Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2006/2267(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0067/2007

Textos presentados :

A6-0067/2007

Debates :

PV 28/03/2007 - 14
CRE 28/03/2007 - 14

Votaciones :

PV 29/03/2007 - 8.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0097

Debates
Miércoles 28 de marzo de 2007 - Bruselas Edición DO

14. El futuro de Kosovo y el papel de la UE (debate)
PV
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0067/2007) del señor Lagendijk, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, sobre el futuro de Kosovo y el papel de la UE (2006/2267(INI)).

 
  
MPphoto
 
 

  Joost Lagendijk (Verts/ALE), ponente. – (NL) Señora Presidenta, Señorías, si estudiamos la posición adoptada por esta Cámara en relación con Kosovo desde 1999, en mi opinión solo hay una conclusión posible. El informe actual es la culminación lógica de un largo proceso de deliberación en esa Cámara, en el que en los últimos dos años hemos llegado a dos conclusiones principales.

La primera conclusión es que mantener el status quo actual en Kosovo no es una opción, dado que sería absolutamente indeseable. La segunda es que, nos guste o no, es inevitable que Kosovo llegue a gozar de cierta forma de independencia, aunque la definición precisa de la misma es discutible.

En mi informe he intentado resumir el efecto que esta posición general, esta conclusión general, tendrá en la práctica. En otras palabras, según esta Cámara ¿cuál es el resultado más deseable de las deliberaciones en el Consejo de Seguridad sobre el estatuto de Kosovo?

Permítanme que resalte algunos puntos clave. Kosovo debe tener acceso a instituciones como el Banco Mundial y el FMI para poder resolver de una vez sus problemas económicos y hacer que su economía salga del bache.

En segundo lugar, hay que conservar el carácter multiétnico de Kosovo. De momento, la mejor forma es mantener la presencia internacional, tanto militar como civil, de la Unión Europea, en otras palabras. Esto me permite deducir que la Unión Europea tiene un papel esencial que desempeñar una vez se haya establecido este estatuto. Es la Unión Europea –es decir, nosotros– quien debe asegurarse de que las autoridades kosovares conduzcan a su país hacia un Estado multiétnico democrático que pueda unirse finalmente a la Unión Europea y, siempre que se nos informe suficiente y oportunamente, en el Parlamento estamos dispuestos a poner a su disposición el presupuesto necesario para esta función, para esta tarea.

Finalmente, Kosovo es un caso único debido a la intervención de la OTAN en 1990, pero sobre todo debido a que esa parte de Serbia ha estado bajo la tutela de las Naciones Unidas durante casi ocho años. Esto significa también que las salidas de la situación actual, que se buscan ahora, son únicas y no se pueden utilizar para resolver conflictos en ninguna otra parte del mundo.

Hasta aquí seguramente la mayoría de esta Cámara está de acuerdo conmigo. Lo que ocurrió la semana pasada es que el debate sobre este informe no se centró en el contenido que acabo de perfilar, sino en la cuestión de qué etiqueta debe llevar la solución deseada, en otras palabras, qué denominación queremos utilizar para describir esta situación óptima tras la independencia. ¿Es independencia supervisada, soberanía supervisada o deberíamos quizás dejar de utilizar etiqueta alguna?

Para quienes de momento desean reservarse la opinión respecto a cómo debería describirse la situación, quiero decirles que, tal como yo lo veo, es sumamente importante que la Unión Europea hable con una sola voz y presente un frente unido, no solo aquí, en Bruselas, sino también en el Consejo de Seguridad de Nueva York y también en esta Cámara. Si estamos de acuerdo con el objetivo final ¿por qué no decirlo? Eso influirá favorablemente en las difíciles deliberaciones de Bruselas y Nueva York, y hace más difícil que Rusia, el gran adversario de una posible independencia, enfrente a los Estados miembros de la Unión Europea unos contra otros.

Otro argumento en contra de hablar claramente ahora es la cuestión de por qué somos nosotros, esta Cámara, quien debe allanar el camino, de por qué debemos ser la primera institución europea que se expresa tan claramente sobre el resultado final, y hablando de esto me gustaría decir que, desde el pasado lunes, alguien más ha asumido el liderazgo, y me refiero al señor Ahtisaari, el enviado especial del Secretario General, quien dice en su recomendación al Consejo de Seguridad que «el estatuto de Kosovo debería ser una independencia supervisada por la comunidad internacional».

El Secretario General de las Naciones Unidas, el señor Ban Ki-Moon, ha apoyado con firmeza esta conclusión. En otras palabras, hay otros líderes, y creo que es correcto que esta Cámara exprese nuestros deseos. Esto significa que debemos apoyar la recomendación de Ahtisaari expresando claramente, en nuestra opinión, que el mejor resultado del proceso sería la soberanía supervisada.

Los que formamos esta Cámara somos parlamentarios, políticos. No somos diplomáticos. Me complacería mucho poder contar con su apoyo a mi informe en el pleno de mañana. No descansaré hasta que el Parlamento diga claramente cuál debería ser en nuestra opinión el resultado final. Y, tal como yo lo veo, es la soberanía supervisada por la UE. Tanto los kosovares como los serbios, y los ciudadanos europeos, tienen derecho a la claridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Gloser, Presidente en ejercicio del Consejo. (DE) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, señor Lagendijk, el proceso para determinar el futuro estatuto de Kosovo –que actualmente es el problema político más urgente en los Balcanes Occidentales– se acerca a su fase final decisiva. El 26 de marzo, el Secretario General de las Naciones Unidas remitió la propuesta de acuerdo sobre el estatuto de Kosovo de su Enviado Especial, Martti Ahtisaari, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York. El 3 de abril, el Enviado Especial explicará dicha propuesta en persona a los miembros del Consejo de Seguridad.

El 12 de febrero, los Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea estudiaron detenidamente la solución propuesta en el Consejo. Al expresar su pleno apoyo al señor Ahtisaari, observaron que el acuerdo de estatuto propuesto pretendía promover en Kosovo una sociedad multiétnica y democrática basada en el Estado de Derecho. Asimismo expresaron su convicción de que las propuestas del Enviado Especial sientan las bases para el desarrollo económico y político sostenible en Kosovo y contribuirán al refuerzo de la estabilidad en la región.

Belgrado y Pristina celebraron otras rondas de conversaciones acerca de las propuestas durante los meses de febrero y marzo, en primer lugar entre expertos y más tarde, el 10 de marzo, en el máximo nivel político.

A resultas de las conversaciones, el señor Ahtisaari reforzó todavía más algunas de las disposiciones, ya de por sí bastante estrictas, relativas a la protección de los serbios de Kosovo y de la Iglesia Ortodoxa serbia.

No obstante, en su conjunto, las conversaciones revelaron la imposibilidad de reconciliar las diferencias entre ambas partes. Pristina aprobó finalmente el paquete del estatuto, mientras que Belgrado lo rechazó. Más adelante, el 10 de marzo el señor Ahtisaari declaró finalizadas las conversaciones y anunció su intención de enviar inmediatamente su propuesta de acuerdo de estatuto al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, e hizo bien, en opinión de la Presidencia. Después de todo, incluso si las negociaciones se prolongaran durante semanas o meses, Belgrado y Pristina no se acercarían a ninguna solución de compromiso que contara con el apoyo de ambas partes, tal y como se ha demostrado en un año de negociaciones directas. Al contrario, en la última ronda de negociaciones, las posturas de ambas partes se habían atrincherado todavía más.

La presentación de la propuesta de acuerdo al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el pasado lunes situó el proceso del estatuto de Kosovo en su fase final decisiva.

Como acaba de señalar el señor Lagendijk, es esencial que la UE inaugure esta fase presentando un frente unido de cara al exterior y hablando con una sola voz. Cuanto más visible sea la unidad de la UE, menos riesgo habrá de que se produzca un bloqueo permanente en el Consejo de Seguridad. La Presidencia de la Unión Europea confía en que el Consejo de Seguridad asuma su responsabilidad y espera que apruebe de la propuesta oportunamente.

Quisiera decir unas pocas palabras sobre el futuro papel de la UE en Kosovo.

La UE está dispuesta a adoptar un papel destacado en la implementación del acuerdo sobre el estatuto. El trabajo realizado por la UE para preparar nuestra contribución a una presencia internacional en Kosovo tras la resolución de la cuestión del estatuto está progresando a buen ritmo.

Los preparativos de la Unión Europea se centran en los tres ámbitos siguientes: en primer lugar, el apoyo a la presencia civil internacional propuesta. El equipo preparatorio de la UE está trabajando a escala local y en estrecha cooperación con la KFOR, la UNMIK y los líderes de Kosovo sobre los preparativos previstos para el establecimiento y la inauguración de la Oficina Civil Internacional (OCI).

En segundo lugar, nuestro trabajo se centra en los preparativos de la misión de la PESD en materia de Estado de Derecho. A este respecto ya hemos realizado un gran progreso. Esperamos que la UE reciba un mandato que incluya la supervisión y la asistencia a las autoridades locales con orientaciones y consejos en el ámbito más amplio del Estado de Derecho. Asimismo esperamos que el mandato incluya poderes ejecutivos en algunos ámbitos relacionados con la policía, entre ellos el mantenimiento del orden público en caso de disturbios y reuniones de personas–, el poder judicial y las aduanas. Nuestra planificación es flexible y se adaptará a la evolución de la situación en caso necesario.

En tercer lugar, los trabajos preparatorios se centran en la definición de las perspectivas de adhesión de Kosovo a la UE y en el apoyo a su desarrollo económico y social.

En este contexto, acogemos con satisfacción el interés del Parlamento con respecto a Kosovo, que también queda reflejado en este proyecto de informe. El informe del señor Lagendijk sobre el futuro de Kosovo y el papel de la Unión Europea representa una valiosa contribución a los esfuerzos internacionales destinados a promover una solución duradera para la cuestión de Kosovo.

Quiero terminar reiterando que el proceso de resolución del estatuto de Kosovo está entrando en una fase decisiva. Esto significa que la Unión Europea se enfrenta a un doble reto. En primer lugar, mantener la unidad en su búsqueda de una solución duradera para Kosovo, Serbia y la totalidad de la región, junto con sus socios internacionales, y en segundo lugar, intensificar sus preparativos para apoyar los esfuerzos internacionales a fin de implementar el estatuto de Kosovo.

El acuerdo sobre el estatuto de Kosovo representa el punto final de la disolución de la antigua Yugoslavia. Se trata de un caso único, y como tal, no puede sentar un precedente para otros «conflictos congelados». El acuerdo sobre el estatuto es un requisito fundamental para la estabilidad de Kosovo, Serbia y el conjunto de la región. Como han demostrado los conflictos de los años noventa, la estabilidad sostenible de los Balcanes Occidentales es una cuestión central, por no decir vital, para la seguridad europea. Como en otros ámbitos, nuestra unidad es clave para lograr una solución duradera.

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, Señorías, permítanme en primer lugar dar las gracias y felicitar al ponente, el señor Lagendijk, y a los diputados por su labor sustancial e intensa en torno a este informe.

Como he dicho anteriormente, el informe y la propuesta del Enviado Especial, el señor Ahtisaari, se entregaron al Consejo de Seguridad el lunes. Me uno al Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y a la Presidencia de la Unión Europea en el apoyo al informe y la propuesta presentados por el señor Ahtisaari.

Creo que todos estaremos de acuerdo en que, en un mundo ideal, ambas partes habrían llegado a un compromiso aceptable entre ellas. En los últimos 14 meses de negociaciones se ha encontrado un terreno común en varios aspectos prácticos del arreglo. Lamentablemente, Belgrado y Pristina han mantenido posiciones diametralmente opuestas en la cuestión central del estatuto propiamente dicho.

La propuesta del señor Ahtisaari está concebida para fomentar la construcción de una sociedad democrática multiétnica en Kosovo, basada en el Estado de Derecho. Dicha propuesta incluye disposiciones de gran alcance, encaminadas a asegurar el futuro de todas las comunidades de Kosovo, al igual que la protección de los lugares religiosos y el patrimonio cultural.

Como ha subrayado con razón el señor Lagendijk, la esencia de una decisión sobre Kosovo es la unidad europea, aquí y en Nueva York. Tenemos que apoyar al señor Ahtisaari y su propuesta con firmeza y coherencia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidos. No se conseguirá nada retrasando la decisión. Las Naciones Unidas llevan administrando Kosovo durante ocho años y está claro que la situación actual es insostenible. Por ello, espero que el Consejo de Seguridad esté a la altura de sus responsabilidades en el espíritu de un multilateralismo responsable y pueda concluir el proceso en breve y con éxito.

Una vez resuelta la cuestión del estatuto, comenzará la fase de implementación, que sin duda comportará su propia génesis. También en esta vertiente la UE debe actuar unida. La UE tiene que desempeñar el liderazgo tanto en la realización de misiones civiles internacionales como en el apoyo de las perspectivas europeas de Kosovo. Este aspecto exige el despliegue de todos nuestros instrumentos y bastantes recursos. En los Balcanes occidentales y en Kosovo no tenemos una estrategia de salida, solo con una estrategia de entrada.

Permítanme subrayar que la responsabilización local y la asociación con la comunidad internacional es la clave del éxito de la implementación del estatuto. La Unión Europea y sus socios internacionales no pueden suplir los esfuerzos del propio Kosovo, ni en voluntad política ni en recursos. Pero podemos ayudar, y la solución del estatuto no vendrá a cambio de nada.

Las necesidades financieras de Kosovo tras la concesión del estatuto todavía no pueden conocerse en su totalidad, pero las estimaciones tempranas sugieren que podría necesitarse una ayuda internacional de alrededor de 1 300 a 1 500 millones de euros durante los tres primeros años posteriores a la sanción del estatuto.

Habrá cuatro ámbitos principales por cubrir: la parte de la deuda yugoslava que corresponde a Kosovo, el coste de la implementación del estatuto, las necesidades de desarrollo económico y el coste de la presencia internacional, incluida la misión prevista de la PESD, que se espera que sea la misión civil en materia de gestión de crisis más amplia que habrá realizado jamás la Unión Europea. La presencia global de la Unión Europea en Kosovo se situará probablemente en torno a 1 500 o 2 000 agentes internacionales.

Todos sabemos que la Unión Europea se enfrenta actualmente a importantes retos en materia de política exterior en otros escenarios, entre ellos Oriente Próximo, Afganistán y Darfur. Kosovo no es la única prioridad de financiación. Pero Europa tiene una responsabilidad especial para con Kosovo, puesto que está junto a nuestras fronteras y será territorio nuestro en el futuro. En la reunión de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE que se celebrará en Bremen el viernes, la reunión de Gymnich, insistiré en que los recursos no pueden proceder únicamente del presupuesto de la UE. Los Estados miembros de la UE y nuestros socios de la comunidad internacional deben compartir la responsabilidad. La Comisión reunirá un paquete de financiación que refleje la escala de nuestra responsabilidad. Cuento con su apoyo para este fin, porque es necesario un apoyo firme por parte de la autoridad presupuestaria para reunir un paquete de financiación creíble.

Unas últimas palabras sobre Serbia: permítanme asegurarles que la UE sigue defendiendo plenamente las perspectivas serbias de adhesión a la UE. Estamos dispuestos a colaborar con un nuevo Gobierno en pos de este objetivo. Ahora le corresponde al nuevo Gobierno de Serbia cumplir las condiciones necesarias para reanudar las negociaciones en torno a un acuerdo de estabilización y asociación con la Unión Europea.

Un compromiso firme con Serbia es esencial para llevar el proceso del estatuto a buen puerto. Una Serbia que confíe en su futuro europeo recibirá ayuda para superar el legado del pasado.

 
  
MPphoto
 
 

  Erika Mann (PSE), ponente de opinión de la Comisión de Comercio Internacional.(DE) Señora Presidenta, voy a comentar solo algunos puntos debatidos en la Comisión de Comercio Internacional. He visitado personalmente ambas partes de Kosovo –tanto Pristina como Mitrovica– en repetidas ocasiones y me hallo en condiciones relativamente buenas para evaluar la situación. Nuestra preocupación particular es que se realice un análisis minucioso de la situación económica y comercial, pues creemos que la estabilidad económica es el único modo de lograr la seguridad a largo plazo en el conjunto de la región.

La situación es extremadamente problemática. Las infraestructuras son muy frágiles; las industrias clave necesitan una modernización y una renovación completas. Existen PYME muy innovadoras, pero precisan mucho más apoyo financiero, y hay un sector de la población muy joven que necesita empleo y debe integrarse. Todo esto es posible únicamente en el marco de la integración en la UE, no en el sentido de una solicitud inmediata de adhesión de Kosovo a la UE, sino en el sentido del pleno desarrollo del concepto de zonas de libre comercio, en particular en una zona que funcione realmente. Al fin y al cabo, ya se han firmado acuerdos con muchos países balcánicos, pero estos acuerdos deben ser realmente operativos.

También defendemos firmemente que la excelente labor realizada por la UE hasta la fecha en el ámbito del cuarto pilar, en concreto, se traslade a las nuevas estructuras, de manera que los sistemas no necesiten una renovación total.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (DE) Señora Presidenta, en 1912, Kosovo, una región con un 90 % de población albanesa, fue anexionado a Serbia sin celebrar un referendo. Conoció un destino con muchos altibajos hasta que a finales de la década de los ochenta el criminal de guerra Slobodan Milošević revocó la autonomía de Kosovo en la Constitución yugoslava. Se instaló un brutal régimen de segregación étnica: se prohibió a los albaneses asistir a los parvularios, los colegios y las universidades, así como practicar una profesión. Llegaron a prohibirles el acceso a las piscinas públicas. El sistema era inconcebiblemente cruel, como pude ver con mis propios ojos.

A esto siguió la expulsión masiva de 1998, frenada únicamente tras la intervención de la OTAN, y para entonces la mayoría de la población ya había sido expulsada del país. Las Naciones Unidas establecieron una administración y ahora estamos en el umbral de un nuevo comienzo. ¿Cómo puede presentarse el futuro? Si cumplimos con nuestro deber, si resolvemos la cuestión del estatuto con rapidez, de manera consensuada y al unísono, y si la Unión Europea se responsabiliza de la presencia internacional en Kosovo, el país podría convertirse en poco tiempo en una democracia multiétnica en que las minorías tendrán derechos más amplios que en cualquier otra parte del mundo. Después de todo, el informe Ahtisaari incluye el acuerdo más amplio del mundo con respecto a las minorías, ofreciendo perspectivas económicas, por supuesto, pero también la perspectiva de adhesión a la UE.

Estoy de acuerdo con la señora Mann en que el país ha estado desatendido durante décadas. Necesita inversiones para beneficiar a una población joven y desempleada, y esto se conseguirá únicamente cuando la cuestión del estatuto se haya resuelto, cuando exista seguridad jurídica –motivo por el cual tenemos que centrarnos en la justicia y en los asuntos de interior– y cuando el país esté en paz y disfrute de buenas relaciones de vecindad con Serbia.

Solo me queda pedir una cosa a los políticos serbios: el General de Gaulle habló una vez de la «paix des braves», la paz de los valientes. Tanto serbios como albaneses disfrutarían entonces de un buen futuro europeo común como pueblos vecinos europeos…

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Csaba Sándor Tabajdi, en nombre del Grupo del PSE.(FR) Señora Presidenta, Señorías, quiero felicitar al ponente, el señor Lagendijk, por su excelente informe. La resolución del problema de una gobernanza estable, sostenible y viable para Kosovo reviste una importancia vital para la estabilidad de los Balcanes Occidentales en su conjunto. Esta forma de gobierno no tendría precedentes desde la II Guerra Mundial; de hecho, desde el tratado de paz de París, desde el punto de vista de los posibles cambios de fronteras.

La Unión Europea tiene y seguirá teniendo una responsabilidad crucial y concreta sobre la presencia internacional en el territorio de Kosovo, en sustitución de las Naciones Unidas. Se trata de la prueba más importante para la Política Exterior Común de la Unión Europea, que actualmente se halla en fase de desarrollo.

La solución que se aplique ha de ser justa y equilibrada. La comunidad internacional no puede dar preferencia a una de las partes –los albanokosovares– mientras castiga a la otra, es decir, a los serbios. Es preciso encontrar una solución justa. Cuando el Consejo de Seguridad decida el estatuto definitivo de Kosovo, habrá que considerar los problemas planteados por el efecto de dicho estatuto en toda la región, en la estabilidad de toda Europa Central, en la situación en Serbia y en el establecimiento de un nuevo Gobierno serbio.

El informe del señor Lagendijk cuenta con el apoyo de los socialistas, y también aprobamos el Plan Ahtisaari, que es una base excelente, pero no será la Unión Europea la que decida el estatuto definitivo de Kosovo; la responsabilidad de ese asunto corresponde al Consejo de Seguridad. Los socialistas creemos que después de que el Consejo de Seguridad haya tomado su decisión, el estatuto definitivo tendrá que incluirse en los documentos del Parlamento Europeo. Señorías, los socialistas felicitamos al señor Lagendijk y pedimos a la Cámara que apoye nuestra propuesta a fin de posponer la definición del estatuto definitivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Lapo Pistelli, en nombre del Grupo ALDE. – (IT) Señora Presidenta, Señorías, aunque la Unión Europea no tiene los poderes en materia de política exterior que muchos de nosotros desearíamos que tuviera, nuestro debate de hoy sobre Kosovo tiene un significado político distinto del que tendría si se dieran otras circunstancias, principalmente porque el debate y la aprobación del informe Lagendijk tiene lugar en un momento político en el que los asuntos todavía están pendientes de resolver, cuando los hechos se suceden semana tras semana y cuando los participantes individuales todavía pueden influir en los acontecimientos. Por lo tanto, creo que sería muy útil que el Parlamento Europeo realizara emitiera mañana una resolución clara, y la Unión Europea pasado mañana, por decirlo así. Si es posible, mañana debe hacerlo con una gran mayoría en el Parlamento, y quizás por unanimidad en el Consejo dentro de algunas semanas.

Me parece interesante que las evaluaciones que hemos escuchado por parte del señor Lagendijk, el Consejo y la Comisión coincidan bastante. Creo que es un requisito muy importante. Me gustaría referirme brevemente a cinco puntos. En primer lugar, el futuro de los Balcanes y de Kosovo es un futuro en Europa. La primera medida clara que podemos tomar para llevar algo de paz a estas zonas es garantizar un objetivo positivo para todos –para Serbia y para Kosovo–, es decir, la adhesión a la Unión Europea. Se trata de un objetivo que les beneficia, pero también nos beneficia bastante a nosotros, especialmente con vistas a transformar en una zona de paz permanente, crecimiento económico y democracia multiétnica una zona que de otra manera sería inestable.

En segundo lugar, necesitamos escapar del limbo institucional que surgió después de 1999, motivo por el cual debemos apoyar el informe de Martti Ahtisaari y la postura –que esperamos que sea unánime– que adoptarán los europeos en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En tercer lugar, la independencia es el resultado final que toda la población de Kosovo desea y al que también hace referencia el informe Lagendijk, en parte a raíz de las enmiendas que hemos presentado. Quizás los historiadores nos digan que fue un error no proporcionar opciones alternativas. No obstante, hoy es una realidad de la que también son muy conscientes los líderes de Serbia. Hay que tranquilizarlos políticamente y no humillarlos. Hay que darse cuenta de que, en el plano simbólico, Serbia nunca ha renunciado a Kosovo, pero al mismo tiempo, en el plano de los hechos, Kosovo lleva varios años fuera de la esfera de influencia serbia.

Por último, el Parlamento Europeo debe apoyar –y repito, de manera unánime– el plan Ahtisaari, con la esperanza de que en las próximas semanas suceda lo mismo en el Consejo.

Señora Presidenta, una última observación: el debate sobre el presupuesto del Parlamento Europeo, que celebraremos dentro de unas semanas, debe asegurar la coherencia entre lo que declaramos a nivel político y los instrumentos financieros que adoptamos para ayudar a Kosovo a lograr el resultado final.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley, en nombre del Grupo UEN. – (EN) Señora Presidenta, yo también quiero unirme a mis colegas y agradecer al ponente el trabajo realizado sobre este informe. Cuando hablamos de Kosovo, a menudo tendemos a pensarlo en abstracto, mientras que es la última pieza esencial de la fragilísima región europea de los Balcanes Occidentales. Creo que nos incumbe a todos garantizar la difusión del mensaje más contundente posible de que se respeta la voluntad democrática expresada por las gentes de Kosovo, de que el proceso va a proseguir hasta su conclusión y de que la Unión Europea habla con una sola voz sobre el modo en que deben progresar las cosas en el futuro.

El plan de trabajo ya nos ha sido presentado con el Plan Ahtisaari. Se trata de un plan muy claro y conciso con respecto al tipo de protección y los mecanismos que pueden aplicarse para garantizar la representación y la defensa de los derechos de los kosovares. No obstante, lo más importante es que también garantizarán la protección y representación de las minorías de Kosovo y asegurarán que no se conviertan en parte de un Estado individual en el que no puedan influir ni tengan ningún papel que desempeñar.

Lo más importante de todo, si la Historia nos ha enseñado algo –con el ejemplo del establecimiento de la Unión Europea o de la resolución de conflictos en otras zonas del continente europeo– es que únicamente se puede lograr lo que de verdad puede considerarse una paz justa y duradera si mantenemos relaciones mejores y más estrechas con nuestros vecinos. Por ese motivo no debemos dar la espalda a Serbia. Aunque muchos de nosotros hemos criticado a Serbia por sus acciones en el pasado, y quizás por mostrar cierta intransigencia en la actualidad, el país tiene preocupaciones legítimas que deben atenderse. Del mismo modo, la minoría serbia de Kosovo también tiene preocupaciones que hay que abordar.

Debemos erigirnos en garantes de esos derechos. Debemos mostrar el camino a seguir como el mejor modo de lograr la paz y la estabilidad que todos ansiamos para esa región de Europa. Actualmente hay 213 soldados irlandeses entre las fuerzas de la KFOR estacionadas en Kosovo. Desempeñan un papel muy importante en la creación de paz y estabilidad. Como ha dicho el orador anterior, cuando votemos el presupuesto de la Unión Europea en el futuro, debemos recordar el aspecto exterior y de seguridad común, porque se trata de un ámbito en el que conseguimos resultados.

 
  
MPphoto
 
 

  Gisela Kallenbach, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señora Presidenta, no hay ninguna solución sencilla para el futuro de lo que queda de la antigua Yugoslavia, incluido Kosovo. Sin embargo, no facilita la solución que aplacemos el examen de los problemas; más bien al contrario. Por este motivo, me complace que tras ocho años de administración internacional haya una propuesta concreta sobre la mesa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Insto a la Cámara a que vote a favor de esta propuesta, que se corresponde en gran medida con el informe del señor Lagendijk. Hay que poner fin al estado de inseguridad en el que se encuentran tanto los kosovares de cualquier origen étnico como los serbios. Solo entonces será posible el desarrollo económico que tanto urge, como un paso hacia la integración en la UE. Cualquier aplazamiento de la decisión pendiente y de la posterior integración de Kosovo en la UE costará caro a la región y a la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Tobias Pflüger, en nombre del Grupo GUE/NGL.(DE) Señora Presidenta, la gran mayoría de nuestro Grupo votará en contra de este informe. Vamos a hacerlo principalmente porque el informe deja de lado el Derecho internacional, como hace también el propio informe Ahtisaari. El señor Ahtisaari ha propuesto que la UE desarrolle una especie de misión sucesora de la UNMIK, lo cual significa que la UNMIK continuaría con otros medios, entre ellos la llamada Agencia Fiduciaria de Kosovo, que principalmente ha realizado privatizaciones, ocasionando problemas a escala local.

Queremos poner de manifiesto que la postura del Parlamento a este respecto es unilateral y susceptible de agravar el conflicto. Deseamos llamar la atención una vez más sobre el apartado 3 del informe aprobado por la Comisión de Asuntos Exteriores, y cito: «Opina que cualquier solución sobre el futuro estatuto de Kosovo debe ser acorde con el Derecho internacional». Espero que esta cláusula permanezca en el informe. He escuchado que ya existen enmiendas iniciales que pretenden eliminarla. Todos sabemos que uno de los motivos de la situación actual de Kosovo es la guerra de agresión lanzada por la OTAN contra Yugoslavia en su momento, y sigo preguntándome –puesto que ya he preguntado al Comisario– qué pretende hacer la UE si Serbia y Rusia, en particular, siguen diciendo «no». Todavía no he recibido respuesta a esta pregunta, lo cual significa que la intención es actuar contra la voluntad de estos dos países. La gran mayoría de mi Grupo no quiere tomar parte en esto, por lo que vamos a votar en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Bastiaan Belder, en nombre del Grupo IND/DEM.(NL) Señora Presidenta, el señor Lagendijk ha elaborado un informe ecuánime sobre la compleja situación de Kosovo, y un aspecto esencial que ha abordado es la ciudadanía sobre la base del carácter multilingüe y multicultural de Kosovo. Sorprendentemente, el informe actual no dice ni una palabra sobre el estatuto explícito de Kosovo, aunque la enmienda 13, que contará con nuestro apoyo, sí lo menciona.

De hecho, tampoco lo ha hecho el mediador de las Naciones Unidas, el señor Ahtisaari, que anteayer transmitió su informe final al Consejo de Seguridad con una sencilla recomendación: independencia bajo supervisión internacional para Kosovo. No obstante, el Primer Ministro Kostunica declaró la semana pasada que la independencia de Kosovo nunca será aceptada por Serbia. Incluso espera un veto de Rusia en el Consejo de Seguridad. Este deseo se opone diametralmente a la reivindicación del derecho de autodeterminación por parte del movimiento albanés. Su líder, Kurti, no aceptará otra cosa que no sea la independencia incondicional. Pase lo que pase, el riesgo de desintegración étnica e inestabilidad regional es real.

Por lo tanto, el gran reto para la comunidad internacional es evidente: encontrar el modo de combinar la estabilidad regional con una ciudadanía multiétnica en un Kosovo soberano. La semana pasada, el Comisario Rehn calificó este asunto de importante prueba de fuego para la Unión Europea. A este respecto, quiero desear a la Comisión y al Consejo sabiduría, apoyo y mucho éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Alojz Peterle (PPE-DE). (SL) Quisiera felicitar a mi colega diputado y ponente, el señor Lagendijk, por su esfuerzo sumamente responsable por garantizar la unanimidad política más amplia posible en el informe con el que el Parlamento Europeo asume su parte de responsabilidad en la decisión sobre el estatuto definitivo de Kosovo, que se halla bajo la administración de las Naciones Unidas desde 1999. El hecho lamentable de que las negociaciones no pudieran lograr una solución no hace sino incrementar la responsabilidad de la Unión Europea.

Kosovo, Serbia, el sureste de Europa y toda Europa necesitan paz y estabilidad. Los ciudadanos de esta región tienen derecho a la paz y a la estabilidad independientemente de su origen étnico. Considerando los problemas y tensiones que se han acumulado en Kosovo, el proceso hacia el estatuto definitivo debería conducirse de manera que se impidiera un desarrollo caótico que una vez más heriría la dignidad de cualquiera de las identidades étnicas, produciría desestabilización o levantaría barreras adicionales para las perspectivas europeas de los países de esta región.

El ponente y todos nosotros estamos vinculados por nuestros principios y valores comunes, especialmente el Acuerdo de Salónica para los países del sureste de Europa, fruto del deseo de erradicar las causas del conflicto en esta parte de Europa. Colaboramos para lograr una solución que permita la coexistencia de varias comunidades étnicas en Kosovo y que sienta lo antes posible las bases para que Kosovo, que se enfrenta a enormes dificultades económicas y sociales, pueda empezar a avanzar hacia la reconciliación, el progreso y la prosperidad.

 
  
  

PRESIDENCIA DE LA SRA. ROTHE
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Swoboda (PSE). (DE) Señora Presidenta, mañana esta Cámara votará a favor del informe Lagendijk –imagino que por una mayoría muy amplia–, pero este hecho reflejará principalmente el apoyo al trabajo del señor Ahtisaari y su equipo. Creo que la posición propuesta por el señor Ahtisaari es, en esencia, el camino que debemos tomar.

La pregunta que se plantea una y otra vez es la siguiente: independencia, ¿sí o no? Las Naciones Unidas tomarán la decisión y espero que, tras las deliberaciones necesarias, dicha decisión sea la correcta. Esta decisión contará con nuestro pleno apoyo. No obstante, lo que importa realmente es lo que sucederá tras la resolución de la cuestión del estatuto. La cuestión del estatuto no será fácil de resolver por lo que respecta a Serbia –a nadie le gusta perder una parte significativa de su territorio–, y si no imaginémoslo desde el punto de vista de nuestro propio país.

Y la resolución de la cuestión del estatuto tampoco resolverá los problemas a los que se enfrenta el propio Kosovo, puesto que la dificultad de construir su propio sistema económico y social independiente apenas acaba de empezar. Entonces los ciudadanos de Kosovo preguntarán: ¿qué pasa con mi trabajo, cómo se supone que voy a ganar dinero, permitirme una casa, etc.? Esto también será difícil en su propio país.

La tarea de Europa –y esto también se apoya y se subraya en el informe que vamos a votar mañana– es ayudar a ambas partes a que cooperen en el apoyo a este difícil proceso de manera sensata y demostrando decencia y respeto mutuo. Este es el punto más importante para nosotros, también con respecto a la decisión de mañana. Declaramos nuestro apoyo a una decisión clara con respecto a la cuestión del estatuto, pero también afirmamos que Europa –y de manera especial, esta Cámara– debe apoyar a ambas partes, para que tanto Kosovo como Serbia puedan mirar hacia un futuro brillante.

 
  
MPphoto
 
 

  Jelko Kacin (ALDE). (SL) Este fin de semana hemos conmemorado solemnemente en Roma y Berlín el 50º aniversario del Tratado de Roma y celebrado un largo período de paz. No obstante, en los Balcanes Occidentales, este período no solo estuvo marcado por la paz, sino también por guerras extremadamente crueles y destructivas.

El genocidio de Srebrenica nos ha enseñado a todos que no podemos y no debemos permitir o arriesgarnos a que una catástrofe humana de esas dimensiones se repita en Kosovo. Por este motivo, hace ocho años tomamos las medidas preventivas oportunas interviniendo militarmente. También en ese momento hubo amenazas de veto en las Naciones Unidas, pero aun así, conseguimos actuar. Hoy en día, Kosovo todavía está tan solo a medio camino, sin estatuto, sin acceso a los fondos internacionales y sin un Estado de Derecho que funcione de manera efectiva. Solo un Estado puede y debe garantizar la base y el marco de la recuperación económica, de la inversión nacional y extranjera y del empleo que tanta falta hace. Solo un Estado puede convertirse en miembro de la Unión Europea.

La dilación de este proceso que conduce a la definición del estatuto podría amenazar la frágil situación y frenar los procesos constructivos que están estabilizando la región, promoviendo la cooperación económica y política entre vecinos y uniéndolos en su objetivo de desarrollar la cooperación con otros países de la Unión Europea y de configurar su propio entorno a imitación del nuestro. No obstante, la dinámica generada por los esfuerzos de Martti Ahtisaari por definir el estatuto de Kosovo nos ayuda a infundir más esperanzas, al igual que el espíritu y los métodos de la Unión Europea, en las vidas de todos los habitantes de esta región.

Estamos hablando de su futuro, su coexistencia y su bienestar. Por este motivo, creo que los políticos de las vecinas Serbia, Montenegro, Albania y Macedonia, al igual que los de Croacia y Bosnia, encontrarán una motivación adicional para acercarse más a la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Hanna Foltyn-Kubicka (UEN). (PL) Gracias, señora Presidenta. En el informe que hemos debatido, el Parlamento Europeo se ha pronunciado sobre la espinosa cuestión del futuro de Kosovo. Esta provincia se encuentra en el corazón de Europa, y por este motivo Europa también debe desempeñar un papel activo en la determinación de su futuro. No obstante, no podemos seguir adelante sin más y hacerlo, como subraya el informe, sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Y no será posible obtener esta aprobación sin el consentimiento de Rusia.

En sus contactos con Occidente, los rusos utilizan Kosovo como moneda de cambio que pueden utilizar en las negociaciones en torno al programa nuclear de Irán.

También debemos recordar que conceder a Kosovo la independencia sentará un precedente que Rusia podría invocar en las negociaciones que afectan a otras regiones como Abjasia, Transdniéster u Osetia del Norte. Por ello, debemos subrayar enérgicamente que Kosovo es un caso único y supone una excepción, y que Rusia no puede utilizarlo para recuperar su posición de superpotencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Erik Meijer (GUE/NGL). (NL) Señora Presidenta, Kosovo fue el elemento divisor de la antigua Yugoslavia. Incluso antes de que Eslovenia y Croacia alcanzaran la independencia, los residentes de Kosovo se habían desvinculado mentalmente de Serbia. Ya entonces establecieron su propia administración y su propia educación, y boicotearon todas las instituciones estatales. Exigieron el reconocimiento internacional de su independencia, pero en cambio tuvieron que sufrir la guerra y una ocupación renovada.

Desde 1999, el ejército y los funcionarios serbios han sido sustituidos por otros colonialistas. Los residentes de Kosovo solo quieren una cosa: la autodeterminación –Vetevendosje–, como reflejan los grafitos en todas las paredes. Prolongar la actual situación ambigua favorecerá el estancamiento y el crimen. La vuelta forzada a Serbia culminará inevitablemente en una guerra civil o en dos millones de refugiados. Esta perspectiva es peor que otra violación del Derecho internacional, que sin acuerdo no sanciona la separación.

También para el futuro de Serbia sería mejor que por fin se librara de las cadenas de la batalla de prestigio nacionalista por Kosovo. Todos saben que no hay otra solución final que la independencia de Kosovo, pero nadie se atreve a ser el primero en responsabilizarse de esta cuestión. Lamentablemente, esto retrasará de manera significativa la implementación de la debilitada propuesta del señor Ahtisaari.

 
  
MPphoto
 
 

  Doris Pack (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, Señorías, felicidades, señor Lagendijk. En realidad no hace falta que hable, puesto que podría limitarme a apoyar lo que usted ha dicho, como han hecho el señor Swoboda y la señora Kallenbach. No obstante, haré algunos comentarios.

Quiero advertir de antemano que después de un debate como este puede que el mundo exterior, y especialmente la propia región, sospeche muy pronto de que somos antiserbios o proalbaneses. Quiero protestar contra esto. Llevamos años intentando ayudar a los ciudadanos de Serbia y Kosovo a tener un futuro pacífico y próspero. Sentar las bases necesarias para ello es difícil, y la solución propuesta por el señor Ahtisaari permite que por fin se pueda dejar atrás el envenenado pasado de Miloševiæ. No sé si eso puede ser justo, estimado señor Tabajdi. Las soluciones justas son muy difíciles de lograr. No obstante, no conozco ninguna otra posibilidad que la que se ha propuesto ahora.

Sin duda se han llevado a cabo negociaciones en toda regla entre serbios y albaneses. Las opiniones extremas estaban tan distanciadas que nunca llegaron a la mesa de negociaciones. Por lo tanto, recemos para que este procedimiento no se alargue todavía más. También entiendo que ningún Gobierno serbio sancionará la pérdida de Kosovo. No obstante, si los políticos serbios son honrados –y sin duda algunos lo son cuando se habla con ellos– también sabrán que con Kosovo integrado en su territorio nacional no hay futuro pacífico posible, y es precisamente este futuro pacífico lo que se merecen los ciudadanos de Serbia y Kosovo, especialmente los jóvenes. Los políticos deberían preguntarse quién en Serbia quiere sufrir las consecuencias, tanto financieras como políticas, de la permanencia de Kosovo en Serbia. Los albaneses deben permitir que aquellos serbios que desean vivir en su tierra natal en Kosovo puedan hacerlo, y que vuelvan si así lo deciden.

En mi opinión, el plan Ahtisaari es la única base para una coexistencia pacífica. Lamentablemente, los debates olvidan a menudo los años del régimen de segregación étnica de 1989 a 1998, como ha ocurrido hoy de nuevo. He observado esto en los comentarios del señor Pflüger, por ejemplo. No creo que el ataque de la OTAN marcara el comienzo, sino que todo comenzó con la revocación del estatuto de autonomía de Kosovo. Más le vale al Consejo de Seguridad resolver de una vez por todas este asunto con rapidez, para que podamos seguir trabajando y ayudar tanto a Serbia como a Albania en su pacífico camino hacia la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Marinus Wiersma (PSE). (NL) Señora Presidenta, huelga decir que también quiero felicitar a mi amigo y colega diputado, el señor Lagendijk, por su informe, aunque nuestras opiniones no coinciden en todos los detalles.

Nuestro Grupo sin duda acoge con satisfacción las propuestas que el negociador, el señor Ahtisaari, presentó en Nueva York el pasado lunes. Esto lo refleja claramente el informe sobre el que vamos a votar mañana. A ese respecto, nuestro Grupo apoya el informe tal como está formulado ahora. Estas propuestas, tal y como están establecidas en esta plataforma, también cuentan con el apoyo del Consejo y de la Comisión.

No obstante, lo que en nuestra opinión es más importante ahora es que el Consejo de Seguridad tome una decisión sobre el estatuto de Kosovo. Esto debe hacerse sin retrasos innecesarios, para poder superar en breve la incertidumbre de Kosovo y tanto kosovares como serbios puedan centrarse en su futuro en Europa.

No obstante, en este momento no corresponde a la Unión Europea adoptar una posición a este respecto. A la luz de los hechos, en nuestra opinión no corresponde a la Unión Europea anticiparse al resultado final de las deliberaciones del Consejo de Seguridad sobre el estatuto. El estatuto provisional de Kosovo se basa en una resolución del Consejo de Seguridad, y lo mismo debería ocurrir con su estatuto definitivo. Esta cuestión reviste la máxima importancia para la legitimidad internacional de esta decisión, y por este motivo hemos rechazado las enmiendas del señor Posselt.

También es esencial para la legitimidad interna de la decisión sobre el estatuto. De hecho, la Unión Europea no podrá ponerse realmente manos a la obra hasta que se haya tomado la decisión en Nueva York. En gran medida, la Unión será responsable de conducir la implementación de dicho estatuto. Por tanto, la Unión tendrá que estar plenamente preparada para ello, pero sobre todo tendrá que evitar hallarse de entrada entre dos fuegos; también por este motivo mi Grupo va a votar en contra de la enmienda que valida el estatuto sin que haya habido un debate previo en Nueva York.

A este respecto seguimos la orientación expresada por la Presidencia, y también por la Comisión, que no han mencionado para nada la validación esta tarde.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrzej Tomasz Zapałowski (UEN). – (PL) Señora Presidenta, el debate sobre Kosovo ha planteado una cuestión que reviste la máxima importancia para las relaciones internacionales. Por primera vez en muchos años, la comunidad internacional viola la soberanía territorial de un país europeo. Aunque es cierto que nadie propone conceder la independencia a esta nueva entidad política, se supone que esta nueva entidad casi estatal tendrá su propio himno nacional, su bandera y su miniejército. También seguirá estando sometido a un control internacional durante un período de tiempo indefinido.

Este novedoso enfoque de la intervención internacional en los asuntos internos de un Estado soberano sentará un precedente que en el futuro puede ocasionar intentos por parte de la comunidad internacional de manipular los asuntos interiores de otros países que sufren muchos menos problemas.

La única solución sensata es dejar formalmente Kosovo dentro de la República de Serbia y concederle un mayor grado de autonomía a la vez que se toman medidas rápidas para incorporar la región a la Unión Europea. Porque un Kosovo independiente seguirá teniendo una importante minoría serbia que desestabilizará el país.

 
  
MPphoto
 
 

  Adamos Adamou (GUE/NGL). (EL) Señora Presidenta, la situación en Kosovo, fruto de una política intervencionista, es otro problema que ha de resolverse en el marco de las Naciones Unidas. No obstante, la propuesta de Ahtisaari, que básicamente es aprobada en el informe que estamos examinando, choca con principios básicos del Derecho internacional, de la propia Carta de las Naciones Unidas, y estipula la redefinición de las fronteras y la distorsión de la historia de la zona a expensas de la comunidad serbia.

En general, la propuesta Ahtisaari promueve la creación de un Estado independiente, hasta el punto de que puede ser independiente con la presencia militar de la OTAN y la aplicación de la política europea de seguridad. Me temo que funcionará más como un protectorado que como Estado independiente.

Estamos y seguiremos estando a favor de la autodeterminación de las naciones, pero no cuando se use de manera indiscriminada aplicando un doble rasero. Tan solo tenemos que recordar que, tras el procedimiento de descolonización y antes de la ruptura de Yugoslavia, el único reconocimiento de secesión por parte de la comunidad internacional –y se produjo por motivos muy específicos– fue el de Bangladesh por parte de Pakistán, y avisar de que la independencia de Kosovo abrirá la caja de Pandora y provocará el refuerzo de toda clase de acciones secesionistas.

 
  
MPphoto
 
 

  Francisco José Millán Mon (PPE-DE). – (ES) Señora Presidenta, la cuestión de Kosovo es un asunto complejo y conlleva muchas implicaciones en distintos planos; afecta a principios básicos que regulan el funcionamiento de la comunidad internacional. Por ello, en este asunto es necesario actuar con cuidado, procurando el consenso más amplio posible y teniendo en cuenta el Derecho internacional.

Kosovo es también un caso excepcional. Así lo ha reconocido el enviado especial de Naciones Unidas y la gran mayoría de la comunidad internacional. Dada esta singularidad, la solución no es un precedente para otros casos que pudiera haber en Europa: así se establece en el texto de la resolución que mañana votaremos.

Como dijo el Grupo de contacto en sus conclusiones de enero de 2006, la naturaleza específica del problema de Kosovo está configurada, entre otros elementos, por la desintegración de Yugoslavia y los conflictos consiguientes, la limpieza étnica y los acontecimientos de 1999, entre los que destacaría la intervención militar de la OTAN ese mismo año. Otro elemento que otorga un carácter excepcional al caso de Kosovo es el extenso periodo bajo administración internacional de conformidad con la Resolución 1244.

Me habría gustado, señora Presidenta, que el señor Ahtisaari hubiera alcanzado una solución que gozara de la aprobación de las dos partes afectadas: Serbia y Kosovo. En temas tan delicados que afectan a principios básicos y en una región que ha atravesado un largo periodo de conflictos y de inestabilidad, una solución negociada mutuamente aceptable era lo mejor. Pero, desgraciadamente, las negociaciones a lo largo del año 2006 y principios de 2007 no han logrado un acercamiento de las posturas.

Corresponde ahora al Consejo de Seguridad debatir la propuesta del señor Ahtisaari y, partiendo de esta, adoptar las decisiones oportunas. Claro está que ni el Parlamento Europeo ni otras instituciones son competentes para decidir el estatus final del territorio; el que debe fijarlo es el Consejo de Seguridad que adoptó la Resolución 1244. Me gustaría que todavía hubiera una posibilidad para que el Consejo de Seguridad, durante un plazo razonable, intentara lograr un acuerdo entre las partes.

En todo caso, espero que los miembros del Consejo, y particularmente sus miembros permanentes, desempeñen un papel constructivo, en este momento tan decisivo, tal como solicitamos en el texto que mañana votaremos.

 
  
MPphoto
 
 

  Adrian Severin (PSE). (EN) Señora Presidenta, cada vez que encontramos una solución justa, factible y sostenible para superar una crisis, queremos que se convierta en precedente. El mero hecho de que no queramos que nuestra solución para Kosovo se convierta en un precedente en esta ocasión es la prueba de que esta solución es desafortunada, o al menos imprudente. Y es ilusorio creer que nadie lo utilizará de precedente. Por lo tanto, debemos encontrar el modo de mitigar los riesgos subsiguientes.

A este respecto se podrían plantear cuatro propuestas. Uno: aceptar y declarar que la solución para Kosovo se basa en el principio de seguridad regional y debe ser coherente con el mismo. Dos: reconocer que Kosovo solamente podría alcanzar la independencia en el interior de la Unión Europea, una vez cumpla los criterios de adhesión. Tres: ofrecer inmediatamente a Serbia un claro plan de acción para la adhesión a la Unión Europea, sin condiciones previas. Y cuatro: convocar una conferencia internacional sobre los Balcanes Occidentales a fin de integrar la solución para Kosovo en un trato general de alcance regional.

Sin un enfoque que apunte más allá de las fronteras de Kosovo y de la época actual, puede que los efectos de este plan nos estallen en la cara.

 
  
MPphoto
 
 

  Ioannis Kasoulides (PPE-DE). (EN) Señora Presidenta, el ponente, el señor Lagendijk, y nuestro ponente alternativo, el señor Posselt, han realizado sin duda un trabajo excelente. No obstante, no voy a votar a favor de este informe por razones de principio en general. Considero que una disputa de estas características debe resolverse mediante la negociación mutua de acuerdos entre las partes afectadas, y no a base de medidas unilaterales o imposiciones del exterior. Una solución duradera requiere el consentimiento de quienes van a aplicarla.

No acepto la noción de un Estado independiente con soberanía limitada. Un país independiente es totalmente soberano o hay algún inconveniente en que se vuelva independiente.

Soy consciente de que el único resultado realista para Kosovo no pasa por la vuelta a la soberanía serbia, ni la partición, ni la unión con cualquier otro país. Puede que el proceso de negociación haya durado mucho tiempo, pero el informe Ahtisaari no se publicó hasta hace algunas semanas. ¿Por qué concluimos tan pronto que las posiciones de las partes son inamovibles? Deberíamos animarlos a comprender que no hay otra solución que negociar en un período de tiempo razonable sobre la base de ese informe.

El Comisario ha dicho que el compromiso con Serbia puede servir de herramienta diplomática para animar a Belgrado a acercar su posición a las propuestas de Ahtisaari. Creo que la virtud de la paciencia es un factor en la diplomacia internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Józef Pinior (PSE). (PL) Señora Presidenta, la resolución del estatuto de Kosovo es una buena prueba para la incipiente política exterior de la Unión Europea.

En primer lugar, debemos expresar nuestro agradecimiento por los esfuerzos del señor Ahtisaari, el Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para el proceso del futuro estatuto de Kosovo y por su plan.

En segundo lugar, el Parlamento Europeo subraya que cualquier solución relativa al futuro estatuto de Kosovo debe adecuarse a los deseos expresados de manera democrática por los habitantes de Kosovo a la vez que se respetan los derechos humanos y el Derecho internacional.

En tercer lugar, el problema de Kosovo debe considerarse en el contexto más amplio de la situación de los Balcanes.

Coincidiendo con la celebración del 50º aniversario de la firma de los Tratados de Roma, quisiera subrayar en particular la responsabilidad política de la Unión Europea de redactar las condiciones e inaugurar el camino para la futura adhesión de Serbia a la Unión. La Unión Europea debe desempeñar un papel histórico ayudando a fomentar la democracia y la prosperidad para todos los pueblos de los Balcanes Occidentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Šťastný (PPE-DE). (EN) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, aunque creo que no se ha dejado piedra por mover en nuestros esfuerzos conjuntos por conseguir que la parte serbia apoye el trato definitivo, acojo con satisfacción el informe Lagendijk porque subraya la necesidad de obtener el consentimiento de las dos partes implicadas.

Sé que la gente de Kosovo no puede vivir en el limbo durante mucho más tiempo. Pagan un precio elevado cada día que se prolongan las negociaciones. No obstante, hemos de tener en cuenta las lecciones que nos enseña la Historia: lo que ocurre cuando son terceros los que deciden el resultado final de un conflicto entre dos países sin el consentimiento claro de las principales partes implicadas. Este es exactamente el rumbo del informe del señor Ahtisaari, que lamentablemente carece del apoyo serbio.

Actualmente parece que todas las decisiones se han tomado ya y que Kosovo pronto tendrá su propio estatuto. Pero si verdaderamente deseamos una paz y prosperidad duraderas en los Balcanes Occidentales, tenemos que seguir animando a Belgrado a que firme el documento. Tenemos recursos de la UE y de instituciones internacionales para lograr dicho objetivo. Sigo esperando lo mejor y en esa línea votaré a favor del informe Lagendijk, a la vez que reconozco que cuando se anuncie el estatuto definitivo de Kosovo no debe concluir la labor de las partes interesadas. Cuanto antes consigamos que Serbia acepte el trato, mejor para los Balcanes y para toda Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Monika Beňová (PSE). (SK) Al igual que mis colegas, yo también quiero elogiar el trabajo realizado por el ponente y los esfuerzos de nuestro ponente alternativo, el señor Tabajdi. Creo que hemos debatido ampliamente este tema en la Comisión de Asuntos Exteriores y nos hemos reunido con los representantes de Pristina y Belgrado. Ahora el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiene que decidir sobre el estatuto, y concretamente, sobre el futuro de las personas que habitan actualmente Kosovo. Esta decisión afectará por igual a los serbios y los albaneses de Kosovo. También afectará a cristianos y musulmanes por igual. Afectará a los cambios de calidad de vida.

Como diputada al Parlamento Europeo, lamento mucho que hayamos llevado a Serbia a una situación en la que tiene que confiar en Rusia y espera que Rusia le sirva de baza para defender los intereses de Serbia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Tengo que decir que no creo que mañana, si se solicita una votación sobre el informe, los diputados apoyen las enmiendas que erosionan de manera drástica la legitimidad de ambas partes. Creo que esta honorable Asamblea solamente apoyaría propuestas que traten a ambas partes implicadas de manera justa y equitativa.

 
  
MPphoto
 
 

  Olli Rehn, miembro de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, Señorías, quiero darles las gracias por este debate esencial y responsable. Creo que su informe, y confío en que también su votación de mañana, refuercen todavía más la unidad europea con el fin de concluir de manera satisfactoria el proceso estatutario de Kosovo.

Con la presentación de la propuesta del Presidente Ahtisaari al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el proceso entra ahora en una fase decisiva. Espero que el Consejo de Seguridad esté a la altura de su responsabilidad, y espero que apoye la propuesta de manera oportuna.

A continuación se abrirá la fase más dura para nosotros, la aplicación del estatuto, que, como se ha dicho hoy en esta Cámara, es una verdadera prueba de fuego de la Política Exterior y de Seguridad Común. Por lo tanto, aprecio mucho el apoyo a este nuestro esfuerzo conjunto por parte del Parlamento y del ponente sobre Kosovo, el señor Lagendijk.

A modo de conclusión, me complace que las tres instituciones compartan la opinión de que la unidad europea y el liderazgo de la UE siguen siendo necesarios para lograr una solución sostenible que produzca un Kosovo democrático y multiétnico y garantice la estabilidad regional en el futuro. Al mismo tiempo, ofrecemos a Serbia una perspectiva palpable de adhesión a la UE, lo cual debe ayudarle a dejar atrás el pasado nacionalista y mirar hacia un futuro europeo.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana a las 11 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Mikko (PSE) , por escrito. – (ET) A lo largo de un período de ocho años, la comunidad internacional se ha convencido de que la independencia de Kosovo es el mejor medio para garantizar la estabilidad en la región. El Enviado Especial de las Naciones Unidas, el señor Ahtisaari, ha presentado un informe que recomienda que se atribuyan a Kosovo todos los atributos de un país independiente sin utilizar la palabra independencia como tal.

El informe elaborado por nuestro colega, el señor Lagendijk, repite todos los hechos conocidos y apoya la recomendación del señor Ahtisaari como base para regular el estatuto de Kosovo. No obstante, quisiera preguntar si la sistematización y las paráfrasis son el único valor añadido que el Parlamento puede ofrecer.

La propuesta de enmienda, de la que el propio señor Lagendijk es uno de los autores, recomienda añadir al informe el concepto de soberanía supervisada, que de hecho es el meollo del informe. Este es el tipo de claridad que se espera de nosotros.

El argumento más común contra la propuesta de enmienda es el miedo a disgustar a Rusia. Moscú lleva meses advirtiendo de que la independencia de Kosovo creará un precedente sobre cuya base Transdniéster, Abjasia y Osetia también podrían reclamar la independencia.

No obstante, el Kremlin sabe muy bien que no puede plantearse ningún precedente jurídico. Kosovo es el único territorio en el que las Naciones Unidas tienen un mandato suficiente para recomendar la independencia. Como miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el 10 de junio de 1999 Rusia dio su aprobación a la independencia de Kosovo.

Rusia solo quiere evitar que su esfera de influencia se vea reducida en Europa. Dudo de que Rusia quiera responsabilizarse de cualquier nuevo brote de violencia en Kosovo que pudiera producirse si no se concede la independencia.

Nuestro objetivo final es evitar el sufrimiento y garantizar la democracia y el desarrollo económico. Y esto a veces requiere valor.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL). (EL) Al aceptar el informe Ahtisaari sobre la creación de un protectorado «independiente» de Kosovo bajo la ocupación euro-OTAN, la Unión Europea y el Parlamento Europeo están creando un claro estado de secesión y un nuevo Estado a los ojos del mundo. Esto socava y viola todos los acuerdos y principios creados por las Naciones Unidas y el Derecho internacional desde la II Guerra Mundial. El informe por el que han votado el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, los liberales y los socialdemócratas promueve la redefinición de las fronteras de los Balcanes, perpetúa la presencia de las fuerzas de ocupación militar euro-OTAN y chantajea descaradamente a Serbia, al mismo tiempo que incrimina y condena a la comunidad serbia de Kosovo y a la propia Serbia con una insolencia insultante. Abre la caja de Pandora de la escalada de la oposición nacionalista y el enfrentamiento en toda la zona de los Balcanes, la incitación a los movimientos secesionistas y la imposición y la legalización de la presencia de las fuerzas de ocupación euro-OTAN en la zona.

Ahora vemos los verdaderos objetivos de la guerra criminal por parte de la OTAN contra Yugoslavia, en la que participaron la Unión Europea y los Gobiernos de sus Estados miembros, tanto de centro-izquierda como de centro-derecha, incluido el Gobierno del PASOK, que estaba en el poder en Grecia en aquel momento, una política que hoy prosigue con la misma coherencia el Gobierno de Nueva Democracia, que confirma la adhesión de ambos partidos del Estado bipartidista a la participación y al apoyo a los planes criminales imperialistas de la Unión Europea, la OTAN y los Estados Unidos en la zona y en todo el mundo.

 
Última actualización: 5 de junio de 2007Aviso jurídico