Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 3 de septiembre de 2002 - Estrasburgo Edición DO

Promociones de ventas en el mercado interior
MPphoto
 
 

  Montfort (NI ).(FR) Señor Presidente, toda libertad se basa en un equilibrio. La libertad económica se basa en un equilibrio entre los intereses de los consumidores y los de los empresarios y distribuidores. Esta libertad se perderá, desde luego, si introducimos una desigualdad que beneficie a una u otra parte. Eso es simplemente lo que la Comisión ha tratado de hacer con el engañoso pretexto, una vez más, de la obligada armonización.

Al tratar de suprimir las restricciones sobre las promociones de ventas impuestas por los Estados miembros, la Comisión está eliminando las medidas de seguridad esenciales que las legislaciones nacionales han implantado para proteger los intereses de los consumidores, los pequeños productores y los minoristas. La reventa por debajo del coste o la liberalización de los períodos y las condiciones de venta desembocarán en unas prácticas comerciales peligrosas e irresponsables, que con el tiempo terminarán por deteriorar nuestras economías. Además, la introducción del euro no debe utilizarse como excusa para subir los precios.

Por consiguiente, no puedo más que acoger con satisfacción las enmiendas que han sido adoptadas en las distintas comisiones parlamentarias que han participado en la elaboración de este texto y que siguen respetando las legislaciones nacionales en este campo. La armonización a la baja, que es lo que parece desear la Comisión, va en contra del sentido común y de la solvencia empresarial de los operadores económicos, en particular de los más frágiles. Los pequeños comercios y las pequeñas empresas constituyen la fuerza motriz que impulsa nuestra economía. Creo que es necesario insistir en esto y reiterar que, sin ellos, la diversidad de la oferta y la garantía de calidad desaparecerían. Además, también son importantes para alcanzar un equilibrio social y económico en nuestra sociedad. Tenemos que tratar de no alterar ese equilibrio, puesto que nadie saldría beneficiado, ni en nuestra calidad de consumidores, ni en nuestra calidad de políticos.

 
Última actualización: 27 de julio de 2004Aviso jurídico