Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
Debates
Miércoles 12 de septiembre de 2001 - Bruselas Edición DO
Atentados terroristas en los Estados Unidos


  

PRESIDENCIA DE LA SRA. FONTAINE
Presidenta

(Se abre la sesión a las 17.00 horas)

 
Atentados terroristas en los Estados Unidos
MPphoto
 
 

  La Presidenta. - Señorías, abro esta reunión extraordinaria con la emoción y la tristeza que nos produce a todos un horror que parecía inconcebible.

Esta reunión tiene lugar ante todo para manifestar nuestra solidaridad con el pueblo americano, que acaba de ser golpeado por un terrorismo salvaje, para expresar nuestra compasión para con las víctimas, cuya cifra, sin duda alguna, será terrible, y para expresar nuestro apoyo a todos aquellos que se movilizan con tesón para intentar salvar aún algunas vidas. Ayer mismo he expresado esta solidaridad al Presidente Bush, en nombre mío y en el de todo el Parlamento Europeo, para transmitirle que los europeos están junto a los Estados Unidos en la prueba dramática que vive su pueblo. Al igual que cuando el terrorismo golpea en un país miembro de la Unión Europea cada uno de nosotros se siente implicado, yo siento ese mismo sentimiento de rebeldía e indignación ante estos monstruosos atentados. Hoy compartimos el dolor de los americanos. No sólo se acaba de atacar a esa gran democracia que tanto se esforzó para ayudar a Europa a recuperar su libertad, sino que también han sido atacados los valores sagrados de la vida y la democracia.

Esta fecha del 11 de septiembre de 2001 no podrá ser borrada de la memoria de la humanidad, y al mismo tiempo que nos exige conservar nuestra sangre fría, también nos reclama la más estrecha cooperación de todos los países que rechazan el terrorismo, para que tanto los autores de estos crímenes abominables como quienes les hayan apoyado sean identificados, perseguidos, detenidos y juzgados y para que el terrorismo ciego sea erradicado de la superficie del globo. Esta fecha supone igualmente el compromiso de la comunidad internacional para resolver pacíficamente los conflictos que alimentan y sustentan el fanatismo. Más allá de las declaraciones, más allá de una respuesta común al terrorismo, respuesta que nosotros deseamos, todos los actores del escenario internacional deben asumir sus responsabilidades. Ha llegado la hora de una acción decidida, y estoy convencida de que se requieren decisiones urgentes de la Unión Europea.

Me congratulo de la presencia entre nosotros del Sr. Primer Ministro Verhofstadt, del Sr. Ministro Michel, del Sr. Presidente de la Comisión, Romano Prodi.

La Unión Europea sólo será creíble si se dota de una política común de lucha contra el terrorismo. La Comisión Europea y el Parlamento Europeo se han pronunciado claramente en tal sentido, concretamente en nuestro último período parcial de sesiones. Desearía que el Consejo examinase esas propuestas lo antes posible. Tras el Consejo Europeo de Tampere el espacio europeo de libertad, de seguridad y de justicia ha conocido, ciertamente, algunos tímidos progresos, pero éstos no están a la altura de las exigencias. Es necesario avanzar rápidamente. Aun cuando la presencia de la Unión Europea también se ha afirmado en el escenario internacional, ya sea en Oriente Medio, en Durban o incluso en la Ex República Yugoslava de Macedonia, los acontecimientos de ayer demuestran, si fuese necesario, la necesidad absoluta de poner en marcha lo antes posible una política europea de defensa y una política exterior y de seguridad realmente común. Para impulsar adecuadamente todas estas orientaciones debería convocarse un Consejo Europeo extraordinario, puesto que, como sabemos, la Historia no espera.

Les invito, Señorías, a guardar un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas.

(La Asamblea, de pie, guarda un minuto de silencio)

 
  
MPphoto
 
 

  Verhofstadt, Consejo . - (FR) Señora Presidenta, señoras y señores, hace apenas poco más de veinticuatro horas, los Estados Unidos eran golpeados por un ataque de una envergadura y una brutalidad sin precedentes. En este preciso momento, hombres, mujeres, niños, de todas las edades, de todas las convicciones y de todos los orígenes luchan por su vida y otros lloran la pérdida de un allegado, a otros les consume la angustia mientras esperan noticias tranquilizadoras sobre la suerte de personas desaparecidas.

Nuestros pensamientos, señora Presidenta, van hacia ese pueblo amigo, golpeado por la violencia abyecta y salvaje. Desearíamos poder expresarle lo cerca que nos sentimos de sus sufrimientos. Hoy nos sentimos todos americanos. Porque no debemos equivocarnos: más allá de los Estados Unidos y de sus habitantes está en juego la democracia. La democracia y sus valores de libertad, de tolerancia, de humanidad, que son exactamente lo opuesto a un terrorismo ciego y suicida. Como seres humanos, como demócratas, como europeos, no podemos, y no podremos jamás, ceder a esta barbarie.

La Unión, señora Presidenta, que queremos construir se basa justamente en el rechazo del odio, el rechazo del fanatismo, el rechazo de la locura asesina, que estuvieron a punto de aniquilar nuestro continente. Y frente a estas tragedias no podemos descartar ningún gesto concreto y ningún gesto enérgico. Los diferentes Estados miembros han tomado las iniciativas necesarias para acudir en ayuda de los Estados Unidos de América.

 
  
  

- (NL) En nombre de la Unión, señora Presidenta, y tras consultar con el Presidente de la Comisión, Romano Prodi, y los dirigentes de todos los Estados miembros, he transmitido al Presidente Bush nuestro más sentido pésame. Como muestra de solidaridad y duelo, la Unión ha decidido que el viernes 14 de septiembre sea un día de luto y solidaridad con el pueblo americano.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de los quince Estados miembros de la Unión Europea harán pública una declaración conjunta por la mañana. A las 12.00 horas se guardarán tres minutos de silencio en toda la Unión Europea, durante los que se paralizará toda actividad.

(Vivos aplausos)

Los países candidatos a la adhesión a la Unión Europea también están invitados a sumarse a esta acción solidaria. Además de las decisiones políticas que tomaremos en las próximas semanas, con esta muestra de solidaridad, el pueblo de la Unión Europea quiere manifestar su sentido pésame ante la tristeza y, sobre todo, el dolor que embarga hoy al pueblo americano.

(Vivos aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Prodi, Presidente de la Comisión . – (IT) Señora Presidenta, señor primer ministro, señoras y señores diputados, esta mañana la Comisión se ha reunido en sesión extraordinaria. Tras haber guardado un minuto de silencio, hemos debatido los distintos aspectos políticos de esta horrible tragedia que compiten directamente a la Comisión.

Esta tarde, en el Parlamento Europeo y en el Consejo de Asuntos Generales, he subrayado lo necesario que es manifestar la solidaridad de toda Europa con el pueblo norteamericano y adoptar una posición común europea sobre todos los aspectos de estos trágicos acontecimientos.

La Comisión está consternada por estos bárbaros actos criminales y ya ha expresado su conmoción a las víctimas y a sus familiares y su solidaridad con el pueblo norteamericano. Nuestra cooperación con los Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo es necesaria más que nunca y ha de perseguirse. En los próximos días la Comisión examinará las ulteriores propuestas de intervención a fin de combatir cada vez más eficazmente el terrorismo.

La estructura económica y social de nuestros Estados es, por fortuna, fuerte y resistente. Por ello, nosotros, incluso en estas tristes circunstancias, seguimos estando tranquilos y confiados y no permitiremos al terrorismo que nos divida ni permitiremos al terrorismo dividir al mundo, como es su intención y como lo demuestran sus acciones.

En este momento se imponen algunas consideraciones sobre el papel de Europa. Con este acto criminal se ha pretendido lanzar un ataque contra todos nuestros valores comunes y contra la propia libertad. Se trata de un acontecimiento tras el cual ya nada será lo mismo. Por ello, frente a esto hay que expresar con fuerza la solidaridad y la amistad con el pueblo y el Gobierno norteamericanos, y las Instituciones y los Gobiernos europeos van a trabajar en estrecha cooperación con nuestros amigos norteamericanos y con los demás países amigos en estos dramáticos momentos y en el futuro.

Sin embargo, existe una dimensión estrictamente europea. Los dramáticos acontecimientos a los que hemos asistido recalcan una vez más la necesidad de una Europa unida, fuerte, determinada, solidaria, que proteja la libertad y que salve la paz, en Europa y en el mundo: una Europa que actúe unida junto con los países que comparten los mismos objetivos, que actúe unida en pos de la protección y de la promoción de los valores de libertad y solidaridad, unos valores que constituyen el fundamento de nuestra democracia cuyo guardián es este Parlamento.

Por ello, hago un llamamiento para que la tragedia de ayer acompañe nuestras reflexiones sobre estos acontecimientos. De hecho, nuestros ciudadanos podrán garantizar la paz y la estabilidad para sí mismos y para sus hijos sólo actuando solidariamente, sólo si sentirán poder contar con Europa. Éste es el interés de nuestros pueblos, éste es nuestro camino: se trata de perseguirlo con valor, con determinación y con sentido de la responsabilidad.

(Vivos aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, Consejo . - (FR) Señora Presidenta, señoras y señores diputados, desearía en primer lugar, en nombre del Consejo, transmitirles nuestra inmensa consternación, nuestra indignación y rebeldía frente a los trágicos acontecimientos que han afectado a los Estados Unidos en la mañana de ayer. Desearía reiterar, en nombre de la Unión Europea, de sus dirigentes y también de todos los ciudadanos europeos nuestro más sincero pésame a las víctimas, a sus familias, al pueblo y al Gobierno americanos. Este acto abominable, que hiere al pueblo americano, también ataca, indudablemente, los valores universales que Europa siempre ha compartido con América. Desearía reafirmar solemnemente, en nombre del Consejo, la indefectible solidaridad de nuestros pueblos europeos con el pueblo americano en la defensa de dichos valores. Los Estados Unidos deben saber que Europa está a su lado para combatir este mal, que es el terrorismo, en todas sus formas. No podemos tolerar que se pongan en entredicho a través del terror que actúa de manera encubierta los valores del mundo libre y democrático. Unidos y solidarios, combatiremos la gran amenaza que constituye el terrorismo a gran escala. La lucha contra esta plaga será más eficaz si se apoya en acciones preventivas y en un diálogo político profundo con los países de las regiones del mundo donde se desarrolla el terrorismo. El ataque terrorista de ayer en el territorio de los Estados Unidos es un acto sin precedentes de provocación y crueldad particularmente odioso. Esta barbarie, estos actos de terror y de cobardía son intolerables. Las proporciones de esta tragedia exigen una respuesta adecuada. La Unión Europea examinará con sus aliados todos los medios posibles para prevenir tales actos y responder a ellos de manera adecuada. La Unión Europea intensificará su acción en los foros internacionales competentes, para luchar contra el terrorismo y para garantizar que los autores, los cómplices y los inductores de actos de terror sean reducidos a la impotencia. Nuestra determinación en ningún caso debe apartarse de la prudencia responsable. Aún no sabemos quiénes son los autores, los inductores y los posibles cómplices de estos terribles atentados. Dichos elementos son esenciales para poder juzgar y responder de manera racional, con una actitud responsable y eficaz. Hay que evitar toda improvisación.

Mientras esperamos conocer la respuesta a estos interrogantes, nuestros gobiernos han tomado las medidas necesarias para proteger a sus poblaciones. El Consejo ha sido informado de las medidas de seguridad adoptadas urgentemente por los Estados miembros. Con el fin de garantizar una máxima cooperación entre nuestros países, el Consejo ha pedido a sus diferentes responsables de "Justicia", "Asuntos Interiores" y "Transportes" que adoptaran en breve plazo todas las medidas necesarias para mantener el grado de seguridad más elevado, especialmente respecto al transporte aéreo, así como toda medida indicada para prevenir otros atentados. El Consejo de "Justicia - Asuntos Interiores" del próximo 27 de septiembre y el Consejo informal de "Transportes" del 14 de septiembre evaluarán las medidas que ya están en aplicación y las que, en su caso, deben completarlas. El Consejo extraordinario de ministros de Asuntos Exteriores ha condenado en los términos más duros estos actos de barbarie que desprecian nuestros valores comunes. Hemos decidido declarar el viernes 14 de septiembre día de duelo en los quince Estados miembros y hemos pedido a la Presidencia que se mantuviese en estrecho contacto con los Estados Unidos para estudiar con ellos las mejores vías para ayudarles, llegado el caso. A petición de varios países miembros, el Secretario General de la OTAN ha informado al Consejo sobre las discusiones en curso en dicha organización.

Puedo leerles ahora la declaración de la Unión Europea:

"El Consejo de la Unión Europea, reunido en el día de hoy en sesión extraordinaria en presencia del Secretario General de la Alianza Atlántica, ha expresado el horror que le producen los atentados terroristas perpetrados ayer en los Estados Unidos. El Consejo ha recalcado su plena y total solidaridad con el Gobierno de los Estados Unidos y el pueblo americano en estos trágicos momentos y ha expresado su más profundo pésame a todas las víctimas y a sus familias. Pedimos a todos los europeos que guarden tres minutos de silencio el viernes 14 de septiembre a las 12.00 horas y declaramos asimismo el 14 de septiembre de 2001 día de duelo. Estos actos terribles constituyen un ataque no sólo contra los Estados Unidos, sino contra toda la humanidad y los valores y libertades que nos son comunes a todos. La vida y el funcionamiento de nuestras sociedades abiertas y democráticas no se verán interrumpidos ni resultarán afectados. La Unión condena con la mayor firmeza a los autores y a los inductores de estos actos de barbarie. La Unión y sus Estados miembros no ahorrarán esfuerzos para contribuir a identificar, hacer comparecer ante la justicia y castigar a los responsables. No habrá refugio para los terroristas ni para sus inductores. La Unión actuará en estrecha colaboración con los Estados Unidos y el conjunto de sus socios para combatir el terrorismo internacional. Todas las organizaciones internacionales, en particular las Naciones Unidas, deben participar en este combate y han de aplicarse plenamente todos los instrumentos internacionales pertinentes, incluyendo los que guardan relación con la financiación del terrorismo. La Comunidad y sus Estados miembros han propuesto a los Estados Unidos prestar toda la ayuda posible a las operaciones de búsqueda y de rescate. Las conversaciones para estudiar las mejores vías posibles para prestar dicha ayuda ya han comenzado. El Consejo ha recordado los fuertes lazos que unen de muy antiguo la Unión Europea y los Estados Unidos y ha pedido a la Presidencia que se mantuviese en estrecho contacto con el Gobierno de los Estados Unidos, a fin de transmitirle este mensaje de solidaridad".

Y estas son, señora, las conclusiones del Consejo; de este modo, estará usted plenamente informada:

"El Consejo ha expresado la profunda solidaridad de la Unión Europea con el pueblo americano y ha aprobado una declaración de condena de los atentados terroristas en los Estados Unidos. El Consejo ha sido informado de las medidas de seguridad decididas por los Estados miembros, a fin de garantizar una máxima cooperación entre éstos. El Consejo pide a sus responsables de "Justicia", de "Asuntos Interiores" y de "Transportes" que adopten en breve plazo todas las medidas necesarias para mantener el grado de seguridad más elevado, especialmente con respecto al transporte aéreo, así como toda medida indicada, con el fin de combatir el terrorismo y prevenir los atentados. El Consejo de "Justicia - Asuntos Exteriores" de los días 27 y 28 de septiembre o, en su caso, antes de esta fecha, así como la reunión informal de los ministros de Transportes de los días 14 y 15 de septiembre, evaluarán las medidas que ya se hayan decidido y las que deben completarlas. El Consejo reafirma su determinación de combatir toda forma de terrorismo con todos los medios que están a su alcance. Asimismo, el Consejo ha tomado nota de la declaración de la Comisión y del Presidente del Consejo Ecofin".

 
  
  

(EN) El Consejo ha pedido a la Presidencia, al Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad y a la Comisión que presenten lo antes posible un informe sobre medidas concretas que se pueden recomendar para acelerar la aplicación y el fortalecimiento de los instrumentos operativos de la Política Exterior y de Seguridad Común y en la esfera de la Justicia y los Asuntos de Interior.

Dichas medidas irán encaminadas a aumentar la capacidad de la Unión Europea para luchar eficazmente, junto con los Estados Unidos y todos nuestros socios, contra el terrorismo internacional.

 
  
  

(FR) El Consejo tiene la intención, por su parte, de insistir en ello con regularidad para garantizar concretamente la coordinación del conjunto de las acciones de la Unión.

(Grandes aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Poettering (PPE-DE ). – (DE) Señora Presidenta, señor Presidente Verhofstadt, señor Presidente de la Comisión, Prodi, estimados colegas, quisiera, señora Presidenta, darle a usted cordialmente las gracias en nombre de nuestro Grupo, por haber convocado esta sesión para que expresemos de manera conjunta nuestra profunda adhesión y solidaridad a las familias que están sufriendo, al Presidente de los Estados Unidos de América, a nuestros colegas del Congreso norteamericano y a todas las personas de los Estados Unidos de América.

El diabólico atentado de ayer en Washington y en Nueva York no es solamente un atentado a los Estados Unidos, es un atentado al todo el mundo civilizado, es también un atentado a cada uno de los que nos hallamos en esta sala. Es un atentado contra nuestros ideales de democracia, de derechos humanos y de paz. Nos enfrentados con luto e indignación a una catástrofe que no debe repetirse jamás, y todas las fuerzas civilizadas del mundo, en íntima solidaridad con los Estados Unidos, deben pedir cuenta ahora a los responsables por este atentado y enfrentarse eficazmente en el futuro, en estrecha cooperación, a los ataques terroristas. Hemos de encontrar una respuesta a la cuestión de cómo se puede impedir la preparación de tales atentados y esto va a requerir una nueva dimensión de la cooperación europea e internacional.

Hoy nos hemos de comprometer a declarar decididamente la guerra al terrorismo para que el apocalipsis de ayer en Nueva York y Washington no sea mañana el apocalipsis del mundo entero, y nosotros podemos estar orgullosos como Parlamento por haber aprobado por una mayoría tan grande en la semana pasada el informe de nuestro colega, el Sr. Watson, contra el terrorismo.

Ayer, durante unas pocas horas, tuve la impresión de que se hubiera puesto en duda la capacidad de acción de los Estados Unidos de América, de la potencia mundial a la que los europeos debemos el hecho de que combatiera en la Segunda Guerra Mundial contra el nacionalsocialismo y que hicieran posible para Europa un futuro de libertad, de la potencia mundial que opuso una decidida resistencia al comunismo totalitario, lo cual condujo finalmente a que se derrumbase el muro que existía en el centro de Berlín, en Alemania y en Europa. En nombre de mi Grupo quiero decir lo siguiente: estamos interesados en que América tenga capacidad de acción, en que América sea fuerte, en que América sea un buen socio y amigo de la Unión Europea, y trabajemos conjuntamente en el futuro para que así sea.

(Vivos aplausos)

No conocemos a los autores. Existen suposiciones, pero quiero prevenir del hecho de tomar estas suposiciones como verdad. Sobre todo, aconsejo a todos que, en caso de que estas suposiciones se confirmen, no se proyecte esto sobre todo el mundo árabe e islámico. No he olvidado en toda mi vida el extraordinario discurso que Anwar el Sadat, el asesinado presidente egipcio, pronunciara el 10 de febrero de 1981. Anwar el Sadat dijo: el Islam no debería ser juzgado jamás por las acciones equivocadas e irresponsables de gentes que afirman ser miembros de esta extraordinaria fe. El Islam es una religión de tolerancia, no de fanatismo, una religión de amor, no de odio, un sistema autónomo asentado sobre el orden, no sobre el caos.

Librémonos de hacer generalizaciones y digamos que no sólo queremos vivir en cooperación con nuestros amigos americanos, sino que queremos vivir en cooperación y – si es posible – en amistad con los países árabes e islámicos que se sientan comprometidos con la paz.

(Vivos aplausos)

Comprometámonos hoy a construir con todos nuestros vecinos un orden en Europa y en el mundo, haciendo que los europeos seamos fuertes y estemos unidos. Por esta razón, señor Presidente Verhofstadt, el hecho de que usted y el Presidente de la Comisión estén aquí presentes constituye un signo extraordinario de que estamos unidos y somos fuertes en tanto europeos, de que deseamos vivir en amistad y cooperación con todos nuestros vecinos sobre la base de la democracia, de la libertad, del bienestar social y, sobre todo, de la paz. Éste debe ser el mensaje hoy, al día siguiente del terrible 11 de septiembre del año 2001.

(Vivos aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Barón Crespo (PSE ). - Señora Presidenta, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Presidente de la Comisión, Señorías, nuestro Grupo comparte la indignación y el horror ante los atentados terroristas en Nueva York y Washington.

Queremos manifestar nuestra solidaridad a las familias de las víctimas norteamericanas de estos estremecedores ataques. También queremos expresar nuestra profunda tristeza a las familias de las víctimas europeas y a todos aquellos que han perdido familiares, sea cual fuere su color y continente de origen, porque este ataque diabólico no solamente fue dirigido contra el pueblo estadounidense, sino también contra los europeos y los demás pueblos que conviven en ese mundo cosmopolita que es Nueva York, y hay que recordar que el World Trade Center está a unos pasos de la sede de las Naciones Unidas.

Se trata de un ataque contra nuestros valores comunes, contra la democracia, contra las bases que fundamentan nuestra civilización. Como escribió el llorado Francisco Tomás y Valiente, Presidente del Tribunal Constitucional de España, asesinado por los terroristas, en un artículo casi póstumo: "Cada vez que se mata a una persona, algo se muere dentro de nosotros".

Hace exactamente una semana que este Parlamento aprobó por unanimidad la Resolución contra el terrorismo. Entonces era un problema europeo de algunos Estados. Hoy comprobamos que la situación ha cambiado cualitativamente: el terrorismo también se ha globalizado gracias a una mortífera combinación de fanatismo, cobardía y alta tecnología.

Nuestros archivos de cine están repletos de películas de horror y catástrofe, con monstruos que atacan Nueva York y otras ciudades. Lo que sucedió ayer nos recuerda que no hacen falta monstruos: lo somos los humanos cuando enloquecemos. Y como pintó Goya, "el sueño de la razón produce monstruos".

Nosotros, los europeos, tenemos que jugar un papel muy importante en la lucha contra el terrorismo globalizado, en la lucha por los valores comunes, por un mundo más pacífico y justo. Queremos luchar codo con codo con los norteamericanos, con nuestros colegas del Congreso de la Unión, y también con el resto de nuestros aliados, en una acción conjunta para superar los conflictos más candentes del planeta con perseverancia y decisión.

Saludemos que los estadounidenses, encabezados por su Presidente, a pesar de esta cobarde agresión, hayan actuado hasta ahora con cabeza fría, conteniendo la rabia, como pidió ayer Kofi Annan, y con razón. Y pedimos a los responsables que no se aparten de este camino, que no respondan al terror con el terror, que actuemos conjuntamente, sobre todo para conseguir algo muy importante, porque ahora es el momento de reforzar nuestra alianza con los Estados Unidos y con todos los pueblos del mundo que comparten nuestro ideal de paz, justicia y libertad.

(Grandes aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Cox (ELDR ). - (EN) Señora Presidenta, Señor Presidente en Ejercicio, señor Presidente de la Comisión, Señorías, éste es un lugar importante en el que celebrar esta importante reunión. En este Parlamento somos la tribuna de los pueblos de la Unión Europea y nos hemos reunido hoy aquí para declarar solemnemente nuestra indignación, nuestra condolencia, nuestra solidaridad y nuestros lazos comunes de humanidad y democracia con el pueblo de los Estados Unidos de América y los ciudadanos de Nueva York y Washington, D.C..

Ayer presenciamos un acto atroz. Es un nuevo y bajo umbral en el transcurrir de los asuntos humanos. Presenciamos un acto de guerra -sin declaración de guerra- por parte de personas, movimientos o Estados aún no determinados, pero que actuaron con nefasta y absoluta determinación. Debemos procurar que nuestra respuesta sea común y no aislada, compartida y no unilateral, dirigida a nuestro enemigo común, que es el terrorismo, pero no a fuerzas más amplias como el Islam o el mundo árabe en conjunto, en caso de que sea ésa la procedencia de ese monstruo.

Este moderno apocalipsis ha afectado a América, pero las heridas son compartidas universalmente por la comunidad de naciones democráticas. Al pueblo de los Estados Unidos de América, a su Presidente, a sus dirigentes congresistas y cívicos y a sus comunidades en todo el país, en particular los ciudadanos de Nueva York y Washington, a las apesadumbradas familias de los desaparecidos y los muertos y a quienes han sobrevivido a esa dura prueba, expresamos nuestra condolencia en este momento tan duro y devastador.

Nueva York es un lugar muy especial. Es un microcosmos multicultural de todo el mundo. Es una puerta entre nuestro viejo continente y el Nuevo Mundo. A través de Ellis Island y antes de que el espíritu de la democracia arraigara tan profundamente como ahora lo está en todo nuestro continente, nuestras masas apiñadas, nuestros oprimidos y famélicos de generaciones anteriores fueron a encontrar la libertad, la democracia y la oportunidad.

No es casualidad que, cuando la República Francesa hizo un regalo al pueblo de los Estados Unidos para celebrar el centenario de esa gran república, lo llamaran la estatua de "la Libertad", tampoco fue casualidad que ésta sostuviera en sus brazos extendidos una antorcha de libertad. Cuando alguien toca ese símbolo, nos toca a todos profundamente, porque forma parte de nuestros lazos y patrimonio comunes, humanos, democráticos.

Recuerdo que, cuando era un colegial, vi por la televisión en mi casa una visita de John Fitzgerald Kennedy a lugares de nuestro dividido continente que yo nunca había visitado. Recuerdo su visita al gran símbolo de aquella brutal división, Berlín con su Muro. Recuerdo que de niño, aunque nada sabía de política ni de asuntos internacionales, pude entender que, cuando aquel hombre dijo: "Yo soy un berlinés", expresó algo profundo y coherente desde el punto de vista de la solidaridad en aquel momento.

Hoy, como ha observado el Primer Ministro, todos somos americanos, todos somos neoyorquinos, todos somos washingtonianos. Compartimos la sensación de choque y horror. Compartimos la perpleja indignación, sentimos la vulnerabilidad, pues ésa es nuestra herencia común del bárbaro atentado de ayer. Compartimos valores e intereses democráticos comunes y nos mantenemos unidos y dispuestos a luchar contra el terrorismo y fomentar dichos intereses y valores.

Es importante que, como europeos, digamos a los dirigentes congresistas hoy: "No estáis solos. No estáis aislados. Podemos hacer causa común en este asunto y debemos hacerlo". Pero, más que nada, mantenemos hoy nuestros lazos comunes de humanidad mientras nuestros amigos americanos buscan valerosamente a sus supervivientes y a sus muertos.

El lenguaje falla con frecuencia en estas ocasiones. Mis colegas me han pedido que le solicite, señora Presidenta, además de esta celebración solemne, que prepare un cuaderno de condolencias con el que podamos también transmitir, en algún momento apropiado, al Congreso, nuestro interlocutor en la democracia de los EE..UU., el mensaje de que, pese al espacio que nos divide a uno y otro lado del Atlántico, estamos resueltamente unidos por los lazos de la democracia y la libertad y en la lucha contra el terrorismo.

El mensaje que les transmitimos hoy, en esa lucha por la democracia y contra el terrorismo, es el de que nuestra única opción es la de mantenernos unidos, pues unidos persistiremos, pero desunidos caeremos.

(Vivos aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Hautala (Verts/ALE ). - (EN) Señora Presidenta, señores Presidentes de la Comisión y del Consejo, el mundo parece hoy mucho más sombrío que antes de los atroces acontecimientos del martes. Las horrorosas imágenes de los brutales y cobardes actos de terrorismo contra el Centro del Comercio Mundial, en Nueva York, y el Pentágono, en Washington, permanecerán en nuestras mentes por siempre jamás. Ninguna podría justificar nunca semejante acto aterrador de barbarismo a sangre fría.

En nombre del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, quiero expresar la profunda pesadumbre que sentimos por las víctimas que murieron en esa tragedia y enviar mis más sentidas condolencias a las familias y a todos cuantos han perdido a sus seres queridos. Acompañamos con el pensamiento también a las fuerzas de rescate, los bomberos y los policías que arriesgaron y perdieron sus vidas para salvar a otros.

Lo que el mundo presenció ayer -y no hay otras palabras para expresarlo- fue un crimen contra la Humanidad. Tan pronto como se identifique a los terroristas, se debe llevarlos ante un tribunal internacional encargado de juzgar los crímenes contra la Humanidad para que los procese. Es el momento de acelerar la creación de un tribunal penal internacional permanente.

Después de esta tragedia, los Estados Unidos de América deben reconocer también la necesidad de semejante institución. Si, por otra parte, los Estados Unidos responden con ataques a posibles países sospechosos, no sólo matarán a más personas inocentes, exactamente como las que murieron trágicamente el martes, sino que, además, fomentarán otros contraataques: no se puede resolver una injusticia con otra injusticia.

Las devastadoras consecuencias de una espiral de venganza en ninguna parte resultan más visibles hoy que en el Oriente Medio. Debemos hacer todo lo posible para velar por que no se repita esa actitud a escala mundial. Quisiera expresar nuestra profunda preocupación por la situación en el Oriente Medio y pedir gestiones internacionales para encarrilar de nuevo e intensificar las negociaciones de paz. A ese respecto, acogemos con satisfacción el claro compromiso expresado en ese mismo sentido por el Ministro belga de Asuntos Exteriores, Sr. Louis Michel, en la prensa de hoy y como representante de la Presidencia en ejercicio de la Unión Europea.

Debemos ser severos con el terrorismo, pero debemos serlo también con las causas del terrorismo. Necesitamos una respuesta política y a escala mundial a ese desafío sin precedentes para arrancar las raíces reales del terrorismo que brotan de conflictos políticos, sociales y medioambientales: ésa es la concepción subyacente al informe del Sr. Watson, que este Parlamento aprobó la semana pasada.

Si existe un fanatismo generalizado, que alimenta y apoya esa clase de terrorismo, podemos dar por sentado que algo falla políticamente. La Unión Europea está en buenas condiciones para emprender formas de prevención y resolución de conflictos que aborden las causas y no se limiten a tratar los síntomas. Ésa es la razón por la que creo que se debe celebrar una Cumbre Unión Europea/Estados Unidos para abordar todos los aspectos de las nuevas amenazas terroristas, incluidas las causas sociales y políticas.

El martes, se demostró que nuestra sensación de seguridad era ilusoria. Resultó evidente que las medidas de tecnología avanzada, como, por ejemplo, un sistema de defensa contra cohetes, estarían impotentes contra ese terrorismo de tecnología menos avanzada. No se puede permitir que vuelva a repetirse lo que ha sucedido en Nueva York y Washington. Todos los defensores de la democracia deben proteger nuestra preciosa civilización y mantener el civilizado Estado de derecho.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Wurtz (GUE/NGL ). - (FR) Señora Presidenta, señor Presidente del Consejo, señor Presidente de la Comisión, nos faltan las palabras, en efecto, para expresar los sentimientos que produce la agresión terrorista de una barbarie sin precedentes que acaba de golpear a los Estados Unidos. El pueblo americano deberá superar un profundo traumatismo que aún puede exacerbarse a medida que se conozcan las proporciones del desastre que acaba de sufrir. En esta prueba inimaginable, el pueblo americano debe contar con nuestra solidaridad sin reservas.

Deseo añadir que si ayer estos monstruos sin rostro han atacado a los Estados Unidos, mañana pueden sembrar el terror y la muerte en cualquier región del mundo, incluyendo, naturalmente, el continente Europeo. Así pues, mi Grupo coincide plenamente, señora Presidenta, con las declaraciones y las gestiones que usted ha efectuado en nombre nuestro. Estos atentados desoladores constituyen un desafío a toda la comunidad humana, un desafío que deberemos aprender ahora a aceptar. Digo "aprender" ya que si estamos todos de acuerdo en decir que hay que buscar a los culpables y castigarlos, debemos constatar que, por otro lado, los interrogantes que plantea la tragedia de este 11 de septiembre de 2001 superan las certezas. Ahora bien, lo más inadecuado e incluso peligroso, en mi opinión, sería responder ante este fenómeno radicalmente nuevo con ideas obsoletas, que acaban de demostrar cruelmente sus límites. Así, tras este ultraje podemos caer en la gran tentación de desear una respuesta fulminante, pero con consecuencias incalculables. Por otra parte, sí, señor Poettering, tiene usted razón, no prestaríamos un servicio a la paz permitiendo que se identificase unos criminales fanáticos con pueblos enteros, algunos de cuyos representantes acaban precisamente de expresar - a veces con mucha dignidad, con un gran espíritu de responsabilidad - una condena radical de los terroristas, así como su solidaridad con el pueblo americano.

Finalmente, y en general, ya nadie debe olvidar que todos formamos parte del mismo mundo. La más poderosa de las naciones no es invulnerable. Toda la comunidad internacional está obligada a afrontar conjunta y abiertamente los grandes problemas del planeta, las diferencias que se profundizan, los diálogos rotos, los océanos de frustraciones, y a cooperar lo más estrechamente posible para resolverlos durablemente. Esta es, sin duda, la contribución decisiva que Europa puede aportar al mundo para aceptar juntos el desafío de civilización que se nos lanza.

(Grandes aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Pasqua (UEN ). - (FR) Señora Presidenta, señor Primer Ministro, señor Presidente, Señorías, nuestros primeros pensamientos que debemos expresar en este momento son sentimientos de pesar para con las víctimas y de solidaridad con el pueblo americano. La agresión terrorista de que ha sido víctima no va dirigida únicamente al pueblo americano, va dirigida al corazón de la propia democracia. Las democracias son frágiles, y bien sabemos que, cuando se enfrentan a este tipo de acción, les cuesta asumirla con entereza. No obstante, sigo convencido, teniendo en cuenta la historia y la experiencia, de la capacidad del pueblo americano para superar esta prueba, y, en este momento, creo que es importante que nuestra Asamblea le manifieste su solidaridad.

Dicho esto, desearía darle las gracias, señora Presidenta, por haber organizado esta reunión. Mi Grupo la había solicitado, al igual que otros. Me congratulo de que ésta haya tenido lugar. Espero que le siga un debate posterior que nos permita profundizar el examen de los problemas planteados por el terrorismo internacional. Puesto que he tenido la responsabilidad de dirigir la acción contra el terrorismo en mi propio país en dos oportunidades, desearía decir que existe una primera idea falsa que hay que descartar: no hay buenos y malos terroristas, sólo hay terroristas.

(Grandes aplausos)

Y el terrorismo, en la medida en que trata de imponer por la fuerza y mediante actos violentos llevados a cabo por una minoría su punto de vista a una mayoría, no es más que una manifestación del totalitarismo y del fascismo que hemos combatido y que debemos combatir con determinación. Pero la lucha contra el terrorismo supone una movilización permanente. Y es probablemente por haber perdido de vista, en cierto modo, esta noción y esta evidencia por lo que hoy nos encontramos enfrentados a la situación trágica que conocemos en los Estados Unidos. Pienso que los Estados Unidos han cometido el error de creer que estaban libres de sufrir este tipo de acción. Nosotros, desgraciadamente, en Europa, ya lo hemos experimentado: en Alemania, en Italia, en Francia, en España y en muchos otros países. Sabemos que el terrorismo es ciego y que puede golpear en cualquier sitio y en cualquier momento. También sabemos que para luchar contra el terrorismo hace falta una voluntad política, que es necesario afirmar. También es necesaria la cooperación. Si cada Estado quiere conservar para sí las informaciones que ha podido obtener, si no existe ningún tipo de cooperación real entre los servicios correspondientes, iremos entonces al encuentro de otras catástrofes. Si, por el contrario, en el ámbito de los Estados y de la cooperación internacional existe una toma de conciencia, la voluntad de poner en común todas las informaciones de que se pueda disponer, así como la decisión de crear, de una forma u otra, un foro de cooperación permanente capaz de analizar dichas informaciones y proponer las medidas necesarias, entonces podremos oponernos, con probabilidades de éxito, a este tipo de operación.

Desearía, por mi parte, asociarme a lo que se ha expresado en esta Asamblea, en primer lugar por nuestro excelente colega Poettering y por otros oradores, la Sra. Hautala, el Sr. Wurtz. Lo peor sería que, en este momento, nuestras palabras no fuesen consecuentes y propiciásemos una adhesión entre los terroristas y el mundo musulmán. Sería el peor de los errores, la peor estupidez. Por esta razón, naturalmente, no podemos contentarnos, unos y otros, con declaraciones poco sustanciales. Pero pienso, personalmente, que sería importante para toda nuestra Comunidad que los responsables religiosos musulmanes situados al más alto nivel condenaran estos atentados, para demostrar de ese modo que no existe un punto común, una identificación posible, entre los terroristas partidarios de una fe pervertida y la religión musulmana, por la que todos debemos tener el respeto que se merece.

(Grandes aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Dupuis (TDI ). - (FR) Señora Presidenta, me expresaré en nombre de la delegación radical.

Primero desearía dar las gracias a la Presidencia belga por la iniciativa del viernes. Creo que es necesaria sobre todo teniendo en cuenta que, si bien la mayoría de nosotros experimenta una fuerte emoción y una gran compasión por nuestros amigos americanos, otros moderan su emoción y su compasión debido a las hipotéticas represalias de los americanos. Así pues, le doy verdaderamente las gracias. Pienso que existe para nosotros una razón que hoy no se ha mencionado, una razón más para sentir compasión por nuestros amigos americanos, que consiste en que si hoy ellos han sido atacados y no nosotros, quizá también sea debido a la falta de valor de nuestra política, a sus ambigüedades e hipocresías, hipocresías y ambigüedades en las que no cayeron nuestros amigos americanos.

Señor Poettering, usted se refiere, con razón, a la necesidad de hacer frente a las causas del terrorismo, y pienso que sería urgente que la Unión Europea revisase su política, su política de estos cincuenta últimos años, una política que ha sido fundamentalmente racista con respecto al mundo árabe y al mundo islámico, una política que no ha hecho sino apoyar a los peores regímenes en estos países, los peores regímenes del Sr. Saddam Hussein, del Sr. Gadafi, del Sr. Hafiz al-Asad ayer, y hoy de su hijo, una política que tanto en el pasado como en el presente ha sido poco solidaria con los demócratas, como la Sra. Ben Sedrin en Túnez, la Sra. Al-Sadaui en Egipto, el Sr. Ibrahimi en Egipto, como tantos otros que luchan por la democracia en su país. Pienso que la prioridad política urgente para la Unión debería ser la instauración de la democracia en estos países, que es la única manera de romper, de destruir, las bases de retaguardia del terrorismo en dichos países. El terrorismo no procede de la Luna, sino que nace y se desarrolla en estos países que lo fomentan, que con frecuencia lo financian y que ayer provocaron la mayor tragedia ocurrida desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la mayor tragedia terrorista. Pienso - y desearía tranquilizar a la Comisión y al Consejo - que nuestro Parlamento debe operar un cambio. En estos últimos meses el Parlamento ha sido literalmente rehén de criptoestalinistas que lo han desviado hacia posiciones unilaterales demasiado propalestinas que, naturalmente, hoy están relacionadas con la tragedia de nuestros amigos americanos. Hará falta, finalmente, tener el valor de romper tabúes. Tenemos un deber histórico frente a Israel, pero también tenemos un deber con el presente. En esta región del mundo, Israel es la única verdadera democracia. Debemos romper el tabú. Israel debe formar parte de la Unión Europea. Es la única manera de garantizar su seguridad y de garantizar la democracia en dicho país. Pero también es la única manera de resolver el conflicto palestino-israelí, de garantizar unas fronteras seguras para los israelíes y, por tanto, seguras para los palestinos. Creo asimismo, señor Presidente del Consejo, que es intolerable que se siga insultando a las democracias del mundo, y el Sr. Louis Michel, nuestro Presidente en ejercicio, ha sufrido las consecuencias de ello en Durban. Doy las gracias al Sr. Michel por su resistencia y por la lucha encarnizada que ha llevado a cabo en esta Conferencia, pero el comportamiento del régimen sirio en Durban ha sido intolerable. Es necesario que nuestras democracias creen, se organicen en una organización mundial de las democracias, para que ese caparazón vacío que es la ONU pueda recobrar su función inicial: resolver los grandes problemas del mundo.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Bonde (EDD ). - (EN) Señora Presidenta, queridos amigos americanos, nuestra condolencia a las numerosas familias que ahora echan en falta a sus seres queridos. Derramamos lágrimas hoy por quienes han perdido a un hijo o a una hija, a una madre, a un padre, o a ambos. Rezamos por quienes siguen vivos, pero en peligro. Tenemos en el pensamiento al Presidente Bush y a las personas que dirige. Abrigamos la esperanza de que, aun con el dolor de estas terribles atrocidades, la reacción del pueblo americano resulte atenuada por la cordura.

Mientras lloramos, sabemos que no es éste un momento para el odio y la venganza. Es un momento de verdad, un momento de reflexión para todos nosotros. Sólo tenemos un mundo y somos todos responsables de él y de su población. La paz mundial es algo con lo que todos soñamos, pero la amarga experiencia nos ha hecho aprender que no bastó con derribar simplemente el mundo entre el Este y el Oeste. Hemos aprendido que no sólo las superpotencias pueden conseguir los métodos y los medios de destrucción en masa. Grupos pequeños y sin rostro decididos a provocar la destrucción tienen la capacidad para destruir todo nuestro mundo.

La respuesta no es sólo unos mejores servicios de inteligencia y una seguridad más perfeccionada. La vía para la paz mundial es la de laborar por ella respetando los derechos humanos y el derecho a la libre determinación nacional para todos. Debemos luchar contra la tortura, el terrorismo y todos los crímenes contra la Humanidad. Debemos tomarnos en serio el desarrollo sostenible. Debemos ayudar a los pobres, los oprimidos y los impotentes antes de que se vuelvan terroristas desesperados y suicidas. Así como no se puede justificar nunca el terror, así tampoco la opresión, que engendra personas dispuestas a suprimir toda la vida delante de ellas con la apasionada intensidad de su odio.

Debemos colmar el abismo entre Occidente y el resto del mundo, en lugar de luchar unos contra los otros. De ese modo podemos eliminar la raison d'être del terrorismo. Aún es demasiado pronto para prever las enseñanzas que se desprenderán del espantoso acontecimiento del martes, pero no es demasiado pronto para saber que el martes 11 de septiembre de 2001 señaló un momento decisivo en la Historia. Nuestro mundo nunca volverá a ser el mismo. Tenemos el pensamiento puesto en las víctimas de esos horrendos ataques y en quienes sienten pesadumbre por ellas. Ojalá el recuerdo de esos terribles acontecimientos nos recuerde siempre nuestro deber de cuidar más este mundo.

(Vivos aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Berthu (NI ). - (FR) Señora Presidenta, en este día trágico manifestamos nuestra solidaridad y nuestra amistad con el pueblo americano, víctima del más horrible crimen terrorista. Tampoco olvidamos que muchos ciudadanos de los países de Europa trabajaban en las torres del World Trade Center y que es probable que muchos hayan muerto. Somos profundamente sensibles al hecho de que este ataque iba dirigido no sólo contra los Estados Unidos, sino contra todo occidente, del que formamos parte. En efecto, no se trata únicamente de los Estados Unidos, sino que toda la civilización occidental acaba de ser víctima de un acto de guerra, de una guerra nueva, asesina pero inasible, puesto que ya no responde a los criterios tradicionales. Algunos creyeron, tras el hundimiento de la Unión Soviética, que el mundo era menos peligroso y encontraron en ello una excusa fácil para disminuir los esfuerzos en el ámbito de la seguridad. Se trataba de un grave error. Hemos entrado, en realidad, en una nueva era en que el mayor peligro lo constituyen los Estados gamberros , dirigidos por personas a las que el odio y la ideología han hecho perder la razón y han cegado. Peor aún: las organizaciones terroristas no estatales, cuya locura asesina ya no responde a ninguna lógica, son más inasibles que los Estados gamberros . Esta guerra nueva nos obligará a revisar todos nuestros conceptos estratégicos. En primer lugar, Europa deberá entender que ahora es necesario que la seguridad prevalezca frente a la abolición de los controles en las fronteras o fuera de ellas. No insisto en este punto, que ustedes conocen. En segundo lugar, debemos reforzar nuestra lucha contra el terrorismo y contra las organizaciones criminales a través de la cooperación europea, de la cooperación mundial en el ámbito del intercambio de información y de la acción, pero también poniendo, primero, orden en nuestros propios países. No nos atrevemos a imaginar, en efecto, el género de ideas que pueden ser implantadas en otros suelos por los atentados de que acaba de ser víctima la primer potencia del mundo. En tercer lugar, debemos reanudar el esfuerzo de defensa que, como ha ocurrido estos últimos años en mi país, ha disminuido. La amenaza es real y multiforme. La fuerza de reacción rápida creada por los países europeos es una buena idea, con la condición de que se respete más su control democrático, su geometría variable y la libertad de compromiso de los miembros, como ya hemos tenido la oportunidad de decirlo. Pero sobre todo ésta es insuficiente.

Al mismo tiempo que se busca erradicar el terrorismo, como usted lo ha dicho, señora Presidenta, debemos paralelamente sacralizar nuestros territorios para proteger mejor a nuestras poblaciones. Deben utilizarse todos los medios adecuados para sacralizar mejor nuestros territorios. A este respecto, hace algún tiempo el Presidente Bush había impulsado la idea de un escudo antimisiles para los Estados Unidos. Los europeos, por su parte, habían acogido más bien negativamente esta idea. Hoy debemos revisar dicha cuestión. ¿No convendría que Europa también llevase a cabo estudios para poder tener su propio escudo, sola o en cooperación con los Estados Unidos? Esta cuestión debe ser tomada en consideración. Indudablemente, el mismo no serviría de protección contra los atentados como los de ayer, sino contra otros peligros que tenemos el deber de prever. También es indudable que hoy no disponemos de los medios tecnológicos necesarios, pero el hecho de procurar conseguirlos constituiría un reto que merecería ser aceptado. Se trataría de un proyecto de escala europea incuestionable, señora Presidenta, que, sin duda, demostraría de manera patente a los ciudadanos la utilidad de una cooperación respetuosa de las soberanías nacionales e incluso destinada a su protección.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. - Señorías, hoy hemos querido celebrar un acto solemne. Junto con los Presidentes de Grupo, prevemos la posibilidad, la eventualidad, de organizar un gran debate de fondo a partir de nuestro Pleno de la semana próxima. Desearía asimismo expresarles que, naturalmente, acojo muy positivamente la sugerencia que se me ha hecho de colocar un libro de firmas en honor de nuestros colegas del Congreso americano. Dicho libro estará disponible, a la salida del hemiciclo, a partir de mañana a las 10.00 horas.

Desearía dar vivamente las gracias al Sr. Primer Ministro Verhofstadt, dar las gracias al Sr. Ministro Louis Michel, dar las gracias al Sr. Romano Prodi, dar las gracias a todos y anunciarles que se levanta esta sesión extraordinaria.

(Se levanta la sesión a las 18.10 horas)

 
Última actualización: 16 de agosto de 2004Aviso jurídico