Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

Artículo
 

Retrato robot del buen eurodiputado

Elecciones 2009 - Instituciones - 15-04-2009 - 12:22
Compartir
"Un buen eurodiputado tiene que saber escuchar y ser receptivo"

"un buen eurodiputado tiene que saber escuchar y ser receptivo"

Capacidad de negociación, unos valores claros y conocimiento de idiomas son algunas de las tres características que debería tener un eurodiputado, en opinión de algunos de los actuales miembros del Parlamento Europeo. Saber escuchar y aceptar otros puntos de vista fueron otras de las cualidades con las que varios parlamentarios dibujaron el retrato robot del eurodiputado ideal.

Para el joven europarlamentario español del Partido Popular Europeo Daniel Bautista, los eurodiputados "deben conocer muy bien no sólo el funcionamiento de las instituciones europeas, sino también tener una visión general de las cosas en Europa desde un punto de vista político y cultural". Bautista también considera importante "un carácter abierto, y ser capaz de negociar con eurodiputados de otros países y grupos políticos", al igual que "hablar al menos un idioma extranjero".
 
Abrirse paso entre los obstáculos
 
La socialista británica Arlene McCarthy opina a su vez que "un buen eurodiputado tiene que saber escuchar y ser receptivo a los distintos temas y preocupaciones, identificando cómo puede Europa ser parte de la solución" para después "trabajar abriéndose paso entre los obstáculos nacionales y políticos, para obtener resultados".
 
La también presidenta de la comisión de Mercado Interior del Parlamento Europeo agrega que "el poder popular puede ganar mucho con el apoyo y la dedicación de un buen eurodiputado".
 
Estar al día
 
Por su parte, el socialista sueco Jan Andersson, presidente de la comisión parlamentaria de Empleo, considera que la actitud del eurodiputado es fundamental. Así, subraya que "un buen europarlamentario es entusiasta, se mantiene al día de los dossier más importantes y sabe escuchar el punto de vista de los demás". También piensa que el miembro ideal de la Eurocámara "debe tener unos claros valores, saber lo que quiere y no tener miedo de defender su opinión con firmeza", para lo cual tendría que "mantener buenas relaciones con otros eurodiputados para llegar a un acuerdo satisfactorio".
 
A su vez, la socialista eslovena Romana Jordan Cizelj opina que es importante tener un buen conocimiento del área que se vaya a cubrir en la Eurocámara, un conocimiento que sería positivo combinar con "creatividad y diligencia". "Hay que ser comunicativo y tener una actitud positiva hacia el trabajo de los demás", agrega.
 
Idealismo
 
Paul Rübig, eurodiputado austríaco del grupo del Partido Popular Europeo que se encargó del informe parlamentario sobre uso del teléfono móvil en itinerancia, afirma que el eurodiputado modelo debe "darse cuenta de los problemas y trabajar por solucionarlos". "Hace falta mucho idealismo para seguir trabajando en la construcción de esta Europa", continúa, mostrando su satisfacción "por formar parte de esta historia de toma de decisiones y de lo que Europa está construyendo".
 
Flexibilidad y experiencia
 
El ex Primer Ministro de Estonia, ahora eurodiputado del grupo del Partido Socialista Europeo, Andres Tarand, puntualiza que la experiencia en la Eurocámara es diferente para los diputados procedentes de Estados miembros "nuevos" o "antiguos". Desde su punto de vista, "es mejor que sea gente joven, que habla mejor idiomas y es muchas veces más flexible", aunque matiza que también es importante la experiencia que ex Presidentes de gobierno o antiguos Primeros Ministros pueden aportar al Parlamento Europeo. Lo fundamental es "que todos los miembros del Parlamento sean activos".
 
En sólo unas semanas los ciudadanos europeos tendrán la oportunidad de decidir cómo deben ser quiénes ocuparen los escaños de la Eurocámara durante los próximos cinco años. ¡No deje pasar la oportunidad, haga oír su voz a través de su voto!
 
Ref.: 20090403STO53401