Compartir esta página: 

  • Nuevo Tribunal Electoral independiente para garantizar la transparencia 
  • El Ejército debe retirarse de las zonas de protesta y la ley que autoriza el uso de la fuerza, ser derogada 
  • Ejército y policía deben abstenerse de influir en los procesos políticos 

La vuelta a la estabilidad en Bolivia requiere la celebración de nuevas elecciones “libres, inclusivas y transparentes” lo antes posible, señaló el Parlamento el jueves.

Con 425 votos a favor, 132 en contra y 109 abstenciones, el Parlamento Europeo aprobó una resolución resumiendo las conclusiones del debate en el pleno el 13 de noviembre sobre la situación en Bolivia, después de la renuncia de Evo Morales presionado por los militares y ante la intensificación de las protestas pos-electorales.

Los eurodiputados denunciaron las tentativas de fraude por parte de las autoridades bolivianas -la Organización de Estados Americanos recabó evidencia de importantes irregularidades y manipulaciones durante las elecciones-. El texto insiste en que, para restaurar la confianza en el proceso electoral, es necesario con un órgano electoral de nueva composición.

El Parlamento recuerda a la presidenta interina Áñez que está obligada a convocar rápidamente nuevas elecciones presidenciales y subraya que esta es la única esta vía democrática y constitucional para resolver la actual crisis. También pide que se eviten represalias políticas.

La resolución destaca que Evo Morales renunció tras recibir sugerencias en ese sentido de altos mandos del ejército y hace hincapié en que tanto los militareso como la policía deben abstenerse de influir en los procesos políticos y se han de someter al control civil.

Los eurodiputados reiteran que el respeto de la independencia del poder judicial, del pluralismo político y de la libertad de reunión y expresión de todos los bolivianos, “incluidas las naciones y pueblos indígenas originarios campesinos”, son derechos fundamentales y pilares esenciales de la democracia y el Estado de Derecho.

Para que las nuevas elecciones sean democráticas, inclusivas, transparentes y justas, deben celebrarse ante observadores internacionales creíbles y transparentes, que puedan actuar libremente y compartir sus observaciones independientes, añade el texto. El Parlamento está dispuesto a ayudar, y pide al Alto Representante de la UE despliegue una misión de observación electoral completa de la Unión.

Tras la muerte de al menos 32 personas en los disturbios de las últimas semanas, los eurodiputados rechazan enérgicamente la violencia y la destrucción y saludan la decisión de retirar a los militares de las zonas de protesta y derogar una ley que les confería amplia discrecionalidad en el uso de la fuerza. El PE demanda proporcionalidad en el uso de la fuerza y que se investiguen los actos de violencia con rapidez, imparcialidad, transparencia y exhaustividad.