñado para los minerales de zonas de conflicto, que cubra toda la cadena de distribución;
  • preferencias comerciales condicionadas: la UE debe asegurarse de que los países exportadores de textiles con acceso preferente al mercado europeo respetan las directrices fijadas y producen de manera sostenible. Los Estados miembros deben, por su parte, promover los derechos laborales en sus relaciones con los países socios,
  • etiquetado:  hacer visible el “impacto social de la social de la producción de la ropa puede ayudar a conseguir un cambio duradero, y
  • guiar por el ejemplo: las instituciones de la UE deben ser un modelo a seguir en sus contratos para la compra de textiles.

 

Declaraciones de la ponente

“No podemos cerrar los ojos si nuestras ropas se producen a costa de gran sufrimiento. Sólo normas obligatorias pueden garantizar que los productos vendidos en Europa respetan la dignidad y los derechos de millones de trabajadores. La UE dispone de las herramientas para actuar, pedimos a la Comisión que lo haga”, dijo la eurodiputada responsable del texto, Lola Sánchez Caldentey (GUE/NGL, España). 

 

Contexto

Según la Organización Mundial del Comercio, más del 70% de las importaciones textiles de la UE viene de Asia. China, Bangladesh, India, Vietnam, Camboya e Indonesia son los primeros productores. Los compradores son, en su mayoría, marcas globales que buscan precios bajos y producción rápida, con consecuencias sobre las condiciones laborales. Tras la tragedia del Rana Plaza, en la que murieron más de 1.100 personas cuando la fábrica se derrumbó en Dhaka (Bangladesh), la Comisión Europea prometió presentar una iniciativa, pero hasta la fecha no lo ha hecho.

 

Procedimiento: resolución no legislativa


1,129  ; personas murieron el 24 de abril de 2013, cuando la fábrica textil Rana Plaza se derrumbó en Dhaka (Bangladesh).

Compartir esta cita: 
Facts 
  • Con frecuencia, las marcas globales buscan precios bajos y producción rápida, recayendo las consecuencias sobre los trabajadores.