Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
Debates
Miércoles 14 de febrero de 2001 - Estrasburgo Edición DO
Aprobación del Acta de la sesión anterior
 Instauración de un acuerdo de adhesión de Turquía
 Lisboa
 VOTACIONES
 Seguimiento del informe anual del BEI
 Lisboa (continuación)
 Libre circulación de las personas
 Turno de preguntas (Consejo)
 Saneamiento y liquidación de las compañías de seguros
 La Unión y Macao después del año 2000
 Acuerdo CE/México (asociación económica, coordinación política y cooperación)
 Definición de la ayuda a la entrada, a la circulación y a la estancia irregulares


  

PRESIDENCIA DEL SR. ONESTA
Vicepresidente

(Se abre la sesión a las 9.00 horas)

 
Aprobación del Acta de la sesión anterior
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El Acta de la sesión de ayer ha sido distribuida.

¿Hay alguna observación?

 
  
MPphoto
 
 

  Lucas (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, quiero referirme a los comentarios realizados en este salón de plenos el lunes por la tarde con respecto a la manifestación antinuclear en la base de submarinos nucleares de Faslane en Escocia.

Como usted sabe, participé en dicha demostración y quisiera expresar mi agradecimiento a los diputados que han apoyado mi decisión de participar en el mayor bloqueo de la base jamás realizado, y fue detenida, irónicamente, por perturbar el orden público.

Sólo quiero decir una palabra a aquellos diputados que han insinuado que mis acciones fueron irresponsables o inadecuadas. En primer lugar, las armas nucleares no sólo son inmorales e inhumanas, sino que además son ilegales. El Tribunal Internacional de La Haya dictaminó que la posesión de armas nucleares es contraria al Derecho internacional, dictamen que fue reafirmado por un tribunal escocés en 1999. Por consiguiente, mi acción del lunes fue en defensa de la ley, y no una infracción.

En segundo lugar, creo que las armas nucleares representan una amenaza para todos nosotros y que es legítimo e incluso necesario que utilicemos todos los medios pacíficos a nuestro alcance para intentar librar a nuestros países de ellas. Naturalmente existen canales parlamentarios que podemos utilizar con este fin, y yo los utilizo, pero también creo que es legítimo y necesario utilizar también los canales extraparlamentarios. Tenemos la responsabilidad de utilizarlos. Un Estado democrático no es sólo un don y un derecho, también es una responsabilidad. Si los ciudadanos no se manifiestan responsablemente en contra de los actos inhumanos que cometen sus gobiernos, los gobiernos se vuelven cada vez más irresponsables y corruptos.

Por último, cada ciudadano, elegido o no, tiene el derecho y el deber de utilizar todos los medios pacíficos para intentar que se respete el Derecho internacional. Mi acción del lunes fue un pequeño paso más en el intento de lograr ese fin.

 
  
MPphoto
 
 

  MacCormick (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, al tiempo que doy la bienvenida a mi valiente y noble colega la Dra. Lucas, que se reincorpora a la Asamblea, quisiera poner en la atención de mis colegas que hoy también recibiremos la visita del Presidente de la asamblea general de la Iglesia de Escocia, que será recibido por la Presidenta esta noche.

En este sentido, quisiera reiterar el argumento de la Sra. Lucas de que el lunes se insinuó en esta Asamblea que sólo exaltados irresponsables participaron en la protesta en Faslane. Pido a los diputados que tomen nota de que el dirigente de la Iglesia Nacional de Escocia, al que daremos la bienvenida esta noche, también tuvo una participación destacada en dicha protesta. Encabezó un servicio ecuménico y llamó la atención sobre el hecho de que la Iglesia, por principio, se opone a que el Estado dependa de armas de destrucción masiva. La profunda oposición a las armas nucleares por motivos legales y morales es una posición común entre los dirigentes de opinión responsables, tanto religiosos como no religiosos, en toda Escocia y en toda esta gran Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Miller (PSE ). – (EN) Señor Presidente, retomando los argumentos que ha formulado la Sra. Lucas, apoyo los sentimientos que ha manifestado. No obstante, me gustaría preguntarle si podría convencer a sus colegas de que desistan de invocar la inmunidad parlamentaria cada vez que es detenida en Faslane. Mucho antes de la participación de la Sra. Lucas, yo ya llevaba muchos años participando en Faslane y he sido arrestado allí. Ni una sola vez he invocado la inmunidad parlamentaria. Pasé mi día en los tribunales y tuve mi juicio. No usaré la vía de la inmunidad parlamentaria porque quiero pasar mi día en los tribunales y defender mi reivindicación y no esconderme tras una cortina de humo.

 
  
MPphoto
 
 

  Howitt (PSE ). – (EN) Señor Presidente, permítame establecer, para el Acta de ayer, una corrección del sentido de mi voto. Mi intención era votar "sí" sobre el informe Rübig.

 
  
MPphoto
 
 

  Watson (ELDR ). – (EN) Señor Presidente, mi observación también guarda relación con el Acta. Me pregunto si podría hacerse constar en la página 11 de la versión inglesa del Acta, en el punto 8, donde hablamos sobre el turno de votaciones, que la votación comenzó a las 12.12 horas. En las pantallas se anunció que comenzaría a las 12.15 horas, y por ese motivo algunos de nosotros no pudimos participar en las primeras votaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Carnero González (PSE ). - Señor Presidente, con pesar, hemos conocido que, exactamente un mes después de que un terremoto asolara El Salvador, ayer una conmoción similar volvió a golpear a ese país centroamericano. Estoy seguro de que nuestra Delegación para las Relaciones con los Países de la América Central y México pondrá todos los mecanismos en marcha para instar a las autoridades comunitarias, empezando por la Comisión, a que renueven sus esfuerzos de solidaridad con ese país.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Eso se verificará. Si tiene razón, se corregirá el Acta en el sentido que usted señala.

(El Acta queda aprobada)

***

 
  
MPphoto
 
 

  González Álvarez (GUE/NGL ). - Señor Presidente, muy brevemente, como miembro de la Delegación para las Relaciones con los Países de América Central y México, quiero mostrar también nuestra preocupación por que el pueblo de El Salvador vuelva a haber sido castigado por una catástrofe natural y urgir a que las ayudas lleguen cuanto antes y no pase como pasó después del Mitch, pues si tardan en llegar quien lo sufre es la población.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Gracias, Señoría, creo que esta Asamblea se suma a su deseo.

 

Instauración de un acuerdo de adhesión de Turquía
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A5-0024/2001 ) del Sr. Swoboda, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, Derechos Humanos, Seguridad Común y Política de Defensa, sobre la propuesta de reglamento del Consejo (COM(2000)0502 – C5-0468/2000 – 2000/0205(CNS)) relativo a la asistencia en favor de Turquía en el marco de una estrategia de preadhesión y, en particular, de la creación de una asociación para la adhesión.

 
  
MPphoto
 
 

  Swoboda (PSE ), ponente . – (DE) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo, señor Comisario, tras un largo tiempo de anuncios y promesas, la Unión Europeo o, para ser más exactos, el Consejo Europeo de Helsinki reconoció oficialmente a Turquía como candidato a la adhesión. El tema del debate y la votación de hoy es ahora la aproximación de Turquía a dicha adhesión o, más bien dicho, a la posibilidad de iniciar las negociaciones.

Si adoptamos el informe –como espero– y el Consejo también adopta una decisión sobre esa base, el balón se encontrará definitivamente en el campo de Turquía y ésta se verá obligada a actuar. Habremos dejado atrás el tiempo de las respuestas reactivas –como las que se han dado con demasiada frecuencia en Turquía– y dicho país tendrá que emprender los pasos decisivos. En efecto, tiene que quedar claro, estimadas y estimados colegas –incluidos también quienes quizá están siguiendo este debate desde Turquía– que para poder iniciar las negociaciones es preciso que se cumpla el criterio político de Copenhague. No hemos negociado con ningún candidato sin que se hayan cumplido los criterios políticos.

En este sentido, las condiciones que exigimos a Turquía son las mismas que impusimos a todos los demás candidatos. Turquía no se encuentra en situación de desventaja ni tampoco goza de ningún privilegio. Esta es también la orientación de mi informe y de los párrafos –que ahora al parecer se ponen en entredicho– que persiguen la equiparación de Turquía con los demás candidatos. En efecto, tiene poco sentido hablar de igualdad de trato e imponer las mismas exigencias a Turquía si no se le conceden simultáneamente también los mismos derechos. Cumplir los criterios va a resultar sin duda muy difícil en Turquía y para Turquía.

Allí coexisten, como mínimo, tres corrientes principales de opinión: quienes están a favor de Europa porque también defienden la democracia, la transparencia y el respeto de los derechos humanos y de las minorías; quienes están a favor de Europa pero tienen, en cambio, grandes dudas en lo que respecta a la adopción de los valores y derechos fundamentales europeos: y quienes son contrarios a Europa por principio, sobre todo, entre otras cosas, porque también se muestran escépticos en lo que se refiere a la adopción de los valores y derechos fundamentales tal como nosotros los concebimos en nuestro continente.

A Turquía le corresponde, sin embargo, adoptar las decisiones políticas internas. No obstante, aun así yo creo que desde esta Asamblea deberíamos emitir una señal clara de apoyo a las fuerzas que desean recorrer el camino de la aproximación a Europa y hacia una democracia plena en Turquía. Esta es también la orientación de mi informe.

Confiamos, por lo tanto, en que Turquía realice grandes progresos en los próximos años. Tenemos la ilusión de que dentro de uno o dos años se puedan iniciar quizá las negociaciones. No quisiera desanimar ni decepcionar a nadie, pero desde luego habrá que esperar algunos años. No obstante, a mi parecer también debe quedar claro que si pasado un cierto plazo –que yo personalmente creo que debería ser de unos cinco años– todavía no se ha podido empezar a negociar porque no se ha cumplido el criterio político, la Unión Europea y Turquía deberían plantearse otra forma de asociación. En efecto, en cualquier caso somos socios de Turquía y debemos mantener una buena colaboración.

En primer lugar –no pretendo negarlo–, Turquía constituye un factor económico importante. Esto es del todo indiscutible.

En segundo lugar, Europa debería tener el máximo interés en la presencia de un gran país estable en esa región azotada por las crisis.

En tercer lugar, no tenemos ningún interés en abandonar a Turquía en manos del fundamentalismo islámico, puesto que somos contrarios por principio a cualquier clase de fundamentalismo, religioso o de otro tipo.

En cuarto lugar, es preciso resolver algunos problemas regionales, como la mejora de las relaciones con Grecia y, sobre todo, la cuestión de Chipre. En seguida volveré sobre este tema. Turquía debe saber que exigimos de todo país candidato la voluntad absoluta de mantener buenas relaciones con sus vecinos. Es parte integrante de los preparativos para el inicio de las negociaciones con Turquía que ésta resuelva sus relaciones con Grecia mediante un buen acuerdo y que contribuya de manera significativa a la solución del problema de Chipre. Un problema difícil, que todas las partes y todos los afectados deben contribuir a resolver, incluidos también, naturalmente, los representantes de la población turca y, en particular, también Turquía.

Antes de acabar, permítanme que añada dos breves observaciones. La primera se refiere al problema kurdo: es evidente que la solución de los problemas con la población kurda de Turquía también es uno de los temas del orden del día. Ya manifestamos con toda claridad que el uso de la lengua kurda –también en los medios de comunicación–, al igual que el mantenimiento de la identidad kurda y la posibilidad de expresarla, son también un factor esencial para la modificación de las condiciones políticas en Turquía.

En cuanto a la cuestión armenia, yo personalmente soy contrario a que los parlamentos extranjeros decidan sobre la valoración histórica de hechos ocurridos un siglo atrás. Sin embargo, soy igualmente contrario a que Turquía capitalice políticamente este hecho. Sería deseable que se abordase la cuestión armenia con mayor serenidad y sobre todo de manera más activa. Si Turquía diese pasos para invitar a historiadores del propio país, armenios y de terceros países a examinar esta cuestión, esto permitiría avanzar hacia un tratamiento razonable del asunto.

Con este espíritu, yo les pido, estimadas y estimados colegas, que voten afirmativamente mi propuesta, con el fin de ofrecer así a Turquía la oportunidad de demostrar que está dispuesta a recorrer el camino de la aproximación a Europa.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Kuckelkorn (PSE ), ponente de opinión de la Comisión de Presupuestos . – (DE) Señor Presidente, Señorías, en mi calidad de ponente de opinión del Informe Swoboda sobre un acuerdo de adhesión con Turquía, yo apoyo plenamente el documento presentado. La Comisión de Asuntos Exteriores ha tomado en consideración los aspectos esenciales de las enmiendas de la Comisión de Presupuestos.

La Comisión de Presupuestos resaltó los siguientes aspectos. El primer punto podría parecer a primera vista de orden técnico-presupuestario, pero en realidad es de carácter político. La Comisión de Presupuestos pidió que la ayuda comunitaria a Turquía no se financie en adelante con cargo a la rúbrica 4 –“Relaciones exteriores”– de las Perspectivas Financieras, sino que se tenga en cuenta la condición de candidato a la adhesión de Turquía y los créditos se financien, por lo tanto, con cargo a la rúbrica 7, “Ayuda de preadhesión”.

En otra enmienda, la Comisión dejaba claro que el volumen de la asistencia comunitaria lo fijará cada año la autoridad presupuestaria –o sea, el Consejo y el Parlamento– en el marco del procedimiento presupuestario. Otras dos enmiendas se referían a la participación del Parlamento en la cooperación con Turquía, por un lado en el momento de decidir los principios, prioridades, objetivos intermedios y condiciones que figurarán en el acuerdo de asociación para la adhesión y, por el otro lado, cuando se deban adoptar las medidas oportunas en el caso de un incumplimiento de los compromisos por parte de Turquía.

Desde el punto de vista presupuestario, estamos satisfechos, toda vez que la Comisión de Asuntos Exteriores hizo suyas todas las observaciones de la Comisión de Presupuestos. De hecho, la Comisión de Asuntos Exteriores fue incluso más lejos en el aspecto financiero, por ejemplo con la enmienda en la que se prevé la participación de Turquía en los demás instrumentos financieros.

Una última observación final: en los próximos años todos tendremos que presionar para que se ponga efectivamente “dinero nuevo” a disposición de Turquía, que ahora es candidata a la adhesión –pero lo mismo vale para los demás países candidatos–, sin limitarse a incluirla en los programas existentes, pues sin esos nuevos fondos, los candidatos a la adhesión sencillamente no podrán cumplir las exigencias que les planteamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Oostlander (PPE-DE ). - (NL) Señor Presidente, en primer lugar, me merece mucho respeto el informe del Sr. Swoboda, quien analiza especialmente bien algunos puntos técnicos relativos a Turquía, pero por supuesto, hay más que sólo lo técnico.

Todos sabemos que existe una división entre Turquía, en tanto candidato que todavía no puede iniciar las negociaciones de adhesión por no cumplir los criterios políticos de Copenhague, y otros candidatos que sí se encuentran inmersos en el proceso de negociación para su ingreso en la Unión. Esta distinción se ha hecho por motivos razonables y políticos. Esto también repercutirá en la forma en que negociemos con Turquía las cuestiones financieras, en comparación con otros estados candidatos.

Así mismo, quisiera decir que, en general, la actitud positiva hacia Turquía que se recoge en el informe agrada ciertamente a nuestro Grupo, pero tenemos la sensación de que va demasiado lejos en un determinado punto. Quisiera tener también la opinión de la Comisión especialmente sobre el mismo, es decir, respecto de la enmienda 1, conforme a la cual Turquía debe participar en los instrumentos financieros ISPA y SAPARD a fin de garantizar el mismo trato a todos los estados candidatos. Creo que algo semejante no constituye verdaderamente un trato igual.

Dijimos en su momento que íbamos a tener en cuenta en todos los ámbitos posibles si la política no nos agradaba, si la política no daba la talla; a partir de ahí, trazamos una línea divisoria. No importa, entonces, que el país respecto del cual tenemos ciertas objeciones políticas sea grande o pequeño. Ayer, conversé largo y tendido sobre estas cuestiones con el excelente embajador turco. Se trata de lo que debe cambiar en un país, de cuándo puede convertirse en un estado candidato adulto que también negocie la adhesión.

Si ya se habla del ISPA y el SAPARD, que hasta ahora no estaban dirigidos a Turquía, la enmienda 1 implicará que se tome dinero de los presupuestos para los estados candidatos que están negociando su entrada. Es decir, que cumplen por tanto, los criterios políticos de Copenhague, por ejemplo. Considero que esto tendría un efecto desmoralizador. Quisiera que la Comisión me explicara, en particular, hasta qué punto tendría esto consecuencias financieras ¿Qué significa realmente la enmienda 1 para los otros estados candidatos? ¿Se reduciría, entonces, el presupuesto destinado a los otros estados candidatos, con los que estamos negociando, en beneficio de Turquía? ¿Cómo se procedería exactamente? Si es así, lo considero extraño. O, tal vez, puedan ampliarse las perspectivas financieras, de manera que la enmienda 1 pueda llevarse a cabo sin perjudicar a los otros estados candidatos. Creo que es muy difícil lograrlo desde la perspectiva de la técnica presupuestaria. Me agradaría, por tanto, que la Comisión explicara muy claramente a este respecto cuál es el efecto de la enmienda 1. Nuestro Grupo titubea mucho a la hora de aceptar tales efectos negativos, especialmente, de cara a los otros países candidatos con los que estamos negociando bien. No nos parece justo. Tenemos, entonces, que pensar otra cosa. Si queremos hacer algo por Turquía, también tenemos la unión aduanera, que no organizamos muy bien. Puedo entender muy bien la irritación al respecto, también en cuanto al aspecto financiero. Debemos concluir de forma adecuada semejante cuestión. Estoy completamente de acuerdo con ello. Si todo puede mejorarse técnicamente uniendo, por ejemplo, los instrumentos, entonces, debe hacerse. Sin embargo, la reducción de los presupuestos de los estados candidatos con los que estamos negociando, a favor de un candidato con el que todavía no mantenemos negociaciones de adhesión, me parece una cuestión espinosa. Quisiera, en nombre de mi Grupo, que la Comisión explicara exactamente qué sucede al respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Katiforis (PSE ). – (EL) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Comisario, señorías, a Turquía se le ha ofecido una relación de asociación y es absolutamente correcto, desde el punto de vista del procedimiento, dotar ahora de fundamento legal a dicha relación de asociación, aun cuando Turquía no haya presentado todavía su programa nacional y no podamos, en consecuencia, juzgar hasta que punto está dispuesta a asimilar las indicaciones que se hacen en el marco de la relación de asociación.

En todo caso, El informe del Sr. Swoboda no es un informe de procedimento habitual, puesto que el estado que constituye el objeto del informe no es un país candidato habitual. Se trata de un país muy grande, y muy diferente a los demás candidatos. El ser diferente de Turquía brinda el punto de partida para ciertas observaciones de carácter general. La candidatura turca pone decisivamente a prueba no solo a Turquía, sino a la propia Unión Europea. No es solo Turquía, señorías, la que se examina para convertirse en miembro. En este caso se examina también la Unión Europea, y de muchas materias. En primer lugar en materia de tolerancia religiosa. El punto de vista dominante, por lo que creo, entre los ciudadanos europeos, es el punto de vista de que la diferencia religiosa no puede constituir un obstáculo para la adhesión de un nuevo miembro. En la Europa democrática, nos sentimos orgullosos de nuestra tolerancia religiosa; nunca, sin embargo, se nos había pedido corroborarla en la práctica de manera solemne, como ahora. Es una prueba crucial de la sinceridad de nuestra proclamas y no nos está permitido fallar.

La segunda asignatura de la que nos examinamos es nuestra capacidad de convencer del valor de una aceptación sustantiva de nuestras instituciones democráticas. Recalco lo de aceptación sustantiva porque Turquía no se opone a la aceptación formal de la democracia, como no se opone prácticamente nadie en el mundo actual. Son muchos, sin embargo, los que creen que el régimen democrático empieza y termina con el multipartidismo y con la celebración regular de elecciones. Está claro que esto no es suficiente. En este ámbito precisamente, en la aceptación sustantiva de la democracia, la trayectoria de Turquía posterior a Helsinki nos plantea serios interrogantes. Turquía da la impresión de que después del gesto del Consejo Europeo de Diciembre de 1999, que fue recibido con alegría por la nación turca, en lugar de aproximarse, se aleja de la aplicación sustantiva de los principios democráticos. La ley de amnistía aprobada significó la libertad para muchos presos comunes, pero no para personas condenadas por atreverse a expresar su opinión o a hablar su lengua. En la carcel sigue estando Leyla Zana, a pesar de haber sido galardonada con el Premio Sajarov de nuestro Parlamento. El estado de excepción sigue en vigor en el sureste de Turquía, y dirigentes del partido kurdo legal ΗADEP se pierden en la zona y son declarados desaparecidos. La tragedia provocada en las cárceles por las fuerzas de seguridad con su acción armada ha conmovido a nuestra opinión pública. Esperamos pasos adelante, y solo vemos pasos atrás.

Otra asignatura de la que nos examinamos es nuestra capacidad de convencer del valor de las relaciones pacíficas entre países en otro tiempo enemigos. También en este aspecto el comportamiento de Turquía presenta tendencias signos de retroceso. Esperamos oír en Chipre la voz del compromiso, y oímos la estampido de las armas.

Señorías, en la Edad Media Turquía llegó con su poder militar y llamó en Viena a las puertas de Europa. Las puertas no se le abrieron entonces. Hoy Turquía llama de nuevo a nuestras puertas. Llama de manera pacífica, pues en los siglos transcurridos el verdadero poder ha pasado a residir no en los partidarios de la imposición militar, sino a las fuerzas de la libertad, la democracia, la racionalidad y la ciencia; este es el poder de la gran Europa, y quien desee compartir la grandeza de Europa ha de compartir con sinceridad sus principios, porque de otro modo las puertas de Europa no han de abrirse.

 
  
MPphoto
 
 

  Duff (ELDR ). – (EN) Señor Presidente, quisiera expresar mi agradecimiento al Sr. Swoboda por su intervención y también por el informe. Mi Grupo apoya el reglamento, no sólo por su valor técnico y financiero para Turquía, sino también por el mensaje político que transmite. El reglamento es un modo de afianzar la confianza. Demuestra que tratamos la candidatura de adhesión de Turquía a la Unión Europea con el respeto que sin duda merece. Equipara la candidatura de Turquía con la de otros Estados, lo que indica que seremos imparciales y francos con Turquía y daremos ejemplo de la coherencia política que esperamos y exigimos a los turcos.

El reglamento desencadenará un montón de reformas. No hay ninguna duda de que la calidad y el ritmo de la reforma en Turquía se verán impulsados por el desarrollo de las relaciones con la Unión Europea. El siguiente paso debe ser el plan nacional, que debe ser publicado sin demora y responder por completo al programa de asociación para la adhesión. Necesitamos este plan nacional para garantizar que el impulso en favor de la integración europea de Turquía no decae. En el Grupo Liberal evaluamos este programa nacional con un talante crítico, pero imparcial.

 
  
MPphoto
 
 

  Lagendijk (Verts/ALE ). - (NL) Señor Presidente, el reglamento que propone el Consejo es una consecuencia lógica de la decisión de Helsinki. Si un país es estado candidato, entonces hay que contar con una estrategia y una financiación claras, lo mismo que para los otros estados candidatos. Es una buena propuesta y las enmiendas del Sr. Swoboda suponen una mejora. En este momento, resulta mucho más interesante, creo yo, la cuestión política de determinar si la distancia entre Turquía y la Unión Europea ha disminuido desde la decisión de Helsinki. En lo que a ello respecta, mi propio grupo se encuentra ante el mismo dilema de siempre. Como es sabido hemos criticado mucho, y seguimos haciéndolo, al Gobierno turco en el ámbito de los derechos humanos, de la situación de los kurdos y de la posición dominante del ejército. La cuestión crucial es, entonces y ahora, qué puede y debe hacer la Unión para mejorar la situación. La respuesta sigue siendo que eso sólo puede conseguirse mediante un diálogo desde la perspectiva de la ampliación y de la pertenencia a la Unión. También porque las fuerzas con las que tenemos contacto, las fuerzas progresistas, consideran el respaldo de Europa como un respaldo para los cambios. Ahora, la cuestión es ¿funciona esta estrategia? Me temo que es demasiado pronto para evaluarlo, ya que la imagen es muy, muy confusa. Pongo por ejemplo la sublevación de presos. Por supuesto, proponer que de ahora en adelante no pueda haber más de una treintena de presos en una celda, sino que la ocupen una o varias personas, supuso un avance. Naturalmente, se trata de un avance por el que siempre hemos luchado. La imagen se ensombrece mucho, sin embargo, por el hecho de que no se ha modificado en absoluto el régimen de las cárceles. Y este régimen va acompañado de torturas, que serán mucho más fáciles de cometer en celdas individuales. La respuesta de mi Grupo al respecto es que debemos continuar con la estrategia, pero - y el Sr. Swoboda también lo recuerda - el éxito no está asegurado en absoluto. El precio que hay que pagar por la adhesión es elevado, elevado para el ejército y para los partidarios de un estado único monolítico ¿Se les puede obligar o, quizá, persuadir de que paguen este precio? Formular esta pregunta y atreverse a intentarlo es responsabilidad de la Unión Europea. En este sentido, una vez más, el reglamento supone un paso acertado y las enmiendas, una mejora. Sin embargo, Turquía es - y creo que debe dejarse claro en este debate - la que debe ver si el acercamiento a la Unión Europea es sincero, ya que el lema de mi Grupo continúa siendo: sin la perspectiva del ingreso, ninguna reforma radical; pero sin reformas radicales, ninguna perspectiva de ingreso.

 
  
MPphoto
 
 

  Brie (GUE/NGL ) . – (DE) Señor Presidente, las propuestas del colega Swoboda sobre el reglamento del Consejo son adecuadas, a mi parecer. Yo creo que su incorporación mejoraría el reglamento. También quiero agradecerle la exposición de motivos que acaba de ofrecernos y no voy a repetir las observaciones críticas que ya han expuesto hoy los colegas Swoboda, Lagendijk u Oostlander sobre la situación en Turquía. Ésta no ha mejorado, sino todo lo contrario, en los últimos meses y semanas. Una delegación de nuestro Grupo viajó hace poco a Turquía y regresó con informes desoladores de algunos afectados, que ponemos gustosamente a disposición de la Comisión, de la Presidencia del Consejo y de los colegas. No obstante, prefiero no extenderme ahora sobre este tema.

Colega Swoboda, usted ha dicho que en adelante el balón se encontrará definitivamente en el campo de Turquía y yo me pregunto: ¿cómo debemos interpretar este símil futbolístico austríaco? ¿Contra qué portería tocará disparar? ¿Contra la propia portería? ¿Se situará ésta en el campo europeo? Sin duda sería necesario –y posiblemente es a lo que usted se refiere– que el proceso tenga como resultado una democracia, el desarrollo de los derechos humanos y el cumplimiento de los criterios políticos de Copenhague. Sin embargo, yo creo que el balón, que efectivamente se encuentra en el campo turco, se interpreta allí de un modo muy distinto. Yo interpreto lo que ha ocurrido últimamente allí más bien como una provocación, como un intento, no de alcanzar el objetivo de la candidatura a la adhesión a la Unión, sino de entender dicha candidatura como un objetivo en sí misma, como un medio para obtener recursos financieros, para beneficiarse de las preferencias de la Unión aduanera o incluso de una suavización de las críticas contra la situación en Turquía.

Esto me conduce al problema que en realidad deseaba plantear. Además de formular las críticas necesarias y muy contundentes contra la situación en Turquía, ¿no deberíamos examinar también con ojos muy críticos nuestra propia política? A mi parecer, desde el Consejo de Helsinki y también durante el mismo, el Consejo y la Comisión quedaron prisioneros de su propia propaganda y ahora se ven obligados a justificar continuamente que se están registrando progresos. Colega Verheugen, usted declaró el 14 de noviembre aquí, cito literalmente que “podemos abrigar esperanzas justificadas de que conseguiremos justamente el objetivo previsto, que es apoyar con nuestra política a las fuerzas reformadoras en Turquía, dar un nuevo impulso al proceso de reforma y hacerlo avanzar con vistas a la deseada adhesión a la Unión Europea”.

Yo digo ahora que la realidad contradice esa declaración. Comprendo perfectamente que la diplomacia a menudo se ve obligada a actuar con cautela, pero no deberíamos quedar atrapados en nuestra propia propaganda y la propaganda de Turquía, sino fortalecer con lealtad a las fuerzas reformadoras en el marco del enfrentamiento y abrir así el camino para la adhesión de Turquía a la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Queiró (UEN ). - (PT) Señor Presidente, Señorías, es conocida nuestra posición sobre la inclusión de Turquía en la Unión Europea. La expresamos claramente en el Pleno del pasado mes de noviembre de este Parlamento a propósito del debate sobre el informe relativo a los avances logrados por ese país en la preparación para la adhesión. Nada nos mueve contra la gran nación turca ni contra su estrecha relación con la Unión Europea, sino todo lo contrario. Simplemente observamos que la tradicional reserva con que se consideraba la candidatura de Turquía ha cambiado sin que hubiera ocurrido un debate político coherente que lo justificara. ¿Acaso han desaparecido o se han diluido las razones que fundamentaron esa posición de reserva? Desde luego, el problema geográfico: ¿es que ya no se considera que sólo una pequeña parte del territorio turco forma parte del continente europeo? ¿Qué doctrina diferente relativa al espacio europeo permite enmarcar ese nuevo concepto de frontera exterior resultante de la inclusión de Turquía en la Unión? ¿Deberá Europa pasar a tener una nueva frontera, no sólo extraeuropea, sino también frontera de guerra y conflicto? Señorías, basta con pensar en la hipótesis de que lleguemos a tener como países vecinos al Irán, al Irak o a Siria...

¿Y qué decir del conflicto con el modelo democrático común a los europeos planteado por las innumerables restricciones al ejercicio de derechos fundamentales que, por desgracia, siguen observándose en Turquía? ¿Y cómo conciliar la adhesión de ese país con el contencioso militar que mantiene con Grecia a causa de Chipre? ¿Y la cuestión kurda, que sigue sin evolucionar? ¿Y la tutela militar del régimen, que persiste? Por último, ¿es que nadie se pregunta por las repercusiones que la dimensión geográfica de Turquía representa para la cohesión económica y social de una Europa ampliada? ¿Acaso han cambiado o se han atenuado todas esas cuestiones en gran medida? Creemos que no. Creemos incluso que no somos los únicos en sostener esta opinión.

Los más optimistas dirán que somos nosotros los que no ponemos de manifiesto los avances positivos entretanto habidos. ¿Será así? Veamos lo que nos dice el último informe de la Comisión sobre la situación turca. Es cierto que reconoce avances considerables en materia de estabilización macroeconómica y de atenuación de los desequilibrios más clamorosos de su economía. Probablemente sea eso lo que cuente, no seamos ingenuos. La importancia económica de Turquía para la Unión Europea es hoy considerable. En 2000, por ejemplo, la Unión Europea representó el 52,9% de las importaciones de Turquía y el 53,1% de sus exportaciones. ¿Cómo pasarlo por alto? Pero eso no nos impide recomendar vivamente la lectura de ese mismo informe en lo relativo a las libertades de expresión y asociación, que, según afirma la Comisión, se mantienen limitadas, a la situación en materia de derechos económicos, sociales y culturales que, según el documento, no se han modificado respecto de 1999, al sistema judicial, cuyo funcionamiento aún no ha sido modificado, a la corrupción, que se mantiene en niveles preocupantes, a la tutela militar del régimen, a la tortura y a los malos tratos que distan de haber sido erradicados en todos los aspectos y que mueven a la Comisión a concluir que -y cito- "respecto del año anterior" -1999- "la situación en el terreno no ha mejorado entretanto y Turquía no cumple reglamentariamente los criterios políticos de Copenhague".

Señor Presidente, la propuesta de reglamento del Consejo que se va a votar mañana crea el marco jurídico que permitirá a Turquía beneficiarse de una estrategia de preadhesión, a semejanza de los demás países candidatos. En ella se establece como una cláusula de suspensión, que se accionará, en particular, cuando se compruebe que el cumplimiento de los criterios de Copenhague es insuficiente. El Parlamento quiere participar en esa tarea de fiscalización. Muy bien. Ahora bien, cabe preguntar, ante el marco real trazado por la propia Comisión, si esa cláusula de suspensión no pasará de ser una manifestación de hipocresía política. O, si no, habremos de concluir que lo que la Comisión propone a Turquía es dar con una mano la asociación para la adhesión y con la otra suspenderla indefinidamente...

 
  
MPphoto
 
 

  Belder (EDD ). - (NL) Señor Presidente, el Consejo Europeo de Helsinki de diciembre de 1999 reconoció a Turquía la condición de estado candidato a la Unión Europea. Una decisión drástica, dada la relación algo tensa del decenio anterior.

En cualquier caso, nos parece que este paso fue demasiado lejos. El abismo político y cultural existente entre ambas partes es, al fin y al cabo, demasiado grande. Las continuas tensiones son prueba de ello. Véase por ejemplo el actual conflicto diplomático entre París y Ankara sobre la interpretación histórica del terrible destino de la minoría armenia en el imperio otomano en 1915.

El reconocimiento de la condición de Turquía como aspirante a Estado miembro sí crea obligaciones europeas. La Comisión, y no menos el ponente, cumplen con las mismas de forma justa en lo que al aspecto financiero se refiere. Por consiguiente, respaldamos el informe del Sr. Swoboda.

Son dos los elementos de la asociación para la adhesión propuesta que refuerzan esta decisión. En primer lugar, el refuerzo de la unión aduanera entre la Comunidad Europea y Turquía, ¡nuestra alternativa al inevitable suplicio mutuo de la adhesión turca a la Unión Europea!

En segundo lugar, el artículo 4 de la propuesta de la Comisión. En efecto, si Turquía no avanza en el cumplimiento de los criterios de adhesión de Copenhague, es decir, un Estado democrático de Derecho que funcione, que incluya la protección de las minorías, esperamos que el Consejo y la Comisión tomen, conforme al artículo 4, "medidas adecuadas". Con razón, el ponente Swoboda pide en este caso concreto que se siga el procedimiento de consulta en el que el Parlamento Europeo tiene competencias.

Señor Presidente, Ankara todavía no se dirige a Europa con una política de reformas que no deje lugar a dudas. Sin embargo, el país tiene la posibilidad de entrar en la Unión. Esperamos una reacción clara por parte de Turquía y eso exigirá mucha paciencia todavía por parte de Europa. No obstante, no podemos dejarnos seducir, y no respetar por ello nuestros criterios de adhesión, que han sido cuidadosamente establecidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Sichrovsky (NI ) . – (DE) Señor Presidente, por principio, nosotros acogemos con satisfacción cualquier intento de mejorar las condiciones existentes en Turquía y aproximarla así a la Unión Europea. Sólo falta saber bajo qué condiciones y con qué recursos financieros se va a hacer. Hoy se han mencionado repetidamente, con razón, los problemas de los derechos humanos en Turquía, la cuestión kurda y también el tema del reconocimiento del genocidio de los armenios. Hace algunos meses, yo mismo fui invitado por un grupo de estudiantes turcos a asistir a un proceso en calidad de observador y les aseguro que no fue una experiencia alentadora. En este contexto también resulta interesante observar cómo ha ido modificando, por ejemplo, el ponente –que ha presentado un informe muy interesante– su opinión sobre Turquía con el paso de los años. Lo cual, sin embargo, no podemos reprocharle, pues tiene todo el derecho a cambiar de opinión.

La ayuda financiera a Turquía para apoyar a las fuerzas que desean impulsar la aproximación a Europa y también unas condiciones más democráticas debe ir acompañada, no obstante, de la observación paralela de la situación de los derechos humanos y tampoco puede reducir los recursos financieros disponibles para otros países. Por esto creemos que también es interesante la idea del Grupo Técnico de Diputados Independientes de que se crea algún tipo de comité de sabios encargado de examinar de manera permanente la situación de los derechos humanos y que condicione la financiación de determinados proyectos a una mejora de dicha situación.

 
  
MPphoto
 
 

  Van Orden (PPE-DE ). – (EN) Señor Presidente, la asociación para la adhesión establece una serie de prioridades importantes y retadoras que Turquía deberá abordar como parte de sus preparativos para la adhesión a la Unión Europea. Ciertamente pondrá a prueba la determinación de Turquía para llevar a cabo las reformas tan necesarias en el ámbito de los derechos humanos. Un aspecto urgente de dichas reformas es el relativo a la libertad de expresión, el funcionamiento del sistema judicial y las condiciones de las cárceles turcas. Anteriores oradores ya han hecho referencia a ello esta mañana y yo hablé sobre este mismo tema en el transcurso de nuestro debate del mes pasado.

Tras la aprobación de esta Asamblea de una resolución sobre la situación de las cárceles turcas, remití un escrito a las autoridades de aquel país en el que hacía especial hincapié en la solicitud de que algunos diputados a este Parlamento pudieran visitar cárceles turcas para conocer de primera mano la situación. El 5 de febrero recibí una respuesta del Embajador turco en la que me informaba de que el Ministerio de Justicia turco aprueba que una delegación de diputados al PE visite cárceles de tipo F para que conozca algunos de los problemas y las medidas que están siendo adoptadas para superarlos. En mi opinión, esto confirma la voluntad de las autoridades turcas de tratar con nosotros de una manera positiva y abierta. Asimismo demuestra que una cierta comprensión con la situación turca, un cierto equilibrio, en vez del constante aluvión de reproches por motivos políticos, tiene mayores probabilidades de conducirnos hacia una mejora en dichos ámbitos en los que tenemos motivos justificados de crítica.

Deberían evitarse las constantes referencias a acontecimientos ocurridos hace generaciones en circunstancias diferentes. Éstas sólo sirven para mantener imágenes negativas generalizadas y estereotipadas de Turquía y de la población turca. En este contexto, el Parlamento no debería ceder sus instalaciones para exposiciones encaminadas a instigar el odio, y espero que el Presidente transmita este sentimiento a los Cuestores.

Miremos al frente en vez de rememorar constantemente tiempos pasados. Apoyamos el informe Swoboda y las sensatas enmiendas presentadas por la Comisión de Asuntos Exteriores, Derechos Humanos, Seguridad Común y Política de Defensa.

 
  
MPphoto
 
 

  Ceyhun (PSE ) . – (DE) Señor Presidente, cuando viajo a Turquía continuamente oigo decir que el Parlamento Europeo es enemigo del país. Hoy hemos dejado claro que ese reproche no responde a la realidad. La objetividad con que se ha desarrollado hasta ahora el debate sobre el tema de Turquía, las aportaciones de los oradores y el reglamento, o por lo menos la propuesta de reglamento de la Comisión y el informe del ponente, demuestran, de hecho, que el Parlamento Europeo está muy interesado en ayudar a Turquía y en dejar claro que no le mueve en absoluto la enemistad, sino el deseo de poder celebrar un día junto con la población de Turquía su ingreso en la Unión Europea como un país democrático, y que formula propuesta razonables con este objeto. Las y los colegas del Parlamento turco están escuchando ahora mismo nuestras palabras y siguiendo este debate. Yo quisiera decirles desde aquí que no nos interesa en absoluto hablar continuamente de lo que va mal en Turquía y de los motivos por los que creemos necesario expresar nuestras criticas, siempre que ellos cumplan su tarea en Turquía.

Somos políticos y nos preguntamos con razón por la actuación de los políticos. Tengo aquí una cita de un periódico turco, no de una publicación de una organización kurda, que quisiera leer con su permiso: “Serdar Tanis, presidente del partido HADEP en Silopi, y Ebubekir Deniz, secretario del mismo, han desaparecido. El 25 de enero se presentaron en la gendarmería respondiendo a una citación y desde entonces nadie les ha vuelto a ver.” Yo creo que este es el problema que tenemos. Si en Turquía se repiten continuamente sucesos como este y no se hace nada para evitarlo, también deben comprender que formulemos nuestras críticas justificadas. Si así sucede, también deben reconocer que está justificado que mantengamos una posición muy crítica con respecto al tema de Turquía.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Van der Laan (ELDR ). - (NL) Señor Presidente, antes de nada, también yo quiero felicitar al Sr. Swoboda, en nombre del Grupo ELDR, por su excelente informe y sus palabras comedidas en la introducción del mismo. Se trata de un paso pequeño, pero muy importante en el largo camino del ingreso de Turquía en la Unión Europea. Todavía hay muchos obstáculos en este camino. Las reformas políticas y los derechos humanos son, por supuesto, lo que más llama la atención, pero también hay problemas en cuanto a las reformas económicas y debe cumplirse la legislación medioambiental.

Es más que normal que Europa ayude a ello. No obstante, sí esperamos entonces que Turquía se tome en serio nuestra crítica dentro del mismo clima de confianza y colaboración. El informe Swoboda es un informe técnico y financiero que emana de forma lógica de las conclusiones de Helsinki. No obstante, se subraya un mensaje muy importante entre líneas: Turquía pertenece a Europa.

El Grupo ELDR respalda plenamente este mensaje fundamental. Lamentamos, por tanto, que muchas veces se viertan otras opiniones desde el Parlamento. En los bancos de la derecha, principalmente, surge la idea, de vez en cuando, de que Europa debería continuar siendo un club de cristianos en el que no son bienvenidos los musulmanes. Rechazamos ese tipo de intolerancia. Europa es una comunidad secular, una comunidad con iguales derechos, con libertad de culto y con transparencia. Turquía pertenecerá dentro de un cierto tiempo a esa Europa, a pesar de que falta un largo camino por recorrer, especialmente en el ámbito de los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Korakas (GUE/NGL ). – (EL) Señor Presidente, somos contrarios a la adhesión de Turquía a la Unión Europea, porque estamos convencidos de que el pueblo de Turquía no tiene nada bueno que esperar de ella. Por el contrario, incluso quienes en Turquía creían que era algo que contribuiría a la democratización del país, constatan lo contrario tras su proclamación como país candidato a la adhesión a la Unión Europea. Y, en cualquier caso, si creyeran ustedes todo lo que no dejan de pregonar sobre la democracia y los derechos humanos, no se gastarían ni un euro del dinero de los contribuyentes de la Unión Europea en apoyar a un régimen militar que viola con crueldad los derechos humanos. Las partidas que se asignan al régimen turco, se utilizan, de hecho, para mantener la opresión del pueblo kurdo y la negativa a encontrar una solución política a la cuestión kurda. Se utilizan para mantener la ocupación del 38% de Chipre; y la solución del Sr. Swoboda no se encuentra en Grecia o Chipre, sino en el fin de la ocupación y en la aplicación de las resoluciones de la ONU. Los dirigentes de Turquía, sin embargo, han vuelto recientemente a declarar que el problema chipriota se resolvió en 1974.

La financiación que propone el Consejo, y es apoyada en lo fundamental por el informe Swoboda, será empleada, no en el desarrollo económico y social de Turquía, sino en el refuerzo del aparato represivo del régimen turco, de cuyas prestaciones hemos tenido una reciente demostración con el bárbaro asalto a las cárceles y la muerte de decenas de los presos políticos en huelga de hambre contra los que se dirigía la agresión, así como el encarcelamiento y desaparición incluso de niños. Los gestos de apertura hacia Turquía y su financiación sin duda animarán al régimen a mantener, corregida y aumentada, su inhumana política. Son utilizados por el régimen en el interior del país como reconocimiento por Europa de que Turquía es democrática. Por ello, sentimientos de solidaridad y fraternidad para con los pueblos de Turquía, que son los que sufren esa política, nos impulsan a votar en contra de la propuesta del Consejo —una propuesta que pone de manifiesto las dimensiones de la hipocresía de tanta proclama sobre la democracia—, y en contra también del informe Swoboda.

 
  
MPphoto
 
 

  Gorostiaga Atxalandabaso (NI ). – (EN) Señor Presidente, el 8 de noviembre, la Comisión adoptó los informes del año 2000 sobre el progreso realizado hacia la adhesión de cada uno de los 15 países. Consideraba que todos ellos, con la sola excepción de Turquía, respetan los criterios políticos establecidos en Copenhague. A pesar de eso, quince días más tarde, Turquía asistía por primera vez a la Cuarta conferencia sobre los Fondos sociales de la Unión Europea. Durante la Cumbre de Niza, Turquía prometió que las nuevas cárceles de tipo F, en las que se practica la tortura física y psicológica, dejarían de utilizarse. Todos deberíamos leer el informe de la misión sobre los derechos humanos que se celebró desde el 26 hasta el 31 de diciembre. Este informe ha sido presentado en Bruselas y refleja la situación desesperada en que se encuentran cientos de detenidos en cárceles turcas, en particular, aquéllos de origen kurdo.

El articulo 4 de la propuesta abordada por el Sr. Swoboda debería aplicarse con carácter inmediato. No necesitamos ir más lejos. Hay que poner fin a esta situación ahora. De lo contrario, ¿es éste el modo adecuado de garantizar el fomento de la identidad kurda? Como ha señalado el Sr. Brie, la realidad nos contradice.

 
  
MPphoto
 
 

  Sacrédeus (PPE-DE ). – (SV) Señor Presidente, señor Comisario Verheugen, señor Danielsson, representante de la Presidencia, Turquía es un país clave para la creación de buenas relaciones entre el mundo cristiano y el musulmán. Este hecho no puede ser desconocido, especialmente atendiendo a que Turquía, como estado oficial, es un país secularizado, en tanto que la mayoría de sus ciudadanos son musulmanes. Al mismo tiempo, la actual Turquía es el segundo país de la Biblia, donde el apóstol Pablo construyó sus primeros templos cristianos.

Por eso, mi primera pregunta al Comisario y al Consejo es: ¿de qué manera están ustedes dispuestos a contribuir a fomentar el diálogo religioso entre cristianos y musulmanes?

Mi segunda pregunta es: ¿qué se hace concretamente para fortalecer la libertad religiosa en Turquía, en Oriente Medio y en el norte de África? Muchos nos hacemos estas preguntas, especialmente los millones de egipcios coptos.

Quisiera ocuparme de un caso concreto en Turquía. El 22 de febrero continúa el juicio que comenzó en diciembre del año pasado en el tribunal de seguridad del estado en la ciudad de Diyarbakir, contra el sacerdote cristiano sirio Yusuf Akbulut. La acusación se basa en el párrafo 312 de la ley penal que se usa para juzgar a numerosos políticos y escritores, entre los que se cuenta Yasar Kemal. En esta disposición se prohiben conductas tales como “agitar y enardecer manifiestamente al pueblo” creando enemistades y odios mediante la revelación de diferencias religiosas, raciales, de clase o regionales. El delito de Yusuf Akbulut consiste en haber manifestado en el periódico Huriyet de 3 de octubre de 2000 que celebraba el reconocimiento del congreso americano de la matanza de armenios ocurrida entre 1915 y 1918. En el mismo contexto agregó que otros pueblos cristianos, por ejemplos los asirios/sirios, fueron aniquilados. Por esas declaraciones puede ser condenado a una larga pena de cárcel.

El juicio despierta muchas dudas que van desde la irracionalidad del párrafo 312 de la ley penal, difuso y muy problemático desde el punto de vista de la libertad de expresión, hasta los testimonios y los fundamentos de la acusación. Los cristianodemócratas del Grupo PPE-DE seguimos de cerca este caso.

Mi tercera y última pregunta al Comisario y a la Presidencia sueca es la siguiente: ¿están ustedes dispuestos a seguir minuciosamente el caso de Yusuf Akbulut?

 
  
MPphoto
 
 

  Carnero González (PSE ). - Señor Presidente, decía el Sr. Lagendijk, y con razón, que en los últimos tiempos, tras Helsinki, la distancia entre la Unión Europea y Turquía se ha acortado; pero el problema es que la distancia entre Turquía y los principios democráticos, el respeto a los derechos humanos y el cumplimiento de la legalidad internacional continúa siendo casi igual de larga que siempre.

Nosotros tenemos que conseguir que haya una relación proporcional entre la reducción de la distancia entre Turquía y la Unión Europea y la que media entre Turquía, la democracia, los derechos humanos y las resoluciones internacionales. Y la verdad es que, en los últimos tiempos, las cosas no van bien en ese campo en Turquía, donde se siguen violando los derechos humanos. Conocemos, por ejemplo, la carta de Pierre Sané, secretario de Amnistía Internacional, a finales del pasado año, a la Comisión y al Consejo, también las amenazas a Akin Birdal de los últimos días, a la asociación de defensa de los derechos humanos, las persistentes declaraciones de las autoridades turcas sobre la situación del pueblo kurdo, sobre el conflicto de Chipre y otras muchas cosas más.

Nosotros, por enésima vez, al adoptar el informe Swoboda vamos a mandar un mensaje positivo a Turquía: miren ustedes, desde la Unión Europea, queremos que nuestras relaciones sean cada vez mejores y que ustedes formen parte de nuestra gran familia pero, para eso, es imprescindible que cumplan los principios democráticos. Y tenemos que conseguir que ese mensaje sea entendido por Ankara, que, de momento, no lo quiere entender.

El mensaje es una respuesta afirmativa, pero con estos razonamientos, con estas condiciones, con ese alentar a que efectivamente se tomen pasos comprobables en el futuro inmediato. Yo sugiero algunos, como por ejemplo que se libere a nuestra premio Sajarov Leyla Zana, que se tenga una actitud constructiva y comprometida en cuanto a Chipre y al pueblo kurdo y, desde luego, que se adopten las modificaciones legales imprescindibles de unas leyes que proceden aún de una dictadura militar y que siguen sin respetar los derechos humanos

 
  
MPphoto
 
 

  Virrankoski (ELDR ). – (FI) Señor Presidente, en primer lugar, quiero dar las gracias al ponente, Sr. Swoboda, por su excelente informe, así como a la Comisión de Asuntos Exteriores por su exposición tan oportuna. La propuesta de reglamento que nos ocupa está relacionada con la ayuda previa a la adhesión destinada a Turquía. Turquía fue aceptado como país candidato a la adhesión en la Cumbre de Helsinki. Por esta razón, sería consecuente que dispensáramos el mismo trato a Turquía que al resto de los países candidatos.

En el marco de las perspectivas financieras de la UE, se reservaron fondos en el Capítulo 7 para la ayuda previa a la adhesión. Hay asignados alrededor de tres mil millones de euros anuales, cantidad bastante considerable. En las previsiones económicas de la UE, la ayuda previa a la adhesión destinada a Turquía, al igual que la de Chipre y Malta, se ha incluido, sin embargo, en el Capítulo 4, ”Acciones externas”. De este modo, estos países ocupan a efectos prácticos una posición diferente a la de los demás países candidatos. Además, una ayuda que persigue los mismos fines, o sea, la adhesión, es financiada ahora por dos capítulos diferentes, lo cual oscurece la transparencia de los presupuestos.

Los fondos del Capítulo 7, ”Ayuda previa a la adhesión”, no se utilizan por completo. Los fondos de pago merodean muy por detrás de los fondos reservados, con lo cual existe un claro exceso presupuestario concretado en la existencia de recursos no usados que serán devueltos a los Estados miembros. En cambio, el Capítulo 4, ”Acciones externas”, está colapsado. Ya durante dos años consecutivos nos hemos visto obligados a recurrir al instrumento de flexibilidad –200 millones de euros al año- para cubrir su financiación, instrumento que es, en realidad, el activo líquido del Parlamento para hacer frente a situaciones de gasto imprevisibles. Así pues, el Parlamento ha asumido más responsabilidades en la Política Exterior de la UE que el Consejo. La inclusión en el Capítulo 4 de las ayudas previas a la adhesión de Turquía, Chipre y Malta ha sobrecargado aún más dicho capítulo y ha puesto en peligro la disponibilidad de recursos. Por consiguiente, apoyo las propuestas de este informe que plantean la transacción de estos recursos al Capítulo 7.

 
  
MPphoto
 
 

  Alavanos (GUE/NGL ). – (EL) Señor Presidente, en mi opinión, Turquía tiene, por razones históricas y geográficas, su sitio en Europa, y nadie puede impedirle venir con su cultura, con su historia, con su religión. Esto es un asunto y otro bien distinto es el informe del Sr. Swoboda que examinamos; un informe cuya filosofía es colocar a Turquía, desde el punto de vista de los mecanismos de financiación, en la misma situación que los demás países candidatos a la adhesión. Este punto de vista es erróneo por tres razones:

La primera razón es que en el caso de Turquía no se cumplen todavía los criterios de Copenhague y esto la diferencia de todos los demás países.

La segunda razón es que no debemos hacer discriminaciones. Tanto en el caso de Eslovaquia, como en el de Eslovenia, como el de los países bálticos que no respetaban determinados derechos humanos o tenían algún otro problema, el proceso de adhesión —desde el punto de vista también de la financiación— se interrumpió hasta que se cumplieran los criterios.

La tercera razón es que en este momento la Unión Europea, si sigue esta política, abre paso a una gran crisis en Turquía, entrega en un cheque blanco que algún día tendrá que pagar. En lugar de una política de pasos estables en la que la Unión Europea puede dar el primer paso, el segundo, el tercero, el cuarto, pero en la que se espera que también Turquía dé por fin un paso. Ayer mismo hablábamos con el Sr. Verdeguen de los niños de doce años encarcelados por pertenecer al PKK, de Lela Ana, a la que hemos concedido el Premio Sajarov y está en la cárcel. Que dé, pues un paso Turquía, en el problema de Chipre, en el problema kurdo, en los derechos humanos, y sigamos después esta política.

 
  
MPphoto
 
 

  Hatzidakis (PPE-DE ). – (EL) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Comisario, estoy convencido de que cuantos nos encontramos en esta sala queremos una Turquía moderna y progresista. Empiezo, sinceramente, a preguntarme si lo quiere la propia Turquía. Independientemente, en cualquier caso, de esto, el mensaje que hay que enviar es que la participación de Turquía en la Unión Europea exige que este país se adapte a los parámetros europeos, y no lo contrario, que Europa se adapte a los parámetros de Turquía. Francamente, no sé si este mensaje ha sido captado, y me refiero, señor Presidente, al período posterior a la asociación. Señalaré simplemente dos hechos.

En primer lugar, lo acaecido en las cárceles turcas y condenado por el Parlamento Europeo. Y, en segundo lugar, el endurecimiento de la posición del líder turcochipriota Rauf Denktash, que se niega a acudir a las conversaciones intercomunitarias, en una actitud alentada precisamente por Turquía. En los dos casos hay compromisos en el texto del acuerdo de asociación que son sencillamente ignorados por Turquía.

En fin, aun sin tomar en consideración el desprecio por parte de Turquía, siquiera hasta ahora, de los compromisos que resultan de la asociación, no podemos por menos que detenernos en la enmienda 1 a la propuesta de participación de Turquía en los programas ISPA y SAPARD. Esta enmienda no puede, en modo alguno, ser aceptada y apunto solo dos razones. La primera razón es que el presupuesto de estos programas está cerrado. Quedó fijado en el acuerdo de Berlín —el Sr. Verheugen participó personalmente en la conclusión del acuerdo en calidad de Ministro de Asuntos Europeos de Alemania, y conoce bien el tema— y este presupuesto no puede ser aumentado. En consecuencia, la única forma sería reducir la parte correspondiente a otros países candidatos de Europa Central y Oriental, como Polonia, Rumanía, Bulgaria, etcétera, que de este modo recibirían menos dinero. La segunda razón, que es muy importante, es que el Parlamento Europeo, cuando aprobamos los programas ISPA y SAPARD, rechazó enmiendas que proponían financiar con ellos la preadhesión de Chipre y Malta, con el argumento de que Chipre y Malta reciben financiación al respecto del programa MEDA. Quiero recordar a todos que en el programa MEDA participa también Turquía. Me pregunto, pues, con qué lógica dijimos no a Chipre y Malta y nos disponemos a decir sí a Turquía. Y todo esto lo digo desde la más alta consideración y estima hacia el ponente Swoboda, cuya labor aquí en el Parlamento Europeo quisiera resaltar. Pero ello no me impide estar en desacuerdo con la enmienda en cuestión, por las razones que he expuesto y que son de naturaleza tanto técnica como política.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Carrilho (PSE ). - (PT) Señor Presidente, la propuesta de reglamentación del Consejo relativa a la asistencia a Turquía en el marco de la estrategia de preadhesión y el informe de nuestro colega Swoboda constituyen otro momento importante con vistas a un gran objetivo histórico. Por lo demás, ya es grande el grado de interpenetración entre Turquía y la Unión Europea en el nivel económico, puesto que más de la mitad de las importaciones de Turquía procede de la Unión y más de la mitad de sus exportaciones van destinadas a la Unión Europea. Por otra parte, Turquía forma parte de la OTAN, en la que existe una tradición de conocimiento mutuo con los países europeos miembros de la misma alianza. Además de otros aspectos, en particular de tipo cultural, existen las bases para avanzar con vistas a una futura integración de Turquía en la Unión Europea. Ahora esta propuesta de reglamento va a permitir fijar el fundamento jurídico indispensable para la aplicación de una asociación para la adhesión a fin de facilitar la adecuación de Turquía a los criterios de Copenhague. No sólo la profundización de la unión aduanera, sino también el fomento del desarrollo económico y social son aspectos ineludibles en una adhesión efectiva. Así, apoyamos las propuestas del ponente que completan el espíritu de la iniciativa de la Comisión y, en particular, en el sentido de que Turquía quede comprendida en el apoyo prestado por el instrumento estructural de preadhesión y en el programa especial para la agricultura y el desarrollo rural.

Con todo, en la estrategia de desarrollo que defendemos, se debe compatibilizar el camino hacia el desarrollo económico y social con el desarrollo político, es decir, el ejercicio de la democracia y de los derechos humanos. En ese marco subrayamos y apoyamos el contenido del artículo 4 de la propuesta de reglamento. También consideramos que un papel más efectivo del Parlamento Europeo en ese proceso puede constituir una contribución y una garantía.

 
  
MPphoto
 
 

  Frahm (GUE/NGL ). – (DA) Señor Presidente, tengo un sueño. Un sueño de una cooperación europea democrática, en la que Turquía también participe en igualdad de condiciones, pues Turquía forma parte de Europa y Turquía tiene mucho que aportar dentro de una cooperación europea. Sin embargo, Turquía debe tomar una decisión. Decidir entre un pasado caracterizado por la opresión étnica, la tortura, la falta de seguridad jurídica y la pena de muerte, y el futuro. La huelga de hambre en las prisiones turcas –yo misma he hablado con presos, con sus familias y sus abogados y con una serie de políticos hace poco tiempo cuando formando parte de una delegación visité Estambul- es reflejo de un conflicto que debería pertenecer al pasado y que sólo se solucionará cuando Turquía ya no combata sino explote el pluralismo cultural, étnico y político como una fuerza positiva en el desarrollo de una democracia turca. Me gustaría pedir también a Turquía y a la Comisión que hagan un esfuerzo especial en favor de la reconstrucción de los pueblos destruidos por las autoridades turcas en la Turquía oriental. Me gustaría pedir que se haga un esfuerzo por ayudar a la población a que reanude su vida normal en estos pueblos. Podría ser, por ejemplo, a través del proyecto que el centro danés para los derechos humanos de los curdos ha desarrollado, por ejemplo, con ayuda de Erik Siesby, y sé que han enviado una copia del proyecto a la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Stenzel (PPE-DE ) . – (DE) Señor Presidente, tras el reconocimiento en el Consejo de Helsinki del estatuto de candidato a la adhesión de Turquía, bajo los mismos criterios que también se aplican a los demás candidatos a la adhesión a la Unión, es muy lógico que Turquía también se beneficie de una estrategia de aproximación así como de una asociación para la adhesión. El Informe Swoboda es una consecuencia de la decisión de Helsinki y, por lo tanto, era necesario. Vuelvo a repetirlo: lo que se debate no es “si” se debe establecer una asociación para la adhesión y una estrategia de aproximación, sino “cómo” se deben concretar éstas.

El Informe Swoboda va mucho más lejos que la propuesta de la Comisión en un aspecto, cuando pide que Turquía también se pueda beneficiar de los instrumentos financieros IEPA y SAPARD. Esto tendría dos consecuencias: en primer lugar, obligaría a reducir dichos instrumentos financieros y, en segundo lugar, requeriría la suspensión del acuerdo financiero de Berlín. Ambas cosas son difícilmente concebibles. En los demás aspectos técnico-presupuestarios, puedo suscribir el Informe Swoboda. También a mí me preocupa que no se discrimine a Turquía. No obstante, los instrumentos financieros SAPARD e IEPA están diseñados para sociedades de transición, que están realizando el tránsito de una economía comunista planificada a una economía social de mercado, o así lo esperamos. Este no es, sin embargo, el caso de Turquía.

El objetivo de la estrategia de aproximación y de la asociación para la adhesión debe ser promover una convergencia de la situación política, económica y social de Turquía con la de la UE. Es fundamental que todos los candidatos a la adhesión reciban el mismo trato. Sin embargo, esto no requiere que se concedan créditos adicionales, procedentes de PHARE, IEPA o SAPARD, por ejemplo, sino que se apliquen los mismos procedimientos que se aplican en el reparto de los fondos del programa PHARE. En consecuencia, yo vuelvo a propugnar que rechacemos la enmienda 1 del Informe Swoboda.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Langen (PPE-DE ) . – (DE) Señor Presidente, yo quisiera enlazar con el punto en el que ha dejado el tema la colega Stenzel. Nosotros teníamos reparos en contra de que se reconociese el estatuto de candidato a la adhesión, pero ahora que ya se ha reconocido, Turquía tiene, por consiguiente, el derecho a participar en los recursos financieros. Lo afirmo sin condicionantes ni peros. Yo me congratulo de que el presente reglamento aclare esta cuestión, más aún cuando durante los últimos cinco años, desde que se concluyó el Tratado de Unión Aduanera, la Unión Europea ha dado muy pocos pasos para cumplir efectivamente sus compromisos con Turquía. Ahora se adopta un nuevo enfoque, que nosotros apoyamos sin reservas. En lo que respecta a los dos programas citados, quiero manifestar que estoy de acuerdo con la colega Stenzel, pero por el otro lado también debo decir que no basta con considerar como importe global los 177 millones ya previstos en el marco de la estrategia de aproximación, sino que se debe poner a disposición de Turquía “dinero nuevo”, según la expresión del colega Kuckelkorn, o sea, fondos adicionales de apoyo a la cohesión económica y social. Este es nuestro objetivo común y por esto apoyamos globalmente el informe del Sr. Swoboda, no en todos sus detalles, no en lo que respecta a todas las enmiendas, pero sí en cuanto a su orientación general.

El reglamento incluye un artículo 4 que permite la suspensión de la asistencia en determinadas circunstancias. Dicho artículo es necesario y ahora le toca a Turquía responder a todos los interrogantes que venimos planteando desde hace años y demostrar que está realizando progresos en lo que respecta a la estructura democrática fundamental, al papel de los militares dentro del Consejo de Seguridad Nacional, al cumplimiento de los derechos humanos y los derechos de las minorías. Yo creo que durante los últimos meses se ha hecho relativamente poco en este aspecto y lo lamentamos mucho; al contrario, tenemos la impresión de que los progresos registrados a principios del segundo semestre de 2000 han quedado anulados y la parte turca, el propio Gobierno turco, ha perdido el valor de impulsar decidida y rápidamente estos pasos.

Dicho artículo 4 no es un instrumento que se pueda utilizar de manera indiscriminada, sino que está previsto exclusivamente para el caso de deficiencias realmente graves en el proceso de aproximación y yo espero que no se tenga que empezar a aplicar muy pronto.

En cualquier caso, debe quedar claro que la adhesión de Turquía a la Unión Europea sólo puede tener lugar bajo las condiciones europeas y no exclusivamente bajo las condiciones turcas. Hasta ahora, ni las políticas ni el Gobierno han contribuido a disipar este malentendido entre la opinión pública turca. Yo también quisiera pedirles a los colegas de la tribuna de invitados que contribuyan a disipar de una vez este malentendido. La adhesión sólo tendrá lugar bajo nuestras condiciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Verheugen, Comisión . – (DE) Señor Presidente, Señorías, ante todo yo quiero manifestar mi sincero agradecimiento al Sr. Swoboda por su informe y también al conjunto del Parlamento por este debate extraordinariamente constructivo y responsable, que yo creo que ha transmitido a Turquía una señal muy positiva, pero también clara e inequívoca. En el momento de cerrar el debate, me parece que podemos constatar que la coincidencia en torno al tema de la política con respecto a Turquía es visiblemente mayor que antes. Estamos de acuerdo en que la situación actual de los derechos humanos y la protección de las minorías en Turquía, así como el nivel democrático y constitucional, no responden a nuestras expectativas. Lamentablemente, nada ha cambiado en este aspecto. No tiene sentido embellecer esta constatación o silenciar ninguna parte de los hechos. Justamente porque así son las cosas, porque la situación es tan insatisfactoria, no paramos de debatir sobre las posibilidades políticas a nuestro alcance para modificar dicha situación. Lo cual enlaza con el segundo punto de mi intervención.

También coincidimos en que la vinculación duradera de Turquía a la Unión como un socio estable y fiable no interesa sólo a Turquía, sino también a toda Europa y muy especialmente a la Unión Europea. Estoy seguro de que todos los miembros de la Asamblea coincidirán conmigo si afirmo que la estabilidad de un Estado sólo puede estar garantizada a largo plazo, si dicho Estado se fundamenta en los valores que todos compartimos, como la democracia, las garantías constitucionales y la protección de las minorías. En tercer lugar, yo creo que también coincidimos en que a lo largo de toda la historia de nuestras sucesivas ampliaciones, la perspectiva de la adhesión a la Unión Europea ha demostrar ser, por lo menos hasta ahora, el factor más importante para la aceleración de las reformas. Si observamos la enorme rapidez con que han impulsado las reformas los países de Europa central y oriental y sus enormes éxitos, debemos constatar que sólo lo han hecho porque tienen a la vista la perspectiva de la adhesión.

Lo que ahora debemos preguntarnos es si podremos conseguir lo mismo en el caso de Turquía. En Helsinki respondimos que sí, que deberíamos intentarlo. Ahora ha llegado el momento en que la estrategia que se acordó en Helsinki va a empezar a ser operativa, o sea, que vamos a poder transponerla en la práctica. Por lo tanto, tiene muy poco sentido empezar a discutir ya si la estrategia que se decidió en Helsinki ha modificado o no las circunstancias reales en Turquía. ¡No lo ha hecho! Yo jamás afirmaría que las ha modificado, pero los instrumentos de dicha estrategia todavía no están disponibles. Por lo tanto, tampoco se puede afirmar que no haya dado frutos. Con la propuesta que hoy se ha debatido y que a continuación van a votar, van a sentar ustedes las bases para que pueda entrar en vigor el elemento central de dicha estrategia, a saber, la asociación para la adhesión.

El acuerdo de asociación para la adhesión concreta nuestras expectativas con respecto a Turquía. Establece lo que Turquía debe hacer para poder cumplir como resultado los criterios políticos y todos los demás criterios para la adhesión. Tan pronto como dicho documento quede formalmente aprobado –lo cual todavía no ha ocurrido, puesto que todavía está pendiente del dictamen del Parlamento–, esperamos poder recibir sin demora la respuesta de Turquía. El documento será seguramente el más importante que se ha suscrito en los últimos decenios en el marco de las relaciones euro-turcas.

La información de la que dispongo hasta ahora me permite afirmar que nos encontramos posiblemente ante la reforma política de más amplio alcance de la historia de la Turquía moderna. Con esto no quiero decir que podamos saber ya de antemano si la respuesta de Turquía va a satisfacer plenamente nuestras expectativas en todos los aspectos. En este sentido, el Sr. Swoboda tiene toda la razón cuando afirma que el balón está en el campo de Turquía. Ahora le corresponde efectivamente a ella decidir qué pasos va a dar, con cuánta rapidez y de qué calidad, para ponerse manos a la obra con el fin de cumplir los requisitos para poder iniciar las negociaciones con vistas a la adhesión a la Unión Europea. Yo quiero resaltar, por lo tanto, lo mismo que ya han señalado muchos oradores.

Turquía es un país importante. Turquía tiene incluso una importancia especial desde el punto de vista estratégico. Sin embargo, esto no significa que la Unión Europea pueda modificar sus características intrínsecas debido a la importancia estratégica de Turquía. ¡Esto es algo que no puede y no va a hacer! Es absolutamente cierto afirmar que es Turquía la que desea adherirse a la Unión Europea y no a la inversa, y que por lo tanto deben prevalecer las condiciones para la adhesión que hemos establecido para todos, y que éstas también se deben aplicar, sin ninguna modificación ni limitación, en el caso de Turquía. Ésta sólo podrá llegar a ser miembro de la Unión cuando haya cumplido rigurosamente dichas condiciones para la adhesión. Yo no sé, ni nadie sabe, si la estrategia que se decidió en Helsinki y que el Parlamento apoya va a surtir los efectos deseados. Pero por primera vez ha llegado el momento en que Turquía nos debe presentar un programa vinculante y manifestar qué se propone hacer para modificar la situación. Esto nos brindará la oportunidad de influir sobre dicho programa, puesto que éste se decidirá de común acuerdo, lo vamos a cofinanciar y tendremos la posibilidad de participar en su definición y de supervisarlo.

Por esto yo creo que hemos avanzado realmente un buen trecho. En cuanto al aspecto financiero y presupuestario, aquí se han formulado algunas preguntas que voy a responder con mucho gusto. En primer lugar, tienen toda la razón cuantos afirman que sería lógico incluir también en la línea presupuestaria 7 los créditos de preadhesión destinados a Turquía, Malta y Chipre, puesto que se trata claramente de ayudas de preadhesión. La Comisión también desearía hacerlo así. Sin embargo, debo dejar claro de entrada que esto no modificaría en absoluto el volumen de los fondos disponibles, puesto que nos limitaríamos a reducir la línea presupuestaria 4 y a incrementar la 7. La situación no resulta particularmente halagüeña para Malta, Chipre y Turquía, que naturalmente desean recibir más dinero. No quieren que modifiquemos la línea presupuestaria, sino recibir más dinero.

Sin embargo, no disponemos de ese dinero, ya que los programas quedaron estipulados en las Perspectivas Financieras que se adoptaron en Berlín. Tampoco existe ningún remanente presupuestario en este contexto –un diputado lo ha preguntado–; no, no disponemos de ningún remanente presupuestario en el marco de los instrumentos de preadhesión. Estos se desembolsan en su totalidad. Sólo el instrumento SAPARD se está desembolsando con un cierto retraso. Esto se debe a su reglamento, pero los créditos programados para el año 2000 se van a desembolsar en su totalidad a lo largo de 2001. No disponemos de ningún remanente presupuestario en ese contexto. Por lo tanto, sólo podríamos responder al deseo –que también manifiesta el ponente y que muchos han declarado compartir– de que se incrementen las ayudas de preadhesión para Turquía, Malta y Chipre, de manera que también se puedan beneficiar de los instrumentos IEPA y SAPARD, si se pusieran a disposición recursos presupuestarios adicionales, con los que en cualquier caso no cuenta la Comisión. Esto se tendrá que discutir con el Consejo; es muy posible que se plantee esta necesidad, pero yo no puedo aceptar en este momento la enmienda, pues tengo que reconocer sinceramente que la Comisión no podría transponer dicha decisión, ya que no dispone de los fondos necesarios.

La Sra. Stenzel ha recordado con toda la razón que evidentemente existe una diferencia entre los países candidatos de Europa central y oriental y Turquía, Malta y Chipre, puesto que los primeros no sólo se tienen que adecuar al acervo comunitario, sino que además deben realizar la transformación del sistema. Este es, de hecho, el fundamento político de la situación en la que nos encontramos.

Antes de acabar, permítanme que añada que, a mi modo de ver, en el año 2000 conseguimos que empezaran a moverse algunas cosas en Turquía. Ustedes, en su calidad de políticas y políticos, saben tan bien como yo que los inicios de un movimiento político no se pueden apreciar en un primer momento en forma de transformaciones reales, en las cárceles, en las organizaciones no gubernamentales, en las escuelas o dónde sea, sino que los inicios de un movimiento político se aprecian primero en la forma en que discute una sociedad, en los temas que discute y en los objetivos que se marca a largo plazo.

En este sentido, podemos observar muy claramente que en Turquía se produjo un movimiento masivo durante el 2000. A mi modo de ver, la respuesta adecuada de la Unión Europea ha de ser apoyar dicho movimiento político y ofrecer los instrumentos necesarios para que a continuación también se puedan apreciar resultados concretos en la práctica.

Finalmente, yo quiero añadir que no vamos a medir los resultados de nuestra estrategia de aproximación con respecto a Turquía por sus promesas, ni tampoco por lo que digan los editoriales de los diarios turcos, sino en función de los cambios concretos para su población, cuya situación bajo las presentes circunstancias es deplorable y tiene que mejorar en cualquier caso. Los vamos a medir en función de las transformaciones reales en sus estructuras y en las condiciones de vida de las personas. Cuando observemos estas transformaciones, entonces habrá llegado el momento de considerar el siguiente paso, pero no ahora. Es una satisfacción para mí haber encontrado un consenso tan amplio en relación con este tema en esta Asamblea. Yo creo que es muy útil que Turquía advierta que el Consejo, el Parlamento y la Comisión mantienen una posición común muy firme ante esta cuestión, al menos en los aspectos fundamentales. La firmeza en este contexto nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) Señor Presidente, Señorías, señor Comisario, para comenzar, quisiera sumarme a los agradecimientos que el Comisario Verheugen dirigió al Sr. Swoboda por su excelente informe sobre las ayudas a la adhesión de Turquía, que se han discutido en esta Asamblea. Estoy convencido de que su informe, señor Swoboda, será una importante contribución en la difícil discusión que nos ocupa, esto es, cómo podemos acercar Turquía a la Unión.

He pedido la palabra para contestar en nombre del Consejo la pregunta formulada por el Sr. Sacrédeus a la Presidencia sobre la libertad de religión y la tolerancia entre las religiones en Turquía. Permítanme solamente decir que el Consejo opina que estos temas son extraordinariamente importantes. En nuestras conversaciones con Turquía siempre incorporamos el asunto de la libertad religiosa, obviamente fundamentándonos en los criterios de Copenhague y en lo que se ha establecido en el acuerdo de colaboración y cooperación celebrado con Turquía en cuanto al cumplimiento de la exigencia de respeto a los derechos de las minorías.

El Sr. Sacrédeus destaca el importante tema de cómo estimular el diálogo entre las diferentes religiones en Turquía y en general. A nuestro juicio, éste es un elemento importante no sólo del acuerdo de colaboración y cooperación con Turquía sino que, en general, en el conjunto de la colaboración entre Europa y la región mediterránea. La Presidencia sueca ha intentado construir sobre sus propias experiencias. Ejemplo de ello son el llamado Proyecto Euro-Islam y las conferencias contra la intolerancia que han tenido lugar en Estocolmo hace poco tiempo, y que el Sr. Sacrédeus seguramente conoce. Hemos tratado de construir sobre esas experiencias y de incorporar esos criterios en la colaboración con Turquía para subrayar la importancia del respeto a la libertad religiosa.

El Sr. Sacrédeus también se ocupa del importante tema del juicio contra un sacerdote turco. El Consejo sigue muy de cerca este juicio. Sabemos que la próxima audiencia es el 22 de febrero. El Consejo observará minuciosamente lo que ocurra y reaccionará de la manera que sea conveniente.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar a las 12.00 horas.

 

Lisboa
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate conjunto de los siguientes informes:

- (A5-0034/2001 ) del Sr. Bullmann, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la reunión del Consejo Europeo de la primavera 2001: el proceso de Lisboa – el camino a seguir

- la declaración de la Comisión: informe de síntesis sobre los progresos realizados desde Lisboa y acciones futuras, y

- (A5-0020/2001 ) del Sr. Gasòliba i Böhm, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre el impacto de la liberalización y del proceso de reformas económicas sobre el crecimiento económico en la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Bullmann (PSE ), ponente . – (DE) Señor Presidente, Señorías, la Cumbre de Lisboa nos dejó un gran legado, nos encomendó una gran tarea y alumbró una idea alentadora. Europa quiere llegar a ser el espacio económico más competitivo del mundo en 2010. La Cumbre apostó con ello a la mejor carta que posee Europa. En efecto, proclamó que queremos conseguirlo por la vía del pleno empleo y apoyándonos en la capacidad innovadora de los habitantes de la Unión Europea, en su capacidad de formación inicial y continua, en su capacidad de tomar en sus manos las riendas de su destino y en su capacidad de velar por su propio bienestar y el de sus familias. Esta es la mayor fuerza productiva de la que puede disponer Europa.

Esta idea central tiene como consecuencia un enfoque político que aúna la reforma económica, la participación y la cohesión sociales y el fomento del empleo. Todos son componentes interactivos de un único proceso, cuyo éxito requiere que se apoyen mutuamente. No se pueden contraponer unos a otros.

Para muchos de nosotros, este razonamiento constituye un reto. Muchos que han trabajado toda la vida para establecer un mercado común liberalizado, tendrán que hacer un esfuerzo mental para comprender que sólo la cohesión social y una política a favor del empleo permitirán desplegar la productividad social que hará posible que el mercado común sea un éxito. Otros, que se han enorgullecido toda la vida de los logros de los Estados miembros, tendrán que hacer un esfuerzo para comprender que el nuevo gran mercado común también requiere esfuerzos comunes y nuevas normas para que el éxito del proceso se pueda materializar también en todas partes.

La Cumbre de Estocolmo se celebra justamente en este momento decisivo. Allí se decidirá si los ambiciosos objetivos de Lisboa se pueden trasladar a la práctica o si los ciudadanos y ciudadanas consideran que nos encontramos ante unas declaraciones bienintencionadas, pero vacías de contenido, que no pueden tener ninguna influencia sobre la realidad política. Quien desee que la Cumbre de Estocolmo sea un éxito, tendrá que valorar y sopesar cuánto hemos avanzado hasta ahora en el camino hacia el éxito. Sobre todo, deberá tener el valor de proponer nuevos objetivos ambiciosos que nos permitan continuar avanzando por la ruta del éxito.

Ahora bien, nos dicen que los objetivos concretos son una tarea difícil. Evidentemente que es una tarea difícil alcanzar unos objetivos concretos, pero piensen, por ejemplo, en una cuestión tan difícil como puede ser una tasa de inflación, que depende de que muchos actores descentralizados adopten decisiones inteligentes. En este caso, es evidente que como parte del camino que había de conducirnos a la Unión Económica y Monetaria conseguimos poner en marcha un proceso muy fructífero, que permitió cosechar éxitos que sólo unos años antes hubiésemos considerado imposibles. Piensen en temas tan complejos como la evolución de los tipos de interés o la reducción del déficit de los Estados. Hemos conseguido todos esos objetivos gracias a un esfuerzo común y en todos los casos se trata de circunstancias complejas en las que interviene más de una parte. Si pudimos lograr todo eso, también conseguiremos que todos los alumnos y alumnas de la Unión Europea dispongan de una conexión a Internet en las escuelas. Podremos crear las condiciones para que todos los alumnos y alumnas no sólo dispongan de dicha conexión a Internet, sino que también puedan realizar progresos decisivos en sus estudios que les permitan disfrutar de las oportunidades necesarias para acceder a un mercado de trabajo europeo.

Cuando hayamos conseguido todo esto, también podremos ofrecer a todos los empresarios de la Unión Europea una normativa clara, comprensible y sencilla, que funcione tanto en España como en Grecia, Italia o la República Federal de Alemania. Cuando hayamos conseguido todo esto, también podremos beneficiarnos de la mayor capacidad productiva europea. Podremos ofrecer seriamente a los todavía más de 14 millones de parados de la Unión Europea una oportunidad de participar en dicho proceso exitoso.

Todavía tenemos una tasa de desempleo superior al 8% y yo quisiera resaltar la circunstancia, que el documento de la Comisión trata de manera demasiado somera a mi parecer, de que tenemos una tasa de desempleo juvenil que duplica dicho 8%. Es un gran problema. Justamente en un momento en que declaramos que queremos controlar el cambio demográfico y apostar por la inteligencia e invertir en los cerebros. En este contexto se podrían emprender muchas otras acciones concretas para acabar con el paro juvenil e invertir en el futuro de Europa. Sin embargo, justamente por esto también es acertado que la Comisión proponga en un documento de preparación del Consejo de Estocolmo que deseamos que éste establezca unos objetivos muy concretos, en lo que respecta al incremento de la tasa de empleo, concretamente hasta el 67% y el 57% para 2005, y sobre todo también a un aumento de la tasa de actividad femenina.

Son objetivos adecuados y, en nuestra calidad de Parlamento Europeo y de representantes de los ciudadanos de Europa, queremos que dichos objetivos también queden inscritos en el documento final de la Cumbre de Estocolmo. Consideramos importante que las imágenes sean elocuentes y la población de Europa tenga noticia de que se han adoptado unos objetivos verdaderamente realizables, con los que se pueda identificar y que también le indiquen que su suerte está unida al éxito del proceso europeo. Esto contribuirá a determinar también, y no en último término, el grado de aceptación de la necesaria ampliación de la Unión Europea, que todos deseamos, pero en cuyo contexto tenemos que transmitir la señal de que todos los que aún se encuentran en una situación desfavorecida y todos los que desean poder aportar sus recursos también tendrán su oportunidad. Quien desee que esto suceda debe tomar la iniciativa con valor y superar las rivalidades entre las instituciones europeas. Los ciudadanos de Europa no comprenden las rivalidades mezquinas en torno al reparto de las tareas. Debe quedar claro que el Consejo asume su papel de guía y que el Parlamento también tendrá su lugar, justamente el que por otra parte le corresponde en su calidad de represente directamente elegido de los ciudadanos europeos.

(Aplausos)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. MARINHO
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Solbes, Comisión . - Señor Presidente, señor Bullmann, señor Cocilovo, señor Gasòliba i Böhm, en primer lugar querría agradecerles la posibilidad que nos da el Parlamento de debatir con ustedes la estrategia de Lisboa, el sistema que hemos establecido para controlar lo que allí se decidió y cómo se está poniendo en marcha.

El pasado año, en Lisboa, la Unión Europea estableció -como reflejaba muy bien el Sr. Bullmann- un objetivo consistente en conseguir en la próxima década la economía más competitiva y dinámica del mundo, basada en el conocimiento y que nos permita un crecimiento económico sostenible con la creación de más empleos y una mayor cohesión social.

El Sr. Bullmann ha insistido en esta visión global, visión que yo comparto absolutamente, y a la que lógicamente responde el informe de síntesis de la Comisión. En este informe de síntesis la Comisión pretende no sólo definir los avances realizados desde Lisboa hasta ahora, sino también cuáles son nuestros próximos objetivos. Y el Sr. Bullmann ha insistido también en este punto.

En Lisboa se nos decía: fijemos unos indicadores estructurales que nos permitan establecer una mejor comparación de la situación en los diferentes países. En Niza definimos 35 indicadores estructurales, que son los que están en la base del informe de síntesis. Sin duda alguna son instrumentos útiles para ver los avances que se han producido, los objetivos concretos definidos y los plazos para conseguirlo. También son una referencia sobre el progreso que podemos realizar en los años próximos.

Es verdad que estos indicadores, tal y como nosotros los concebimos, no se destinan única y exclusivamente a ser utilizados en el informe de síntesis; serán utilizados también en otros informes de la Comisión, como por ejemplo en el informe relativo a la aplicación o al cumplimiento de las obligaciones derivadas de la puesta en marcha de las grandes orientaciones de política económica.

En el informe -no lo voy a repetir- se han puesto de relieve los avances que consideramos positivos, producidos durante este período. Es evidente que hay elementos, como el avance en algunas liberalizaciones, que, sin duda alguna, son claramente positivos. En otros casos se va demasiado lentamente.

Si el éxito se puede centrar, por ejemplo, en la mejora de la reorientación de las orientaciones de política económica, tomando en cuenta los objetivos de Lisboa, o en temas como la aprobación del paquete fiscal, el estatuto sobre la sociedad europea o la adopción de la Agenda social en Niza, es verdad que hay elementos donde vamos más retrasados, como pueden ser la patente comunitaria, el programa Galileo u otros tan significativos como la estrategia de educación permanente o los sistemas tax benefit , que, sin duda alguna, son fundamentales para el crecimiento y el empleo.

En todo caso, en el informe de síntesis se destaca el buen comportamiento de la economía, el crecimiento del pasado año y el previsto para el próximo año y la creación de 2,5 millones de empleos, punto, sin duda alguna, fundamental.

En todo caso, el informe de síntesis pretende insistir en que el objetivo de Lisboa es un objetivo global, como el Sr. Bullmann ha destacado. No podemos pensar única y exclusivamente en el crecimiento, olvidando los otros aspectos de Lisboa. El crecimiento y la estabilidad macroeconómica son, sin duda alguna, elementos fundamentales, pero lo son también el empleo y la cohesión social.

En el informe de síntesis recogemos, como bien ha dicho el Sr. Bullmann, una serie de propuestas específicas: diez prioridades que la Comisión pretendería que se aprobasen en el Consejo Europeo de Estocolmo, para que nos permitieran avanzar en el reforzamiento de nuestros compromisos con el cambio estructural y social, fundamental para un crecimiento económico sostenible que nos permita una reducción del desempleo y una mejora de la cohesión.

Como Comisario responsable de Asuntos Económicos y Financieros me gustaría desarrollar algo más tres puntos que me parecen relevantes: en primer lugar, el que se refiere al mantenimiento y al reforzamiento de un marco macroeconómico estable. Consideramos importante, además del objetivo antes citado de conseguir esa sociedad basada en el conocimiento y con mejores empleos, conseguir un entorno estable que permita a medio plazo respetar los objetivos de la estabilidad de precios y de unas finanzas públicas sanas.

En el actual buen contexto económico, a pesar del ralentizamiento del crecimiento americano, creemos que hay que seguir con los procesos de consolidación fiscal y con la mejora de la calidad y la sostenibilidad de las finanzas públicas, tomando en consideración aspectos tan importantes como, por ejemplo, el envejecimiento de la población. Cuando hablamos de calidad estamos hablando sobre todo de una política fiscal más dirigida a conseguir empleo, a apoyar la investigación y la innovación y a aumentar la inversión en capital humano. Cuando hablamos de sostenibilidad de finanzas públicas estamos hablando de la capacidad para hacer frente a futuras obligaciones.

Tenemos que reforzar, y éste es el segundo punto de mi preocupación, el crecimiento potencial de la Unión. Es verdad que se ha avanzado mucho en las reformas necesarias para seguir en una pauta de crecimiento permanente. Sin embargo, durante este período de bonanza económica, tenemos una oportunidad única para mejorar el mercado interior de los servicios y conseguir mayores aperturas en sectores como la energía, los transportes y otros que beneficien al consumidor. Somos conscientes, evidentemente, de que todo proceso de liberalización debe ir acompañado al mismo tiempo de un plan de control de la regulación, que al final permita conseguir efectos positivos sin un impacto negativo en la sociedad.

Mi último comentario se refiere al incremento del empleo y al aumento de la tasa de actividad: hay que recordar que dos tercios de la diferencia entre los niveles de Producto Interior Bruto de los Estados Unidos y de la Unión Europea se deben precisamente a la diferente utilización del factor trabajo. Es, por tanto, absolutamente fundamental poner en marcha todas las reformas necesarias de tipo fiscal y social, incluidos la jubilación anticipada, los planes de pensiones o las reglamentaciones laborales, que nos permitan mejorar esta situación. Fundamentales son también elementos como la educación y la formación, los incentivos para las empresas y también la inversión pública, esencial para la calidad del empleo. Todo ello debería permitir que los europeos avanzáramos en la línea definida en Lisboa, que queremos todos que se consolide en Estocolmo.

Los informes de los que tratamos, el informe Bullmann y el informe Gasòliba i Böhm, incluyen gran número de sugerencias que están muy próximas al contenido del informe de síntesis. Nuestra idea es tomar en consideración todas estas referencias e indicaciones, algunas de ellas referidas a indicadores específicos, y analizarlas para ver en qué medida podemos integrar en futuros informes parte de los elementos planteados.

El Parlamento tiene razón cuando señala que, para tener éxito en la estrategia de Lisboa, es absolutamente fundamental el compromiso de todos los actores implicados en el proceso. En este sentido, los dos informes que hoy se presentan al Pleno son, sin duda alguna, elementos básicos y expresión clara del compromiso de cooperación del Parlamento en el proceso de Lisboa, que -como decía antes- esperemos que se prosiga y mejore con las decisiones de Estocolmo.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Gasòliba i Böhm (ELDR ), ponente . - Señor Presidente, Señorías, señor Comisario, señor representante del Consejo, el Consejo Europeo celebrado el pasado año en Lisboa estableció un proceso para que la Unión Europea alcanzase el mismo nivel de competitividad que Estados Unidos, o por lo menos para que en 2010 tuviésemos este nivel. Creo que tanto el informe de mi colega Bullmann como el mío contribuyen, positiva y constructivamente, a la reflexión acerca de cómo alcanzar este objetivo y a que, antes del Consejo Europeo de Estocolmo, podamos hacer el balance y el análisis después del año transcurrido.

La economía de la Unión Europea tiene como objetivo estratégico convertirse en una economía basada en el conocimiento, la más dinámica del mundo, capaz de un crecimiento sostenible, con más y mejores empleos y mayor cohesión social. Todos estos objetivos son muy exigentes. La Unión Europea no renuncia a su nivel de cohesión social, a ser una economía basada en el bienestar, que es una de las grandes características de la sociedad europea, alcanzada y consolidada, precisamente, en la segunda mitad del siglo pasado. Es, al mismo tiempo, una economía con una dinámica evidente, como lo está demostrando estos últimos años.

Pero a nadie se le escapa que ser tan exigente en el ámbito social, asegurar el crecimiento sostenible y, además, ser la más competitiva a nivel internacional son tres objetivos muy exigentes y, por lo tanto, para cumplirlos hemos de estar muy por encima de los posibles obstáculos a su consecución.

Nosotros entendemos que uno de los elementos que pueden poner en peligro la realización conjunta de estos tres objetivos es, precisamente, que no se apliquen con suficiente rigor los elementos básicos que aseguran el nivel de competitividad de la economía europea, que a nuestro juicio son básicamente tres.

En primer lugar, la existencia de unos mercados que aún no están suficientemente abiertos a la competencia y que, dado su carácter fundamental en nuestra estructura productiva, afectan negativamente a la estructura de costes, incluso a los precios unitarios de bienes y servicios. El Comisario Solbes los ha citado: energía, transportes y telecomunicaciones. Es obvio que son elementos fundamentales y que si los comparamos con la otra economía líder a nivel internacional, la norteamericana, tenemos aún un desfase que, evidentemente, nos impide acercarnos a este nivel de competitividad, que nos hemos fijado para el 2010.

En segundo lugar, un tema que nos preocupa mucho y se expresa muy bien tanto en el informe Bullmann como en el mío propio: la ocupación. Es obvio que nosotros no podemos renunciar a tener un nivel de empleo más alto, que es uno de los grandes objetivos que se ha fijado la Presidencia sueca. Pero es obvio también que, para llegar a este nivel de empleo y, por otra parte, como se cita en los dos informes, con una mayor calidad en el ámbito laboral, hay que encontrar una posibilidad mayor de adaptación, tanto social -hay países, dentro de la Unión Europea, que ofrecen fórmulas muy interesantes en este aspecto- como -y ya se decía en el informe Delors de 1995- en el ámbito de la flexibilidad del mercado laboral. Ello es un elemento esencial para que se cumplan dos objetivos, a saber, mayor ocupación y mayor competitividad en el conjunto de la estructura productiva, donde lógicamente el ámbito laboral resulta fundamental.

Y, por último, la educación. No insistiré en ello, el informe Bullmann lo ha citado, el Comisario Solbes también. Este tercer elemento, también esencial, es el de una calidad de educación a todos los niveles, desde la formación profesional hasta los estudios especializados a nivel superior, que siente las bases -y con esto acabo señor Presidente- para lograr lo que necesitamos realmente y que aún no ha conseguido Europa con respecto a Estados Unidos: a pesar de tener un nivel de formación científica y de innovación científica muy alto, aún no hemos acortado nuestra distancia con Estados Unidos ni hemos superado la diferencia existente para llegar a un desarrollo tecnológico que se traduzca en bienes y servicios competitivos. Ésta es la tercera recomendación fundamental en este análisis y balance del Consejo Europeo de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) Señor Presidente, Señorías, señor Comisario, participo con gran interés en este debate acerca del informe Bullmann, sobre los preparativos para la reunión del Consejo Europeo en Estocolmo, y del informe del Sr. Gasòliba i Böhm, sobre las repercusiones de la liberalización y del proceso de reformas económicas sobre el crecimiento en la Unión.

He escuchado con especial atención la relación del Sr. Bullmann acerca de la contribución del Parlamento a la reunión de Estocolmo y celebro la visión de conjunto del informe, es decir, que deben realizarse todas las partes de la agenda que se acordaron en Lisboa para que Europa pueda alcanzar las ambiciosas metas que se ha propuesto, esto es, ser dentro de diez años la economía más dinámica, competitiva y con mayor base de conocimientos del mundo, posibilitando un crecimiento económico sostenible, con más y mejores empleos y mayor cohesión social. El pleno empleo será la meta fundamental de la política social y económica de la Unión. La estrategia aprobada en Lisboa significa un importante hito en el desarrollo de la Unión.

En cuanto a los objetivos del empleo en la estrategia de Lisboa, el Consejo comparte la propuesta contenida en el informe Bullmann sobre objetivos intermedios. Esperamos que el Consejo pueda adoptar decisiones al respecto en Estocolmo.

La Europa de hoy está mejor preparada que nunca para ofrecer trabajo a todos los que quieran trabajar. Las perspectivas económicas seguirán siendo buenas. Las finanzas públicas son sólidas. Los precios son estables. En toda Europa se han iniciado reformas en los mercados de productos y de capitales. Sin embargo, no podemos descansar, ya que todavía hay 14 millones de personas en Europa sin trabajo. El desempleo es un derroche gigantesco de recursos económicos y, lo que es peor, de conocimientos y de ambiciones de las personas. Tener un empleo implica la posibilidad de valerse por sí mismo y, a la larga, es la mejor manera de conseguir una sociedad en la que todos se sientan partícipes.

La reunión del Consejo Europeo del 23 y 24 de marzo en Estocolmo será la primera de una serie que se realizará en la primavera de este año encaminada a impulsar el desarrollo de los objetivos estratégicos que se establecieron en Lisboa. En Estocolmo habrá que juzgar abiertamente y con autocrítica los avances hechos durante el año pasado. Pensamos impulsar estos trabajos con ayuda del Derecho Comunitario y del denominado nuevo método abierto de coordinación.

Como país que ejerce la Presidencia, Suecia se encargará de que no se desvirtúe la estrategia de Lisboa agregándole demasiados temas nuevos. Tampoco necesitamos nuevos procesos. La reunión de Estocolmo, por el contrario, debe señalar algunos sectores prioritarios. El camino al pleno empleo y a una mayor competitividad pasa por reformas económicas y por mercados abiertos y que funcionen, en combinación con una sana política macroeconómica que estimule el crecimiento y el empleo.

He leído con atención el informe del Sr. Gasòliba i Böhm sobre reformas económicas y crecimiento y estoy de acuerdo en que las repercusiones de la política de reformas económicas en el crecimiento y el empleo no debe subestimarse. No obstante, quiero subrayar que las reformas económicas tienen que realizarse en combinación con inversiones en educación, con una modernización del sistema de protección social y con un mayor bienestar. Esto presupone también un clima empresarial que facilite las inversiones y el establecimiento de nuevas empresas.

Quiero que en Estocolmo tracemos la dirección en la que habrá que seguir caminando en esas materias. Permítanme mencionar algunas.

Confiamos en que en Estocolmo podremos fijar el calendario para la liberalización del mercado eléctrico y del gas. Queremos impulsar la reforma del mercado financiero. En relación con este último, el importante informe Lamfalussy será la base de las discusiones. En Estocolmo, además, necesitamos continuar los trabajos para abrir el mercado de los transportes.

La apertura de los mercados de productos y de capitales no constituye, sin embargo, un fin en sí mismo, sino que lo hacemos por dos razones: por una parte, porque es una herramienta para el crecimiento y para aumentar el empleo y, por otra, porque es una herramienta para acrecentar los beneficios de los consumidores, esto es, precios más bajos, mayor oferta y mejor calidad de servicios y mercancías. En este contexto, también creemos que la política comercial externa tiene un papel importante; esperamos poder discutir este asunto también en Estocolmo.

Además, la Cumbre de Estocolmo debe hacer hincapié en la importancia de las nuevas tecnologías mediante el desarrollo del plan de acción e-Europe y derribando las barreras para el crecimiento de la biotecnología y de su importancia para la innovación y el crecimiento. No obstante, también habrá que tomar en consideración su dimensión moral y ética.

El desarrollo demográfico constituye un reto. Una tasa de natalidad baja y una creciente proporción de gente mayor amenaza con aumentar drásticamente la carga de las personas en edad de trabajar a partir del año 2010. El desarrollo demográfico debe afrontarse, desde ahora, en un amplio espectro político. Esto requerirá una revisión minuciosa de los sistemas de pensiones, de sanidad y de atención a los ancianos. También se necesitarán medidas para aumentar la participación en el mercado de trabajo. Habrá que destacar de manera más clara el significado de la mejora de las condiciones de las familias con hijos, de una mayor igualdad de oportunidades y de la formación continua como medios para encarar el reto demográfico. En la medida que se creen nuevos puestos de trabajo, se prestará mayor atención a las condiciones de la vida laboral. La meta es que en Estocolmo podamos ponernos de acuerdo en una definición del concepto de calidad en el trabajo y de su significado para el crecimiento y el desarrollo.

También quiero subrayar la gran trascendencia que tiene para la estabilidad y el bienestar en Europa que la Unión Económica y Monetaria se desarrolle con éxito. Como país que ejerce la Presidencia, Suecia trabajará enérgicamente para que la introducción de los billetes y las monedas en euros, que se iniciará en la UEM a comienzos de año 2002, tenga gran éxito. Nos interesa a todos.

 
  
MPphoto
 
 

  Cocilovo (PPE-DE ), ponente de opinión de la comisión de empleo y asuntos sociales . – (IT) Señor Presidente, no sé si, en estos cuatro minutos, lograré ser convincente. Sea como fuere, mi intención es ser claro al menos en ciertos aspectos que han acompañado el compromiso del Parlamento sobre el informe que nos ocupa, reaccionando a la iniciativa de la Comisión y a los compromisos que se anuncian por parte del Consejo.

Ya algunos colegas han resumido, de un modo eficaz, las novedades más significativas de la Cumbre de Lisboa. Hemos propuesto de nuevo a la atención de todos, y para un compromiso común, el objetivo del pleno empleo, que todos sabemos que no se alcanzará mañana, pero, declarándolo alcanzable en determinadas condiciones, poniendo también al día el paquete de los instrumentos operativos que acompañan este esfuerzo, hemos renovado la voluntad de construir en Europa el espacio económico más abierto y competitivo y basado en los principios de la sociedad de la información y el conocimiento. Pero, sobre todo, hemos afirmado que estos resultados son alcanzables en la medida en que no se añada un cuarto proceso a los existentes, sino que se garantice una sólida combinación de políticas, es decir un enfoque complementario de políticas económicas, políticas para el empleo, política social, obviamente, dando por hecho que hay una compatibilidad, en el plano de las coherencias interiores, entre las políticas que se quieren asociar y combinar para alcanzar los objetivos.

Para terminar, en la reunión extraordinaria de primavera del Consejo, una ocasión decisiva para todos para comprobar la marcha, se estableció la aplicación efectiva de los procesos y las decisiones que se toman, la verificación de los posibles éxitos y los posibles retrasos, por el método de la coordinación abierta. Querría detenerme brevemente en este tema, puesto que la coordinación abierta es algo diferente sin duda de la superposición de las políticas y las directrices comunitarias sobre las políticas de los Estados nacionales y de las sociedades que operan en este contexto, pero también es algo más que una coordinación vacía; por tanto, la coordinación abierta no puede ser ni una fórmula mágica ni una declamación inerme: tiene que ayudar a implicar a la opinión pública en un proyecto de Europa en el que se garanticen transparencia y eficacia y ocasiones de verificación.

No es aceptable que el pacto de estabilidad y los parámetros de convergencia sean respaldados por instrumentos y ámbitos de verificación, de medida y, en su caso, de censura. Es decir, sean sostenidos por armas y policías, mientras que, muy a menudo, las decisiones de política económica, coherentes con los objetivos que antes recordaba, en apoyo de competencia y crecimiento, de las políticas activas de empleo, de la inversión en el capital humano, de la inversión en la formación permanente a lo largo de toda la vida, de la igualdad de oportunidades y de la recuperación de las desventajas estructurales en base regional, quedan más que nada encomendadas sólo a compromisos tan solemnemente afirmados y proclamados como poco comprobados o poco verificables. Esto nos reduciría a predicadores inermes, en lo proféticos, de las virtudes del modelo económico y social europeo.

Hace falta, en cambio, contar con datos comparables, con un glosario social riguroso, que impida que se pueda continuar usando, como a veces ha ocurrido, las mismas palabras con sentidos diferentes, pero sobre todo – y lo que es peor – usando las mismas palabras y seguir haciendo cosas diferentes. De aquí la importancia de la propuesta sobre los indicadores que han de utilizarse para evitar que nosotros sigamos cambiando las políticas para favorecer el fenómeno científico del movimiento perpetuo, que es ese extraño experimento que siempre mantiene en movimiento un proceso, impidiéndole al mismo tiempo alcanzar cualquier objetivo.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Zorba (PSE ), Ponente del dictamen de la Comisión de Cultura, Juventud, Educación, Medios de Comunicación y Deporte. – (EL) Señor Presidente, quisiera felicitar a Udo Bullmann por haber preparado un informe que consigue mantenerse centrado en el eje fundamental, y contribuye así realmente a dar continuidad a las trascendentales decisiones de Lisboa. El ponente propone una combinación dinámica de medidas que se basan en una concepción complementaria de la reforma económica, el empleo y la política social, y consigue poner de manifiesto los beneficios añadidos para cada uno de estos ámbitos. No podemos sino desear que los próximos informes de progresos del proceso de Lisboa tengan la misma rectitud de juicio y la misma coherencia política.

Me voy a detener concretamente en la economía del conocimiento, en la inversión en recursos humanos como factor fundamental de la política europea. La educación y formación permanentes constituyen para la economía europea un medio primordial para el desarrollo del imprescindible capital humano requerido por la sociedad del conocimiento. Necesitamos más trabajadores instruidos, adecuadamente formados en todos los sectores punteros. La educación permanente no es una nueva retórica, sino una seria propuesta política de adaptación y desarrollo de los recursos humanos ante la evolución de las cosas en nuestro siglo.

Estamos obligados igualmente a garantizar la creación de las redes de información adecuadas en las que puedan participar todos los ciudadanos sin exclusión alguna, sin que las cargas económicas constituyan obstáculo. Hay que afrontar y eliminar todos los obstáculos que se interponen hoy en el camino de la educación permanente. Se trata de un coste social que tendremos que asumir, desde la convicción de su gran rentabilidad, en beneficio del modelo político y social europeo.

Otro aspecto importante que quisiera señalar es la libre movilidad de estudiantes y profesores, de formadores e investigadores, a fin de reforzar el papel de la educación en el amanecer de una sociedad europea basada en el conocimiento. Hay que adoptar, por otra parte, medidas para sortear el peligro —que se vislumbra— de pobreza de contenido de las redes de información. Hay que garantizar que la flexibilidad del mercado de trabajo no conduzca a nuevas formas de inseguridad y marginación de los trabajadores.

En la actual época de la globalización y de los grandes cambios tecnológicos que se incorporan a la vida cotidiana, debe brindarse a los ciudadanos más oportunidades de adaptación y evolución, nuevas posibilidades culturales. Se trata de reforzar la realidad cultural europea en toda su expresión, el entorno cultural tan directamente relacionado con la realidad económica y social.

 
  
MPphoto
 
 

  Radwan (PPE-DE ) . – (DE) Señor Presidente, Señorías, vivimos en la era de la globalización, de la digitalización, y hablamos de la sociedad del conocimiento. El conjunto de nuestra sociedad, toda nuestra vida económica deben hacer frente a grandes transformaciones estructurales. Lo conocido está desapareciendo, se está transformando. La política está, por lo tanto, más obligada que nunca a crear un marco adecuado. La Unión Europea se ha propuesto el ambicioso objetivo de llegar a ser el espacio económico más dinámico del mundo en 2010.

Para ello es preciso cumplir ciertos requisitos y completar algunas tareas. Ya se ha mencionado repetidamente la política educativa. El recurso que posee Europa es el saber. Esto significa que tenemos que invertir sobre todo en nuestros jóvenes. Esto significa nuevas tecnologías, como Internet. Pero también significa que debemos fomentar una nueva manera de pensar. Mi generación y la generación anterior contemplaron en muy pocos casos la posibilidad del trabajo autónomo o la actividad empresarial. Yo creo que en el futuro deberíamos familiarizar a la gente con esta idea ya desde la escuela, de manera que lleguen a considerar como algo natural el desarrollo de una actividad autónoma.

También tenemos que debatir, no obstante, sobre la flexibilidad de los mercados de trabajo. Yo estoy totalmente de acuerdo con el Sr. Bullmann cuando habla objetivos, pero en estos momentos estamos constatando justamente la escasa sintonía que existe entre los objetivos y las acciones concretas. Todos coincidimos en el objetivo de la flexibilidad laboral. Sin embargo, si observamos la situación en Alemania, si consideramos la nueva ley de comités de empresa, podemos constatar que no siempre se actúa en consonancia con los objetivos. De ahí que resulte particularmente difícil orientar la política exclusivamente en función de unos objetivos.

Por otra parte, también tenemos que intensificar los esfuerzos en el ámbito de la alta tecnología. Aquí se ha hablado de Internet El acceso a la red sigue siendo demasiado caro en Europa. Su difusión continúa siendo demasiado reducida en comparación con otros países del mundo. También es necesario adoptar un enfoque más ofensivo y optimista en relación con otras nuevas tecnologías como la biotécnica. Sin embargo, no debemos concentrarnos sólo en la alta tecnología. Tenemos que reflexionar asimismo sobre cómo podemos aproximar la nueva economía a la llamada vieja economía. En general, yo rechazo esta diferenciación. En Baviera hay un carpintero que ya realiza el 70% de su volumen de operaciones a través de Internet. Yo quisiera preguntarles a los expertos aquí presentes: ¿ese carpintero forma parte de la vieja economía o de la nueva? Yo creo que forma parte de la economía. Tenemos que unir ambos aspectos y conseguir que sean productivos.

Pero, además –y quiero felicitar muy sinceramente al Sr. Gasòliba i Böhm por su informe sobre la liberalización–, también tenemos que ser competitivos, es decir, que debemos reformar nuestras estructuras para hacerlas competitivas. Ya contamos con experiencias positivas en los sectores del transporte aéreo, las telecomunicaciones y la energía, y otros mercados, como los del transporte, el gas, los servicios postales o el sector financiero, aguardan su turno.

En última instancia, nuestro objetivo ha de ser, empero, que la competencia sólo se imponga cuando beneficie al consumidor. En consecuencia, yo quisiera abogar –con una cierta insistencia incluso– a favor de que no se liberalicen sin más todos los sectores únicamente debido a una visión positiva de la competencia. Un ejemplo sería el del agua. Ésta es un recurso limitado. Desde luego, no podemos abandonar de improviso a la competencia con relativa rapidez el mercado europeo del agua con su alto nivel de calidad, ya sea con un enfoque sectorial o incluso caso a caso.

Esto enlaza con el tema de los límites de la competencia y la limitación del Derecho comunitario de la competencia para preservar los medios de vida locales y regionales. Las estructuras sociales, las estructuras ya arraigadas también son un capital de Europa. Una buena educación, un buen sistema sanitario, la paz social. En este contexto no deberíamos limitarnos a mantener las estructuras por un mero afán de conservación, sino continuar desarrollándolas. Es decir, que podríamos incorporar elementos de competencia en estos sectores. Podemos mejorar su eficacia y desarrollarlos en un sentido positivo. Pero no debemos suprimir la responsabilidad política en estos ámbitos. Es preciso mantener un difícil equilibrio en el filo de la navaja. Tendremos que volver a ocuparnos de este tema en los siguientes debates sobre la liberalización que vamos a desarrollar en esta Asamblea este año. Sin embargo, yo pienso que tiene que ser posible combinar la competencia y la subsidiariedad, la responsabilidad política localizada. Yo creo que por esta vía Europa mejorará su competitividad sin dejar de mantenerse unida.

 
  
MPphoto
 
 

  Andersson (PSE ). – (SV) Señor Presidente, a veces se dice en mi país que la UE no se puede cambiar, pero creo que la agenda política que estamos discutiendo demuestra lo contrario.

El año 1995, cuando era nuevo en el Parlamento, se discutía casi exclusivamente la política de estabilización. Ésta todavía existe, pero ha sido complementada con materias relacionadas con el crecimiento, el empleo y el bienestar social. Esto ha sido posible gracias a una nueva realidad, pero también se han señalado nuevas prioridades. Esto se ha hecho a través de Amsterdam, de Lisboa y continúa ahora en Estocolmo.

A veces se dice que los asuntos que nos ocupan -el empleo y el bienestar social- son de carácter nacional. Sí, en gran medida son asuntos locales, regionales o nacionales. Pero una política europea nos permitirá encarar mejor los retos comunes en el futuro. Esto se logra, por una parte, a través de la legislación, por ejemplo, en materias de ambiente y derecho laborales, y por otra, gracias al método abierto de coordinación, que implica que fijamos objetivos comunes para diferentes asuntos. El proceso de la UEM y los objetivos para la inflación, los tipos de interés y los déficit presupuestarios han demostrado que éste es un camino viable. Ahora hacemos lo mismo con el empleo, la exclusión y los temas demográficos.

El proceso de Lisboa comprende tres partes: política económica, política de empleo y política social/cohesión social. Es importante que exista un equilibrio entre esos tres sectores, todos igualmente relevantes en el proceso.

Agradezco al ponente Bullmann la mención que hace en su informe a este equilibrio y a la importancia de mantenerlo. Quiero destacar dos cosas: la política educacional en la sociedad de la información, que es extraordinariamente importante, y, como ya se ha dicho, el valor de que, desde ahora, encaremos los retos derivados del desarrollo demográfico.

En Estocolmo habrá que concentrarse, ya que no podemos hacerlo todo a la vez. ¡Concentrémonos, por tanto, en algunas materias para echar a andar el proceso! Los indicadores no son un objetivo, sino solamente un medio para alcanzar los objetivos propuestos.

Quisiera hacer hincapié en el papel del Parlamento. Tenemos un papel en el trabajo legislativo, pero nuestra tarea no es clara en relación con el método abierto de coordinación. Ahora que este método se hace cada vez más importante, tendríamos que alcanzar un acuerdo institucional que fortalezca la función del Parlamento.

Sin embargo, aquí falta un ingrediente -lo mencionamos en nuestro informe y espero que la Cumbre de Gotemburgo se ocupe de él- esto es, que a este proceso y a estas materias hay que añadirles los aspectos ecológicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Schmidt, Olle (ELDR ). – (SV) Señor Presidente, la reunión de Lisboa contenía una claro mensaje para los habitantes de Europa: Europa llegará a ser la economía más competitiva del mundo. Éste es un anhelo del que se hará un eficaz seguimiento en Estocolmo. No obstante, no debe ocurrir, como en tantos otros documentos comunitarios, que sean sólo palabras sin resultados concretos. ¡Ahora se necesitan propuestas concretas! Los 14 millones de desempleados están cansados de las resoluciones grandilocuentes. Tengo que reconocer que los liberales tenemos una posición algo expectante, hasta que veamos los resultados de la reunión de Estocolmo. Con todo, quiero subrayar que el Sr. Bullmann ha realizado un buen trabajo, pero el informe es demasiado amplio y la cantidad de materias que contiene hace que se pierda el centro de la atención. Habríamos preferido más concentración y una clara lista de prioridades. Respaldamos plenamente las críticas de la Comisión a la lentitud de las reformas en Europa. En este contexto, merece críticas especialmente el Consejo, pero también el Parlamento.

Permítanme destacar algunas medidas importantes para darle velocidad a Europa: se necesitan aún más liberalizaciones en el mercado energético y en el sector de correos y de las telecomunicaciones, sector en el que el Sr. Danielsson puede exhibir sus mejores capacidades. Además, hay que reducir los impuestos, especialmente al trabajo, hay que mejorar las condiciones para las pequeñas y medianas empresas y hay que dar flexibilidad al mercado laboral. Además, será necesario crear un mercado financiero común, en esto hay mucho por hacer, y conectar toda Europa a la red. También hay que estimular la biotecnología.

Una Europa más liberal significa una Europa más cohesionada y con mayor protección social, lo que a su vez implica que la gente se atreva a asumir riesgos y a hacer cosas nuevas. Europa necesita una política en la que se creen nuevos empleos y en la que los ciudadanos puedan elegir su futuro. Esta bien que se fijen objetivos y se hagan continuas evaluaciones con indicadores estadísticos relevantes, pero todo esto jamás podrá reemplazar a las propuestas concretas. Espero, como sueco, que en la reunión de Estocolmo veamos el viraje decisivo, que allí se adopten las decisiones que asfalten el camino para una Europa más competitiva y liberal.

Finalmente quiero decir al Sr. Danielsson que una Europa dinámica requiere una moneda común. ¡No lo olvide! Cada vez hay más gente que se pregunta cuándo va a cumplir Suecia sus compromisos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jonckheer (Verts/ALE ). - (FR) Señor Presidente, señor Comisario, señor Presidente del Consejo, mi intervención tratará ante todo sobre el documento de la Comisión en previsión del Consejo europeo de Lisboa. Creo que se trata de un documento interesante y las observaciones que voy a formular pretenden sugerir a la Comisión una serie de mejoras. Es lo que se llama hacer crítica constructiva.

Primer punto: con respecto al contenido del documento, me sorprende que no haya ninguna referencia a las grandes diferencias entre países y regiones de la Comunidad en el plano de la sociedad de la información. La realidad de la Unión Europea es su partición en subconjuntos geográficos muy diferentes unos de otros. Los países escandinavos y los del Sur no comparten exactamente la misma realidad; sería necesario tener esto en cuenta para perfilar el diagnóstico.

En segundo lugar, la Comisión habla, con toda razón, de una estrategia integrada. Quisiera presentar sugerencias en tres grandes sectores con el fin de mejorar esta integración.

La primera, el desarrollo duradero: es importante que la Comisión reconozca que al proceso de Lisboa le falta una dimensión ambiental. Será necesario velar para que el documento de Göteborg reorganice el orden de las prioridades de Lisboa. Por dar un ejemplo concreto, no basta con decir en materia de energía y transporte que la liberalización permite reducir los precios y, por tanto, ofrecer un mejor acceso al consumidor y a las empresas; es necesario también disponer de indicadores en cuanto a la multiplicación de los transportes colectivos o al aumento del transporte multimodal. Se planteará el problema de los indicadores y ésta es la razón por la cuál hemos introducido una serie de enmiendas al informe Bullmann.

Igualmente, la Comisión no puede conformarse con decir que ha planteado una comunicación sobre los servicios de interés general. El Parlamento está reflexionando sobre ello. Habrán de tomarse algunas iniciativas para encuadrar los movimientos de entrada a la competencia de los diferentes sectores.

En segundo lugar, el papel de la educación y de la formación. Parte de una constatación fundamental, el déficit de información. La Comisión debería examinar dos cuestiones más de cerca. Por una parte, la organización de la alternancia de los tiempos de vida, de trabajo y de formación. ¿Por qué no una directiva-marco o, al menos, una recomendación de la Comisión para permitir a los trabajadores y a los ciudadanos en general que aprovechen los ritmos alternos de formación de trabajo y de tiempo de vida? Por otra parte, el problema de la financiación pública y privada de esta formación, el de la responsabilidad de las empresas hasta incluso en la formación de sus trabajadores, lo que plantea la cuestión de la calidad del gasto público.

En tercer lugar, creo que la Comisión haría bien en seguir en su documento el ejemplo del informe sobre la cohesión económica y social, en el cual el Sr. Barnier anticipó la ampliación de la Unión Europea. Está claro que una gran parte de las prioridades mencionadas en el documento de la Comisión deberían reformularse de otra forma, en el marco de la Unión ampliada: mercado del trabajo, en el que los temas de la salud y de la seguridad van a ser fundamentales, exclusión social y protección social, que no podrá vincularse a la cuestión del envejecimiento de la población sino sencillamente al establecimiento de una red de seguridad social, al igual que el informe de la BIRD acaba de recordar de nuevo en su última edición.

Ahí tiene, señor Comisario, una serie de sugerencias que yo desearía se tomaran en consideración en los próximos informes de la Comisión, y más especialmente en lo que respecta a la integración, al desarrollo duradero y a la sociedad del conocimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Herzog (GUE/NGL ). - (FR) Señor Presidente, Señorías, ¿Cuál es el camino a seguir después de Lisboa? Deseo responder en cuanto al fondo, en lo que respecta a nuestras responsabilidades y en lo que respecta al método.

En primer lugar, creo que no se puede considerar que se haya fijado la estrategia de la Unión Europea para el crecimiento duradero, el pleno empleo y una mayor cohesión social. El proceso de Lisboa tiene grandes virtudes, objetivos muy ambiciosos y bien fundamentados, refleja un planteamiento global y abierto de las coordinaciones y traduce una clara conciencia del desafío que presenta la revolución informática. Sin embargo, persisten importantes desviaciones. El marco actual de la política monetaria, presupuestaria y financiera favorece la competitividad fiscal y social; las capacidades para llevar a cabo políticas públicas siguen reducidas al nivel nacional y son decididamente obstaculizadas a nivel europeo. Diría que se trata de una integración negativa, en el sentido de Tinbergen , y no una integración plenamente positiva.

Estas desviaciones son visibles en la problemαtica actual de los indicadores. Son unos indicadores nacionales comparables, algo que resulta útil; pero no se encuentran indicadores europeos que permitan situar a Europa en la economía mundial y aplicar polνticas comunes. Por otra parte, tampoco se examina el impacto de las decisiones operadas por uno o por varios de los países sobre los otros. ¿Por quι se critica a Irlanda? ¿Por su política anticooperadora de dumping social o por su política de gasto público a favor del crecimiento?

Comprendo que el Sr. Bullmann diga que el crecimiento está bien, pero no podemos dormirnos en los laureles. En este sentido, resulta especialmente molesto que el Consejo y la Comisión no evalúen el impacto social y económico del gran mercado financiero integrado ni el del lanzamiento del euro. Por ello no se debe considerar a Lisboa como un logro, sino como un inicio; conviene trabajar para superar estas contradicciones, y tarde o temprano será necesario revisar esta estrategia para llegar más lejos. Hay en este sentido una buena enmienda de los Sres. Goebbels y Bullmann.

En segundo lugar, el Parlamento Europeo ha de ser capaz de tomar decisiones claras. A mi juicio, los dos informes votados por unanimidad en comisión siguen lógicas contradictorias. Doy mi aprobación al informe Bullmann, que propone inversiones públicas, una legislación social. Por el contrario, no puedo dar mi aprobación al informe Gasòliba i Böhm. No apuesta más que por la desregulación y la flexibilidad. Señalo además que, si el objetivo del mercado interior no se ha realizado para servicios esenciales como la energía y los transportes, no es consecuencia de la desregulación, sino por falta de infraestructuras y normativas públicas comunes. Deseo de este modo expresar una opinión negativa sobre la bajada continua de las cargas sociales, siempre propuesta, que exime de responsabilidad a las empresas y fabrica trabajadores pobres.

En tercer lugar - y ιste serα el último punto -, hemos de ayudar a todos los agentes sociales y cívicos europeos a participar en la decisiσn de las políticas económicas y sociales. Ahora bien, la población no conoce estas coordinaciones. No saben en absoluto de quι se trata. Por tanto, hemos de interrogarnos acerca de nuestras responsabilidades. Permítanme, en este sentido, que recuerde que este Parlamento votó en diciembre de 1996, como consecuencia de un informe que yo había presentado, una resolución en la que afirmaba su intención de poner en marcha una conferencia anual del Parlamento Europeo sobre las decisiones fundamentales de polótica econσmica y social, precedida de un debate interactivo entre los diferentes entes territoriales nacionales y mediante una concertaciσn pública con los agentes de la sociedad civil. Creo que podríamos retomar esta propuesta para conseguir que los ciudadanos nos escuchen.

 
  
MPphoto
 
 

  Nobilia (UEN ). – (IT) Señor Presidente, es difícil en su conjunto estar en desacuerdo con las peticiones formuladas por los colegas Bullmann y Gasòliba i Böhm, entre otras cosas porque, al atenderlas, se gana al menos en transparencia. Lo que es de difícil comprensión, en cambio, no es el trabajo de los colegas, sino, compartiendo el resultado del Consejo de Lisboa, el por qué la Unión entra a veces en contradicción con los principios que manifiesta.

No existe – como sabemos – una política económica común a los quince Estados miembros, en cambio, sí un conjunto de directrices, de derechos y de prohibiciones comunitarias. Ante el desafío de la globalización, se debe apreciar por lo tanto el esfuerzo de dar a la Unión ejes y políticas comunes, moviendo desde una histórica y común base cultural, como, por lo demás, es de obligación, la asunción de una flexibilidad competitiva de cada uno de los países. Sin embargo, no es raro el caso de ver los dos aspectos traducidos a los fines únicos del crecimiento económico y sin incluir los del progreso social.

La reforma de la administración pública es una necesidad, en algunos casos, pero también lo es, en otros, la atención, a los efectos de la producción de la riqueza, que cada uno de los Estados han de prestar en la reforma de los sectores en desarrollo y en su potenciación, en el conjunto de los criterios básicos, en la política de las infraestructuras, así como hacia la política redistributiva de la riqueza producida. Sin embargo, ante la creciente precariedad y pobreza, no parece que quede otra cosa que hacer, en el ámbito nacional y comunitario, que no sea representarlas estadísticamente de la mejor manera posible. En todo caso, si la virtud de las cuentas públicas es fundamental, ésta, comparada con la creciente pobreza y precariedad, no puede encontrar sólo sentido en la reducción del gasto social, sin una consideración no estadística sobre el curso demográfico y sobre las justificaciones, estridentes a veces, de las continuas demandas de reducción del coste del trabajo sin un concreto marco participativo.

También la liberalización entra dentro de estas consideraciones, puesto que, incluso compartiéndola, a los efectos de un beneficio teórico para el usuario final, no lo volvemos a encontrar, prácticamente, en calidad, seguridad o posibilidad de disfrute universal. Bienvenidos sean entonces una mayor coordinación de las políticas comunitarios y unos mejores indicadores para certificar su eficacia. Sea como fuere, sería deseable que la Unión no sólo estableciera rápidamente sus ejes de actuación futuros, sino que también hiciera que fueran cada vez más aprovechables, vinculantes y coherentes los principios que repetidamente declara.

 
  
MPphoto
 
 

  Della Vedova (TDI ). – (IT) Señor Presidente, señor Comisario, señor representante del Consejo, tengo que decir que la valoración que hago sobre las resoluciones de Lisboa y, ante todo, sobre el objetivo, varias veces evocado en esta Sala, de hacer de la economía de la Unión europea una economía basada en el conocimiento más competitivo y dinámico del mundo, se resume en esto: es una fórmula vacía, retórica, que poco o nada dice sobre lo que está o no sucediendo, en las economías de los países europeos. Alan Greenspan, ayer, explicó que, en el 2001, la economía estadounidense sólo crecerá el 2,5 por ciento y que el paro subirá desde el 0,5 por ciento hasta el 4-4,5 por ciento: éstos son los datos de la economía dinámica y competitiva. Para nosotros, éstos serían datos de un período de floreciente crecimiento económico, mientras que consideramos que la economía estadounidense está en recesión.

Aprecio el trabajo hecho por los colegas Bullmann y Gasòliba i Böhm – en particular, comparto plenamente el informe Gasòliba – pero creo que es demasiado poco, pues es demasiado poco lo que se le brinda a este Parlamento para debatir y proponer.

En el informe Bullmann, tema también mencionado por el Comisario Solbes, se habla, por ejemplo, de poner al día los regímenes de jubilación. Pues bien, yo creo que, si queremos hablar de cosas concretas que han de hacerse y no de objetivos altisonantes que proponer, por ejemplo, sobre el tema de las reformas de las pensiones, el Parlamento debería hacer oír una voz mucho más firme, mucho más decidida, mucho más rigurosa y reclamar con fuerza una reforma que conduzca a sistemas de pensiones sostenibles desde el punto de vista financiero y menos inicuos bajo el perfil del equilibrio entre las generaciones.

En Europa, estamos consumiendo irresponsablemente el ahorro de previsión de los jóvenes. ¿Qué se les reconocerá a ellos, dentro de veinte o cuarenta años, por las elevadas aportaciones que hacen hoy? Se requieren reformas: o paramétricas con la elevación de la edad mínima de jubilación, o de sistema – como yo creo que sería conveniente – a través del paso a un sistema de capitalización por lo que se refiere a la cotización obligatoria a los sistemas obligatorios de previsión, y no sólo eso – faltaría más – por lo que se refiere a la cotización complementaria.

En la economía dinámica que rige hoy en el mundo – como es la estadounidense – hay preocupación por los déficit de los sistemas públicos de pensiones que se manifestarán a partir del 2025 y que tan sólo en el 2037 consumirán las reservas patrimoniales acumuladas. En Europa y en muchos países – pienso en particular en el mío, Italia – se corre irresponsablemente hacia el desastre de las cuentas de la Seguridad Social. En Europa, no se saben vencer las resistencias corporativas de quienes defienden a los pensionistas y a los futuros pensionistas – pienso en primer lugar en las organizaciones sindicales – sobre los hombros de los jóvenes trabajadores, los afortunados, y de los jóvenes parados, a cargo de las cotizaciones a los sistemas públicos de pensiones tan elevados que deprimen el empleo.

He acogido con entusiasmo la propuesta de Tony Blair de pensar en una Europa que prevea que se pueda trabajar por encima de los sesenta y cinco años, porque vengo de un país donde las personas se jubilan a los cincuenta y cinco años e incluso menos y dónde estas jubilaciones son pagadas con las cotizaciones de los trabajadores más jóvenes.

En conclusión, señor Presidente: hablemos menos de objetivos sobre los que estamos todos de acuerdo – ¿quién no querría hacer de Europa una economía dinámica? – y hablemos un poco más de decisiones – a lo mejor dolorosas y difíciles – que han de tomarse lo más pronto posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Blokland (EDD ). - (NL) Señor Presidente, ahora que han transcurrido dos años del inicio de la Unión Económica y Monetaria, resulta que, en efecto, existe rebeldía a la hora de lograr una coordinación de las políticas económicas. Parece casi imposible agrupar bajo un denominador común doce economías con una situación coyuntural diferente. De hecho, los Estados miembros han aceptado a disgusto la Unión Económica y Monetaria, pero ahora no quieren sacrificar todavía más libertad política para lograr la convergencia real necesaria.

Los indicadores y prestaciones socioeconómicos que propone la Comisión, suponen un intento de establecer una forma de coordinación socioeconómica sin utilizar para ello un procedimiento legislativo plagado de cepos y trampas. Dista de ser ideal, pero podría decirse que más vale pan y ensalada que no comer nada.

Dada esta realidad política, es muy incomprensible que se intente sofocar la rebelión contra el proceso de convergencia proponiendo una maraña de indicadores. El sector privado se queja ya ahora de la presión de las encuestas. Las oficinas nacionales de estadística no cuentan en absoluto ni con los medios ni con el personal para ello. Y encargar esto ahora a Eurostat es poner el carro delante de los bueyes. Los 27 indicadores que propone la Comisión, ya son muchos. Empecemos con unos diez y, después, con prudencia, donde resulte necesario, aumentémoslos.

Es lamentable que el informe Bullmann conduzca al caos al incipiente proceso de convergencia. Espero que el Comisario explique a continuación de forma clara y específica en qué medida y en qué términos son realizables en la práctica las ambiciosas propuestas que figuran en el proyecto de resolución.

Además, las cifras no dicen todo. Crean una imagen reducida de la realidad ¿No decimos que los Estados Unidos de América son el país más deportista porque es el que gana más medallas en los Juegos Olímpicos? Dividamos esas medallas entre la población, entonces, EE.UU. pasa a ocupar puestos bajos en la clasificación mundial, y resulta que la mayor parte de los países europeos cuentan con mejores prestaciones deportivas que ese Estado. Y no es que Bélgica se haya convertido desde hace poco en un país de patinadores. En resumidas cuentas, los indicadores constituyen un medio para dirigir una política, pero no son un objetivo en sí mismos.

En cuanto al informe del colega Gasòliba, quiero decir que mi Grupo puede respaldarlo en grandes líneas, aunque desgraciadamente, el informe tiene poco en cuenta las desventajas que lleva aparejada la liberalización.

 
  
MPphoto
 
 

  Friedrich (PPE-DE ) . – (DE) Señor Presidente, todos compartimos el importante y ambicioso objetivo de convertir a Europa en el espacio económico más moderno del mundo y el más atractivo para las empresas y los trabajadores. Como ocurre muy a menudo, lo que se discute no es el objetivo, sino el camino para alcanzarlo. Unos opinan que la total libertad de empresa permitiría hacer realidad dicho objetivo; otros creen poder conseguirlo domeñando y regulando el turbocapitalismo. La respuesta acertada consiste, naturalmente, en lograr una combinación inteligente de ambos aspectos. El espacio económico más atractivo del mundo debe incorporar la maximización de la eficiencia de nuestra economía y a la vez también la orientación humana, o sea, la economía social de mercado.

El ponente Bullmann ofrece, por consiguiente, una serie de definiciones de indicadores estructurales importantes, que deberán orientar las acciones adecuadas. En la práctica, esto plantea, naturalmente, el problema de la carga que se impone a las empresas de tamaño medio. Por esto, nosotros apoyamos la enmienda de los liberales en el sentido de que las nuevas estadísticas no deben suponer una carga para los empresarios medios, sino que se deben basar en el material ya disponible. Un exceso de información también comporta, naturalmente, la tentación de un intervencionismo excesivo y esto podría ensombrecer las perspectivas de la economía.

La problemática cara al futuro consiste, por lo tanto, en actuar de la manera adecuada sobre la base de los datos y la nueva información disponibles. Es preciso fomentar, por consiguiente, la competencia entre los sistemas y el compromiso privado. Al mismo tiempo, también es preciso contar, evidentemente, con unas normas que regulen la competencia entre los sistemas.

Una mirada a mi propio país permite apreciar lo que no debemos hacer en este momento. Me refiero a la ampliación de la cogestión en Alemania. En mi país se afirma que la dinámica de la economía exige la ampliación de los comités de empresa, que en la práctica se deberán establecer también en todas las medianas empresas. ¡Figúrense, se pretende que se creen nuevos comités de empresa no sólo en las grandes empresas, sino también en las de tamaño medio! Con razón, tamaña insensatez no figura ni siquiera en el Informe Bullmann, como he estado a punto de decir, pues allí se menciona todo, desde el fomento de la investigación hasta la regulación de las pensiones, pero gracias a Dios no se habla de una ampliación de la cogestión. Con este planteamiento y en relación con esta cuestión, el Gobierno rojiverde de Alemania sigue en este momento un camino equivocado, que los análisis europeos no justifican ni reclaman. Es decir, que el país más grande de Europa, o sea, Alemania, está demostrando en este aspecto su incapacidad para responder efectivamente al nuevo reto de llegar a ser el espacio económico más atractivo del mundo. No, el Gobierno rojiverde está haciendo en este momento un flaco servicio a dicho reto europeo.

El asidero que se ofrece a los sindicatos en Alemania, dado que su influencia está disminuyendo, es un regalo envenenado. Muchos diputados de nuestro Grupo están preocupados por el exceso de información y análisis detallados incluidos en el informe. Tenemos que tener en cuenta esta problemática. El mandato básico al que debe mantenerse fiel el mundo globalizado y los europeos dentro del mismo es el siguiente: por encima de todo, es preciso mantener la competitividad de nuestra economía y el presente informe tampoco debe limitarla. En cualquier caso, lo que vamos a necesitar además todavía no figura allí; esa será la fase siguiente del análisis. Lo que necesitamos para participar en la competencia global requiere son unas reglas del juego suplementarias, también globales.

 
  
MPphoto
 
 

  Randzio-Plath (PSE ) . – (DE) Señor Presidente, la nueva estrategia europea de Lisboa a favor de una Europa competitiva, dinámica y basada en el conocimiento ha demostrado su validez en el año 2000 y, por lo tanto, es necesario incorporarla, con el apoyo del informe de síntesis y de las decisiones de Estocolmo, como un elemento esencial de la política económica, que este año debe ser más vinculante que en años anteriores. Por fin se ha reducido el paro, aun cuando su elevado nivel continúa siendo, evidentemente, lamentable. No obstante, a pesar de todo se crearon 2,6 millones de nuevos empleos y los datos económicos favorables confirman que el desarrollo económico se mantiene, si bien a un ritmo un poco más lento. El enfoque estratégico que concede el mismo peso a las políticas en los ámbitos de la reforma y del crecimiento económicos, del pleno empleo y de la inclusión social ha demostrado, por lo tanto, su validez. Ahora es preciso continuar desarrollándolo y concretándolo.

La coyuntura estadounidense sigue teniendo en vilo a Europa. No obstante, parece posible que el aterrizaje sea suave. Aun así, Europa debe estar preparada para hacer frente a un deterioro de la demanda en el sector de las exportaciones. No existe, por lo tanto, otra alternativa que las reformas estructurales de los mercados de bienes, de servicios, de capitales y de trabajo de la Unión. Es de esperar que éstas mejoren el potencial productivo y se traduzcan en un incremento de la producción. Señor Friedrich, incluso una ampliación de la cogestión puede contribuir a mejorar la motivación de los asalariados y a aumentar, por lo tanto, la productividad.

(Aplausos)

La Unión Europea ha conseguido avanzar en el ámbito de las reformas estructurales; así lo resalta incluso el último informe de situación del FMI sobre la zona euro. Así ha sucedido en el caso de las tecnologías de la información y la comunicación, pero también en lo que respecta a los mercados de trabajo. Al mismo tiempo, es necesario desarrollar una combinación de políticas que contribuya a contrarrestar mediante un incremento de la demanda interior las repercusiones de un posible impacto negativo de la demanda estadounidense sobre el mercado interior de la UE. El Informe Bullmann y el informe de síntesis, que identifica correctamente diez campos de actuación, resaltan con razón que el futuro de Europa depende de la capacidad de reforma de los Estados miembros de la UE, de las ofensivas desarrolladas en el ámbito de la cualificación con el fin de mejorar la tasa de actividad, de la modernización de las infraestructuras, de la ampliación de la sociedad de la información y de la superación de la pobreza y la exclusión social. Para alcanzar estos objetivos se deben utilizar plenamente los instrumentos de la privatización y la desregulación. Pero también se deberán aplicar nuevos instrumentos cuando sea necesario organizar y, por lo tanto, regular ciertos sectores. Es particularmente importante contar con un marco normativo claro en todos los sectores, en particular en lo que respecta a los servicios financieros, que son de una gran importancia para el imprescindible incremento la actividad inversora de la Unión. Todo ello en interés del modelo europeo de economía social de mercado.

También es importante que se mantenga el procedimiento de coordinación abierta como método. No obstante, en la práctica es preciso contar con un calendario y unos objetivos cualitativos y cuantitativos, así como con unos objetivos intermedios. Este enfoque resultó útil cuando se estableció el mercado común y también en el momento de la introducción de la Unión Económica y Monetaria. También en este caso debe contribuir a dar los últimos retoques al mercado interior europeo en interés de la economía y del empleo, y esto también requiere que el Parlamento Europeo tenga un papel y una participación más adecuados en el proceso de coordinación de la política económica. La Presidencia sueca del Consejo ha reclamado democracia y transparencia en este ámbito. Yo cuento con que también cumplirá esta promesa.

 
  
MPphoto
 
 

  Clegg (ELDR ). – (EN) Señor Presidente, quisiera felicitar a la Comisión por su informe de síntesis y por seguir presionando al Consejo y a esta Asamblea para que cumplan lo prometido en el marco de la estrategia de Lisboa. No obstante, me gustaría referirme a un tema específico en el que la Comisión y también todos nosotros flaqueamos bastante: es el tema de las cargas burocráticas. Debemos estar un poco mejor informados sobre el tipo de cargas burocráticas que podríamos estar creando deliberadamente o, lo que es más importante, no deliberadamente, cuando aprobamos legislación.

En el informe de síntesis de la Comisión no veo más que cuatro o cinco párrafos dedicados a este tema tan importante. Las cargas burocráticas y la reducción de las mismas es un tema repleto de retórica y clichés, pero bastante exento de acción y de sentido práctico.

Esto significa que, como legisladores, en el Parlamento Europeo a menudo legislamos a ciegas. A menudo nos ocupamos de propuestas procedentes de la Comisión Europea que llegan desprovistas de la consabida evaluación de las repercusiones. Luego presentamos enmiendas sin saber qué consecuencias tendrán dichas enmiendas.

Está claro que este modo de legislar es inadecuado y tampoco es el modo más eficaz de perseguir el objetivo de la competitividad. Por consiguiente, insto a la Comisión a que reflexione muy seriamente sobre este punto y que no lo desestime como un simple aspecto accesorio de la estrategia de Lisboa, sino que lo sitúe en el centro de sus reflexiones y, quizá, piense en nuevos modos institucionales de crear una agencia especializada en estos temas. Las propuestas de la Comisión quizá deberían ser sometidas a evaluaciones de las repercusiones propiamente dichas, al igual que las enmiendas presentadas por los diputados al PE, de manera que sepamos realmente lo que hacemos cuando legislamos en la búsqueda de este objetivo global de la competitividad.

 
  
MPphoto
 
 

  Gahrton (Verts/ALE ). – (SV) Señor Presidente, parece estupendo que en la UE se pretenda crear la economía más competitiva, dinámica y con mayor base de conocimientos. Sin embargo, ¿no habría sido aún mejor si en Europa se hubiese querido crear la economía más ecológica, más sostenible, más justa y más igualitaria? Pero parece que no se trata de esto, especialmente en el informe Gasòliba i Böhm, que es un himno a las desregularizaciones, a las privatizaciones y a los recortes sociales, es decir, a todo aquello que crea grandes diferencia y daños ecológicos. Por ejemplo Suecia, mi país, ha sido un país muy igualitario. Según numerosos informes, después del ingreso a la Unión es el país en el que más rápidamente crecen las diferencias, las desigualdades y las contradicciones.

Quisiera recomendar a todos los acérrimos partidarios del mercado que lean lo que dice el diario Guardian en su edición de hoy: California and New Zealand that were once keen privatisers are now both turning their backs on deregulation. They are ready to renationalize. California is turning dramatically left. New Zealand’s experiment in market fundamentalism has failed .

A la luz de esto, cabe preguntarse qué piensa hacer la Presidencia sueca. El otro día fue elogiada por The Economist por las tradiciones igualitarias en Suecia. ¿Piensan seguir el camino equivocado de la UE que conduce obstinadamente a las desregularizaciones? ¿Sería posible que, en cambio, recuperasen algunas tradiciones de solidaridad y tratasen de conducir a la Unión por una camino más ecológico, más sostenible y más solidario? Sería interesante que se me contestaran estas preguntas.

 
  
MPphoto
 
 

  Schmid, Herman (GUE/NGL ). – (SV) Señor Presidente, estoy de acuerdo con el Sr. Bullmann cuando subraya que de la reunión de Lisboa se desprenden numerosas señales positivas. Pienso, sobre todo, en la exigencia de pleno empleo, pero también en el crecimiento dinámico, en la innovación y en la formación continua. Sin embargo, me pregunto cómo se concilia esto con el valor que asigna el modelo de Maastricht a la estabilidad, al control de la inflación, a la política de salarios bajos y a los recortes sociales. ¿Se ha abolido esta política de austeridad en Lisboa? No, es evidente que no. La intervención de la Comisión contra Irlanda demuestra que el modelo de Maastricht sigue vigente. Irlanda es, en muchos aspectos, un ejemplo de la política de crecimiento del tipo que se quiere fomentar a través de la reunión de Lisboa, pero que ahora castiga la Unión. Por eso, mi conclusión es que en la Unión coexisten dos modelos económicos contradictorios: uno, que hasta ahora es realidad política, y otro, que se ocupa de los sueños y los anhelos de lo que vendrá después.

Hay un “sueño de izquierdas” y un “sueño de derechas”, y parece que ambos tienen cabida en el concepto de Lisboa. Espero que el gobierno sueco haga hincapié y dé prioridad en la Cumbre de Estocolmo al modelo de izquierdas, que destaca la importancia del pleno empleo y de una política de desarrollo con responsabilidad social y que rechace las tendencias a liberalizar, desregular, y aumentar la flexibilidad, etcétera. Pero ya veremos qué sucede cuando lleguemos a Estocolmo.

 
  
MPphoto
 
 

  Gallagher (UEN ). – (EN) Señor Presidente, para comenzar, quiero aprovechar la oportunidad para felicitar al Sr. Gasòliba i Böhm por la preparación y presentación de su informe. Deseo aprovechar la ocasión que me brinda el presente debate para abordar el tema del crecimiento económico, en particular, en mi país, Irlanda.

Permítanme declarar, sin más preámbulos, que apoyo las disposiciones del Tratado de Amsterdam que establecen la necesidad de coordinar grandes orientaciones de las políticas económicas de los distintos Estados miembros que participan en la moneda única europea. No obstante, cualquier propuesta en este sentido que se presente, ya sea a través de la Comisión Europea o por otra vía, deberá ser justa y deberá ser equilibrada.

Irlanda apoya sistemáticamente a la Unión Europea, como demuestran todos los referendos celebrados en mi país, donde – a diferencia de lo que ocurre en otros países – los ciudadanos tienen derecho a expresar sus opiniones con respecto a Europa. No creo que las propuestas que presentó el Comisario Europeo, Sr. Solbes, sean especialmente equilibradas con respecto a estas recomendaciones propuestas sobre la marcha de la economía irlandesa en estos momentos. Es importante corroborar esto y es importante observar que, durante varios años, el crecimiento económico en mi país ha sido de entre el 10 y el 12% - tasa que contrasta fuertemente con la del final de la década de los años ochenta, cuando el crecimiento era del 0%. Las previsiones de crecimiento para este año son de aproximadamente el 8%. Las cifras de desempleo son de las que más se acercan al pleno empleo en la Unión de hoy.

Somos uno de los pocos Estados miembros que hace provisiones masivas para futuras pensiones. Estamos orgullosos de que muchos países del mundo intenten desesperadamente mejorar su situación económica y que para ello estén aplicando el modelo irlandés como punto de referencia. Y sí, señor Presidente y señor Comisario, nuestra inflación está disminuyendo de manera significativa – y ¿me equivoco cuando afirmo que otros Estados miembros tienen unas tasas de inflación más altas que la nuestra? No he oído mencionar este punto últimamente.

Me parece que el mayor pecado que hemos cometido en nuestro país ha sido compensar a la población con recortes de impuestos y subidas salariales. Aquí, la Comisión olvida, oportunamente, que antes del auge económico, a los ciudadanos de mi país se les exigieron grandes sacrificios para alcanzar dicho auge. Pero según la Comisión, se descarta la posibilidad de que puedan recoger los frutos. ¿Debemos ser las víctimas de nuestro propio éxito?

Por los motivos expuestos, creo que los detractores que expresan preocupación por la marcha de la economía irlandesa exageran. La mayor parte de la población de mi país apoya a nuestro Ministro de Economía y los únicos que no lo hacen son los que están en la oposición en mi país y se sirven de la recomendación de la Comisión para lo que consideran una ventaja política a corto plazo. Cualquier sugerencia, venga de donde venga, de que Irlanda debe sufrir por el éxito de la economía irlandesa es una amenaza muy grave.

 
  
MPphoto
 
 

  von Wogau (PPE-DE ) . – (DE) Señor Presidente, Señorías, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se propusieron como objetivo nuestra transformación, en un plazo de 10 años, en un espacio económico verdaderamente dinámico, competitivo y basado en el conocimiento. Esto requerirá un enorme esfuerzo y sólo será posible si conseguimos movilizar en el marco de una economía de mercado abierta las fuerzas que permanecen aletargadas en las empresas europeas, en los centros de investigación europeos y en los centros educativos europeos. En este aspecto, avanzamos por buen camino. El discurso de ayer del Presidente Prodi me animó en todos los sentidos. Pronto se introducirá la moneda única y se creará un espacio monetario óptimo, como resultado de la mejora de la movilidad en la Unión Europea. Estamos avanzando en lo que respecta a la protección de la propiedad intelectual. También esto es importante si queremos movilizar la investigación. Yo creo que la patente europea constituye un paso importante en esa dirección y, si queremos aproximarnos a los citados objetivos, también tenemos que seguir avanzando con mayor rapidez en el ámbito de la liberalización, no sólo del sector de las telecomunicaciones, sino también de la energía y los servicios postales. Esto incluye asimismo la definición de la política económica europea sobre la base de unos principios comunes, que a mi parecer sólo pueden ser los de la economía social de mercado.

Sin embargo, lo que yo me pregunto es: ¿sobre quién recae la responsabilidad de dicha política económica? ¿O existen, acaso, diversas responsabilidades? La Unión Europea tiene asignados claramente algunos ámbitos. El ámbito de la competencia, en el que la Unión ejerce las máximas competencias, el ámbito de la estabilidad monetaria, por la que vela el Banco Central Europeo, y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento son los instrumentos fundamentales. La Unión Europea es competente en este ámbito. Luego existen otros que son claramente responsabilidad de los Estados miembros, como los impuestos, los sistemas de seguridad social y la educación. Europa sólo puede participar en estos aspectos a través del diálogo. En estos ámbitos no está autorizada a adoptar decisiones.

En cuanto al tema de la recogida de datos, tal como propone el colega Bullmann, en mi opinión, la Unión Europea se debe ocupar prioritariamente de aquellos ámbitos en los que le corresponde decidir. En los demás ámbitos, en los que la Unión Europea contribuye a promover un diálogo, sólo se debe conceder una prioridad secundaria a la obtención de los datos citados. ¿Cuáles son a mi modo de ver los aspectos prioritarios? ¿En qué aspectos necesitaremos disponer de mayor información en los próximos tiempos? Vamos a necesitar, por ejemplo, datos más inmediatos sobre la evolución del producto interior bruto y sus componentes. Vamos a necesitar más datos sobre el desarrollo de los servicios en la Unión Europea. En efecto, tenemos mucha información sobre la producción en la Unión Europea, pero muy poca sobre la evolución de los servicios y en estos momentos todavía son muy insuficientes los datos disponibles sobre la balanza de servicios en la zona euro, que son un fundamento esencial para la toma de decisiones, por ejemplo para el Banco Central Europeo a la hora de decidir los tipos de interés.

Los demás datos tienen como finalidad principal promover un diálogo. Deben sentar las bases para la definición de modelos de referencia. Yo debo decir con toda claridad que en el caso de estos datos me parece nefasto que una vez obtenidos se utilicen de manera abusiva para realizar intervenciones propias de una economía planificada en la vida económica de la Unión Europea, y debemos incorporar las garantías previas adecuadas con el fin de evitarlo. Estos datos, que necesitamos –y en esto coincido con el colega Bullmann–, se tienen que utilizar para favorecer la competencia entre los países miembros. Debido a que contamos con unas fronteras exteriores comunes y unas fronteras interiores abiertas, así como con la libre circulación de personas, mercancías, servicios y capitales, en la Unión Europea no sólo existe una competencia entre empresas, sino que también hemos generado una competencia entre los Estados. Ésta se centra en la oferta a los ciudadanos de los servicios que esperan del Estado bajo condiciones mejores y más favorables, y yo creo que los datos que se enumeran en el Informe Bullmann se tendrían que aplicar con este fin.

(Aplausos)

 
  
  

PRESIDENCIA DE LA SRA. FONTAINE
Presidenta

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Tiene la palabra el Sr. Rack para una cuestión de orden.

 
  
MPphoto
 
 

  Rack (PPE-DE ) . – (DE) Señora Presidenta, usted ha logrado varios milagros en los últimos días. Por ejemplo, consiguió que Air France transportara puntualmente a los diputados de la Asamblea hasta aquí. Quizás podría lograr un nuevo milagro. Acabamos de bajar en ascensor al hemiciclo. En la octava planta ya estaba repleto; no se podía respirar, pero aun así se ha detenido en cada piso. Hemos conseguido llegar, pero quizá podría ordenarle al ascensor que vaya más rápido.

(Risas)

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Gracias, Sr. Rack. Voy a hacer lo posible para realizar este milagro, sobre todo porque me he encontrado en la misma situación que usted.

VOTACIONES

- Procedimiento sin informe:

Propuesta de directiva del Parlamento Europeo y del Consejo (COM(2000) 844 - C5-0767/2000 - 2000/0332(COD)) por la que se modifica la directiva 93/7/CEE del Consejo, relativa a la restitución de bienes culturales que hayan salido de forma ilegal del territorio de un Estado miembro

(El Parlamento aprueba la propuesta de la Comisión)

***

Propuesta de decisión del Consejo (13140/2000 - C5-0713/2000 - 1999/0135(CNS)) relativa a la celebración, en nombre de la Comunidad Europea, de un acuerdo entre los Estados Unidos de América y la Comunidad Europea sobre la coordinación de los programas de etiquetado de productos de elevada eficiencia energética

(El Parlamento aprueba la propuesta de la Comisión)

***

Iniciativa del Reino de Suecia con vistas a la adopción de un Acto del Consejo (14084/2000 - C5-0735/2000 - 2000/0827(CNS)) por el que se modifica el Estatuto del personal de Europol

(El Parlamento aprueba la iniciativa del Reino de Suecia)

***

Iniciativa del Reino de Suecia con vistas a la adopción de una Decisión del Consejo (14085/2000 -C5-0736/2000 - 2000/0828(CNS)) por la que se adaptan los sueldos base y los complementos aplicables al personal de Europol

(El Parlamento aprueba la iniciativa del Reino de Suecia)

***

Propuesta de decisión del Consejo (COM(2001) 55 - C5-0040/2001 - 2001/0031(CNS)) relativa a la conclusión del Acuerdo entre la Comunidad Europea y la República de Islandia y el Reino de Noruega relativo a los criterios y mecanismos para determinar el Estado responsable de examinar las peticiones de asilo presentadas en un Estado miembro o en Islandia o Noruega

(El Parlamento aprueba la propuesta de la Comisión)

***

Propuesta de reglamento del Consejo (COM(2000) 845 - C5-0024/2001 - 2000/0333(CNS)) por el que se modifica el Reglamento (CEE) nº 3911/92, del Consejo relativo a la exportación de bienes culturales

(El Parlamento aprueba la propuesta de la Comisión)

***

- Informe sin debate

Informe (A5-0027/2001 ) de la Sra. Zorba, en nombre de la Comisión de Cultura, Juventud, Educación, Medios de Comunicación y Deporte sobre la propuesta de Decisión del Consejo (COM(2000) 655 /2000 - C5-0706/2000 - 2000/0264(CNS)) relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y el Gobierno de Canadá por el que se renueva el programa de cooperación en materia de enseñanza superior y formación

(El Parlamento aprueba la resolución legislativa)

Informe (A5-0028/2001 ) del Sr. Perry, en nombre de la Comisión de Cultura, Juventud, Educación, Medios de Comunicación y Deporte sobre la propuesta de decisión del Consejo (COM(2000) 656 - C5-0707/2000 -2000/0263(CNS)) relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y los Estados Unidos de América por el que se renueva el programa de cooperación en materia de enseñanza superior y de enseñanza y formación profesionales

(El Parlamento aprueba la resolución legislativa)

***

Informe (A5-0032/2001 ) del Sr. Bowe, en nombre de la Delegación del Parlamento en el Comité de Conciliación, sobre el texto conjunto, aprobado por el Comité de Conciliación de la directiva del Parlamento Europeo y del Consejo (C5-0685/2000 – 1998/0072(COD)) relativa a la liberación intencional en el medio ambiente de organismos modificados genéticamente y por la que se deroga la Directiva 90/220/CEE del Consejo

(El Parlamento aprueba el texto conjunto)

***

Informe (A5-0033/2001 ) de la Sra. García-Orcoyen, en nombre de la Delegación del Parlamento en el Comité de Conciliación, sobre el texto conjunto, aprobado por el Comité de Conciliación, del reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo (C5-0661/2000 – 1998/0303(COD)) por el que se permite que las organizaciones se adhieran con carácter voluntario a un sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales (EMAS)

(El Parlamento aprueba el texto conjunto)

***

Recomendación para la segunda lectura (A5-0043/2001 ) de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Mercado Interior, respecto de la posición común aprobada por el Consejo (9512/1/2000 – C5-0520/2000 – 1997/0359(COD)) con vistas a la adopción de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines en la sociedad de la información (Ponente: Sr. Boselli)

 

VOTACIONES
MPphoto
 
 

  Solbes, Comisión . – (EN) Señora Presidenta, tras el constructivo debate de ayer, nos reunimos hoy para votar sobre la presente directiva que será una piedra angular en la creación de un marco jurídico armonizado sobre los derechos de autor en el entorno digital.

Como indicábamos ayer, la Comisión puede aceptar todas las enmiendas de compromiso del ponente y de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Mercado Interior que ya han sido aprobadas en dicha comisión, es decir, las enmiendas 1, 3, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 14 y 15. No obstante, la Comisión siente preocupación por algunas de las demás enmiendas aprobadas en la Comisión de Asuntos Jurídico y, por consiguiente, no puede aceptar las enmiendas 2, 4, 11, 12 y 13.

Asimismo, se ha presentado en el Pleno una serie de enmiendas adicionales, a saber, las enmiendas 16 hasta 45. Todas estas enmiendas adicionales son inaceptables para la Comisión. La votación de hoy reviste la máxima importancia para el futuro de los derechos de autor y derechos afines en la sociedad de la información.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Doy las gracias al señor Comisario Solbes y cedo la palabra al Sr. Cashman para una cuestión de orden.

 
  
MPphoto
 
 

  Cashman (PSE ). – (EN) Señora Presidenta, quisiera informar al Pleno de que, como poseedor de derechos sustanciales en el sector audiovisual, tengo un interés económico directo en el tema que nos ocupa y, en consecuencia, me abstendré de participar en toda la votación.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Sr. Cashman, le doy las gracias por esta información.

 
  
MPphoto
 
 

  Echerer (Verts/ALE ) . – (DE) Señora Presidenta, al igual que el Sr. Cashman, yo también quiero comunicar a la Asamblea que me encuentro en una circunstancia análoga. Yo creo que muchos de los presentes nos vemos afectados en nuestra calidad de autores. Sin embargo, la enmienda 33 me afecta realmente de pleno y desde luego prefiero no participar en su votación.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. –Muchas gracias por su transparencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Brok (PPE-DE ) . – (DE) Señora Presidenta, yo quiero comunicar mi interés económico en el tema y anunciar que no voy a participar en la votación por este motivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Corbett (PSE ). – (EN) Señora Presidenta, sin duda serán muchos los diputados que tengan algún interés directo o indirecto en este asunto, en la mayoría de los casos, en una proporción relativamente pequeña. El Reglamento del Parlamento establece, sin embargo, que los diputados deberán declarar sus intereses económicos directos en el caso de que hagan uso de la palabra durante el debate. Me refiero al artículo 1 del Anexo I de nuestro Reglamento.

El Reglamento no exige que declaremos dicho interés antes de votar. Si cada diputado que tiene un interés se va a poner en pie ahora para declararlo antes de votar, la votación no comenzará hasta las 13.00 horas. Dichos intereses constan en la declaración de intereses que los diputados presentan por escrito, por tanto, todo el mundo puede verlos; además, dicha declaración estará próximamente también en Internet, a raíz del resultado de la votación celebrada en la Comisión de Asuntos Constitucionales la semana pasada.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Habida cuenta de que las cosas están muy claras, creo que podríamos estar de acuerdo en que todos los diputados que se encuentran en esta situación no votan. No es necesario declararlo antes de la votación: si están de acuerdo, podemos proceder de esta forma. Si no, podemos continuar; tengo una larga lista de diputados que han pedido la palabra. Espero únicamente que nos queden algunos para votar.

 
  
MPphoto
 
 

  Lynne (ELDR ). – (EN) Señora Presidenta, como ya he dicho a otras personas, pensé que lo justo era declarar al Pleno que me abstendré por motivo de los intereses pecuniarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Stockton (PPE-DE ). – (EN) Señora Presidenta, yo también me encuentro en el mismo caso como editor internacional importante y por pertenecer a una empresa de radiodifusión. Me abstendré.

 
  
MPphoto
 
 

  Martin, Hans-Peter (PSE ) . – (DE) Señora Presidenta, yo seguiría con mucho gusto la recomendación del colega Corbett. Pero, puesto que todos los demás lo anuncian, en mi caso los intereses financieros son manifiestos y voy a abstenerme.

 
  
MPphoto
 
 

  Okking (EDD ). – (DA) Señora Presidenta, también me gustaría advertir que tengo intereses personales en el tema de los derechos de autor debido a mis vínculos con la Radio Nacional de Dinamarca y por ello me abstendré en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Korhola (PPE-DE ). – (FI) Señora Presidenta, yo también me encuentro en el mismo caso. Por cierto, a mí me interesaría saber si se ha establecido algún limite al respecto y hasta qué punto el beneficio que uno percibe es tal, que merezca la pena abstenerse en una votación tan importante.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Ahora que hemos comenzado, considero normal que los diputados que deseen señalarlo de forma explícita puedan hacerlo, excepto si renuncian.

 
  
MPphoto
 
 

  McMillan-Scott (PPE-DE ). – (EN) Señora Presidenta, tras la cuestión de orden expuesta por el Sr. Corbett, en la que hacía referencia acertadamente a lo establecido en nuestro Reglamento, quisiera poner en la atención del Pleno que si en la anterior votación sobre el informe Bowe, todo aquel que tiene un interés en empresas farmacéuticas, por la posesión de acciones, lo hubiera declarado, probablemente no habríamos obtenido la mayoría cualificada necesaria. Por ello es importante que los diputados no se abstengan en la votación. Únicamente deben hacer una declaración de interés, en comisión o en el Pleno, si hacen uso de la palabra durante el debate en cuestión. De lo contrario, descubriremos que no alcanzamos la mayoría cualificada en varias votaciones sobre asuntos en los que algunos diputados tienen intereses legítimos.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Los Sres. Blak, Nogueira, Turchi, Speroni y Blockland se encuentran en la misma situación. Por tanto vamos a poder iniciar la votación.

- Antes de la votación de la enmienda 11

 
  
MPphoto
 
 

  Lehne (PPE-DE ) . – (DE) Señora Presidenta, Señorías, yo quisiera presentar una enmienda oral. Tengo aquí el texto inglés y después de la parte que dice “their own past archive productions produced or commissioned”, habría que añadir: “no later than december 1996” ; luego seguiría diciendo “by them under their own editorial control” . La razón es muy sencilla: en diciembre de 1966 se cerró el acuerdo de la OMPI y queremos dejar claro que sólo se incluyen las producciones de archivo realizadas antes de diciembre de 1996.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Sr. Lehne, su intervención es muy clara, se trata de una propuesta de enmienda oral.

 
  
MPphoto
 
 

  Medina Ortega (PSE ). - Señora Presidenta, en nombre del Grupo socialista, quiero decir que estamos en contra de la presentación de esta enmienda oral

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – En esas condiciones, Sr. Medina Ortega, considero que no es necesario que yo pida a once diputados que se levanten, imagino que serán ustedes al menos doce.

En todo caso, vamos a comprobarlo, ya que el Reglamento así lo prevé.

(La Presidenta constata que se levantan más de doce diputados para oponerse a la admisión de la enmienda oral)

 
  
  

- Tras la votación de la enmienda 32

 
  
MPphoto
 
 

  Thors (ELDR ). – (SV) Señora Presidenta, se trata de la enmienda 32, en la que se dice en inglés “may use works” y en sueco “acceso a”. No es lo mismo, de modo que pido que se corrija en todas las versiones. Habría sido importante decir esto antes de la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Creo que tiene usted razón, es necesario tener cuidado antes de la votación. Pero, en este caso, la enmienda 32 ha sido rechazada y el problema está resuelto, si se puede decir así.

- Antes de la votación de la enmienda 38.

 
  
MPphoto
 
 

  De Clercq (ELDR ). - (NL) Señora Presidenta, la versión neerlandesa de la enmienda 38 no está correctamente formulada. Debe coincidir con la versión inglesa, donde se dice a natural person for his or her private use . En neerlandés faltan las palabras zijn of haar . La versión neerlandesa debe acomodarse al texto inglés.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Muy bien, Sr. De Clercq, eso es lo que haremos si se aprueban las enmiendas.

- Antes de la votación de la enmienda 35

 
  
MPphoto
 
 

  Echerer (Verts/ALE ) . – (DE) Señora Presidenta, yo sólo quisiera aclarar que la versión alemana tampoco es correcta en este caso y pido que nos atengamos a la versión inglesa, en la que se han añadido las palabras “his or her” .

 
  
  

(La Presidenta declara aprobada la posición común así modificada)

La Presidenta. – Debo señalar, de acuerdo con las observaciones que han hecho algunos diputados, que hemos de tener mucho cuidado con la coherencia de las versiones lingüísticas.

***

Recomendación para la segunda lectura (A5-0039/2001 ) de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Mercado Interior, respecto de la posición común aprobada por el Consejo (9012/1/2000 – C5-0456/2000 – 1997/0176(COD)) con vistas a la adopción de la directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a las disposiciones especiales aplicables a los vehículos utilizados para el transporte de viajeros con más de ocho plazas además del asiento del conductor y por la que se modifican las Directivas 70/156/CEE y 97/27/CEE (Ponente: Sr. Miller)

 
  
MPphoto
 
 

  Solbes, Comisión . - Señora Presidenta, como anunció mi colega, el Sr. Liikanen, en el debate que tuvo lugar ayer, la Comisión puede aceptar las enmiendas 1, 7 y 8, y también puede aceptar, en principio, las enmiendas 2, 3, 4, 5, 6 y 10. La enmienda que la Comisión no puede aceptar es la 9.

 
  
MPphoto
 
 

  Rübig (PPE-DE ) . – (DE) Señora Presidenta, yo sólo quiero exponer que la presente directiva sobre la unificación de los autobuses en Europa fue rechazada por todos los Grupos en la primera lectura. Entonces tenía 90 páginas, ahora son 150. El PPE presentó la enmienda 9 por este motivo y yo apoyo la devolución a comisión de la propuesta de directiva porque, después de la curvatura unificada del pepino europeo, no queremos que en Europa también se adopte la curvatura unificada del autobús europeo. Yo pido a los colegas que voten en contra de la propuesta.

(Aplausos de la derecha)

 
  
  

(La Presidenta declara aprobada la posición común así modificada)

***

Informe (A5-0025/2001 ) de la Sra. Müller, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Política del Consumidor, sobre la propuesta de directiva del Parlamento Europeo y del Consejo (COM(2000)0222 – C5-0234/2000 – 2000/0080(COD)) relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de complementos alimenticios

 
  
MPphoto
 
 

  Krarup (EDD ). – (DA) Señora Presidenta, el motivo por el que he pedido la palabra es que el Grupo EDD solicita en virtud del artículo 144 del Reglamento que este asunto sea devuelto a comisión. La razón de esta solicitud es doctrinal y de peso, puesto que se indica que la propuesta de directiva será promulgada en virtud del artículo 95, es decir, una directiva de mercado interior, mientras que la directiva atiende primordialmente a la política sanitaria, por lo que la base de la propuesta legalmente está situada en otro lugar del Tratado, en el artículo 152. Ésta es una cuestión no carente de significación puesto que el artículo 152 establece que no puede producirse armonización dentro del ámbito sanitario. En cambio, pueden aprobarse otras medidas. Lo que es significativo y motiva la solicitud del grupo para que sea devuelto a comisión es que esta muy importante cuestión de la base jurídica no ha sido dilucidada en ningún sitio, ni en la propuesta de la Comisión ni en el informe presentado por la Sra. Müller y me remito a una larga serie de decisiones del Tribunal de Justicia que tocan esta demarcación. Lo mínimo que debemos exigir es que se examine esta cuestión y por ello solicitamos su devolución a comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – El Sr. Karup acaba de presentarnos, en nombre de su Grupo, una petición de devolución a comisión. De acuerdo con el Reglamento, voy a consultar a la Asamblea.

¿Hay algún orador que desee pronunciarse en apoyo de esta petición?

 
  
MPphoto
 
 

  Müller, Emilia Franziska (PPE-DE ), ponente. - (DE) Señora Presidenta, estimados colegas, el Sr. Krarup ya trató de bloquear y devolver a comisión la presente propuesta de la Comisión, la directiva y el informe durante el Pleno de anoche. Lo lamento profundamente porque el Grupo EDD no ha contribuido demasiado a la elaboración del informe, ni en la comisión ni a través de la presentación de enmiendas. Esto por una parte.

Por otra, quisiera dejar muy claro que este tema no está relacionado con el artículo 152 -referido a la salud- sino con el artículo 153, que se refiere a la protección del consumidor. En virtud de ello les solicito que votemos este informe hoy y que no lo devolvamos a comisión.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – La señora ponente está por tanto en contra de la devolución a comisión. ¿Hay un orador a favor?

 
  
MPphoto
 
 

  Frahm (GUE/NGL ). – (DA) Señora Presidenta, me gustaría hablar en favor de la propuesta pues pienso que si existe la más mínima sospecha de que dañamos la base jurídica de nuestro trabajo, tenemos un problema en un parlamento al que le gusta trabajar en los temas de manera seria. Pienso que mientras este asunto no haya sido examinado a fondo, no es inteligente adoptar una decisión definitiva y por ello quiero apoyar calurosamente que este asunto sea devuelto a comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Roth-Behrendt (PSE ) . - (DE) Señora Presidenta, lo siento. Quise evitar que las cosas se complicaran de esta manera, pero quizá deberíamos atenernos al fondo de la cuestión y al sistema jurídico de la Unión Europea. En el marco del mercado interior estamos obligados a elaborar una legislación armonizadora, por supuesto también en el ámbito de la protección del consumidor. Es lo que estamos haciendo con la presente legislación, para la cual ha sido designada ponente la Sra. Müller. Pretendemos aproximar las legislaciones existentes de los Estados miembros en materia de complementos alimenticios. Obviamente, uno de los objetivos de este procedimiento consiste en proteger a los consumidores. No se trata de rebasar las competencias del Parlamento Europeo, sino que nos limitamos a hacer lo que hacemos en otros muchos ámbitos. Contaremos siempre con el beneplácito del Tribunal de Justicia. Quien hoy intente postergar el informe, trata de apartarlo del orden del día, amparándose en unos argumentos falsos.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Antes de pasar a la votación de esta solicitud de devolución a comisión, el Sr. Corbett me plantea una cuestión de orden.

 
  
MPphoto
 
 

  Corbett (PSE ). – (EN) Señora Presidenta, esta solicitud del Grupo EDD es en realidad un abuso de nuestros procedimientos. Si al Grupo EDD le preocupara realmente este asunto, habría presentado una enmienda al fundamento jurídico de la propuesta en comisión o en la primera lectura o cuando volvió a la comisión en segunda lectura.

Venir ahora y presentar esta cuestión de procedimiento en el Pleno porque no han hecho sus deberes en comisión es realmente un abuso del Reglamento.

(Aplausos)

 
  
  

(El Parlamento rechaza la solicitud de devolución a comisión)

(El Parlamento aprueba la resolución legislativa)

***

Informe (A5-0015/2001 ) del Sr. Lange, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Política del Consumidor, sobre la propuesta de directiva del Parlamento Europeo y del Consejo (COM(2000)0314 – C5-0334/2000 – 2000/136(COD)) por la que se modifica la Directiva 97/24/CE relativa a determinados elementos y características de los vehículos de motor de dos o tres ruedas

(El Parlamento aprueba la resolución legislativa)

***

Informe (A5-0018/2001 ) de la Sra. Jensen, en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales sobre la propuesta de decisión del Parlamento Europeo y del Consejo (COM(2000)0459 – C5-0384/2000 – 2000/0195(COD)) relativa a medidas comunitarias de incentivación del empleo

(El Parlamento aprueba la resolución legislativa)

***

Informe (A5-0024/2001 ) del Sr. Swoboda, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, Derechos Humanos, Seguridad Común y Política de Defensa, sobre la propuesta de reglamento del Consejo (COM(2000)0502 – C5-0468/2000 – 2000/0205(CNS)) relativo a la asistencia en favor de Turquía en el marco de una estrategia de preadhesión y, en particular, de la creación de una asociación para la adhesión

 
  
MPphoto
 
 

  Nicholson of Winterbourne (ELDR ). – (EN) Señora Presidenta, me pregunto si se ha comprobado la admisibilidad de la enmienda 3, porque es completamente discriminatoria por motivo de religión.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – Veremos qué dice el Sr. Swoboda. Creo que esta enmienda es admisible.

 
  
MPphoto
 
 

  Swoboda (PSE ), ponente . - (DE) Señora Presidenta, no veo dónde está la discriminación. La enmienda ha sido adoptada prácticamente por unanimidad en comisión, en presencia de la Baronesa Nicholson. No entiendo dónde está el problema. Es la primera vez que sucede algo parecido.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. – También era ésa mi posición, pero le doy las gracias, Sr. Swoboda, por haberse pronunciado.

 
  
MPphoto
 
 

  Nicholson of Winterbourne (ELDR ). – (EN) Señora Presidenta, le pido disculpas. La enmienda 9, en mi opinión, es discriminatoria por motivos de religión.

 
  
  

(El Parlamento aprueba la resolución legislativa)

 
  
  

PRESIDENCIA DE LA SRA. LIENEMANN
Vicepresidenta

EXPLICACIONES DE VOTO
- Informe Perry (A5-0028/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Perry (PPE-DE ), por escrito . – (EN) El Parlamento Europeo ha recibido la solicitud de emitir su dictamen conforme al presente acuerdo entre la Unión Europea y los Estados Unidos de América en materia de enseñanza superior y de enseñanza y formación profesionales. Como ponente del Parlamento Europeo he dado mi apoyo a este acuerdo porque este tipo de cooperación es fundamental en la sociedad global de hoy.

Creo que ambas partes podemos ganar mucho con este acuerdo. Los conocimientos europeos en negocios y tecnología pueden verse potenciados aprendiendo de profesores estadounidenses y con estudiantes estadounidenses. El mismo modelo podría invertirse para ayudar a los estadounidenses a mejorar sus conocimientos de métodos de enseñanza de idiomas y del trabajo en contextos multiculturales. Así lo confirma el propio acuerdo, que fue concebido en los Estados Unidos fruto de la observación y la admiración que despertó el programa ERASMUS.

Estoy seguro de que el Parlamento Europeo acogería favorablemente una mayor participación en las negociaciones sobre dicho acuerdo, y espero que se consulte a los diputados al PE en una fase más temprana de los procedimientos que en el caso de esta tanda de negociaciones. La Comisión de Cultura, Juventud, Educación, Medios de Comunicación y Deporte fue notificada del acuerdo apenas pocas semanas antes del inicio de las negociaciones con las autoridades estadounidenses.

El acuerdo recibirá una dotación de 8,6 millones de euros para su duración de cinco años. Quisiera proponer que, a partir del año próximo, se estudie la posibilidad de recurrir a la financiación privada para complementar dicha cifra. De las conversaciones con la Comisión y las autoridades estadounidenses se desprende que esta idea despierta entusiasmo, y espero que el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y la Administración estadounidense cooperen en este sentido.

Como explico en mi exposición de motivos, también sería ventajoso que se diera al programa un nombre que contribuya a elevar su perfil entre los estudiantes, las universidades y el público en general. Parte del razonamiento que sustenta el programa es que debe simbolizar la cooperación transatlántica y por ello su difusión debe ser lo más amplia posible. También en este sentido he obtenido una respuesta positiva de las otras partes interesadas, y confío en que podamos tratar sobre este aspecto con mayor detenimiento para el próximo acuerdo en 2005.

Personalmente, pienso que deberíamos barajar los nombres de los siguientes estadistas vinculados a las relaciones entre los Estados Unidos y Europa: Churchill, Eisenhower o Lafayette, cualquiera de los cuales sería, en mi opinión, un nombre idóneo para el presente programa.

 
  
  

- Informe Bowe (A5-0032/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Bonino (TDI ). – (IT) Señora Presidenta, los eurodiputados de la Lista Bonino han votado a favor de esta directiva sobre la diseminación voluntaria en el medio ambiente de organismos genéticamente modificados. Es sin lugar a dudas un voto importante porque esta directiva toma en consideración el principio de precaución pero no lo confunde con la prohibición y, después de tres años de este trabajo, creemos haber cumplido una etapa importante. Pero permítanme los colegas que desee que este Parlamento se muestre tan abierto a la investigación sobre las biotecnologías en el campo médico y sanitario. Cuando se habla de bioingeniería se habla exactamente de un gran sector que se abre, no solamente en el campo alimenticio, sino en el campo de la investigación médica, y espero que este Parlamento quiera volver a plantearse la decisión de impedir la investigación o la clonación terapéutica. Éste es el sentido del voto de hoy. Espero que se superen así vetos y prohibiciones pero, sobre todo, espero que no se quede en el campo del agronegocio, sino que también se refiera, lo más pronto posible, al campo de la investigación médica y no se deje oscurecer, precisamente, por vetos de tipo clerical o religioso.

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, el Partido de los pensionistas y jubilados ha votado a favor de la apertura de la actividad de producción y comercialización de los OGM, objeto del informe del eurodiputado Bowe. ¿Por qué? Porque los jubilados esperan el vino que rejuvenezca; los jubilados esperan el vino que no emborrache; los jubilados esperan el vino que no dañe al hígado, el vino que hace a los hombres fascinantes, pero también el champán que volverá guapísimas a las mujeres, incluidas las suegras. Y para terminar, los italianos esperan que los OGM hagan que el bistec a la florentina no tenga peligro alguno, para poder consumir con toda tranquilidad esta excelente exquisitez italiana y de toda Europa.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Ahern (Verts/ALE ), por escrito . – (EN) La prohibición se mantendrá porque la aprobación de nuevos OMG no es aceptable hasta que se haya completado un marco comunitario sobre bioseguridad y éste se haya aplicado en todos los Estados miembros. Dicha aprobación supondría, en realidad, una contravención del principio cautelar al que hace referencia explícita la nueva directiva y representaría un riesgo para el medio ambiente y para la salud de los consumidores. Los Estados miembros deberían oponerse a cualquier intento de levantar la moratoria de facto concertada con las empresas de biotecnología mediante un "acuerdo entre caballeros".

Debido a los esfuerzos de los Verdes, la nueva directiva también exigirá que se inscriban en un registro público todos los emplazamientos en los que se liberen OMG. Asimismo garantizará nuevas normas de seguridad más estrictas para la protección del medio ambiente y de la salud humana. La directiva está basada en un estudio más amplio de los riesgos e introduce nuevos conceptos de rastreabilidad y vigilancia, que podrían contribuir a identificar y remediar los efectos adversos de los OMG en una fase más temprana.

No obstante, algunos elementos de este marco, la rastreabilidad y el etiquetado de los OMG y sus derivados, la responsabilidad por los daños ocasionados por los OMG y la aplicación del Protocolo de Cartagena aún están pendiente de solución mediante legislación. Votar a favor de la directiva equivaldría a votar a ciegas.

El pasado año se sembraron más de 6.000 hectáreas de tierras de labranza en cuatro Estados miembros de la Unión Europea con variedades de semillas oleaginosas de colza contaminadas por plantas modificadas genéticamente. En virtud de la directiva, los Estados miembros deberán poner fin a estas liberalizaciones no autorizadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Lambert (Verts/ALE ), por escrito . – (EN) La nueva directiva contiene muchos aspectos que merecen ser acogidos favorablemente si la comparamos con la versión anterior.

Acojo con especial satisfacción el reconocimiento de los posibles efectos y riesgos directos e indirectos más amplios de la liberalización en el medio ambiente de OMG. Me complace la creación de un registro público de los emplazamientos de los OMG, tanto si son liberados deliberadamente o comercializados. El requisito de poner fin a las liberalizaciones no autorizadas también aclara la necesidad de hallar una respuesta coherente.

No obstante, lamento que se retrase la prohibición de marcadores de resistencia a los antibióticos y la calificación intrínseca a esta prohibición, la agilización y el establecimiento de plazos más cortos para los procedimientos de autorización y una serie de otros factores en este resultado final.

En consecuencia, me he abstenido en la votación. Todo el paquete normativo sigue sin estar claro: por ejemplo, en relación con la responsabilidad y la exportación a Estados que no admiten los OMG. Tampoco estoy convencido de que la actual capacidad de investigación permita evaluar plenamente los factores contenidos en la directiva. Las necesidades de nuestro medio ambiente y la biodiversidad deberían ser primordiales en este ámbito. No creo que ésa sea actualmente la posición del Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Andersson, Färm, Hedkvist Petersen, Hulthén, Hans Karlsson y Theorin(PSE ), por escrito . – (SV) Los socialdemócratas suecos votamos a favor de la propuesta aprobada por el Comité de Conciliación. Esto no es una toma de posiciones a favor o en contra de los productos modificados genéticamente, sino una manera de estructurar la realidad en la que vivimos. Como políticos, somos responsables de que se regule esta materia. El resultado de no aprobar este texto habría sido la continuación de la legislación antigua, que no está actualizada.

Tenemos que confiar en que la Comisión presentará, como lo ha prometido, una propuesta clara sobre etiquetado y declaración de origen de los productos. Los consumidores tienen que poder elegir si compran o no productos modificados genéticamente. Pensamos que es importante que existan normas claras en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  Berthu (NI ), por escrito . - (FR) Al igual que durante las dos primeras lecturas en el Parlamento Europeo, el 11 de febrero de 1999 y el 12 de abril de 2000, he rechazado aprobar el proyecto de directiva relativo a la liberación intencional de organismos modificados genéticamente, tal como resulta ahora de los trabajos del "comité de conciliación" Consejo-Parlamento Europeo. Independientemente de la razón de orden estratégico que ya he expuesto, en el transcurso del debate principal (corremos el riesgo de vernos engañados si aceptamos la aplicación de un procedimiento de autorización y que, en el futuro, se levante la moratoria sin otras garantías), el actual texto nos parece aún, en cuanto al fondo, muy insatisfactorio.

Se constatan sin duda algunos avances, por ejemplo en el calendario de eliminación de los marcadores de resistencia a los antibióticos. Pero quedan aún zonas inquietantes de sombra. En primer lugar, no hay nada sobre la responsabilidad y sobre una posible obligación en cuanto a seguros de aquellos que liberen OGM. La Comisión solamente ha prometido de forma bastante vaga "hacer propuestas", pero eso no será sin duda con la obligación del seguro, que ésta no quiere (y los productores de OGM tampoco). Por otra parte, las autorizaciones de comercialización hacen referencia a una duración demasiado larga (diez años), por culpa del Parlamento Europeo, que se dejó engañar por los grupos de presión. La cláusula de salvaguarda nacional del artículo 23 no es aún suficientemente fuerte, ya que un Estado miembro puede ver cómo se le impone una autorización de comercialización que sería válida en todo el territorio de la Comunidad.

Finalmente, entre las disposiciones más tristes, se señalan aquellas que conciernen a la información al público: los lugares de cultivo de plantas OGM con fines comerciales deberán notificarse las autoridades competentes y "comunicarse al público de forma apropiada por parte de estas últimas". Dicho de otra forma, en ese caso, no habrá obligación de informar de forma abierta y transparente. Este método de minimización de la información nos recuerda al que la Comisión utilizó ya al inicio de los años 90, en el momento en el que se desarrollaba la epidemia de las "vacas locas". Decididamente, las autoridades europeas son reincidentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Bordes, Cauquil y Laguiller (GUE/NGL ), por escrito. - (FR) Al votar en contra de este informe, no lo hemos hecho ni contra la investigación en el ámbito agrícola ni contra los científicos que realizan investigaciones en ese ámbito.

Pero los resultados de estas investigaciones son inevitablemente utilizados por los grupos de sociedades del sector agroalimentario, con lo que refuerzan además el dominio sobre la agricultura, ya que los agricultores deberán, cada vez con más frecuencia, acudir a estos grupos para obtener las semillas, etc..

Nosotros no confiamos en absoluto en esos grupos de empresas agroalimentarias, cuya acción está exclusivamente motivada por la búsqueda del máximo beneficio, aunque ello vaya en detrimento de la salud de los consumidores y del equilibrio ecológico. Ahora bien, nada en la propuesta de directiva permite pensar que la liberación de los OGM, y sobre todo su comercialización se sometan a controles draconianos, que incluyan una prohibición total si ése es el interés de la sociedad, con el riesgo de chocar contra los intereses de los grupos de empresas del sector agroalimentario.

El hecho de que estos grupos hayan continuado vendiendo harinas de origen animal, una vez demostrado su carácter nocivo y el laxismo, por no decir complicidad, de los Estados y de las instituciones europeas a su cargo, constituyen ya una advertencia grave y que se pagará sin duda cara en el futuro.

En consecuencia, hemos votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Désir y Lienemann (PSE ), por escrito. - (FR) Votaremos en contra del informe presentado por David Bowe en nombre del comité de conciliación, ya que los objetivos esperados de la revisión de la directiva 90/220 sobre la liberación intencional de OGM no se han alcanzado; ahora bien, al tratarse de una cuestión tan fundamental para nuestros ciudadanos, el Parlamento Europeo debería haber conseguido un acuerdo sobre la totalidad de los problemas planteados y la simultaneidad de la aplicación de todas las medidas que garantizan el principio de precaución.

Sin duda, en comparación con la antigua directiva (exclusión de los productos farmacéuticos y renovación de las autorizaciones) se han alcanzado algunos progresos, pero no podría aceptarse una directiva que no garantizase la rastreabilidad, el etiquetado o la responsabilidad de los productores.

¿Cómo considerar liberaciones de OGM sin la responsabilidad formal de los industriales, sin una directiva que regule el problema de la rastreabilidad y etiquetado de los OGM? La Comisión anuncia su intención de presentar proyectos de directiva pero, ¿cuándo serán aprobadas? ¿Cuál será su contenido? No se puede votar sobre la liberación sin estas garantías.

No debemos olvidar las consecuencias de la crisis de la EEB, el principio de precaución, los principios de seguridad alimentaria y los peligros más que ciertos de transmisión a los demás cultivos, a riesgo de olvidar las repercusiones sobre la salud humana. En cualquier caso, cinco Estados miembros han anunciado ya su voluntad de mantener una moratoria estricta contra cualquier nueva comercialización de OGM, aunque la revisión de la directiva debería ser aprobada, y los felicito por ello.

Este proyecto de directiva es más peligroso por sus omisiones que por su contenido. El Parlamento Europeo ha insistido sin embargo mucho, durante el procedimiento de conciliación, en reglas de etiquetado y rastreabilidad claras para los OGM, al ser estas reglas esenciales para los consumidores que no pueden decidir sobre la compra posible de productos que contengan OGM más que si estos últimos están etiquetados de forma adecuada. Se trata en este caso de un engaño. Es más importante que el principio de precaución pueda más que los intereses comerciales de algunas multinacionales y que sólo se tome en consideración la protección de los consumidores europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Figueiredo (GUE/NGL ), por escrito. - (PT) La transacción a que llegaron el Parlamento Europeo y el Consejo es claramente insuficiente, aunque el contenido de esta propuesta de directiva sea mejor que la propuesta inicial y, sobre todo, más completo que la directiva anterior.

Pero es preciso tener en cuenta que actualmente está en vigor una moratoria respecto de los OGM, que expirará cuando haya entrado en vigor esta nueva directiva.

Ahora bien, aunque es cierto que la Comisión se comprometió a presentar propuestas legislativas apropiadas sobre etiquetado y rastreabilidad durante 2001, que completarán el régimen de etiquetado existente de conformidad con el Libro Blanco sobre la seguridad de los alimentos, es importante que se mantenga la moratoria al menos durante todo el proceso de elaboración y aprobación de dicha legislación.

 
  
MPphoto
 
 

  Krivine (GUE/NGL ), por escrito . - (FR) La nueva directiva sobre liberación intencional de OGM pretendía "incluir todos los aspectos ecológicos directos o indirectos ". Es obligado constatar que el resultado sigue lejos de las ambiciones manifestadas y que los temas que preocupaban se han apartado.

Así, la cuestión de la responsabilidad ambiental que cubre los daρos causados por los OGM se aplaza para más tarde, al igual que la consideración de los posibles efectos acumulados a largo plazo vinculados a la interacción de varios OGM. En definitiva, se autoriza la liberación de OGM en la agricultura sin saber realmente cuáles son los riesgos y sin saber tampoco quiιn será jurídicamente responsable de los daños ocasionados.

Las incertidumbres declaradas por los redactores de la directiva muestran de nuevo que es indispensable imponer una moratoria a la producción de OGM por razones vinculadas a la ecología y a la salud pública. Al conformarse con encuadrar de forma imperfecta su liberación, la directiva se opone a la exigencia de la moratoria, y es ésa la primera razón por la cual voto en contra del informe. Además, las implicaciones sociales y democráticas de la expansión de los OGM son perfectamente conocidas: esa expansión refuerza aún más la dominación de la agroindustria sobre los productores y los consumidores. La directiva dedica aquí la mayor parte a los grandes industriales, y es ésa la segunda razón por la cual voto en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Meijer (GUE/NGL ), por escrito . - (NL) La elección en cuanto a la manipulación genética parece situarse ahora entre el mantenimiento de una reglamentación vieja, que si bien es cierto resulta insuficiente, no constituye ningún peligro gracias a una moratoria, y una reglamentación nueva que es algo mejor, pero no garantiza la supervivencia de la moratoria. Ya señalé el martes, en el debate sobre esta cuestión, que la verdadera elección es otra. Una posibilidad es autorizar su aplicación comercial, aceptar que se produzcan cambios incontrolados en la naturaleza y favorecer la venta de productos nuevos que conllevan un riesgo todavía desconocido para los consumidores legos. La otra posibilidad es que la moratoria de la aplicación comercial continúe y, mientras tanto, solamente se efectúen investigaciones científicas. Investigaciones científicas que requerirán todavía mucho tiempo para determinar cuáles serán a largo plazo las posibles consecuencias positivas y negativas de la manipulación genética. Me inclino por esta última posibilidad, pero desgraciadamente, no es está la predisposición que reina hoy aquí. En mi opinión, la falta de decisión de la mayoría tanto del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea como del Grupo de los Verdes, crea un desconcierto que provoca que ahora haya una abstención de voto. Mi partido, el Partido Socialista de los Países Bajos, no considera que esto sea una solución. Voto, por ello, en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Papayannakis (GUE/NGL ), por escrito . – (EL) La formulación final de la nueva directiva sobre los organismos modificados genéticamente (OMG) contiene, sin duda, algunos elementos positivos, como son la mejora de los controles, los registros públicos, la progresiva erradicación de los genes resistentes a los antibióticos, etcétera. No obstante contempla la concesión permisos para cultivos a escala masiva, y en mi opinión no aplica consecuentemente el principio de prevención.

Durante el debate se han puesto de manifiesto los importantes peligros procedentes de los OMG sin que hayamos escuchado ninguna respuesta o argumento convincente. Nos referimos a los peligros para la salud pública (alergias, aumento de la resistencia a los antibióticos, eventual toxicidad), así como, más en general, para los ecosistemas en los que se liberan los OMG (amenazas para la biodiversidad...). Hay que añadir igualmente el hecho de que, tal y como reconoce todo el mundo, los conocimientos actuales sobre los OMG son aún insuficientes, puesto que carecemos de conocimiento sistemático y comprobado sobre las modalidades de actuación y evolución del conjunto del material genético que se introduce en el gen. De hecho, se han registrado “accidentes” y “sorpresas” en el caso de determinadas intervenciones genéticas de esta naturaleza en los Estados Unidos, en Australia, y en otros lugares. La propia posición común del Consejo fue adoptada a pesar de que países miembros como Francia, Italia y Dinamarca manifestaron que consideraban necesaria una nueva moratoria de cinco años. Todo esto refuerza nuestras reservas y nuestra convicción de que, más allá de la necesidad de redoblar las medidas de control e inspección, no es el momento oportuno de legalizar la interesada liberación de OMG en el medio ambiente.

Además, no estamos en absoluto convencidos de la contribución de los OMG a la productividad agrícola y al desarrollo; ni siquiera —y es algo que están revelando diferentes investigaciones norteamericanas en un gran número de zonas en las que hay cultivos con OMG— de su contribución a cierta reducción de determinados pesticidas. Es evidente que una razón fundamental de la insistencia en la propagación de los OMG es la posibilidad, tal y como recientemente ha señalado en la prensa italiana el Ministro italiano de Agricultura, que se les brinda a determinadas empresas de que se les reconozcan patentes y derechos exclusivos de explotación de variedades concretas de OMG.

Por todas estas razones, no podemos votar a favor de la posición común configurada en torno a la nueva directiva sobre los OMG.

 
  
  

- Informe García-Orcoyen Tormo (A5-0033/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Breyer (Verts/ALE ) . - (DE) Señora Presidenta, hemos votado a favor del informe porque estamos ante un instrumento importante que nos permite premiar aquellas empresas que van más allá de las demás. EMAS ha de convertirse en un aliciente. Sin embargo, nos decepciona que el informe no tenga en cuenta las BAT, las mejores técnicas disponibles. Lamentamos profundamente que los grandes Grupos políticos no hayan respaldado esta propuesta, puesto que al incorporar dichas técnicas habríamos creado otro incentivo más para que las empresas acaben aplicando realmente la mejor técnica disponible.

En todo caso, es de esperar que gracias a la presente iniciativa las empresas se animen a adherirse a EMAS, lo cual ha de considerarse un logro considerable, tanto más cuanto que en este momento el registro se ha estancado debido a la competencia del sistema ISO 1400. Esperemos que la presente decisión rectifique esta situación, ya que EMAS funciona manifiestamente mejor que ISO. EMAS premia a los mejores en tanto que ISO solamente premia a quien obtenga mejores resultados que antes, sin que se defina y se indique claramente qué hubo antes. Es por eso por lo que hemos respaldado el presente informe. Esperamos que produzca un aumento del número de organizaciones registradas en EMAS, especialmente en Alemania, donde el registro en EMAS ya es muy habitual. Confiamos en que el sistema se convierta en un aliciente para que las empresas mejoren sus instrumentos medioambientales y actúen en favor del medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, he votado contra el informe relativo al reglamento sobre la adhesión voluntaria al programa EMAS. He votado en contra porque soy contrario a la palabra “voluntariamente” que figura en el título. Va siendo hora de que, en la actividad legislativa europea en el campo del medio ambiente, se actuara realmente en serio. Los daños causados por la ligereza de los pasados años y por la ausencia de voluntad de los gobiernos de respetar el medio ambiente nos han llevado a la terrible y pésima situación en la que nos encontramos. Creo que las directivas y los reglamentos que ordenan respetar el medio ambiente tienen que ser obligatorios y no se puede confiar a la voluntariedad y a la buena voluntad de las empresas que respeten estas reglas.

 
  
MPphoto
 
 

  Meijer (GUE/NGL ), por escrito . - (NL) ¿Quién evalúa el grado de respeto del medio ambiente de las empresas? En el informe del comité de conciliación, se menciona el resultado final de la conciliación con particular satisfacción. Ello se debe al compromiso con que se han aceptado y rechazado las enmiendas. En cuanto a las enmiendas aceptadas, figura, entre otras, el deseo manifestado en lecturas anteriores por el Parlamento de permitir que no solamente las grandes instituciones de verificación, sino también las auditoras independientes y las auditoras medioambientales puedan participar en el sistema comunitario de gestión medioambiental y de auditorías medioambientales, y en la expedición de certificados. En Alemania sí existe esta posibilidad, pero en los Países Bajos y en Dinamarca, las grandes instituciones intentan oponerse a ello. Recuerdo la enmienda de la entonces diputada Van Putten, del Grupo del PSE, cuyo objetivo era impedir que algunos países continuaran excluyendo a las auditoras independientes. Constato que este deseo no ha contado con la atención necesaria durante la conciliación. Con ello, el problema se reenvía a los dos Estados miembros afectados. No se consigue nada con ello, ya que el grupo excluido de interesados continuará invocando la existencia de un reglamento europeo. Preveo que en el futuro habrá diferencias de interpretación sobre este problema que no se ha resuelto ahora, y pediré dentro de poco una aclaración a la Comisión Europea.

 
  
  

- Recomendación para la segunda lectura Bosselli (A5-0043/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, sobre el informe relativo a la salvaguardia del derecho de autor, he votado a favor. Soy favorable a una reglamentación europea de este importante sector, pero tengo que decir que, después de haber votado, me ha venido una duda, que espero en el futuro pueda ser resuelta. Antes de entrar en la Sala, me he encontrado con un joven, Marcello, de Pescara. Me ha dicho – usted no se lo creerá, señora Presidenta – que toma mis declaraciones de voto y las pega en la pared de su despacho. ¡No, no me lo he inventado, es verdad! Evidentemente, las considera interesantes y dignas de ser puestas a la vista. Ahora bien, he aquí mi pregunta y mi duda: ¿esta directiva también protege el derecho de autor del Sr. Fatuzzo cuando presenta sus declaraciones de voto? ¡Espero que sí! Si fuera así, me sentiré aún más feliz de haber votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Goebbels (PSE ). – (FR) Señora Presidenta, siempre resulta difícil llegar a un equilibrio justo entre la protección necesaria de los derechos de autor y la protección del derecho al conocimiento y al saber de todas las personas.

Mi amigo, Jacques Poos, y yo mismo hemos votado prácticamente en contra de todas las enmiendas presentadas por la comisión de este Parlamento y por los diputados, porque hemos considerado que la posición común inicial era muy equilibrada.

Observo además con gusto que después de esta batalla de enmiendas y después de todas las presiones de grupos de todo tipo, la posición común prácticamente no ha cambiado. Creo que ofrece a este Parlamento y al Consejo una buena base para poner solución a este difícil problema.

 
  
MPphoto
 
 

  McCarthy (PSE ). – (EN) Señora Presidenta, yo también acojo con satisfacción la votación de hoy sobre los derechos de autor en la sociedad de la información. Éste ha sido un ámbito muy polémico y difícil de legislar, pero hoy hemos conseguido que prevalezca el sentido común. Podemos estar tranquilos de que con nuestra votación estamos proporcionando – por ejemplo, con la enmienda 5 – protección a los titulares de los derechos de autor contra la posible piratería en Internet, y también hemos descartado algunas enmiendas presentadas por el Grupo PPE que habrían sido muy perjudiciales para los titulares de los derechos de autor.

Al mismo tiempo, no estamos negando el acceso de los ciudadanos y, en particular, de los usuarios y las comunidades más desfavorecidos al mundo feliz de la sociedad de la información. La votación de hoy significa que ya podemos suscribir el Tratado de la OMPI y podemos ofrecer a nuestras empresas creativas protección internacional de sus derechos de autor. El sector de los juegos de ordenador de mi región representa la tercera parte del mercado mundial de este tipo de juegos. Debemos proteger a estas empresas que crean puestos de trabajo e impulsan nuestra economía – no sólo a nivel local, sino en el ámbito europeo. Ahora podemos esperar que futuras revisiones de la legislación y la labor del comité de contacto garanticen que no se producen violaciones ni abusos de los derechos de autor en Internet, así como ninguna limitación de un uso realmente privado o justo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ahern (Verts/ALE ), por escrito . – (EN) Las grandes estrellas irlandesas Boyzone y The Corrs han pedido al Parlamento Europeo que proteja su música en la era de Internet.

Para la música y las casas de discos de Irlanda es muy importante que se pueda tener acceso legalmente a la música a través de Internet. Es especialmente importante que el éxito de las jóvenes promesas de la música no se vea amenazado por la piratería. La industria de la música se desmoronaría sin la debida protección contra la piratería en Internet.

Los derechos de autor y de las personas creativas de todo tipo son una prioridad, aunque la directiva contempla asimismo la posibilidad de que las bibliotecas sigan haciendo copias para uso particular. No obstante, las bibliotecas han reconocido que los derechos de autor son una prioridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Blak, Lund y Thorning-Schmidt (PSE ), por escrito. – (DA) Los socialdemócratas daneses hemos votado hoy en la segunda lectura de la propuesta por la que se modifica la directiva relativa a los derechos de autor en la sociedad de la información a favor de asegurar el necesario equilibrio que debe existir entre los intereses absolutamente legítimos de los propietarios de los derechos por proteger sus derechos con respecto a las nuevas posibilidades que proporciona Internet, por un lado, y la atención al interés del público por utilizar las posibilidades de Internet en beneficio del intercambio de información, condición necesaria para el desarrollo de la sociedad del conocimiento, por otro lado.

En la votación hemos votado a favor de las enmiendas destinadas a posibilitar a los servidores de servicios públicos (“public service-stationer” ) el intercambio de los llamados servicios a petición (“on demand-services” ). Hemos actuado así porque nos parece importante que no se pongan obstáculos innecesarios a los servidores de servicios públicos (“public service-stationer” ) para que sigan formando parte del conjunto global de medios. Hemos hecho especial hincapié en la obligación de que los servidores de servicios públicos (“public service-stationer” ) pagen naturalmente por el uso del material de los que otros tienen los derechos.

En la votación también hemos hecho hincapié en que no se planteen restricciones innecesarias a la enseñanza, la investigación y a las bibliotecas, dos de los pilares de una democracia moderna.

 
  
MPphoto
 
 

  Inglewood (PPE-DE ), por escrito . – (EN) En la era digital es importante que los problemas de derechos de autor y propiedad intelectual no impidan a las cadenas de radiodifusión hacer uso de sus archivos. En el Reino Unido no tenemos este problema, pero entiendo que en otros lugares puede ser difícil.

En base a la experiencia en el Reino Unido, no vemos ningún motivo por el que las cosas tengan que ser así, y por ello los Conservadores británicos votaremos ahora en contra de la enmienda 11. No obstante, si esta cuestión no puede ser solucionada satisfactoriamente sin legislación, creemos que debería ser revisada como parte de la revisión de la directiva que se llevará a cabo dentro de 18 meses.

 
  
MPphoto
 
 

  Bordes, Cauquil y Laguiller (GUE/NGL ), por escrito. - (FR) Evidentemente, estamos a favor del derecho de autores, artistas, compositores, intérpretes, escritores, periodistas, etc., a vivir dignamente de su trabajo. Por ello, apoyamos sus reivindicaciones relativas a la defensa de los derechos de autor.

Pero, con mucha frecuencia, aquellos que esgrimen los derechos de autor para enmascarar sus propios intereses son las grandes discográficas, las grandes editoriales, las grandes empresas de edición de CD-rom, los dueños de los medios de comunicación y de Internet, que obtienen sus beneficios precisamente de los autores y en detrimento de los consumidores, quedando estos últimos con mucha frecuencia excluidos de la cultura, aunque sólo sea por el coste de los libros, de los CD, etc. Para estas grandes empresas, los derechos de autor no significan más que su propio derecho a conseguir el máximo beneficio a costa de los autores y del público así como de las organizaciones, por ejemplo de las bibliotecas de préstamo, que intentan poner a disposición del público obras a las cuales sin ello nunca habría acceso.

Nos hemos abstenido en muchas enmiendas al texto, que intenta conciliar los intereses de los capitalistas de la información y los de los autores así como los del público, votando aquellas que protegen realmente los intereses de los autores y el derecho del público.

 
  
MPphoto
 
 

  Scallon (PPE-DE ), por escrito . – (EN) Declaro un interés en la cuestión de los derechos de autor. Un asesor jurídico me ha dicho que, no obstante, tengo derecho a participar en la votación en mi calidad de autor individual. No soy ningún miembro a sueldo de un grupo de interés.

 
  
MPphoto
 
 

  Whitehead (PSE ), por escrito . – (EN) Al igual que otros diputados que intervinieron al inicio de este debate, me he abstenido en la votación porque soy titular de derechos de autor en el ámbito de documentales de televisión y libros. Ninguno de dichos intereses guarda ninguna relación directa con posibles beneficios financieros para mí en el supuesto de que se aprueben las enmiendas, y en cualquier caso – al igual que el ponente, Sr. Boselli – me opongo a muchas de ellas. No obstante, la actitud más sensata es abstenerme y felicitar al Sr. Boselli por haber negociado con éxito un informe que se acerca tanto a la posición común y por haber logrado el equilibrio.

 
  
MPphoto
 
 

  Caudron (PSE ), por escrito . - (FR) Con ocasión de la votación del informe Bosselli, deseo decir con claridad que con este informe y el gran debate que ha provocado, lo que se ha planteado es la cuestión del futuro cultural de Europa, estrechamente vinculado a los medios concedidos a sus creadores.

El mundo cultural y los creadores no se han engaρado, y se han movilizado con gran energνa. Me he reunido con muchos de sus representantes, he leνdo sus documentos y creo, al igual que muchos aquν en este hemiciclo, que tienen razσn.

Por supuesto, cada cual tiene interés en que las obras se difundan ampliamente, y en especial a través de los nuevos medios de comunicación. Pero ello no ha de conducir a un pillaje salvaje. De ahí la necesidad absoluta de dirigir bien el proceso y, en especial, conservar la confidencialidad de un estatuto realmente privado.

Tras las votaciones de hoy, la batalla esta aún lejos de ganarse. Ésta es una razón de más para continuar el combate ciudadano por una Europa que no sea simplemente un "monstruo" económico y financiero, frío y sin corazón.

 
  
MPphoto
 
 

  Figueiredo (GUE/NGL ), por escrito. - (PT) No se puede considerar como simple mercancía la producción creativa de los escritores y artistas en general, por lo que es esencial encontrar soluciones técnicas que garanticen y fomenten la creación literaria y artística y, simultáneamente, divulguen las obras producidas. Incluso con la utilización de las nuevas tecnologías es importante tener en cuenta esos aspectos.

La propia defensa de los intereses de los usuarios entraña la existencia de buenas obras, el fomento de la creatividad y, naturalmente, el apoyo a su divulgación. Por eso lamentamos que no se hayan aprobado algunas propuestas presentadas por el Grupo GUE/NGL, del que somos miembros, encaminadas a fortalecer los derechos de los autores.

Pero, en cualquier caso, pese a sus limitaciones, reconecemos cierta evolución positiva en la posición final y esperamos que los Estados miembros presten atención particular a ese aspecto de la creación artística y literaria y al fomento de su divulgación, respetando los derechos de los autores.

 
  
MPphoto
 
 

  Manders (ELDR ), por escrito . - (NL) Quiero felicitar ahora al ponente y al Comisario por el resultado logrado en este importante informe, que es casi en el que más han actuado los grupos de presión ¿Por qué tanto grupo de presión? Porque de este informe resulta legislación que tiene un enorme impacto en la sociedad, de la que los grupos de presión deben ser portavoces. Finalmente, yo mismo estoy muy satisfecho con el resultado alcanzado, que logra un equilibrio adecuado entre los intereses de los consumidores, de la industria y de los titulares de los derechos.

Aunque he aconsejado al grupo liberal que siga las líneas de la posición común, incluyendo las enmiendas de compromiso del ponente, y que rechace las restantes enmiendas con vistas a la toma de posición en el grupo, yo mismo he permitido que se vote de forma diferente en cuanto a esto último.

Considero que el derecho de autor tiene como objetivo proteger a los autores titulares de derechos y, opino, que podría haberse hecho mejor de lo que ahora se ha aceptado en el informe.

Me preocupa la cantidad de excepciones posibles por Estado miembro en lo que a las posibilidades de copia respecta, y la posibilidad de poder intervenir con medidas técnicas, ya que opino que con ellas puede verse obstaculizados los principios del mercado interior.

En el caso de las excepciones impuestas por la Administración, deberá abonarse siempre una compensación razonable, no importa quién la pague, puesto que considero inaceptable que los titulares de derechos deban cederlos de forma gratuita. En lo que a la enmienda 2 se refiere, creo que hay que evitar que se produzca un pago doble.

Me gusta el objetivo de la enmienda 11, pero me parece que en este caso su formulación va demasiado lejos. Por supuesto, es deseable que las grabaciones antiguas también se puedan escuchar o ver a través de la autopista digital, pero abonando una compensación a los titulares de los derechos, y si se demuestra que éstos son difíciles de hallar, entonces, debe funcionar un sistema de licencia colectiva como red de protección.

En lo que a la "memoria tampón" (caching) se refiere, hubiera deseado que este informe estuviera más cerca de la directiva sobre comercio electrónico.

Las técnicas digitales funcionarán finalmente mediante la autorregulación y no veo esto como una amenaza, sino como una posibilidad para un desarrollo mayor de nuestra sociedad.

En conjunto, estoy muy satisfecho con el resultado y opino que Europa contará con una legislación más equilibrada que la americana, aplaudida por muchos.

 
  
MPphoto
 
 

  Martinez (TDI ), por escrito . - (FR) La protección de los derechos de autor y de los derechos afines, factor de creación, es ya en sí un problema difícil. Su importancia aumenta en la nueva sociedad llamada, falsamente por cierto, de la información. Efectivamente, las nuevas técnicas, de las cuales el símbolo es Internet, parecen permitir una libertad total que favorece al consumidor pero impide al creador y a la industria obtener la totalidad de los beneficios de las obras y reproducciones.

De ahí la difícil conciliación de intereses triangulares entre consumidores, industrias e interesados. ¿De qué forma proteger el beneficio de la industria llamada cultural sin poner fin al libre "derecho de recogida" de todas las obras que se encuentran navegando por Internet?

Para la industria que rentabiliza las técnicas de la información, llamadas con ampulosidad, tecnologías, la propuesta de directiva de Bruselas sobre los derechos de autor constituye un buen compromiso.

Para los autores y compositores, este compromiso debilita la protección de los derechos de autor. Efectivamente quedarían excluidos del perímetro de protección los archivos de los radiodifusores, las obras consultadas mediante biblioteca o mediateca, las reproducciones efímeras, etc.

Los autores exigen legítimamente compensaciones equitativas para las pérdidas que sufren por los supuestos de excepción. Para ellos, debe ser por vía contractual como ha de asumirse el compromiso entre los intereses en liza.

Estas excepciones a la protección serían, de hecho, expropiaciones para las cuales debe haber indemnización.

 
  
MPphoto
 
 

  Meijer (GUE/NGL ), por escrito . - (NL) En vano, tantos grupos de presión han enviado su opinión sobre la votación relativa a las enmiendas sobre los derechos de autor. Los creadores tiene un interés distinto del de los consumidores y, juntos, tienen otros intereses que los de los comerciantes de música, manuscritos y representaciones. Los artistas obtienen sus ingresos de sus obras. La sociedad les exime de otro trabajo al pagarles sus productos. Si este pago desaparece, tienen que buscar otro trabajo. Los consumidores, por el contrario, querrían disponer gratuitamente de estos productos. Se acepta que haya que pagar por un libro o por una representación teatral, y que un museo sea financiado con el dinero de la Administración o a través del pago de una entrada. Sin embargo, muchas cosas han cambiado por el desarrollo de las fotocopiadoras, de los videos, de los discos compactos vírgenes y de la "carga" desde el ordenador. Uno paga al fabricante del aparato, pero prefiere no pagar a la persona de cuyo trabajo disfruta. Además, hay empresas que utilizan los productos artísticos para ganar dinero en el comercio intermedio o como cebo para atraer clientes. Estoy a favor de los productores y de los consumidores en la votación sobre los derechos de autor, y no a favor del comercio, sigo así los deseos de los sindicatos y de las asociaciones de artistas.

 
  
  

- Recomendación para la segunda lectura Miller (A5-0039/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  MacCormick (Verts/ALE ). – (EN) Señora Presidenta, agradezco la oportunidad de intervenir en nombre de mi Grupo. Ayer en el debate, la falta de tiempo impidió que participara alguno de nosotros, pero se trata de una propuesta que hemos respaldado incondicionalmente en comisión y que hemos respaldado incondicionalmente hoy. Me ha alegrado, en particular, que la enmienda 9 haya sido rechazada y que hayamos sacado adelante la directiva, en buena medida, en el estado en que salió de la Comisión de Asuntos Jurídicos bajo la hábil orientación del ponente, Sr. Miller.

Es una directiva muy esperada y sumamente importante para las personas con discapacidad. Nuestro Intergrupo sobre personas con discapacidades ha estado haciendo campaña en favor de la directiva durante mucho tiempo, al igual que el Foro Europeo de Personas Minusválidas. Han sido necesarios nueve años para llegar hasta aquí.

Lo que estamos consiguiendo es garantizar unas normas mínimas de seguridad relativas al diseño de los autobuses que circulen en Europa y unos requisitos básicos que garanticen la accesibilidad para las personas con discapacidad y aquéllas con movilidad reducida, entre las que se incluyen las personas de edad – sin duda, el Sr. Fatuzzo, entre otros – y los padres con niños pequeños que utilizan los autobuses urbanos.

Esto es realmente importante. Mi Grupo desea declarar su solidaridad con todos aquellos que se verán favorecidos por esta iniciativa. Una de las señales de la civilización avanzada en la época que me ha tocado vivir es prestar mayor atención en lugares públicos y actividades públicas para garantizar que nuestros conciudadanos que tienen la enorme desgracia de padecer algún tipo de discapacidad o minusvalía puedan participar plenamente de la vida pública de nuestras sociedades. Podemos sentirnos orgullosos de eso y felices de que se haya aprobado esta directiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlsson, Gunilla (PPE-DE ). – (SV) Señora Presidenta, la primera vez que se presentó la posición común, en 1998, fue rechazada por el Parlamento. Entonces hubo una amplia mayoría en torno a que de esta manera la Comisión estaría obligada a disminuir muy seriamente las regularizaciones en Europa. El Grupo PPE mantiene esta misma línea. Me sorprende que el Parlamento no tenga hoy la misma postura respecto a esta muy complicada, muy técnica y detallada propuesta.

Considero que no es decoroso que el Parlamento se dedique a discutir si la inclinación del suelo debe ser de 12 o de 12,5 por ciento. Por eso, justamente, opino que es importante que mantengamos la línea que sostuvo el parlamento en 1998.

Me preocupa que haya quienes cambien de opinión tan rápidamente. La Comisión debería ocuparse de esto, para conseguir mejores maneras de legislar en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, he votado con gusto a favor de este informe que permite entre otras cosas, además de regular la forma y otras características técnicas de los autocares con más que ocho plazas, también la posibilidad para ancianos, discapacitados, etc., de acceder a estos medios. También he votado contra la enmienda 9 que pedía que no se debatiera este documento. ¿Por qué? Quizás sea verdad que a veces el Parlamento europeo legisla demasiado sobre aspectos técnicos, por ejemplo cuando debatimos sobre curvatura de los plátanos y los pepinos, como dijo ayer el Presidente Prodi, pero ciertamente no cuando debatimos si dejar por fin que suban también a los autocares los afectados por alguna discapacidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Raschhofer (NI ) . - (DE) Señora Presidenta, estimados colegas, les comunico en nombre de mi Grupo que nos hemos sumado al punto de vista del Sr. Rübig, tal y como quedó expuesto antes de la votación, porque el asunto nos parecería francamente absurdo si no fuera al mismo tiempo un tanto cómico. Creo que este Parlamento no está llamado a hacer de experto de normalización en materia de problemas técnicos. Así por ejemplo, según este informe los padres con hijos que se desplacen en un coche deportivo han de considerarse personas con movilidad reducida. A raíz de eso yo me pregunto si la niñera o el tío o el abuelo que algún día cuiden de esos niños también son o no son personas con movilidad reducida. Bromas aparte, considero que los ciudadanos europeos que siguen este debate se preguntan con razón si en el Parlamento no tenemos nada más importante que hacer. Por ello, hemos de dejar las cosas en su sitio. La subsidiariedad no debe ser una palabra vana, sino un principio que se lleve a la práctica.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  McCarthy (PSE ), por escrito . – (EN) Hoy este Parlamento puede sentirse orgulloso de haber votado a favor de mejorar los derechos de las personas con discapacidad. En particular, el presente informe es una victoria para los usuarios con discapacidad de los transportes públicos. Hemos tardado nueve años en conseguir esta legislación. Las nuevas especificaciones técnicas que hemos aprobado garantizarán el acceso en silla de ruedas a los medios de transporte públicos. Crea unas normas de seguridad mínimas y establece unos requisitos de accesibilidad que favorecerán a las personas de edad con movilidad reducida y a los padres con cochecitos que suben a los autobuses urbanos.

Es lamentable que el PPE haya intentado, por razones técnicas, eliminar esta legislación con la enmienda 9. El Foro Europeo de Personas Minusválidas y el Intergrupo del Parlamento sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad han hecho campaña con tesón durante mucho tiempo en favor de este tema. Es una manipulación política cínica jugar con los derechos de las personas con discapacidad. Con la aprobación de esta legislación, podemos decir que, como Parlamento, legislamos para todos los ciudadanos en favor de la igualdad de accesibilidad e igualdad de derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  Figueiredo (GUE/NGL ), por escrito. - (PT) Hemos votado a favor de la posición común porque recoge una parte importante de las reinvindicaciones de las asociaciones de discapacitados, elimina derogaciones previstas en la propuesta de directiva y establece principios que se deben cumplir para garantizar una mayor accesibilidad a las personas discapacitadas.

En esta segunda lectura, la ponente insiste en la ampliación del concepto de "pasajero con movilidad reducida" y en las condiciones de mayor accesibilidad, de acuerdo con la perspectiva de las asociaciones de esa esfera, cosa que es positiva.

Por último, he de decir que nuestra posición ha sido totalmente contraria a la perspectiva defendida por el PPE, que pretendía derrotar la posición común ya obtenida, lo que ponía en entredicho los derechos de las personas discapacitadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Titley (PSE ), por escrito . – (EN) Deseo felicitar de todo corazón a mi colega Laborista Sr. Miller por su informe que mejora la accesibilidad de los vehículos de más de ocho plazas.

Apoyo plenamente las medidas encaminadas a mejorar la accesibilidad para las personas con movilidad reducida a los autobuses urbanos con la introducción de autobuses equipados con rampa o elevador y piso rebajado. Esa directiva cambiará la vida de las personas de edad, de las personas con discapacidad y de los padres con niños pequeños que viven en las ciudades de todo el Noroeste y que ahora podrán utilizar los autobuses locales con la misma facilidad que cualquier otra persona.

Por otra parte, esta directiva no sólo beneficia a las personas de edad, la personas con discapacidad – incluidos los invidentes – y los padres con niños pequeños. Estamos intentando ampliar la definición de "persona con movilidad reducida" de manera que incluya a todos aquellos que tengan dificultad para utilizar el transporte colectivo, como las personas con equipajes pesados, las mujeres embarazadas y las personas con carritos y bolsas de la compra.

Todos hemos subido alguna vez a un autobús cargados con bolsas procedentes del supermercado más próximo y, en lo que a mí respecta, ciertamente espero que la vuelta a casa en autobús me resulte lo más fácil y lo menos estresante posible. Se trata sencillamente de medidas sensatas que facilitarán mucho la vida de personas de toda Europa, en particular, en Gran Bretaña, donde los autobuses constituyen un medio de desplazamiento imprescindible en las ciudades.

La Directiva sobre autobuses y autocares garantizará unas normas mínimas de seguridad en el diseño de los autobuses que circulen en Europa y unos requisitos básicos que garanticen el acceso de personas con movilidad reducida, tales como que se sigan fabricando los actuales autobuses de piso rebajado, y mejores dispositivos para los pasajeros con problemas de movilidad, especialmente los usuarios de sillas de ruedas y los padres con sillitas para niños.

Doy luz verde a estas medidas y espero poder disfrutar de un trayecto en autobús más agradable cuando regrese a casa desde el centro de Bolton, después de pasar la tarde del sábado haciendo compras.

 
  
MPphoto
 
 

  Sacrédeus y Wijkman (PPE-DE ), por escrito . – (SV) Opinamos que el Parlamento Europeo carece de competencia suficiente para adoptar decisiones respecto a detalles técnicos de naturaleza tan específica como éstos, aunque en principio respaldamos las normas de la propuesta de directiva. Por ese motivo, respaldamos la enmienda que promueve el rechazo de la postura común.

 
  
  

- Informe Müller (A5-0025/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, he seguido con atención el informe presentado por la diputada Emilia Franziska Müller, también en el seno de la comisión de medio ambiente. He votado a favor de esta regulación relativa a los complementos alimenticios, puesto que es adecuado que sean regulados. ¿Por qué? Veo a muchas, muchísimas mujeres que toman estas paramedicinas para adelgazar, para ser más bellas, para ser más esbeltas, para ser más ágiles, y a veces no saben que gustan más si tienen un poco más de peso. Creo, por tanto, que ciertas sustancias han de ser reguladas. Se ponen en los alimentos unas sustancias que los vuelven afrodisíacos; se venden sustancias como el Viagra. Los jubilados del Partido al que represento no tienen necesidad de estos aditivos y complementos alimenticios. Así pues, piden – y que bien venga – su regulación.

 
  
MPphoto
 
 

  Bonde, Eriksson, Frahm, Krarup, Sandbæk, Herman Schmid, Seppänen y Sjöstedt (GUE/NGL ), por escrito . – (SV) Hemos votado en contra del informe Müller sobre complementos alimenticios. Opinamos que los fundamentos jurídicos son erróneos y que la Unión carece de competencia para legislar y armonizar esta materia. Éste es un asunto que concierne a la salud pública y que tendría que regirse, total o parcialmente, por el artículo 152 del Tratado, siendo, por tanto, imposible de armonizar.

 
  
MPphoto
 
 

  Fiebiger (GUE/NGL ), por escrito. - (DE) El informe sobre la propuesta relativa a la aproximación de las legislaciones en materia de complementos alimenticios significa un paso en la buena dirección, ya que contribuye a la detección de ingredientes que por naturaleza no pertenecen a los productos alimenticios. Ahora bien, lo que importa es la calidad, no la cantidad.

Los complementos alimenticios deben darse a conocer abiertamente, sin miramiento alguno, han de someterse a un control oficial y no pueden ser añadidos a los alimentos mientras no hayan sido notificados a las autoridades competentes. La lista recogida en el anexo es muy apropiada para ello.

No existe, por tanto, motivo alguno para que la obligación de notificación no se introduzca con la misma velocidad en todos los Estados miembros. Mi Grupo es ferviente partidario de que el Libro Blanco sobre seguridad alimentaria se aplique de una forma más radical, no sólo con objeto de prevenir posibles distorsiones del mercado, sino también para transponer sin falta el concepto general del Libro Blanco. Debido a la falta de control, las restricciones impuestas al comercio interior por la legislación vigente no se respetan como es debido. Por eso, ha llegado la hora de que por fin se adopten las medidas necesarias para la puesta en marcha de la ya aprobada Autoridad Alimentaria. Después de la EEB y otras crisis similares es necesario restablecer la confianza del consumidor a través de una mayor transparencia de la cadena alimentaria, mayor seguridad y un etiquetado adecuado mucho más abierto. Llegada a este punto, me permito la observación de que no puedo suscribir el discurso que ayer pronunció el Comisario Fischler. La política agrícola europea quedó reducida al mínimo denominador común. Europa no puede declinar su responsabilidad de esta manera. Estoy plenamente convencida de que el debate público no ha hecho más que comenzar.

 
  
MPphoto
 
 

  Lulling (PPE-DE ), por escrito . - (FR) Los complementos alimenticios constituyen una solución sensata no solamente para colmar las carencias y preservar la salud, sino para prevenir el envejecimiento. Está claro que no deben presentar ningún riesgo para la salud. Por otra parte, doy mi aprobación a los intentos de poner en marcha una base europea en este ámbito, a la vista de la diversidad de disposiciones nacionales correspondientes.

Hemos de evitar sin embargo elaborar una legislación europea demasiado restrictiva. Los especialistas a quienes he consultado afirman que la absorción por vía oral de vitaminas y minerales no presenta prácticamente ningún riesgo. Es necesario también evitar las restricciones y las rigideces administrativas que en Europa nos impiden seguir los descubrimientos científicos y hacer que se beneficien de ellos nuestros conciudadanos.

En el fondo, un complemento no debería considerarse otra cosa que una mejora de la dietética y los análisis deberían focalizarse en la calidad de los ingredientes y de la fabricación, no del contenido.

Es necesario también evitar una lista de vitaminas demasiado restrictiva. ¿Por qué no vitaminas E y D, cuando en la actualidad existe un grave déficit en vitamina D, debido a los temores vinculados a la exposición al sol, lo que implica riesgos elevados de osteoporosis?

No soy ni médico ni experta en la materia, y debo confiar en los científicos. No veo además de qué forma algunos representantes de este Parlamento pueden pretender verse asociados a las decisiones de los científicos en lo que respecta a las dosis mínimas y máximas y a los criterios de pureza, como figura en la exposición de motivos.

He votado a favor del informe, pero he tenido que hacer estas observaciones con la esperanza de conseguir que la Comisión y el Consejo comprendan que, tanto en este ámbito como en otros, un celo exagerado y una reglamentación abusiva y restrictiva no son admisibles.

 
  
  

- Informe Lange (A5-0015/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, acerca de la directiva que regula las características de los vehículos de motor de dos o tres ruedas, he votado a favor, y puedo declararlo con serenidad, con convicción y con satisfacción: primero, porque todavía tengo en las narices la peste que estos ciclomotores difunden en el aire de nuestras bonitas ciudades y, luego, porque un jubilado, en el aeropuerto de Bérgamo, antes de que yo partiera para Estrasburgo, sabiendo que íbamos que votar esta directiva, me exhortó a que votara a favor, subrayando además que deberían ser también regulados los ruidos de estos ciclomotores. Los jubilados aprecian el silencio, las bicicletas y los ciclomotores silenciosos.

 
  
MPphoto
 
 

  Lang (TDI ), por escrito . - (FR) Una vez no hace hábito, estamos de acuerdo con una propuesta de directiva de la Comisión. No es tanto que veamos con buenos ojos una intervención por su parte - saben ustedes lo que pensamos de la construcción europea en su conjunto y de esta institución en particular -, pero es necesario reconocer que por una vez la Comisión ha hecho esfuerzos: consulta previa a los usuarios e industriales, estudio de costes-ventajas, esfuerzos de realismo económico y técnico... ésta es una actuación que no se ha repetido muchas veces en la enorme cantidad de expedientes que tratamos aquí.

Por el contrario, no seguiremos al ponente, del cual no se sabe muy bien si hace todo lo posible por resultar demagogo o si está pagado por nuestros competidores para destruir a los constructores europeos. En el punto en el que se encuentran podría también pedir a los motociclistas que dejaran de respirar para no lanzar a la atmósfera CO2.

Por tanto, sí a unas motos más limpias, sí a nuevos protocolos de pruebas más de acuerdo con el uso real de los vehículos, sí al calendario que los industriales han considerado realista. Pero no a unas normas de emisión irreales, no a unos dispositivos suplementarios que no exigen otros modos de transporte, no, en una palabra, a las enmiendas del Sr. Lange .

 
  
  

- Informe Jensen (A5-0018/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, he votado contra este informe sobre las medidas comunitarias de incentivación en el sector del empleo. Se gastan 55 millones de euros, señora Presidenta, para no crear ni siquiera un puesto de trabajo. Se gastan 55 millones de euros para pagar la publicación, la impresión de folletos, de estadísticas, para hablar, hablar, hablar de como aumentar el empleo.

¡Yo creo que la Unión Europea tiene que pasar de las palabras a los hechos!

 
  
MPphoto
 
 

  Titley (PSE ), por escrito . – (EN) Apoyo plenamente las propuestas para incentivar el empleo en toda la Unión Europea. Sólo podemos luchar contra la lacra del desempleo si existe colaboración entre los 15 Estados miembros.

Empleo, empleo, empleo. De eso es de lo que se trata. Es la campaña lanzada por el Gobierno Laborista y es por lo que Europa está trabajando. Es nuestra principal prioridad y debemos remover cielo y tierra hasta conseguirlo.

Los objetivos establecidos en la Cumbre de Lisboa el pasado año supusieron un paso decisivo hacia la creación de las condiciones idóneas para alcanzar el pleno empleo, con lo que los Jefes de Estado y de Gobierno se propusieron convertir a la UE en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de acompañar un crecimiento económico sostenible de una mejora cuantitativa y cualitativa del empleo y de una mayor cohesión social.

El próximo Consejo de Estocolmo, que se celebrará en mayo, continuará desarrollando la agenda europea en favor de una economía flexible, la liberalización de los mercados del gas y la electricidad, la liberalización de los servicios postales, la reforma del sector de los servicios financieros, propuestas en el ámbito de las telecomunicaciones y el comercio electrónico, medidas para crear un entorno favorable para las PYME, así como objetivos para que las tasas de empleo beneficien a todos nuestros ciudadanos en la Unión Europea. La cooperación en toda la Unión es fundamental para intercambiar información y las mejores prácticas de manera que proporcionen análisis comparativos, además de fomentar enfoques innovadores y evaluar las experiencias.

En Gran Bretaña, nuestro Gobierno Laborista está abriendo camino hacia la creación de puestos de trabajo y el pleno empleo. Con los Laboristas, no sólo se ha reducido a la mitad el desempleo entre los jóvenes, sino que además el Gobierno está introduciendo ahora la formación profesional para que nuestros jóvenes se beneficien de los nuevos conocimientos en altas tecnología y de un mercado laboral en plena evolución. Lo que se pretende es crear una población activa flexible y altamente cualificada en Gran Bretaña.

Señora Presidenta, respaldo plenamente el presente informe que es otra técnica más de comparación a medida que avanzamos hacia el pleno empleo en una economía dinámica basada en el conocimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Bordes, Cauquil y Laguiller (GUE/NGL ), por escrito . - (FR) En sí, el título de este informe no da confianza, ya que en general cuando se trata de incentivos en materia de empleo, se trata de conceder ayudas, desgravaciones o ventajas fiscales a los patronos con el pretexto de crear empleos - que éstos no crean.

Por supuesto, el texto apenas resulta explícito en este sentido y las intenciones de fondo están disfrazadas con consideraciones generales, de las cuales algunas son pertinentes, principalmente la falta de igualdad entre hombres y mujeres en materia de empleo.

Pero las buenas intenciones de palabra no hacen política o, más exactamente, pueden enmascarar una política que no resuelve en absoluto el problema del desempleo.

Para resolver este problema sería necesario adoptar medidas vinculantes con respecto a todos aquellos que disponen de las claves del problema, es decir, con respecto a los grandes grupos industriales y financieros. Pero esperar esto de las instituciones europeas es pedirles algo imposible.

Así pues, hemos votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Caudron (PSE ), por escrito . – (FR) El informe que hemos votado hoy versa sobre una propuesta de la Comisión relativa a la adopción de medidas comunitarias de incentivación del empleo (“MIE”).

Con esta propuesta se persigue aplicar lo dispuesto en el artículo 129 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (base jurídica para los gastos en materia de empleo) y desarrollar las actividades que ya resaltara el Consejo Europeo de Lisboa en el marco de la estrategia europea para el empleo.

El objetivo es favorecer la cooperación entre los Estados miembros y apoyar su actuación en el ámbito del empleo. Las medidas se financiarán con cargo al presupuesto comunitario a razón de 55 millones de euros para el período 2001-2005 (es decir, 10 millones de euros al año, con un importe inicial de 15 millones de euros en 2001).

Las medidas contemplan esencialmente el desarrollo, la programación, la supervisión, el seguimiento y la evaluación de la estrategia europea para el empleo, favoreciendo el aspecto prospectivo.

Se trata, concretamente, de cubrir las actividades siguientes:

1) análisis y evaluación de las tendencias del empleo, de las condiciones políticas generales, de las opciones políticas y de la repercusión de las políticas comunitarias;

2) evaluación de los planes de acción nacionales;

3) recogida e intercambio de experiencias nacionales, tal como se definen en las directrices anuales para el empleo dirigidas a los Estados miembros;

4) acciones técnicas y científicas necesarias para la elaboración de indicadores comunes, para la mejora de las estadísticas y su complemento, para la comparación de los resultados y para el intercambio de información sobre las mejores prácticas.

Aparte de la aplicación de todas estas medidas, es importante que la Comisión tenga en cuenta los datos estadísticos y los estudios y acciones procedentes de organizaciones internacionales como la OCDE o la Organización Internacional del Trabajo. Por otra parte, me parece primordial favorecer la más amplia difusión posible de los resultados de las acciones realizadas.

El Parlamento recomienda asimismo a la Comisión que vele por garantizar la coherencia y la complementariedad de todas las actividades previstas con los demás programas e iniciativas comunitarios. Por otra parte, las actividades contempladas estarán abiertas a la participación de los países del EEE y de los PECO candidatos, de acuerdo con las modalidades, en particular financieras, que se convengan con los mismos. Abogo también por que nuestros socios mediterráneos participen en ellas.

El Parlamento Europeo espera de la Comisión un informe provisional y un informe definitivo, respectivamente, para el 31 de diciembre de 2003 y el 31 de diciembre de 2006.

Cuando todos tenemos en mente la preparación del Consejo extraordinario sobre el empleo que se celebrará en Estocolmo el próximo mes de marzo, he votado con convicción por estas nuevas medidas en favor del empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Krivine (GUE/NGL ), por escrito (FR) La propuesta de decisión del Parlamento Europeo relativa a medidas comunitarias de incentivación del empleo se inscribe en la lógica del compromiso de Luxemburgo (1997), que instauraba un proceso de evaluación y comparación de “buenas prácticas” de los Estados miembros.

En este marco, las enmiendas encaminadas a informar mejor a los ciudadanos europeos, a actuar en cooperación con los interlocutores sociales y las autoridades locales o regionales, o las que tienen por objeto favorecer una toma de conciencia sobre la situación de la mujer y sobre la igualdad profesional mediante análisis sobre las causas de la interrupción de la actividad profesional, el permiso parental y el trabajo a tiempo parcial, son positivas, y las votaré.

Pero nos oponemos a un método que se dirige a someter el empleo, y los derechos sociales en general, a las grandes orientaciones de la política económica (GOPE) y a los planes de estabilidad. Rechazamos la lógica que entrañan los cuatro pilares de Luxemburgo (inserción profesional, espíritu de empresa, adaptación de las empresas, igualdad de oportunidades), que se utilizan como criterios de evaluación entre Estados miembros y apoyan la construcción de un mercado europeo del trabajo sometido a la economía liberal. Por esta razón, me he abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Turchi (UEN ), por escrito . – (IT) El objeto de la propuesta de resolución presentada por la Comisión europea es la aplicación de las disposiciones del nuevo artículo 129 del Tratado CE, introducido en el Tratado de Amsterdam con la intención de intensificar la cooperación entre los Estados miembros en fase de análisis, estudio y verificación de la política del mercado de trabajo contextualmente al desarrollo de una economía basada en los conocimientos, en la identificación de mejores prácticas, en la promoción del intercambio y en la cesión de las experiencias y aplicando una política de información activa en dicho sector.

Ha sido importante subrayar la necesidad de una estrategia europea que sea accesible y transparente. En este informe, además, se pide una valoración cuantitativa y cualitativa de los efectos de esta estrategia, además de un análisis de las necesidades, de modo que se prepare un plan a medida que tenga en cuenta la política económica general. Se subraya, por lo tanto, la posibilidad de utilizar la estrategia como método a aplicar en otras áreas y preparar un análisis de los factores por su naturaleza que ponga en evidencia la tendencia del empleo.

Con el fin de consolidar la estrategia para el empleo en el ámbito local y regional, la ponente sugiere que se utilice una parte de las asignaciones de un modo claro, para promover la cooperación, mejorar el conocimiento y el intercambio de información y buenas prácticas, además de para valorar los resultados de la aplicación de los programas nacionales en beneficio del empleo a escala local y regional.

El texto, aprobado en la comisión para el empleo y los asuntos sociales por unanimidad, también pone en evidencia la necesidad de garantizar la consistencia y la complementariedad con otras medidas e iniciativas comunitarias. Además, estoy de acuerdo en la mayor asignación de fondos para la realización de las actividades, previendo una cifra total de 65 millones de euros frente a los 55 establecidos por la Comisión.

Reactivar el empleo es un “deber” de todos nosotros, los parlamentarios, por el bien de nuestros países y de Europa en general, para devolver la esperanza a las nuevas generaciones; por eso, el grupo UEN ha apoyado este informe.

 
  
  

- Informe Swoboda (A5-0024/2001 )

 
  
MPphoto
 
 

  Fatuzzo (PPE-DE ). – (IT) Señora Presidenta, he votado a favor de este informe que pone en práctica el paso siguiente al de situación de candidato de Turquía. Soy favorable a que Turquía entre en la Unión Europea, pero pido a los muchos que se interesan por ello que se añada una cláusula al acuerdo entre Italia y Turquía. Espero que se pida a Turquía que obligue a sus habitantes a renunciar a su pésima costumbre de secuestrar a las bonitas mujeres griegas, una cosa que hacen desde los tiempos de la guerra de Troya. Su entrada en la Unión Europea será acogida con mayor satisfacción.

 
  
MPphoto
 
 

  Speroni (TDI ). – (IT) Señora Presidenta, he votado contra este informe no porque sea hostil al pueblo turco, sino porque soy contrario al sistema institucional que no permite una verdadera democracia. Hasta que Turquía no sea realmente un Estado democrático, no respete a las minorías, no respete a los presos, comunes y políticos, creo inoportuna esta adhesión. Sabemos, además, que Turquía es hostil a algunos Estados de la Unión que tienen el único defecto de haber reconocido el genocidio de los armenios, que es un hecho histórico.

He aquí por qué pedí, con una enmienda, que se indagara – como ya se ha hecho con Austria - sobre la democracia de Turquía. Si queremos que alguien se venga con nosotros, éste debe estar democráticamente en su sitio, y Turquía no lo está; no lo está ni siquiera, en algunos aspectos, tampoco Italia, como lo demuestran los recientes procesos de Verona contra mi partido.

 
  
MPphoto
 
 

  Gorostiaga Atxalandabaso (NI ). – (EN) Señora Presidenta, he votado en contra de esta propuesta debido a la profunda contradicción que se desprende del hecho de que esta mañana todos los diputados que han hecho uso de la palabra en relación con la propuesta contenida en el informe del Sr. Swoboda han reconocido, directa o indirectamente, que Turquía no cumple los criterios de Copenhague.

El artículo 4 de la presente propuesta incluye un tipo de cláusula de suspensión, en caso de que el progreso hacia el cumplimiento de los criterios de Copenhague sea insuficiente. Ahora que esta propuesta ha sido aprobada, pido que se aplique el artículo 4 y que se ponga fin a la concesión de ayuda a Turquía hasta que este país cumpla los criterios de Copenhague.

 
  
MPphoto
 
 

  Gobbo (TDI ). – (IT) Señora Presidenta, nuestra preocupación acerca de este Estado continúa. Más allá de todo lo que se ha dicho, quiero recordar sobre todo al Kurdistán y el continuo sufrimiento que el pueblo kurdo padece a nivel de mafia: un verdadero genocidio y la constricción de emigrar a otros países, de abandonar su tierra. Y a esto Turquía, como Estado, no ha puesto nunca freno, más bien, según lo que sabemos, está incentivándolo. Más allá por tanto de lo que puede ser el pasado, más allá de lo que represento en cuanto heredero de la República Serena que sirvió de barrera en aquellos años contra los turcos, la preocupación es muy fuerte, y quiero pedirle a usted, señora Presidenta, que se llegue hasta el final en las indagaciones, para que no se tenga una serpiente en su seno en un próximo futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Ludford (ELDR ), por escrito . – (EN) Aunque he votado a favor del informe Swoboda sobre la asistencia financiera a Turquía para la estrategia de preadhesión, creo que la UE debería utilizar un tono más severo cuando hable con el Gobierno turco sobre los abusos de los derechos humanos con respecto a los kurdos. Asimismo, debería supervisar la distribución justa de los fondos.

En vista de la renovada represión militar en la región kurda sudoriental – con el probable objetivo de provocar al PKK – y de las recientes detenciones y desapariciones de activistas de HADEP (un partido político legal), parece que Turquía retrocede, en vez de avanzar, con respecto a los criterios de Copenhague.

 
  
MPphoto
 
 

  Berthu (NI ), por escrito . – (FR) He votado en contra del informe Swoboda, en el que se pide que la ayuda financiera de la Unión Europea a Turquía (cerca de 200 millones de euros al año) pase a clasificarse en la rúbrica 7 de las Perspectivas Financieras “Ayuda de preadhesión”, donde se agruparía con la ayuda concedida a los países candidatos de la Europa central y oriental, así como, próximamente, a Chipre y Malta.

Esta nueva clasificación me parece inoportuna, porque si bien el Consejo Europeo de Helsinki de 13 de diciembre de 1999 reconoció a Turquía el estatuto de candidato a la adhesión (lo que discuto), especificó que no se iniciarían las negociaciones propiamente dichas con ese país mientras no cumpliese los criterios de Copenhague y, en particular, los relativos a la democracia y el respeto de los derechos humanos.

Pues bien, Turquía no los satisface en la actualidad; todo el mundo en Europa lo reconoce. En tales condiciones, no es más que una especie de candidato virtual, ni siquiera para sus partidarios es un candidato efectivo y real. ¿Por qué, pues, habría que reconocerle un estatuto financiero que no se corresponde con su estatuto real?

Nuestra preocupación aumenta por la provocadora actitud adoptada por este país tras el reciente reconocimiento por la Asamblea Nacional francesa del genocidio armenio. No sólo Turquía no ha reconocido su culpa (suficientemente antigua, en teoría, para no manchar el régimen actual), sino que ha negado la evidencia, e incluso ha adoptado medidas de represalia injustificables contra empresas francesas. Estas presiones, este chantaje permanente, no son admisibles en un país que quiere ser admitido en el club europeo. No comprendemos, por tanto, por qué el informe Swoboda nos propone hoy tomar una medida con la que se respaldan estas disposiciones erróneas.

 
  
MPphoto
 
 

  Krivine (GUE/NGL ), por escrito . – (FR) Somos favorables a que Turquía se beneficie, del mismo modo que los demás países candidatos, de los instrumentos y ayudas financieros existentes, proporcionalmente a su tamaño y sus necesidades y, en particular, para la reestructuración de la agricultura, el aprovechamiento del espacio rural y la protección del medio ambiente.

Cualquier trato discriminatorio en este plano no castigaría a los responsables del régimen autoritario turco, sino a los trabajadores del país, y no reforzaría en nada, todo lo contrario, las condiciones de la lucha necesaria para imponer el respeto de los derechos democráticos elementales.

El mejor medio para la Unión Europea de obligar al Gobierno turco a mantener sus “compromisos”, un medio libre de hipocresía y que no sirva de pretexto para nuevas presiones liberales – que sólo sirven al librecambio europeo –, sería sostener y apoyar la oposición democrática. En efecto, las iniciativas de los militantes de los derechos humanos, sindicalistas y políticos pueden permitir, si se les dan los medios, movilizar a la opinión pública para detener a un régimen que asesina a los kurdos, hace que desparezcan presos políticos, reprime los movimientos de presos, tortura a los demócratas o deja que Ocalan se pudra en los corredores de la muerte.

 
  
MPphoto
 
 

  Meijer (GUE/NGL ), por escrito . - (NL) Si Turquía se convirtiera en Estado miembro de la Unión Europea, habría muchos motivos para suspender a ese país como miembro. Formalmente, ese país es una democracia parlamentaria parecida a lo que es común en los Estados miembros, pero para las grandes minorías de población, esa comparación no existe. Los habitantes de ese país no disfrutan todavía, desgraciadamente, de un trato igualitario por tener una opinión política distinta o por hablar otra lengua. Los numerosos prisioneros políticos, la prohibición de organizaciones, la censura de prensa, la guerra civil entre el ejército y la población de habla kurda, la negación de los asesinatos masivos de armenios y la eliminación todavía no completa de la pena de muerte ponen de manifiesto que Turquía es actualmente una clase de país muy diferente de lo que una gran mayoría de personas en los actuales Estados miembros considera deseable. En estas circunstancias, no existe ni un solo motivo para estrechar los lazos, y permitir que Turquía se beneficie de las contribuciones de los fondos de preadhesión tales como el ISPA y el SAPARD.

La adjudicación de semejantes recursos tan sólo serviría para dar lugar al malentendido de que Turquía va por buen camino, y que el ingreso de ese país está tan próximo como el de Chequia, Eslovenia o Malta. No se lograrán cambios en Turquía por el hecho de dar dinero al Gobierno. Sólo se lograrán con la lucha de la oposición interna de ese país y el apoyo a los exiliados en los Estados miembros de la Unión Europea.

 
  
  

(La sesión interrumpida a las 13.21 horas, se reanuda a las 15.00 horas)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. PROVAN
Vicepresidente

 

Seguimiento del informe anual del BEI
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A5-0023/2001 ) del Sr. Lipietz, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre el seguimiento del Informe anual del Banco Europeo de Inversiones (2000/2173(INI)).

 
  
MPphoto
 
 

  Lipietz (Verts/ALE ), ponente . – (FR) Señor Presidente, el ejercicio que se me ha propuesto ha sido para mí extraordinariamente instructivo y, debo decirlo, un auténtico placer.

Tenía que manejar tres requerimientos: las dudas o preguntas de mis colegas de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios; las críticas procedentes de la sociedad civil, en especial a través del CEE Bankwatch Network; y, por último, las respuestas o argumentos que opone a estos dos tipos de preguntas o de críticas el Banco Europeo de Inversiones.

Quiero dar las gracias muy especialmente a mis colegas de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios por la pertinencia de las cuestiones que, de algún modo, me encargaron que planteara al Banco Europeo de Inversiones. Quiero dar las gracias a los voluntarios de la sociedad civil por su competencia en la vigilancia de un banco que, a fin de cuentas, representa el 5 % de la formación de capital fijo de la Unión Europea, lo que le convierte en el principal inversor de la Unión. Por último, sin ningún ánimo adulador, debo dar las gracias al Presidente del Banco Europeo de Inversiones y a sus colegas por la amabilidad y la buena voluntad, incluso el calor, con los cuales tuvieron a bien entrevistarse conmigo, tener en cuenta esas críticas y responder a ellas, unas veces convenciéndome de que tenían razón y otras aceptándolas y esbozando conmigo las respuestas que debían darse a las mismas.

Llegamos así a un informe que ha obtenido casi la unanimidad. Como han podido observar, las enmiendas se refieren a cuestiones de detalle, con respecto a las cuales intervendré en los dos últimos minutos de mi exposición. A grandes rasgos, ha habido unanimidad en torno a unas propuestas de inflexión que se dirigen al menos igual que al Banco Europeo de Inversiones a los demás órganos de la Unión Europea, incluso a los Estados.

Compartimos absolutamente y aprobamos las prioridades que se ha fijado el Banco Europeo de Inversiones y los pilares que fundamentan su política. No obstante, debemos insistir sobre el hecho de que las cosas están cambiando. Europa se abre al Este. Cada vez adquiere más responsabilidades con respecto a los Balcanes, que todavía no han iniciado el proceso de adhesión. Por otra parte, Europa ha suscrito el Convenio de Kioto, que le exige reducir en un 8 % su producción de gas carbónico y otros gases de efecto invernadero de aquí al año 2010 en promedio. En otras palabras, este acuerdo internacional será vinculante en 7 años.

Además, Europa, desde Lisboa, se ha fijado el objetivo de convertirse en una potencia mundial de excelencia basada en el conocimiento y en las nuevas tecnologías. Por último, ha dado prioridad al desarrollo de las PYME. Por tanto, Europa no pretende obtener esa situación de excelencia a través de una Europa Incorporated con grandes paladines megapolísticos, sino más bien apoyándose en las PYME.

Tres nuevos objetivos, pues, también con respecto al informe de 1999 que examinamos formalmente hoy. Pero, por supuesto, al hacerlo, lo que examinamos es el conjunto de las orientaciones del BEI: la adhesión, Kioto, el desarrollo de las PYME hacia la excelencia. Con respecto a estos tres objetivos, que quizás no estaban tan claros cuando el BEI adoptó sus prioridades o redactó su informe sobre el año 1999, hemos querido pedir a los órganos constitucionales de la Unión Europea y al propio BEI que modifiquen su política.

Los primeros apartados del informe que se les presenta son absolutamente unánimes y se dirigen esencialmente a ampliar o hacer más fáciles los préstamos en esas tres direcciones.

Por decir simplemente algunas palabras sobre lo que no ha encontrado unanimidad entre nosotros, se trata de la importancia oficial de las ONG en la preparación de las decisiones del Banco Europeo de Inversiones, de la afirmación del objetivo de Kioto como verdaderamente predominante y, por último, de las modalidades de control prudencial del BEI. Sobre estos tres puntos, me encomiendo a la justicia de la Asamblea.

 
  
MPphoto
 
 

  Peijs (PPE-DE ). - (NL) Señor Presidente, antes de nada, mi felicitación al ponente por su excelente informe sobre el informe anual de 1999 del Banco Europeo de Inversiones y, naturalmente, felicitaciones al banco por su propio informe.

Es la primera vez que el Parlamento Europeo da su opinión sobre el informe anual. Esta opinión es, por supuesto, de carácter político y constituye una señal de crítica hacia la institución. Así, el informe examina entre otras cuestiones, las prioridades y el control interno y externo de los recursos utilizados por este banco. El BEI es el banco e inversor de las instituciones europeas y, de ahí que en este informe se analicen cuáles son las prioridades del BEI, y si estas prioridades se adecuan a las prioridades de la Unión Europea. En los casos en que existían diferencias significativas, el ponente ha analizado qué cuestiones debería tener una mayor o menor prioridad para el BEI. En este informe, se pide al BEI, por ejemplo, que preste más atención a las inversiones que permitirán a la Unión Europea cumplir los criterios de Kioto. El hecho de que se deba conceder una mayor prioridad a este asunto, no significa, en nuestra opinión, que cuestiones tales como las redes transeuropeas deban contar con menos prioridad, tal como propone el ponente en una de sus enmiendas. Se dirige la atención al control interno del BEI. El ponente considera que el BEI debería tener una mejor idea del objetivo del dinero prestado. Para ello, el BEI debería conceder más atención a la evaluación de los proyectos en los ámbitos, por ejemplo, regional y de las inversiones medioambientales. En este momento, existe muy poca conciencia en el BEI en cuanto a la efectividad del dinero prestado. En un proceso normal de explotación de empresas, una empresa también toma en consideración el rendimiento de la inversión. El BEI debería examinar más la efectividad y el rendimiento de las inversiones.

Una última cuestión importante es que los recursos comunitarios del BEI estarán bajo el control del Tribunal de Cuentas Europeo. El Tribunal de Cuentas Europeo debe controlar la finalidad y legitimidad de las inversiones efectuadas con los recursos que la Unión Europea pone a disposición del BEI. Hemos presentado una enmienda que permite un control del BEI, suficiente y similar al de cualquier banco comercial, en los asuntos en que actúa como un banco. El ponente propone que alguien del Banco Central Europeo participe en el Comité de Vigilancia, pero este comité está más cerca de efectuar una función contable que de realizar una verdadera supervisión bancaria. Deben realizarse ambas. Sin embargo, mi Grupo considera que el Banco Central Europeo no cuenta con los medios para poder efectuar una verdadera supervisión bancaria. Ésta debe efectuarse de otra forma, por ejemplo, a través del Banco Central de Luxemburgo.

Mis otras dos enmiendas, señor Presidente, constituyen una corrección a fin de eliminar un par pequeñas imperfecciones que figuran en el texto. Así, reconocemos el importante papel del BEI en el clima inversor europeo y consideramos también que el BEI debe tener más en cuenta en su control interno la efectividad de los recursos europeos destinados al medio ambiente. Bastante lamentablemente, no estamos de acuerdo con la mayoría de las enmiendas del ponente, ya que pretende con las mismas subrayar una posición radical y única. También nosotros reconocemos, por supuesto, la importancia del medio ambiente y de las ONGs, pero otras prioridades deben ser, así mismo, reconocidas. Además, el grupo socialista ha presentado dos enmiendas más, una de las cuales, tiene que ver con una promesa efectuada por el Presidente del BEI. Ésta consiste en la contratación de más mujeres, de manera que el BEI cuente con casi el mismo número de mujeres que de hombres o, al menos, se esfuerce por ello. Ésa también es una de las prioridades de la Unión Europea. Pedimos al banco que empiece a llevarla a la práctica. Espero que el BEI adopte plenamente el dictamen del Parlamento, sobre todo, en lo que al control de los recursos europeos se refiere. De ahí que respaldemos completamente este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Van den Burg (PSE ). - (NL) Señor Presidente, también yo quiero empezar dando cordialmente la bienvenida al Sr. Maystadt en esta sala casi vacía, pero puedo decirle que tampoco todos los parlamentarios están presentes cuando acude aquí el Presidente del Banco Central Europeo. Por tanto, no se debe a usted.

Primero y antes de nada, quiero proponer que esto se convierta en una costumbre, tal como hacemos con los debates que celebramos con el Banco Central Europeo, con Wim Duisenberg. Creo que es bueno establecer la costumbre de que este Parlamento también preste atención al Banco Europeo de Inversiones, y espero que el interés sea más elevado de lo que es hoy el caso.

Hace algunos días que usted ha emitido su comunicado anual de prensa, en el que ha presentado los resultados relativos a 2000. No es una primicia lo que tenemos en esta sala. Sí es algo que ha acontecido casi al mismo tiempo. Creo que tal vez podamos hacerlo el año que viene, pero en cualquier caso, quisiera proponer que coloquemos cuanto antes el informe de 2000 en la agenda del Parlamento, y que hagamos al menos unos preparativos tan profundos como los que hemos realizado con este informe anual.

Antes de que pase a efectuar alguna observación en cuanto al contenido, quisiera felicitar al ponente. A juzgar por el comunicado de prensa de la semana pasada, ha efectuado un buen trabajo. Creo que ese comunicado de prensa también puso de relieve que la política del banco presta mucha atención a los grupos medioambientales y al medio ambiente en general, y creo que sus actividades han contribuido a ello. Yo misma me he concentrado, en nombre de mi Grupo, en algunos puntos principales que, por otra parte, son paralelos a los señalados por el PPE. El primero es fomentar el empleo, especialmente en las pequeñas y medianas empresas y en los sectores sociales, y el segundo es la transparencia y el control de las actividades del BEI. En primer lugar, la cuestión del empleo. Este objetivo del empleo, que también constituye una de las prioridades de la Unión Europea - creo que Lisboa lo ha vuelto a confirmar - me parece que está presente en sus planes e informes de forma demasiado implícita y muy poco visible y manifiesta. Parece que el argumento que impera es el de que el crecimiento económico genera por sí mismo empleo y que, por tanto, no es necesario prestarle una atención específica, por no hablar de prestar atención a la calidad y durabilidad de ese empleo. Usted se ha sumado enérgicamente a las apuestas políticas de los Consejos Europeos, en este informe anual volvemos a encontrar el impulso que supuso la cumbre de Luxemburgo y el programa especial de acción que se prometió en Amsterdam. Además, usted se ha sumado con toda razón a las iniciativas de la cumbre de Lisboa del año pasado y, sobre todo, ha lanzado nuevas iniciativas para la economía del conocimiento y las nuevas tecnologías, la innovadora iniciativa 2000. Por el momento, quisiera mencionarle el reto de sumarse el año que viene con nuevas iniciativas a la cumbre de Estocolmo que se celebrará el mes que viene. La Presidencia sueca continuará con la línea de Lisboa y ojalá se logre convertir estas reuniones primaverales sobre el ámbito socioeconómico en una costumbre anual. Los suecos no tienen la intención de adoptar realmente muchos procedimientos y procesos nuevos. Sí que han añadido algo muy importante, en mi opinión, a la política acordada en Lisboa, es decir, prestar atención a los aspectos cualitativos del empleo. La calidad del trabajo es una condición importante para poder funcionar realmente en la economía, en una economía que se basa cada vez más en el conocimiento y en la creatividad. Así mismo, solicito que se preste atención a la suficiente participación en el mercado de trabajo. Son cuestiones muy importantes de las que nos deberemos ocupar en el futuro. Quizá, pueda usted enfrentar el desafío a fin de recoger esta inversión en la calidad en una iniciativa futura con motivo de Estocolmo.

En cuanto al punto de las PYMEs, veo que casi ha duplicado sus esfuerzos en 2000, llegando a los 6.200 millones de euros. Creo que es positivo, pero quisiera pedir que se prestara una atención especial a las PYMEs que tienen dificultades para encontrar capital de riesgo por la vía normal. Se trata a menudo de empresas muy innovadoras, que no pertenecen a esos sectores de la economía que precisamente atraen capital de la bolsa o capital de riesgo, y de ahí que quiera pedir que se conceda atención a estas empresas peculiares, que se pueden ocupar de la calidad del trabajo. De ahí que solicite atención para la economía social y para el desarrollo de lo que en francés suena tan bien: service de proximité .

La última observación. Tal vez deba omitir esta observación, ya que creo que me puedo sumar a lo que la Sra. Peijs ha dicho al respecto, excepto en lo relativo al papel del BCE. Desde nuestro Grupo, sí querríamos continuar con la discusión relativa al posible papel de este banco central, también en cuanto al control de las reglas prudenciales y a la vigilancia bancaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Ortuondo Larrea (Verts/ALE ). - Señor Presidente, señor Comisario, señor Presidente del BEI, Señorías, antes que nada quisiera facilitar al ponente, Sr. Lipietz, por su magnífico informe.

El Banco Europeo de Inversiones es una entidad sin fines de lucro porque así lo decidieron los Gobiernos de los Estados miembros, ya que su misión no era la de obtener beneficios económicos sino la de contribuir al desarrollo equilibrado de la Comunidad Europea, a base de conceder créditos y garantías a medio y largo plazo para proyectos de inversiones en las regiones más pobres, promoviendo la cohesión económica y social. Ahora bien, si examinamos cuál es la orientación preferente de la financiación del BEI, ¿a dónde han ido a parar los préstamos concedidos en 1999? Vemos que, en su mayoría, se han aplicado a cofinanciar inversiones en los cuatro Estados miembros más ricos (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia), quienes recibieron más del 60 % de los recursos BEI complementarios de los fondos estructurales comunitarios, en tanto que los denominados países de la cohesión, es decir, los más pobres y más necesitados (Grecia, Portugal, España e Irlanda), apenas recibieron el 26%.

Aunque se me diga que esa misma desigualdad se da en cuanto a la población de dichos Estados, yo creo que es necesario reflexionar sobre este aspecto, ya que el desarrollo equilibrado no se conseguirá con proporcionalidades sino con solidaridad. Esto será más necesario a medida que profundicemos en la ampliación a nuevos Estados miembros. Y no se diga que lo que ocurre es que los menos ricos no presentan proyectos para poderlos financiar; habrá que desarrollar una mejor política de información, de transparencia, de ayuda y de acompañamiento. Y para ello, bien se podría empezar por facilitar la comunicación con los posibles solicitantes, propiciando la utilización de todos los idiomas de la Unión Europea, incluso los regionales y minoritarios, para que todo el mundo pueda tener acceso al Banco Europeo de Inversiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Sjöstedt (GUE/NGL ). – (SV) Señor Presidente, el Sr. Lipietz ha redactado un excelente informe. En él se destacan dos de las verdaderas deficiencias del Banco Europeo de Inversiones.

En primer lugar, la política de información del Banco ha sido muy mala y, además, no ha existido suficiente transparencia en sus decisiones y trabajos. En segundo lugar, en mi opinión, su trabajo medioambiental ha sido muy malo. Existen numerosos ejemplos de subvenciones otorgadas a proyectos comunitarios y a países candidatos que, en realidad, no han sido tolerables desde un punto de vista medioambiental.

Si atendemos a los análisis de consecuencias medioambientales, es evidente que, por ejemplo, el Banco Mundial de Desarrollo ha sido más eficiente para publicar esos análisis antes de tomar sus decisiones. En todo caso, el último tiempo hemos visto un cambio de actitud en el Banco Europeo de Inversiones. Se habla más de diálogo, de apertura, de consideraciones medioambientales y de cambios. Esperamos que todo esto conduzca a que se cambien las formas de trabajo del Banco -algo que todos celebraríamos- y a que se aplique plenamente la Convención de Aarhus sobre transparencia en asuntos medioambientales.

Con estas palabras quiero decir que apoyamos este buen informe y las enmiendas del Grupo de los Verdes

 
  
MPphoto
 
 

  von Wogau (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, estimados colegas, antes que nada quisiera manifestar mi gratitud hacia el ponente por su excelente informe y hacia el BEI por la gran transparencia con la que se ha venido desarrollando el diálogo en los últimos meses. El debate que estamos celebrando hoy demuestra que por lo general el trabajo del Banco Central Europeo se valora muy positivamente, lo cual es motivo de satisfacción para usted, señor Presidente Maystadt. Me parece un dato harto importante. El Banco Central Europeo desempeña un papel fundamental a la hora de mejorar las estructuras en las regiones menos desarrolladas de la Comunidad Europea. Dos terceras partes de sus recursos se emplean en este objetivo. Sin embargo, quiero destacar asimismo la importancia de las redes transeuropeas en general y de los medios de transporte organizados según criterios europeos en particular.

Estamos asistiendo a la creación de un espacio económico europeo común, pero al mismo tiempo las condiciones del tráfico continúan aferradas a las viejas fronteras y a las prioridades de los siglos pasados. En mi opinión, el desarrollo de la infraestructura, incluida la infraestructura de transportes, es un requisito imprescindible para el buen funcionamiento del mercado común europeo, del mercado interior y del espacio monetario. Todas las acciones llevadas a cabo en esta materia revisten una importancia especial.

Considero, además, que el Banco Central Europeo realiza actividades importantes en otros muchos ámbitos, especialmente en lo que a las pequeñas y medianas empresas se refiere. Las necesidades de estas empresas -sobre todo si se trata de organizaciones innovadoras que no tienen reparos en asumir cierto riesgo- suelen ir más allá de los créditos. Es preciso asegurar la disponibilidad de capital riesgo. A este respecto el BEI ha venido desarrollando en los años anteriores iniciativas importantes que en mi opinión son muy loables.

 
  
MPphoto
 
 

  Maystadt, Presidente del Banco Europeo de Inversiones. – (FR) Señor Presidente, señoras y señores, permítanme en primer lugar, dar las gracias a la Presidenta y a la Mesa de su Asamblea por haber sugerido, por vez primera, invitar al presidente del Banco Europeo de Inversiones a dirigirse al pleno con ocasión del debate sobre el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios relativo a la actividad del BEI.

Créanme que lo considero un honor, pero también una señal de la voluntad del Parlamento Europeo de interesarse por las actividades de todas las instituciones europeas, para que en ellas pueda oírse mejor la voz de los ciudadanos a los que representa. Permítanme repetir, en el pleno, lo que ya tuve ocasión de destacar a la comisión, y que es cuánto valoro el constructivo diálogo que se ha establecido con la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios bajo el impulso de su presidenta, Sra. Randzio-Plath. En cuanto al informe del Sr. Lipietz, lo he encontrado estimulante a la par que útil, y puedo decir a su Asamblea que varias de las recomendaciones formuladas en el proyecto de resolución han empezado ya a aplicarse.

Si les parece bien, abordaré conjuntamente las recomendaciones del informe y las preguntas formuladas por sus Señorías en el orden siguiente: en primer lugar, las prioridades operativas del Banco, después los métodos de evaluación y, por último, el control externo y la política de transparencia.

Antes de nada, las prioridades operativas del Banco. Quisiera indicar que el nuevo Plan de Operaciones del Banco, que abarca el período 2001-2003, redefine nuestras prioridades en el sentido preconizado en las recomendaciones 3 y 5. En efecto, hemos incluido entre las cinco prioridades definidas por nuestro Consejo de Administración, y cito, "el estímulo a la protección del medio ambiente y al desarrollo sostenible, en particular en la aplicación del protocolo de Kioto". En realidad, esta orientación ya estaba presente, puesto que el año pasado, el importe de las financiaciones de proyectos que contribuyen directamente a la mejora del medio ambiente ascendió a 6.400 millones de euros en la Unión Europea, lo que representa un incremento del 39 % con respecto al año anterior, y a 740 millones de euros en los países candidatos.

Además, hemos reorganizado nuestra Dirección de proyectos para garantizar una evaluación sistemática del impacto sobre el medio ambiente de los proyectos para los que se solicita nuestra financiación. En lo que se refiere más concretamente a nuestra contribución a la aplicación del protocolo de Kioto, en el mes de mayo próximo se presentará una nota de política general a nuestro Consejo de Administración.

Dicho esto, como tan oportunamente indicó la Sra. Peijs, la importancia concedida al medio ambiente no debe hacernos olvidar las demás prioridades, que me permitiré recodar muy brevemente. Desarrollo regional: estimamos que al menos dos terceras partes de las financiaciones en la Unión Europea deben destinarse a proyectos situados en las regiones asistidas.

Apoyo a la estrategia de Lisboa: en los próximos tres años, tenemos la intención de financiar proyectos por un importe de 12.000 a 15.000 millones de euros en los ámbitos considerados prioritarios por el Consejo Europeo de Lisboa y por supuesto, como la Sra. van den Burg ha sugerido, tendremos que tener en cuenta las conclusiones de la Cumbre de Estocolmo.

Preparación de los países candidatos a la adhesión: en los próximos tres años, tenemos previsto asignar entre 3.000 y 4.000 millones de euros anuales a proyectos destinados a ayudar a los países candidatos a cumplir las condiciones para la adhesión, en particular en el ámbito de las infraestructuras de transporte, sobre el cual ha insistido el Sr. von Wogau, y con razón.

Por último, mencionaré, como última prioridad, el apoyo a la política comunitaria de cooperación, en particular en el marco del reciente Acuerdo de Cotonou.

Paso ahora a la evaluación de la repercusión real de los proyectos que el BEI financia, porque varios oradores han insistido acertadamente en este aspecto. En concreto, en la recomendación 4 se pide al BEI que examine más detenidamente la contribución real de las inversiones destinadas al desarrollo regional.

En primer lugar, quisiera recordar que, desde 1995, el BEI cuenta con una Unidad independiente de evaluación a posteriori de los proyectos, una unidad cuyos informes son remitidos tal cual al Consejo de Administración, sin que puedan ser modificados por la jerarquía o por el Comité de Dirección. Después, esos informes se ponen a disposición del público; por lo demás, en el informe del Sr. Lipietz se hace alusión a algunos de ellos. Los primeros informes fueron, naturalmente, bastante críticos. ¿Por qué? Porque habíamos pedido a esta unidad de reciente creación que se centrase primeramente en los casos que nos parecían más problemáticos.

Hoy, disponemos de informes relativos a un número mayor de proyectos, y los resultados de evaluación son claramente más alentadores. Así, un informe reciente sobre un conjunto de proyectos en el norte de Portugal y el sur de Italia demuestra que, en su gran mayoría, han tenido una repercusión positiva, y en algunos casos, muy positiva, sobre el desarrollo de las regiones consideradas.

Sin embargo, en el mismo informe se destaca el interés de afinar más la metodología, en particular para definir criterios más diversificados y precisos que permitan seleccionar mejor a priori los proyectos más prometedores para el desarrollo regional. Por esta razón, y en estrecha cooperación con los servicios de la DG Regiones de la Comisión, estamos trabajando actualmente en la elaboración de una serie de indicadores de rendimiento en materia de préstamos de finalidad regional.

He de añadir que el mismo trabajo de evaluación se está realizando con respecto a los préstamos globales, es decir, los préstamos que concedemos a bancos intermediarios, que a su vez se encargan de prestar ya sea a PYME ya sea a corporaciones locales. También aquí nos esforzamos por mejorar los medios de controlar que esos préstamos se empleen efectivamente en beneficio de las PYME y que sus ventajosas condiciones repercutan sobre los beneficiarios finales de dichos préstamos.

En cuanto al control externo del Banco, no puedo sino suscribir sin reservas la recomendación 10. Debo confirmar ante ustedes que el acuerdo celebrado en 1999 entre el Tribunal de Cuentas, la Comisión y el BEI en lo relativo a las actividades del Banco sobre la base de los recursos comunitarios se ha ejecutado a satisfacción de todas las partes y que, por supuesto, el BEI seguirá respetando sus obligaciones para con el Tribunal de Cuentas derivadas de dicho acuerdo. Quiero confirmar también que estamos negociando un acuerdo similar con el Tribunal de Cuentas en lo concerniente al control del Fondo Europeo de Inversiones, que se ha convertido en una filial del BEI. Añadiré, por último, que estamos abiertos a cualquier fórmula practicable de supervisión bancaria. Es una cuestión que ha sido debatida por su comisión. Estamos totalmente abiertos en este aspecto. En cualquier caso, a corto plazo, nos parece que la vía quizás más practicable es, sin duda, la consistente en reforzar el Comité de Control velando por designar para el mismo miembros con competencia y experiencia en el ámbito de la supervisión bancaria.

Por último, en lo concerniente a la política de transparencia, estamos dispuestos a seguir las orientaciones marcadas en la recomendación 11. No obstante, debemos subrayar que, a diferencia de las instituciones citadas en el texto de su ponente, la mayoría de los clientes del BEI son sociedades comerciales privadas y éstas no desean que la confidencialidad, que es de rigor en materia de negociaciones comerciales, no se respete en las relaciones con el BEI. Pero, con esta reserva, hemos decidido evolucionar hacia una mayor transparencia.

Así, puedo anunciarles que vamos a publicar en nuestro sitio de Internet la lista de todos los proyectos en curso de examen, antes incluso de que sean sometidos al Consejo de Administración, salvo, por supuesto, si el promotor, por razones justificadas de confidencialidad, se opone a ello. Con esta única reserva, todos los proyectos serán anunciados en nuestra página Web.

Señor Presidente, señoras, señores, como saben, el Banco Europeo de Inversiones no es un banco como los demás. Ha sido creado para servir los objetivos de la Unión Europea. Por tanto, es normal que se le invite a explicarse ante el Parlamento Europeo. Les doy las gracias por haberme dado la ocasión de hacerlo hoy, y me alegraré de poder continuar este diálogo en el futuro, como tan amablemente ha sugerido la Sra. van den Burg.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Gracias, señor Maystadt, por la contribución que hacen usted y su banco.

 
  
MPphoto
 
 

  Solbes, Comisión . - Señor Presidente, en primer lugar, desearía felicitar al Parlamento y al Sr. Lipietz por el análisis que han presentado sobre el informe anual del Banco Europeo de Inversiones.

Comparto la tesis a la que ha hecho referencia el Presidente, y que se incluye en el informe, de que el Banco Europeo de Inversiones es un instrumento de las políticas de la Unión Europea, pero no debemos olvidar tampoco que el BEI tiene la obligación de hacer una utilización óptima de los recursos de que dispone.

La Comisión comparte en gran medida los puntos de vista contenidos en el informe, pero me gustaría hacer algunos comentarios sobre dos o tres temas que me parecen de especial relevancia respecto a la petición que se hace para que la Comisión y el Consejo pongan en marcha de forma rápida una extensión del mecanismo de subsidiariedad de tipos de interés en los préstamos concedidos por el Banco y, en especial, en lo que se refiere a préstamos, tanto externos como internos.

Éste es un tema difícil sobre el que el Tribunal de Cuentas se ha manifestado de forma claramente contraria, planteando claras reservas sobre su efectividad. Desde el punto de vista de la Comisión, es verdad que tenemos que hacer lo máximo para conseguir la efectividad de los instrumentos de que disponemos para facilitar las inversiones, pero no es menos cierto que hay acciones, como en el campo del medio ambiente o de los países candidatos a la adhesión, que, dados los niveles de tipo de interés con los que estamos trabajando actualmente, podrían ser resueltas mediante sistemas de cofinanciación, por ejemplo a través de algunos de los programas actuales, de forma más eficiente. Esta eficiencia sería aún mucho mayor en un momento posterior, cuando dichos países fueran miembros de la Unión Europea.

El informe también solicita del Banco que asegure una actuación adecuada en capital-riesgo y que haga los esfuerzos necesarios para conseguir atraer capital-riesgo vía mercado, especialmente en aquellos sectores con problemas. El Presidente del Banco ha hecho ya alguna referencia a los esfuerzos realizados. La Comisión, por su parte, ha apoyado las ideas del Banco de llegar a una mejor distribución de funciones entre el anterior Fondo Europeo de Inversiones y el Banco. Pensamos que el modelo actual, en el cual el Fondo se ha convertido en el brazo del Banco para llevar a cabo estos proyectos de inversión en capital-riesgo, es un buen modelo y que la actual disponibilidad de mayores recursos es, sin duda alguna, un elemento claramente positivo comparado con la situación anterior.

Permítanme un comentario sobre la mayor importancia que debe prestarse a las pequeñas y medianas empresas. Es cierto que las pequeñas y medianas empresas van a poder disponer de esta posibilidad de acceso al capital-riesgo, pero también van a ser los grandes beneficiarios en el Programa de innovación 2000 del Banco, especialmente en el apoyo a las inversiones de información y a la economía basada en el conocimiento. Con todo ello se apoya lo propuesto en Lisboa, pero se apoya también esta posibilidad de actuación respecto a pequeñas y medianas empresas.

Un tema que nos parece especialmente digno de destacar son los préstamos globales, planteados también en términos relevantes para las pequeñas y medianas empresas y que, sin duda alguna, nos van a permitir resolver dos problemas a los que algunas de sus Señorías han hecho referencia. En primer lugar, hacer una distribución más eficiente de los recursos. No olvidemos que estos préstamos globales, en este momento, son prácticamente un tercio de los nuevos préstamos del Banco. Y también es importante la idea de una mayor consistencia de las actuaciones del Banco con las políticas comunitarias. Creo que todo ello va a redundar en beneficio de las actuaciones del Banco y también de las políticas definidas.

Un último comentario: en la página 18 del informe se pide a la Comisión que lleve a cabo una actuación de seguimiento, especialmente en lo que se refiere al capital-riesgo y en lo que se refiere al control y a la gestión de tipos de interés. Sobre este tema en particular, les puedo señalar que los colegas responsables de estas áreas, especialmente en lo que se refiere a asistencia externa, están analizando el tema para, de acuerdo con los criterios y comentarios que anteriormente he planteado, intentar llegar a la mejor solución posible para utilizar los fondos del Banco de la manera más eficiente.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

 

Lisboa (continuación)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede a la continuación del debate conjunto de los siguientes informes:

- (A5-0034/2001 ) del Sr. Bullmann, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre la reunión del Consejo Europeo de la primavera 2001: El Proceso de Lisboa y el camino que se ha de seguir (2000/2280(INI)),

- de la Comisión sobre el progreso desde Lisboa y futuras medidas, y

- (A5-0020/2001 ) del Sr. Gasòliba i Böhm, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre las repercusiones de la liberalización y del proceso de reformas económicas sobre el crecimiento económico en la Unión (2000/2172(INI))

 
  
MPphoto
 
 

  Martin, Hans-Peter (PSE ) . - (DE) Señor Presidente, estimados colegas, un nuevo comienzo, estamos ante un informe importante y acertado, enhorabuena, señor Bullmann. Quisiera destacar dos puntos. Siempre estamos discutiendo sobre qué es lo que distingue a Europa y por qué cabe la posibilidad y la esperanza de que en el futuro podamos servir de modelo para el resto del mundo, pero necesitamos estadísticas para demostrar que realmente vamos por buen camino. ¿Cómo se mide ese éxito? Disponemos de instrumentos muy tradicionales como el producto nacional bruto o la tasa de desempleo, que según el último estudio del instituto IFO de Munich ha bajado del 8,1% al 7,6%. También tenemos a nuestra disposición el valor externo del euro, pero hay otros muchos indicadores que hasta la fecha no se han tenido en cuenta.

Por eso deseo manifestar mi expreso apoyo a los puntos 24 a 29 del presente informe en los que se establece una nueva definición de la calidad de vida y de empleo. Dichas consideraciones redundarían sin duda en beneficio de nuestro debate. Las enmiendas 13 a 17 han suplido la laguna que aún quedaba por colmar, a saber, el medio ambiente, un ámbito que también parece constituir uno de los objetivos prioritarios de la Presidencia sueca y en el que todavía queda mucho por hacer. En respuesta al Sr. Friedrich, que ha dicho en este debate que corremos el riesgo de acumular demasiados conocimientos, yo diría que nos acecha más bien el peligro de saber demasiado poco.

Con ello me refiero sobre todo al Parlamento, lo cual me lleva al segundo punto: el acceso a la información en el marco de los debates iniciados a raíz del Consejo de Lisboa. Es indigno que los documentos preparatorios de las cumbres lleguen al Parlamento a duras penas y con muchos rodeos e incluso después de que hayan sido puestos a disposición de la prensa. Esto no se llama colaborar sino contrariar. Amparándose en este escudo, precisamente cuando se trata de la participación del Parlamento, el Consejo se hace un flaco servicio. De este modo fomenta la deslegitimación de los dignatarios. ¿Por qué no confían más trabajo al Parlamento? Dejen que se encargue la Comisión de Asuntos Económicos, de Asuntos Sociales o de Industria. Den una oportunidad a uno de los presidentes de nuestras comisiones, por ejemplo a la Sra. Randzio-Plath. Dejen que el Parlamento colabore en pie de igualdad. ¿A qué tienen miedo?

 
  
MPphoto
 
 

  Costa, Paolo (ELDR ). – (IT) Señor Presidente, señores diputados, el objetivo estratégico del pleno empleo, definido por el Consejo de Lisboa, se ha alcanzado en algunas partes de la Unión Europea, mientras que aún está lejano en muchas otras. Esto no sólo plantea un problema de cohesión – ya que no se trata solamente de compensar a estas partes menos favorecidas – sino también el problema de administrar el desarrollo europeo en los próximos años, de modo que se promueva la difusión del desarrollo, y por lo tanto del empleo, desde las zonas más favorecidas a las menos favorecidas.

Desde este punto de vista, invito a la Comisión a poner en común sus perspectivas económicas con la de la definición articulada de los bienes territoriales que el esquema de desarrollo espacial europeo puede permitir y dar. Yo animo a la Comisión y a la Unión a perseguir este pleno empleo “bueno” que queremos encontrar para Europa – “bueno” en el sentido de ser capaz de respetar los compromisos medioambientales y sociales – siguiendo el método hasta ahora utilizado de forzar la formación del mercado único, tanto entendiendo válida, en esta perspectiva, la ampliación, que ha de ser considerada no solamente un coste suplementario por la Unión, sino una oportunidad para crear mercados más amplios, en los que se pueda desarrollar mejor el método seguido hasta ahora, como liberalizando progresivamente los viejos mercados – acojo con entusiasmo la invitación, que creo deberíamos dirigirnos a nosotros mismos y al Parlamento, de aprobar pronto nuevas directivas sobre las licitaciones públicas, por ejemplo, para abrir un gran mercado hoy cerrado a la competencia europea – como impidiendo que los nuevos mercados creen una nueva situación monopolística, como, en su caso, por parte de las telecomunicaciones.

A tal fin, tanto para liberalizar los viejos mercados, como para impedir que se creen situaciones de monopolio en los nuevos mercados, la información puede ser muy importante y una estrategia muy forzada, que ayude a los ciudadanos a participar en este proceso, sin duda puede ayudar en este sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Turmes (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, una palabra sobre el desarrollo sostenible y el Proceso de Lisboa. Algunos diputados del Grupo de los Verdes ya han hecho referencia a ello esta mañana. Lo que convendría hacer en la Cumbre de Estocolmo es aprovechar la presencia allí de los Gobiernos para otorgar a la Comisión el mandato de que tome los resultados de la Cumbre de Gotemburgo y prepare técnicas de comparación y objetivos concretos para el Consejo Europeo de la primavera 2002 durante la Presidencia española. Únicamente podremos avanzar si en las técnicas de comparación el desarrollo sostenible adquiere la misma importancia que los valores económicos y sociales.

Aprovecharé la ocasión para tratar sobre el aspecto de la liberalización, sobre el que hasta ahora no se ha reflexionado mucho en Europa. Necesitamos un nuevo control de las fusiones y una nueva política de competencia. Hemos suprimido los monopolios, pero tendremos a los mismos operadores que aparecerán como oligopolios en Europa, en caso de que no estemos dispuestos a cambiar el control de las fusiones y la política de competencia. Necesitamos la biodiversidad de muchos agentes pequeños y medianos y no un 'monocultivo' de ocho o diez grandes empresas eléctricas que recurrirán al chantaje de los responsables políticos como ya hicieran anteriormente en las estructuras monopolísticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Figueiredo (GUE/NGL ). - (PT) Señor Presidente, Señorías, una evaluación cuidadosa del seguimiento dado a la llamada estrategia de Lisboa revela claramente que aquella Cumbre, que pretendió presentarse como defensora del empleo, fue, de hecho, un fuerte impulso a la aceleración del proceso de liberalización de sectores fundamentales de la economía, y ahora la Comisión pone de relieve en su informe los que considera "buenos resultados" conseguidos respecto de la liberalización de la red de telecomunicaciones, la creación de un marco legislativo para el comercio electrónico y la formulación del estatuto de la sociedad europea y, simultáneamente, lamenta los que considera retrasos en lo relativo a la reglamentación de los contratos públicos, la liberalización de los mercados del gas, la electricidad, los transportes y los servicios postales.

Es decir, que la Comisión insiste en la necesidad de avanzar aún más rápidamente en la liberalización completa de los más diversos sectores, incluidos los servicios públicos, y en un avance más acelerado en el mercado de capitales, incluida la reglamentación de los servicios financieros, con el objetivo de incentivar los fondos de pensiones y de otra índole, a costa de mayores ataques a la seguridad social pública y a otros servicios públicos esenciales, en particular en los sectores de la salud y la educación y las comunicaciones.

Entretanto, en la esfera social, a pesar de las declaraciones de intenciones, se aplazan decisiones fundamentales para la defensa de los derechos de los trabajadores, como ayer, sin ir más lejos, se debatió aquí a propósito de las reestructuraciones industriales.

Simultáneamente, se reiteran declaraciones sobre la necesidad de creación de un mercado laboral más flexible, con mayor movilidad y adaptabilidad -entiéndase: empleo más precario-, con menos derechos para los trabajadores, aunque se reconozca que el desempleo es aún demasiado elevado y que es inaceptable la persistencia de la pobreza y la exclusión social al comienzo del nuevo milenio. Así, pues, es necesario, señor Presidente, Señorías y señor Comisario, modificar estas políticas y no dar meras pinceladas, más o menos rosadas o verdosas, sino cambiar la política de fondo en esa esfera.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlsson, Gunilla (PPE-DE ). – (SV) Señor Presidente, sólo cabe comprobar que la presidencia sueca, que dijo dar prioridad al empleo, opta por dedicarse a otras cosas y no participar en este importante debate sobre los temas que se discutirán en la Cumbre de Estocolmo, pero me alegra que la Comisión esté representada.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – La Presidencia me informa de que no podrá llegar antes de las 16.00 horas porque – aunque parezca mentira – está reunida con el grupo de contacto para tratar sobre el Estatuto de los diputados, lo cual es comprensible teniendo en cuenta las circunstancias y el tiempo que pasan en Estrasburgo. Por lo tanto, no está presente, pero se unirá a nosotros lo antes posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlsson (PPE-DE ). – (EN) Señor Presidente, permítame añadir, en ese caso, que me alegra enormemente haber planteado la cuestión, porque le ha dado la oportunidad de ofrecer una buena excusa en nombre de la Presidencia sueca.

 
  
  

Creo que es un error que se redacten documentos tan largos, amplios y contradictorios como el informe Bullmann, que corren el riesgo de no ser tomados en serio. También creo que es un error reducir asuntos tales como el empleo, el crecimiento y la competitividad a meras operaciones estadísticas. Está claro que se necesitan indicadores para evaluar y comparar, pero exagerar de esta manera nos recuerda a “Gosplan”.

Colegas, representante ausente del Consejo, Comisarios, no es necesario ser político para ver cómo crecen la impotencia y las desigualdades en nuestras sociedades. Existen enormes grupos de trabajadores pobres, todavía hay desempleados de larga duración que dependen de subvenciones e individuos y familias marginales en Europa. Simultáneamente, la UE todavía no puede compararse con EE.UU. en la creación de puestos de trabajo, en la investigación, en el desarrollo y en el crecimiento demográfico. Creo que ir a la caza de indicadores y seguir hablando de empleo sólo retrasan la renovación y liberalización que necesitan los mercados europeos.

El proceso de Lisboa presupone que se pase de las palabras a los hechos. Ya ha pasado un año de los diez. Por eso, hoy pido a la Presidencia que en la Cumbre de Estocolmo presente objetivos concretos. Ya no se trata de marcar rumbos o calendarios, como se dijo esta mañana. ¿Qué decisiones necesitan ustedes para aumentar la competitividad en Europa?

Creo que Suecia tiene una magnífica oportunidad para demostrar su liderato. Aunque con algunas dudas, el gobierno socialdemócrata ha continuado la exitosa línea de liberalizaciones comenzada por el gobierno conservador a comienzos de la década de los noventa. Gracias a una política progresista, entre otras cosas abriendo los mercados, el empresariado sueco puede demostrar hoy considerables éxitos, tanto en la antigua como en la nueva economía. Con ayuda de esto, la Presidencia podría fijar una agenda moderna para que la UE pueda cumplir con sus nobles objetivos.

Tanto el Consejo como la Comisión se han ocupado hoy del desarrollo demográfico en la Unión. Por este motivo, me pregunto si la Comisión va a tomar iniciativas para estimular la inmigración de mano de obra a los países comunitarios.

Ayer escuché a la Sra. Ekström, Secretaria de Estado responsable de la Cumbre de Estocolmo. Ella añadía importantes elementos al debate sobre el crecimiento, entre otros, el significado del comercio. Esto es excelente, ya que éste es primordial, tanto para el crecimiento como para la solidaridad. Por ese motivo me pregunto si la Comisión y el Consejo podrían decir cómo hacer para que progresen los trabajos para aumentar el comercio y disminuir las trabas aduaneras durante la Presidencia sueca. En este contexto también sería interesante escuchar si el Consejo todavía piensa que el impuesto Tobin es de carácter nacional y que no debe discutirse en esta Asamblea.

En su comunicación, la Comisión menciona la necesidad de simplificar las reglas en la Unión. Pensando en la votación del espantoso informe Miller y en la antigua directiva sobre autobuses, espero que sea la última vez que tengamos que enfrentarnos a este tipo de cosas. Está bien que se escriba que las normas deben simplificarse, pero entonces la Comisión también tiene que demostrar que puede hacerlo.

Finalmente quisiera decir que el crecimiento económico está relacionado con el empleo y con la protección social. Una buena economía es la condición del bienestar. Sin embargo, los políticos y las estadísticas no crean protección social. Con una buena economía y con empresas con buenos resultados, la Unión podrá crear cohesión y protección social en una nueva era.

 
  
MPphoto
 
 

  Miguélez Ramos (PSE ). - Señor Presidente, debemos repensar ya la futura política de cohesión con vistas a los retos derivados de la ampliación a los países de Europa Central y Oriental.

La ampliación se traducirá en un fuerte aumento de población y de extensión geográfica, pero también en un peligroso incremento de las disparidades territoriales. Porque las estadísticas son engañosas y una región que ahora presenta una renta per cápita del 70% de la media comunitaria no habrá mejorado su situación cuando, tras la ampliación, ese porcentaje suba 10 ó 15 puntos.

La renta es un elemento definitorio del desarrollo de las regiones pero no debe ser el único. Para un nuevo período de programación debemos contar con nuevos indicadores que reflejen la complejidad creciente de nuestras sociedades y de la economía de nuestras regiones: el índice de paro, especialmente el referido a mujeres jóvenes y a parados de larga duración; la dependencia de las regiones respecto a sectores en crisis, como la siderurgia o la pesca; la baja cualificación de los trabajadores; la poca formación profesional o educación; la limitada diversificación económica; la realidad demográfica; la poca presencia de las nuevas tecnologías o la poca integración de las mujeres en la sociedad de las regiones menos desarrolladas, que es una causa de su retraso.

La cohesión no ha de limitarse a los Fondos estructurales. Todas las políticas de la Unión tienen que responder a esta finalidad, contribuyendo a mejorar la competitividad en las regiones más atrasadas y contribuyendo a crear más puestos de trabajo y más cualificados.

La Unión tendrá que incidir en aquellas áreas en donde sea preciso un estímulo que no constituya un fuerte desembolso. Un estímulo que suponga una regeneración y un aumento de la competitividad y de la productividad. La Comisión deberá tener más capacidad de intervención y una visión de conjunto, y las iniciativas comunitarias deberán estar mejor dotadas, en mi opinión, en el próximo período. Igualmente -en mi opinión, también- deberíamos repensarnos su número.

 
  
MPphoto
 
 

  Ducarme (ELDR ). – (FR) Señor Presidente, Señorías, mi intervención se refiere a los puntos 9 a 12 del informe de nuestro colega Sr. Gasoliba I Böhm. Mi propósito es precisar nuestro enfoque del concepto de servicio universal.

El servicio universal debe definirse en relación con el nuevo entorno tecnológico. La evolución actual – en particular de las tecnologías de la información y de la comunicación, todas las cuales convergen en la tecnología digital – constituye un catalizador ineludible. Corresponde al poder público superar el desafío permitiendo a cada ciudadano, independientemente de su situación, beneficiarse de forma equitativa y en función de sus necesidades de una calidad de servicio idéntica. Ahí reside la ventaja del servicio universal.

De hecho, los desarrollos tecnológicos permiten pensar el servicio universal de forma ofensiva y voluntarista, y no concebirlo de forma defensiva y desapegada, como un conjunto restringido de servicios públicos, a menudo mediocres, a los cuales se evita cuidadosamente recurrir, salvo si no queda más remedio.

Así, las perspectivas que ofrecerá a medio plazo la generalización en el espacio europeo de los nuevos documentos de identidad de tipo "smart card ", conducen a una redefinición y un reajuste del servicio universal, polarizado en dos vectores de cambio: un servicio level agreement y un content riche . Lo que deseamos es que se evolucione efectivamente en este sentido, para que el servicio universal pueda contribuir a la realización equilibrada de lo que se fijó como objetivo estratégico en el Consejo Europeo extraordinario de Lisboa en marzo de 2000.

 
  
MPphoto
 
 

  Knörr Borràs (Verts/ALE ). - Señor Presidente, sobre el informe del impacto de la liberalización y del proceso de reformas económicas, nuestra opinión no puede ser sino muy crítica. Y no es porque no compartamos ideas generales sobre los grandes objetivos de política económica, sino porque aquí, so pretexto de liberalización, se nos pretende encaminar por vías que, en lugar de aumentar el bienestar de nuestras sociedades, van haciendo más profundas las desigualdades sociales en sociedades pretendidamente más avanzadas.

En el informe que comentamos hay suficientes referencias genéricas al modelo de los Estados Unidos y frases que se han convertido en tabla de ley de la derecha económica que no pueden ser aceptadas de forma acrítica por aquellos que pretendemos mantener un balance entre los grandes objetivos económicos y la construcción de sociedades más justas.

Y esta postura progresista es inconciliable con afirmaciones que se hacen en este informe. No solamente con éstas a que acabo de referirme, sino con otras como pueden ser la afirmación que se hace respecto de la reforma del mercado laboral, cuando se dice textualmente "acometer una reforma del mercado laboral que promueva la movilidad y haga que a los desempleados les merezca la pena aceptar las ofertas de empleo". Esto es tratar -y lo digo con todo el respeto al Sr. Gasòliba i Böhm- a los desempleados como si fueran unos parásitos.

La clave para alcanzar el equilibrio entre objetivos económicos, competitividad y cohesión y justicia social no está en esa pretendida liberalización, sino en diseñar y poner en práctica políticas que hagan más eficaces nuestros sistemas económicos, extraer de otras economías -copiarlo si es preciso- aquello que nos pueda hacer avanzar en esta doble dirección.

No queremos modelos como el de los Estados Unidos, que nos lleven a mayores desequilibrios e injusticias sociales o a rotundos desastres, como el de la liberalización del sector eléctrico en California. ¿Por qué no copian ustedes, de paso, las políticas del Tesoro americano y abandonan el modelo de actuación del Banco Central Europeo, que tanto daño nos ha hecho en el pasado?

El ponente ha hecho referencia, de pasada, esta mañana a la existencia de países europeos con modelos interesantes. ¡Claro que los hay!, pero, ¿por qué no se pone énfasis en ello? Porque no interesa o, mejor dicho, no les interesa a aquellos que hablan de la liberalización a ultranza sin reparar en las consecuencias.

 
  
MPphoto
 
 

  Smet (PPE-DE ). - (NL) Señor Presidente, quiero mencionar tres cuestiones de cara a la cumbre de Estocolmo. En primer lugar, considero que no es responsable que esta discusión sea seguida aquí, a iniciativa del Parlamento, sin que exista en este momento un documento de la Comisión. Si se convoca una cumbre en Estocolmo sobre los problemas socioeconómicos, y se repite cada año, supongo que - y espero que la Presidencia sueca tome una decisión al respecto - contemos cada año con un documento de la Comisión sobre el que pueda celebrarse primero un debate en este Parlamento. Lo hemos hecho ahora, pero por iniciativa propia. Por ello, se pide un acuerdo interinstitucional al respecto en el informe que debatimos.

La segunda cuestión se refiere a la protección social. Ya lo han dicho aquí algunos colegas, el tema de la protección social es nuevo. Ha tardado diez años en pasar a formar parte definitivamente del ámbito político. Ha sucedido ahora. No obstante, se trata de un comienzo muy tímido. Empezar por establecer indicadores es un buen comienzo, pero no puede ser, por supuesto, el paso definitivo. Éste debería consistir en un proceso similar al que hemos seguido para el empleo. Es decir, también deberíamos poder llegar a adoptar directrices. Espero que Estocolmo también suponga un paso más en este sentido.

La última cuestión es la relativa al empleo. Efectivamente, hay muchos desempleados en Europa y siempre me sorprende que se diga que tenemos una necesidad absoluta de inmigrantes. Algunos dicen que son necesarios para las funciones cualitativamente más elevadas y otros piensan que para las menos cualificadas. En primer lugar, deberíamos formar a nuestros propios parados y las funciones menos cualificadas deberían revaluarse, de tal forma que nuestros propios ciudadanos sean, al menos, los primeros en aceptar este trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Trentin (PSE ). – (IT) Señor Presidente, señor Comisario, señores diputados, el informe Bullmann, del que comparto la línea política y todas las propuestas, y el mismo informe Gasòliba i Böhm, han destacado algunos de los objetivos cualitativos que deberían encontrar en el Consejo Europeo de primavera una salida en términos de decisiones vinculantes. Entre éstos, querría señalar la importancia de algunas iniciativas que se refieren a los sectores que estaban en el centro de las indicaciones de los Consejos de Lisboa y de Feira, pero en los que registramos todavía grandes retrasos, como reconocía el Presidente Prodi en su exposición de ayer: ante todo, la coordinación de las políticas de investigación y desarrollo. Mientras la Comisión europea ha preparado en este sector algunas iniciativas y proyectos europeos de gran importancia, falta todavía una coordinación efectiva de los programas nacionales y los proyectos públicos y privados que se establecen en cada país. Se produce así una situación en la que los muy limitados recursos financieros nacionales a menudo son utilizados para financiar duplicidades o inversiones dispersivas y en la que falta la adopción de algunas prioridades compartidas.

Querría preguntar a la Comisión si no pretende dar un impulso efectivo a la aplicación del instrumento de las coordinaciones abiertas, adoptado por el Consejo de Lisboa. Esto es posible si la Comisión, sobre la base de sus conocimientos de los programas y los proyectos nacionales existentes, se constituye en promotora y monitora de formas de cooperación abierta entre algunos de los Estados miembros, en torno a precisos objetivos prioritarios, poniendo así a prueba la voluntad de cooperación y convergencia de los gobiernos nacionales en la construcción de un espacio europeo de la investigación.

En segundo lugar, la puesta en marcha en la Unión – también en este caso sobre la base de algunos experimentos de coordinación abierta – de un sistema de formación y adiestramiento a lo largo de toda la vida. Justamente reivindicamos, también en el informe del Sr. Bullmann, una combinación entre flexibilidad, movilidad y seguridad en las políticas de empleo, de modo que se eviten nuevas formas de precariedad y exclusión, tanto entre los jóvenes y las mujeres como entre los trabajadores más antiguos. Ahora, no conozco otra forma de seguridad, que pueda aplicarse en un mercado laboral marcado por la flexibilidad y por la movilidad, si no es la que proviene de una posibilidad de empleo garantizado por un proceso permanente de formación y adiestramiento. Poner en marcha un sistema como éste a favor del mayor número posible de trabajadoras y trabajadores vencería las resistencias que se manifestaran en muchos sectores, puesto que el carácter provisional de un empleo – éste es el dato de muchas realidades de nuestro mercado de trabajo – induce a las empresas a no invertir en el capital humano.

Todo eso quiere decir movilizar recursos imponentes y fuertes voluntades subjetivas, que solamente se pueden encontrar si se construye una cooperación efectiva entre la Unión europea y los Estados nacionales, por un lado y las empresas y los trabajadores, por el otro. También de este modo será posible establecer las condiciones para que el Consejo de primavera se convierta en un momento importante ...

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Peijs (PPE-DE ). - (NL) Señor Presidente, me alegra que haya llegado la Presidencia sueca. Espero que realice un buen trabajo respecto del estatuto de los diputados, ya que nos morimos por él.

Primero, mi felicitación al colega Gasòliba i Böhm por su magnífico informe. En él recapitula muy claramente todas nuestras ambiciones. Queremos convertirnos en la economía del conocimiento más competitiva y más dinámica del mundo, dijeron nuestros dirigentes en Lisboa. Después, se fueron a casa, bebieron algo, fueron al baño y todo está como hace un año. Siempre tengo curiosidad por ver cómo lo traducen.

Todavía tenemos una burocracia asfixiante. Los intentos de liberalizar e introducir reglas más simples para las PYMEs fracasan una y otra vez por los intereses nacionales cortos de miras ¡Ay, señor Presidente! Sí sueño por la noche con ello, pero me despierto siempre con los gritos. A fin de racionalizar la legislación, no sólo debemos examinar lo que hacemos aquí, sino también cómo queda una directiva tras los procesos nacionales de transposición. Una ley aduanera única y clara parece convertirse de repente en una reglamentación de tres tomos gruesos.

Por otra parte, considero que la fiche d'impact debe recobrar un nuevo impulso. No debe seguir siendo una estimación superficial, sino una verdadera prueba para las empresas. Una prueba de cómo afectará una determinada ley al sector privado. El problema de Europa, señor Presidente, debo decirlo alguna vez después de llevar once años en este Parlamento, es que siempre me impresiona lo que se dice aquí, pero nunca me impresionan los hechos.

Menciono el ejemplo de la liberalización del correo. No sólo el Parlamento, también el Consejo, que celebró explícitamente en Lisboa la liberalización, retroceden un paso antes de darlo. Si comparamos la situación de Europa con la de Estados Unidos, resulta que la cuestión está todavía estancada en Europa en algunos ámbitos. Falta todavía mucho tiempo antes de que Europa pueda encabezar la economía mundial ahora que parece que el liderazgo de los EE.UU. se ha paralizado por el momento.

Los países centrales de Europa: Francia, Alemania e Italia han disfrutado de las ventajas de un euro barato y no han efectuado ningún cambio estructural ni en sus mercados de trabajo ni en sus economías.

 
  
MPphoto
 
 

  Κatiforis (PSE ). – (EL) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Comisario, señorías, la política económica en Europa ha cosechado un gran éxito y un gran fracaso. El éxito, claro está, es la moneda única; el fracaso es nuestra incapacidad hasta hoy de absorber el paro, de lograr el pleno empleo. Y nos preguntamos por qué si hemos sido capaces de conseguir lo uno, no somos capaces de conseguir lo otro. Desde esta perspectiva, quisiera felicitar a nuestro ponente, el Sr. Bullmann, tanto por la profesionalidad de su trabajo, como por su entusiasmo ante las decisiones del Consejo Europeo de Lisboa, que se proponen tender un puente de nuestro éxito en el ámbito monetario a un éxito similar en el ámbito de lo tangible y material, en el ámbito de la economía real.

Si definimos, señor Presidente, Europa no con fronteras políticas, sino con la lógica de sus fronteras económicas; si incluimos de este modo a Europa Oriental, Rusia y África del Norte, observamos que disponemos del mayor mercado del mundo, con la mayor renta per capita y con la mayor concentración de trabajadores educados. Ni en América Latina, ni en Asia, ni en el conjunto de América se dan cita estos tres elementos. Con estas bases podemos hacer maravillas, y desde esta perspectiva los objetivos de Lisboa se encuentran a la altura de nuestras posibilidades. La cuestión es si las políticas para alcanzar esos objetivos se encuentran a la misma altura.

Tengo la sensación, señor Presidente, de que en el asunto de la aplicación estamos exageradamente impresionados por el gran éxito del proceso de convergencia nominal. Pero, no estoy seguro de que estemos trasladando correctamente la experiencia a la economía real. La vigilancia mutua, la célebre peer pressure (presión de grupo), que queremos ahora trasladar a la economía real, no era el único elemento. No debemos olvidar los otros elementos, es decir, el objetivo simple y puro, cuantitativamente definido, bajar la inflación. No debemos olvidar que en el caso del euro había en el horizonte una ratificación bien precisa, fijada en el tiempo: o subías al tren, o el tren se iba sin ti. No debemos olvidar que el objetivo de la reducción de la inflación había cobrado prioridad absoluta, y funcionaba, de acuerdo, claro está, con mi estimación personal, en perjuicio incluso del empleo.

Si queremos un verdadero traslado a la economía real del método entonces seguido, deberíamos aplicar la sabiduría del objetivo cuantitativo simple y del instrumento simple. No se requiere gran sabiduría para definirlo. El objetivo es el pleno empleo; el medio, el aumento de la cantidad y la calidad de las inversiones. Este par tiene la virtud añadida de ser capaz de resolver indirectamente, en passant, como se dice en ajedrez, el segundo gran propósito, el progreso tecnológico. Deberíamos, sin embargo estar decididos a conceder a estos objetivos la misma prioridad absoluta que concedimos a la estabilidad legal. No estoy seguro de que estemos decididos a hacerlo. La cuantificación de los indicadores constituye, sin duda, cierto avance, pero, incluso ahí es significativo el hecho de que no haya indicadores analíticos detallados; la Comisión, señor Comisario, no propone indicadores analíticos de las inversiones, públicas, privadas, de infraestructura, tantas cosas que querríamos impulsar. Y, a pesar de los loables esfuerzos del ponente, quisiera recalcar que la multiplicación de indicadores cuantitativos no es la salida, pues podríamos encontrarnos ante el caso de la frase del Evangelio; alguien podría decirle un día a la Comisión: Μarta, Μarta, te afanas y te inquietas por atender a muchas cosas, cuando...

(El orador es interrumpido por el Presidente)

 
  
MPphoto
 
 

  Sartori (PPE-DE ). – (IT) Señor Presidente, señores diputados, he querido tomar hoy la palabra para expresar una preocupación, que también nosotros tenemos, en relación con los resultados que podemos obtener como consecuencia de las decisiones de Lisboa. Sobre todo, con vistas a la cumbre por el empleo prevista en Estocolmo, creo que es necesario formular algunas valoraciones que puedan, de algún modo, ayudar a encauzar mejor la valoración de los objetivos que se van alcanzando poco a poco, además de subrayar la exigencia de intervenir con fuerza y con rapidez cuando estos objetivos no sean alcanzados. Es verdad – muchos colegas lo han afirmado – que, en Lisboa, se ha planteado un objetivo muy importante: el de tener una Europa competitiva y dinámica y, sobre todo, una sociedad europea basada en el conocimiento.

De alguna forma, también se ha decidido poner en confrontación nuestros éxitos y también, si queremos, nuestros defectos, con otra gran economía, como es la estadounidense.

Hoy por hoy, los datos de los Estados Unidos son para nosotros un objetivo por alcanzar, tanto en el campo del empleo como, de algún modo, en el campo del desarrollo y el crecimiento económico, teniendo en cuenta sin duda que nosotros tenemos una sociedad y una comunidad absoluta y completamente diferentes, cosa que no debe ser olvidada. También yo creo que los objetivos del pleno empleo, del respeto a una economía social de mercado y la exigencia de mirar y de ir con rapidez hacia la liberalización en muchos sectores es un objetivo que debemos y podemos ponernos.

Pero también creo que, en Europa, se han de tener en cuenta dos cosas: la primera es que existen realidades completamente diferentes las unas de las otras, donde los problemas que nosotros nos proponemos solucionar ya han sido solucionados y que afrontar realidades diferentes con reglas iguales no parece…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Berès (PSE ). – (FR) Señor Presidente de la Comisión, señor Presidente en ejercicio del Consejo, Señorías, comprendo las virtudes del benchmarking en nuestra reflexión económica. Sin embargo, pido a nuestros colegas Peijs, Carlsson y a todos los que sin cesar nos ponen como ejemplo el modelo norteamericano que pregunten a los californianos qué piensan de las virtudes de la liberalización y de la interrupción de un servicio público tan esencial como el suministro eléctrico en una economía moderna del siglo XXI.

Me parece que los informes que examinamos hoy, si se dirigen a consolidar el crecimiento en nuestro continente, son buenos informes. Parten de la idea de que el crecimiento debe apoyarse con reformas estructurales. Compartimos ese punto de vista, siempre que dichas reformas estructurales se adecuen a un objetivo que es también nuestro objetivo esencial y que ha recordado la presidenta de nuestra comisión, Sra. Christa Randzio–Plath: la reforma social debe conducir a una mayor integración social. No hay política económica sin este objetivo. Esperamos que Estocolomo sea también una cita para recordar que la estrategia del pleno empleo es quizás, por fin, una estrategia posible en Europa.

Desde este punto de vista, el informe de nuestro compañero Sr. Gasòliba i Böhm refleja en ocasiones, a nuestro entender, un enfoque muy liberal. Sin embargo, la liberalización sólo puede ser progresiva, debe ir necesariamente acompañada de procesos de regulación. Tampoco podrá efectuarse sin daños si no se mantienen los objetivos de la Unión Europea en materia de cohesión social y territorial. Desde este punto de vista, deseamos que se realicen progresos significativos para la redacción de una directiva marco sobre los servicios de interés general.

Pedimos a quienes defienden una liberalización excesiva y un calendario acelerado para la liberalización del sector de la electricidad y el gas que presten mucha atención cuando se trate del sector postal o del ferrocarril, sobre los cuales descansa también la cohesión social y territorial de nuestros países.

 
  
MPphoto
 
 

  Mann, Thomas (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, me alegro de que el Presidente en ejercicio del Consejo se encuentre de nuevo en la sala. Con todo mi respeto por su persona habría, no obstante, preferido que a la vista de la manifiesta preocupación sueca por la igualdad de oportunidades hubiera estado con nosotros la Secretaria de Estado Ekström. Ayer asistió a la sesión común de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales.

Paso ahora a comentar el informe BULLMANN. En Lisboa el Consejo decidió convertir a la UE en la potencia económica más competitiva del mundo en el año 2010. ¿Fue eso una mera fanfarronería? Sea como fuere, los augurios son buenos ya que se han creado cuatro millones de puestos de trabajo nuevos en cuatro años, sobre todo para personas altamente cualificadas y expertos en tecnologías de la información y de la comunicación. Ha nacido una nueva dinámica gracias a los mercados laborales flexibles, pero aún no todo el mundo se ha subido al tren. Existen grandes diferencias entre regiones: unas se caracterizan por elevadas tasas de empleo y amplios márgenes de acción para las empresas y otras sufren un creciente desempleo con la consecuencia de que sus habitantes están obligados a abandonar su tierra por razones económicas. Nosotros queremos, sin embargo, que la Comunidad se fundamente en la cohesión económica y social y en unas medidas activas en el ámbito del mercado de trabajo. Éstas quedan reflejadas en los cuatro pilares del proceso de Luxemburgo. Está claro cuál ha de ser la prioridad: fomentar las PYME innovadoras. Disponemos de los instrumentos necesarios para abrir nuevas perspectivas y crear puestos de trabajo, pero para ello necesitamos eliminar los impedimentos burocráticos, jurídicos y fiscales y facilitar el acceso al capital riesgo. Al transponer las orientaciones en los planes nacionales de acción la tasa de empleo en la UE podrá alcanzar el 70%. Es necesario que se produzcan saltos cuánticos en materia de escolarización y formación. Desde este punto de vista hemos de conceder especial atención a la revalorización de la formación profesional, la aplicación de nuestro concepto de aprendizaje a lo largo de toda la vida, la mejora de las condiciones generales que rigen las actividades transfronterizas y el fomento de la movilidad a través de un sistema de formación común para nuestros hijos y el reconocimiento de las cualificaciones obtenidas en toda Europa. De conformidad con el procedimiento Hughes, las consideraciones del informe BULLMANN han sido reunidas en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y las del informe COCILOVO en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. Aunque no acatemos todos los detalles, el presente informe final merece nuestro apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Färm (PSE ). – (SV) Los principios contenidos en el informe del Sr. Bullmann corresponden a las ideas fundamentales de Lisboa que se concretizarán en la Cumbre de Estocolmo en la primavera. Esos principios, para que Europa alcance su anhelo de ser líder mundial en desarrollo económico y crecimiento, son tan necesarios como el desarrollo de la dimensión social; ésta es, por decirlo de algún modo, la esencia del asunto. El equilibrio es decisivo para que logremos realizar nuestras estrategias y para que la UE goce de mayor arraigo y comprensión popular, especialmente a la hora de la ampliación.

Por una parte, los liberales de derechas dicen que la Unión es necesaria para desregular y abrir los mercados, para crear libre comercio, etcétera. Por el contrario, la lucha contra el desempleo y el desarrollo del bienestar social serían materias nacionales. Implícitamente dicen entonces que se podrían vaciar de contenido el derecho laboral y la injerencia de los trabajadores y que sería posible desarmar la política de bienestar sin que la UE se entrometa en el asunto. Por otra parte, algunos políticos del Grupo GUE intervienen para atacar el informe Bullmann diciendo que habla demasiado de liberalización y de competencia.

Por esa razón, celebro que hayamos alcanzado una amplia mayoría -excluyendo los extremos de la derecha y de la izquierda- entre los que opinan que es necesario el desarrollo de una dimensión social en una política económica exitosa. Pero esto no implica necesariamente que la Unión absorba la facultad legislativa de los Estados miembros, aunque el método abierto de coordinación obviamente no lo excluye. Lo más importante es que desarrollemos los mismos objetivos. Esos objetivos tienen que cubrir tanto las liberalizaciones como los objetivos comunes para resolver los problemas de desempleo y de exclusión social. No son muchos los que se han preocupado de este aspecto. Pero no olvidemos la importancia de esto en la ampliación, donde el informe Bullmann resulta aún más decisivo. Los nuevos países miembros necesitan un desarrollo paralelo del crecimiento, del bienestar, de los derechos sociales y de la participación de los ciudadanos y los trabajadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Menrad (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, en la Cumbre de Lisboa el pleno empleo quedó definido como el principal objetivo político. El informe del Sr. Bullmann, del que hablaré a continuación, merece mi expreso apoyo al afirmar que las orientaciones en materia de política de empleo formuladas por primera vez en la Conferencia de Empleo de Luxemburgo en 1997 sientan las bases para dicha meta. Felicito al ponente por su excelente trabajo. Es cierto que en el futuro tendremos que establecer más indicadores cualitativos a fin de tener en cuenta factores como la diversidad de los puestos de trabajo, el derecho mínimo del trabajador a participar en la configuración de los mismos y la utilización de tecnologías respetuosas con el medio ambiente. La Comisión de Empleo y Asuntos Sociales exige con razón que este método se aplique asimismo en la lucha contra el desempleo juvenil, como ha formulado acertadamente el ponente de opinión, el Sr. Cocilovo. Es importante que los objetivos perseguidos en el ámbito de la política de empleo se ajusten a la realidad económica. Nosotros, los miembros del Grupo del PPE, no perseguiremos quimeras. Cada día estamos más cerca de la sociedad de servicios y del conocimiento. Por eso mismo, todas las iniciativas destinadas a promover el aprendizaje a lo largo de toda la vida y la reforma de los sistemas educativos se encaminan en la buena dirección. Es algo que usted ha expresado muy bien esta mañana, señor Bullmann.

Solemos evocar nuestras metas en materia de empleo en discursos solemnes. Se recogen en numerosos documentos, en orientaciones europeas, en planes nacionales de acción, y siempre están maravillosamente formuladas, pero es importante que no se queden en papel mojado. Ahora se trata de llevarlas a la práctica. El PPE juzgará al Consejo Europeo de primavera por su contribución al objetivo de lograr la aplicación práctica de las propuestas formuladas. Una cumbre dedicada a la retórica no nos sirve de nada. De todas formas, estoy convencido de que el Consejo de Estocolmo irá más allá de las palabras bonitas, ¡puesto que no necesitamos declaraciones de intenciones sino acción!

 
  
MPphoto
 
 

  Solbes, Comisión . - Señor Presidente, en primer lugar, querría agradecer a los ponentes y a los múltiples intervinientes sus aportaciones al debate. Voy a intentar hacer algunos comentarios. El debate ha sido muy rico en ideas, muy variado y en él se han planteado múltiples aspectos.

En primer lugar, insistiría en un punto que me parece fundamental y es que, obviamente, Lisboa no ha cambiado sus objetivos, a saber, el pleno empleo y la modernización de nuestra sociedad, sin olvidar el respeto de nuestro sistema social y una alta cohesión. Cuando analizamos las cifras de empleo, queda claro cuáles son los resultados conseguidos. Podemos hablar de inversión pública, como algunos de ustedes han hecho. Pero para nosotros lo relevante es la estrategia global. Cuando analizamos la estrategia global, y ése es el contenido del informe de síntesis, se insiste en la necesidad de avanzar simultáneamente en las distintas áreas, para conseguir los objetivos que hemos previsto en Lisboa. Por ejemplo, las grandes orientaciones de política económica del año 2000 modifican ya, de forma sustancial, su estructura histórica, para incluir, en las diversas políticas, aquellas medidas que son consecuencia de la estrategia definida en Lisboa.

Evidentemente, Lisboa se basa en la idea que todos o muchos de ustedes han destacado de una sociedad con una economía dinámica y cohesionada a la que yo acabo de hacer referencia. Y eso implica avances en innovación, en educación, en formación, en liberalización, también en una regulación adecuada y, desde luego, en todo el sistema de protección social. Ni estos instrumentos ni estas políticas tienen vida por sí mismas; existe una interrelación entre todas ellas. No es un equilibrio entre las distintas políticas, es más bien una sinergia entre distintas políticas que al final nos debe permitir llegar a los resultados deseados.

Si analizamos el informe, se expone con claridad que hemos avanzado desde entonces. Creo que no se puede ser tan negativo, como lo han sido algunos de ustedes, diciendo: "nada se ha hecho". Creo que se han hecho bastantes cosas, hablemos de liberalización o hablemos de resultados económicos. También es cierto que no se han hecho muchas otras y por ello, en nuestro informe, definimos unas prioridades que consideramos fundamentales para un futuro inmediato.

Hay un punto que me parece interesante. Se ha suscitado, a lo largo del debate y especialmente en la primera parte de la mañana, y es el papel de los indicadores en relación con los objetivos que pretendemos. Es cierto que los indicadores no deben ser considerados como una especie de inventario de tomas de posiciones en políticas concretas. Es cierto que los indicadores no son objetivos en sí mismos, son instrumentos que nos deben permitir avanzar e interpretar la realidad de forma más global y más correcta. Contrariamente a lo que algunos de ustedes han indicado, es importante tener indicadores que por sí mismos nos dan una realidad de nuestra propia situación. Sin duda alguna, la comparación con otros modelos es útil. Qué duda cabe de que comparar, por ejemplo, algunas tasas de penetración tecnológica en la Unión Europea y en Estados Unidos nos va a dar una medida de dónde estamos, respecto al país más avanzado en estos temas. Hacer una comparación parcial, sólo en algunas cosas y no en todo el modelo, entre ambas economías puede dar lugar a interpretaciones no siempre correctas. En todo caso, cuando estamos hablando de indicadores comparativos siempre hay una dificultad y es que, en muchas ocasiones, no disponemos de indicadores suficientemente homogéneos para que las realidades que estamos comparando puedan ser conocidas a través de estas cifras.

Ustedes han debatido también, a lo largo de la mañana, si el número de indicadores resultaba excesivo. Es verdad que una reducción del número de indicadores daría más visibilidad al informe; permitiría, en términos de opinión pública, enviar mensajes más claros y más directos. Pero también es cierto que un número menor de indicadores haría mucho más difícil la interpretación de la realidad que pretendemos conocer.

La existencia de 28 indicadores, clasificados en los cuatro objetivos fundamentales de Lisboa, pensamos que es el mínimo necesario para un buen conocimiento de dónde nos encontramos en el momento actual. Es verdad, sin embargo, que concebimos los indicadores, como he dicho antes, como un instrumento de trabajo. No es un instrumento que necesariamente tenga que ser permanente, pues la realidad y un mejor conocimiento de la misma nos van a imponer una revisión de los indicadores de forma continua, posiblemente cambiando algunos de ellos a lo largo del proceso que hemos iniciado con Lisboa.

Un tema que me parece interesante, y que ha sido suscitado por algunos de ustedes, es en qué medida se puede conseguir una mayor participación del Parlamento en todo este debate mediante un acuerdo institucional. Creo que en estos momentos disponemos ya de suficientes instrumentos, para las relaciones entre la Comisión y el Parlamento por lo menos, para poder avanzar en nuestro trabajo común. En todo caso, el acuerdo institucional debería incluir también el Consejo. Me gustaría destacar un punto: la participación tanto del Parlamento como de las opiniones públicas, en el debate europeo, está siempre abierta. Por parte de la Comisión se ha tomado la iniciativa por ejemplo de las entrevistas económicas, que se mantienen una vez al año y cuyo objetivo fundamental es realizar un análisis de la situación económica europea, precisamente en un mundo global y en una comparación con el contexto de aquellos países de referencia para nuestra situación. Este tema siempre está abierto al Parlamento y, lógicamente, esperamos su cooperación en este año como la tuvimos en el pasado.

Otro punto que me parece también interesante es el del ámbito del informe de síntesis. He visto, como mínimo, dos referencias que me parecen de interés: ¿por qué no hablamos de desarrollo sostenible?, ¿qué sucede con la ampliación de la Unión Europea? ¿No convendría hacer una referencia a ambos temas?

Por su parte, el desarrollo sostenible será el objetivo de Gotemburgo; por lo tanto, únicamente hay una referencia clara en el actual informe, que indica que las dimensiones económicas y sociales de Lisboa tendrán que completarse mediante la integración de la dimensión medioambiental, que contribuirá a una estrategia de la Unión Europea para un desarrollo sostenible. Estamos, pues, hablando de una posibilidad abierta después de Gotemburgo y que, sin duda alguna, se plasmará en la realidad de los debates futuros.

Un problema distinto es el problema de la ampliación, donde hay también una referencia clara: la economía de la Unión Europea no sólo debe tomar en cuenta este elemento esencial, sino que todo nuestro diseño debe partir de la consideración de que la Unión se ampliará en un plazo de tiempo relativamente corto. La Unión Europea debe tomar este elemento como referencia, pero también los países candidatos deberían implicarse en la estrategia de Lisboa, asumiendo, en la medida de lo posible, sus objetivos. Este texto, prácticamente casi con las mismas palabras que acabo de pronunciar, está incluido en nuestro informe de síntesis.

Cuando hablamos de Lisboa hablamos también del nuevo método de coordinación, el método de coordinación abierto. Es verdad que este método es interesante, que permite identificar buenas prácticas y desarrollar progresivamente un enfoque común sobre temas de interés; sin embargo, el método no debería sustituir a los instrumentos comunitarios ya existentes, de carácter normativo o cuasinormativo, o a las líneas directrices que ya existen en ámbitos como la política económica o el empleo.

Un punto que me gustaría destacar es el de las reformas estructurales. Sin duda alguna, incluimos algunas referencias específicas a las reformas estructurales. Consideramos que éstas tienen un contenido muy variado y entre ellas figura el concepto de liberalización de nuestras economías. Sin duda alguna, esto nos debe permitir una mayor competitividad y va a beneficiar a los usuarios y permitir la mejora de la calidad de los servicios de interés general. Pero es evidente que un proceso de liberalización sólo será eficiente y no planteará problemas en la medida en que se realice en un marco legislativo y de control adecuado en cuanto a la regulación. No podemos pensar en procesos de liberalización que no encajen en un marco global. Este proceso regulatorio, sin duda alguna, será un tema fundamental en los debates próximos y en ese marco se inscriben las referencias a los servicios de interés público que se han hecho esta tarde.

Un punto que me parece también interesante, en el debate que se ha suscitado hoy, es en qué medida un exceso de cargas burocráticas está teniendo un impacto negativo en el proceso de desarrollo europeo. Señalaré únicamente que es un punto que preocupa a la Comisión; incluso, en algunos momentos, se ha trabajado ya sobre un indicador referido a la carga burocrática. Evidentemente es un tema difícil, que está siendo pilotado por Eurostat, donde un grupo de trabajo pretende definir precisamente elementos de esta naturaleza que nos permitan conocer con más detalle si este sentimiento que hoy existe en una parte de nuestra sociedad, sobre ese exceso de cargas burocráticas, responde o no a una situación real.

Para ir terminando ya con mis comentarios, les diré que, en este momento, podría ser interesante insistir en que el proceso del informe de síntesis es un proceso global que exige una coherencia entre la estabilidad macroeconómica, tema que consideramos fundamental, el empleo, las reformas y la cohesión social. Y dentro del concepto de cohesión social, debemos tener un planteamiento y una visión amplios, que no debe única y exclusivamente limitarse a temas individuales, sino que debe abarcar también temas regionales, como algunos de ustedes han planteado.

Es fácil poner de relieve los avances que se han producido en términos generales, pero es algo más complejo destacar cómo esos avances en cada uno de nuestros países, o en cada una de nuestras regiones, pueden ser comparables con los demás.

En todo caso, y este punto me parece fundamental, las reformas que estamos poniendo en marcha tendrán sentido en la medida en que seamos capaces de aumentar la productividad y la eficiencia económicas. La introducción de elementos de nueva economía en la Unión Europea va a ser la clave de nuestro desarrollo futuro. Crecimiento sí, crecimiento con cohesión social, crecimiento que nos permita afrontar el futuro en términos de reto tecnológico; al fin y al cabo, ésos son los objetivos de Lisboa y ésos son los objetivos que pretendemos recoger en nuestro informe.

Muchas gracias por sus aportaciones y por su participación en este debate. Intentaremos tomar en consideración todos aquellos elementos que hoy se han suscitado y que, sin duda alguna, serán útiles para nuestro debate de Estocolmo.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. COLOM I NAVAL
Vicepresidente

El Presidente. - Muchas gracias, señor Comisario.
El debate queda cerrado.
La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

 

Libre circulación de las personas
MPphoto
 
 

  El Presidente. - De conformidad con el orden del día, se procede al debate conjunto sobre:

- la pregunta oral (B5-0005/2001 ) del Sr. Rocard, en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, al Consejo, sobre el Reglamento nº 1408/71/CEE sobre la libre circulación de las personas - Fundamento jurídico;

- el informe (A5-0026/2001 ) del Sr. Lambert, en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, sobre la propuesta de reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se modifica el Reglamento (CEE) nº 1408/71 del Consejo relativo a la aplicación de los regímenes de seguridad social a los trabajadores por cuenta ajena, a los trabajadores por cuenta propia y a los miembros de sus familias que se desplazan dentro de la Comunidad, el Reglamento (CEE) nº 574/72 del Consejo por el que se establecen las modalidades de aplicación del Reglamento (CEE) nº 1408/71 (COM(2000) 186 - C5-0217/2000 - 2000/0070(COD)).

 
  
MPphoto
 
 

  Rocard (PSE ). – (FR) Señor Presidente, cuando la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales decidió formular la presente pregunta al Consejo, deseaba centrarse en dos aspectos concretos, por lo demás ligados entre sí: la libre circulación de los nacionales de terceros países tras las decisiones del Consejo Europeo de Tampere, por una parte, y el fundamento jurídico previsible a tal fin, por otra.

En aquel momento, nuestra pregunta estaba relacionada también, como es natural, con los trabajos preparatorios de la Cumbre de Niza, puesto que esperábamos elementos que favorecieran la política social y la libre circulación. Después, y en especial en el período precedente al Consejo Europeo anteriormente citado, la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales tuvo ocasión de examinar la cuestión de la libre circulación de un modo más general. Esta reflexión más general nos fue útil: en efecto, antes de ampliar la libre circulación a los nacionales de terceros países, hay que asegurarse obviamente de que funciona correctamente para los ciudadanos de la Unión.

Pero nos vimos obligados a reconocer con preocupación que el Reglamento nº 1408/71/CEE resultaba cada vez más inadecuado y que su modernización y simplificación eran aplazadas uno y otro mes. Esta situación es grave, ya que la libre circulación es uno de los principios fundamentales de la Unión Europea. Es la que permite a los ciudadanos de la Unión circular, establecerse y trabajar sin barreras. Es la razón por la cual el Reglamento nº 1408/71/CEE - que fue concebido para coordinar los sistemas nacionales de seguridad social - es una de las piezas maestras de la Europa de los ciudadanos y cualquier obstáculo o cualquier retraso que afecten a su modernización es grave.

Permítame, pues, señor Presidente, abordar estos tres puntos sucesivamente. Vamos, antes de nada, con el texto de nuestra pregunta. En primer lugar, con respecto a la ampliación del Reglamento nº 1408/71/CEE a los nacionales de terceros países ¿qué observamos? Por fuerza hemos de constatar que, a día de hoy, la actuación del Consejo no refleja todavía, o mejor sigue sin reflejar - el matiz no es el mismo la voluntad política del Consejo Europeo de Tampere de los días 15 y 16 de octubre de 1999 de crear en la Unión, y cito las actas del Consejo, “un espacio de libertad, seguridad y justicia, un espacio en que el estatuto jurídico de los nacionales de los terceros países que residan legalmente en un Estado miembro debería aproximarse al de los nacionales de los Estados miembros”.

Ahora bien, les recuerdo que el Parlamento ya se había pronunciado en este sentido en octubre de 1998, puesto que la propuesta entonces presentada por la Comisión fue adoptada, sin enmiendas, por éste. En otras palabras, la Comisión había tomado la iniciativa, el Parlamento había apoyado la propuesta con un voto favorable claramente expresado y el Consejo Europeo, al más alto nivel, en Tampere, legitimó esta orientación un año más tarde; ahora bien, el Consejo todavía no ha adoptado una posición común en 2001 para que podamos continuar el procedimiento.

¿Cuál es la razón de este retraso inadmisible y esta negación de la voluntad política de los Jefes de Estado y de Gobierno cuando, por una vez, las tres instituciones están perfectamente de acuerdo, lo que no siempre ocurre? Al parecer, es la cuestión del fundamento jurídico de este texto la que opone al Consejo a la posición del Parlamento Europeo y la Comisión. Pero permítame formular esta controversia jurídica en términos accesibles al gran público. ¿Qué pretende el Consejo al oponerse a esta base jurídica? Quiere descartar (nos dirá que podría hacerlo) al Parlamento Europeo del procedimiento de codecisión. Eso es lo que está en juego. Entonces, ¡nada de cabeceos! Ustedes nos niegan la codecisión.

No es sólo un asunto que concierne estrictamente al papel del Parlamento Europeo. Se trata, de hecho, de una cuestión directamente política y ciudadana. La ampliación del Reglamento nº 1408/71/CEE a los ciudadanos de terceros países es una cuestión tan sensible que los ciudadanos de la Unión deben participar plenamente en ella a través del Parlamento Europeo, que los representa. Por ello, la Comisión de Asuntos Sociales y Empleo no puede aceptar la referencia a otras bases jurídicas distintas de las previstas en la propuesta de la Comisión y desea recordar que el Reglamento nº 1408/71/CEE sólo puede modificarse mediante el procedimiento de codecisión.

Señor Presidente en ejercicio del Consejo, lo que discutimos en los trabajos del Consejo es, en realidad, una sola cosa, ya se trate de los ciudadanos comunitarios o de los ciudadanos de terceros países. Tanto en un caso como en el otro, la lentitud de los trabajos del Consejo está bloqueando el desarrollo de la libre circulación. El Consejo no puede eludir sus responsabilidades. Debe aplicar las decisiones del Consejo Europeo, aplicarlas con toda transparencia frente a la opinión pública y dentro del pleno respeto de las normas democráticas y del papel de nuestro Parlamento. No seguir esta vía, señor Presidente, conduciría sin duda alguna a los diputados europeos a reaccionar enérgicamente - con el apoyo de la opinión pública, no lo dudamos - contra el mantenimiento de estos obstáculos a la libre circulación.

He de añadir que mi protesta no va dirigida, por supuesto, contra la Presidencia sueca como tal, sino contra el Consejo. Creo incluso que la Presidencia sueca, por sus tradiciones, podría contribuir en mucho a resolver este problema.

Por último, quisiera concluir con una última cuestión, que se refiere al futuro próximo de la Unión, es decir, a la ampliación. La Comisión de Empleo considera indispensable que los países afectados por la próxima ampliación sean informados de las distintas propuestas pendientes sobre la reforma del artículo en cuestión del Reglamento nº 1408/71/CEE. El tema de la libre circulación es, como sabemos muy bien, uno de los puntos delicados de las negociaciones de adhesión. ¿Qué proyectos tiene el Consejo a este respecto?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo. – (SV) Señor Presidente, Señorías, la pregunta del estimado diputado Rocard es muy importante. La Presidencia celebra la oportunidad de debatir este tema y, obviamente, escuchará atentamente los análisis de todos los diputados que participen en el debate.

Tal como dice el Sr. Rocard en su pregunta, las conclusiones del Consejo Europeo en Tampere prescriben un tratamiento igualitario para los ciudadanos de terceros países que residan legalmente en la Unión o en países del EEE, entre otras cosas, mediante la concesión de derechos y obligaciones similares a los de los ciudadanos de la Unión. Por eso parece necesario adaptar la amplitud del Reglamento (CEE) 1408/71 en relación con la coordinación de la protección social. Las reglas sobre coordinación contenidas en este Reglamento son una condición para la libre circulación de las personas.

Si se considera a los ciudadanos de terceros países, éstos también podrán gozar de garantías respecto a los denominados derechos adquiridos. A diferencia de la actual situación, en la que la coordinación sólo es regulada a través de acuerdos bilaterales, en la medida que estos existan.

Antes de la reunión del Consejo Europeo en Tampere, éste recibió, en 1998, una propuesta de la Comisión para ampliar el Reglamento 1408/71, de modo que contemplase a los ciudadanos de terceros países. El Consejo tramitó esta propuesta en noviembre de 1999. No obstante, el Consejo aún no ha decidido nada sobre la propuesta, puesto que, desgraciadamente, no hay acuerdo en torno a ella ni a sus fundamentos jurídicos.

Paralelamente con esto, el Consejo tramita actualmente la propuesta de la Comisión sobre simplificación del Reglamento 1408/71. Según esta propuesta, el Reglamento también debe ampliarse para que cubra a ciudadanos de terceros países. Esta propuesta está actualmente en el primer trámite del Consejo.

Somos muy conscientes de las críticas que se hacen al Consejo por los retrasos en esta materia. Sin embargo, hay que recordar que estamos tratando una materia muy compleja. El estudio técnico que se está realizando nos ayuda a entender las dificultades a que daría origen una eventual ampliación del Reglamento 1408/71. Las negociaciones políticas necesarias para concluir las reformas van a verse beneficiadas, sin lugar a dudas, por este minucioso estudio técnico.

En relación con la tercera pregunta del Sr. Rocard, sobre consultas con los países candidatos, no se realizan actualmente consultas oficiales con los países candidatos ni con los países del EEE.

 
  
MPphoto
 
 

  Lambert (Verts/ALE ), ponente . – (EN) Señor Presidente, debo reconocer que me siento algo molesta por la falta de respuesta a algunas cuestiones, pero volveré sobre ello dentro de un momento. Mi informe trata sobre el presente Reglamento que, como se ha dicho, es relativo a un dispositivo clave para poner en práctica el objetivo de la Unión Europea de garantizar la libre circulación de las personas en lo que se refiere a la coordinación de los regímenes de seguridad social. Ciertamente no pretende una armonización de los mismos.

El debate de hoy tiene tres aspectos. Ya hemos oído sobre los nacionales de terceros países y el fundamento jurídico que debería aplicarse para incluirlos en el ámbito del Reglamento; la relativa falta de progreso en la inclusión en el proceso de coordinación de los países candidatos a la adhesión; y la actualización del Reglamento, que es sobre lo que trata mi informe, para adaptarlo a las modificaciones efectuadas en los regímenes de seguridad social de determinados Estados miembros. Profundizaré en este aspecto, aunque también tocaré los otros dos temas.

Como se ha puesto de relieve, un factor crucial intrínseco a todos estos elementos es la necesidad de avanzar de manera rápida y positiva sobre la base de la propuesta de la Comisión de simplificación y modernización de todo el Reglamento (CEE) 1408/71. Es fundamental que el Consejo sepa que en el Parlamento existe consenso y determinación sobre este punto, con independencia de las diferencias que puedan surgir en otros círculos sobre la estrategia idónea. Tenemos nuestra mirada puesta en el Consejo para que dé una respuesta positiva al ritmo de dicha reforma global.

El apartado 4 de la resolución presentada por cuatro Grupos políticos deja claro que el Parlamento ya no está dispuesto a continuar con la introducción poco sistemática de enmiendas y actualizaciones técnicas – de las que mi informe es el ejemplo más reciente y, creemos, que el último. Ahora debemos pasar cuanto antes a la introducción de cambios integrados globales que son necesarios para resolver la mayoría de los problemas que se derivan actualmente de este Reglamento. Es el motivo por el que las enmiendas presentadas y apoyadas en comisión son enmiendas técnicas. En términos generales, preferimos no aceptar las enmiendas relativas al ámbito del Reglamento, las prestaciones que cubre, los cambios de la autoridad competente, etcétera.

Nuestro objetivo es tratar el presente informe con la máxima rapidez posible de manera que no le demos al Consejo ningún pretexto para no avanzar rápidamente hacia la conclusión de su debate inicial sobre la simplificación general – una vez más, una cuestión que se plantea en la resolución común. Es, además, la razón principal por la que no he aceptado las enmiendas presentadas en nombre del PPE, aunque también tengo dificultades con el contenido de algunas de ellas. La enmienda 8, por ejemplo, trata sobre los regímenes profesionales de jubilación que no son prestaciones proporcionadas por el Estado y que, por lo tanto, quedan actualmente fuera del ámbito del Reglamento. Asimismo considero que la enmienda 10 podría suponer un retroceso en algunos Estados miembros, ya que propone una condición general por la que se rija el derecho a percibir prestaciones por desempleo.

Reconozco que algunas de las enmiendas presentadas tocan algunos temas importantes y así lo reconoció el Parlamento el mes pasado en su votación sobre el informe relativo a los trabajadores transfronterizos – una vez más, como se recuerda en la resolución común. Dichos trabajadores representan un problema para los países candidatos a la adhesión. Somos conscientes de que la libre circulación hacia y desde dichos países depende en cierto modo del éxito de la coordinación de los regímenes de seguridad social. Buena parte del debate sobre la libre circulación tiende a pasar por alto el hecho de que algunas personas de los actuales Estados miembros desean trabajar y establecerse dentro de las fronteras de los países candidatos, y de ahí nuestro interés por la marcha de dichas negociaciones.

Personalmente, apoyo firmemente las propuestas de la Comisión de incluir en el Reglamento a los ciudadanos de terceros países y de hacerlo sobre la base del fundamento jurídico propuesto. El Parlamento debería participar en la codecisión sobre este asunto, como hace actualmente en asuntos relativos a la coordinación de los regímenes de seguridad social en general.

A mi entender, la inclusión de los nacionales de terceros países es el reconocimiento del principio de igualdad de trato de aquellos que contribuyen a la vida económica y social de la Unión. La resolución común recuerda la Cumbre de Tampere, en la que los Gobiernos de los Estados miembros declararon que convendría aproximar la situación jurídica de los nacionales de terceros países a aquélla de los nacionales de los Estados miembros.

Poco después de que se hiciera dicha declaración, asistí, en representación de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, a una conferencia del Foro de Emigrantes de la Unión Europea. La declaración fue acogida con satisfacción como un fuerte indicio del deseo de la Unión de que sus acciones no fueran discriminatorias. Lamento que el Consejo aún no pueda confirmar el fundamento jurídico propuesto y que no esté a la altura de las esperanzas que despertó entre el denominado "16º Estado miembro" de la UE, el que forman los nacionales de terceros países, y entre aquellos de nosotros que deseamos que éstos reciban un trato justo y equitativo.

Resumiendo, quisiera instar al Parlamento a que pase a la rápida conclusión sobre mi informe de manera que podamos dirigir toda nuestra atención a la tan necesaria simplificación y modernización del Reglamento (CEE) 1408/71 en su totalidad para hacerlo más integrador y eficaz para todos aquellos que están cubiertos por un régimen de seguridad social.

 
  
MPphoto
 
 

  Oomen-Ruijten (PPE-DE ). - (NL) Señor Presidente, el expediente que examinamos hoy divide a esta Casa y provoca emociones, especialmente en la ponente, aunque las expone impasiblemente. También provoca emociones entre mis colegas del grupo socialista, en el que se suele llegar rápidamente a un acuerdo cuando hablo sobre trabajo fronterizo. Me pregunto si se trata de miedo a estorbar a los propios Ministros de Asuntos Sociales o si, señora Lambert, se trata de una diferencia clara en cuanto a la estrategia política. Cada año, recibimos un informe sobre el reglamento 1408, que intenta coordinar la seguridad social de los trabajadores migrantes, elaborado por la comisión competente y en el que se recogen propuestas de modificación para actualizar el mencionado reglamento. Durante años hemos aprovechado esta oportunidad, en tanto Parlamento, para manifestar deseos más ambiciosos, sin que se haya producido una división de opiniones en nuestra institución.

Desgraciadamente, señor Presidente, a pesar de todas las resoluciones, el Consejo de Ministros jamás se ha tomado la molestia de ni siquiera examinar lo que proponía el Parlamento. También debo dirigir hoy esta queja a la Comisión Europea. Esa institución, que cuenta con poder iniciativa y es la guardiana del Tratado europeo, efectuó ya en 1998 una propuesta magnífica para modernizar, adecuar y ampliar el reglamento. Sin embargo, la Comisión, desgraciadamente, juega con el Consejo al mismo juego. La propuesta de la Comisión se ha discutido y se sigue discutiendo, pero la Comisión Europea lleva ya tres años a la espera de un resultado concreto ¿No es ése un motivo, pregunto al Comisario Solbes Mira, para jugar ahora con nosotros y no esperar pacientemente a que el Consejo decida algo en su gran sabiduría?

He escuchado muy bien al Presidente Rocard, a quien estimo mucho. He escuchado el ferviente alegato en cuanto a que ha solicitado al Consejo que reconozca los derechos del Parlamento Europeo y permita que el Parlamento desempeñe su papel. No necesitaba un alegato. El PE debe jugar un papel en este procedimiento. Somos colegisladores, señor Presidente, tenemos ese papel, por tanto.

¿Puedo decir que, por ello, estoy increíblemente decepcionada con lo que el Ministro Danielsson acaba de decir? No ha dado ninguna respuesta a lo que el Presidente Rocard a dicho ¡Nada! Claro, debaten, quieren modificar, quieren ampliar. Cómo, por qué, cuál es el calendario ¡Ni una sola respuesta! Entonces, me pregunto si nosotros realmente podemos contar en esta Casa con esa promesa. Me planteo, por tanto, si nosotros, Comisión y Parlamento, no deberíamos hacer ahora uso de nuestras competencias y sentarnos con ese Consejo en la mesa para estudiar qué podemos hacer con las propuestas que hemos introducido, en beneficio de toda esa gente que cada día se enfrenta a los problemas que derivan de trabajar en un país distinto del de residencia.

Y, señora Lambert, no hay realmente nada loco en ello. La Comisión vuelve con una propuesta en materia de pensiones. El paro, los gastos por enfermedad figuran, señor Presidente, en las propuestas de la Comisión Europea, a petición también del Parlamento. Por tanto, no hay nada extraño en ello, señora Lambert, vuelva a examinar su expediente y verá que es mejor jugar con nosotros y procurar que nos sentemos con ese Consejo en la mesa.

Estaba dispuesta a decir mañana a mi Grupo que habíamos efectuado bellas promesas, que se han quedado en nada y, para mí, ése constituye un motivo para realizar de nuevo un llamamiento urgente a todos: procuremos sentarnos ahora en la mesa, y espero que se reconozca otra vez ese ruego del Parlamento en la respuesta de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Weiler (PSE ) . - (DE) Señor Presidente, estimados colegas, quisiera comentar dos cosas. Comenzaré por el sensato y pragmático informe de la Sra. Lambert que trata de las necesarias modificaciones a la luz de las actualizaciones anuales. Estamos ante un informe de índole técnica y el Grupo Socialista considera oportuno que haya sido separado de nuestras declaraciones políticas. Dado que se ha mantenido esta separación, querida señora Oomen-Ruijten, no entiendo a qué viene tanta excitación. A mi modo de ver, está montando un escándalo a raíz de este informe sin que haya necesidad de ello. Todo lo contrario, probablemente esta actitud retrase la adaptación legislativa.

Obviamente, seguimos adoptando el punto de vista que durante los últimos seis años e incluso antes hemos defendido siempre en nuestra comisión. Es decir, somos partidarios de garantizar cuanto antes y a la mayor escala posible el derecho a la libre circulación, los derechos de los trabajadores fronterizos y los derechos de los nacionales de países terceros y sus familias. Por eso mismo, considero que la postura del Consejo se queda corta. Ahora bien, la propuesta de resolución que presentamos hoy junto con los izquierdistas de este Parlamento, a la que me referiré más en adelante, recoge naturalmente un llamamiento unívoco y, en mi opinión, a la vez urgente al Consejo, instándole a que entregue las directivas, el reglamento y la modificación del reglamento a más tardar a finales del año en curso. A la vista de lo que he escuchado aquí, estoy convencida de que la Presidencia belga accederá a esta petición.

Señora Oomen-Ruijten, lamento profundamente su zigzagueo porque ni en nuestras enmiendas ni en las suyas se refleja lo que usted acaba de manifestar. ¿Por qué ha retirado, por ejemplo, la seguridad social de la letra a) de la enmienda 1? Todos queremos que la seguridad social continúe siendo uno de los componentes básicos a fin de reducir el peso de los intereses económicos. En el apartado 1 de la enmienda 4 ha eliminado a los nacionales de países terceros, lo cual constituye un gran problema, puesto que siempre nos hemos preocupado por incluir no solamente a los ciudadanos de la UE, sino también a los trabajadores y ciudadanos procedentes de otros Estados que residen legalmente en nuestro territorio. Esperamos, por tanto, que usted incorpore asimismo a este grupo de personas. Le aseguro que el problema se nos planteará de lleno el día que la enorme falta de mano de obra cualificada que comienza a vislumbrarse en los 15 Estados miembros se ponga en evidencia, y eso sucederá a más tardar en el momento de la ampliación, aunque es probable que el problema estalle antes. Por otra parte, sería inaceptable que sólo los trabajadores tuvieran derecho a legalizar su situación. Obviamente, hemos de incluir también a sus familiares.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Manders (ELDR ). - (NL) Señor Presidente, todos sabemos, por supuesto, que el informe de la Sra. Lambert no llega en el momento adecuado, ya que se trata de una adaptación técnica. Lo sabemos. Lo sabe todo el mundo. Sin embargo, como el Consejo tarda tantísimo en tener coraje, y la Comisión también, para evaluar este reglamento y colocarlo en la agenda; francamente, hay un cri de coeur por parte de las personas que consideran que realmente debería introducirse en la agenda a fin de poder seguir una amplio debate político apoyado en buenos argumentos.

La Sra. Lambert dice que debe evitarse la discriminación. Estoy completamente de acuerdo con ello y todos debemos respaldarlo. Sin embargo, - y la Sra. Oomen ya lo ha señalado - los trabajadores fronterizos todavía se ven discriminados, y la izquierda, los socialistas, no quieren hacer nada al respecto. Por qué, no lo comprendo. Solicito que se haga algo más, ya que estas personas todavía se ven discriminadas. Ése es el primer punto. Nos ocupamos de una directiva que, por lo visto, discrimina especialmente a los trabajadores fronterizos. Debe hacerse algo al respecto.

Hay otra cuestión que, quizá, sea todavía más importante, es decir, el futuro de la Unión. En este momento, regulamos a nivel europeo la renta y la economía central desde Bruselas. Es positivo. Lo que todavía no está regulado es la movilidad laboral, ya que cada Estado miembro tiene sus propias pretensiones y leyes. Esto se convertirá dentro de un tiempo en una amenaza para la economía europea. Debe haber movilidad laboral.

En lo que a los trabajadores fronterizos y las personas destinadas en otro Estado miembro se refiere, opino que deberían tener elección. Cuando veo cómo los periodistas que han estado durante cinco años destinados en Bruselas, deben volver a su país de origen, ya que en caso contrario pierden sus pensiones, pienso que la Unión Europea se comporta de forma escandalosa respecto de su legislación. Especialmente cuando este término se reduce a doce meses. Creo, por tanto, que los trabajadores deben tener mucha más libertad para elegir, por lo que la movilidad de los trabajadores debe ampliarse y mejorarse. Considero que es positivo: a) que no discriminemos más en ningún ámbito y b) que beneficia a la economía europea.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Bouwman (Verts/ALE ). - (NL) Señor Presidente, la adaptación anual de la directiva 1408/71, que examinamos ahora, es un asunto técnico. Por tanto, no es el momento oportuno para llevar a cabo cambios fundamentales, pero las modificaciones son- lo sabe muy bien todo el mundo - indispensables.

Mi Grupo aboga aquí por una resolución que se ha presentado conjuntamente, se acaba de señalar, con el PSE, el ELDR y la GUE. Antes de nada, es necesario que el Consejo siga la propuesta de la Comisión para la ampliación de la directiva a fin de que permita su ampliación a los súbditos de terceros países que residen legalmente en la UE. Está claro que actualmente se les otorga un trato desigual. Esto es contrario a la Carta de Derechos Humanos y al artículo 12 del Tratado, y choca con el concepto de la Europa de los ciudadanos. Cuando hablamos de la Europa de los ciudadanos no nos referimos exclusivamente a los ciudadanos europeos, sino a los ciudadanos que viven en Europa. Espero que el Consejo apueste por un planteamiento incluyente, tal como así se llama.

Una segunda cuestión importante se refiere, y ya se ha hablado aquí sobre la misma, a los trabajadores fronterizos. La Sra. Oomen-Ruijten y también antes de ella, la Sra. Van Lancker y otros, los han defendido ampliamente. Una y otra vez, el Parlamento ha pedido al Consejo y a la Comisión que eliminen los obstáculos en el ámbito de la fiscalidad y de la seguridad social, sin consecuencias decisivas por el momento. Ya es hora de que se adopte legislación en ese campo. No obstante hay un momento y un lugar para todo. El lugar sí es el Parlamento, pero el momento, señora Oomen, no es ahora. Intentar mejorar la posición de los trabajadores fronterizos o de los súbditos de terceros países en la actual revisión carece de perspectiva. No sólo daría lugar a un retraso de la tramitación de este reglamento, sino a un retraso también de las reformas a gran escala tan deseadas por todos nosotros. No busquemos una estrategia que propicie una derrota, sino dirijamos nuestra energía a una mejora efectiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Krivine (GUE/NGL ). – (FR) Señor Presidente, sólo se puede estar a favor de que toda persona que goce en principio del derecho a la libre circulación dentro la Unión Europea esté protegida por un régimen de seguridad social, independientemente de que esa persona tenga un empleo o se encuentre en el paro.

Sí, la Unión Europea debe garantizar un trato equitativo a los nacionales de terceros países que residen legalmente en el territorio de los Estados miembros, de conformidad con las conclusiones de Tampere. Pero también debe conceder los mismos derechos a quienes, condenados por una lógica cada vez más restrictiva en materia de papeles, visados o derecho de asilo, se ven obligados a trabajar en unas condiciones inaceptables, sin protección social. En un momento en que 700 “sin papeles” españoles están en huelga de hambre, es necesaria una política de regularización en toda Europa.

En el informe se menciona la libertad de circulación, pero la instauración de una auténtica libertad de circulación exigiría poner fin a la obligación de declaración de entrada en el territorio y que se suprimiera el sistema de información de Schengen y el sistema Eurodac. Por último, un verdadero trato equitativo requeriría la igualdad de acceso a los cargos públicos, salarios y derechos equivalentes, así como una ciudadanía europea basada en la residencia y no en la nacionalidad y, por tanto el derecho de sufragio activo y pasivo para los inmigrantes nacionales de terceros países.

 
  
MPphoto
 
 

  Crowley (UEN ). – (EN) Señor Presidente, acudo al debate de hoy con muchas reservas debido a algunos comentarios realizados por otros oradores en un debate anterior. En particular, cuando hablamos sobre la libre circulación de los trabajadores, como se ha señalado en los dos debates anteriores sobre Lisboa y sobre el informe Lipietz, los problemas no se limitan a las barreras internas. No se trata únicamente de la falta de protección de seguridad social. También se trata de la falta de reconocimiento y de los obstáculos que existen a nivel nacional, que es la causa de que no se haya completado el mercado interior. Se trata de la falta de reconocimiento de las cualificaciones. Se trata de la falta de oportunidades de formación y también de la falta de oportunidades para conocer las oportunidades y los derechos que tienen las personas.

Por tanto, cuando hablamos de la libre circulación de los trabajadores y cuando hablamos sobre la actualización de los reglamentos, deberíamos ser más claros a la hora de abordar dos puntos, a saber, en primer lugar, que los Gobiernos decidieron en Niza que esta cuestión debía resolverse por unanimidad, no mediante votación por mayoría cualificada, y en segundo lugar, que no debería existir ninguna discriminación – ni positiva ni negativa – contra ningún trabajador que resida legalmente en un Estado miembro de la Unión Europea. Mi Grupo, por consiguiente, apoyará la resolución presentada por el Grupo PPE-DE.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Pronk (PPE-DE ). - (NL) Señor Presidente, quiero agradecer de todo corazón al Sr. Rocard su pregunta y su inspirado discurso. En cuanto a la ponente, quiero decir que en lo que a la defensa de los intereses del Parlamento se refiere, tal vez hubiera sido más adecuado que interviniera en el marco del Consejo en lugar de en el Parlamento.

La libre circulación de personas está todavía muy mal regulada en Europa. Si uno lee el folleto, todo parece muy bonito, pero la realidad es muy negativa. Las personas que hacen uso de la libre circulación, se llevan un chasco. Los periodistas de Bruselas, por ejemplo, pueden hablar al respecto. Ahora están incluidos en la seguridad social belga pero pierden todos sus derechos en otros países. Sólo les resta elegir entre pagar doble o partir, a no ser que la Administración belga se apiade de ellos. Los periodistas, por supuesto, constituyen un grupo que, de todas formas, puede ocuparse de sí mismo, otras personas se encuentran en una situación mucho peor.

Pongo el ejemplo de una señora sueca que vive en los Países Bajos, está asegurada en este último país, vuelve a Suecia, pero ahí no puede recibir asistencia sanitaria porque los Países Bajos rechazan notificar los llamados pacientes privados según el reglamento.

Este tipo de cosas suceden cada dos por tres. La gente que se enfrenta a esto se encuentra, con razón, en una especie de situación kafkiana ¿Quiénes son los artífices de este sistema? Se encuentran en el Consejo y quieren que se mantenga como está. Eso también se deduce de las respuestas. La pregunta ahora es: ¿vamos a cambiarlo o no?

Hasta ahora hemos tenido particularmente pocas posibilidades al respecto, ya que el único derecho que tenía el Parlamento consistía en el derecho a emitir un dictamen. La única posibilidad cuando los cambios eran muy negativos consistía en retener el dictamen de manera que el asunto no pudiera ser tramitado por el Consejo.

Ahora tenemos otro derecho: el derecho de codecisión. De ahí que nuestro Grupo considere que debemos utilizar este derecho para forzar un diálogo con el Consejo. Eso es precisamente a lo que la ponente ha intentado oponerse con todas sus fuerzas, todos los medios y el apoyo del representante del Reino Unido. Eso es, creo yo, erróneo. Ésa es la cuestión de hoy. De ahí que tengamos un conflicto, y no tanto en cuanto a los objetivos. Siempre hay, por supuesto, diferencias entre la forma en que se redactan una y otra enmienda, pero coinciden en el fondo.

Resulta extraordinariamente extraño que si hay una cuestión que tiene que ver con legislación, queramos al mismo tiempo expresar nuestros intereses reales mediante una resolución. Si hiciéramos esto con otros asuntos sometidos a la codecisión, no llegaríamos muy lejos. Esta mañana hemos cerrado con éxito un cierto número de asuntos sometidos a la codecisión, y no he visto que haya ninguna resolución en la que tengamos que repetir nuestra verdadera opinión.

Eso sí prueba cuán extraño es el procedimiento de hoy. Eso sí prueba también que vamos por mal camino. Oigo ahora que tal vez sea la última vez. Espero que efectivamente sea así. Espero que eso lo veamos dentro de un año. Si eso es así, Consejo, deben tener cuidado porque la buena vida que se han llevado hasta ahora no continuará. Realmente deberían pensar en la gente corriente se ve continuamente afectada por sus limitaciones. Tienen que tener algo menos en cuenta los intereses de los burócratas, a los que los partidos de izquierdas atribuyen más valor hasta el momento que a los intereses del electorado y de las personas a las que representan.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Van Lancker (PSE ). - (NL) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo, Señorías, permítanme empezar diciendo que puedo entender muy bien el enfado e incluso las frustraciones de muchos de mis colegas, también del PPE y que, además, lo comparto, señor Presidente del Consejo.

Llevamos años juntos intentando abrir el expediente de la libre circulación de personas y también, por tanto, el de los trabajadores fronterizos. Es una verdadera vergüenza que la propuesta de la Comisión Europea relativa a la coordinación y la ampliación continúe sobre la mesa del Consejo después de tantos años, señor Presidente del Consejo. Francamente, Ministro Danielsson, esperaba en el fondo que usted, en nombre de la Presidencia sueca, pudiera comprometerse firmemente a tomar por fin una decisión, a presentarnos al menos un calendario que indique cuándo se decidirá sobre este importante reglamento. Sé que la Presidencia belga está muy dispuesta a lograr un acuerdo político sobre el contenido de este expediente y sobre los plazos. Señor Danielsson, creo que lo necesitamos, pero para ello también necesitamos, por supuesto, un compromiso sueco sumamente firme.

Nuestro Grupo también opina que hay que presionar más. No obstante, nuestro Grupo no considera que la adaptación técnica anual, señor Pronk, constituya una buena estrategia para lograrlo. No supone avanzar ni un milímetro en el expediente de los trabajadores fronterizos, a pesar incluso de la codecisión del Parlamento. Lo saben muy bien. Al contrario, algunas adaptaciones muy necesarias, que son también importantes, por ejemplo, para los trabajadores fronterizos belgas que deberían poder disfrutar de pensiones francesas complementarias, señor Pronk, corren riesgo con este expediente. Considero que lo mejor es apostar por la solución de estos expedientes, y que no debemos utilizar esta directiva para definir a un partido político de forma barata a costa de los trabajadores fronterizos. De ahí que no sigamos esa estrategia.

No obstante, considero, señor Presidente del Consejo, que las Presidencias belga y sueca deben llegar con rapidez a un punto de inflexión en este expediente. La discusión final en el seno del Consejo debería, además, poder coincidir con la perspectiva de una conferencia sobre el trabajo transfronterizo que la Comisión Europa nos ha prometido. Espero que esto convenza, al menos, a los Estados miembros reacios y que se clarifique finalmente la situación de este expediente a finales de año.

Señorías, estoy convencida de que es mejor que no presentemos una batalla dividida ante el Consejo, puesto que queda feo. Lo que me alarma mucho, señor Presidente del Consejo, es que su institución tiene, por lo visto, la intención de no ampliar la aplicación del reglamento sobre la seguridad social a los súbditos de terceros países. Ésa es al menos mi conclusión sobre toda la disputa en torno a la base jurídica.

Debo decirle francamente - repito una vez más lo que el Sr. Rocard ha dicho - que esto se opone diametralmente a las conclusiones de Tampere, en donde se decidió que los súbditos de terceros países deberían recibir el mismo trato, y está claro que este Parlamento no tolerará esa discriminación inaceptable. No obstante, si puedo formularle una pregunta, quisiera saber cómo Suecia, no sólo en tanto Presidencia sino también en tanto Estado miembro de la Unión Europea, pretende desbloquear este expediente y cuál es su postura respecto de la ampliación a los súbditos de terceros países.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Jensen (ELDR ). – (DA) Señor Presidente, también quiero destacar la posibilidad de que los ciudadanos se desplacen libremente a otro país comunitario y trabajen en otro país como uno de los grandes logros de la cooperación comunitaria y creo que todos vemos razonable y correcto que un ciudadano que consiga trabajo en otro país comunitario pueda conservar sus derechos sociales. El marco del que disponemos, el Reglamento 1408/71, para los acuerdos mutuos entre países destinados a garantizar que la gente también disfrute en la práctica de estos derechos se ha vuelto a lo largo de los años cada vez más complejo y esto unido a la burocracia habitual hace que a menudo no resulte nada sencillo trasladarse de un país a otro. Debemos cambiar esto y por ello me parece también acertado pedir más avances en el trabajo destinado a simplificar el reglamento tal como fue propuesto por la Comisión a finales de 1998.

Luego está la cuestión de si nosotros, más allá de la simplificación y la mejora para los ciudadanos comunitarios, también debemos garantizar que los ciudadanos de terceros países en activo que residen en los países comunitarios puedan quedar cubiertos por el Reglamento. Varios países, entre ellos Dinamarca, se han mostrado contrarios a la propuesta de la Comisión remitiéndose a la base jurídica, el artículo 42, que sólo cubre a los ciudadanos comunitarios. En la Cumbre de Niza Dinamarca luchó arduamente en contra de una modificación del artículo 42 y en contra de las decisiones por mayoría en todo lo relativo al artículo 42. Tengo entendido que se ha trabajado por buscar otra base jurídica, por ejemplo, bajo la cooperación judicial. Me gustaría hacer un llamamiento para que todo este proceso no acabe en los problemas jurídicos y en los problemas relativos a la base jurídica, pues también los empresarios daneses están interesados en que se halle una solución a este problema para que, por ejemplo, los expertos extranjeros que residen legalmente en Dinamarca puedan trasladarse temporalmente a otro país comunitario y conservar sus derechos sociales y para que también podamos recibir en Dinamarca a expertos de otros países comunitarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Αlyssandrakis (GUE/NGL ). – (EL) Señor Presidente, a propósito de la aplicación de los regímenes de seguridad social, quisiera plantear un asunto que ha inquietado a los trabajadores de mi país, y a los trabajadores de todos los países. Se trata del futuro de la seguridad social.

El gran capital y la Unión Europea, en el marco de su ofensiva frontal contra todo cuanto la clase obrera ha conquistado con luchas y sangre, han puesto en el punto de mira el sistema de seguridad social. Con argumentos insostenibles, como, por ejemplo, el aumento de la longevidad y los supuestamente exagerados costes laborales, ponen en marcha reformas como el aumento de la edad de jubilación, la disminución de las contribuciones patronales, la sustitución de los fondos públicos de la seguridad social por empresas privadas de carácter lucrativo. Todo esto, junto con la privatización progresiva del sistema de salud, supondrá nuevas cargas para los trabajadores, caída de su nivel de vida, así como enormes ganancias para los monopolios.

Frente a esta ofensiva, el movimiento obrero de clase del país, ya está movilizado. Hace a un lado a las direcciones sindicales vendidas que se arrastran por el camino del supuesto diálogo social con supuestos interlocutores sociales, organiza la resistencia y la contraofensiva. Desde esta tribuna el Partido Comunista de Grecia declara que estará, con todas sus fuerzas, al lado de ese movimiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) Señor Presidente, Señorías, he escuchado este debate con gran interés. El Consejo entiende muy bien la frustración que denotan muchas de las intervenciones. Entiendo que ustedes opinen que la revisión del Reglamento 1408/71, que se está realizando desde la Presidencia finlandesa de 1999, ha tardado mucho. Con todo, quisiera volver a lo que mencioné en mi intervención anterior.

Es una materia técnicamente complicada y ha sido necesario tener tranquilidad para sentir las reacciones del Consejo y para dar, tanto al Consejo como a la Comisión, posibilidad de analizar, pensar e informarse ante las futuras negociaciones.

Sin embargo, desde el punto de vista sueco, confiamos en que la Presidencia podrá concluir los trabajos técnicos durante el primer semestre de este año. Si lo conseguimos, creo que podremos hacerlo, daremos la posibilidad a la próxima Presidencia belga de abocarse a una discusión estratégica sobre la propuesta de simplificación y modernización del Reglamento 1408/71. Tanto la presidencia sueca como la futura belga quieren acabar con el círculo vicioso en que se ha encontrado el Consejo. Creemos que esto es algo muy importante. Esperamos que nos pondremos de acuerdo en un calendario para la continuación de estos trabajos. El Consejo y la Comisión tal vez necesiten un mandato en el que claramente se señale el método de trabajo y la forma de encarar los problemas; si la propuesta admite división, si pueden excluirse algunos capítulos, si debemos ocuparnos de simplificar la propuesta aún más y cómo hacerlo, etcétera.

Tengo confianza, por tanto, en que no debatiremos este tema muchas veces más y en que el Consejo podrá entregarles mejores noticias que éstas.

Finalmente, como respuesta a la pregunta de la Sra. Lancker sobre qué piensa hacer la Presidencia sueca para terminar con los problemas derivados de la discriminación, permítanme decir lo siguiente. Me saco el sombrero del Consejo y me pongo el nacional. Muy brevemente compruebo que la única posibilidad de resolver esos problemas a largo plazo es que lleguemos a un acuerdo sobre mayoría calificada en relación con el artículo 42. No lo logramos en Niza, pero no nos daremos por vencidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Solbes, Comisión . - Señor Presidente, en primer lugar desearía agradecer al Sr. Rocard su apoyo a la propuesta de la Comisión para ampliar a los nacionales de terceros países el Reglamento (CEE) nº 1408/71. La Comisión también agradece su apoyo a los artículos 42 y 308 del Tratado como fundamentos jurídicos idóneos para este objetivo.

Una ampliación de esta índole, en nuestra opinión, está totalmente en consonancia con la política comunitaria, en particular si se tienen en cuenta las conclusiones del Consejo Europeo de Tampere sobre la situación de los nacionales de terceros países que residen legalmente en los Estados miembros. Por eso, la Comisión lamenta que el Consejo no haya sido capaz hasta ahora de apoyar ésta y otras propuestas de la Comisión para modificar el Reglamento y, en particular, la propuesta global de simplificar y modernizar.

Nos felicitamos por lo que acabamos de oír del Ministro Danielsson en este sentido, y esperamos que sus deseos lleguen a buen fin a lo largo de los próximos meses. La Comisión insiste en que el Consejo intensifique los debates sobre las mencionadas propuestas y agradece el apoyo al Parlamento sobre este tema. Ello me lleva al informe de la Sra. Lambert, a la que expreso mi más sincero agradecimiento por su contribución muy constructiva a la propuesta de la Comisión.

Nuestra propuesta es una propuesta técnica, con intención de subsanar, como ustedes saben bien, lagunas jurídicas debidas a los cambios legislativos de las normas nacionales sobre seguridad social. Para garantizar el adecuado funcionamiento de la coordinación comunitaria de los regímenes nacionales de seguridad social, lo que es un medio para fomentar la libre circulación de los trabajadores, las modificaciones de la legislación nacional exigen también la modificación del Reglamento (CEE) nº 1408/71: de esto es de lo que se trata fundamentalmente.

Las propuestas de la Sra. Lambert, cuyo apoyo agradecemos, son muy útiles, ya que aclaran y concretan la propuesta original de la Comisión. Puedo estar totalmente de acuerdo con las propuestas contenidas en las enmiendas 1 a 7 del informe. También estoy de acuerdo con la idea general que subyace en las dos enmiendas adicionales que se han presentado en el Pleno, la 9 y la 10. Su objetivo es ampliar el derecho a las prestaciones por enfermedad para los trabajadores fronterizos y, si he entendido correctamente, ampliar el Reglamento a las prestaciones por jubilación anticipada.

En realidad la Comisión incluyó las mismas disposiciones en su propuesta de 1998 de simplificación y modernización del Reglamento (CEE) nº 1408/71. Sin embargo, las enmiendas que ahora nos ocupan proponen una modificación sustancial del Reglamento y rebasan claramente el carácter técnico de la actualización propuesta por la Comisión y, a nuestro juicio, el debate sobre la actualización técnica no debería confundirse con un debate sobre las enmiendas sustanciales.

Por esa razón, la Comisión no podrá aceptar las demás enmiendas adicionales sobre las pensiones complementarias. Respecto a la enmienda 8, desearía subrayar, simplemente, que la Comisión se ha comprometido a presentar a lo largo de este año una propuesta sobre su transferibilidad.

Por lo tanto, y resumiendo, podemos aceptar las enmiendas 1 a 7, pero no podemos aceptar las enmiendas 8, 9, 10, 12 y 13.

Les agradezco a todos, y especialmente a la Sra. Lambert, su apoyo general a la propuesta de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Muchas gracias, señor Comisario.

He recibido tres propuestas de resolución(1) presentadas sobre la base del apartado 5 del artículo 42 del Reglamento.

El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar el jueves a las 12.00 horas.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. PUERTA
Vicepresidente

 
  

(1) Cf. Acta


Turno de preguntas (Consejo)
MPphoto
 
 

  El Presidente. - De conformidad con el orden del día, se procede al turno de preguntas (B5-0007/2001 ). Examinaremos las preguntas dirigidas al Consejo.

Previamente, y por una cuestión de orden, tiene la palabra el Sr. Alavanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Alavanos (GUE/NGL ). – (EL) Señor Presidente, se trata de una intervención sobre el procedimiento fundamentada en el Anexo II del Reglamento.

He formulado, para el turno de preguntas de febrero, de acuerdo con el artículo 43 de la Reglamento, una pregunta dirigida al Consejo sobre el asunto “Las responsabilidades del Sr. Solana y el síndrome de los Balcanes”. He recibido una carta del Sr. Correa de la Division des activitέs des deput és , el cual me dice que “el Presidente me ha encargado informarle de que no inscribe su pregunta número tal en el turno de preguntas, porque las preguntas son aceptadas bajo la condición de que no incluyan ni constataciones ni juicios”.

En el Anexo II del Reglamento se encuentra verdaderamente la formulación, las preguntas no deben contener ni constataciones ni juicios. Veo, sin embargo aquí, por ejemplo, que en la muy interesante pregunta 3, del Sr. Gahrton se afirma: “Lamentablemente, las Presidencias finlandesa, portuguesa y francesa optaron por ignorar la recomendación del Parlamento Europeo”. Y veo también en la pregunta 7 Del Sr. Nogueira Román: “¿Qué iniciativas ha tomado el Consejo frente a la grave y condenable inercia de las autoridades del Estado español, para evitar las trágicas muertes de inmigrantes...?”. Así pues, no solo juicio; juicio y responsabilidad de autoridades, responsabilidad de un gobierno de la Unión Europea en la muerte de inmigrantes.

En este sentido, considero inadmisible la intervención que ha tenido lugar, y el hecho de que se haya eliminado la pregunta referida al Sr. Solana, y solicito a la Presidencia que estudie de nuevo colegiadamente su inscripción en el próximo orden del día. No incluye más juicios u opiniones de los habituales en las preguntas de todos los diputados.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Tengo que decirle, estimado colega, que, como usted ya sabe, yo soy Presidente de la sesión y que, antes de la sesión, según el artículo 43 del Reglamento, es la Presidencia del Parlamento, en este caso la Presidenta, quien tiene competencias para admitir o no admitir una pregunta. Usted nos ha leído unos criterios; luego los criterios se aplican y es ahí donde puede haber, a veces, disconformidad.

Trasladaré su punto de vista a la Presidenta del Parlamento porque yo no soy un tribunal que pueda juzgar hoy ni siquiera sus argumentos de agravio comparativo. He escuchado con mucha atención su argumentación jurídico-política sobre el tema y la trasladaré. Y usted, como sabe, también puede utilizar los mecanismos que crea convenientes para que haya la mayor transparencia y se interpreten de la forma más clara y más extensa posible los criterios.

***

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Por tratarse de asuntos semejantes, las preguntas 1 y 2 se contestarán conjuntamente.

Pregunta nº 1 formulada por Herman Schmid (H-0015/01 ):

Asunto: Gestión de crisis

¿Puede el Consejo aclarar un aspecto de la nueva política de defensa de la UE que el debate público sueco no ha esclarecido, a saber: para que la futura fuerza de intervención de la UE lleve a cabo una intervención militar, se requerirá necesariamente un mandato de las Naciones Unidas?

Pregunta nº 2 formulada por Jonas Sjöstedt (H-0022/01 ):

Asunto: Mandato de las Naciones Unidas para las operaciones de pacificación

El Ministro de Defensa de Suecia, Björn von Sydow, escribe en el periódico Sydsvenska Dagbladet de 7 de enero de 2001 que Suecia participará en intervenciones humanitarias y civiles tales como las operaciones de fomento y mantenimiento de la paz. En la UE estamos de acuerdo en que nuestras acciones deberán adecuarse a los principios recogidos en la Carta de las Naciones Unidas, lo cual significa que se requiere un mandato de las Naciones Unidas para realizar operaciones de pacificación.

¿En qué documento aprobado por la Unión Europea figura de manera inequívoca que las operaciones de pacificación llevadas a cabo por la UE requieren un mandato de las Naciones Unidas?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) Cuando la Unión desarrolla su política exterior y de defensa común, de la cual la política europea común de seguridad y defensa es una parte importante, la Unión se compromete a conservar la paz y a fortalecer la seguridad internacional en conformidad con los principios contenidos en la Carta de las Naciones Unidas, con los principios del Tratado de Helsinki y con los objetivos del Reglamento de París. Esta obligación emana del artículo 11.1 del Tratado de la Unión. Ha sido confirmada por el Consejo, cuando éste fijó el marco para el fortalecimiento de la política común de seguridad y defensa, en relación con la reunión del Consejo Europeo en Colonia en junio de 1999, cuando se echó andar este proceso.

Además, se hizo hincapié tanto en las conclusiones de la reunión del Consejo Europeo en Helsinki como, hace poco, en la denominada aclaración de compromisos sobre recursos militares que se publicó después de la conferencia que tuvo lugar en Francia en noviembre de 2000 y que acompañaba el informe de la Presidencia a la Cumbre de Niza, en la que se señala que “la Unión reconoce que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene la responsabilidad principal en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional”.

 
  
MPphoto
 
 

  Schmid, Herman (GUE/NGL ). – (SV) Gracias por su respuesta, pero mi pregunta versaba sobre un mandato de Naciones Unidas. El Sr. Danielsson no dijo una sola palabra sobre esto. En cambio, nos informó que la UE debe actuar de acuerdo con los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Pero, ¿qué hay del mandato? ¿Se necesita un mandato? Se nos tiene que dar una respuesta inequívoca. ¿Necesita la UE un mandato de la ONU, es decir, una decisión positiva de ese organismo, para actuar con su proyectada fuerza de intervención? Ésta es mi pregunta.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Creo que es muy difícil ser más claro que el Consejo Europeo en sus conclusiones de Niza. Me remito una vez más a la denominada declaración de capacidad. Creo que no se puede ser más claro que lo que se es allí. Se prescribe que todo lo que se haga en materia de política europea de seguridad y defensa deberá estar de acuerdo con los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Además, permítanme subrayar que, como le consta al Sr. Schmid, todas las medidas que se toman en el marco de la política europea de seguridad y defensa constituyen un tipo de colaboración entre estados, lo que implica, en primer lugar, que debe existir unidad entre los Estados miembros. Significa también, en segundo lugar, que los países pueden decidir si quieren participar en una operación. Sabemos, al mismo tiempo, que hay algunos países miembros, dependiendo un poco de sus tradiciones nacionales, que requieren diferentes formas de referencia a la Carta de las Naciones Unidas para participar en una acción.

Por tanto, en esta materia hay para todos los gustos. Creo que podemos dormir tranquilos. El manejo de las crisis en Europa se hará de acuerdo con los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Sjöstedt (GUE/NGL ). – (SV) Creo que el Sr. Danielsson hace una figura denominada Dinkelspiel, es decir, parece que responde una pregunta pero, en realidad, no lo hace.

Hemos formulado una pregunta muy clara, esto es, si se necesita un mandato para actuar militarmente. No se trata de principios generales. No hablamos de espíritus o de otros altos valores. Sólo se trata del hecho concreto de saber si se necesita un mandato expreso de la ONU para actuar militarmente. Esa pregunta puede contestarse de dos maneras: no, no se necesita un mandato, aunque sería deseable, o, sí, se necesita un mandato. Desearía que se nos respondiera sí o no.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) en mi opinión, las normas que rigen la política europea de seguridad y defensa implican una garantía plena de que las medidas que se adopten en el marco de esta política deberán estar en consonancia con los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Esto es suficiente para el gobierno sueco, y, al parecer, también lo es para todos los demás gobiernos que participan en el Consejo. Sin embargo, me doy cuenta de que esto no es suficiente para los Sres. Sjöstedt y Schmid, cosa que lamento.

No obstante, creo que podemos estar seguros de que todas las medidas que necesitemos tomar en el marco de la política europea de seguridad y defensa estarán en concordancia con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y, no olvidarlo, de los principios de la OSCE. Creo que debería ser suficiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Krarup (EDD ). – (DA) Señor Presidente, escuché decir a Lars Danielsson que era difícil ser más claro de lo que ha sido en sus respuestas. Quiero decirle que entonces es difícil ser presidente sueco del Consejo pues como dijo mi compañero Sjöstedt tan claramente: hay dos respuestas posibles a la cuestión planteada y son o sí o no. Y en vez de esto, Lars Danielsson sale con una larga explicación para decirnos que éstas se llevan a cabo de acuerdo con el mandato de Naciones Unidas. Nunca he escuchado a ningún líder estatal o a ningún representante de una organización internacional afirmar que lo que se hace choca con el mandato de Naciones Unidas. Siempre se afirma que está de acuerdo con éste, pero es muy interesante que tras buscar una respuesta clara en cuatro ocasiones a la pregunta planteada no podamos obtener una respuesta clara. Seguramente haya alguien que saca la conclusión de que no es preciso ningún mandato de Naciones Unidas. Y esto es un escándalo.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Escándalo o no, sólo cabe comprobar que aquí estamos frente a una enorme diferencia de criterios. En Europa existe la idea generalizada de que se necesitan mejores instrumentos para prevenir y manejar las crisis que se puedan producir en Europa y en sus cercanías. Esto hay que hacerlo en consonancia con el espíritu y los principios de la Carta de las Naciones Unidas. También hay que hacerlo de acuerdo a los principios de la OSCE. Este criterio tiene un enorme respaldo. Después hay un grupo pequeño, del cual hemos escuchado hoy a algunos representantes, que por todos los medios intenta oponerse a la creación de una paz y una seguridad más sólidas y estables en nuestro continente y en sus inmediaciones.

Sólo me cabe lamentar que no nos pongamos de acuerdo en esta materia. Me siento seguro, con la confianza de saber que todo lo que se haga en el marco de la política europea de seguridad y defensa será plenamente compatible con los principios contenidos en la Carta de las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 3 formulada por Per Gahrton (H-0031/01 ):

Asunto: Recomendación del Parlamento Europeo relativa a un Cuerpo civil de pacificación

El 17 de enero de 2001, en relación con una propuesta para la creación del denominado Dispositivo de Reacción Rápida de la Unión Europea, el Parlamento Europeo manifestó que, en su opinión, se debe dar prioridad a las medidas no militares de gestión de crisis, y citó, como ejemplo de tales medidas, su recomendación al Consejo sobre la creación de un Cuerpo civil de pacificación, que fue presentada en la primavera de 1999. Lamentablemente, las Presidencias finlandesa, portuguesa y francesa optaron por ignorar la recomendación del Parlamento Europeo. ¿Qué medidas va a adoptar la Presidencia sueca de conformidad con la recomendación unánime del Parlamento?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) La prevención de conflictos y el manejo de las crisis mediante el uso de todos los recursos civiles y, en caso de necesidad, de los instrumentos militares, es un asunto muy prioritario para la UE. Esto se ha reflejado en las conclusiones de las reuniones del Consejo Europeo, hasta la reunión de Niza.

La Presidencia sueca continúa trabajando en las tareas asignadas por el Consejo Europeo en Niza. Es un trabajo complicado, tanto en el plano civil como en el militar, puesto que la Unión crea nuevos recursos y estructuras. En el terreno civil, los trabajos se concentran en alcanzar los objetivos concretos fijados en la Cumbre de Feira, esto es, que en 2001 se podrán destinar 5.000 policías a misiones internacionales en toda la escala de operaciones de prevención de conflictos y de manejo de crisis. Se podrá disponer de mil policías en un plazo de 30 días.

Continúan los trabajos en el otro campo prioritario fijado en Feira, especialmente el fortalecimiento de los principios del estado de derecho y también los servicios de rescate y la administración civil.

Además, y ya que el manejo civil de las crisis continúa desarrollándose, la Presidencia sueca ha dejado en claro que es idóneo fijar otros campos en el marco del manejo civil de las crisis en los que los recursos comunitarios podrían desarrollarse o aplicarse más eficazmente. Algunos de esos campos podrían ser, por ejemplo, instrucción sobre democracia y derechos humanos además de controles y observaciones de diferentes tipos.

También van a destacarse en el programa europeo para la prevención de conflictos, que esperamos que el Consejo Europeo apruebe en Gotemburgo, los mecanismos para mejorar la colaboración con las organizaciones de voluntariado que participan en acciones destinadas a la prevención de conflictos y a la creación de la paz después de una disputa, igual que los instrumentos diplomáticos comunitarios para prevenir conflictos

Simultáneamente, la Unión ha reformado y concentrado el trabajo de sus misiones de vigilancia y las ha puesto bajo el control del Secretario General. Por cierto, estas misiones de vigilancia demostraron su valor hace poco tiempo en el valle de Presevo.

Todos estos trabajos tienen la misma orientación y los mismos objetivos que la recomendación del Parlamento Europeo sobre la creación de un Cuerpo civil de pacificación. El Consejo prefiere concluir los trabajos ya mencionados, es decir, crear una fuerza operativa en el terreno antes de fin de año, con los objetivos y plazos fijados por el Consejo Europeo. Después, el Consejo tendrá mejores posibilidades de juzgar qué nuevas iniciativas pueden ser idóneas o necesarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Gahrton (Verts/ALE ). – (SV) Parece que Lars Danielsson busca dar vida a un antigua y conocida expresión sueca que se usa en la jerga comunitaria, creo que se puede hacer una traducción realmente buena de “goddag yxskaft”, “¿sí, claro, pero no?” La respuesta de Lars Danielsson a esta pregunta es “sí, claro pero no”

Mi pregunta también es del tipo que se puede contestar con un sí o un no. No he preguntado sobre los policías ni sobre otras muchas medidas más o menos agradables o simpáticas en relación con el manejo civil de las crisis.

Formulé una pregunta acerca de una recomendación que este Parlamento ha aprobado y enviado al Consejo y que implica que éste tome iniciativas para realizar un estudio piloto acerca de un posible Cuerpo civil de pacificación. ¿Piensa hacer algo el Consejo en relación con esta recomendación? ¿Sí o no? Es muy fácil contestar que sí o que no. Pero tal vez deba interpretar la respuesta como un no, igual que lo que ocurrió con la pregunta anterior, que realmente era un no.

En ese caso, este Parlamento, que unánimemente ha aprobado esta recomendación, debe sacar sus conclusiones sobre la manera en que el Consejo quiere colaborar con él.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Comprendo que mi extensa respuesta resultase demasiado amplia para Per Gahrton. Permítanme resumirla en las siguientes palabras:

Ahora, no. Después, posiblemente, sí.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 4 formulada por Marianne Eriksson (H-0018/01 ):

Asunto: Turquía y la gestión militar de crisis

¿Considera el Consejo que es adecuado incluir a Turquía en la cooperación para la gestión militar de crisis, habida cuenta de que Turquía viola los derechos humanos en su propio territorio, ocupa la parte norte de Chipre y libra una guerra de agresión en el norte del Iraq?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Turquía fue reconocida como país candidato en la reunión del Consejo Europeo en Helsinki, en diciembre de 1999. Por ese motivo, los derechos humanos en Turquía y el asunto de Chipre son tratados en el marco del acuerdo de colaboración y cooperación con Turquía, respecto al cual el Consejo alcanzó un acuerdo político en su reunión del 4 de diciembre de 2000. Como todos saben, Turquía también es miembro de la OTAN.

En el informe de la Presidencia sobre la política europea de seguridad y defensa que aprobó el Consejo Europeo en Niza, se confirma que el proyecto de la UE es de carácter abierto. Contiene estructuras que permiten, en relación con el manejo militar de las crisis, consultar y participar con países miembros de la OTAN, y no de la comunidad, y con países candidatos a la Unión. Es obvio que en esta apertura habrá que velar por el principio de la independencia de las decisiones de la Unión Europea.

Además, en las conclusiones del Consejo Europeo en Niza, la Unión recuerda el valor de acudir en caso de necesidad a los recursos de la OTAN, en concordancia con el comunicado de la Cumbre de Washington. En esas situaciones, para tener acceso a la capacidad de planificación y a los recursos previamente identificados de la OTAN, es de vital importancia asegurar la aprobación de todos los países miembros de esa organización.

 
  
MPphoto
 
 

  Eriksson (GUE/NGL ). – (SV) A diferencia de mis colegas suecos que han intervenido, interpreto esta respuesta como un sí. Es, por tanto, adecuado contemplar a Turquía, en tanto que los demás aspectos que mencioné en mi pregunta habrá que discutirlos en otro sitio.

Opino que ha sido interesante escuchar al representante del Consejo referirse a la estrecha cooperación existente entre la OTAN y la colaboración militar para el manejo de las crisis de la Unión. No es tan común -al menos en Suecia- que se haga tan patente esta relación entre la UE y la OTAN. A veces tampoco tratándose de la colaboración militar.

Quisiera también aprovechar la oportunidad para expresar mi gran enfado por las respuestas que se han dado a mis colegas de la izquierda sueca, esto es, que sería un pequeño grupo el que discute el mandato de Naciones Unidas, la neutralidad, la no alineación y la participación turca en el manejo de las crisis. Quisiera afirmar que la mayoría del pueblo sueco no constituye un pequeño grupo. Me consta que estos temas también se discuten en todos los países miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Sjöstedt (GUE/NGL ). – (SV) Tengo una pregunta complementaria que se refiere los integrantes de los cuerpos armados de la Unión. Es un hecho que, entre otras, las fuerzas británicas poseen armas con uranio empobrecido y que esas armas también podrían ser usadas por las fuerzas de la Unión encargadas de las crisis. ¿Qué piensa la Presidencia acerca de la conveniencia de esto?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Creo que discutimos este tema la última vez que tuve el honor de participar en el turno de preguntas de esta Asamblea. Creo, también, que contesté esta pregunta en esa ocasión.

A grandes rasgos, todos sabemos el valor que no sólo el Parlamento, sino que también el Consejo, da a que tan pronto como sea posible se aclaren completamente los problemas medioambientales y de otra naturaleza que puedan aparecer a causa del uranio empobrecido. El Sr. Sjöstedt debe responder por sus propias afirmaciones. No me es posible verificarlas. Es obvio que cada país miembro puede decidir con qué equipos participará en una situación de manejo de crisis.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 5 formulada por Bart Staes (H-0023/01 ):

Asunto: Dilatados procedimientos de liquidación en lo referente a accidentes de tráfico en terceros países

En respuesta a la pregunta E-2656/99 (1) , el Consejo comunica que "las instituciones de la UE, reconociendo el problema que plantean los dilatados procedimientos de liquidación en lo referente a accidentes de tráfico en terceros países, cuidaron de tratarlo mediante la propuesta de cuarta Directiva sobre seguro de vehículos de motor". Sin embargo, la cuarta Directiva no ofrece soluciones para los procedimientos de liquidación aún en curso.

¿Qué iniciativas va a desarrollar el Consejo a fin de elaborar rápidamente "una solución equitativa y razonable" para las víctimas de los dilatados procedimientos de liquidación aún en curso a raíz de accidentes de tráfico en terceros países, concretamente en Suiza?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) Puedo contestar de manera muy breve. Como correctamente señala su Señoría, la cuarta Directiva sobre seguros de vehículos no puede resolver litigios pendientes, entre otras cosas, debido a que se ha establecido un período de aplicación.

En ausencia de propuestas de la Comisión, el Consejo, desgraciadamente, no puede hacer nada respecto de los litigios pendientes.

 
  
MPphoto
 
 

  Staes (Verts/ALE ). - (NL) Agradezco, por supuesto, al Sr. Danielsson su breve respuesta, que realmente no me ha ayudado. Señor Danielsson, usted debe entender bien que se trata realmente de un asunto esencial. Sé que la cuarta directiva marco no puede incidir directamente, pero cierto voluntarismo por parte del Consejo resultaría indicativo. Se trata de cientos de ciudadanos que no han sido compensados, que sufren muchos daños, y cierto voluntarismo sería, creo yo, adecuado. Recuerdo algunas acciones anteriores. El Presidente francés, el Sr. Chirac, ha volado alguna vez a Berna a fin de proteger la exportación de 50.000 botellas de champán y forzar al Gobierno suizo a actuar. Recuerdo un asunto igual, en el que Bélgica actuó para proteger a los ciudadanos belgas. También el Ministro belga de Asuntos Exteriores, el Sr. Michel, intervino aquí. Agradecería realmente, por tanto, que el Consejo desarrolle alguna actividad en este asunto y se ocupe de que los ciudadanos de los estados europeos, que son realmente las víctimas de la mala tramitación de los asuntos entre la Unión Europea, las compañías de seguros y las compañías suizas de seguros, reciban alguna ayuda. Le digo que, en realidad, se trata de gente que ha sufrido por ello. Me he encontrado personalmente con gente que lleva más de dieciocho años luchando. Lo considero inaceptable.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. - (SV) Soy el primero en reconocer que los problemas a que alude el diputado Staes son reales y graves. Con todo, resulta que el Consejo, en esta materia que destaca el Sr. Staes, sólo puede actuar a propuesta de la Comisión. Esperamos, por tanto, una propuesta de la Comisión.

Sin embargo, puedo prometer, en mi propio nombre, que haré referencia a este debate cuando el presidente suizo visite Estocolmo el viernes y le haré presente que este problema ha despertado evidente interés en el Parlamento Europeo. Esto lo haré por mi cuenta, no como Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 6 formulada por Jens-Peter Bonde (H-0026/01 ):

Asunto: Las normas de la Presidencia sueca relativas al acceso del público a los documentos administrativos

¿Podrá el Consejo asegurar que Suecia mantendrá íntegramente sus normas relativas al acceso del público a los documentos administrativos y a la libertad de divulgar información ("meddelarfrihet") incluso cuando ejerza la Presidencia de la UE?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) En el Derecho Comunitario no se armonizan las leyes nacionales que se aplican a los documentos de los Estados miembros. Como seguramente sabe el Sr. Bonde, el Parlamento Europeo y el Consejo tramitan actualmente una propuesta que se fundamenta en el artículo 255.2 del Tratado CE sobre el acceso de los ciudadanos a los documentos del Parlamento Europeo, del Consejo y de la Comisión. Esta propuesta fue presentada por la Comisión el 21 de febrero de 2000.

 
  
MPphoto
 
 

  Bonde (EDD ). – (DA) Señor Presidente, precisamente esta propuesta supone que cuando un documento haya sido entregado por Suecia a la Comisión ya no sea Suecia quien decida que éste puede hacerse público, sino las nuevas normas las que decidan que puede mantenerse en secreto, quedando así prohibido el ejercicio del derecho recogido en la constitución sueca a la libertad de expresión y al acceso del público a los documentos administrativos en lo que a este documento se refiere. Y tendremos una primera prueba real de este tipo de conflictos potenciales el 6 de marzo cuando el caso de Bernard Connelly sea tramitado en el Tribunal de Justicia. En él se fallará si prima la interpretación del Consejo de Europa, Suecia, Dinamarca y de otro par de países del derecho de los funcionarios a expresarse o si es la interpretación restrictiva del Abogado General del derecho de los funcionarios a expresarse. Este conflicto será dilucidado precisamente allí y es por ello que me gustaría que la presidencia sueca me asegurara que bajo ninguna circunstancia se aceptará que el derecho de los funcionarios a expresarse o el derecho de acceso a los documentos administrativos que existen hoy en día puedan verse cercenados por cualquier reglamento o instancia.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Como le consta al estimado diputado Bonde, se discute intensamente el tema de la publicidad de los documentos en el Parlamento, en el Consejo y en la Comisión. El Sr. Bonde conoce perfectamente el plazo que se ha fijado para estos trabajos. Nos esforzamos para que el 1 de mayo hayamos alcanzado un acuerdo que esté en concordancia con lo dispuesto en el Tratado de Amsterdam.

Estoy plenamente convencido de que el resultado final de este proceso será que aumente la transparencia en las instituciones de la Unión, debido, en gran parte , al enérgico trabajo que este Parlamento ha realizado en favor de la transparencia. Por ese motivo, como Presidencia, espero con ilusión las difíciles pero muy importantes discusiones sobre estos temas.

Me conmueve, y agradezco, los conceptos del Sr. Bonde sobre la legislación sueca. Puedo asegurarle que el gobierno sueco no aceptará ninguna modificación al reglamento sueco que regula la libertad de expresión.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Les ruego a los señores diputados que procuren formular una pregunta, aunque naturalmente la argumenten, pero que no hagan solamente una declaración o expongan una doctrina ante el Consejo, sino que hagan una pregunta, como pide el Reglamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Schmidt, Olle (ELDR ). –(SV) La pregunta del Sr. Bonde es interesante. Creo que la respuesta debe ser inequívoca y que tal vez haya que ayudar un poco al Sr. Danielsson. En numerosas entrevistas, el Primer Ministro sueco manifestó en la pasada Navidad que las modificaciones a la constitución sueca, en este caso el Reglamento de 1766que regula la libertad de expresión, crearían crisis en la política interna. El Primer Ministro Göran Persson no quiere crisis internas ni que se modifique el Reglamento de libertad de expresión.

Quisiera que el Sr. Danielsson confirmara si el Primer Ministro está absolutamente convencido de que la constitución sueca no debe modificarse.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Me parece que fue exactamente eso lo que dije hace un momento, esto es, que el gobierno sueco jamás aceptará modificar el Reglamento de libertad de expresión. Por lo demás, opino que en el futuro este debate debería tener lugar en un contexto más internacional. Con todo, el Sr. Schmidt puede estar totalmente tranquilo.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 7 formulada por Camilo Nogueira Román (H-0027/01 ):

Asunto: Muertes trágicas de inmigrantes africanos de ambos sexos en las costas del Sur de España

¿Qué iniciativas ha tomado el Consejo frente a la grave y condenable inercia de las autoridades del Estado español, para evitar las trágicas muertes de inmigrantes que tienen lugar todas las semanas en las costas de Andalucía, cuando tratan de entrar en España en busca de trabajo en Europa?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) La pregunta de su Señoría se refiere tanto al control de las fronteras marítimas externas por parte de los Estados miembros como a las medidas que se podrían adoptar en el país de origen para impedir la inmigración ilegal y las actividades de los contrabandistas de personas.

Las medidas para hacer más eficaz el control del espacio aéreo y de las fronteras marítimas externas por parte de los Estados miembros han sido redactadas principalmente en el marco de la colaboración de Schengen y, después de la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam, forman parte de la legislación comunitaria. Los Estados miembros aplican esas medidas, pero el Consejo controla los aspectos prácticos por medio de sus organismos competentes.

Por ejemplo, se aplican medidas prácticas en la colaboración con ciertas naciones africanas con el objeto de impedir la inmigración ilegal, por aire o por mar, fundamentándose en la decisión del Comité Ejecutivo de Schengen del 18 de diciembre de 1998 sobre acciones conjuntas de los consejeros. Además, este mismo Comité Ejecutivo aprobó el 28 de abril de 1999 un plan para el destacamento de personal encargado de dar consejos y apoyo cuando las tareas de seguridad y control deban realizarse en las fronteras exteriores.

Uno de los asuntos que más preocupa al Consejo, además de los asuntos relacionados con la normativa de Schengen, es la inmigración ilegal, lo que se deduce de las conclusiones de numerosas reuniones del Consejo Europeo -en Tampere, en Feira y en Niza- sólo para mencionar algunas. Como su Señoría seguramente sabe, el Consejo Europeo obligó a la Unión a intensificar la colaboración para combatir el comercio con personas después de los trágicos sucesos de Dover el año pasado.

Después de las conclusiones de las reuniones del Consejo Europeo, en las cuales se hace hincapié en el control de las corrientes migratorias, el Consejo ha discutido tanto medidas prácticas como legislativas para combatir el comercio con personas. Así, el Consejo aprobó el 30 de noviembre del año pasado conclusiones que suponían una serie de medidas operativas para combatir la inmigración ilegal, tales como información mutua acerca de las corrientes de migración que se hayan detectado, mejoramiento de los sistemas de detección temprana, traspaso de información, inmigración ilegal y contrabando de personas y coordinación de las redes de personal de los Estados miembros destacado en los países de origen para combatir la inmigración ilegal.

En cuanto a las causas de las migraciones desde algunos países africanos, nos remitimos al Plan de Acción sobre Marruecos que aprobó el Consejo el 11 de octubre de 1999 y que el Parlamento Europeo seguramente conoce.

En el marco de la aplicación del Plan de Acción sobre Marruecos, y puesto que la Unión es consciente de que esto hay que hacerlo mediante un acuerdo de colaboración y cooperación y en colaboración con las autoridades marroquíes, una delegación de la Unión Europea encabezada por la Presidencia realizó una segunda visita a Rabat para iniciar un diálogo con las autoridades de ese país. El mensaje que la Presidencia quería entregar en esa visita, que tuvo lugar el 3 de octubre del año pasado, era que el Plan de Acción sobre Marruecos era el resultado de un trabajo que originariamente había sido iniciado por los Estados miembros y por la Comisión y que había llegado el momento de pedir a la parte marroquí su parecer para hacer los ajustes que permitan la aplicación del Plan por ambas partes.

Las autoridades marroquíes aceptaron este procedimiento y la idea de iniciar un diálogo con la Unión Europea sobre temas de inmigración. Este diálogo se desarrollará en el marco del acuerdo de asociación con Marruecos, cuando se cree un grupo de trabajo encargado del estudio de asuntos sociales y de migración. Los organismos del Consejo están estudiando una propuesta de la Comisión sobre esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  Nogueira Román (Verts/ALE ). - Señor Presidente, deseo, efectivamente, reformular la pregunta.

Señor Danielsson, yo trato esta cuestión como una cuestión política, que lo es; pero muy especialmente como una cuestión humanitaria. Usted ha citado ahora la tragedia de Dover, que lamentamos todos los europeos, pero yo le quiero decir -y vivo directamente esa cuestión, a pesar de no habitar en el sur de España-, que allí, en Andalucía y también algunas veces en Canarias, vivimos todas las semanas un Dover. Lo que está pasando en el sur de España es mucho más grave que lo de Dover, señor Danielsson, y creo que esto requiere una injerencia, si me permite la expresión. En Austria, los Estados europeos realizaron una injerencia ante el peligro de xenofobia. Yo creo que esta cuestión es tan grave que requiere una acción especial.

Le agradezco su contestación, por otra parte extensa e informada, pero creo que se requiere una intervención mucho más grave. Todas las semanas hay cientos de detenidos en las costas españolas y todas las semanas muere gente, muchas veces mujeres embarazadas y, como dije el otro día, niños. Busque las fotos que aparecen en la prensa española (acabo ya, señor Presidente), señor Danielsson, y quedará espantado.

Por lo tanto, yo le pido, más allá de sus aclaraciones, que me diga qué explicaciones les pide a las autoridades españolas y si les va a exigir medidas no sólo políticas, sino también humanitarias.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Quiero realmente subrayar que el hecho de que yo mencionase la catástrofe que ocurrió en Dover de ninguna manera pretendía restar importancia a los sucesos que desgraciadamente han ocurrido en las costas españolas durante el último tiempo. Este problema debe ser encarado en cualquier lugar de la Unión que se presente.

Los trabajos deben constar de dos elementos. Un elemento es combatir la delincuencia que se relaciona con el contrabando de personas y hechos similares. Sin embargo, aún más importante es el trabajo de prevención, esto es, proceder como ha querido hacer el Consejo en el caso de Marruecos. Tenemos, por decirlo de algún modo, la esencia, la causa de esa clase de corrientes migratorias, y hemos intentado resolver los problemas que pueda haber detrás. Estoy convencido de que podremos tener éxito si trabajamos mancomunadamente.

Éste es un problema importante para la Presidencia sueca. Creo que lo será aún más para la próxima Presidencia belga, ya que se evaluarán los temas de asilo y de migración y los resultados de la Cumbre de Tampere. Trabajamos arduamente en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  Hernández Mollar (PPE-DE ). - Señor Presidente, cuando se pregunta acusando gravemente al Gobierno español de inercia ante la muerte de inmigrantes en el Estrecho, se manifiesta el despropósito y la irresponsabilidad de quien, a costa de una tragedia, pretende desacreditar a su Gobierno en este Pleno.

Miren ustedes, el Gobierno español, a través de la Guardia Civil, ha interceptado en cinco años 133 barcos de recreo y 2.300 pateras, con el resultado de 203 inmigrantes muertos, más de 200 desaparecidos y 377 rescatados, y subrayo lo de rescatados, todos ellos procedentes de Marruecos. El Gobierno español, a través de la Guardia Civil, ha puesto en marcha el sistema de información para prevención de naufragios en el Estrecho, cuyo coste es de 13.600 millones de pesetas, y para el que España ha solicitado financiación a la Unión Europea. Y el Gobierno español ha impulsado el Plan de Acción sobre Marruecos, al que ha hecho referencia el representante del Consejo, y que este Parlamento aprobó con una línea presupuestaria de 10 millones de euros. Precisamente fui yo el ponente de dicho plan.

Ahora realizo la pregunta, señor Presidente, ¿cuándo el Consejo va a presentar un balance de ejecución del Plan de Acción sobre Marruecos al que ha hecho referencia?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Permítanme decir que tengo el mayor respeto por todas las medidas que adopta el gobierno español para resolver este agudo problema. No obstante, no corresponde al Presidente del Consejo comentar las actuaciones de los gobiernos de los Estados miembros.

Como señalé en mi primera respuesta, el Consejo está aplicando el Plan de Acción sobre Marruecos. El diálogo a que hice alusión, que hemos iniciado con las autoridades marroquíes mediante visitas, dará sus frutos tan pronto como sea posible. La respuesta a la pregunta de su Señoría es, por tanto, que el Consejo ya ha iniciado la ejecución del Plan de Acción.

 
  
MPphoto
 
 

  Rübig (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, señor Presidente del Consejo, se trata de una cuestión que no afecta únicamente a España. Ayer mismo, por ejemplo, me llamó un transportista. Me contó que durante la travesía en barco unos inmigrantes se deslizaron desde arriba en su camión tras romper la capota del mismo. La aduana británica detuvo a dichos inmigrantes y el transportista se vio obligado a pagar una multa a pesar de que desconocía por completo que llevase inmigrantes a bordo. Así las cosas, quisiera formular la siguiente pregunta complementaria: ¿qué medidas piensa adoptar el Consejo para atajar estas situaciones?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Como el estimado diputado seguramente entenderá, no me es posible comentar un caso individual, concreto. Por eso sólo puedo remitirme a las normas de Schengen, donde existe algo que se llama responsabilidad del transportista. Esto implica que el que transporta y esconde personas, con o sin su consentimiento, puede ser acusado y sometido a juicio, de diferentes maneras.

Quisiera decir, además, que hace unas pocas semanas se discutieron estos asuntos en la reunión informal de los Ministros de Interior y Justicia que tuvo lugar en Estocolmo. Aunque en el Consejo no hay unanimidad sobre los métodos que se pueden usar para resolver estos problemas existe, como dije anteriormente, la inequívoca decisión de dar prioridad a los temas de asilo y migración en el futuro, en el marco de la colaboración que contempla el tercer pilar.

***

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Señor Nogueira, le voy a conceder la palabra, pero escúcheme a mí primero como Presidente de esta sesión: no se trata de que se produzcan debates parlamentarios entre los diputados que preguntan con toda legitimidad y que, naturalmente, argumentan su pregunta, cada uno según su leal saber y entender, incluso según sus opiniones e intereses. Por eso, le ruego que plantee usted una cuestión de orden. Perdone que haga un juicio de intenciones pero me imagino que podemos entrar en unas reflexiones cruzadas que no son objeto de este debate.

Tiene la palabra el Sr. Nogueira.

 
  
MPphoto
 
 

  Nogueira Román (Verts/ALE ). - Señor Presidente, considero que está usted en su papel y, por lo tanto, procuraré seguir sus instrucciones.

Yo simplemente quiero recordar aquí, señor Presidente, que la Presidencia en ejercicio en este momento le corresponde a Suecia y no a representantes del Gobierno español en esta Asamblea, que deberían limitarse a hablar como diputados y no como representantes de ese Gobierno.

En todo caso, dado que el Gobierno español presidirá, según creo, la Unión Europea dentro de un año, espero que de aquí a entonces, tome las medidas humanitarias que son exigibles ante el problema de Andalucía y ante los miles y miles de inmigrantes que padecen la xenofobia que practica, en este momento, el Gobierno español a través de la Ley de Extranjería.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Señores diputados, considero que no debe haber en esta sala ningún representante del Gobierno español ni de las diversas oposiciones al Gobierno español. Ruego que no se hagan afirmaciones, ya que ni siquiera está previsto que las pueda haber y se rechazan en la propia formulación de la pregunta inicial. Podemos dar por superado este incidente, como es natural.

Tiene la palabra, para una cuestión de orden, el Sr. Hernández Mollar.

 
  
MPphoto
 
 

  Hernández Mollar (PPE-DE ). - Señor Presidente, una cuestión de orden para decir simplemente que yo no represento a un partido, ni siquiera represento a un Gobierno: represento a España. Y como representante de España, al hacerse en esta pregunta referencia a las autoridades del Estado español, estoy en mi derecho legítimo de defender a mi país, cosa que otros no hacen.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Están ustedes todos amparados en sus derechos legítimos. No voy a conceder ninguna cuestión de orden más. No se va a producir un debate. Y me consta que, tanto el Sr. Nogueira como usted, según la ley, son representantes del pueblo español. Así lo dicen los Tratados y todos lo sabemos. Ustedes no son representantes ni del Estado ni del Gobierno, sino de la circunscripción electoral que les ha elegido y que coincide con el Reino de España, ésta es su denominación oficial.

***

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Por tratarse de asuntos semejantes, las preguntas 8 y 9 se contestarán conjuntamente.

Pregunta nº 8 formulada por María Izquierdo Rojo (H-0032/01 ):

Asunto: Mujer y fundamentalismo de los talibanes

¿Qué medidas políticas ofrece la Unión Europea a las mujeres que soportan el cruel régimen de los talibanes? De acuerdo con los datos que obran en su poder, ¿cuántas mujeres soportan este régimen fundamentalista? ¿Hará el Consejo un llamamiento a los países vecinos de Afganistán para dejar abiertas sus fronteras a las refugiadas afganas? Y en consecuencia, ¿concederá la Unión Europea ayuda financiera a los países receptores de refugiadas?

Pregunta nº 9 formulada por Neil MacCormick, a quien sustituye el Sr. Hudghton (H-0052/01 ):

Asunto: Derechos humanos: opresión de las mujeres en Afganistán

¿Qué nuevas medidas tiene intención de adoptar el Consejo para aliviar la tremenda opresión que sufren las mujeres en Afganistán bajo el régimen de los talibán, que les deniega tan brutalmente sus derechos humanos fundamentales?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) El Consejo comparte plenamente el interés de su Señoría por el sufrimiento de las mujeres afganas bajo el régimen talibán. El Consejo lamenta que la trágica realidad de Afganistán demuestre que los talibanes hasta ahora no han escuchado las razones ni las presiones externas, a pesar de los esfuerzos de la Unión y de la comunidad internacional. Ambas partes del conflicto continúan con sus operaciones militares y no parece posible una solución política. Existe una acuciante necesidad de mejorar la indignante situación de los derechos humanos, pero, desgraciadamente, en la actual situación no parece que se puedan conseguir muchas mejoras.

Los talibanes controlan aproximadamente el 90 por ciento del territorio afgano. Puesto que la situación militar cambia constantemente en el país, el Consejo carece de datos precisos sobre el número de mujeres que en un determinado momento están sometidas al régimen de Kabul. Además, la catastrófica situación humanitaria y de derechos humanos que impera en el país ha dado origen a un éxodo masivo de refugiados a los países vecinos, especialmente a Irán y Pakistán, lo que dificulta aún más el análisis de la situación demográfica en Afganistán.

El Consejo ha discutido a menudo la crítica situación de los refugiados afganos con los países que les acogen en la región, y seguirá haciéndolo. La Unión y muchos Estados miembros seguirán enviando ayuda humanitaria a los afganos cuando las circunstancias lo permitan. La mayor parte de estas ayudas están destinadas a las mujeres.

La recientemente actualizada postura común del 25 de enero de 2001 constituye el fundamento de la política de la Unión respecto a Afganistán. Continuaremos haciendo esfuerzos para conseguir una paz duradera, para acabar con las intervenciones foráneas y para alentar a las partes a dialogar. La Unión subraya especialmente la importancia de fomentar el respeto al derecho internacional humanitario y a los derechos humanos, incluyendo los derechos de las mujeres y de los niños. Por esa razón, la Unión seguirá instando a las partes a reconocer, proteger y fomentar los derechos humanos y las libertades fundamentales, además de respetar la Declaración de Derechos Humanos que ha suscrito Afganistán.

Continuaremos alentando a las distintas fracciones para que abandonen su política discriminatoria y reconozcan, protejan y fomenten la igualdad de derechos y de dignidad entre hombres y mujeres, incluyendo el acceso a la educación y la salud, al empleo, a la seguridad personal y la ausencia de atropellos, subrayando los efectos negativos de la política discriminatoria en la futura concesión de ayudas.

La Unión seguirá respaldando la propuesta del Secretario General de Naciones Unidas sobre observadores civiles de los derechos humanos y continuará asimismo dando apoyo a los programas de ayuda a Afganistán que comprenden temas de igualdad de oportunidades y fomento de la participación igualitaria de hombres y mujeres.

Finalmente, también concederemos especial importancia a los derechos humanos a la hora de coordinar internacionalmente las ayudas humanitarias a Afganistán. El Consejo confía en que las últimas sanciones, fundamentalmente la resolución 13033 del Consejo de Seguridad, que actualmente estudia el Consejo para aprobar tan pronto como sea posible una postura común congruente, contribuirán a disminuir la injerencia extranjera y coadyuvarán a una solución negociada del conflicto afgano.

 
  
MPphoto
 
 

  Izquierdo Rojo (PSE ). - Señor Presidente en ejercicio del Consejo, aprecio su respuesta, pero resulta insuficiente.

¿Recomendará usted la adopción de medidas de emergencia eficaces que sirvan para combatir la situación actual: de azote de hambre, de azote de frío, de azote de enfermedades? Se lo puedo decir de manera tan brutal como en los medios de comunicación de hoy: 120 niños mueren de frío, descalzos, a quince grados bajo cero; más de 10 millones, cerca de 11 millones de mujeres sobreviven sin derecho a un servicio sanitario, sin derecho a educación, sin derecho a trabajo, en condiciones infrahumanas.

Necesitamos algo más que comprensión, como usted entenderá. Señor Presidente en ejercicio del Consejo, ¿no recomendará usted que se adopte alguna medida de emergencia? ¿Cuántos niños más tienen que morir de frío? ¿Cuántos millones de mujeres tienen que seguir sin derechos y sin libertades?

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Como dije, el Consejo tuvo oportunidad de discutir la postura común sobre Afganistán en su reunión de fines de enero.

Puedo asegurarles que cuando se discute la situación en Afganistán el Consejo también es consciente de los espantosos testimonios a que alude la estimada diputada.

Puedo ver tres caminos que pueden seguir el Consejo y la Comisión. En primer lugar, hay que continuar con la generosa ayuda humanitaria para limitar el sufrimiento, especialmente de las mujeres y los niños. En segundo lugar, tenemos que seguir presionando al régimen talibán para que acabe con los sistemáticos atropellos a los derechos humanos. En tercer lugar, hay que dar más recursos y ayudas a los países vecinos de Afganistán para que sean capaces de acoger de mejor manera a los refugiados, especialmente mujeres y niños, que se ven obligados a abandonar su país.

 
  
MPphoto
 
 

  Hudghton (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, gracias por permitirme formular una pregunta complementaria en nombre de mi colega, Sr. MacCormick, que se encuentra acompañando al Presidente de la asamblea general de la Iglesia de Escocia en su visita oficial de hoy al Parlamento.

Señor Presidente en ejercicio, ¿está dispuesto a reconocer que éste es un nuevo ejemplo, profundamente opresivo, de la subordinación a que están sometidas las mujeres y de su reclusión en la vida privada? Durante muchos años, las mujeres de Afganistán han disfrutado de una existencia completamente pública, han formado parte de las profesiones y del mundo laboral y se han vestido de manera adecuada. A veces se dice que los llamamientos en defensa de los derechos humanos incluyen la imposición de los valores occidentales sobre las culturas no occidentales. Eso es falso, y este caso concreto de Afganistán así lo demuestra. ¿Está dispuesto a reconocer el Consejo que lo que hace falta es la restitución de los derechos humanos de las mujeres y del respeto fundamental que se merecen? No hay duda de que hace falta algo más que lo que hemos oído en la declaración de hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Desgraciadamente, el estimado diputado tiene razón en su descripción de que la situación en Afganistán ha empeorado visiblemente en el último tiempo. Estamos ante una situación de sufrimiento inhumano de mujeres y niños. Como ya he dicho, el Consejo hizo un análisis de la situación a fines de enero, a la luz de los antecedentes que existían en ese momento.

Si los acontecimientos siguen evolucionando en la dirección equivocada, el Consejo tendrá que evaluar constantemente sus acciones. Confiamos en que los mensajes claros que se han enviado -entre ellos mediante la recientemente aprobada resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU- y los esfuerzos internacionales, que, como sabemos, no sólo provienen de la Unión, sino que también de una gran parte de la comunidad internacional, darán sus frutos.

Puedo asegurar a su Señoría que el Consejo prestará mucha atención a este asunto, de manera que podamos tomar las medidas que sean pertinentes.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Por tratarse de asuntos semejantes, las preguntas 10, 11, 12, 13, 14, 15, y 16 se contestarán conjuntamente.

Pregunta nº 10 formulada por Brian Simpson (H-0040/01 ):

Asunto: Transporte e integración

¿Qué planes tiene el Consejo de Transportes para desarrollar indicadores y para controlar, aplicar y crear un calendario para nuevas medidas en relación con la estrategia de integración de la dimensión medioambiental en sus políticas, tal como se estipula en las conclusiones de Helsinki?

Pregunta nº 11 formulada por Mary Honeyball (H-0041/01 ):

Asunto: Energía e integración

¿Qué planes tiene el Consejo de Energía para desarrollar indicadores y controlar, aplicar y crear un calendario para las medidas que se han de tomar con vistas a su estrategia para la integración de la dimensión ambiental en sus políticas, tal y como lo exigen las conclusiones de Helsinki?

Pregunta nº 12 formulada por Caroline Lucas (H-0042/01 ):

Asunto: El Consejo de Asuntos Generales y la integración

¿Qué planes tiene el Consejo de Asuntos Generales para desarrollar una estrategia global con vistas a la integración de la dimensión ambiental en sus políticas, con un conjunto de indicadores, un calendario de nuevas medidas y el seguimiento y el control exigidos en las conclusiones de Helsinki?

Pregunta nº 13 formulada por Riitta Myller (H-0043/01 ):

Asunto: ECOFIN e integración

¿Qué planes tiene el Consejo de Ministros de Economía y Hacienda para desarrollar una estrategia global para integrar la dimensión medioambiental en sus políticas, con un grupo de indicadores, un calendario de medidas ulteriores y un seguimiento y control, tal como se estipula en las Conclusiones de Helsinki?

Pregunta nº 14 formulada por Peter William Skinner (H-0044/01 ):

Asunto: El Parlamento y el proceso de integración

¿De qué manera se consultará al Parlamento sobre las estrategias de conjunto que están desarrollando nueve Consejos para integrar la dimensión medioambiental en sus políticas, tal como estipulan las Conclusiones de Helsinki?

Pregunta nº 15 formulada por Mark Francis Watts (H-0045/01 ):

Asunto: Coherencia de los planes de integración

¿De qué manera vela el Consejo por que exista coherencia entre las diversas estrategias de conjunto que están desarrollando nueve Consejos para integrar la dimensión medioambiental en sus políticas?

Pregunta nº 16 formulada por Nuala Ahern (H-0046/01 ):

Asunto: El Consejo de Industria y la integración

¿Qué planes tiene el Consejo de Industria para desarrollar una estrategia global con vistas a la integración de la dimensión ambiental en sus políticas, con un conjunto de indicadores, un calendario para las medidas que se han de tomar, y el seguimiento y el control exigidos en las conclusiones de Helsinki?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) La gran cantidad de preguntas hará que la respuesta también sea larga o, al menos, tan completa como sea posible.

El Consejo tiene la satisfacción de informar a sus Señorías que las exigencias medioambientales contenidas en el artículo 6 del Tratado CE se integrarán en la política y en las actividades comunitarias, en su diseño y aplicación, especialmente con miras a fomentar un desarrollo sostenible. En la reunión del Consejo Europeo en Gotemburgo, en junio de este año, se fijarán las estrategias para incorporar los aspectos medioambientales en las actividades del Consejo. Por eso es un poco temprano para referirme a los detalles de esas estrategias. La Presidencia y la Comisión están trabajando intensamente en estos temas en los distintos órganos del Consejo.

En diciembre de 1999, en Helsinki, el Consejo fijó el calendario para la reunión del Consejo Europeo en Gotemburgo e instó a que se concluyan los trabajos para incorporar los aspectos medioambientales en todas sus actividades, mediante estrategias amplias, preferentemente seguidas de medidas y de plazos, y de una serie de indicadores para los distintos sectores. Esas estrategias deben contribuir al cumplimiento de los compromisos del Protocolo de Kioto, a complementar medidas en el ámbito nacional y regional y, además, a hacer hincapié en la necesidad de una cooperación más estrecha entre los distintos campos de la política sectorial.

Así se entiende, probablemente de forma clara, el papel que tendrán esas estrategias en la consecución de un desarrollo sostenible. La ejecución y el seguimiento de estos trabajos han sido encargados a la Comisión y al Consejo. En cuanto al Consejo, éste ha ordenado internamente a sus distintos órganos que preparan negociaciones para que en las distintas etapas de los procesos de decisión tradicionales se asegure una buena coordinación que permita cumplir, de la mejor manera posible, la petición del Consejo Europeo. La participación del Parlamento se asegurará en conformidad con las disposiciones del Tratado.

Quiero subrayar que el Consejo comparte la opinión de sus Señorías y está dispuesto, junto con los representantes de intereses políticos y económicos en esta materia, a asegurar el éxito mediante unos procedimientos generales sobre aspectos medioambientales que se apliquen en todos los sectores políticos.

En cuanto a la integración de los aspectos medioambientales y del desarrollo sostenible en todos los sectores políticos hay mucho que decir sobre la aplicación que hace el Consejo del artículo 6 del Tratado. Sin pretender profundizar en este tema –sería imposible, ya que es un campo muy extenso- quisiera hacer hincapié en algunos de los aspectos más relevantes de la situación en que nos encontramos.

En primer lugar, la política energética, que el Consejo considera como una de las materias prioritarias. El Consejo trabaja enérgicamente en torno a los tres objetivos a que alude el programa de la Presidencia sueca para este semestre. En esto, el Consejo se remite a sus conclusiones de diciembre de 1999, que contienen una serie de detallados indicadores preliminares que cubren la mayor parte del sector energético, incluso las consecuencias medioambientales, el mercado energético y la eficacia de la energía.

La aplicación de esas conclusiones y los indicadores serán evaluados cada dos años. Además, se espera durante este año una resolución definitiva sobre la directiva de fomento de electricidad de fuentes renovables.

Para preparar el camino de la reunión del Consejo Europeo de junio en Gotemburgo, el Consejo tramitará una comunicación sobre integración de los aspectos medioambientales y del desarrollo sostenible en la política energética y la propuesta de un sexto plan de acción comunitario para el desarrollo sostenible. Ambos documentos serán presentados por la Comisión en las próximas semanas. Se iniciará una serie de medidas en el marco del plan de acción sobre aumento de la eficacia energética, fundamentándose en las prioridades que fijó el Consejo en su reunión del 5 de diciembre de 2000.

En relación con la parte industrial de esta estrategia general, el Consejo se remite al informe del Consejo Europeo en Helsinki en el que se subrayó que se necesita una fuerte contribución del sector industrial para fortalecer el desarrollo sostenible en el campo económico. Asimismo, se reiteró el papel clave de este sector para el mejoramiento de la competitividad de las industrias europeas y de la capacidad de innovación para fomentar el empleo en la industria y sectores afines. El carácter horizontal de este asunto requiere una mejor cooperación e intercambio de información entre las partes involucradas y los órganos de decisión.

Reitero: posiblemente las conclusiones de la reunión del Consejo Europeo en Gotemburgo serán muy interesantes. Para demostrar con una medida concreta en qué medida piensa aplicar la estrategia integrada sobre aspectos medioambientales, el Consejo tiene la intención de redactar algunas conclusiones en la reunión de mayo que permitan congregar a los ministros de energía e industria con el objeto de que continúen con estos trabajos.

Para terminar, en relación con los asuntos económicos y financieros, el Consejo quiere informar a los estimados diputados que el Consejo entregó al Consejo Europeo en su reunión de Niza un primer informe sobre la integración de las consideraciones medioambientales en la Unión y en la política económica de los Estados miembros. La Cumbre de Gotemburgo hará también un seguimiento de este informe y estudiará especialmente la formulación de una estrategia europea para el desarrollo sostenible en el que se tomen en consideración los aspectos medioambientales. Indudablemente se instará al Consejo de Ecofin para que aplique una estrategia de esta naturaleza en terrenos de su competencia, tan pronto como el Consejo Europeo haya aceptado esta estrategia.

 
  
MPphoto
 
 

  Honeyball (PSE ). – (EN) Señor Presidente en ejercicio del Consejo, gracias por su amplia respuesta a siete preguntas. Quisiera retomar brevemente el hilo de un aspecto que creo que usted no ha tocado. ¿Cuáles son sus ideas y propuestas para mantener durante las siguientes Presidencias de la UE el proceso de integración? Habida cuenta del impulso del Proceso de Cardiff y del hecho de que todo esto está comenzando a producirse ahora, será un proceso bastante largo y no se producirá de la noche a la mañana. Me interesaría conocer qué medidas está adoptando la Presidencia de cara al futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) La pregunta del estimado diputado es muy relevante. Como ya he señalado, la primera Presidencia sueca está preparando, en estrecha colaboración con la Comisión, las conclusiones de la reunión del Consejo Europeo de junio en Gotemburgo. En esa oportunidad espero que podamos contestar las preguntas de su Señoría. El denominado proceso de Cardiff constituye una forma nueva de trabajo para la Unión.

Tenemos experiencias acumuladas en muchos campos en los que actúa el Consejo. Hay quienes han realizado un excelente trabajo, mientras que otros tal vez han tenido menos éxito. Estamos intentando reunir todas esas experiencias para formular la estrategia y las ideas y propuestas a que alude el diputado. Calculo que antes de la reunión del Consejo Europeo de junio de este año podré volver a esta Asamblea para informar más concretamente sobre las ideas del Consejo y para escuchar los puntos de vista del Parlamento y de sus miembros.

En consecuencia, pido excusas y solicito que se me dé la oportunidad de volver al Parlamento para debatir este asunto, que atañe a una de las tres prioridades de la Presidencia sueca, esto es, el environment .

 
  
MPphoto
 
 

  Lucas (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente en ejercicio, gracias por esa respuesta tan amplia. Lamentablemente, uno de los problemas de las respuestas amplias y de las limitaciones de tiempo es que se tocan muchos temas, pero no se profundiza en ninguno, y yo quisiera solicitar información más detallada.

Me parece asombroso que usted diga que es demasiado pronto para entrar en los detalles de algunos de estos planes, habida cuenta de que no falta tanto para el Consejo de Gotemburgo. Quería centrarme, en particular, en el Consejo de Asuntos Generales. Como usted sabrá, éste es el único Consejo que no ha presentado ningún documento de acuerdo con las solicitudes del Consejo, por ello me gustaría conocer ¿cuándo podríamos tener más detalles sobre este asunto en particular? ¿Veremos un proyecto antes de Gotemburgo? Si no obtenemos información detallada sobre el plan del Consejo de Asuntos Generales, podría decirnos, al menos, qué tipo de estructura y qué forma tendrá, qué indicadores utilizará y cuál será el seguimiento y la vigilancia?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) El estimado diputado destaca un campo de acción del Consejo en el que quizás es difícil encontrar la concreción que requieren los trabajos sobre desarrollo sostenible. No creo que sea una casualidad que justamente el trabajo en el Consejo (asuntos generales) sea el que más demora. Es la explicación de que todavía haya tanto por documentar.

Su Señoría opina que queda poco tiempo para la reunión de Gotemburgo. Sin embargo, a mí me parece como si faltase una eternidad . Estoy absolutamente convencido de que más adelante podremos ser más concretos en cuanto a las posibilidades del Consejo General para integrar los aspectos medioambientales y los principios del desarrollo sostenible en sus trabajos. Con todo, confío en que comprendamos que justamente en relación con las actividades del Consejo General es donde, quizás, es más difícil encontrar la concreción que creo que todos anhelamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Myller (PSE ). – (FI) Señor Presidente en ejercicio del Consejo, gracias por su respuesta. Sin embargo, quiero sumarme a esa preocupación y creo que no queda tanto tiempo para la Conferencia de Goteburgo si consideramos la envergadura de los preparativos que se pusieron en marcha tras las conclusiones de la Cumbre de Helsinki sobre la integración de las cuestiones medioambientales en los diferentes ámbitos políticos. En realidad, estoy muy preocupada por el rumbo de este proceso.

En opinión de algunos de los que se han hecho eco del desarrollo sostenible, el objetivo parece ser supeditar la dimensión medioambiental a ir la zaga, en cierto modo, del desarrollo económico. Quisiera que el Presidente en ejercicio del Consejo expusiera sus objetivos en esta cuestión. Y es que en estos momentos el Parlamento está elaborando el Sexto Plan de Acción del Medio Ambiente, el cual debería ser el pilar ecológico de este plan de desarrollo sostenible. ¿Piensa usted exigir que esto sea realmente así, o es este planteamiento ecológico mera palabrería?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) El plan de acción sobre desarrollo sostenible será presentado por la Comisión. La pregunta debería haber sido formulada, en primer lugar, a los miembros de la Comisión. Pero puesto que este asunto es una parte tan importante del programa de la Presidencia sueca, no puedo dejar de expresar los criterios de esta Presidencia sobre los componentes que debe contener la estrategia de desarrollo sostenible.

Creo que es extraordinariamente importante que en la estrategia que presumiblemente aprobemos en Gotemburgo, se incorporen con toda claridad tres elementos que deben formar parte del concepto de desarrollo sostenible. Me refiero al elemento ecológico, al elemento económico y al elemento social. Así, podemos comprobar que dos de esos elementos, el desarrollo social sostenible y el desarrollo económico sostenible, van a ser discutidos en la Cumbre de Estocolmo. Nuestra idea es complementar la discusión en Estocolmo sobre esos dos elementos con el elemento del desarrollo ecológico sostenible y después transformar esto en una estrategia común que pueda ser aprobada en la Cumbre de Gotemburgo.

Con todo, quisiera señalar una vez más que la Comisión es la encargada de la redacción. Tenemos plena confianza en su capacidad para producir una estrategia para el desarrollo sostenible que haga a Europa aún más verde.

 
  
MPphoto
 
 

  Skinner (PSE ). – (EN) Como coautor, con mi colega el Sr. Watts, de las enmiendas que se presentaron hace al menos cuatro años relativas a un estudio estratégico del impacto medioambiental, encuentro muy sorprendente que se diga que es demasiado pronto para hablar de una estrategia global en este ámbito en particular. Si es demasiado pronto para hacerlo, sin duda el Consejo podrá ofrecernos alguna información sobre cómo coordinará debidamente esta estrategia global – cuando vea la luz – entre los distintos Consejos.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) Me parece que ya he contestado parcialmente estas preguntas. Es evidente que estos trabajos se harán en todos los campos de acción del Consejo. En la solicitud que se presentó en relación con la reunión del Consejo Europeo en Cardiff se mencionan numerosos factores que deben considerase en todos los campos de acción del Consejo y que después se agruparán. Como ya he señalado, este marco de normas será la estrategia que presente la Comisión.

Hablamos, por tanto, de agrupar las diferentes estrategias del Consejo, dependiendo del campo de acción de que se trate. Esas estrategias se han diseñado de acuerdo al modelo solicitado en Cardiff y, lo que resta, es el trabajo de la Comisión. Por razones obvias no puedo precisar cómo presentará la Comisión su estrategia, sino que le pido que formule esta pregunta al representante de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Watts (PSE ). – (EN) Quisiera agradecer al Presidente en ejercicio del Consejo su respuesta. Me refiero al Consejo de Transportes y, en particular, al último informe sobre la aplicación concreta de la estrategia, que pone de manifiesto una clara falta de progreso en muchos frentes del ámbito del transporte. La estrategia despierta serias preocupaciones acerca de las repercusiones que tendrá la ampliación sobre el transporte, pero el informe no sugiere gran cosa en lo que se refiere a medidas concretas. ¿Qué medidas concretas propone la Presidencia? Estas medidas son fundamentales si se quiere tener plenamente en cuenta el transporte en el proceso de ampliación que, como cabe esperar, traerá consigo políticas sostenibles en materia de medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) No solamente la E de Environment es prioritaria para la Presidencia sueca, sino que también, como seguramente le consta a su Señoría, la E de Enlargement . En el marco de las negociaciones con los países candidatos, el capítulo de los transportes es uno de los más importantes. Esas negociaciones se fundamentan en primer lugar en la legislación comunitaria vigente, pero también nos permiten destacar frente a los países candidatos los importantes asuntos relacionados con el desarrollo sostenible que está discutiendo el Consejo, en este caso en el sector de los transportes. Estos principios, por tanto, son discutidos en relación con las negociaciones en el capítulo de los transportes con los respectivos países candidatos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ahern (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, esta cuestión de la sostenibilidad es realmente de gran interés y acogemos con satisfacción la prioridad de la Presidencia sueca. Pero lo que nuestros ciudadanos quieren saber es ¿qué medidas se propone adoptar el Consejo para garantizar la divulgación de los resultados de la estrategia de Cardiff para darlos a conocer a todos los ciudadanos y gobiernos de los Estados miembros y a los países candidatos? No creo que el Consejo haya estado especialmente activo en el pasado. Sé que la Presidencia sueca quiere cambiar eso e involucrar en mayor medida a los ciudadanos y ser más transparente. Quiero información sobre eso y, específicamente, sobre el Consejo de Industria.

El Consejo se ha comprometido a adoptar una verdadera estrategia antes de 2004. ¿Qué objetivos o acciones e indicadores serán necesarios a corto plazo para garantizar su pleno desarrollo? ¿Cómo se evaluarán las repercusiones externas de la estrategia sobre la industria? Usted se ha referido detenidamente también a la energía. La eficiencia energética es una prioridad importante. Tenemos un informe que está a punto de ser presentado ante esta Asamblea en Bruselas. ¿Tiene intención de tomar alguna medida sobre el plan de acción en favor de la eficacia energética?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson. – (SV) La estimada diputada formula tres preguntas muy amplias. Intentaré contestarlas de la forma más breve posible. Es perfectamente correcto lo que señala su Señoría, esto es, que la Comisión y el Consejo necesitan dedicar más energía a divulgar los resultados de este trabajo. En el marco del interés general de la Presidencia sueca por aumentar la apertura, existen planes para divulgar ampliamente los resultados de la Cumbre de Gotemburgo por medio de Internet, intentando que las decisiones que se tomen sean de naturaleza tal que puedan ser entendidas por los ciudadanos. Sé, a través de los buenos contactos que tenemos con la Comisión, que ésta también tiene ambiciosos planes en esta materia.

En cuanto a los indicadores concretos en el sector de los transportes, quisiera pedir a su Señoría que espere hasta que el Consejo en su reunión de abril haya aprobado una resolución sobre integración en esta materia. Hay numerosos planes concretos, pero el Consejo aún no ha tenido oportunidad de discutirlos. Por esa razón quisiera que se me permita volver más adelante para dar información más concreta. Damos por sentado que el Consejo (transporte) se reunirá a comienzos de abril de este año. Después tendremos respuesta a las preguntas de la diputada.

En cuanto al Plan de Acción para aumentar la eficiencia de la energía, la Presidencia espera que podamos actuar durante el semestre. No me atrevo a ser más preciso en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 17 formulada por Marit Paulsen (H-0050/01 ):

Asunto: Control deficiente de la protección de los animales en Europa

Una vez más, los medios de comunicación describen la penosa situación de los animales en los Estados miembros. Una vez más, los ciudadanos europeos se indignan ante esta barbarie incomprensible. Y una vez más, los Ministros de Agricultura responden que se le pondrá fin.

En su informe de 6 de diciembre de 2000 sobre la situación en el ámbito de la protección de los animales (COM(2000) 0809 /final), la Comisión mostraba, con una claridad aterradora, cómo en varios Estados miembros los animales se ven sometidos a un sufrimiento inhumano, y cómo las autoridades competentes fracasan repetidamente en su labor de control.

A la vista de todo ello, ¿cuándo va a proponer la Presidencia un incremento sustancial de los recursos destinados al control de la observancia de la actual normativa en materia de protección de los animales, así como sanciones razonables, pero importantes, en caso de violación de dichas normas?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) El informe de la Comisión a que alude la estimada diputada Paulsen versa fundamentalmente sobre el transporte de animales. La Presidencia aplaude este informe, que de una manera meritoria identifica numerosos problemas en los países miembros y propone también medidas. El informe se presentó el 6 de diciembre del año pasado y, después de haber sido tratado tanto en el ámbito del grupo de trabajo como en una reunión con los jefes de veterinaria, ha sido discutido por los ministros correspondientes.

Ahora le corresponde a la Comisión presentar propuestas de medidas concretas, tal como lo ha prometido en su informe. Después de que éstas hayan sido presentadas, la Presidencia, tan pronto como sea posible, iniciará los trabajos en el grupo de trabajo del Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulsen (ELDR ). – (SV) Soy plenamente consciente de que la Presidencia no determina la agenda. Sin embargo, es posible tomar iniciativas sobre trabajos que se están ejecutando. También podría presionarse a la Comisión para que presente sus propuestas con más celeridad y eficacia.

En este contexto, quisiera que estudiásemos la política agrícola como tal. Las subvenciones a las exportaciones hacen que los peores transportes sean lucrativos. Hay muchos otros sistemas de subvenciones que fomentan el despilfarro de recursos y el maltrato a los animales. Me consta que la legislación es deficiente, pero es mejor procurar la supervivencia de las leyes vigentes que esperar nuevas leyes.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Estoy plenamente de acuerdo con lo que señala la diputada. El hecho que estemos esperando medidas concretas de la Comisión no debe hacernos creer que no se necesita hacer nada más que esperar esas medidas. Puedo asegurar que la Presidencia concede a esta materia la más alta prioridad.

Sin el ánimo de criticar las limitaciones del Tratado, nos apoyamos fuertemente en la Comisión para intentar conseguir mejores mecanismos para el cumplimiento de las leyes vigentes. Ante todo, se necesitan avances. En este punto creo que estamos totalmente de acuerdo. La situación en este campo es, en muchos casos, espantosa. El Consejo y el Parlamento tienen que continuar demandando la presentación de propuestas por parte de la Comisión, propuestas que estoy convencido de que serán presentadas en el más breve plazo posible.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. -

Pregunta nº 18 formulada por Rodi Kratsa-Tsagaropoulou (H-0054/01 ):

Asunto: Contaminación radiactiva en los mares Egeo y Jónico

Según noticias aparecidas tanto en la prensa griega como en la turca, tal como ha publicado el periódico "Le Journal du Dimanche", las marinas de guerra griega y turca han utilizado proyectiles de uranio empobrecido en las maniobras que han realizado durante los últimos diez años tanto en el Mar Egeo como en el Mar Jónico. Esta cuestión ha provocado temores ante una posible contaminación radiactiva entre los habitantes de las islas y zonas costeras de los dos mares citados así como entre la ciudadanía de países limítrofes, pues las corrientes marinas extienden la radiactividad más allá de la región en la que se lanzaron los proyectiles.

¿Piensa crear el Consejo un comité independiente que investigue la cuestión e informe sobre la situación real tanto a los habitantes de las regiones afectadas como a los ciudadanos europeos en general, antes de que se origine un "síndrome del Egeo" con o sin justificación? ¿Piensa colaborar en este sentido con los correspondientes Gobiernos? ¿Qué medidas preventivas se propone tomar?

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson, Consejo . – (SV) Para comenzar, permítame señalar que el Consejo no asume posiciones frente a documentos, incluidos artículos de prensa, que se presentan al Consejo fuera del marco institucional.

El Consejo sostiene que tratándose de situaciones de emergencia relacionadas con la radiactividad, los Estados miembros, de acuerdo con la legislación comunitaria, deben adoptar las medias necesarias para colaborar con otros Estados miembros afectados y para informar a la Comisión y a los demás Estados miembros que sufren daños o corren riesgo de sufrirlos.

En esta situación, el Consejo informa a su Señoría que la Comisión tiene competencia para decidir si en este caso los Estados miembros deben aplicar el Derecho Comunitario, por ejemplo, la Directiva 89/618/Euratom sobre información a la opinión pública de las medidas de protección sanitaria y de reglas de conducta en caso de una situación de emergencia que implique riesgo de radiactividad y la Directiva 96/29/Euratom, que establece normas básicas de seguridad.

Además, no se han presentado al Consejo propuestas que signifiquen la aplicación de medidas de prevención diferentes de las contempladas en el Derecho Comunitario.

 
  
MPphoto
 
 

  Κratsa-Tsangaropoulou (PPE-DE ). – (EL) Señor Presidente en ejercicio, quisiera preguntarle como ve usted la cooperación en este asunto del país miembro con los órganos institucionales, y qué se le ocurre que podría hacer la Comisión Europea. Creo que también usted, como la opinión pública europea, está sensibilizado después del «síndrome de los Balcanes» en el sentido de que debemos investigar a tiempo y prever las cosas para que no acaben surgiendo otros síndromes. Si no hay ningún peligro, que lo sepa la opinión pública, porque las islas del Egeo y del Jónico están inquietas por los eventuales efectos, no sólo en la salud de los habitantes, sino también en el movimiento turístico.

 
  
MPphoto
 
 

  Danielsson . – (SV) Como mencioné en mi respuesta anterior, el asunto de las normas que los Estados miembros aplican en este caso es de competencia de la Comisión. Por ese motivo el Consejo no puede comentar esta pregunta.

Sin embargo, permítanme subrayar de manera general que es importante que los temas relacionados con el uranio empobrecido sean tratados con el máximo celo y cuidado y en concordancia con el principio de la cautela a que aludía su Señoría. Quisiera remitirme al importante debate sobre esta materia que tuvo lugar en esta Asamblea hace aproximadamente un mes. Esperamos los resultados de los estudios que se discutieron en esa oportunidad para continuar el debate.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - Al haberse agotado el tiempo asignado al turno de preguntas al Consejo, las preguntas que no han recibido respuesta, la recibirán por escrito(2) , a excepción de las preguntas 28, 30, 40, 42, 43 y 44, presentadas fuera de plazo según el Consejo, y de la pregunta 32, retirada por su autor.

El turno de preguntas al Consejo queda cerrado.

(La sesión, interrumpida a las 19.00 horas, se reanuda a las 21.00 horas)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. MARTIN
Vicepresidente

 
  

(1) DO C 280 E de 3.10.2000, pág. 95.
(2) Cf. Anexo "Turno de preguntas" .


Saneamiento y liquidación de las compañías de seguros
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate de la recomendación para la segunda lectura (A5-0019/2001 ) de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, respecto de la posición común (8975/3/00 – C5-0521/2000 – 1986/0080(COD)) adoptada por el Consejo con vistas a la adopción de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa al saneamiento y a la liquidación de las compañías de seguros (Ponente: Sra. Peijs).

 
  
MPphoto
 
 

  Peijs (PPE-DE ), ponente . - (NL) Comisario Nielson, muchas gracias por sustituir a su colega Bolkestein. Se trata de una propuesta un poco complicada. No le formularé ninguna pregunta difícil esta tarde. No está mal, creo yo.

El 23 de diciembre de 1986, se presentó en el Parlamento la propuesta de la Comisión relativa a una directiva en el ámbito de la liquidación y reorganización de las empresas aseguradoras, y fue adoptada. El 14 de marzo de 1989 siguió la aprobación en primera lectura por el Parlamento. La directiva estuvo durante los once años siguientes en el Consejo de Ministros. Eso tuvo que ver principalmente con dos obstáculos: en primer lugar, la cuestión de Gibraltar y las consecuencias territoriales que de ella derivan y, en segundo lugar, la conexión entre los artículos 10 y 11. Este último asunto se refería principalmente a la relación entre un fondo de garantía para el tenedor del seguro y su eventual situación preferencial dentro del derecho en materia de quiebra. Este último asunto surgió de nuevo durante la última lectura, pero afortunadamente, la comisión que se encargó de esta cuestión en el Parlamento pudo sortearlo. Y ahora nos encontramos formalmente en la segunda lectura en esta institución.

Esta directiva persigue el mismo objetivo que la propuesta sobre liquidación y reorganización de las instituciones de crédito, es decir, el reconocimiento mutuo de la legislación. Esta directiva garantiza que las compañías de seguros se liquiden y reorganicen conforme a los principios de unity and universality . Esto significa que la compañía de seguros debe ser liquidada conforme a la legislación del país en el que se encuentra su domicilio social. Y por la autoridad competente en él, el llamado "principio de unidad".

Esta autoridad competente debe implicar a todos los establecimientos y oficinas de la Unión Europea en la tramitación del proceso de liquidación, independientemente del Estado miembro en que estén establecidos. Ése es el universality principle . La directiva debe ocuparse de que exista igualad de trato entre los acreedores. Las reclamaciones siempre se tramitarán en el país del domicilio social, independientemente del país en que se presenten. De ahí que los acreedores tengan absolutamente los mismos derechos y no dependan más de la voluntad del país en el que se ha presentado la reclamación.

Opino, al contrario de lo que sucede en la segunda lectura de la reorganización y liquidación de las instituciones de crédito, que esta directiva es más consistente y está bien construida. Recomiendo a mis colegas que adopten la posición común del Consejo sin introducir enmiendas.

Y en este día de San Valentín, me parece que es un postura buena y unánime para el Consejo, la Comisión y el Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Karas (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, señor Comisario, señora ponente, en primer lugar deseo manifestar mi más sincera gratitud hacia la ponente por su trabajo y por su minuciosa exposición, en la que nos ha aclarado una vez más en qué consiste la presente directiva. Con su permiso quisiera añadir que la directiva se centra en el marco general de la creación de un mercado interior para servicios financieros. Ya sólo por esta razón merece nuestro aplauso, puesto que nos queda un largo camino por recorrer en el que debemos reforzar, mejorar y desarrollar el mercado interior financiero y eliminar los obstáculos existentes.

La posición común logra conciliar convenientemente los derechos de las compañías de seguros con los intereses legítimos de los acreedores. Estamos ante una propuesta equilibrada que, además, es el resultado de una transacción duramente negociada durante mucho tiempo. El Consejo ha dejado pasar once años. Dado que el procedimiento se está alargando demasiado redundaría en beneficio de los acreedores y las compañías de seguros que la directiva se aprobase sin mayor dilación.

Permítanme que concluya mi intervención con un último comentario a fin de despejar posibles malentendidos. En Europa las quiebras de compañías de seguros son más bien excepcionales puesto que dichas empresas están sujetas a unas medidas de control muy estrictas y suelen caracterizarse por una buena gestión y unas relaciones satisfactorias entre los clientes y el equipo de gestión. Ello no obstante, la ausencia de un marco jurídico comunitario supone un riesgo que en determinados casos pudiera ocasionar serios problemas. Por eso mismo, la idea y la necesidad de elaborar una directiva están plenamente justificadas y hemos de felicitarnos por el resultado obtenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Nielson, Comisión . – (EN) Señor Presidente, la Directiva sobre el saneamiento y la liquidación de las compañías de seguros viene a subsanar una laguna importante en la legislación de la Unión Europea sobre servicios financieros. Es una prioridad de primer orden para la creación de un mercado plenamente integrado de servicios financieros, como señaló el Consejo Europeo de Lisboa.

Garantizará el reconocimiento mutuo de las legislaciones y los procedimientos, así como un grado de protección adecuado de los asegurados. Evitará conflictos de jurisdicción y la desigualdad de trato de los acreedores de seguros. El resultado será procedimientos más rápidos y mayor protección de los asegurados. La posición común del Consejo, presentada para examen al Parlamento, es completamente coherente con los objetivos fundamentales que se persiguen en la propuesta original y en la propuesta modificada de la Comisión. Asimismo, es coherente con otros instrumentos jurídicos sobre liquidación e insolvencia, acordados en el marco del mercado interior.

Quisiera expresar mi agradecimiento a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y, en especial, a la ponente Sra. Peijs por la sensatez y la eficiencia con que ha tratado este dossier. La comisión y la ponente recomiendan que se mantenga el texto de la posición común tal como está, sin ninguna enmienda. Consideran que los objetivos que se persiguen en este ámbito quedan debidamente protegidos a través de la posición común. Entienden que no debería ponerse en peligro el difícil equilibrio alcanzado, después de tantos años de negociaciones, sobre este texto que reviste una gran complejidad técnica. Comparto plenamente su opinión.

La Comisión invita al Pleno a que siga las recomendaciones de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y a que apruebe el texto íntegro de la posición común sin enmiendas. Esta directiva simboliza la cooperación europea y, en mi opinión, la tranquilidad que reina en estos momentos en el salón de plenos no refleja la magnitud de lo que realmente está sucediendo aquí. Es evidente que hace falta mucho tiempo y que en ocasiones parece muy complicado, pero al final, nuestra cooperación crea soluciones a problemas que únicamente pueden ser resueltos a través de la cooperación sistemática. Por lo tanto, el sistema funciona.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El debate queda cerrado.

Estoy seguro de que la actitud serena se debe a la calma de la ponente.

La votación, si la hubiera, tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

 

La Unión y Macao después del año 2000
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A5-0017/2001 ) del Sr. Soares, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, Derechos Humanos, Seguridad Común y Política de Defensa, sobre la comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo: La Unión Europea y Macao: Más allá del año 2000 (COM(1999) 484 – C5-0169/2000 – 2000/2099(COS)).

 
  
MPphoto
 
 

  Soares (PSE ), ponente. - (PT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, el informe que subscribo sobre la Unión Europea-Macao fue examinado en dos ocasiones en la Comisión de Asuntos Exteriores y después aprobado por unanimidad en dicha comisión. Por lo demás, antes se le habían añadido algunas conclusiones de la opinión elaborada por la Comisión de Industria. Desde diciembre de 1999, hace poco más de un año, por tanto, Macao dejó de ser un territorio especial administrado por Portugal, pacífica y consensualmente, por lo demás, durante 450 años, para ser hoy una región administrativa especial integrada en la República Popular de China, conforme a la norma china "un país, dos sistemas". Aprovecho para decir que en el párrafo 9 de la exposición de motivos del informe hay un error grave, cuando se dice, al referirse a esa norma, "un sistema, dos países". Ahora bien, lo que los chinos quieren decir es exactamente lo contrario: "un país, dos sistemas". Es un error que también es necesario corregir.

Como portugués y por haber tenido la responsabilidad constitucional directa sobre Macao, debe atestiguar aquí que el paso de Macao de la administración portuguesa a la china se hizo consensualmente y con enorme cordialidad, de conformidad con la declaración conjunta luso-china de 1987, que aún hoy sigue en vigor y que va a estarlo aún durante 50 años. El año transcurrido ha sido igualmente pacífico y consensual, según los testimonios que tengo de diversas fuentes y, en particular, de los portugueses y los macaenses que siguen viviendo y trabajando en aquel territorio. Ya he informado de ello a la Comisión de Asuntos Exteriores.

La política de la República Popular de China en relación con Hong-Kong y ahora en relación con Macao va encaminada, como se sabe, a la aproximación y la futura integración de Taiwán a China. Y, a pesar de que ha habido y hay pequeños e inevitables problemas de integración en lo relativo a Hong Kong, territorio mucho mayor, mucho más populoso y mucho más rico que Macao, con un pasado histórico, en cambio, mucho más reciente, es de conocimiento general que la transición de los dos territorios -Hong Kong y Macao- ha transcurrido en general bien. Como ha subrayado, Macao nunca fue una colonia, fue un territorio bajo administración portuguesa por acuerdo entre Portugal y China. Después de la "Revolución de los claveles", cuando llegué a las Naciones Unidas por primera vez en 1974 como Ministro de Asuntos Exteriores, el Ministro de Asuntos Exteriores de China dijo: "Atención, no descolonicen Macao, porque no es una colonia ni nunca lo ha sido". En 1949, cuando tomó el poder, Mao Tse Tung dijo: "Portugal ha permanecido 400 años en Macao sin haber hecho la guerra nunca con China". Y eso fue -y es- para Macao un punto importante.

Aunque Macao sea menos rico que Hong Kong, en el último decenio se ha desarrollado de forma extraordinaria en muchas esferas. Antiguamente era sólo el imperio del juego; hoy es una región en la que hay una producción intensa de carácter turístico y también de juguetes y de objetos diversos y muchas otras industrias, entre ellas la textil. Las relaciones entre Hong Kong y Macao siempre han sido y son excelentes. Pero conviene tener en cuenta y recordarlo a este Parlamento que cada territorio tiene sus peculiaridades. Son diferentes y, por eso, la Unión Europea debe verlos como cuestiones distintas, aunque correlacionadas; no se deben tratar en común, en particular en relación con la representación de la Unión Europea en aquel territorio. Portugal mantiene excelentes relaciones tradicionales con la China Popular, que siguen intensificándose en diversos niveles -este año ha habido incluso varias visitas de ministros chinos a Portugal y de ministros portugueses a China-, y también siguen siendo muy intensas de relaciones entre Portugal y Macao. El Gobernador actual de Macao, Sr. Edmondho, ya nombrado por el Gobierno chino, ha visitado este año oficialmente Portugal. Por lo demás, ha sido la primera visita que ha hecho al extranjero.

De conformidad con la declaración conjunta luso-china, la República Popular de China se comprometió a respetar en los próximos 50 años el sistema económico y el orden jurídico político instituido por Portugal al crear la región administrativa especial de Macao. Macao, miembro fundador de la Organización Mundial del Comercio, firmó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Tiene como una delegación -digo "como", porque la Unión Europea no lo admite- económica y comercial ante la Unión Europea -Macao Economic and Trade Office -, porque la competencia para las relaciones exteriores y de defensa corresponde a Pekín. Y, en principio, la Unión Europea debe nombrar a un representante permanente en Macao. Es importante que lo haga, creo que incluso ya lo ha hecho.

Portugal dejó en Macao todo un ordenamiento jurídico de tipo democrático occidental, con instituciones políticas que funcionan bien, con un jefe del ejecutivo nombrado por Pekín, que substituyó al antiguo gobernador portugués, una Asamblea Legislativa de 23 miembros, tribunales independientes y un tribunal de última instancia, así como un cuerpo de policía eficiente. La declaración conjunta luso-china establece los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, que se han venido respetando. En el territorio no hay pena de muerte. Portugal mantiene excelentes relaciones con la República Popular de China, como he dicho, y sigue teniendo una presencia muy relevante en Macao, en el nivel de inversores, empresas, funcionarios y profesiones liberales. Hay un colegio portugués en Macao, que funciona bien, donde se sigue enseñando el portugués.

Para la Unión Europea, Macao puede y debe tener una gran importancia como centro de negocios e inversiones, no sólo en el territorio, sino también en virtud de transacciones que allí se hacen tradicionalmente con China y con los otros países de Asia. Por tratarse de una región administrativa especial, con una identidad cultural propia y una población mezclada, aunque con gran predominio chino, la presencia de la Unión Europea en Macao sólo puede tener ventajas en los dos sentidos. Por eso, insisto en el envío de un representante permanente de la Unión Europea a Macao y en la intensificación de las relaciones económicas, políticas y culturales entre la Unión Europea y Macao. Es preciso que la Unión Europea no se desinterese de Macao, porque lo que va a suceder en los 50 próximos años en el territorio con una jurisdicción especial depende en parte de la vigilancia que la Unión Europea ejerza sobre Macao.

 
  
MPphoto
 
 

  Graça Moura (PPE-DE ). - (PT) Señor Presidente, con el conocimiento especial que tiene de Macao y la atención que viene prestando a la evolución de la Región Administrativa Especial allí creada, el Sr. Mário Soares aporta a esta Asamblea un documento de gran importancia y oportunidad. En él se parte de un análisis del marco institucional y normativo consagrado para la región y de las posibilidades de estructuración democrática moderna que de él se desprenden, sin dejar de tener presente la especificidad cultural, los particulares lazos históricos, sociales y económicos en que se basa la relación de Macao con Portugal y con Europa, por un lado, y con la República Popular de China, por otro. Así queda trazado el horizonte y la perspectiva de que llegue a confirmarse la evolución francamente positiva de la Región Administrativa Especial, si bien sabemos que aún no se pueden tener en cuenta todos los datos concretos deseables sobre cómo han transcurrido efectivamente esos primeros doce meses, tiempo, por lo demás, muy corto.

Si, como se espera y ya se indica en el informe Soares, se confirman ampliamente esos aspectos positivos, no se puede dejar de ver en ello el resultado no sólo de la cuidada preparación de la transferencia de soberanía por parte de Portugal y de China, sino también del empeño especial de las autoridades actuales de Macao y también -y conviene recordarlo- de la acción extraordinariamente relevante del último gobernador portugués de Macao, Vasco Rocha Vieira, sobre cuyos méritos el Parlamento, en Pleno, tuvo oportunidad de escuchar la declaración particularmente autorizada del Comisario Christopher Patten en diciembre de 1999. Esa actuación en el terreno tuvo el mérito de garantizar de forma duradera, entre otras cosas, el respeto de los derechos fundamentales y fue una forma de lucha serena y convencida por parte de éstos, sin el dramatismo que caracterizó la lucha de los que han sido galardonados con el Premio Sajarov, pero con eficacia y repercusión semejantes.

Ahora bien, los muy positivos aspectos indicados no deben incitar a las autoridades de la Unión Europea a seguir la evolución posterior con más atención. Algunos puntos, tal vez explicables por la diferencia de mentalidades, lo justifican. Se sabe que entretanto ha habido una modificación del código de sociedades comerciales que podría llegar a colidir con las normas de la transparencia en materia de concursos públicos y también que la lengua portuguesa se está utilizando menos, tanto en el plano oficial como en el de la comunicación social y en el escolar. También parece haber indicios de modificaciones en la ley electoral, en ciertos aspectos relativos a la administración pública y a la clasificación de los funcionarios, al sistema de salud y a la enseñanza superior. Se espera que se trate de aspectos superficiales que no acaben plasmándose en un alejamiento de la Unión Europea y el empobrecimiento de la autonomía de Macao en beneficio de los usos vigentes en otros países de la zona o de una dilución menos aceptable en la propia China.

No obstante, en el informe Soares se reitera la necesidad de respeto total del estatuto y del marco jurídico adoptados para Macao, en lo relativo tanto a los derechos fundamentales como a los demás derechos y principios de la legalidad democrática que se desprenden de la declaración conjunta chino-portuguesa de 1987 y de la ley básica de 1993, y se recapitula cuyo articulado, cosa que resulta muy útil. Se insiste también en la necesidad de incentivar la cooperación entre Europa y Macao en todas las vertientes y resulta más que evidente la conveniencia del rápido nombramiento de un representante de la Unión Europea para aquella Región Administrativa Especial. Por todo ello, y reiterando mi felicitación al Sr. Mário Soares, deseo expresar, en conclusión, mi concordancia y mi aplauso para su informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Seguro (PSE ). - (PT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, hago uso de la palabra por dos razones esenciales. La primera, para felicitar al ponente, nuestro colega Mário Soares, por el excelente informe que brinda a esta Asamblea y destacar tres de sus aspectos. En primer lugar, la necesidad de que Europa mantenga la vigilancia sobre la autonomía y la especificidad de la Región Administrativa Especial de Macao, en segundo lugar, la necesidad de que la Unión Europea tenga una presencia física con un representante y, en tercer lugar, la necesidad de fortalecimiento y diálogo con aquel territorio, como ha dicho muy atinadamente nuestro colega Mário Soares.

En cuanto a la segunda razón, señor Presidente y Señorías, mi intervención va destinada a señalar un momento importante del debate de este informe, porque quien lo firma, además de ser un diputado a esta Asamblea, es un ex presidente de la República de uno de los Estados miembros de la Unión Europea con una trayectoria que nos honra a todos: no sólo a sus compañeros de partido y a sus conciudadanos portugueses, sino a todos los europeos. Y este informe, con su marca y firma, da crédito al Parlamento Europeo. Y, de hecho, conviene señalar no sólo la contribución que hace en este documento, sino también la forma activa y persistente con que siempre ha luchado y sigue luchando en esta Asamblea por la defensa de los valores más caros al proyecto europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ribeiro e Castro (UEN ). - (PT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, Macao es un caso singular, un caso culturalmente específico y sobresaliente en la relación histórica entre Europa y China por mediación de Portugal. Preservar y valorizar esos trazos en el nuevo marco iniciado en diciembre de 1999 constituye para nosotros un propósito relevante. La Unión Europea es el segundo socio comercial y el tercer inversor en Macao y existe un acuerdo de comercio y cooperación que data ya de 1993, así como otros acuerdos concretos entre la Unión Europeo y Macao en otras diversas esferas. Por último, la administración portuguesa hizo un gran esfuerzo, sobre todo en los últimos decenios, para modernizar el territorio y sus infraestucturas y en las negociaciones con China consiguió el establecimiento en Macao de un marco jurídico institucional del mayor interés para una perspectiva europea y para la mirada particular que lanzamos a Asia y al Pacífico y para nuestras relaciones con la gran nación china.

El primer mérito de este informe y de la propuesta de resolución que debatimos es el de que cumple el calendario, con rigor y oportunidad, y no ha dejado que Macao cayera en el olvido. Con ello no disminuyo la importancia del informe; al contrario, le atribuyo la mayor relevancia precisamente para que nuestros documentos al respecto no queden limitados a un cementerio de buenas intenciones y no acaban en el cajón o, peor aún, en el cesto de los papeles.

Por el aspecto de la sala, parece que éste sea un debate portugués, pero lo que queremos reafirmar es que la transición de 1999 indica también que Macao ha pasado a ser una cuestión europea de primera magnitud. La puntualidad de esta labor parlamentaria de nuestro colega Mário Soares revela la principal fragilidad de la Comisión, la de no haber hecho lo mismo, lo que merece una crítica clara. Primero, está mal que haya pasado un año sin que la Comisión publicara el prometido y debido informe anual sobre las relaciones entre la Unión Europea y China. Y, segundo, también está mal, según sabemos, que aún no haya designado para Macao el encargado de la cooperación bilateral, al contrario de lo anunciado hace más de un año en la comunicación hecha por la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo.

Las razones por las que debemos mantener y profundizar la cooperación bilateral con la nueva Región Administrativa Especial son de sobra conocidas. No vale la pena insistir aquí al respecto. Queremos felicitar al Dr. Mário Soares por su excelente trabajo. Esperamos que la Comisión sepa ahora recuperar el tiempo perdido, que intensifique y organice mejor la cooperación con Macao, que corresponda más activamente a los imperativos que se nos plantean, que relea y cumpla puntualmente su propia comunicación de 1999.

 
  
MPphoto
 
 

  Cushnahan (PPE-DE ). – (EN) Señor Presidente, quisiera elogiar al ponente por su excelente informe. Como ponente del Parlamento sobre Hong Kong, la actual situación de la Región Administrativa Especial de Macao me interesa por razones obvias, y he tenido la suerte de visitar la región en dos ocasiones durante el pasado año.

Sobre el aspecto positivo, la economía de Macao ha mejorado de manera significativa desde la transferencia de soberanía y, durante el año 2000, el PIB alcanzó una tasa de crecimiento del 4%. Otro acontecimiento positivo es que Edmond Ho Hau-Wah ha declarado que se propone desmantelar el monopolio de los casinos y que intentará crear el equivalente asiático de Atlantic City. Acojo con satisfacción el hecho de que, además, la tasa de delincuencia en Macao haya descendido. Las estadísticas demuestran que la caída global de la delincuencia se sitúa en torno al 5% y que la policía ha reducido considerablemente los actos delictivos de las bandas que operan en el sector del juego.

En cuanto al lado negativo, la tasa de desempleo ha alcanzado el 7%, lo que ha provocado malestar entre los trabajadores, que han visto agravados sus temores e incertidumbres porque creen que los inmigrantes representan una amenaza para el futuro del empleo. Macao se jacta de tener un sistema de enseñanza sólido, pero su dependencia económica del juego y de los textiles, y su incapacidad de atraer a empresas de alta tecnología no auguran nada bueno respecto a las futuras perspectivas de empleo entre la población joven.

Otros acontecimientos preocupantes son las denuncias de la violencia que utiliza la policía contra los seguidores de Falangong, a los que se les negó la entrada en Macao durante la visita del Presidente Jiang y también se les negó el derecho a manifestarse en protesta por la represión del Gobierno contra el grupo. Por otra parte, el ruego del Presidente Jiang al Gobierno de Macao de no permitir críticas a Pekín plantea interrogantes fundamentales sobre el compromiso del Gobierno chino de permitir la libertad de expresión, que es un requisito fundamental para el éxito del principio "un país, dos sistemas".

En términos generales, se han hecho progresos desde la transferencia de la soberanía y dichos progresos pueden calificarse de satisfactorios. No obstante, es imprescindible, al igual que en el caso de Hong Kong, mantener la vigilancia para garantizar que no se menoscaban la democracia, los derechos humanos y las libertades.

Puedo asegurar al último orador que éste no es un asunto que interese únicamente a los portugueses. Es un asunto que interesa no sólo a la Unión Europea, sino a todo el mundo y a todos aquellos que quieren el progreso para Macao y Hong Kong, de manera que las libertades fundamentales estén garantizadas y no se vean reducidas por el país al que se ha transferido la soberanía de ambos territorios.

 
  
MPphoto
 
 

  Posselt (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, a decir verdad, yo pensaba que hablaba después del Comisario y por eso venía ahora para acá. Sólo quería decirle que he leído el presente texto con mucho interés. Considero que la Unión Europea no debe bajo ningún concepto infravalorar esta cuestión. No olvidemos que, nosotros, como Unión Europea, vivimos en el continente euroasiático y que una buena parte de la humanidad se concentra en Asia. Por eso mismo, las relaciones que Europa logra establecer con sus socios asiáticos revisten para nosotros un valor estratégico. Desde esta perspectiva, Macao ocupa un lugar primordial como punto de encuentro entre la tradición cultural europea y la tradición asiática. En este espacio han echado raíces numerosas ideas fundamentadas en los derechos humanos y la libertad. Es por eso por lo que Macao está llamado a desempeñar un importante papel de intermediario a pesar de sus dimensiones más bien reducidas.

Por todo lo anterior, estimo que nosotros, los europeos, no podemos de ninguna manera abandonar a Macao. Hemos de admitir que somos en parte responsables del destino pasado y posiblemente también futuro de muchas personas que viven allí. Tenemos una obligación que va mucho más allá de lo que ha asumido Portugal, cosa que, por otra parte, es de agradecer. Me alegro de que mi colega Cushnahan y yo hayamos tomado la palabra en este debate puesto que ello es un claro indicio de que no se trata únicamente de una herencia del antiguo imperio colonial portugués, sino de un objetivo europeo. Es muy sencillo. Nosotros como europeos sólo hemos de reconocer que Asia es nuestro socio más importante desde el punto de vista estratégico y que, por tanto, todo lo que aproxime el ideario europeo al ideario asiático y viceversa, todo lo que consagre los conceptos de democracia y Estado de derecho en el continente asiático, no sólo redunda en beneficio de la gente de allí sino que también beneficia a la Unión Europea.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Nielson, Comisión . – (EN) Señor Presidente, la Comisión Europea acoge favorablemente el informe del Sr. Soares sobre la Comunicación de la Comisión: "La Unión Europea y Macao: más allá del año 2000" y también acogemos con satisfacción el proyecto de propuesta de resolución.

Me complace observar que el Parlamento y la Comisión han llegado a conclusiones generales similares sobre cómo abordar el futuro de Macao. Acojo con satisfacción los avances positivos que se han producido en la Región Administrativa Especial (RAE) de Macao durante el pasado año, desde el traspaso de poder. Atribuimos una gran importancia a que la población de Macao siga viviendo sus vidas con los mismos derechos y libertades de los que ha disfrutado durante tanto tiempo. Compartimos el punto de vista del Parlamento respecto a la importancia de la Declaración Conjunta de 1987 y la Ley Básica de 1993, como los principales instrumentos que definen la situación de la Región Administrativa Especial de Macao. Por ello, la Comisión se ha comprometido a seguir muy de cerca el proceso de transición y a contribuir a la ejecución sin sobresaltos y al mantenimiento del principio "un país, dos sistemas".

Cuando se cumple el primer año del traspaso de poder, Macao ha establecido las instituciones administrativas necesarias y se ha adaptado a la nueva situación. El Gobierno, la Asamblea Legislativa y el Poder Judicial han realizado todos ellos esfuerzos impresionantes para adaptarse a la nueva situación. Macao también se ha mantenido activo a nivel internacional por derecho propio en ámbitos tales como las telecomunicaciones, la aviación civil y la protección de las inversiones, reafirmando así su individualidad y autonomía en ámbitos cubiertos por la Ley Básica.

Al igual que el Parlamento, nosotros también acogemos con satisfacción el hecho de que Macao haya sido dotado de un sistema judicial moderno, que incluye, en el código penal, la prohibición expresa de aplicar la pena de muerte. Un sistema judicial renovado será de gran ventaja a la hora de aplicar la Ley Básica en virtud del principio "un país, dos sistemas".

Por nuestra parte, apoyaremos, en la medida de lo posible, su fiel aplicación, entre otros medios, a través de nuestro programa de cooperación y, en particular, nuestro proyecto de cooperación jurídica. Compartimos el punto de vista de que es importante que el Acuerdo de Cooperación y Comercio entre la Unión Europea y Macao de 1993 siga en vigor para reforzar las relaciones. Consideramos que el acuerdo es fundamental para las relaciones entre la UE y Macao y un requisito básico para el desarrollo de una mayor cooperación comercial, especialmente, de las relaciones entre empresas. Asimismo, es la base para una mejor cooperación en aquellos ámbitos en que Macao ha conservado su autonomía.

Nos proponemos desarrollar cuanto podamos nuestro comercio, y la situación está mejorando. Apoyaremos los esfuerzos encaminados a mejorar la situación de la UE en Macao fomentando un aumento de la inversión por parte de empresas europeas y ayudando a Macao a diversificar su base económica llegado el momento. Nos complace que el pasado año haya sido bueno para la economía de Macao. El crecimiento económico fue positivo y alcanzó el 4%, por primera vez desde 1996.

El informe del Parlamento Europeo y la resolución piden un enfoque dinámico en las actividades de la Comisión mixta UE-Macao. Puedo informar que las relaciones entre la UE y Macao siguen siendo excelentes. La Comisión mixta celebró su reunión anual en Bruselas el 30 de junio de 2000. Esta reunión proporcionó un excelente foro para un intercambio franco, entre ambas partes, de puntos de vista y de información detallada sobre la marcha de los trabajos que están transformando Macao en una Región Administrativa Especial. También se trató sobre posibles modos de mejorar y reforzar las relaciones bilaterales, incluida la cooperación y el comercio y las relaciones económicas, tomando como base las recomendaciones de la comunicación de la Comisión.

Con respecto a la cooperación, la resolución hace un llamamiento a la Comisión para que resuelva sin pérdida de tiempo la cuestión del nombramiento de un agente responsable de la cooperación técnica para Macao. En este sentido, me hubiera gustado poder comunicarles que el agente responsable de la cooperación técnica ha sido designado en noviembre, según lo previsto. Lamentablemente, el candidato seleccionado se retiró en la fase final, tras un procedimiento de selección que duró varios meses. Seguimos considerando muy importante el nombramiento de un agente responsable de la cooperación técnica.

En general, la situación en Macao ha sido positiva. La Comisión está finalizando su primer informe anual sobre Macao y espera presentarlo en breve al Consejo y al Parlamento. El propio informe del Parlamento es oportuno, y sus observaciones y recomendaciones proporcionarán una nueva fuente de asesoramiento a la que recurrir para ultimar el primer informe anual de la Comisión.

Como ya he mencionado, atribuimos gran importancia al mantenimiento de los derechos, las libertades y los principios democráticos de Macao y de su población. El informe de la Comisión estudiará detenidamente la totalidad de los aspectos que han caracterizado la vida diaria en Macao durante el primer año de existencia de la RAE.

Por último, me complace informar que el Jefe del Ejecutivo de Macao, Sr. Edmond Ho, visitará Bruselas el 7 de mayo de 2001. Sé que la Comisión estará muy interesada en tratar con él sobre los últimos acontecimientos en Macao. Espero que algunas de sus Señorías tengan también la oportunidad de reunirse con él.

Puedo asegurar al Parlamento que la Comisión mantendrá una vigilancia activa sobre los acontecimientos en Macao, especialmente aquéllos relativos a los principios democráticos y a los derechos humanos. La Comisión mantiene su compromiso de prestar, siempre que sea posible, su asistencia a Macao y de ayudarle a desarrollar y realizar todo su potencial. Asimismo mantenemos nuestro pleno compromiso de mantener al Parlamento informado sobre el progreso durante el proceso de transición de Macao.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. - El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

 

Acuerdo CE/México (asociación económica, coordinación política y cooperación)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A5-0036/2001 ) de la Sra. Lucas, en nombre de la Comisión de Industria, Comercio Exterior, Investigación y Energía, sobre la propuesta de decisión del Consejo relativa a la posición comunitaria en el Consejo mixto CE-México con vistas a la adopción de una Decisión por la que se aplican los artículos 6, 9, la letra b) del apartado 2 del artículo 12 y el artículo 50 del Acuerdo de Asociación económica, coordinación y cooperación política (COM(2000) 739 – C5-0698/2000 – 2000/0296(CNS)).

 
  
MPphoto
 
 

  Lucas (Verts/ALE ), ponente . – (EN) Señor Presidente, mi informe hace referencia a la cuarta consulta al Parlamento Europeo sobre el Acuerdo UE-México. Esta consulta tiene una importancia especial porque, previsiblemente, será la última que se efectúa en un futuro próximo. El informe trata sobre los aspectos del acuerdo que no están cubiertos por el denominado Acuerdo interino, es decir, servicios, inversión y aspectos de la propiedad intelectual.

Desde una perspectiva europea, se considera que el Acuerdo UE-México marca un hito para las futuras relaciones con países de América Latina. Su alcance es mayor que cualquier otro acuerdo jamás celebrado por la UE con un país tercero, y proporciona a los operadores de la CE un trato preferencial más rápido que el que México ha concedido hasta ahora a cualquiera de sus socios preferenciales.

De hecho, con el presente acuerdo, la UE no sólo ha conseguido situarse en el mismo nivel de igualdad que el TLCAN, sino que además ha alcanzado un resultado que va incluso más allá de los privilegios del TLCAN en varios ámbitos, entre los que se incluyen algunos sobre los que me he centrado en el presente informe.

No obstante, creo que algunos de estos logros para la UE se han conseguido a expensas de la población de México. Aunque mi informe aprueba la propuesta de decisión del Consejo, lo hace no sin cierta renuencia, con serias reservas y con una serie de recomendaciones de reformas que ahora me gustaría exponer.

El primero y más importante es el tema de la pobreza en México. Es fundamental que el acuerdo refleje más fielmente la ambigüedad de la situación de México en términos de su situación de desarrollo. Por un lado, México es miembro de la OCDE y, como tal, se considera que pertenece a los países industrializados; pero por otro, es un país con 95 millones de habitantes en el que bastante más de la mitad de la población – el 65% - vive en la pobreza. Esto significa que es absolutamente fundamental que nos tomemos en serio el principio de cohesión de la Unión Europea. En mi opinión, el resultado final de unas relaciones económicas reforzadas con México y del mejor acceso a los mercados mexicanos no debería ir en contra de los objetivos de desarrollo ni agravar la asimetría que existe entre ambas partes.

Por consiguiente, es causa de considerable preocupación que en un número significativo de ámbitos, el acuerdo podría entorpecer, en vez de apoyar, la erradicación de la pobreza, el respeto de los derechos humanos y un desarrollo sostenible.

Expondré algunos de estos puntos dentro de un momento. Un buen ejemplo es el hecho de que el Acuerdo prevé la prohibición casi total de requisitos de actuación, con lo que se impedirá que la parte mexicana especifique las condiciones por las que desearía que se rijan el comercio y la inversión extranjera. Esto significa que México no podrá garantizar que el comercio y la inversión extranjera apoyen sus propios mercados emergentes y sus propios objetivos de desarrollo.

Analicemos el Acuerdo más detenidamente, comenzando por los servicios: para la Comisión, el paquete de medidas comerciales negociado en materia de servicios "tiene un interés clave para la CE de cara a una ofensiva". De hecho, la liberalización abarca prácticamente todos los sectores. Por tanto, sus ámbitos de aplicación y cobertura son muy amplios. Pero lo que es aún más preocupante es que contiene una cláusula de moratoria mediante la cual se prohibe a México introducir nuevas normas y condiciones en el futuro, lo que podría perjudicar seriamente el desarrollo social y económico, así como la autonomía para la adopción de políticas de dicho país.

Por otra parte, el Acuerdo declara que: "ningún método de suministro se excluye a priori de la cobertura". Si esto significa que la enseñanza y la salud podrían estar cubiertas sin disposiciones de salvaguarda, es otro motivo claro de preocupación. Estoy segura de que los diputados recordarán que en 1999, el Parlamento Europeo, en nuestra respuesta al enfoque de la UE respecto de la Ronda del Milenio, pidió específicamente que la salud y la enseñanza quedaran excluidas de la revisión del GATS. Por ello, sería una falta de coherencia incluir la enseñanza y la salud en el Acuerdo UE-México, como sectores que pueden ser liberalizados.

Por último, algunas asociaciones de la sociedad civil mexicana creen que los negociadores mexicanos se han extralimitado en sus competencias con la celebración del presente Acuerdo, porque éste otorga al Consejo conjunto competencia para modificar la legislación mexicana relativa al comercio de servicios, lo cual, a todas luces, es competencia del poder legislativo. El Parlamento debería apoyar a la sociedad civil de México, que solicita una modificación de esta disposición inconstitucional.

Respecto a la inversión, las diferentes quiebras económicas que hemos presenciado en México convierten la inversión en un tema especialmente delicado. No obstante, la definición en el Acuerdo de la inversión incluye la inversión directa, la inversión inmobiliaria y la compra de valores, y, por consiguiente, parece abrir la puerta a actividades especulativas y, por tanto, al aumento de la inestabilidad financiera.

Podría seguir enumerando otros problemas que encontramos en ámbitos como los derechos de propiedad intelectual, la solución de controversias e, incluso, los derechos humanos. Pero para terminar, en términos de hacia dónde debemos avanzar ahora, necesitamos una declaración inequívoca del Comisario sobre el orden del día del Consejo conjunto que se reunirá el 27 de febrero. Hay una serie de cuestiones fundamentales a las que me he referido que deben figurar en dicho orden del día. Quisiera saber del Comisario presente si y cuándo recibiremos el orden del día de dicha reunión, si piensa incluir este tipo de cuestiones a las que me he referido en mi intervención – y también en el propio informe – y cuándo obtendremos los resultados de dicha reunión del 27 de febrero.

La reunión del Consejo conjunto debe incluir las competencias del mismo, así como aquéllas de la Constitución mexicana, de manera que garantice su compatibilidad. Debe incluir una vigilancia efectiva de los derechos humanos. Debe incluir un compromiso en lo que respecta a la coherencia y la compatibilidad de las medidas comerciales y debe garantizar que el Parlamento Europeo será relacionado estrechamente con este Acuerdo en todas sus futuras modificaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Ferrer (PPE-DE ). - Señor Presidente, antes de empezar mi intervención en relación con este informe quisiera pedirle que constara en acta que, de acuerdo con el artículo 161 del Reglamento, la exposición de motivos del informe que estamos discutiendo es responsabilidad exclusiva de la ponente y sólo refleja su opinión personal, no la opinión de la Comisión de Industria. Los ciudadanos no tienen por qué conocer nuestro Reglamento y determinadas manifestaciones pueden prestarse a confusión y dar lugar a malentendidos.

Gracias, Presidente, y doy inicio ahora a mi intervención.

Con el proyecto de decisión que contiene la propuesta de la Comisión, objeto del informe cuyo debate iniciamos, culmina un largo proceso que comenzó en el año 1995 con la firma de una declaración conjunta entre la Comunidad Europea y México, que fijaba unos objetivos que debían plasmarse en un acuerdo que sustituyera el Acuerdo de Cooperación, suscrito en el año 1991, para así fortalecer y potenciar las relaciones políticas, económicas y comerciales entre la Unión Europea y México. El Acuerdo sobre Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, llamado también Acuerdo Global, fue firmado en diciembre de 1997. Por ello, la propuesta de la Comisión, sobre la que el Parlamento ha sido llamado a pronunciarse, debe contemplarse en el contexto del Acuerdo Global suscrito entre la Unión Europea y México, el acuerdo más importante que la Unión Europea haya firmado jamás -creo que es bueno recordarlo-. El mismo contexto en el que se sitúa el acuerdo interino que trata de los aspectos económicos y comerciales del Acuerdo Global, cuyo objeto era permitir que pudieran comenzar cuanto antes las negociaciones para la liberalización de los aspectos comerciales de competencia comunitaria que figuran en el Acuerdo Global.

Por lo que respecta al proyecto de decisión que nos ocupa y los acuerdos que el mismo contempla, mi Grupo los valora muy positivamente porque refuerzan las posibilidades de actuación en ámbitos especialmente interesantes para los operadores comunitarios, al garantizarles el acceso al mercado mexicano en condiciones iguales e incluso mejores que las de los países NAFTA en materia de servicios, inversiones, pagos y respeto a la propiedad intelectual, con los consiguientes beneficios y garantía jurídica que ello puede conllevar para la Unión Europea. Estas consideraciones justificarían, por sí mismas y sin ningún tipo de reserva, la aprobación del proyecto de decisión por mi Grupo y espero que también por este Parlamento.

Además, más allá de las ventajas económicas, mi Grupo tiene muy presentes las ventajas políticas que conlleva la adopción de este proyecto de decisión y la necesidad, por tanto, de que el Consejo conjunto Unión Europea-México, que se reunirá a finales de este mes, pueda adoptarlo, porque sólo una vez adoptado podrán entrar en vigor las disposiciones relativas al diálogo político y a la cooperación en materia de educación, lucha contra la pobreza, temas sociales y medio ambiente; cuestiones todas ellas a las que mi Grupo, en particular, y este Parlamento, en general, se han mostrado siempre muy sensibles, porque son la garantía de que los beneficios económicos, que derivarán sin duda del acuerdo en su conjunto, contribuirán a promover un sistema político más democrático y respetuoso de los derechos humanos y más acorde con la justicia social.

 
  
MPphoto
 
 

  Seguro (PSE ). - (PT) Señor Presidente, como presidente de la delegación para las relaciones con los países de la América Central y México, quisiera felicitar a los participantes por la conclusión de la última etapa de uno de los acuerdos más ambiciosos hasta hoy subscritos por la Unión Europea. Y permítame, señor Presidente, que, aprovechando la presencia del embajador de México ante la Unión Europea, el diplomático Jaime Zabludovsky, le dirija también a él esta felicitación por su activa intervención en este acuerdo.

Este acuerdo establece las bases para un estrechamiento de las relaciones entre la Unión Europea y México. A ese respecto, quisiera destacar que esta vez no sólo hemos conseguido declaraciones institucionales, sino que, además, hemos creado un cuerpo jurídico que permitirá la aproximación entre dos pueblos que comparten muchos valores comunes en la medida en que ambas partes sean capaces de desarrollar todas las posibilidades del citado acuerdo. En esa medida quisiera recalcar que, aparte de los mecanismos establecidos en asuntos de concertación política y comercio, se ha creado también un instrumento que permitirá el impulso y el desarrollo de la cooperación en más de treinta esferas distintas. Han pasado casi tres años desde que este Parlamento emitió el dictamen conforme al acuerdo interino entre la Unión Europea y México. Un año después, se manifestó también a favor del acuerdo global, posteriormente ratificado por los quince Estados miembros de la Unión. Durante todo ese período hemos sido testigos de los importantes cambios que se han producido en la sociedad mexicana y han culminado en el que se puede designar como una verdadera celebración de la democracia: las elecciones del pasado mes de julio. A ese respecto quisiera aprovechar la ocasión para rendir homenaje público al Presidente Ernesto Zedillo por el compromiso que asumió respecto de las reformas democráticas. Quisiera también transmitir a los nuevos dirigentes de la administración mexicana mi más sincero deseo de que continúen por el camino iniciado y sean portadores de la esperanza que el pueblo mexicano ha depositado en ellos.

Para terminar, señor Presidente y Señorías, creo que sería importante hacer dos llamamientos: el primero, pedir a la Comisión, en la persona de su Comisario Poul Nielson, que por mediación de la delegación de la Unión Europea en México haga una evaluación en el terreno para comprobar las posibilidades del acuerdo en sus aspectos comerciales y de cooperación y que sus resultados sean distribuidos posteriormente a los diferentes interesados; segundo, hacer un llamamiento una vez más a las partes implicadas en el conflicto de Chiapas para que intensifiquen los esfuerzos en la vía del diálogo basado en el respeto de los principios democráticos, para que pongan término a una situación anacrónica e impropia de nuestra civilización.

Señor Presidente, permítame que exprese también nuestra solidaridad para con el pueblo de El Salvador, que una vez más ha sido víctima de una catástrofe natural.

 
  
MPphoto
 
 

  Sánchez García (ELDR ). - Señor Presidente, Señorías, señor Comisario, como bien señala el escritor nicaragüense Sergio Ramírez, el mapa político de América Latina puede ser interpretado, hoy en día, a través de relieves diversos y muy contrastados.

Uno de ellos, podría ser el "efecto tequila", que irradia desde México tras las últimas elecciones presidenciales, auténtico ejemplo de civismo y que -confiamos- tendrá consecuencias benéficas para ayudar a moldear el nuevo mapa político de los Estados Unidos Mexicanos, donde esperamos constatar la separación de poderes y las garantías de alternancia política y donde estamos seguros de que, cada vez más, se verá prosperar la necesaria interrelación entre modernización económica y modernización política.

Está claro que México es un país lleno de luces y de sombras, como cualquier país de la Unión Europea. Por eso me llama la atención el tono excesivamente crítico sobre la situación socioeconómica de esta república latinoamericana que utiliza la ponente en la exposición de motivos de este informe.

Creo que debemos ser cuidadosos con nuestras manifestaciones y me sorprenden las dudas de la ponente en cuestiones de competencias constitucionales mexicanas al tratar del comercio de servicios.

En cuanto a las inversiones, no me parecen oportunas las valoraciones que se hacen, ya que el grado de internacionalización de la economía mexicana es muy notable en los últimos años, hasta el punto de que México es el país que más ha utilizado el instrumento financiero comunitario llamado ECIP, lo que se refleja de manera clara en el crecimiento de las inversiones de empresas extranjeras y en los acuerdos de libre comercio, tanto el firmado con Estados Unidos y Canadá como el reciente con la Unión Europea.

En este último caso, México ha realizado un esfuerzo estratégico para diversificar sus relaciones, tan concentradas en Estados Unidos y ello permitirá, además, un trato arancelario a las mercancías europeas similar al que tiene Estados Unidos, especialmente en lo referente a productos industriales. Obviamente, vamos a votar a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Knörr Borràs (Verts/ALE ). - Señor Presidente, en el corto espacio de tiempo de que dispongo debo decir que la propuesta de decisión del Consejo que hoy debatimos la consideramos globalmente positiva, porque ya en su día, nos congratulamos de la firma y posterior ratificación del acuerdo con México, porque entendemos que supone un paso importante -y yo diría incluso inaudito- en la relación de la Unión Europea con un país latinoamericano.

Pero este acuerdo, como todo en esta vida, es mejorable. Entendemos, lógicamente, que el acuerdo sea una cuestión mercantil, pero echamos de menos medidas concretas sobre el desarrollo de México, país hermano.

Asimismo, no encontramos por ningún lado, dentro de las funciones del comité conjunto (artículo 44) la previsión de un estudio sobre las consecuencias de la puesta en práctica del acuerdo de asociación, lo cual nos parece francamente imprescindible.

También lamentamos que ni siquiera se mencione el medio ambiente en este acuerdo; ni siquiera, tal y como señala mi compañera Caroline Lucas, haciendo referencia al Protocolo sobre bioseguridad dentro de los apartados de propiedad intelectual.

Por último, debo señalar el profundo contrasentido que supone que, mientras en México el acuerdo lo han ratificado las instituciones elegidas por el pueblo, en la Unión Europea, que pretende ser un ejemplo de democracia, este acuerdo no pase directamente a ser aprobado por este Parlamento, elegido directamente por el pueblo europeo, sino que solamente se le consulte.

 
  
MPphoto
 
 

  Marset Campos (GUE/NGL ). - Señor Presidente, nuestro Grupo apoya y aprecia el informe de la Sra. Lucas como una positiva aportación a la propuesta que se hace desde el Consejo en relación con la celebración del Consejo conjunto y su desarrollo. Precisamente, las observaciones y recomendaciones relativas a la transparencia democrática en materias tan delicadas como servicios, inversión, propiedad intelectual y solución de controversias van encaminadas al respeto del Parlamento, de la población mexicana y de la Constitución de dicho país, así como, también, a que no se produzcan efectos perjudiciales en la sociedad mexicana.

La Unión Europea está obligada a que nuestra relación y acuerdo con México no dé lugar a un aumento de los problemas, como ha ocurrido con la intervención norteamericana de siempre y, más en concreto, con el agravamiento de la situación en Chiapas, al ser objeto esa zona de intereses de multinacionales; de ahí que sea importante el éxito de este acuerdo, puesto que ello supondría un tipo de relación distinta de la Unión Europea con América Latina, por ejemplo para los próximos acuerdos con Mercosur y con Chile, y sería una esperanza importante para el continente.

 
  
MPphoto
 
 

  Farage (EDD ). – (EN) Señor Presidente, este Acuerdo UE-México me brinda la oportunidad de decir que supone un bonito cambio que el Parlamento Europeo trate sobre el libre comercio, algo sobre lo que generalmente sólo habla de boquilla.

No obstante, cuando se celebró el presente Acuerdo, mi primer pensamiento fue que México había tenido suerte. He aquí un país que puede celebrar un acuerdo con la UE sin tener que ingresar en el club, sin tener que pagar la cuota de socio ni tener que adoptar miles de directivas y reglamentos cada año. ¿Por qué el Reino Unido no puede hacer lo mismo?, pensé.

A otro nivel, debo poner de relieve las observaciones de la ponente de que cada vez es mayor la susceptibilidad entre los diputados sobre quién toma las decisiones en materia de comercio: si es el Consejo o la Comisión. En realidad, dicha susceptibilidad no se limita a este Parlamento. Muchos de los miembros y electores de mi partido comparten esa susceptibilidad y se sienten alarmados ante los acontecimientos de Niza, que parecen poner demasiado poder en manos de funcionarios de la Comisión que no han sido elegidos. Esto quiere decir que no me satisfaría nada que se confieran poderes a otras instituciones de la UE, porque el principal motivo de nuestra susceptibilidad es que a nosotros, como país, nos llegan acuerdos comerciales que afectan al Reino Unido y que son negociados y ultimados por terceros, acuerdos que pueden o no ser del todo beneficiosos para nuestros intereses nacionales. Por otra parte, en cuanto a los procedimientos de solución de controversias basados, como están, en el modelo de la OMC, ya hemos conocido la guerra del plátano, en la que empresas británicas inocentes han sido penalizadas por asuntos que nada tienen que ver con ellas y sobre los que no tienen el menor control.

En definitiva, nos alegra que la UE y México hayan alcanzado un acuerdo, pero no creemos que el Reino Unido deba sentirse obligado por el mismo. Preferiríamos mucho más celebrar nuestros propios acuerdos según nuestras propias condiciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Valdivielso de Cué (PPE-DE ). - Señor Presidente, en primer lugar quiero expresar mi satisfacción por la conclusión del Acuerdo de asociación entre México y la Unión Europea, en cuya elaboración muchos de los presentes estamos participando activamente desde hace ya algunos años.

Respecto al informe que nos ocupa, me gustaría llamar la atención sobre dos aspectos que considero importantes y cuyo tratamiento es sorprendente.

Por una parte, en este texto se invoca la constitución mexicana al menos ocho veces, esgrimiendo una supuesta violación de la Carta Magna de este país al firmar el Acuerdo con la Unión Europea. A este respecto, simplemente quiero recordar que el 20 de mayo de 2000 el Parlamento mexicano aprobó esta cooperación por 89 votos a favor, 11 en contra y dos abstenciones.

Las mismas cifras son válidas para la aprobación de las decisiones comerciales del Consejo conjunto del Acuerdo interino, así como las del Consejo conjunto del Acuerdo global. Ningún Grupo parlamentario interpuso recurso alguno de inconstitucionalidad ante el Tribunal Supremo de Justicia de la nación, órgano habilitado para dirimir estas cuestiones.

En otro orden de cosas, en lo referente a los derechos humanos, cabe recordar que México ha firmado más de 50 Tratados internacionales en materia de derechos humanos y laborales, incluidos muchos de los que menciona el informe que hoy nos ocupa. Asimismo, reconoce la jurisdicción obligatoria del Tribunal Interamericano de Derechos Humanos en esta materia. Parece pues, que en México hay un verdadero Estado de Derecho.

Por otro lado, la actual administración ha suscrito un Acuerdo con las Naciones Unidas y ha establecido una Embajada especial ante el citado organismo internacional para los derechos humanos y la democracia. También quiero recordar que, en el año 1999, se incluyó la cláusula democrática en este Acuerdo.

Y, por último, creo que la mejor garantía para poder ejercer los derechos y libertades individuales es la prosperidad económica, y, como todos saben y se ha demostrado en múltiples ocasiones, los Acuerdos de libre comercio suponen, a medio plazo, una sólida base para conseguirla.

 
  
MPphoto
 
 

  Linkohr (PSE ) . - (DE) Señor Presidente, ya se ha dicho que nuestro Grupo respaldará la propuesta del Consejo. México es un país importante. Es el mayor país hispanohablante. Desde esta perspectiva, el presente acuerdo reviste una enorme importancia política. Por otra parte, quisiera subrayar que nuestro visto bueno se basa en otro argumento de peso, y ahora miro en dirección al Comisario competente para la política exterior. El acuerdo constituye una prueba de la política exterior común de la Unión Europa.

A este respecto discrepo de mi colega británico, que hubiera preferido que los Estados miembros suscribiesen acuerdos individuales. Para mí es un logro que la Unión Europea haya afrontado esta cuestión en común.

En nuestra opinión, el Acuerdo UE-México ocupa un lugar primordial. Es, además, el primero de una serie de acuerdos en el marco de los cuales también se están llevando a cabo negociaciones con el Mercosur y con Chile. Por eso mismo, la aplicación del acuerdo con México desempeña una función piloto. En lo que a nuestra política comercial se refiere el acuerdo pretende mejorar nuestra situación comercial en México. Desde el punto de vista comercial, la presencia europea en México ha quedado reducida a un nivel francamente irrisorio. Hemos de incrementar nuestra presencia. Por otra parte, creo que México sale ganando con una política exterior equilibrada que no dependa exclusivamente del comercio con los EEU y en la que también esté presente Europa. Me parece una perogrullada. En eso el acuerdo beneficia tanto a los europeos como a los mexicanos.

Aparte de todo ello, nuestra aprobación ha de considerarse asimismo como una recompensa por el cariz que están tomando las cosas en México. Con la elección del Presidente Fox se ha producido por primera vez desde la Revolución Mexicana un cambio de poder. Gracias a ello, México entra a formar parte del grupo de Estados en los que los cambios de poder democráticos se conciben como algo normal. Además, todos los indicios apuntan a que puede haber una solución pacífica para el conflicto que se vive en el sur del país, en Chiapas.

México no sólo se ha abierto a los EEUU, sino que también está dispuesto a abrirse a Europa. Por eso consideraría por ejemplo muy positivo que el recién elegido Presidente mexicano se desplazara en breve a Europa -e incluso pronunciara un discurso en el Parlamento- y que los jefes de Estado europeos visitaran México.

Por último, voy a referirme al informe LUCAS. Está claro que no votamos la exposición de motivos del informe. Eso es siempre así. Ahí entra la libertad de la ponente de expresar su opinión. Sin embargo, en este contexto quisiera dejar claro que la colaboración con México y con cualquier país con el que mantengamos relaciones amistosas se basa asimismo en una actitud crítica que, por otra parte, se manifiesta en ambas direcciones. Nosotros queremos tener la libertad de poder decir lo que no nos gusta de otros países al tiempo que animamos a nuestros amigos a que nos digan lo que no les convence a ellos. El mejor ejemplo es el de los EEUU: la UE critica a menudo a los EEUU -y viceversa-, pero ello no afecta para nada a nuestra cooperación y mutua confianza.

 
  
MPphoto
 
 

  Sanders-ten Holte (ELDR ). – (EN) Señor Presidente, mi Grupo es plenamente consciente de la importancia que para ambas partes tiene el Acuerdo de Asociación de libre comercio entre la UE y México, y respalda la iniciativa de la ponente en la mayoría de sus puntos. México es el socio comercial más importante de la Unión Europea en América Latina después de Brasil, y me enorgullece especialmente que Europa haya alcanzado un resultado que va más allá de los privilegios del TLCAN en varios ámbitos, un resultado que es bueno para Europa, pero también bueno para México.

Consideramos que el presente Acuerdo marca un hito para las futuras relaciones con los países de América Latina. En el contexto del debate de hoy, los Liberales europeos desearíamos hacer especial hincapié en la importancia de la cláusula estándar de los derechos humanos en el presente Acuerdo, especialmente con respecto a los principios democráticos y los derechos humanos fundamentales. Nos gustaría subrayar la importancia fundamental de vigilar la situación de los derechos humanos en México, que he tenido ocasión de ver con mis propios ojos. En este contexto, considero acertada la propuesta de la ponente de proceder a una modificación de los artículos 39 y 59 del Acuerdo Global. Habría que prever la celebración de un acuerdo secundario sobre cooperación en materia de derechos humanos. Nuestra principal esperanza es que la apertura de la economía mexicana contribuya al desarrollo económico y social de Chiapas. Declaramos nuestra disposición a iniciar este proceso y espero que la marcha de Marcos hacia Ciudad de México signifique un gran avance en la consecución de la paz. Ahora le toca al Presidente Fox cumplir lo que prometió durante su campaña a la delegación del Parlamento Europeo. Seguiré de cerca los acontecimientos.

 
  
MPphoto
 
 

  Belder (EDD ). - (NL) Señor Presidente, concedemos el beneficio de la duda al acuerdo entre la Unión Europea y México. Pedimos a la vez que el Consejo y la Comisión continúen informando al Parlamento Europeo de la forma más completa posible sobre los efectos recíprocos de este acuerdo. Esta petición explícita está estrechamente relacionada con las iniciativas esperanzadoras que actualmente ha adoptado el nuevo Presidente mexicano, Vicente Fox. Esfuerzos que están claramente dirigidos a los grupos de población más retrasados, en primer lugar, a la comunidad indígena, muy amplia, a fin de ayudarles mediante inversiones y una considerable autonomía regional. Una aspiración valiente dada la gran oposición política y social.

Para la Unión Europea y los Estados Unidos, se trata de una bonita tarea conjunta de desarrollo. A fin de cuentas, no deseamos ni en Bruselas ni en Estrasburgo que se nos conozca en todo el mundo como comerciantes fríos y calculadores. En resumen, un mayor acceso a los mercados y una mejora de la posición mexicana en la economía mundial exige un planteamiento más humanitario, además de una liberalización unidimensional.

Nos identificamos ciertamente con la perspectiva social de la ponente, la Sra. Lucas, en cuanto a las necesidades de la población mexicana. En su explicación sobre el acuerdo, señala varias veces la corrosión de la constitución mexicana. Sin embargo, ése es un asunto primordialmente interior, en nuestra opinión. Por otra parte, deseamos que el compromiso de nuestra ponente se transmita al Consejo y a la Comisión de cara a los contactos con los socios mejicanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Martin, Hans-Peter (PSE ) . - (DE) Señor Presidente, estimados colegas aún presentes, tenemos delante de nosotros un documento interesante. Me da la impresión de que ha sido elaborado por un -no se me ocurre ningún equivalente en alemán- sharp mind . En mi opinión, la ponente ha logrado magistralmente realzar los puntos débiles del acuerdo y al leer la exposición de motivos, señora Lucas, uno no puedo por menos de tener la sensación de que pueda abrir el camino a un imperialismo europeo. Quisiera formular dos observaciones concretas. La primera se refiere a las deficiencias democráticas y políticas que se mencionan una y otra vez en la exposición de motivos. En realidad las ventajas que concedemos a México son las que se puede permitir el más fuerte de cara al más débil. La necesidad de que México adapte su Constitución para cumplir con este acuerdo me da que pensar. Me recuerda los déficits que tiene la Unión Europea para con sus propios ciudadanos como consecuencia de la deficiente legitimación democrática.

El segundo punto que, a mi modo de ver, no se debe perder de vista es que México no es solamente un importante socio comercial de la Unión Europea sino que, además, vivió a mediados de los años 90 lo que el entonces Presidente del Fondo Monetario Internacional, Michel Camdessus, caracterizó como la primera crisis financiera del siglo XXI. Por todo ello considero muy loable que se haga especial hincapié en los problemas sufridos por países como México, y en este momento sobre todo Argentina, como consecuencia de su estrecha vinculación al dólar americano. Lamentablemente, la Comisión no suscribe la opinión generalizada de que es preciso tener cuidado. Desde mi punto de vista personal optaría más bien por algo así como el sistema Bretton-Wood. Faltan las precauciones necesarias y faltan asimismo medidas de ayuda positivas en beneficio de México. Ésa es quizá la única crítica que me inspira el informe. Es inaceptable que en nuestras recomendaciones no insistamos en la necesidad de prestar ayuda en momentos de crisis financiera.

 
  
MPphoto
 
 

  Kreissl-Dörfler (PSE ) . - (DE) Señor Presidente, es cierto que el Acuerdo con México marca un hito en las relaciones con los países latinoamericanos. Tiene un mayor ámbito de aplicación que cualquier otro acuerdo celebrado hasta la fecha entre la Unión Europea y un país tercero. Personalmente siempre he adoptado una actitud muy crítica pero a la vez solidaria hacia este acuerdo puesto que, a diferencia de algunos miembros de este Parlamento, nos hemos preocupado en todo momento por defender no sólo los intereses de la Unión Europea, sino también los de México y la población mexicana; tanto más cuanto que la mayor parte de sus habitantes vive en la pobreza. El acuerdo sólo marcará un hito si mejora las condiciones de vida de la gran mayoría de los mexicanos. A este respecto también será decisiva la aplicación concreta de la cláusula de los derechos democráticos y humanos. Además de por sus logros económicos, el Gobierno del Sr. Fox habrá de ser juzgado por este otro tipo de medidas.

En el futuro conviene prestar especial atención al comercio de servicios y a las inversiones directas, porque es inaceptable que México sea considerado como un mero banco de trabajo. Es importante que las inversiones contribuyan al desarrollo regional y se guíen por unos criterios sociales y ecológicos claros que no sólo deben comprobarse, sino también respetarse. Nosotros como Parlamento Europeo y el Gobierno mexicano tenemos el deber de garantizar junto con la población mexicana que este acuerdo aporte los mayores beneficios posibles. Concedemos asimismo una gran importancia a la forma en que el Consejo mixto llevará a cabo sus tareas de cara al futuro desarrollo del acuerdo e implicará en este proceso al Parlamento mexicano y a la Unión Europea. Y como no hay nada que no sea susceptible de mejora espero que México y la Unión Europea logren eliminar como socios, en pie de igualdad y con los mismos derechos, las anomalías y los errores que sin duda subsisten en el acuerdo. Lo digo como vicepresidente de la Delegación para las Relaciones con los Países de la América Central y México. Respaldo el presente acuerdo y si estos puntos, muchos de los cuales ha abordado la Sra. Lucas, llegan a ponerse en práctica, nada podrá impedir el éxito del mismo. En ese caso realmente marcaría un hito en la historia de los acuerdos celebrados entre la Unión Europea y un país latinoamericano.

 
  
MPphoto
 
 

  Nielson, Comisión . – (EN) Señor Presidente, el Sr. Seguro se ha referido, al final de su intervención, a la terrible situación de El Salvador. Quisiera aprovechar esta oportunidad para informar al Parlamento de que hoy he decidido desbloquear otra ayuda por un valor de entre 5 y 8 millones de euros para el pueblo de El Salvador. Es una ayuda bastante considerable.

Volviendo sobre la cuestión que nos ocupa, México ha pasado por un proceso de modernización radical durante la pasada década. El TLCAN ha tenido un papel decisivo en esta transformación y sus efectos han sido un importante incremento del comercio y de la inversión entre los Estados Unidos y México y también con el Canadá. Ni la UE ni México querían que el TLCAN debilitara las relaciones entre la UE y México. Ambas partes asumimos el reto y decidimos adaptar nuestras relaciones. El resultado fue la entrada en vigor, el pasado octubre, de nuestro Acuerdo de Asociación económica, coordinación y cooperación política, más conocido como el Acuerdo Global. Este Acuerdo, que incluye disposiciones sobre el libre comercio, el diálogo político y la cooperación, viene a reforzar las actuales relaciones de México con Europa.

Debido a la compleja distribución de las competencias entre la Comunidad y sus Estados miembros, el Acuerdo sobre libre comercio está compuesto de dos textos jurídicos separados. El primero, la Decisión 2/2000, cubre los ámbitos de competencia comunitaria y fue aprobado por el Consejo mixto en Lisboa el 23 de marzo de 2000, después de que el Parlamento emitiera su dictamen el 16 de marzo de 2000, y entró en vigor el 1 de julio de 2000. El segundo texto cubre los ámbitos restantes – servicios, inversión y propiedad intelectual – y su adopción por parte del Consejo mixto está prevista para el 27 de febrero de 2001.

Este último texto, sobre el que hoy debatimos, liberalizará los servicios en dos fases. En primer lugar, a través de la inclusión de una cláusula de moratoria que impide a ambas partes introducir nuevas medidas discriminatorias o reforzar las ya existentes. Esta cláusula es aplicable únicamente a las medidas discriminatorias y, por consiguiente, no excluye la posibilidad de adoptar nuevas normas restrictivas y no discriminatorias, por ejemplo, con vistas a una mejor protección del medio ambiente. En segundo lugar, esta decisión prevé la eliminación, en un plazo máximo de diez años, de la práctica totalidad de la discriminación aún existente entre las partes.

Esta decisión será conforme con el Reglamento del GATS – principalmente, con la obligación de no excluir a ningún sector del proceso de liberalización. Asimismo, el texto incluye medidas relativas a las inversiones y pagos relacionados, que completan los compromisos ya asumidos por ambas partes en el marco de la OCDE y a través de los acuerdos bilaterales suscritos entre México y la mayor parte de los Estados miembros. El Parlamento Europeo ha sido invitado a emitir su opinión sobre esta segunda decisión. Una vez que esta decisión sea adoptada por el Consejo mixto el 27 de febrero de 2001, el Acuerdo de libre comercio entrará plenamente en vigor.

Pero esta decisión tiene además repercusiones más amplias. El Acuerdo Global se aplicará en su totalidad y, por consiguiente, el diálogo político y los pilares de cooperación entrarán en vigor. México es uno de los socios comerciales tradicionales más importantes de la UE en América Latina, con un potencial de crecimiento considerable, y la UE es el segundo socio comercial de México después de los Estados Unidos. La realización del acuerdo de libre comercio proporcionará a los operadores de la CE un acceso al mercado mexicano similar al que garantiza el TLCAN.

Cabe esperar que nuestras relaciones comerciales, que durante estos últimos años han disminuido, mejoren considerablemente ahora que estaremos en condiciones de competir en igualdad de condiciones con los productos y servicios estadounidenses y canadienses. Deberíamos sentirnos satisfechos por lo que hemos alcanzado en este ámbito. El Acuerdo de asociación económica entre la UE y México es el primero de este tipo que suscribe la UE con un país de América Latina.

Aparte del comercio, deberíamos aprovechar plenamente el Acuerdo Global para seguir profundizando en las ya excelentes relaciones bilaterales con México. El diálogo político institucionalizado de alto nivel proporcionará una buena herramienta para acordar posiciones comunes sobre temas de mutuo interés, como, por ejemplo, la reforma de las Naciones Unidas, los esfuerzos para lanzar una nueva ronda de la OMC y la situación de los derechos humanos de ambas partes. El Acuerdo nos proporcionará nuevas posibilidades de cooperación sobre la base de las orientaciones establecidas para el período 2000-2006, ya se trate del fortalecimiento del Estado de derecho, la reforma judicial, la lucha contra la pobreza o la inversión en recursos humanos. Es un nuevo comienzo muy ambicioso. Comparto los puntos de vista expresados por la mayor parte de sus Señorías en el presente debate, y nos alegrará mucho ver florecer este acuerdo en los próximos años.

 
  
MPphoto
 
 

  Lucas (Verts/ALE ). – (EN) Señor Presidente, sobre una cuestión de orden. Solicité al Sr. Comisario una información específica. Me refiero al orden del día de la reunión que el Consejo mixto celebrará el 27 de febrero. ¿Podría decirnos, señor Comisario, si y cuándo tendremos acceso a dicho orden del día, qué incluirá y qué tipo de informe podemos esperar de dicha reunión?

 
  
MPphoto
 
 

  Nielson, Comisión . – (EN) El modo en que está organizada la división de los trabajos significará que, naturalmente, informaremos al Parlamento sobre los resultados de dicha reunión.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas.

 

Definición de la ayuda a la entrada, a la circulación y a la estancia irregulares
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A5-0315/2000 ) del Sr. Ceyhun, en nombre de la Comisión de Libertades y Derechos de los Ciudadanos, Justicia y Asuntos Interiores, sobre la Iniciativa de la República Francesa con vistas a la adopción de la Directiva del Consejo destinada a definir la ayuda a la entrada, a la circulación y a la estancia irregulares (10675/2000 - C5-0427/2000 - 2000/0821(CNS)), y de la Decisión marco del Consejo destinada a reforzar el marco penal para la represión de la ayuda a la entrada y a la estancia irregulares (10676/2000 – C5-0426/2000 – 2000/0820(CNS)).

 
  
MPphoto
 
 

  Ceyhun (PSE ), ponente. - (DE) Señor Presidente, señor Comisario, estimados colegas, la antigua Presidencia francesa propuso en agosto de 2000 dos iniciativas para luchar contra las redes criminales de inmigración ilegal y poder aplicar medidas preventivas. Pero para ello muchos refugiados tuvieron que perder la vida como víctimas de estas redes. Y desafortunadamente, los refugiados continúan perdiendo la vida. Cada semana leemos al menos dos noticias referidas a estos trágicos sucesos.

Es por eso por lo que la Unión Europea ha de actuar sin mayor demora. La Directiva destinada a definir la ayuda a la entrada y a la estancia irregulares define un marco jurídico que tiene por objeto impedir la entrada ilegal con la ayuda de redes criminales de inmigración ilegal.

La segunda iniciativa consiste en una decisión marco del Consejo destinada a reforzar el marco penal para la represión de la ayuda a la entrada y a la estancia irregulares que tiene por objeto impedir la explotación de los refugiados. Debo reconocer que, en realidad, ambos documentos podrían presentarse como una sola iniciativa. Podrían reunirse en el primer pilar en una única propuesta basada en el mismo fundamento jurídico. Desgraciadamente, no he logrado convencer al Ministerio de Interior francés. Me alegro de que mis enmiendas hayan contado con el apoyo de la Comisión de Libertades, Derechos de los Ciudadanos, Justicia y Asuntos Interiores.

Ya no disponemos de dos propuestas restrictivas, sino de dos propuestas que confieren un trato diferenciado a los diferentes grupos destinatarios. En tanto que las redes criminales de inmigración ilegal deben ser penalizadas, no se mide con el mismo rasero a las ONG, las iglesias y otras organizaciones similares que prestan ayuda humanitaria a las personas perseguidas.

No podemos ignorar que, desafortunadamente, hoy día decenas de miles de personas se siguen viendo obligadas a huir de diversos tipos de persecución y conflictos bélicos. Les pregunto, estimados colegas, si ha de considerarse un delito el que se brinde ayuda a una persona perseguida que se halla en dicha situación. A decir verdad, me felicito de que haya gente valiente que ayuda a los refugiados. Por eso mismo, resultó imprescindible que se incluyera una definición exacta de la ayuda y los cooperantes honestos. El texto de la iniciativa francesa no hacía ninguna distinción entre ayuda individual y ayuda organizada, ni tampoco entre ayuda económica y ayuda moral. Así que se imponía una rectificación.

No pretendo negar que en la actualidad el tráfico de seres humanos se ha convertido en un lucrativo negocio de criminales, pero sería un grave error creer que este problema puede solventarse con medidas restrictivas. Las acciones policiales y jurídicas han de ir acompañadas de una política común europea en materia de asilo e inmigración. Ésa es la única manera de evitar que acontecimientos tan dolorosos como el de Dover vuelvan a repetirse en el futuro.

Habría sido fácil rechazar las propuestas del Gobierno francés, también criticadas por mí, mientras no se accediera a nuestra petición de aplicar una política de asilo y de inmigración común. Para nosotros habría sido sin duda mucho más cómodo tramitar y archivar este tema en cinco minutos, pero de este modo hubiéramos cometido una enorme irresponsabilidad habida cuenta del destino de las víctimas. Por eso, me alegro de que en mi informe la Comisión de Libertades, Derechos de los Ciudadanos, Justicia y Asuntos Interiores y yo hayamos logrado desarrollar dichas iniciativas de tal modo que se tengan en cuenta criterios humanitarios y penales.

Lamento profundamente que el Grupo del PPE no esté dispuesto a respaldar este informe en concreto. Por otra parte, me felicito por la participación del Grupo de los Liberales, Demócratas y Reformistas Europeos y le agradezco sus interesantes enmiendas complementarias. Espero que los miembros del Grupo de los Socialistas Europeos, el Grupo de los Liberales, Demócratas y Reformistas Europeos, el Grupo Verdes/Alianza Libre Europa y el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica podamos demostrar con este informe que el Parlamento Europeo es capaz de formular propuestas orientadoras al Consejo en un tema tan complejo como éste, no solamente desde el punto de vista político, sino también en el ámbito humano.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Kirkhope (PPE-DE ). – (EN) Señor Presidente, cuando abandoné la Cámara de los Comunes en el Reino Unido en 1997, pensé que había dejado atrás los debates que se celebran después de las 10 de la noche. Resulta reconfortante, sin embargo, comprobar que podemos debatir asuntos de gran importancia a horas más avanzadas de la noche. También me pareció interesante observar que en el Reino Unido los debates parecen haberse acortado a horarios mucho más tempranos que las 10 de la noche. No hay duda de que, en este sentido, el equilibrio de poder ha cambiado.

Tuve el privilegio de ser ministro de Inmigración en el anterior Gobierno. Es importante que haga hincapié, inmediatamente, en que el PPE está de acuerdo con el objetivo de la Iniciativa francesa. Es de vital importancia que frenemos la inmigración clandestina y que nos ocupemos de los delincuentes que explotan a unas pobres personas en beneficio propio, tanto económico como de otro tipo. No obstante, lamentablemente, en mi calidad de ponente alternativo no puedo hablar en apoyo de muchas de las enmiendas del Sr. Ceyhun, porque creo que en realidad éstas no atajan el problema, sino que, por el contrario, producen el efecto de agravarlo.

En particular, me parece difícil intentar despenalizar la ayuda a la inmigración clandestina para unos grupos sí y otros no. La idea de que aquellos que actúan por motivos humanitarios deberían ser inmunes a la acción judicial es muy problemática y ciertamente subjetiva. Como abogado, también debo preguntar por qué la ley debería aplicarse a unos sí y a otros no. Los motivos humanitarios a los que se hacen referencia en muchas de las enmiendas del Sr. Ceyhun son, una vez más, muy difíciles de definir o de interpretar de manera imparcial y adecuada en un tribunal de justicia. Esto no significa que las organizaciones humanitarias deban abstenerse de ayudar a estas personas una vez que hayan entrado regularmente en un Estado miembro – soy un firme partidario de que se mantenga dicha ayuda y de que se generalice en el futuro -, lo que significa es que, en nuestra opinión, dichas organizaciones no tienen más derecho que cualquier otra persona a participar en un acto ilegal.

En este contexto hay que hacer hincapié también en que los inmigrantes ilegales que entran con la ayuda de traficantes de personas ciertamente no deberían ser más inmunes a la acción de la justicia que otros inmigrantes ilegales.

Naturalmente, la aplicación de una política común de inmigración y asilo no está exenta de dificultades. Como Conservador británico, tengo mis dudas al respecto. Pero me parece muy bien que esta noche la analicemos en el contexto de cómo evolucionará. Aún no estamos preparados. Aún no disponemos de esa política. En el supuesto de que una política semejante pueda aplicarse, el presente informe aparece en un momento inoportuno. Es imprescindible que se establezcan los parámetros de la política común de inmigración y asilo antes de que se fijen normas internas – tales como las que se abordan en el presente informe. Mejorar la situación jurídica de los refugiados, como se declara en la enmienda 2, a mi entender, no forma parte de ninguna política común de inmigración y asilo.

En lo que respecta a los pagos compensatorios, el ponente no ofrece detalles de cómo se utilizarían los fondos. Un incremento del presupuesto comunitario exige ciertamente más justificación que la que se proporciona. Siempre es importante distinguir entre asilo e inmigración: son dos asuntos distintos; este último está cubierto por la Convención de Ginebra de 1951. Las enmiendas que subrayan la importancia de dicha Convención merecen, ciertamente, una buena acogida por mi parte y por parte del PPE.

Apoyamos la Iniciativa francesa. Sólo lamentamos que el presente informe haya aparecido antes de tiempo y que sea inaceptable.

 
  
MPphoto
 
 

  Cerdeira Morterero (PSE ). - Señor Presidente, disculpe, pero me había despistado con la hora. En primer lugar quiero felicitar al colega Ceyhun por el trabajo que ha realizado y los esfuerzos por recoger todas las sensibilidades que existían en torno a estas dos iniciativas. En segundo lugar, he de insistir ante esta Asamblea en algo que es absolutamente prioritario para el futuro de la Unión Europea, de nuestra sociedad y del proyecto político que desde aquí estamos construyendo. Se trata de la necesidad de una política comunitaria de inmigración y asilo, algo que no podremos conseguir si no es con el compromiso, esfuerzo y trabajo de las instituciones políticas de la Unión Europea.

Me gustaría reiterar una serie de cuestiones que esta Asamblea y el Consejo tienen que tener en cuenta de manera clara a la hora de tomar futuras decisiones. Es indispensable diferenciar entre la ayuda desinteresada y humanitaria a la inmigración clandestina y la actividad de las redes delictivas, según se precisa en el artículo 27 del Convenio de Schengen. Es importante, igualmente, distinguir claramente entre los beneficiarios de la inmigración clandestina de manera directa y activa, como lo son los organizadores del transporte de inmigrantes clandestinos y los que en él participan, y, por otro lado, los beneficiarios pasivos e indirectos, que son aquellos que se lucran de la actividad laboral de los mismos.

Hay que recalcar también que el beneficio económico, igualmente, puede ser un beneficio directo o indirecto, dependiendo de la naturaleza de la propia acción que se lleve a cabo. Por otro lado, entiendo que los transportistas no pueden tener una responsabilidad por el traslado de personas que inmediatamente después de la llegada al territorio de un Estado miembro soliciten asilo político. Los transportistas no tienen ni capacidad, ni autoridad para valorar la idoneidad de una solicitud de asilo y, por lo tanto, entiendo que en ningún caso, directa o indirectamente, se les puede persuadir a través de estos instrumentos para valorar dicha idoneidad. Las sanciones deben ser proporcionadas y equilibradas, hay que buscar esa proporcionalidad entre sanción e infracción.

Las medidas y sus fines deben respetar escrupulosamente las obligaciones asumidas por los Estados signatarios de la Convención de Ginebra de 1951, respecto a los solicitantes de asilo que entran en un Estado de la Unión Europea. Estas medidas nunca pueden tener, como finalidad, disuadir a los solicitantes de asilo de ejercer su legítimo derecho a acogerse a la protección de un Estado signatario, ya que ello supondría un incumplimiento de la referida Convención de Ginebra.

Por último, quiero llamar la atención sobre la necesidad de que los Estados miembros sean conscientes de que algunas zonas de la Unión Europea están afectadas especialmente por la inmigración clandestina y que, por motivos de su situación geográfica, están asumiendo una gran parte del peso de las políticas de inmigración, por lo que se deben desarrollar líneas presupuestarias que permitan pagos compensatorios, lo que generará un incremento de la solidaridad dentro de la Unión Europea en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  Malmström (ELDR ). – (SV) Señor Presidente, todos recordamos con espanto el contenedor con 58 chinos muertos que fue encontrado en Dover el pasado verano. Hace poco veíamos gente ahogada que flotaba en aguas de la costa española. Estas tragedias ocurren todos los días en Europa, aunque no siempre con connotaciones tan espectaculares.

Las organizaciones clandestinas que se enriquecen abusando del dolor ajeno y transportan subrepticiamente a seres humanos en condiciones horribles deben ser castigadas. Estamos frente a una actividad inhumana. Se necesitan esfuerzos mancomunados en el ámbito de la Unión.

Pero, señor Presidente, la iniciativa presentada por Francia sólo se ocupa de una pequeña parte de esta complejísima materia que atañe a los refugiados y a las migraciones. A pesar de las hermosas declaraciones sobre responsabilidad global, los Estados miembros de la Unión Europea no han podido ponerse de acuerdo sobre una política común de asilo y migración. En lo único que parece haber consenso es en las medidas represivas. Los traficantes de personas deben ser castigados y las compañías aéreas que embarcan a personas sin documentos válidos deben ser multadas. No es razonable delegar en las azafatas de aerolíneas la valoración de la necesidad de protección de las personas. También hay que preguntarse por qué hay personas que gastan todo lo que tienen para dejarse transportar ilegalmente, en condiciones de inseguridad, hacia un país extraño. ¿Es posible realmente ingresar en la Unión legalmente cuando exigimos visados a 130 países? No lo creo. Europa se está transformando en una fortaleza.

El Grupo Liberal desearía más programas amplios en torno a las migraciones. En esta materia se necesita una política común. El informe que ha redactado el ponente implica una importante modificación a la propuesta francesa, puesto que considera los matices. Sin duda que las organizaciones clandestinas deben ser castigadas, pero hay personas que sin ánimo de lucro esconden a refugiados, ya que están convencidos de que éstos corren graves riesgos si son enviados de vuelta a sus países. Parientes, amigos y organizaciones de ayuda no deben ser castigadas por esto. Hay que hacer una distinción.

También es importante subrayar que el objetivo de esta propuesta de directiva no es dificultar aún más las solicitudes de asilo o la inmigración a la Unión Europea. Con las enmiendas presentadas por el Grupo Liberal apoyamos la propuesta del Sr. Ceyhun, en la confianza de que el Consejo recapacite y se ponga de acuerdo sobre una estrategia de asilo y de migración común.

 
  
MPphoto
 
 

  Boumediene-Thiery (Verts/ALE ). - (FR) Señor Presidente, Señorías, hoy, la cuestión de la inmigración atraviesa todos los ámbitos de nuestras sociedades europeas, desde la situación de los legales a la de los ilegales, desde el derecho de asilo al derecho a circular libremente, desde los derechos socioeconómicos y culturales a los derechos políticos.

En la mayoría de los Estados de la Unión, las cifras relativas a la concesión del estatuto de refugiado y a los canales de inmigración clásica no cesan de disminuir. En cambio, las cifras de la inmigración global se han mantenido estables en los últimos años. Ello nos demuestra que las políticas represivas en materia de inmigración y de política de visados no han conducido sino a aumentar el número de ilegales. A diario, hombres, mujeres y niños perecen intentando entrar ilegalmente en una Europa que se ha convertido en una auténtica fortaleza. Son víctimas la mayoría de las veces de pasadores o traficantes. Por desgracia, su calvario continúa en nuestros Estados, donde, convertidos en ilegales, pueden ser explotados a merced y soportan unas condiciones de vida inaceptables. Recordemos que algunos legales se han visto llevados a la clandestinidad por unas leyes restrictivas. Algunos de ellos viven en nuestros países desde hace más de 20 años. No son ni expulsables ni regularizables. ¿Qué medios tienen para vivir o mantener a sus familias?

Las soluciones previstas en las iniciativas propuestas reproducen estas medidas represivas o de exclusión. Generan tragedias, como las de Douvres o Gibraltar, o incluso la de los ilegales que, en España, Bélgica o Francia, están en huelga de hambre para obtener su reconocimiento. ¿Quiénes son los verdaderos responsables?

Estas propuestas no sólo no responden a ninguna de estas exigencias, sino que incluso llegan a poner en peligro el derecho de asilo o el derecho a vivir en familia. Si está claro que hay que luchar enérgicamente contra las redes organizadas de trata de seres humanos, es injusto incriminar a las personas físicas o jurídicas que, de buena fe, prestan ayuda a todos aquellos que han venido a buscar asilo para huir de los conflictos, las hambrunas y los horrores causados por déficit económicos y democráticos. Ahora bien, estas iniciativas mantienen amalgamas inadmisibles y peligrosas.

Si bien las enmiendas limitan los daños, rechazamos las iniciativas y no podemos sino aconsejar encarecidamente a sus redactores que revisen por completo su trabajo. La lucha contra la inmigración clandestina sólo puede emprenderse en el marco de una política comunitaria global, clara y respetuosa de la dignidad de los seres humanos, basada en un verdadero respeto de los derechos fundamentales y en una nueva relación Norte-Sur. Por último, recordemos que la mejor arma para combatir la discriminación y la explotación humana es el reconocimiento de los derechos y, por tanto, la obtención de regularizaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Frahm (GUE/NGL ). – (DA) Señor Presidente, la política que muchos Estados miembros y en cada vez mayor medida también la UE lleva a cabo en este ámbito nos hacen a todos corresponsables directos de los cadáveres de Dover y de los cadáveres que arrastra el mar hasta la costa española. Lo que hacemos es tratar los síntomas. No actuamos sobre la verdadera enfermedad. La enfermedad es que hay veinte millones de refugiados en el mundo. El proyecto actual conducirá a que tengamos menos humanistas y más mafiosos involucrados en el contrabando de personas y en la ayuda al transporte de refugiados. Se dice que el contrabando de personas es lucrativo, y yo afirmo que con proyectos como éste será todavía más lucrativo. El precio aumentará, la mafia repercutirá las sanciones en el precio. Esto significa más dinero de personas desesperadas a los bolsillos de la mafia. Habrá menos oferta y cada vez más demanda. Esto significa precios más altos. Lo sabemos además por la economía de mercado. Significará más agentes sin escrúpulos y con ello más accidentes al estilo de Dover. El señor ponente ha hecho todo lo que estaba en su mano por suavizar la propuesta. He de reconocerlo. Realmente se ha esforzado, pero no obstante, sigue siendo un tratamiento de los síntomas. No tratamos la enfermedad. Naturalmente, los miembros de nuestro Grupo apoyaremos las enmiendas presentadas por el señor ponente y por el Grupo Liberal. Sobre todo respaldaremos las propuestas que rechazan totalmente esta iniciativa y mi Grupo votará de forma muy diferente en la votación definitva del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Cappato (TDI ). – (IT) Señor Presidente, los diputados radicales de la Lista Bonino votarán contra la propuesta de iniciativa del Consejo y, por lo tanto, incluso votando a favor de algunas de las enmiendas de mejora propuestas por el ponente, también votarán contra el informe en su totalidad.

¿Por qué motivo? El primero es un motivo de fondo, que se refiere a éstas y a todas las demás iniciativas que tocan el marco de la legislación penal en la Unión. Como federalista europeo, por lo tanto, no como euroescéptico, considero una monstruosidad el hecho de que se adopten y se pongan en vigor unas directivas en materia de derecho penal sin ninguna aprobación por parte de un Parlamento legítima y democráticamente elegido y, por lo tanto, legitimado para hacerlo; sobre éste, como sobre otros temas, encuentro monstruoso el camino que la Unión Europea está recorriendo.

El derecho penal no puede sustraerse a un debate parlamentario; precisamente por lo delicado de la materia, éste no puede sustraerse a las consideraciones más generales que conciernen a la sociedad, a los riesgos, los pesos y contrapesos, las causas de fondo, las causas económicas y sociales. La única vía sobre la que la política de integración europea avanza rápida es la vía de la represión, porque eso es fácil. Las resoluciones son preparadas por grupos de funcionarios de los Ministerios de Asuntos Interiores y Justicia, cuya única preocupación es la de la eficiencia de los mecanismos de represión, sin ninguna otra consideración – no es su culpa, es su oficio, su profesionalidad – sin alguna preocupación por las cuestiones de sociedad, de economía, de trabajo, de políticas internacionales, de desarrollo. Sobre la vía de la represión vamos veloces mientras sobre las otras vías, las de las garantías del derecho de asilo y las garantías del derecho de protección, el Parlamento Europeo, la Unión Europea, la Comisión europea y el Consejo no saben moverse. Éste es, por tanto, el primer motivo por el que no podemos aceptar las propuestas del Consejo, como no podemos aceptar un informe que no las rechaza con claridad y totalmente, porque, también en esto, el Parlamento Europeo – como de costumbre – es consultado, sin contar con poderes reales.

Por lo que se refiere al contenido del tema – las colegas Boumediene-Thiery y Frahm ya lo han dicho – es una ilusión ignorar el hecho de que la consolidación del prohibicionismo acerca de la inmigración no produce otra cosa que la consolidación de la inmigración clandestina, de la fuerza de la ilegalidad que nos desborda. Nuestras fronteras se ven desbordadas por la ilegalidad que nuestras leyes prohibicionistas producen; ésta es la realidad de los hechos. No nos ilusionemos con solucionar el problema endureciendo, un poco por aquí un poco por allá, y sin consulta democrática, las penas contra las mafias de la inmigración clandestina. Si acaso – esperemos que no sea así – sólo lograremos agravarlo.

Al mismo tiempo, no se afrontan las causas económicas de fondo. A la Comisión europea, le fue presentada por el Comisario Lamy una propuesta atrevida de liberalización unilateral de los intercambios de entrada desde los países más pobres: éste es un modo de atajar las causas de fondo, no yendo a llevar la caridad, la limosna y la asistencia, sino abriendo nuestros mercados a los productos agrícolas y manufactureros básicos. Everything but arms, éste era el nombre de la propuesta, que fue echada abajo por los grupos de presión en la Unión Europea y, por lo tanto, la presión migratoria es cada vez más fuerte. Así pues, se echa abajo la propuesta Lamy y, al mismo tiempo, se nos ilusiona con poder solucionar el problema aumentando unos meses las penas contra quien ejerce una profesión que nosotros le hemos regalado, para obtener unos beneficios que nosotros, con nuestras leyes, hacemos posibles.

Sin embargo, no podemos hacernos ilusiones – se lo digo al diputado Ceyhun y a los diputados de la izquierda – de que la mejora parcial de este marco represivo – estamos a favor de algunas enmiendas – pueda dar la vuelta a la situación. No pensamos que la distinción, que sin embargo apoyaremos como un mal menor, entre el beneficio económico de la inmigración y la inmigración con fines humanitarios solucione el problema, porque nos lo enseñáis precisamente vosotros, los de la izquierda, cuando afirmáis que las causas económicas son el origen de la inmigración. ¿Entonces, cómo es posible que sostengáis que las causas económicas son la base, adoptando al mismo tiempo posiciones muy duras contra los empresarios y contra quién se aprovecha de la inmigración clandestina?

El prohibicionismo no solamente se refiere a la inmigración, sino también al mercado del trabajo, a las nuevas formas de trabajo, a los contratos a tiempo parcial, por tiempo limitado, a los contratos temporales, los contratos de temporada, y es un prohibicionismo del que la izquierda, y también los sindicados en gran medida, son responsables en Europa. Así pues, no creemos que podamos limpiar nuestra conciencia atacando a los empresarios y a quién explota la mano de obra, porque, a los ojos de quien es explotado, de quien es condenado a muerte en su país por hambre y falta absoluta de medios de sustento, probablemente, el empresario-explotador europeo es la única posibilidad de desarrollo y salvación para él y para su familia.

Concluyo por lo tanto, señor Presidente, confirmando el voto contrario de los diputados radicales de la Lista Bonino.

 
  
MPphoto
 
 

  Berthu (NI ). – (FR) Señor Presidente, las dos iniciativas de la República Francesa dirigidas a definir mejor e incrementar las sanciones penales contra quienes prestan ayuda a la entrada irregular de extranjeros en el territorio de los países europeos me parecen especialmente bienvenidas.

En efecto, la inmigración clandestina, en rápido crecimiento, se ha convertido en un problema capital para nuestros países. Un buen indicador de ello es el aumento de las demandas de asilo, que en tres años casi se han duplicado en los principales países de Europa, y ello a pesar de que alrededor de las tres cuartas partes son rechazadas por infundadas, lo que alimenta en mucho el número de estancias irregulares.

Hoy, Europol estima que cada año entran 500.000 clandestinos en la Unión. Este aflujo de personas marginadas se presta a todo tipo de delitos y explotaciones. Según la Organización de las Naciones Unidas, en Europa mismo, medio millón de personas procedentes de este vivero clandestino están reducidas a la esclavitud, en gran parte mujeres y niños, víctimas de una explotación sexual o económica.

Esta situación es una vergüenza para Europa y debo decir que me sorprendió, cuando leí la comunicación de la Comisión del pasado 22 de noviembre sobre la política comunitaria de inmigración, no encontrar más que un pequeño apartado, y bastante vago, sobre la inmigración clandestina. Me chocó también ver que la primera propuesta concreta de la Comisión formulada en aplicación de esta política se refiere a un proyecto de directiva especialmente laxista sobre el reagrupamiento familiar.

Una vez más, tenemos la impresión de que existe un desfase entre las preocupaciones de la Comisión y las de los Estados miembros, que son quienes plantean los verdaderos problemas concretos. Después de la Presidencia francesa, que hizo de la lucha contra la inmigración clandestina una de sus prioridades, hoy son el Primer Ministro británico, Tony Blair, y su homólogo italiano, Giuliano Amato, quienes dan la voz de alarma y piden un plan de acción para luchar contra este tráfico.

Por ello, estoy plenamente de acuerdo con el Sr. Kirkhope en decir que las enmiendas de la Comisión de Libertades y Derechos de los Ciudadanos son totalmente inoportunas, pues debilitan el texto francés. Estoy plenamente de acuerdo también en decir que esos textos llegan en el momento adecuado. Contrariamente a lo que se afirma en algunas enmiendas de la comisión, no hay necesidad de esperar por una política general de inmigración para tomar medidas de inmediato en el ámbito concreto de la inmigración clandestina.

Estas medidas son urgentes, se imponen por sí mismas. Por otra parte, el Tratado de Amsterdam nos las impone, porque en el apartado 3 de su artículo 63 nos pide que adoptemos prioritariamente, en el plazo de cinco años a partir de su entrada en vigor, medidas contra, y cito: “la inmigración y la residencia ilegales, incluida la repatriación de residentes ilegales”.

Las iniciativas de la República Francesa sobre la inmigración clandestina deben, pues, aprobarse, proseguirse y reforzarse. Por otra parte, hay que felicitarse, de paso, por el apartado 1 del artículo 67 del Tratado de Amsterdam que, en medio de disposiciones más desafortunadas, ha tenido el acierto de mantener el derecho de iniciativa de los Estados miembros paralelamente al de la Comisión, incluso en la parte de las políticas de inmigración que comunitariza. Esta yuxtaposición excepcional, que resulta totalmente positiva en este caso, podría ser, por desgracia, sólo provisional, pues está prevista únicamente para un período transitorio de cinco años a partir de la entrada en vigor del Tratado. Expira el 30 de abril de 2004. Ahora bien, justo a comienzos de 2004, se celebrará una Conferencia Intergubernamental que debe estudiar, en particular, el reparto de las competencias entre la Unión y los Estados miembros.

Creo que la prolongación y la ampliación del derecho de iniciativa de los Estados miembros sería una buena propuesta que inscribir en su orden del día.

 
  
MPphoto
 
 

  Coelho (PPE-DE ). - (PT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, nuestra posición de partida se basa en la necesidad de que luchemos contra la inmigración clandestina y, en particular, contra las formas de explotación de ella resultantes. Es una situación que ha venido agravándose no sólo porque ha resultado muy lucrativa y menos arriesgada que otros tipos de tráfico, como, por ejemplo, el tráfico de droga, sino también porque esa actividad acaba resultando favorecida por las insuficiencias legislativas y operativas de los Estados miembros y por todo lo que permite a los clandestinos entrar y mantenerse en esos territorios.

La propuesta que tenemos ante nosotros, encaminada a fortalecer la lucha contra la entrada y la permanencia de inmigrantes en situación ilegal, debe prestar atención particular a dos aspectos: la cuestión de la responsabilidad de los empleadores y las consecuencias que pueden resultar de la utilización de mano de obra clandestina -debemos observar las situaciones existentes en nuestros propios Estados miembros en lo relativo al mercado de trabajo clandestino- y la cuestión del tráfico de seres humanos, contra el que se deberá luchar ferozmente, con atención especial al tráfico de niños y mujeres para fines de explotación sexual, uno de los aspectos más odiosos de ese tipo de tráfico.

Situaciones dramáticas como la que se produjo en Dover en junio del año pasado o como las que se hicieron públicas a raíz de la lograda operación policial Cathedral son situaciones que ninguna sociedad democrática puede tolerar. Sí que hay que luchar contra la ayuda a la inmigración clandestina. Es esencial que todos los Estados miembros adopten las medidas necesarias para velar por que quien facilite intencionadamente la entrada, la circulación y/o la permanencia ilegal de emigrantes sea considerado autor de una infracción penada con sanciones efectivas proporcionales y disuasorias. La Unión Europea afronta nuevos imperativos planteados por las corrientes migratorias que se producen actualmente en el nivel mundial y deberá haberlo de forma global y sin exclusiones. Debería existir una política común en los Estados miembros en materia de inmigración y asilo adecuada a los requisitos demográficos, económicos y humanitarios de los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Evans, Robert J.E. (PSE ). – (EN) Señor Presidente, quiero felicitar a mi colega Sr. Ceyhun por abordar un tema muy difícil y delicado. En referencia a lo que ha dicho el Sr. Kirkhope, es una cuestión de gran importancia y no podría estar más de acuerdo con él. Estoy seguro de que también él coincidirá conmigo en que es muy triste que cuando tratamos sobre un tema como éste, que cubre páginas de muchos de nuestros periódicos, no esté presente – por lo que a mí me consta – ningún representante de la prensa para cubrir el debate.

Debo reconocer asimismo que el presente informe no es más que una pieza de un rompecabezas. Es un rompecabezas muy difícil que estamos intentando resolver. Necesitamos un sistema adecuado de inmigración y asilo que satisfaga las necesidades de Europa en el mundo moderno. Quiero decir a la Sra. Frahm y al Sr. Cappato que eso es lo que pretendemos, y no creo que la retórica que acaban de utilizar hace un momento aporte nada útil a una situación tan difícil.

Respecto a algunos puntos concretos, el Sr. Kirkhope se ha referido a sus temores respecto a los apartados 11 y 12, y conozco sus argumentos en este sentido. Pero la referencia que se hace es a organizaciones legalmente reconocidas, ONG con las que todos estamos familiarizados. Debemos preguntarnos ¿es un delincuente alguien o una organización que ayuda a eludir la acción de la justicia a personas que se encuentran en una situación desesperada? ¿Son éstas las organizaciones contra las que deberíamos legislar? Yo diría que no. Sabemos, y otros lo han dicho, que los que escapan de estas situaciones son personas desesperadas que huyen de conflictos, de guerras y de circunstancias de este tipo. Es el motivo por el que necesitamos estas medidas.

Debemos hacer más. Debemos hacer más para ayudar a esos países en desarrollo y ayudar a los países azotados por las guerras y que tienen regímenes que a nosotros no nos gustan. Pero no podemos hacerlo de la noche a la mañana. No creo que ayudemos a esas personas que intentan escapar si permanecemos de brazos cruzados y dejamos que la situación siga como está; por ello se ven obligados a esconderse en los remolques de camiones y asfixiares y soportar la tortura y el sufrimiento. Debemos asegurarnos de que disponemos de un sistema adecuado de asilo que no se vea distorsionado por una exageración de la inmigración ilegal. Nuestro trabajo en los próximos meses, como Parlamento, será informar sobre las opiniones de la Comisión de manera que recuerde a todos los Estados miembros que sus intereses nacionales no deben anular nuestras obligaciones humanitarias en todo el mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Schröder, Ilka (Verts/ALE ) . - (DE) Señor Presidente, en la República Federal Alemana comparece hoy en juicio un hombre que en su día pasó alemanes del Este a Alemania Occidental. Está plenamente justificado que comparezca ante el juez, no porque introdujera a estas personas, sino porque los delató a los servicios de seguridad del Estado. En mi opinión, hoy también debería existir la posibilidad de que las personas que denuncien a los refugiados o a los traficantes ante la policía sean procesadas. ¿Por qué? Tanto la propuesta de la Comisión como el informe reconocen que la entrada ilegal puede dar lugar a que sea concedido asilo político. En realidad, con ello se admite -aunque probablemente de forma involuntaria- que la mayoría de la gente ya no tiene la posibilidad de entrar legalmente en la UE y se demuestra sin querer que las críticas de ACNUR a la UE y a su política de cerrarse herméticamente ante los refugiados están justificadas. Por esa misma razón, no sirve de nada la promesa de que no se penalizará a los refugiados aceptados como solicitantes de asilo, puesto que de este modo los obligamos a que delaten a quienes les hayan ayudado a conseguir la solicitud de asilo. En resumen, la distinción entre la ayuda con fines comerciales y la ayuda prestada a los refugiados por razones humanitarias no lleva a ninguna parte porque los impedimentos se hacen cada vez más infranqueables y la ayuda a los refugiados resulta cada vez más cara. Si no logramos ponernos de acuerdo para desmantelar la fortaleza Europa, al menos debemos rechazar el presente informe y continuar fomentando la ayuda a los refugiados, tanto desde el punto de vista humanitario como desde una perspectiva económica.

 
  
MPphoto
 
 

  Pirker (PPE-DE ) . - (DE) Señor Presidente, señor Comisario, estimados colegas, se trata de un sector muy pequeño, ya que estamos discutiendo sobre la lucha contra las redes de inmigración ilegal, es decir, la ayuda a la entrada ilegal. Es muy positivo que queramos emprender acciones en este ámbito, sobre todo habida cuenta de que todos los años medio millón de personas entra ilegalmente en la Unión y que la mitad de ellas cae en manos de redes criminales. Dicho de otro modo, el crimen organizado ha convertido el tráfico de seres humanos en un negocio lucrativo y relativamente poco arriesgado. Por todo ello, la idea en sí es muy loable, pero, desafortunadamente, no se sitúa en un contexto global.

Fijándome en el informe del Sr. Ceyhun, debo señalar que, a pesar de las buenas intenciones -conociendo al Sr. Ceyhun no cabe ninguna duda al respecto- y el expreso deseo de querer ayudar realmente a los refugiados, las medidas propuestas no son nada apropiadas para combatir a los traficantes de seres humanos. Tanto yo como los demás miembros de mi Grupo tenemos más bien la impresión de que las presentes propuestas contribuirán a la propagación del tráfico de seres humanos que, por tanto, continuará siendo un negocio sin riesgos para los delincuentes.

Según estas propuestas, de entrada se exime de responsabilidad a aquellas personas y grupos que ayudan a los inmigrantes ilegales a cruzar las fronteras por razones humanitarias y sin cobrar dinero. ¿Han pensado alguna vez en las consecuencias? ¿Han pensado cuánto tiempo tardarán las organizaciones criminales en aprovecharse de esta fórmula jurídica? Desde esta perspectiva, la iniciativa no sólo deja de ser útil, sino que, además, se vuelve contraproducente. Amén de eso, su propuesta gira en una dirección en la que se da la vuelta a nuestro concepto y nuestro sistema jurídicos, puesto que introduce la subjetividad en el Derecho penal. De acuerdo con el informe, ya no son los tribunales, sino determinadas personas o grupos jurídicos los que deciden si un delito, a saber, el tráfico de seres humanos, de hecho es o no es un delito. Ello invierte nuestro sistema jurídico y, en consecuencia, no puede surtir el efecto deseado.

Señor Ceyhun, para concluir quisiera subrayar una vez más que como ponente sin duda ha actuado con la mejor intención -de ello estoy convencido-, pero el instrumento propuesto por usted no es apropiado, ni de iure ni de facto, para llevar a la práctica estos buenos propósitos. Necesitamos un sistema global que, creo, estamos elaborando en común. Estoy convencido de que a lo largo de este año obtendremos resultados satisfactorios en colaboración con la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Κaramanou (PSE ). – (EL) Señor Presidente, señor Comisario, es un hecho y puede que las políticas que se proponían la inmigración cero terminaran con la inmigración legal en Europa; al mismo tiempo, sin embargo, aumentaron significativamente el número de solicitantes de asilo y los inmigrantes ilegales, y al mismo tiempo también subieron significativamente los honorarios de quienes se dedican al transporte de emigrantes. Está cada vez más claro que la conversión de Europa en una fortaleza, mediante el reforzamiento de sus fronteras y la intensificación de los medios represivos, no va a reducir las presiones migratorias, en la medida en que no deja de aumentar la diferencia de nivel de prosperidad entre la Unión Europea y sus vecinos.

Por lo que respecta a quienes organizan los traslados, y como ya defendí en mi informe sobre Albania, creo que concentrar en ellos nuestra atención, como si constituyeran la causa generadora de la emigración, no ayuda, por supuesto, a comprender y a gestionar correctamente el fenómeno. El hecho de que frecuentemente estas personas —lo han dicho ya otros colegas— salven vidas humanas de la persecución de regímenes totalitarios, de que ofrezcan diversos servicios a refugiados protegidos por la Convención de Ginebra y a personas desesperadas para las que todos los demás caminos están cerrados, es algo que habitualmente se silencia. Por ello, considero que es imprescindible distinguir entre la ayuda humanitaria desinteresada a los inmigrantes ilegales y la que protagonizan los miembros de círculos criminales de carácter lucrativo; distinción que, por otra parte, propone igualmente nuestro ponente el Sr. Ozan Ceyhun, al que felicito por las muchas mejoras que ha incorporado a la iniciativa francesa.

Finalmente, quisiera decir que cualquier iniciativa como las de la República Francesa deberían lo antes posible integrarse en una política europea de inmigración común, que prevea canales legales y, sobre todo, que garantice la legalización y la integración social de cuantos ya residen en la Unión Europea. Pero, no vemos, señor Comisario, que nada parecido esté avanzando a buen ritmo; por el contrario, constatamos que por parte del Consejo hay mucha prisa en adoptar principalmente medidas represivas y fragmentarias, y no en avanzar, como pide el Parlamento Europeo, hacia una política integral para la inmigración.

 
  
MPphoto
 
 

  Hernández Mollar (PPE-DE ). - Señor Presidente, uno de los objetivos señalados por las recientes Cumbres de Tampere, Feira y Niza, por resoluciones de este Parlamento y por el propio Foro Euromediterráneo, que acabamos de celebrar precisamente en Bruselas la semana pasada, es la lucha contra las mafias que trafican con los inmigrantes. Despreciable tráfico, que causa mucho daño, incluso tragedias, entre los propios inmigrantes y una enorme preocupación en el seno de la Unión Europea, preocupación a veces superior a la de algunos de los países de origen de esos inmigrantes, aunque sea duro decirlo. Por ello, debemos recibir con satisfacción las dos iniciativas francesas. Pero el informe del colega Ceyhun adolece de falta de rigor jurídico, que si no se rectifica hace imposible el voto a favor -y créanme que lo siento-, que se produce especialmente en el punto al que me voy a referir a continuación.

Conozco personalmente la magnífica labor que hacen algunas ONG en este terreno, la atención humanitaria que prestan muchas de ellas excede de sus propios medios; pero de ahí a generalizar como excepción de responsabilidad el que cualquier asociación pudiera incurrir en el tipo penal de prestar asistencia organizada a la entrada, estancia o circulación de inmigrantes irregulares es excesivo, porque el lucro o beneficio económico, como ocurre por ejemplo en la legislación penal española, es una circunstancia agravante pero no es el componente esencial de la figura delictiva del tráfico ilegal de seres humanos. Ello no quiere decir que no haya aspectos del informe que puedan ser asumidos y que aplaudo, como es la compensación a las regiones que más sufren las presiones migratorias o la persecución de los empresarios que usan y abusan ilegalmente de esa mano de obra.

Finalmente, en cualquier caso, me parece que en esta batalla contra la inmigración ilegal es absolutamente necesaria la cooperación de los países de origen, ya que sin ello cualquier intento de dar la batalla a estas mafias sería un fracaso. La Unión Europea, por sí sola, no puede ordenar el fenómeno migratorio si no cuenta con la colaboración esencial de los países que originan la inmigración.

 
  
MPphoto
 
 

  Terrón i Cusí (PSE ). - Señor Presidente, el Consejo ha pedido en Estocolmo, la semana pasada, que se revitalice la agenda de Tampere. Yo, realmente, no entiendo nada. No entiendo por qué no la han podido revitalizar y cumplir durante todos estos meses. Lo que veo es que, con iniciativas como ésta, no sólo no la van a revitalizar, sino que la van a bombardear.

A estas alturas de la noche y viniendo de una velada hispano-portuguesa en la que hemos participado la Sra. Cerdeira y yo, estoy tentada de caer rendida ante los encantos oratorios del Sr. Cappato y darle toda la razón, porque, efectivamente, lo único que puedo entender es que, de un lado, se reúnen los ministros y, de otro lado, hay unas maquinarias que apuntan hacia otros objetivos.

No entiendo por qué el Consejo no sigue unas propuestas políticas coherentes, que vayan una detrás de la otra y que persigan objetivos claros de crear una política de inmigración y una política de asilo común, coherente y global en la Unión Europea, e insiste en avanzar a pedacitos en temas absolutamente concretos y parciales, que desequilibran esta política y que hacen cada vez más difícil avanzar en la agenda de Tampere.

Mi Grupo, de todas formas, visto que en el Consejo los ministros han decidido -para mí paradójicamente- apoyar también esta propuesta francesa y que se discuta inmediatamente o que se avance en ella, va a intentar lanzarles el mensaje claro de que no podemos confundir en la Unión Europea la compasión, el trabajo de unas personas que están en primera línea ayudando a los inmigrantes, con el tráfico de personas. Intentaremos hacerlo apoyando las enmiendas que tan bien ha trabajado el Sr. Ceyhun y también las enmiendas que ha aportado al informe la Sra. Cerdeira. Si lo conseguimos, vamos a votar a favor de este informe y vamos a intentar enviar este mensaje al Consejo. Si no, vamos a ver mañana mismo qué es lo que hacemos con él: probablemente tendremos alguna dificultad.

 
  
MPphoto
 
 

  Vitorino, Comisión. - (PT) Señor Presidente, Señorías, en primer lugar quisiera agradecer al Sr. Ozan Ceyhun su informe y recordar, como ha hecho él, que el tráfico de seres humanos, sobre todo el tráfico de mujeres y niños, es, en sí mismo, un fenómeno repugnante y cada vez más preocupante, porque no es sólo una cuestión de política de inmigración, no es una cuestión de política de seguridad, es esencialmente una cuestión de violación de derechos humanos y dignidad humana. Globalmente, decenas de millares de seres humanos son objeto de tráfico anualmente para fines de explotación.

La importancia de este asunto no significa -y creo que esa crítica es injusta- que al abordarlo estemos obcecados con un proyecto de construcción de una Europa-fortaleza. Este asunto, que es complejo y exige gran rigor en los términos utilizados, está hoy en el primer plano de la agenda internacional y yo opino que ha merecido un gran consenso planetario cuando el pasado mes de diciembre las Naciones Unidas promovieron la aprobación de una Convención contra la delincuencia organizada internacional, que incluye dos protocolos adicionales: uno sobre la introducción clandestina de inmigrantes -smuggling , en la expresión inglesa- y otro específicamente sobre el tráfico de personas (trafficking ). Esos dos protocolos fueron firmados por ochenta y un Estados en la Conferencia de Alto Nivel de Palermo de diciembre del año pasado.

Entre los firmantes de la Convención de las Naciones Unidas figuran todos los Estados miembros de la Unión Europea y la Comisión. Yo mismo tuve ocasión de dirigir un llamamiento a los Estados miembros de la Unión y a los países candidatos para que ratifiquen lo antes posible esa Convención de las Naciones Unidas, que no entrará en vigor hasta el momento en que cuarenta países hayan concluido su proceso de adhesión. La Unión Europea puede dar así una señal de su contribución a una lucha mundial contra el tráfico de seres humanos.

Sus Señorías recordarán que hace poco, a raíz de la tragedia de Dover en junio del año pasado, el Consejo Europeo de Feira pidió que se adoptaran medidas contra la inmigración clandestina y el tráfico de seres humanos. Esa iniciativa de la República Francesa responde a esa preocupación y la Comisión no tiene inconveniente en reconocer que merece, en principio, ser apoyada. Pero hemos de aclarar bien los términos del debate. Hoy he sido acusado, la Comisión ha sido acusada, aquí de prestar poca atención a las cuestiones de la inmigración clandestina y también, por otro lado, de no prestar suficiente atención a la formulación de una política de inmigración comprensible. Esperemos que no se tomen a mal que no refute detalladamente, a las 11.15 de la noche, todas las acusaciones y que tan sólo les diga, sinceramente, que no me parece que esas críticas tengan fundamento por lo que a la Comisión respecta. Por ejemplo, hay un componente de seguridad en la política de inmigración. No puede ser dominante ni exclusivo, pero no podemos pasar por alto que hay un problema grave de tráfico de seres humanos que exige también medidas de seguridad. Por eso, me sorprende -no diré que me escandalice, que es una palabra muy fuerte, pero me sorprende- que el Sr. Georges Berthu sólo haya descubierto un párrafo sobre inmigración ilegal en una comunicación de la Comisión encaminada a abordar el asunto de la inmigración legal y no haya advertido, por ejemplo, que la Comisión presentó dos propuestas de decisión-marco, una para reprimir el tráfico de seres humanos para fines de explotación sexual, en particular para prohibir la pedopornografía en la red Internet, y otra para reprimir el tráfico de seres humanos con fines de explotación económica, es decir, para fines de fomento del trabajo clandestino.

Del mismo modo, así como aceptamos examinar la iniciativa francesa, que es una clara iniciativa en materia de seguridad, la Comisión ya ha presentado a examen en el Consejo una propuesta de comunicación sobre un sistema de asilo europeo y una comunicación sobre inmigración legal, es decir, sobre los derechos y las obligaciones de los ciudadanos de terceros países que son legalmente admitidos en la Unión. Procuramos formular una política equilibrada. Las críticas contradictorias en esta Asamblea prueban que, si acaso, aún no hemos llegado a nuestra meta, pero no me han convencido de que la Comisión no vaya por buen camino.

En relación con la propuesta francesa, tenemos dos preocupaciones esenciales que nos distancian del texto de esa propuesta. La primera es sobre el fundamento jurídico y no es una cuestión menor. Consideramos que, además de la referencia a las circunstancias agravantes, la iniciativa francesa debe basarse en su totalidad en el fundamento jurídico de primer pilar: letra b) del apartado 3 del artículo 63 del Tratado de la Comunidad Europea. De ese artículo se infiere claramente que se concedió a la Comunidad la competencia en relación con la inmigración clandestina. Y es evidente que la Comunidad no goza per se de una competencia comunitaria en relación con cuestiones penales. Con todo, quisiera recordar en el Parlamento que, según la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades, en los casos en que las Comunidades tienen, en el ámbito de una determinada competencia, un poder conferido por los Tratados para reglamentar un comportamiento a fin de alcanzar un objetivo comunitario, tienen también poder para decidir que el incumplimiento de ese comportamiento está sujeto el nivel nacional a sanciones penales, cosa que, a mi juicio, es especialmente aplicable al caso que nos ocupa.

Tenemos una segunda preocupación, relacionada con el ámbito de aplicación de la letra a) del artículo 1 del proyecto de directiva. En la redacción actual, en el día en que estoy hablando, de esa disposición de la propuesta francesa no figura una referencia al objetivo de fines lucrativos. La Comisión está dispuesta a estudiar ese planteamiento, es decir, no establecer la exigencia de fines lucrativos, pero eso exigirá, como contrapartida, una cláusula de exención cuidadosamente redactada, cuando la entrada, la circulación y la permanencia irregulares sean objeto de ayuda por razones humanitarias. Sólo así será posible distinguir claramente la ayuda humanitaria en el ámbito de los compromisos internacionales, en particular el respeto del Convenio de Ginebra, del tráfico de seres humanos castigado penalmente.

Quisiera concluir, señor Presidente, diciendo que la Comisión considera que se deben añadir a la propuesta francesa otros elementos: por ejemplo, establecer una obligación de coordinación y cooperación administrativa entre los servicios nacionales competentes, crear un sistema de intercambio de informaciones entre los Estados miembros e imponer la obligación a los Estados miembros de adoptar las medidas apropiadas para prestar asistencia humanitaria a los clandestinos. Permítanme una última observación: como establecen las conclusiones de Tampere y el scoreboard de la Comisión, presentamos una propuesta de decisión-marco relativa a la lucha contra el tráfico de seres humanos y, por eso, nos gustaría que del trabajo conjunto del Consejo, del Parlamento y de la Comisión resultara claramente que no hay superposición, sino más bien complementaridad, entre la iniciativa francesa y las dos decisiones-marco que la Comisión presentó. Estas decisiones-marco se insertan en una cuestión más vasta que es la de la lucha contra la inmigración clandestina, que requiere una política de inmigración legal proactiva, en los términos propuestos por la Comisión en la comunicación divulgada en noviembre del año pasado y también, naturalmente, por otras políticas complementarias que la Comisión tiene intención de proponer al Consejo en mayo, en particular, en cuanto a la cuestión de la política de regreso y de las condiciones de evolución de los ciudadanos oriundos de terceros países a los países de origen. Espero que las conclusiones del Consejo oficioso de Estocolmo de la semana pasada permitan que, en el Consejo Europeo de Lakan, podamos hacer el balance de este debate sobre una política común de inmigración y sobre un sistema europeo de asilo que respeten nuestras obligaciones internacionales y garanticen la estabilidad y la seguridad de los Estados miembros de la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 12.00 horas. (1)

(Se levanta la sesión a las 23.20 horas)

 
  

(1) Posiciones comunes presentadas por el Consejo – Orden del día de la próxima sesión: cf. Acta.

Última actualización: 7 de agosto de 2004Aviso jurídico