Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2780(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B7-0158/2009

Debates :

PV 25/11/2009 - 14
CRE 25/11/2009 - 14

Votaciones :

PV 26/11/2009 - 8.2
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2009)0099

Debates
Miércoles 25 de noviembre de 2009 - Estrasburgo Edición DO

14. Por una solución política de cara a la piratería a lo largo de las costas de Somalia (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto son las declaraciones del Consejo y de la Comisión sobre una solución política de cara a la piratería a lo largo de las costas de Somalia.

 
  
MPphoto
 

  Carl Bildt, Presidente en ejercicio del Consejo. – Señora Presidenta agradezco esta oportunidad para debatir brevemente sobre Somalia y, en concreto, sobre los graves problemas que está causando la piratería a lo largo de las costas de ese país.

No me referiré a los todos los antecedentes: Somalia ha estado en una situación desesperada desde hace más de dieciocho años, la situación humanitaria es horrorosa, y se registran luchas en todo el país. Existe un trámite con el gobierno federal de transición, pero es frágil —por decirlo de la manera más suave posible— y exige esfuerzos constantes por parte de la comunidad internacional para hacer que el país avance hacia la reconciliación y para que gradualmente se construya algún tipo de Estado operativo que pueda restaurar parte de la estabilidad en este lugar tan desgarrado.

La piratería es una grave amenaza, efectivamente. Abordarla exige un amplio compromiso dentro del propio país, algo que como se ha dicho es muy complicado debido a la actual situación de seguridad. En consecuencia, como ya saben, nuestros esfuerzos actuales se han concentrado en la asistencia práctica que puede prestarse fuera de Somalia en beneficio del país y de sus habitantes. Por supuesto, estamos debatiendo, como saben, futuras medidas en ese ámbito.

Sobre el problema específico de la piratería, la operación naval Atalanta sigue operando con éxito frente a las costas de Somalia. Todos los envíos del Programa Mundial de Alimentos han sido enviados de manera segura desde Mombasa a Mogadiscio y a Berbera. En el Golfo de Adén no se han registrado ataques con éxito desde principios de mayo de 2009. Ése es, al menos hasta determinado punto, el resultado del compromiso de los Estados miembros y del resto de la comunidad internacional, que ha permitido que se genere una generación de alto nivel de recursos navales. El éxito de la operación en este aspecto concreto es también el resultado de la cooperación estrecha entre la comunidad marítima civil y la base operativa de la UE en Northwood, en el Reino Unido. Esto ha hecho posible el desarrollo de unas mejores prácticas de gestión que cada vez son más respetadas por los profesionales de la navegación. Asimismo, se ha producido una implantación eficaz del mecanismo coordinado para la protección naval del tráfico comercial en el Golfo de Adén.

Por el momento, así, puede decirse que la piratería en el Golfo de Adén ha sido contenida, pero que aún existe. Por ese motivo, el Consejo ha decidido ampliar la operación antipiratería hasta diciembre de 2010. Esto significa que debemos ser capaces de sostener nuestros esfuerzos actuales así como de mantener el grado adecuado de recursos militares. En paralelo, esperamos que la Resolución de seguridad AL1846 de las Naciones Unidas se amplíe en los próximos días.

A pesar de lo que he dicho, no hay lugar para la complacencia. Los piratas siguen extendiendo sus actividades hacia el este en el Océano Índico, y con el fin de la temporada de monzones, recientemente hemos sido testigos de una nueva oleada de ataques al norte y al noroeste de las Islas Seychelles, la que constituye una distancia apreciable. Al menos once embarcaciones están retenidas en la actualidad —todas ellas tras ataques en lo que se conoce como la Cuenca Somalí— con un total de 250 tripulantes.

Con la Operación Atalanta hemos reforzado nuestras capacidades en esta remota área marítima. Hemos desplegado patrullas aéreas adicionales en las Seychelles, y puedo anunciar que los aviones patrulla de la marina sueca también van a unirse a nuestra fuerza en las Seychelles. Esto ha demostrado ser útil. Hasta la fecha, las medidas de protección adicional ya están establecidas o han sido planeadas por los distintos países, siendo Francia y, más recientemente, España las primeras en ofrecer una respuesta apropiada y eficaz.

También tenemos la protección de la vía de paso internacional del Golfo de Adén. Ésa es la ruta recomendada a través del Golfo de Adén, y todos los barcos se benefician de la protección naval, sin importar su bandera. Actualmente contamos allí con unidades navales de la OTAN y de la coalición de fuerzas navales liderada por los EE.UU., con una excelente coordinación de las patrullas y con la indispensable cooperación que es necesaria en una operación de este tipo.

China está dispuesta a unirse a este mecanismo de coordinación y a participar en la protección. Esto significa que los mecanismos existentes deberán evolucionar y ser ampliados. A su debido tiempo, esto podría llevar a que China, y posiblemente otras potencias marítimas, asumiera algunas responsabilidades. Otras —como Rusia, India y Japón— también han desplegado efectivos navales, y deben ser invitadas a unirse a este mecanismo lo antes posible. La coordinación es, por supuesto, la clave del éxito.

Sé que el Parlamento está interesado en la más bien complicada cuestión del juicio de los presuntos piratas que han sido interceptados y apresados por las unidades de Atalanta. Actualmente hay 75 sospechosos detenidos en las prisiones de Kenia. El proceso legal suma hasta nueve juicios diferentes y genera una carga adicional significativa en el sistema judicial keniano. La realización adecuada de estos juicios es, claro está, esencial si aspiramos a mantener tanto el efecto disuasorio que propicia la Operación Atalanta como la credibilidad global de nuestras iniciativas antipiratería. Un acuerdo reciente con Seychelles, sobre el que supongo están al tanto, sobre el traslado de presuntos piratas, constituye una importante contribución adicional a este respecto. La piratería es un negocio muy lucrativo, por lo que resulta fundamental que orientemos nuestras diferentes actividades en todos los aspectos a reducir toda posibilidad de que los piratas obtengan más dinero a través de las operaciones verdaderamente despreciables que llevan a cabo.

En último término, por supuesto, lo que hacemos en las aguas marítimas no puede ser un sustituto de lo que debe ser llevado a cabo en la propia Somalia, sino que, como he señalado anteriormente, es algo cuyo éxito inmediato no puede ser dado por hecho. Deberemos continuar la operación marítima y eso exigirá en primer lugar que nos preparemos para mantener a largo plazo un compromiso de efectivos militares; en segundo lugar, que tendremos que reforzar la cooperación entre todas las potencias y los organismos internacionales implicados en esta operación; y en tercer lugar, que también debemos ayudar a desarrollar unas capacidades marítimas regionales, ya que no podemos asumir esta carga en solitario. Las organizaciones marítimas internacionales, como el grupo de contacto sobre la piratería, deberá desempeñar un papel importante.

Finalmente, ésta es una de las áreas en las que hemos demostrado la capacidad de la ESPD en los últimos años. Hace un par de años, tan solo unos pocos de los más ambiciosos en este Parlamento habrían previsto que manejásemos efectivos navales de la Unión Europea en el Golfo de Adén o en el Océano Índico. Los imperativos humanitarios y otras razones nos han llevado a lo que, dentro de los límites de lo posible, hasta la fecha se ha revelado como una operación relativamente exitosa; pero no nos hagamos ilusiones. Es mucho lo que queda por hacer. Debemos sustentar la operación, y el apoyo del Parlamento es muy importante a ese respecto.

 
  
MPphoto
 

  Benita Ferrero-Waldner, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, esta vez la atención sobre el asunto de Somalia es más amplia, y aborda las causas primeras de esta lacra con métodos sostenibles. La Comisión siempre ha mantenido que la piratería solamente podría ser erradicada por completo abordando las causas subyacentes, comenzando por la inestabilidad en Somalia y también afrontando las necesidades de desarrollo del país, que se manifiestan en forma de pobreza extrema y que incluyen un analfabetismo y una vulnerabilidad masivos.

Por tanto es necesario un planteamiento exhaustivo para abordar los desafíos ya mencionados de la seguridad y del desarrollo en Somalia Esto exigirá el establecimiento de un Estado operativo, capaz de hacer cumplir las leyes y de proporcionar al menos los servicios básicos. Entre el medio y el largo plazo, son necesarias unas condiciones previas como gobernanza, incluida la creación de instituciones, la seguridad, la educación y el desarrollo económico, para la erradicación de los incentivos que hoy en día existen para que los somalíes se conviertan en piratas.

En el aspecto de la seguridad, resulta esencial un planteamiento rápido. La Unión Africana, como saben, tiene un papel fundamental aquí, no solamente a través de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), que es la fuerza de la Unión Africana que proporciona seguridad al gobierno federal de transición de Mogadiscio. Por medio del Fondo de Apoyo a la Paz en África, la Unión Europea es uno de los principales de la AMISOM, y aporta fondos para apoyar a las fuerzas de la Unión Africana. El nuevo acuerdo de contribución de 60 millones de euros acaba de quedar cerrado. Esto es parte de la promesa realizada por la Comisión en la Conferencia de Bruselas en abril de este año. El libro de la estrategia común 2008-2013 define la ayuda de la Comisión a Somalia y, en términos concretos, el programa de asistencia de la Comisión Europea para Somalia incluye un presupuesto de, en total, 215,4 millones de euros procedente del Fondo Europeo de Desarrollo para el período 2008-2013.

La Operación Atalanta, la primera operación naval de la UE, pronto celebrará su aniversario. Esta operación es un éxito, ya que disuade a los piratas y también ayuda a concienciar a la comunidad naval sobre la necesidad de mejores medidas de autoprotección. Pero todos sabemos que es mucho lo que hay por hacer todavía. En paralelo a la Operación Atalanta, la Comisión utiliza el instrumento de estabilidad, un instrumento financiero, para ayudar al sistema judicial de Kenia —como acaba de indicar el Presidente del Consejo— porque Kenia ha comenzado a procesar a los piratas sospechosos arrestados por la operación, y es necesario que no exista impunidad. Este apoyo al sistema judicial keniano incluye una especie de mezcla de medidas generadoras de capacidad en los ámbitos policial, judicial y penitenciario. El programa se aplica a través de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) y tiene un coste de 1,75 millones de euros.

En un contexto más amplio, el desarrollo de una capacidad marítima regional es también un aspecto importante a la hora de garantizar la seguridad en la zona. La Comisión apoya la aplicación del llamado Código de Conducta de Djibouti de la Organización Marítima Internacional, de nuevo utilizando nuestro instrumento para la estabilidad. Un programa que se ocupa de determinadas rutas marítimas críticas, entre las que se cuentan la región del Cuerno de África del Golfo de Adén, ayudará a la creación en Djibouti de un centro regional de formación en asuntos marítimos. Este centro se centrará en la generación de capacidades y en la formación del personal administrativo marítimo, de los funcionarios y de los guardacostas de esa región, e incluye los de Somalia, Puntlandia y Somalilandia como viables. También se ha identificado un centro de intercambio de información en Sana´a, en Yemen, para su financiación en 2009. La primera fase de este programa ya ha comenzado y los estudios de viabilidad están en desarrollo.

Permitan que ahora me centre en otra cuestión importante antes de finalizar mi intervención. La Comisión está desarrollando una política marítima integrada —que incluye una dimensión exterior— y también una vigilancia marítima total en los sectores y fronteras para generar una conciencia del entorno marítimo de las actividades en el mar, que tenga un impacto, entre otras cosas, sobre la seguridad y la protección marítimas, pero también sobre el cumplimiento de la legislación en general.

La actual Presidencia sueca ha dado comienzo a una iniciativa significativa para asegurar la coherencia entre pilares de la política marítima de la UE, garantizando el vínculo entre la acción comunitaria y el trabajo desarrollado bajo el segundo pilar, en particular por parte de la Agencia Europea de Defensa. Consideramos que la integración de la vigilancia marítima encierra un apreciable potencial para ayudar a las operaciones de la UE contra la piratería, ya que la recopilación de datos de vigilancia marítima procedentes de distintas fuentes permite que las autoridades que actúan en el mar tomen decisiones y reacciones de una manera más informada.

Todas estas distintas líneas de intervención, que también fueron destacadas en la Resolución del Parlamento Europeo de octubre pasado, constituyen la contribución de la Comisión a la lucha contra la piratería.

 
  
MPphoto
 

  Cristiana Muscardini, en nombre del Grupo PPE. (IT) Señora Presidenta, señor Ministro, señora Comisaria, Señorías, recibimos con gran satisfacción la ampliación de la Operación Atalanta.

He intentado dedicarme al problema de Somalia durante cerca de diez años y no puedo negar que en demasiadas ocasiones Europa no ha actuado con la rapidez suficiente.

La situación en Somalia empeora a diario debido a las consecuencias del terrorismo internacional y también al problema de la piratería y a la tragedia humana experimentada por millones de personas, especialmente mujeres y niños, que sufren la violencia, que se enfrentan de manera cotidiana al hambre y que con demasiada frecuencia huyen a través del desierto en un intento de encontrar cobijo en las costas europeas.

Conjuntamente con la lucha contra el terrorismo, debemos introducir iniciativas que traigan una nueva esperanza para la economía de la región, pero también introducir un control europeo de la situación de los campos de refugiados en Libia. Hemos recibido informes sobre situaciones muy graves en esos campos, tanto de violencia y de incumplimiento de los derechos humanos, a menudo dirigidos contra mujeres somalíes.

Durante una conferencia organizada por el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos), el representante permanente del gobierno de transición somalí ante las Naciones Unidas, el doctor Yusuf Mohamed Ismail Bari-Bari, señaló que en Somalia ha aumentado el empobrecimiento debido a la pesca fraudulenta en sus costas y que muchos de los piratas son antiguos pescadores que no obtuvieron respuesta por parte de la justicia o simplemente atención.

Por tanto debemos luchar duramente contra el terrorismo pero también debemos esforzarnos por aportar justicia, esperanza y economía a un país martirizado por años de guerra.

 
  
MPphoto
 

  Roberto Gualtieri, en nombre del Grupo S&D. (IT) Señora Presidenta, Señorías, con este debate y con la resolución que aprobaremos mañana en el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, tenemos la intención de expresar nuestro apoyo nítido al compromiso de la Unión Europea para combatir la piratería. Al mismo tiempo, queremos expresar nuestra preocupación en lo tocante a la naturaleza dramática de la situación dentro de Somalia, lo que refuerza la necesidad y la urgencia de una acción para fomentar la estabilidad en el país con el fin de atajar las causas primordiales del fenómeno de la piratería.

La Operación Atalanta es una iniciativa exitosa. Ha permitido transportar 300 000 toneladas de ayuda y ha mejorado la seguridad en el Golfo de Adén para todo el tráfico marítimo, demostrando la capacidad y el valor operativo y político añadido de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD).

Al mismo tiempo, necesitamos un mayor compromiso por parte de Europa y de la Unión Africana para apoyar el proceso de Djibouti y por esa razón, aunque somos conscientes de las dificultades y de los riesgos, expresamos nuestro apoyo a la posibilidad de una misión de la PESD en Somalia, que el Consejo ha empezado a sopesar.

Por tanto, esperamos que, en el contexto de las enmiendas y los debates, todos los grupos colaborarán en el reforzamiento de este mensaje, en lugar de caer en la trampa de utilizar una situación dramática como la de Somalia para generar una diatriba política en determinados países que nada tienen que ver con este debate y con el trabajo del Parlamento.

 
  
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica, en nombre del Grupo ALDE. (ES) Señora Presidenta, tenemos que apoyar el desarrollo democrático y social de Somalia para acabar con la piratería. Pero, además, pedimos que los barcos pesqueros europeos que faenan en el Índico meridional sean protegidos de los ataques piratas por la operación Atalanta igual que los barcos mercantes, que lleven escoltas militares, porque es la solución más eficaz, menos costosa y la que recomienda la Organización Marítima Internacional, y que los detenidos por piratería sean juzgados en los países de la zona, como se prevé en el acuerdo de marzo de 2008 con Kenia y Seychelles.

Y todo ello porque los pesqueros, por su especial vulnerabilidad, corren un riesgo real y creciente de sufrir asaltos y secuestros en la zona. Porque este Parlamento denunció hace un año este problema, y hasta la Comisión ha reconocido que no hemos hecho nada en este aspecto, mientras que los piratas han seguido atacando.

La última víctima, el Alakrana, ha permanecido casi cincuenta días secuestrado. Y, en tercer lugar, porque esos barcos faenan al amparo de un acuerdo de pesca europeo, lo hacen legalmente en aguas internacionales y bajo el control de las autoridades competentes.

Por eso debemos ampliar la protección a este tipo de barcos.

 
  
MPphoto
 

  Reinhard Bütikofer, en nombre del Grupo Verts/ALE.(DE) Señora Presidenta, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señora Comisaria, la Operación Atalanta representa una contribución exitosa de la UE a la seguridad en el Cuerno de África y debería tener continuación. Sin embargo, la UE tiene una responsabilidad común más amplia. Esto implica no taparse los ojos cuando las exportaciones de residuos tóxicos ilegales o la pesca ilegal dañan los intereses de Somalia. Por ese motivo, debemos adoptar un planteamiento coherente para dar continuidad a estos asuntos.

La resolución que votaremos mañana ha optado por el camino equivocado en dos aspectos y no los respaldamos ese planteamiento. Es un error querer cambiar el mandato de Atalanta ahora, sea en lo tocante al área de operaciones, sea en relación con el intento de los miembros de esta Cámara de ampliar el mandato para incluir la pesca. Queremos que el mandato continúe, pero sin modificaciones.

En segundo lugar, es altamente discutible poner en marcha una misión formativa de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD) sin la justificación oportuna y que no hará una contribución demostrable a la construcción de un Estado en Somalia. Debemos guiarnos por la precaución, no por la precaución.

 
  
MPphoto
 

  Willy Meyer, en nombre del Grupo GUE/NGL.(ES) Señora Presidenta, compartimos plenamente la primera parte de la intervención de la Comisaria, señora Ferrero, plenamente. Ése es el problema, ahí está la raíz y, mientras no atajemos la raíz del problema, no habrá posibilidad de una solución militar ni por mar ni por tierra. Por mar —ayer hizo unas declaraciones el responsable de la Operación Atalanta y lo dijo con claridad— una solución marítima a la piratería es imposible. Los Estados Unidos intentaron, fracasando, una operación militar por tierra.

Por lo tanto, todo lo que sea retrasar la cooperación al desarrollo y la solución a la gobernanza del país es una equivocación. No es posible una solución militar, pero tampoco privatizar funciones de las fuerzas armadas, como ha hecho el Gobierno español. No se trata de cambiar ejércitos por personas de empresas privadas de seguridad con armamento de guerra. No, esa no es la solución. La solución es, efectivamente, acabar con toda la piratería, con toda; con la piratería de Somalia, pero también con la piratería extranjera que está esquilmando las aguas marítimas de Somalia.

 
  
MPphoto
 

  Niki Tzavela, en nombre del Grupo EFD.(EL) Señora Presidenta, los observadores internacionales han destacado que la solución de la piratería reside en alcanzar la estabilidad política en esa área. Esto es algo que todos deseamos, especialmente nosotros los griegos, porque los barcos griegos están siendo golpeados duramente por la piratería en esa zona.

Comisaria, lo que ha dicho usted me ha sorprendido gratamente. Hasta ahora, la única información que habíamos obtenido, tanto a través de los medios de comunicación internacionales como por parte de ambos bandos, se refería a los avances de las operaciones militares. Me ha desarmado usted, porque quería formularle la siguiente pregunta: ¿cuáles son los avances que han logrado hasta la fecha las fuerzas políticas del país?, porque ahora nos estamos centrando en el hecho de que, con el objeto de solucionar el problema, necesitamos estabilidad política en Somalia. Gracias por la información que nos ha proporcionada y debo decir que sería muy útil que tanto el Parlamento Europeo como los medios de comunicación implicados en la cuestión de la intervención política pudieran recibir una información más detallada.

 
  
MPphoto
 

  Luis de Grandes Pascual (PPE). (ES) Señora Presidenta, Señora Comisaria Ferrero, Señor representante del Consejo, España acaba de atravesar un episodio lamentable en el que un barco, el Alakrana, y toda su tripulación han sido sometidos a chantajes, a humillaciones y a riesgos miles.

Es en España —que es donde compete— donde se están pidiendo hoy responsabilidades al Gobierno de España. Aquí vamos a hablar de Europa y de más Europa. Y, por tanto, tenemos que decir que el balance, después de un año en el que hemos exigido diplomacia y contundencia, ha sido positivo.

Pero la Operación Atalanta es insuficiente. Es necesario ampliarla, hacerla más flexible, que sea también posible proteger no solamente el camino por el que transita la ayuda humanitaria, sino también a los pesqueros y a los mercantes comunitarios. Es necesario protegerlos y, por eso, en la resolución que vamos a aprobar mañana vamos a pedir algunos compromisos de este Parlamento Europeo y de sus instituciones.

Lo que queremos es decir sí a la actitud firme de los Estados que protegen sus barcos con sus fuerzas armadas respectivas para disuadir y, si es preciso, reprimir legítimamente las acciones piratas. Tenemos que decir «no» a la contratación de la seguridad privada, que, según la OMI, contiene riesgos de violencia innecesaria, no a la actitud diletante y pasiva de los gobiernos que están provocando que sea fácil la piratería; y tenemos que decir «sí» a la diplomacia, sí a la ayuda a Somalia; y tenemos que decir «no» a las acusaciones infundadas de supuesta pesca ilegal.

Nuestros buques comunitarios están pescando de acuerdo con nuestros convenios internacionales, de acuerdo con la legalidad, y es necesario protegerles, y ésta es la obligación de las instituciones comunitarias.

 
  
MPphoto
 

  Saïd El Khadraoui (S&D).(NL) La compleja y peligrosa situación de Somalia y su impacto en la estabilidad de la región es una fuente de enorme preocupación para todos nosotros. Al mismo tiempo, el mundo entero ha sido testigo de los problemas que ese país experimenta como resultado de la piratería marítima y de su impacto en la navegación en las aguas profundas cercanas a Somalia. Con el fin de solucionar esta situación, obviamente necesitamos un enfoque integrado, como ha dicho hace poco la Comisaria Ferrero-Waldner.

Quiero aprovechar esta oportunidad para expresar nuestro agradecimiento por el excelente trabajo que la Operación Atalanta ha llevado a cabo hasta la fecha. Sus esfuerzos son muy importantes, porque la accesibilidad de esta zona es crucial para el tráfico internacional de mercancías y de pasajeros. Deseamos que tanto los marineros que tripulan barcos mercantes y los pescadores que faenan en la región puedan llevar a cabo su trabajo con seguridad. Pensamos que es fundamental. Por tanto, sigamos apoyando el trabajo de esta misión. Por supuesto, consideremos también qué más podemos hacer y, como acertadamente ha dicho la Comisaria, atajemos al mismo tiempo este problema en su origen, de manera eficaz y en distintos frentes.

 
  
MPphoto
 

  Franziska Katharina Brantner (Verts/ALE).(DE) Señora Presidenta, Somalia es un país en constante estado de emergencia, y no ha tenido gobierno durante casi veinte años. Nosotros en la Unión Europea debemos tratar de cambiar esta situación. Por eso apoyamos el trabajo de la Comisión. Sin embargo, nos mostramos muy escépticos acerca de la nueva misión de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD) y del plan para entrenar a 2 000 soldados para el gobierno de transición de Somalia.

¿Cuál es el auténtico objetivo de la misión? ¿Cuál es el concepto político global para Somalia? ¿Qué valor podemos añadir a los actuales proyectos de entrenamiento y formación estadounidenses y franceses? No comprendemos cómo esta misión puede contribuir a la creación del Estado. ¿Qué legitimidad tiene el gobierno de transición? ¿Por qué lo apoyamos? ¿Por qué creemos que los soldados lo apoyarán? ¿Cómo podemos evitar que los soldados se unan a los señores de la guerra una vez hayan recibido el entrenamiento? Consideramos que aún hay muchas cuestiones pendientes relativas a esta misión para que sea comenzar a planearla. Sobre todo, no entiendo qué valor puede aportar la UE y considero que el dinero estaría mejor gastado en otros proyectos que la Comisión ya está desarrollando.

 
  
MPphoto
 

  Eider Gardiazábal Rubial (S&D). (ES) Señora Presidenta, para hacer una aproximación de lo que ocurre en aguas del Índico debemos tratar el tema de la piratería con responsabilidad, sin demagogia y sin utilizaciones partidistas, a pesar de los comentarios que he tenido la desgracia de escuchar aquí de alguno de mis colegas, que ha utilizado su intervención para atacar al Gobierno español. Un Gobierno español que recuerdo fue promotor e impulsor de la misión Atalanta, a la que estamos hoy alabando. Y es evidente que esta misión no es suficiente y que hay que reforzarla.

Por eso, quiero pedir al Consejo que refuerce esta misión, que amplíe las zonas de protección a su cargo, que la dote de más efectivos y que le otorgue más competencias, por ejemplo, vigilando los puertos de donde salen las naves nodrizas que utilizan los piratas. Pero es evidente que Atalanta no puede ser el único mecanismo para resolver el problema en Somalia. Y por eso pido aquí que se busque una estrategia común frente a Somalia, que incluya la cooperación y el diálogo político con el Gobierno de transición federal.

Y pido también al Consejo que ponga en marcha una nueva operación, una operación paralela a Atalanta, que ayude a la formación y al equipamiento de las fuerzas de seguridad del Gobierno federal somalí a la vez que refuerza su compromiso con el respeto de los derechos humanos y con la aplicación de la ley.

("Tarjeta azul" (apartado 8 del artículo 149 del Reglamento): El orador acepta responder a la pregunta)

 
  
MPphoto
 

  Luis de Grandes Pascual (PPE). (ES) ¿A su Señoría le parece irresponsable haber dicho que es en el ámbito de España donde se deben pedir responsabilidades al Gobierno y que aquí tenemos que hablar de Europa y de medidas europeas en favor de la operación Atalanta?

 
  
MPphoto
 

  Eider Gardiazábal Rubial (S&D). (ES) Señor de Grandes, no intente usted jugar. Lo que me parece irresponsable es que aproveche su intervención para meter de refilón al Gobierno de España.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Papanikolaou (PPE).(EL) Señora Presidente, es un hecho que los piratas somalíes son una amenaza para la navegación internacional. La piratería no solamente afecta al coste y a la fiabilidad del transporte marítimo, sino que también —y con mayor importancia— impide el abastecimiento de ayuda humanitaria internacional a Somalia, agravando así la grave escasez de alimentos en el país. Sin embargo, debo señalar que los países con una larga tradición en navegación mercante, como Grecia y otros países mediterráneos, están siendo especialmente afectados. Comprendo que la misión antipiratería de la UE para proteger el paso marítimo en el Cuerno de África es un paso importante. No obstante, debemos entender que las cosas que solíamos pensar que pertenecían al mundo de la fantasía o del cine —yo las leía en mis libros de historietas cuando era niño— están llamando ahora a nuestra puerta, son un peligro visible, una realidad. Por eso debemos coordinarnos, para persuadir al Consejo y a la Comisión de que adopten más iniciativas políticas.

 
  
MPphoto
 

  Josefa Andrés Barea (S&D). (ES) Señora Presidenta, para España es muy importante el tema de la piratería, porque está afectando también a nuestros buques pesqueros y quisiera felicitar la liberación del buque Alakrana, a sus pescadores, a su armador y al Gobierno de España por la labor realizada.

Los pesqueros son blanco de los piratas y un suculento pedazo para pedir rescates —es evidente— y los piratas se han modernizado, como ha dicho el Consejo, en mar y en tierra, son rentables y también los Estados miembros tienen que dar una respuesta.

La operación Atalanta ha sido un éxito, también la señora Comisaria ha reflejado el número de actividades que se han realizado y que son importantes, pero necesitamos más y mejor operación Atalanta. Necesitamos que los buques pesqueros dejen de ser solamente buques vulnerables, que se proteja a los buques pesqueros y que se amplíe la zona en que se ofrece protección.

Y, sobre todo, necesitamos solución en tierra, porque en tierra es donde se genera el problema: equilibrio democrático —lo ha dicho la Comisión—, y le preguntamos a la Comisión si estaría dispuesta a impulsar una cumbre sobre piratería en la zona, para intentar encontrar soluciones en tierra a lo que está pasando en el mar.

 
  
MPphoto
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE).(ES) Yo también celebro, lógicamente, el final feliz del caso del Alakrana, pero me temo que, por desgracia, puede que no sea el último. Es importante recordar —como se ha dicho— que los piratas se nutren, precisamente, de la pobreza, pero también de las fallas del sistema y de las lagunas de un sistema que no funciona.

Si bien es triste y lamentable que se secuestren marineros que, al fin y al cabo, no hacían más que su trabajo, también lo es que exista quien —aprovechándose de esta situación de desgobierno no solamente en Somalia, sino en la zona— se lance a pescar ilegalmente o vierta residuos contaminantes en sus aguas. Porque esto, señor de Grandes, lamentablemente ha ocurrido.

Condenamos cualquier acto de piratería, sin duda. Pero la lucha contra ese fenómeno exige algo más que soldados y mercenarios. De hecho, reducirlo todo a esto puede incluso ser contraproducente, puesto que podría conllevar una escalada preocupante del conflicto, especialmente cuando sabemos que algunos armadores, precisamente en aras de maximizar su presencia en la zona, se arriesgan más de lo debido y se alejan más de lo debido de las zonas protegidas, lo que conlleva, lógicamente, un riesgo al que siempre es muy difícil hacer frente.

 
  
MPphoto
 

  Carmen Fraga Estévez (PPE).(ES) Señora Presidenta, si hay ilegalidad en la pesca en el Océano Índico, desde luego ésta jamás se puede aplicar a la flota comunitaria, como algunas personas han indicado aquí. Y voy a decir los siguiente: la flota comunitaria faena dentro de la más estricta legalidad, con licencias al amparo del Acuerdo de pesca Unión Europea-Seychelles y al amparo de la Comisión de Túnidos del Océano Índico, que regula y gestiona la pesquería de túnidos en estas aguas.

En segundo lugar, todos los buques comunitarios cuentan con un sistema de control por satélite, por el cual están localizados en tiempo real y en todo momento por las autoridades pesqueras y militares.

En tercer lugar, la flota comunitaria también embarca observadores y cumple con un estricto régimen de información sobre la actividad pesquera a través de los cuadernos de pesca, muestreo de descargas y prohibición de transbordos en alta mar, entre otras medidas.

Y, por último, toda la flota comunitaria se encuentra debidamente inscrita en el registro regional de la flota de la Comisión de Túnidos del Océano Índico y a mí me gustaría que tanto la Comisión como el Consejo ratificasen que la flota europea que faena en estas aguas lo hace dentro de la más estricta legalidad.

 
  
MPphoto
 

  Janusz Władysław Zemke (S&D).(PL) Señora Presidenta, me gustaría expresar mi agradecimiento y comenzar diciendo que hoy hemos recibido, en mi opinión, una información muy útil y muy fiable por parte del señor Bildt y de la señora Comisaria. La información muestra el hecho de que los esfuerzos de la Unión Europea se concentran en dos áreas. La primera es la de la ayuda humanitaria. La segunda es la acción militar, y estas dos áreas de actividad, por suerte, están siendo ampliadas de manera eficaz. Sin embargo, quiero preguntar lo siguiente: ¿no deberíamos al menos conceder la misma importancia a la construcción del Estado de Somalia, puesto que de hecho es un país privado de un gobierno propiamente dicho? ¿No deberíamos dotarlo de policía local, así como de un núcleo de fuerzas militares? En mi opinión, si esta tercera área no es tratada del mismo modo que las otras dos, será complicado tener éxito a largo éxito.

 
  
MPphoto
 

  Carl Bildt, Presidente en ejercicio del Consejo. – Señora Presidenta, seré muy breve: Somalia es un gran problema. Lo ha sido durante veinte años. Hemos debatido la piratería. Pero no olvidemos la situación humanitaria, que es desastrosa. No olvidemos el problema de los terroristas. No olvidemos la inestabilidad de la región.

Con el paso del tiempo, debemos intentar tratar con todo ello. Pero seamos también realistas. La comunidad internacional, las Naciones Unidas y otros estamentos se han dedicado a Somalia durante mucho tiempo. Los resultados han sido bastante escasos. Somos recién llegados a esta área en lo que se refiere a tratar con Somalia. Intentamos hacer determinadas cosas.

Todos afirmamos que Atalanta ha sido un éxito, pero no pensemos que va a resolver todos los problemas. Cuando debatimos sobre ampliarla al Océano Índico, hablamos de áreas absolutamente enormes. E incluso si desplegásemos todos los efectivos navales de todos los países de la Unión Europea, no sería un éxito en absoluto.

Y algunos de estos piratas, claro está, están obteniendo dinero también, lo que les permite invertir en más recursos. Eso aumenta la dificultad del problema.

Ésa no es la razón para no hacer lo que está a nuestro alcance. Con todas las reservas por las dificultades, deberíamos tratar de comprometer nuestro apoyo al gobierno federal de transición.

Eso es lo que estamos tratando de hacer con distintos programas de formación. ¿Existe una garantía de tener éxito? No, no la hay. Pero lo único sobre lo que podemos tener certeza es que, si no lo intentamos, seguro que no tendremos éxito. Si lo intentamos, al menos existe la posibilidad de que tengamos un impacto positivo. Y, si no hemos recibido nada más, hemos logrado gestionar los programas de entregas del Programa Mundial de Alimentos a los sufridos y hambrientos habitantes de Somalia. Eso en sí mismo es algo de lo que podemos sentirnos orgullosos.

 
  
MPphoto
 

  Benita Ferrero-Waldner, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, sé muy bien que ésta es una cuestión muy importante en algunos Estados miembros debido a las víctimas que han tenido, por las dificultades allí. Nuestro colega griego que me ha hecho una pregunta a la que quería dar respuesta ya no está presente, pero quiero contar lo que hemos hecho y por qué he dicho que se ha registrado un éxito relativo.

Como nuestra Presidente ha mencionado, hemos tenido el denominado el Proceso de Djibouti y el grupo internacional de contacto, del que la Comisión era parte y en el que sé que nuestro colega el señor Michel, que ahora es parlamentario europeo, ha intentado ayudar y apoyar al gobierno de transición, que sigue siendo el mejor posicionado para aportar algo de estabilidad a Somalia. Ésa es nuestra tarea principal y más importante, y tendremos que hacerlo con apoyo diplomático y político.

Tenemos que ayudar y proteger a los barcos y a todas las personas que hay allí. También tenemos que hacer lo que he dicho con anterioridad, el colega que ha intervenido en último lugar tal vez me ha oído antes. Antes de eso he dicho que la creación de instituciones, la capacitación y el intentar prestar ayuda al proceso legal para ayudar a la población, resulta absolutamente fundamental, solamente entonces, cuando tengamos más estabilidad en el país y hayamos dado pasos para erradicar la pobreza, será posible hacer todo eso. Así que se trata de un proceso verdaderamente complejo.

Con el fin de resultar de ayuda, aparte de otras cosas, ahora tenemos en marcha una ayuda concreta de 50 millones de euros, que supone una enorme cantidad de dinero para aquellas personas y que sirve para apoyar la gobernanza, la seguridad y la sociedad civil, y para apoyar el proceso de reconciliación y la creación de instituciones. El objetivo final es ayudar a crear un Estado operativo que sea capaz de servir a los ciudadanos somalíes y en el que también deberemos luchar contra el terrorismo. Por desgracia, el terrorismo está muy arraigado allí, donde prácticamente tenemos un Estado fallido, por lo que nuestra tarea se antoja ímproba.

Alguien ha preguntado si podría celebrarse una cumbre sobre piratería en el futuro. Ciertamente, en la Comisión no estaríamos en contra, pero creo que es algo que deben decidir los Estados miembros y, en particular, la próxima Presidencia española. Si existe un interés, entonces se podría celebrar dicha cumbre.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – He recibido seis propuestas de resolución(1) presentadas de conformidad con el apartado 2 del artículo 110 del Reglamento.

Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana, jueves 26 de noviembre de 2009.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Cadec (PPE), por escrito.(FR) Señora Presidenta, Señorías, quiero dar mi apoyo incondicional a esta resolución, ya que subraya la importancia de la Operación Atalanta y su éxito. Comprendo la inmensidad de la tarea asignada, debido al tamaño del territorio que es preciso cubrir. Sin embargo, me gustaría que los barcos pesqueros europeos que faenan en la zona fuesen vistos como embarcaciones muy vulnerables y que por ello recibieran una protección especial. Por tanto, deben ser incluidos en la categoría 3.

De hecho, los barcos atuneros son particularmente vulnerables, en la medida en que, por un lado, tienen una cubierta muy baja y en que, por otra parte, permanecen inmóviles y sin maniobrar durante la pesca de cerco, esto es, durante un período de entre cuatro y cinco horas. Durante ese tiempo, por tanto, corren el riesgo de un ataque pirata. Esta característica específica justifica esta petición concreta. También quiero clarificar aclarar que esta clasificación de la Operación Atalanta sería un añadido a las iniciativas de protección francesas y españolas a bordo de sus barcos.

 
  
MPphoto
 
 

  Filip Kaczmarek (PPE), por escrito. (PL) La Comisión y el Consejo tienen razón. La única respuesta posible a la situación en Somalia es un enfoque exhaustivo del conflicto que se vive allí, con acciones coordinadas de todas las partes comprometidas en las iniciativas dirigidas a lograr la estabilidad en la región y a acabar con la piratería. Nuestro objetivo inmediato en relación con la eliminación de la piratería, por supuesto, debe ser la continuación de la Operación Atalanta. Esto incluso debería incluir una ampliación de su mandato, de modo que también se pudiera proteger a los pescadores. No entiendo por qué algunos colegas parlamentarios no quieren proteger a los pescadores. Ya que estamos protegiendo a la navegación comercial y turística, así como a los barcos que transportan ayuda alimentaria, también deberíamos hacer todo lo posible para posibilitar que los pescadores realicen su trabajo con seguridad.

Al mismo tiempo, no debemos perder de vista el objetivo a largo plazo, sin el cual será imposible dar con una solución duradera para el problema de la piratería. Me refiero a la paz, la estabilidad, la erradicación de la pobreza y el desarrollo del país. Por tanto, en nuestra actuación orientada al largo plazo debemos concentrarnos en:

• reforzar la misión de la AMISOM,

• mantener y ejecutar de manera decidida el embargo de armas sobre Somalia,

• la estabilización del país por medio de una estrategia de acción coordinada y exhaustiva que implique a la Unión Europea, a la Unión Africana y a los Estados Unidos,

• tratar de alcanzar unos acuerdos de paz duradero entre las partes, y

• mantener el apoyo a la creación de instituciones estatales en todo el país.

 
  

(1)Véase el Acta.

Última actualización: 16 de abril de 2010Aviso jurídico