Compartir esta página: 

  • La UE debe dar una respuesta unificada a los nuevos aranceles de EEUU 
  • Uso de todos los instrumentos de mercado existentes para ayudar a los productores 
  • Apoyo a las campañas de promoción de los productos de la UE en el extranjero 
  • Búsqueda de una solución negociada con EEUU 

La UE debe actuar con rapidez para ayudar a los agricultores afectados por los nuevos aranceles estadounidenses, señaló el Parlamento el jueves.

Los eurodiputados muestran su preocupación por los efectos colaterales para los sectores agrícola y alimentario de una disputa en un sector sin relación directa, y critican la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles adicionales a tantos productos agrícolas. El importe total de los nuevos gravámenes alcanza los 6.800 millones de euros.

En una resolución aprobada a mano alzada, el pleno también critica la falta de interés de Washington en trabajar con la UE para resolver la larga disputa en torno a los subsidios a Airbus y Boeing.

Impacto sobre la agricultura

La UE debe responder al incremento de los aranceles de manera coordinada y unida, dice el texto. Como primer paso, la Comisión Europea debe vigilar la evolución del mercado, utilizar las herramientas disponibles, como almacenamiento privado, retirada del mercado y otros instrumentos para hacer frente a las sacudidas del mercado, al tiempo que se movilizan ayudas para los más afectados.

La Comisión también intensificar sus esfuerzos para promocionar los productores europeos en el extranjero, además de flexibilizar las normas sobre financiación de estas actividades para permitir el impulso de las campañas de promoción en Estados Unidos, o para redirigirlas a mercados alternativas, sugieren los eurodiputados.

La resolución rechaza cualquier recorte del presupuesto para la política agrícola común y pide cambios en la reserva para crisis.

El Parlamento anima asimismo a la Comisión Europea a buscar una solución negociada y a suavizar las tensiones comerciales en la relación con Estados Unidos.

Una decisión de la Organización Mundial de Comercio

La Organización Mundial de Comercio (OMC) dictaminó que, en respuesta a los subsidios ilegales concedidos en Europa a Airbus, EEUU tiene derecho aplicar aranceles adicionales a los productos de la UE. Desde el 18 de octubre, Washington aplica un 25% extra a una larga lista de productos, que incluyen el aceite y los quesos españoles.

La UE ganó otro caso paralelo por las ayudas a Boeing, y el dictamen sobre las medidas compensatorias que puede imponer a las exportaciones estadounidenses llegará en 2020.

España está entre los países más afectados por los nuevos aranceles, junto a Reino Unido, Francia, Italia, Alemania e Irlanda. En conjunto, esos países cargan con el 95% de los gravámenes, por un importe que ronda los 3.500 millones de euros, según explicó la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, al pleno el martes.

Los productos más afectados son aquellos con alto valor añadido y que suelen beneficiarse de protección por cuestiones de calidad, como el vino y las bebidas alcohólicas, el aceite de oliva y los productos lácteos. También se han visto castigados las aceitunas, la carne de cerdo, algunos dulces, la futa procesada y los cítricos, entre otros.

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de la UE. En 2018, la UE vendió a EEUU por 22.300 millones de euros.