El PE alerta del impacto de la pandemia sobre la salud y educación de los niños 

Notas de prensa 
Sesión plenaria 
 
 

Compartir esta página: 

  • El COVID-19 afecta al riesgo de pobreza, el derecho a la educación, la salud mental y el abuso 
  • Los eurodiputados reclaman una Garantía Infantil Europea 
  • Protección de los niños migrantes, sobre todo los no acompañados 

Los Estados miembros deben invertir más en educación, sanidad, vivienda, apoyo familiar y atención a la infancia, garantizando que estos servicios lleguen a todos los niños.

«Los niños son, ante todo, niños, con independencia de su origen étnico o social, género, nacionalidad, situación económica, aptitudes o condición de migrante o extranjero», señaló el Parlamento el jueves en una resolución aprobada con 545 votos a favor, 24 en contra y 119 abstenciones.


El texto destaca que la crisis del COVID-19 está afectando enormemente a los niños, exacerbando el riesgo de pobreza, limitando su acceso a la educación, amenazando su salud física y mental e incrementando el peligro de ser víctimas de violencia y abuso. Los eurodiputados urgen a la Comisión a que presente, tal y como ha anunciado, una propuesta legislativa para crear una Garantía Infantil Europea en la primera mitad de 2021.


Derecho a la educación para todos los niños

Los países de la UE deben tomar medidas para garantizar el derecho a la educación a todos los niños, evitar el abandono escolar temprano y asegurar la igualdad de género en el acceso a una educación de calidad e inclusiva desde la primera infancia, también para los niños romaníes, con discapacidad y migrantes. «La educación digital nunca debe sustituir permanentemente al aprendizaje presencial», recalcan los eurodiputados, que también piden incluir en el currículum escolar información adaptada sobre sexo y sexualidad.


Integración e inclusión de niños migrantes y refugiados

La situación de los niños migrantes tanto dentro como fuera de las fronteras de la UE debe mejorar, subraya la resolución. Hay que dar prioridad a la reunificación familiar y a las adecuadas condiciones de recepción, eliminando obstáculos a los servicios básicos y a las medidas de integración. Los Estados miembros deben también evitar la detención de los menores y garantizar que los no acompañados cuentan con representantes legales y tutores.


Lucha contra el abuso sexual


Los eurodiputados están especialmente preocupados por el abuso sexual contra los niños, que ha aumentado durante la pandemia, mientras que el acceso a los servicios sociales y las instituciones de protección se ha vuelto sumamente difícil. También critican que 23 Estados miembros no aplican todavía la directiva de 2011 sobre lucha contra los abusos sexuales y la explotación sexual de los menores y la pornografía infantil.


La resolución pide asimismo acabar, en la legislación y en la práctica, con todas las formas de trabajo infantil, y con todas las formas de violencia y discriminación contra los niños, incluido el matrimonio forzado, la trata, la tortura, los crímenes de honor, la mutilación genital femenina, el incesto, el abandono escolar forzoso y el uso de niños como soldados.


Declaración

«La pandemia ha exacerbado las desigualdades que sufren muchos niños en toda Europa. Pedimos a la Comisión y los Estados miembros que dediquen el dinero necesario para protegerlos y que tomen medidas concretas para acabar con la pobreza, el abuso sexual y la explotación», señaló el ponente Juan Fernando López Aguilar (S&D, España) durante el debate en el pleno el miércoles.