Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Textos aprobados
PDF 80k
Jueves 13 de febrero de 2003 - Estrasburgo Edición definitiva
Situación de los derechos humanos en Zimbabwe
P5_TA(2003)0066B5-0112, 0142, 0148 y 0151/2003

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación de los derechos humanos en Zimbabwe

El Parlamento Europeo ,

–  Vistas sus anteriores resoluciones de 13 de abril de 2000(1) , 18 de mayo de 2000(2) , 6 de julio de 2000(3) , 15 de marzo de 2001(4) , 6 de septiembre de 2001(5) , 13 de diciembre de 2001(6) , 14 de marzo de 2002(7) , 4 de julio de 2002(8) y 5 de septiembre de 2002(9) sobre la situación en Zimbabwe,

A.  Considerando que la Posición común de la Unión Europea de 18 de febrero de 2002 (que se deberá renovar el 18 de febrero de 2003) introdujo sanciones específicas contra el régimen de Mugabe al reconocer el agravamiento de la represión ejercida contra la población de Zimbabwe, incluyendo la prohibición a los dirigentes del ZANU-PF de entrar en territorio de la UE,

B.  Considerando que la represión política en Zimbabwe se ha intensificado y que el líder de la oposición, Morgan Tsvangirai, del Movimiento para el Cambio Democrático (MCD), su Secretario General, Welshman Ncube, así como el diputado Renson Gasela han sido procesados recientemente en Zimbabwe bajo la falsa acusación de traición,

C.  Considerando que Zimbabwe ha dejado de ser un país democrático ya que las elecciones, tanto las parlamentarias como las presidenciales y las locales, se han caracterizado por la intimidación, la represión, el fraude electoral y la violencia política fomentada por el Estado, y se violan sistemáticamente los derechos humanos fundamentales,

D.  Considerando que 7,2 millones de habitantes –más de la mitad de la población- se encuentran al borde de la inanición, y que se niega alimentos controlados por el Gobierno a todos aquellos que no presenten una tarjeta de miembro del ZANU-PF,

E.  Considerando que la situación económica general está empeorando drásticamente, con un desempleo del 70%, una inflación superior al 100% y una reducción a la mitad del cultivo de tierras con respecto al pasado,

F.  Considerando que los partidarios del MCD que han sido detenidos, incluidos los diputados, están denunciando tácticas cada vez más violentas por parte de la policía durante los interrogatorios, incluida la tortura, en particular, las palizas, las descargas eléctricas y el envenenamiento,

G.  Considerando que la milicia juvenil de Mugabe goza de inmunidad pese a los numerosos casos de intimidación y violencia infligidos contra civiles inocentes,

H.  Considerando que se ha invitado a Mugabe a asistir a la Cumbre Franco-Africana, que se celebrará en París el 19 de febrero de 2003,

I.  Considerando que el Parlamento Europeo ha pedido con firmeza el aumento de las sanciones y la obligatoriedad de su cumplimiento, así como otras medidas con el fin de hacer más eficaz la acción internacional contra el régimen de Mugabe,

J.  Considerando que los próximos acontecimientos, en particular, la revisión del estatuto de Zimbabwe en la Commonwealth, el modo de ejecutar las sanciones de la Unión Europea en relación con la Cumbre UE-África y el esperado análisis de las Naciones Unidas sobre la situación en Zimbabwe, serán cruciales para presionar al régimen de Mugabe,

K.  Considerando que Sudáfrica en particular, en calidad de vecino más poderoso y socio económico de Zimbabwe, tiene la oportunidad y la responsabilidad de demostrar su liderazgo para contribuir a un cambio positivo que urge llevar a cabo en Zimbabwe,

L.  Considerando que la Unión Europea se ha comprometido a mantener estrechas relaciones con sus socios ACP y a colaborar con ellos y con la comunidad internacional para encontrar un enfoque común para el restablecimiento de la democracia y el fin del sufrimiento del pueblo de Zimbabwe,

M.  Considerando que las naciones africanas no deben permitir que sus relaciones con los países de la Unión Europea se vean perjudicadas por el régimen de Mugabe, y que, por consiguiente, interesa a la Unión Africana y a la SADC adoptar medidas urgentes junto con el resto de la comunidad internacional para lograr un rápido cambio positivo para Zimbabwe,

N.  Considerando que una parte importante del informe del Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre la explotación ilegal de los recursos naturales y otras formas de riqueza de la República Democrática del Congo, de octubre de 2002, se refiere al papel ilegal de los grupos de interés de Zimbabwe, respaldados por el Gobierno, y demuestra de modo alarmante cómo las acciones de los corruptos secuaces de Mugabe repercuten no sólo en su propia gente sino también en los países vecinos, y que en este informe se citaba al Presidente del Parlamento de Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa,

O.  Considerando que dirigentes del régimen de Mugabe han logrado burlar la prohibición de entrar en la Unión Europea, y que el Consejo no ha sido capaz de evitarlo,

P.  Considerando que el propio Parlamento Europeo adoptó medidas en noviembre de 2002 para negar el acceso a sus instalaciones a dos ciudadanos de Zimbabwe, sobre los que pesaba una prohibición pero a los que las autoridades belgas habían concedido visados,

1.  Condena la falta de coherencia de la política de la Unión Europea, y pide al Consejo y a los Gobiernos de los Estados miembros que no concedan exenciones al régimen de sanciones de la propia UE;

2.  Pide al Consejo que, en la revisión de la Posición común de 18 de febrero de 2002, garantice que continúan sin interrupción y sin excepción las sanciones contra el régimen de Mugabe, y que indique claramente cómo debe aplicarse la prohibición de visado a los miembros del ZANU-PF;

3.  Insiste en que se retiren los cargos contra Morgan Tsvangirai, Welshman Ncube y Renson Gasela, falsos y sin fundamento, y en que cese toda violencia e intimidación sistemáticas contra los opositores al régimen de Mugabe;

4.  Pide que se proceda a la elección libre y justa de un gobierno representativo, mediante elecciones debidamente organizadas y controladas por la comunidad internacional, que deberán celebrarse a la mayor brevedad;

5.  Condena la utilización de la ayuda alimentaria como arma política contra los que apoyan a la oposición; pide al Gobierno de Zimbabwe que garantice la distribución de alimentos a la población, independientemente de su filiación política, y pide a la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, que adopte un enfoque más intervencionista en la distribución de alimentos y proporcione protección para una entrega de alimentos segura y justa a aquellos que lo necesitan y que colabore con los países vecinos de Zimbabwe que tienen que hacer frente al problema de los refugiados;

6.  Pide a las Naciones Unidas que nombre un Ponente Especial encargado de investigar la situación de los derechos humanos en Zimbabwe;

7.  Pide al Consejo y a la Comisión que amplíen las actuales sanciones e imponga sanciones a quienes, en el medio empresarial, son responsables de la financiación del régimen del ZANU-PF; pide la introducción de medidas adicionales, incluida la rescisión de los derechos de residencia en Europa a quienes estén afectados por las sanciones de la Unión Europea y la suspensión del derecho de los miembros de sus familias a acceder al mercado de trabajo y a instituciones educativas en la UE;

8.  Pide una vez más al Consejo y a la Comisión que proporcionen más información sobre la congelación de las cuentas bancarias de aquellos que estén sujetos a sanciones de la Unión Europea;

9.  Pide que se analice la posibilidad de imponer sanciones más amplias al régimen de Zimbabwe, que incluyan el boicot a acontecimientos deportivos y culturales internacionales, pero sin adoptar ninguna medida que conduzca a un aumento del sufrimiento de la población de Zimbabwe;

10.  Elogia el coraje de los jugadores de criquet de Zimbabwe Andy Flower y Henry Olonga, que han desafiado a Mugabe, y la posición adoptada por el equipo inglés de criquet, que se ha negado a jugar en Zimbabwe;

11.  Pide una mayor sensibilización de la Unión Europea y sus socios ACP así como de la comunidad internacional en general por lo que respecta al deseo manifestado por el MCD de que se cumplan rigurosamente las sanciones de la UE, incluida la petición del Presidente del MCD, Morgan Tsvangirai, de aplicar rigurosamente la prohibición de visado;

12.  Critica la invitación a Mugabe para que asista a la Cumbre Franco-Africana en febrero de 2003;

13.  Insiste en que el Consejo deniegue el visado a Mugabe y a otros ciudadanos de Zimbabwe afectados por esta prohibición para asistir a la Cumbre UE-África de Lisboa, y lamenta que, una vez más, los problemas ocasionados por el régimen de Mugabe estén poniendo en peligro una oportunidad para el diálogo UE-África;

14.  Pide que, de conformidad con el Acuerdo de Cotonú, las cuestiones en materia de buena gobernanza y de promoción de los derechos humanos y del Estado de Derecho, en particular en Zimbabwe, figuren en todos los debates de la Unión Europea en los países de África y sus organizaciones regionales, y que no queden como algo reservado exclusivamente al diálogo con el África Meridional;

15.  Insta al Presidente Mbeki de Sudáfrica, actual Presidente de la Unión Africana, y al Presidente Dos Santos, en su calidad de Presidente de la SADC, a que tomen la iniciativa de presionar a Zimbabwe mediante iniciativas regionales eficaces y exijan nuevas elecciones presidenciales en Zimbabwe bajo control internacional;

16.  Insta a la Commonwealth a que renueve la suspensión de Zimbabwe;

17.  Rechaza toda sugerencia en el sentido de que la sustitución del Presidente Mugabe por Emmerson Mnangagwa solucionaría todos los problemas de Zimbabwe, ya que este último es claramente responsable del estado de la economía de Zimbabwe y de su administración, y está implicado en violencia política y en fraudes electorales;

18.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros, al Consejo ACP-UE, al Gobierno y al Parlamento de Zimbabwe, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Secretario General de la Unión Africana y al Secretario General de la SADC.

(1) DO C 40 de 7.2.2001, p. 425.
(2) DO C 59 de 23.2.2001, p. 241.
(3) DO C 121 de 24.4.2001, p. 394.
(4) DO C 343 de 5.12.2001, p. 304.
(5) DO C 72 E de 21.3.2002, p. 339.
(6) DO C 177 E de 25.7.2002, p. 305.
(7) P5_TA(2002)0131.
(8) P5_TA(2002)0376.
(9) P5_TA(2002)0412.

Última actualización: 6 de mayo de 2004Aviso jurídico