Artículo
 

El Parlamento Europeo se toma en serio el medio ambiente

Medio ambiente - 24-06-2009 - 15:17
Compartir
Bomba de calor geotérmica del edificio Louis Weiss (Estrasburgo)

Bomba de calor geotérmica del edificio Louis Weiss (Estrasburgo)

El Parlamento Europeo es una institución transnacional de gran tamaño que cuenta con más de 700 eurodiputados y unos 6.000 trabajadores. Sus actividades diarias se realizan en más de 23 edificios en Bruselas, Luxemburgo y Estrasburgo. Por ello, y porque sus miembros proceden de todo el continente, es también un Parlamento 'viajero'. En este artículo hacemos un repaso de las acciones de la Eurocámara para minimizar su impacto medioambiental.

Inmenso pero móvil. Estas dos palabras, que inevitablemente se traducen en un alto uso de energía, describen a la única institución de la UE elegida democráticamente. El funcionamiento de la máquina legislativa no sólo requiere recursos humanos, sino también mucha electricidad, agua, combustible y papel. Sin embargo, las innovaciones tecnológicas y el pensamiento verde ayudan a reducir drásticamente la utilización de estos recursos.
 
Hacia un eco-Parlamento
 
El número total de personas que circulan por las tres sedes del Parlamento Europeo supera las 10.000, incluyendo a los asistentes de los eurodiputados, los visitantes, los proveedores de servicios, los periodistas y los grupos de presión. Además, el Parlamento está siempre en movimiento: los diputados viajan a Bruselas o a Estrasburgo y de vuelta a sus respectivos países, y las delegaciones oficiales realizan misiones parlamentarias al extranjero. {}
 
El Parlamento Europeo aún está lejos de dejar de producir emisiones de carbono, pero quiere reducir estas emisiones en un 30% para 2020. Sus nuevos edificios (Willy Brandt y Jozsef Antall) están repletos de tecnologías ecológicas. La futura ampliación del edificio Adenauer en Luxemburgo lo convertirá en uno de los más verdes de mundo (prevé obtener el certificado ecológico BREEAM), con energía geotérmica, solar, paneles fotovoltaicos y biocombustibles.
 
El discurso llevado a la práctica
 
El Parlamento Europeo se ha fijado de plazo hasta 2019 para producir tanta energía como consume. La Eurocámara intenta poner en práctica lo que predica: las nuevas tecnologías se traducen en un menor consumo de energía y en una reducción de las emisiones de CO2:
 
• El 100% de la electricidad que usa es verde (desde enero de 2008)
• Más del 90% de los ordenadores tienen pantallas planas de bajo consumo
• Apagado automático de luces y ordenadores, impresoras de ambas caras de los folios
• Sistemas de calefacción mejorados
• Alienta al personal a utilizar el transporte público, y pone a su disposición bicicletas
• Reducción del número de misiones
• Más servicios de videoconferencia
• Más del 50% de los residuos son reciclados y reutilizados
• Cláusulas verdes en la contratación pública: los equipos informáticos, papel libre de cloro y reciclado, productos de limpieza con etiqueta ecológica, vehículos de consumo eficiente
 
Futuras mejoras
 
No cabe duda de que aún queda mucho por hacer:
 
• Mejorar los sistemas de calefacción, climatización y aislamiento.
• Sustituir los vehículos oficiales por coches híbridos o menos contaminantes
• Garantizar la movilidad sostenible para el personal
 
Con el fin de aumentar la conciencia sobre este asunto, del 24 de junio al 15 de julio se organizarán una serie de eventos en el Parlamento Europeo:
 
• La 'Energy Bike', que mostrará cuánta energía consumen diferentes bombillas y equipos.
• Vehículos eléctricos de prueba
• Se presentarán guías de buenas prácticas.
• Habrá una exposición sobre el cambio climático en el Ártico.
 
La Semana Verde de la Comisión -un foro con 3.500 participantes- se celebra del 23 al 26 de junio en Bruselas.

Cifras

  • 736 eurodiputados, 6.000 empleados
  • 23 edificios en Bruselas, Luxemburgo y Estrasburgo
  • 33 oficinas de información en toda la UE
  • Superficie total de más de un millón de metros cuadrados, de los que un 80% cumple los estándares EMAS
  • Cifra total de emisiones del Parlamento Europeo en 2006: 114.000 toneladas de equivalente CO2
 
Ref.: 20090624STO57415