Compartir esta página: 

El Parlamento Europeo condenó el jueves el intento de golpe para evitar la reelección de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

En una resolución aprobada con 471 votos a favor, 101 en contra y 103 abstenciones, la Cámara denuncia el intento del régimen de Nicolás Maduro de colocar al candidato progubernamental Luis Parra como nuevo presidente de la Asamblea Nacional.

El 5 de enero, las fuerzas armadas impidieron a Guaidó, que ha sido reconocido como presidente legítimo de Venezuela por más de cincuenta países y también por el Parlamento Europeo, acceder a la sesión de la Asamblea, lo mismo que sucedió a otros miembros opositores. Guaidó fue, no obstante, reelegido en una sesión paralela.

El PE considera los hechos “un golpe de Estado parlamentario orquestado por el régimen ilegal de Nicolás Maduro”.

Sólido apoyo a Guaidó

En la resolución, los eurodiputados reafirman su apoyo a Juan Guaidó como presidente legítimo de la Asamblea Nacional y presidente interino de Venezuela. Deploran las graves violaciones del funcionamiento democrático de la Asamblea Nacional, el único órgano democrático del país elegido legítimamente y cuyos poderes han de respetarse.

El texto subraya que la UE está dispuesta a respaldar un proceso genuino que conduzca a una resolución pacífica y democrática de la crisis venezolana e insta a seguir trabajando

a través del Grupo Internacional de Contacto.

El Parlamento también pide al Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, que refuerce la actuación de la Unión con miras al restablecimiento de la democracia en Venezuela, también mediante la ampliación de las sanciones contra los implicados en violaciones de los derechos humanos y en la represión y la extensión de esas sanciones a sus familiares.

Los eurodiputados reclaman, asimismo, el envío de una misión de investigación al país para evaluar la situación sobre el terreno.

Contexto

En enero de 2019, Juan Guaidó, que había sido elegido de la Asamblea Nacional, se autoproclamó presidente de Venezuela, tras cuestionar la validez de las elecciones presidenciales de 2018 en las que fue reelegido Nicolás Maduro. La grave crisis política venezolana se agravó a partir de entonces. 25 Estados miembros de la UE reconocen a Guaidó como presidente legítimo.