El Parlamento Europeo condena la «farsa electoral» en Nicaragua y pide más sanciones 

Notas de prensa 
Sesión plenaria 
 
 

Compartir esta página: 

  • Los eurodiputados rechazan la legitimidad del resultado de unos «comicios amañados» 
  • Reclaman la liberación inmediata de todos los prisioneros políticos 
  • La única solución a la crisis política es un diálogo nacional integrador 

La UE debe considerar la imposición de más sanciones al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, señala el Parlamento en una resolución aprobada el jueves.

Los eurodiputados piden la inclusión de Daniel Ortega en la lista de personas sancionadas e instan a la UE a contemplar otras medidas, que pueden ir más allá de las sanciones individuales. Pero advierten contra cualquier acción que pueda agravar las dificultades del pueblo nicaragüense. El texto fue aprobado con 619 votos a favor, 25 en contra y 41 abstenciones.

La resolución cita el reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), según el cual «en Nicaragua se ha establecido un Estado policial a través de la represión, la corrupción, el fraude electoral y la impunidad estructural» diseñada por el Gobierno con el fin de lograr su perpetuación en el poder y el mantenimiento de los privilegios e inmunidades.

Nicaragua se ha convertido en un régimen autocrático

El Parlamento declara las elecciones celebradas en Nicaragua el 7 de noviembre una «farsa electoral» orquestada por el régimen de Ortega-Murillo y rechaza la legitimidad de los resultados de estas falsas elecciones. Los comicios amañados completan la transformación de Nicaragua en un régimen autocrático, añaden los eurodiputados.

La Cámara hace hincapié en que, antes de la votación, las autoridades nicaragüenses eliminaron toda competencia electoral creíble y destruyeron la integridad del proceso electoral. El régimen procedió al encarcelamiento arbitrario, el acoso y la intimidación sistemáticos de siete precandidatos presidenciales y aproximadamente cuarenta líderes de la oposición, estudiantes y dirigentes rurales, periodistas, defensores de los derechos humanos y representantes empresariales.

Los eurodiputados instan a la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos detenidos de manera arbitraria.

Fin de la represión, vuelta de los exiliados y de los organismos internacionales

«Nicaragua se ha convertido en una república del miedo», denuncia el Parlamento, con más de 140 000 ciudadanos obligados a buscar refugio en el exilio y en condiciones socioeconómicas de vida muy difíciles.

El PE concluye que la única solución a la profunda crisis política en Nicaragua es un diálogo nacional integrador y sustancial. A este respecto, los eurodiputados advierten de que la celebración de elecciones libres, justas y transparentes, el restablecimiento del Estado de derecho, el cese de la represión, la liberación de los presos políticos, la vuelta de los exiliados, y el retorno de los organismos internacionales de derechos humanos al país son condiciones sine qua non para cualquier diálogo con el régimen nicaragüense.

Antecedentes

Esta es la cuarta resolución sobre la situación en Nicaragua adoptada por el PE en lo que va de legislatura, después de las aprobadas en diciembre de 2019, octubre de 2020 y julio de 2021.

El jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, declaró el 8 de noviembre en nombre de la UE que las presidenciales nicaragüenses se celebraron sin garantías democráticas, por lo que sus resultados carecen de legitimidad.

El Consejo de la UE impuso en octubre de 2019 sanciones en respuesta al deterioro democrático y la represión en el país y las renovó en octubre de este año, hasta octubre de 2022.