Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2011/2186(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0058/2012

Textos presentados :

A7-0058/2012

Debates :

PV 29/03/2012 - 4
CRE 29/03/2012 - 4

Votaciones :

PV 29/03/2012 - 9.16
CRE 29/03/2012 - 9.16
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2012)0119

Textos aprobados
PDF 184kWORD 96k
Jueves 29 de marzo de 2012 - Bruselas Edición definitiva
Banco Europeo de Inversiones - Informe anual 2010
P7_TA(2012)0119A7-0058/2012

Resolución del Parlamento Europeo, de 29 de marzo de 2012, sobre el Banco Europeo de Inversiones (BEI) - Informe anual 2010 (2011/2186(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Informe anual del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para 2010,

–  Vistos los artículos 15, 126, 175, 208-209, 271, 308-309 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el Protocolo nº 5 sobre el Estatuto del BEI,

–  Visto el artículo 287 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, relativo al papel del Tribunal de Cuentas,

–  Visto el Reglamento (UE) nº 1093/2010 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de noviembre de 2010, por el que se crea una Autoridad Europea de Supervisión (Autoridad Bancaria Europea), se modifica la Decisión nº 716/2009/CE y se deroga la Decisión 2009/78/CE de la Comisión,

–  Vista la Decisión nº 1080/2011/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, por la que se concede al Banco Europeo de Inversiones una garantía de la UE frente a las pérdidas que se deriven de préstamos y garantías de préstamos concedidos para la realización de proyectos fuera de la Unión y se deroga la Decisión nº 633/2009/CE,

–  Vista su decisión, de 10 de mayo de 2011, sobre la aprobación de la gestión en la ejecución del presupuesto de los octavo, noveno y décimo Fondos Europeos de Desarrollo para el ejercicio 2009(1) ,

–  Vista su Resolución, de 7 de abril de 2011, sobre el informe anual del Banco Europeo de Inversiones de 2009(2) ,

–  Visto el Plan de operaciones del BEI para 2011-2013, aprobado por su Consejo de Administración el 14 de diciembre de 2010,

–  Visto el informe anual de actividades para 2010 presentado por el Comité de Auditoría del BEI al Consejo de Gobernadores de 6 de abril de 2011,

–  Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 8 de junio de 2011, sobre invertir en el futuro: un nuevo marco financiero plurianual para una Europa competitiva, sostenible e integradora(3) ,

–  Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 6 de julio de 2011, sobre la crisis financiera, económica y social: recomendaciones relativas a las medidas e iniciativas que deberán adoptarse(4) ,

–  Vista su resolución, de 10 de marzo de 2010, sobre la Estrategia «Europa 2020»(5) ,

–  Vistos el artículo 48 y el artículo 119, apartado 2, de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Control Presupuestario y las opiniones de la Comisión de Desarrollo, de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (A7-0058/2012),

A.  Considerando que el BEI fue creado por el Tratado de Roma y que su principal objetivo consiste en contribuir al desarrollo del mercado único y a la reducción de las diferencias existentes en el desarrollo de las distintas regiones,

B.  Considerando que las operaciones de financiación del BEI en el interior de la Unión Europea se centran en seis ámbitos políticos prioritarios: asegurar la cohesión económica y social, así como la convergencia; instaurar la economía del conocimiento; desarrollar las redes transeuropeas de transporte y las redes de acceso; apoyar a las pequeñas y medianas empresas (PYME); proteger y mejorar el medio ambiente y promover comunidades sostenibles; y respaldar una energía sostenible, competitiva y segura,

C.  Considerando que el BEI sigue siendo el «Banco Europeo» y que constituye la institución para la consecución de los objetivos de la UE,

D.  Considerando que el desembolso del grupo BEI en concepto de préstamos de la UE alcanzó los 52 000 millones de euros en 2010,

E.  Considerando que las operaciones del BEI fuera de la Unión Europea se realizan principalmente para apoyar las acciones políticas externas de la Unión Europea,

F.  Considerando que el desembolso del grupo BEI en concepto de préstamos fuera de la UE alcanzó los 6 000 millones de euros en 2010,

G.  Considerando que, de conformidad con su estatuto, tras la ratificación del Tratado de Lisboa, el BEI está autorizado a conceder préstamos y garantías por un importe máximo equivalente a dos veces y media su capital suscrito y sus reservas, provisiones no asignadas y excedentes de cuenta de pérdidas y ganancias,

H.  Considerando que la prolongación de la crisis financiera, económica y de la deuda soberana más allá de 2010 y la consiguiente restricción del crédito han agravado las necesidades de financiación,

I.  Considerando el cometido del BEI de ayudar a la economía europea, recurriendo tanto a los mercados de capitales como a sus fondos propios,

J.  Considerando que la calificación crediticia AAA del BEI es crucial para su funcionamiento,

K.  Considerando que el Estatuto del BEI establece un comité de vigilancia como comité independiente para que lleve a cabo la auditoría de las cuentas del BEI y verifique que sus actividades son conformes a las mejores prácticas bancarias; considerando que el Comité de vigilancia manifestó en su informe de 6 de abril de 2011 que, en 2010 había recibido el apoyo previsto del Banco para cumplir debidamente con sus obligaciones;

L.  Considerando que sin una financiación adecuada no es posible alcanzar los objetivos de la Estrategia «Europa 2020», tales como las inversiones en infraestructuras, tecnologías limpias, innovación y PYME,

M.  Considerando que el crecimiento sostenible debe garantizarse en la Unión también mediante la reasignación de los créditos de pago no utilizados del presupuesto de la UE a los programas comunes orientados al crecimiento, la competitividad y el empleo, y mediante la potenciación de los préstamos concedidos por el BEI y la creación de un mercado de bonos de proyecto eficiente,

Marco del Informe anual 2010

1.  Acoge con satisfacción el Informe anual para 2010 y anima al BEI a seguir trabajando en aras del desarrollo de la economía europea a fin de garantizar el crecimiento, estimular la creación de empleo y promover la cohesión social y territorial, haciendo especial hincapié en los proyectos destinados a las regiones menos desarrolladas; apoya al banco en su propósito de centrar su atención en las operaciones cuya financiación pueda tener una mayor repercusión en el crecimiento económico; señala que el BEI debería utilizar sus recursos e instrumentos de manera óptima para luchar contra la actual crisis económica y financiera;

2.  Considera que el grupo BEI(6) debe continuar informando anualmente al Parlamento Europeo sobre sus actividades de préstamo, tanto en la UE, por lo que se refiere a la promoción de los objetivos de la Unión y de la Estrategia UE 2020, como fuera de la UE, por lo que se refiere a su mandato y a la coherencia política general de la acción exterior de la UE; opina que el BEI y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrolle (BERD) también deben concentrarse en reforzar su coordinación y cooperación en terceros países, con el fin de mejorar sus respectivas ventajas comparativas y evitar solapamientos en su trabajo(7) , consiguiendo una mejor explotación de sus recursos; recuerda, igualmente, que el Consejo y el Parlamento Europeo han acordado que ha llegado el momento de estudiar la racionalización del sistema de instituciones financieras públicas europeas, sin excluir ninguna opción;

3.  Señala que el grupo BEI debe continuar informando anualmente al Parlamento Europeo sobre sus actividades de financiación por lo que se refiere al presupuesto de la UE y centradas en la financiación europea y en la financiación exterior; pide al Banco que facilite un acceso sencillo a su informe anual y que su redacción sea comprensible para los ciudadanos en general;

4.  Acoge con satisfacción el plan de operaciones aprobado para el periodo 2011-2013 que da una triple orientación a la acción del Banco en los próximos años: la aplicación de la estrategia «Europa 2020», la lucha contra el cambio climático y el apoyo a la política exterior de la Unión Europea;

5.  Apoya al Banco en su compromiso de centrarse en el «triángulo del conocimiento», que combina educación, la investigación y el desarrollo, y la innovación;

6.  Recomienda que el BEI publique en su sitio web las resoluciones del Parlamento Europeo sobre los informes anuales, junto con las preguntas escritas de los diputados al Parlamento Europeo, así como las respuestas del BEI, además de sus propios informes;

Actividades de financiación del BEI en la UE

7.  Reconoce el aumento del volumen de los préstamos para programas estructurales a la luz de la crisis económica y financiera; subraya el importante papel que desempeñan estos préstamos para la recuperación y el crecimiento al contribuir a la inversión del sector público en algunos Estados miembros; anima al BEI a que siga ofreciendo instrumentos similares no solo para ayudar a los países que atraviesen dificultades financieras, sino también para alentar a los países con una disciplina financiera óptima y a las regiones de convergencia;

8.  Señala que, en términos de volumen de préstamos, los proyectos de colaboraciones entre el sector público y el sector privado (CPP) representaron, en 2010, el 32 % de la actividad del BEI en materia de financiación de transporte transeuropeo; acoge con satisfacción la creación del Centro Europeo Experto en Colaboración Público-Privada con una red de miembros que ahora, además del BEI y de la Comisión, incluye a 30 países de la UE y países asociados así como a numerosas regiones;

9.  Pide al BEI que estimule la divulgación pública de las obligaciones de pago acumuladas de las CPP respecto de la CPP que se financie, así como información sobre la procedencia de los pagos futuros;

10.  Insta al BEI a que publique una lista anual de todos los beneficiarios de los préstamos y otros instrumentos financieros en la misma forma que la Comisión está obligada a publicar una lista de los beneficiarios finales de los fondos de la UE;

11.  Insta al BEI a que refuerce sus ayudas a las redes de infraestructuras en los «nuevos» Estados miembros, pues siguen siendo relativamente reducidas en comparación con las de los Estados miembros de la UE-15; pide que esa participación del BEI en la financiación de las redes de infraestructuras sea mayor en los proyectos de interconexiones fronterizas de los Estados miembros;

12.  Apoya ampliamente la cooperación entre el BEI y la Comisión Europea en el desarrollo de instrumentos financieros innovadores para promover los objetivos de la Estrategia «Europa 2020», las medidas para reactivar las economías dañadas por la crisis y las necesidades de acción frente al cambio climático; reconoce la experiencia positiva de la utilización de estos instrumentos, entre otros, la combinación de subvenciones y préstamos y los mecanismos de distribución de riesgos;

13.  En particular, apoya el Instrumento de Financiación de Riesgos Compartidos (IFRC), que es una iniciativa conjunta de la Comisión Europea y el BEI que apoya la financiación de proyectos que tengan un determinado nivel de riesgo, pero que también prevean unos beneficios superiores a la media. En el contexto de la aplicación del Séptimo Programa marco de investigación y desarrollo (PMID), constata con estupor que las firmas de préstamos con cargo al IFRC solo asciendan a 1 800 millones de euros en 2010, es decir, 1 000 millones de euros menos que en 2009; considera insuficiente la explicación que el BEI ofrece en su informe de 2010 sobre esa disminución, según la cual se ha relajado la presión sobre los créditos de las empresas que han recurrido al BEI en el peor momento de la crisis, por lo que pide más explicaciones del BEI y de la Comisión Europea;

14.  Manifiesta su preocupación por los sistemas internos de control y auditoría del BEI, y alienta a la CE y al BEI a que celebren un acuerdo marco global financiero y administrativo antes de que concluya noviembre de 2012, a la luz asimismo de la expansión prevista de instrumentos financieros innovadores administrados por el grupo BEI; confía en que el BEI informará al Parlamento sobre los progresos alcanzados antes de finales de diciembre de 2012;

Apoyo del BEI a las pequeñas y medianas empresas (PYME) europeas

15.  Acoge con satisfacción la consecución, un año antes de lo previsto, del objetivo cifrado en 30 000 millones de euros en préstamos a las PYME fijado por el Consejo ECOFIN de diciembre de 2008; apoya el nuevo producto de préstamos para las empresas de mediana capitalización y subraya la importancia de impulsar la recuperación económica de Europa; y pide al BEI que asesore a las PYME y otros beneficiarios, cuando proceda, para garantizar la calidad y eficacia de los proyectos;

16.  Reitera las continuas recomendaciones que el Parlamento Europeo ha emitido con anterioridad para que se mejore la transparencia con respecto a la selección, por parte del BEI, de los intermediarios financieros y la forma en que se asignan los «préstamos globales», e insiste en que es necesario tomar medidas para hacerlas efectivas; destaca la necesidad de que se establezcan unas condiciones de financiación más claras y unos criterios de eficacia de los préstamos más estrictos; alienta al BEI a que cree sin demoras instrumentos nuevos, coherentes y eficientes para mejorar la supervisión de los intermediarios financieros que colaboren con el BEI en la prestación de ayudas a las PYME en Europa antes de finales de 2012;

17.  Reitera su petición al BEI de que informe periódicamente de los resultados obtenidos, con inclusión de información global de los beneficiarios finales, informes de síntesis de la supervisión y aplicación de sus procedimientos internos, y la consecución de los objetivos; Pide que se indiquen y expliquen las desviaciones de los objetivos y se detallen las responsabilidades por dichas desviaciones; expresa su preocupación por la inexistencia de índices de penetración y de evaluaciones comparativas claras, a consecuencia de lo cual todavía sigue sin conocerse claramente la eficacia de los préstamos;

18.  Reconoce que, en 2010, 115 000 PYME recibieron apoyos del grupo BEI y que el BEI contribuyó con 10 000 millones de euros en líneas de crédito para préstamos a PYME, mientras que el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) facilitó a las PYME garantías y capital riesgo por un total de 2 800 millones de euros; apoya las iniciativas del BEI para garantizar un mayor apoyo a las PYME;

19.  Acoge con satisfacción la decisión del BEI de unirse al Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y al Grupo del Banco Mundial en el plan de acción conjunta de las instituciones internacionales para reforzar el apoyo a las PYME en Europa Central y Oriental durante el período 2009-2010; señala que al cumplir sus compromisos derivados de dicho plan (duplicar los recursos que normalmente se facilitan a las PYME en la región), el BEI cumplió su objetivo antes de lo previsto y que a finales de 2010, el BEI registró un aumento del 25 % ‐ equivalente a 14 000 millones de euros‐ en sus actividades de préstamos; pide al BEI que continúe su estrecha cooperación con los bancos de la región para apoyar a las PYME;

20.  Acoge con satisfacción el instrumento europeo de microfinanciación para el empleo y la inclusión social – Progress, creado en marzo de 2010 por la Comisión y el BEI; destaca la necesidad de publicar los resultados actualizados de este instrumento; pide que se establezcan y se publiquen lo antes posible criterios claros para la elección de los intermediarios que participen en la iniciativa;

21.  Acoge con satisfacción el Informe Especial nº 4/2011 del Tribunal de Cuentas Europeo sobre la fiscalización del régimen de garantías a las PYME y reconoce el importante papel que desempeña el mecanismo de garantía PYME; manifiesta su preocupación por las conclusiones del Tribunal en el sentido de que el instrumento no muestra suficientes registros que justifiquen los parámetros de acuerdo entre el FEI y los intermediarios financieros, presenta indicadores poco claros y carece de valores meta de los indicadores; pide que el BEI solucione estas deficiencias sin demora de conformidad con las recomendaciones del Tribunal;

22.  Pide al BEI que informe al Parlamento Europeo del progreso en la aplicación de las recomendaciones del Tribunal de Cuentas Europeo;

23.  Subraya el importante papel de apoyo a las PYME que desempeña el FEI; destaca el hecho de que el FEI debería proseguir sus actividades relativas a la financiación y las garantías para las transacciones de las PYME; anima al FEI a que siga esforzándose por contribuir a la recuperación del mercado de titulización de las PYME, que sigue siendo frágil;

Actividades del BEI fuera de la UE

24.  Acoge con satisfacción el hecho de que la garantía de la UE, concedida al BEI para el periodo 2007-2013, frente a las pérdidas que se deriven de préstamos y garantías de préstamos concedidos para la realización de proyectos fuera de la Unión se inscribe, sin lugar a dudas, en el ámbito de supervisión del Tribunal de Cuentas Europeo(8) ;

25.  Invita al Tribunal de Cuentas Europeo a que facilite al Parlamento Europeo un informe especial sobre las operaciones de financiación realizadas en el marco de dicha Decisión junto con una evaluación de impacto a nivel de proyecto, sector, país y región, que muestre la eficacia de la contribución del BEI a los objetivos de la UE en materia de política exterior;

26.  Opina que el instrumento de garantía de la UE recogido en el mandato exterior tiene un valor añadido y una influencia considerables; no obstante, anima al BEI a que utilice instrumentos a riesgo propio en la medida de lo posible, conservando la calificación AAA del BEI, a la vez que vela por una coordinación eficaz de las actividades de ayuda emprendidas por la Comisión Europea, el BEI y otros socios internacionales y locales con el fin de mejorar la coherencia y la complementariedad de las acciones;

27.  Opina que el BEI y el BERD deben centrarse en reforzar su cooperación y coordinación en terceros países, con el fin de mejorar sus respectivas ventajas comparativas y evitar solapamientos en sus actividades(9) ;

28.  Pide al BEI que informe al Parlamento Europeo de sus operaciones de financiación en la región del Mediterráneo, respaldadas por el mandato de préstamos exteriores, para demostrar la repercusión, en términos de desarrollo, de su financiación y que facilite un informe al Parlamento Europeo antes de finales de 2012;

29.  Subraya el papel que desempeña la financiación del BEI para los proyectos de colaboraciones entre el sector público y el sector privado (CPP), fundamentalmente en el interior de la UE, y toma nota de la intención del BEI de explorar el potencial que tienen las CPP en los países del Mediterráneo;

30.  Pide al BEI que junto con la Comisión hagan urgentemente y en estrecho diálogo con los países destinatarios, una propuesta en relación con un instrumento bancario más eficaz que el Mecanismo Euromediterráneo de Inversión y Cooperación (MEIC), que permita garantizar la eficacia del papel que puede desempeñar el BEI en los países del área mediterránea en el ámbito de las PYME, microcréditos, etc.;

31.  Le preocupan los riesgos que entrañan los regímenes de CPP, tales como una baja rentabilidad y una deuda pública no incluida, en parte, en el balance; anima al BEI a que tome en consideración las recomendaciones recogidas en su informe interno «Review of Lessons from Completed PPP Projects Financed by the EIB», en particular, a través de las siguientes acciones:

   a) adopción de unas definiciones más claras, calidad de la información y coherencia en el BEI en relación con los proyectos CPP,
   b) divulgación de las principales conclusiones extraídas a los promotores públicos potenciales,
   c) creación de una unidad de CPP centralizada en el BEI que se encargue de las cuestiones relativas al crédito y a los riesgos de los proyectos dentro de un equipo experto y común;

32.  Anima al BEI a que restringa el apoyo brindado a los intermediarios financieros fuera la de UE únicamente a las instituciones locales que no operen en centros financieros extraterritoriales, que tengan una titularidad local sustancial y que estén bien equipadas para aplicar un enfoque en aras de un desarrollo que respalde las características específicas de las PYME locales de cada país; Pide la BEI que informe sobre la aplicación de esta recomendación en 2012;

33.  Acoge con satisfacción el «Informe a mitad de período sobre el mandato exterior del Banco Europeo de Inversiones 2007-2013: Informe y recomendaciones del comité director de sabios», de febrero de 2010;

34.  Acoge con satisfacción el hecho de que se haya aplicado la Decisión n° 1080/2011/UE por la que se concede una garantía de la UE al Banco Europeo de Inversiones (BEI) frente a las pérdidas que se deriven de préstamos y garantías concedidos para la realización de proyectos fuera de la Unión Europea; subraya que el mandato externo del BEI debe estar acorde con el Artículo 208 del TFUE, que indica que el objetivo principal de la política de cooperación al desarrollo de la Unión Europea es reducir y erradicar la pobreza;

35.  Manifiesta su preocupación por que no exista información suficiente sobre los resultados de las acciones en materia de política exterior; subraya la ausencia de requisitos que exijan a los intermediarios financieros el envío de los resultados ex post de las operaciones individuales; pide por tanto al Banco que haga obligatorios los relativos a dichos resultados ex-post; pese a ello, acoge con agrado las nuevas disposiciones sobre notificaciones a que se refiere la Decisión n° 1080/2011/UE;

36.  Considerando que la actividad del BEI fuera de la UE se ha desarrollado principalmente en los países de renta media, con limitados recursos de personal, en particular para el trabajo preliminar y el seguimiento de proyectos, así como una limitada presencia local en comparación con el nivel y la complejidad de la financiación de las actividades fuera de la UE;

37.  Recomienda que se refuerce la supervisión de los proyectos durante su ejecución y una vez concluidos;

38.  Señala que, de un total de 72 000 millones prestados por el BEI en 2010, el BEI prestó 8 511 millones de euros a los países en desarrollo (de los cuales 1 200 millones a Asia y América Latina, 1 000 millones a los países del Grupo África-Caribe-Pacífico (ACP) (973 millones) y Sudáfrica (50 millones), 2 550 millones a los países mediterráneos y 328 millones a los países de Asia Central), que incluyen 657 millones de euros destinados a proyectos en los ámbitos del agua y el saneamiento, la salud y la educación;

39.  Observa que la evaluación independiente del mandato externo del BEI muestra que los esfuerzos del BEI por controlar la ejecución de proyectos y garantizar la presencia local y el seguimiento de aspectos ambientales y sociales parece aún insuficiente, siendo la capacidad del BEI para satisfacer las exigencias del mandato en lo relativo al desarrollo solamente indirecta;

40.  Recuerda que centrarse únicamente en el crecimiento impulsado por el PIB no genera automáticamente un desarrollo integrador y sostenible ni reduce las desigualdades; opina, en consecuencia, a este respecto, que se necesita una financiación con condiciones favorables y recursos de personal para que el BEI pueda apoyar los objetivos de cooperación al desarrollo de la UE de manera más eficaz;

41.  Pide al BEI que apoye activamente los proyectos orientados a la integración financiera, es decir, a facilitar la igualdad de acceso a los servicios financieros como los préstamos y los planes de ahorro y de seguro, por ejemplo a través del apoyo a las instituciones microfinancieras;

42.  Pide que se definan los «indicadores de rendimiento» con el fin de realizar un mejor seguimiento del valor añadido y el impacto de las operaciones del BEI y de reforzar las competencias del personal adecuado en materia de desarrollo sostenible, derechos humanos, asuntos sociales y cuestiones de género;

43.  Acoge favorablemente los compromisos y la política del BEI en relación con las jurisdicciones no cooperativas; sin embargo, expresa su preocupación por la falta de transparencia en la forma de asignar y controlar los «préstamos globales» en términos de gobernanza fiscal; recuerda que el BEI debe garantizar que los beneficiarios de sus préstamos no se aprovechan de los paraísos fiscales o utilizan otras prácticas fiscales perniciosas, como los precios de transferencia abusivos, que pueden dar lugar a la evasión o la elusión fiscal; en este contexto, pide al BEI que solicite a los intermediarios financieros que hagan público todo uso de los préstamos globales que reciben, incluido un informe de sus actividades en cualquier país en el que operen;

44.  Lamenta que el BEI no dé prioridad a la inversión en las empresas locales de los países ACP; considera que debe mejorarse el control de préstamos globales y préstamos para las PYME para verificar que los intermediarios financieros aplican adecuadamente las disposiciones del BEI y también para garantizar la transparencia, la responsabilidad y la sostenibilidad en lo referente al uso de los fondos facilitados a las PYME; opina que debe aclararse la definición de PYME utilizada en cada región exterior, teniendo en cuenta la estructura de las economías locales;

45.  Solicita que el cumplimiento de las normas internacionales y las de la UE relativas a las políticas sociales y medioambientales sea una condición indispensable para acceder a la financiación del BEI, y que las empresas que vulneren estos principios y/o estén registradas en paraísos fiscales queden excluidas de forma efectiva;

46.  Acoge favorablemente la iniciativa de celebrar un memorando de acuerdo sobre la cooperación entre el Parlamento Europeo y el BEI; en este contexto, hace hincapié en la necesidad de hacer partícipe al Parlamento en el proceso de debate sobre la creación de una «plataforma europea para la cooperación exterior y el desarrollo» y de garantizar la transparencia en el proceso.

47.  Señala la importancia de mejorar y optimizar las operaciones de financiación de la UE y los Estados miembros con el fin de apoyar la cooperación exterior; apoya la propuesta de los expertos de consolidar todas las actividades exteriores en una entidad independiente para mejorar la orientación de la gestión; reitera la propuesta del PE de que se exploren las opciones para la creación de una «plataforma de la UE para la cooperación y el desarrollo»;

48.  Recomienda que se racionalicen las actividades del BEI manteniendo su planteamiento fundamental de «banco europeo»;

49.  En sus operaciones fuera de la Unión, pide que el BEI solo intervenga después de haberse asegurado de que las normas del comercio entre el Estado en el que realizará la operación y la Unión Europea incluyen el principio de reciprocidad en la aplicación de las normas sociales, medioambientales y sanitarias;

Mecanismos de gestión y control del BEI

50.  Recuerda la necesidad de contar con un sistema de supervisión prudencial europeo en el que el BEI deberá someterse a las mismas normas prudenciales como establecimientos de crédito; este control prudencial debe velar por la calidad de la situación financiera del BEI, la evaluación exacta de sus resultados y el respeto del código deontológico profesional; reitera la solicitud del PE de someter al BEI a una supervisión reglamentaria prudencial;

51.  Reitera su llamamiento a la Comisión Europea para que facilite al Parlamento un análisis jurídico de las posibles opciones para acometer una supervisión cautelar del BEI; reconoce que existen problemas institucionales en relación con el posible papel que desempeñará el Banco Central Europeo en la supervisión cautelar del BEI; pide a la Comisión que examine, en estrecha cooperación con los Estados miembros la zona del euro, todas las posibilidades para llevar a cabo la supervisión cautelar del BEI;

52.  Propone que ese control de la regulación:

   i) lo lleve a cabo el Banco Central Europeo sobre la base del artículo 127, apartado 6, del TFUE, o
   ii) en su defecto y sobre la base de un enfoque voluntario del BEI, lo lleve a cabo la Autoridad Bancaria Europea, con o sin la participación de uno o varios reguladores nacionales, o un auditor independiente;

53.  Insta al grupo BEI a que continúe aplicando las mejores prácticas prudenciales bancarias, con el fin de mantener su sólida posición de capital y contribuir al crecimiento de la economía real; pide, por tanto, al BEI que se someta a una prueba de resistencia para comprobar la capacidad de resistencia de su cartera;

54.  Celebra que el BEI cumpla de forma voluntaria los actuales requisitos de capital de Basilea II; insta al BEI a que también cumpla las futuras obligaciones de Basilea III;

55.  Expresa su grave preocupación sobre los últimos desarrollos relacionados con la calificación del crédito del BEI; insta al BEI a elaborar y aplicar una estrategia para mantener su calificación AAA, que constituye la piedra angular de su actividad bancaria y es fundamental para las operaciones del banco; observa que se excluiría al banco para determinadas categorías de inversores si no se mantuviera la calificación AAA;

56.  Insta a los Gobernadores del BEI, a la vista de las necesidades de inversión de la UE y sus Estados miembros y del capital insuficiente suministrado por los mercados, a aceptar un aumento significativo de capital para el BEI;

57.  Señala que el nivel general de riesgo de crédito en la cartera de créditos del banco ha aumentado, en parte, como resultado de las presiones crecientes en la solvencia de los homólogos existentes, impulsadas por los efectos constantes de la crisis económica, y, en parte, a consecuencia del mayor riesgo de crédito incorporado en las operaciones nuevas; recomienda que el BEI adopte las medidas oportunas para evitar un deterioro de su cartera de créditos;

58.  Señala que la Unión Europea necesita crecimiento económico, que puede impulsarse eficazmente invirtiendo en investigación y desarrollo y fomentando la construcción de redes transeuropeas, y que, en este contexto, la actividad del BEI puede contribuir a mejorar las perspectivas económicas actuales;

59.  Considera que el BEI debería aplicar mecanismos que garanticen que en todas sus operaciones financieras se respeten las normas medioambientales, sociales, sobre derechos humanos, de transparencia y de contratación pública de la UE; insta al BEI a reforzar la transparencia en sus préstamos a través de intermediarios financieros y a impedir el uso de paraísos fiscales, los precios de transferencia y la evasión de impuestos;

60.  Pide al BEI que presente al Parlamento, de forma oficial y transparente, un informe anual que incluya la información relevante sobre la adecuación de su capital, los pasivos contingentes, las operaciones a través de intermediarios financieros, la asunción de riesgos, el factor de apalancamiento en su financiación al sector privado y la cooperación BEI-FEI;

61.  Pide al grupo BEI que continúe aplicando las mejores prácticas prudenciales bancarias, con el fin de mantener su muy sólida posición de capital y contribuir al crecimiento de la economía real; pide, por tanto, al BEI que se siga sometiendo a una rigurosa supervisión prudencial de regulación con el fin de evaluar su calidad crediticia, supervisar la calidad de su situación financiera y garantizar la medida exacta de sus resultados y el respeto de las normas de buenas prácticas empresariales; considera que el BEI también debe someterse a una prueba de resistencia para evaluar su calidad crediticia;

62.  Pide al grupo BEI que publique en su página web, cuando proceda y antes de la aprobación de los proyectos, la información relevante sobre los beneficiarios de préstamos y garantías a largo plazo, sus intermediarios financieros, los criterios para la elegibilidad de los proyectos y los préstamos de capital de riesgo a las PYME, detallando, en particular, el importe pagado, el número de préstamos concedidos, y las regiones y sectores de la industria beneficiarios; recomienda que la acción del BEI esté mejor focalizada, sea más selectiva y eficaz y se oriente en mayor medida a los resultados; pide también que se realicen evaluaciones del impacto medioambiental, social y macroeconómico de los proyectos financiados;

63.  Considera que, para llegar a las pequeñas y medianas empresas, el BEI debe asociarse, en particular y a un nivel más elevado, a intermediarios financieros responsables y transparentes vinculados a la economía local;

64.  Pide al BEI que mantenga sus esfuerzos para asegurar que los intermediarios financieros hagan llegar realmente los préstamos a las PYME.

65.  Pide al BEI que clarifique su posición sobre los llamados bonos por proyecto de la UE u otros instrumentos financieros innovadores basados en la cofinanciación entre los presupuestos de la UE y del BEI; opina que la Comisión debería introducir los bonos por proyecto de la UE, que deberían ser operativos lo antes posible, y preferiblemente antes del periodo presupuestario 2014-2020; pide al BEI que tome parte activa en la realización de estas iniciativas; considera que la aplicación de la propuesta de la Comisión sobre los bonos por proyecto de la Estrategia Europa 2020 podría contribuir al desarrollo de industrias e infraestructuras sostenibles tanto en los Estados miembros como a nivel de la UE; subraya que los procedimientos establecidos con ese fin deberían detallarse expresamente en un marco de admisibilidad de proyectos que debería someterse al procedimiento legislativo ordinario; considera que en todos los instrumentos financieros innovadores se deben respetar los requisitos relativos a las normas medioambientales, sociales, de derechos civiles y de transparencia;

66.  Cree que el BEI debería tener en cuenta la situación financiera de los Estados miembros cuando decida en qué infraestructuras se debería aplicar la fase piloto de los bonos por proyecto; esta fase piloto debería dar prioridad a los proyectos situados en Estados miembros que padezcan escaso crecimiento y problemas de liquidez en los mercados financieros;

67.  Pide al BEI que evalúe y, cuando proceda, revise o refuerce sus actividades en los países del Sur del Mediterráneo en los que opere con el fin de promover la inversión en sectores vitales para el desarrollo económico, el funcionamiento del mercado, la competitividad y la creación de empleo, y que tenga en cuenta los procesos democráticos y el Estado de derecho en esos países; toma nota del reciente aumento de 1 000 millones de euros en el mandato de préstamo del BEI para los países del Sur del Mediterráneo, y considera que el BEI debería publicar el impacto sobre el desarrollo de las operaciones que realiza en la región;

68.  Acoge con satisfacción que aumente el papel de los préstamos del BEI para programas estructurales a la hora de ayudar a los Estados miembros a financiar sus contribuciones a programas respaldados por los Fondos Estructurales de la UE; pide a la Comisión que colabore con el BEI para asegurar que la inversión en proyectos de infraestructura no se posponga a consecuencia de las dificultades económicas que afrontan los Estados miembros;

69.  Considera que el BEI debería realizar su propia evaluación independiente de las jurisdicciones en las que está en funcionamiento, a fin de luchar contra los flujos de capitales ilícitos y garantizar que no participa en paraísos fiscales;

70.  Pide al BEI que intensifique sus actividades en los Estados miembros de la UE con déficits por cuenta corriente elevados y persistentes, con vistas a fomentar la convergencia social y económica y aumentar la sostenibilidad financiera y política de la unión monetaria;

71.  Pide al BEI que clarifique y justifique su posición sobre la transformación del FEMIP en un Banco Euromediterráneo

72.  Solicita la revisión del documento de política energética del BEI de 2007 para hacerlo coherente con los objetivos y programas de trabajo de la EU para el año 2050;

73.  Señala que en 2010 el Banco concedió 25 900 millones de euros a las regiones de la UE más afectadas por la crisis económica;

74.  Cree que, en el contexto de las dificultades que afrontan las PYME en el acceso al crédito, el BEI debería colaborar con intermediarios financieros responsables y transparentes, vinculados a la economía local, y publicar periódicamente información con respecto a los importes desembolsados, los receptores de estos importes y las regiones y sectores industriales a los que se han destinado los desembolsos;

75.  Subraya la importancia de los programas JASPERS, JESSICA, JEREMIE y JASMINE para la convergencia y cohesión regional en Europa y para el apoyo de las pequeñas y medianas empresas, y destaca la necesidad de dotarles de una financiación adecuada también en el nuevo período de programación 2014-2020; celebra la participación del BEI en el Instrumento Europeo de Microfinanciación PROGRESS; subraya la importancia para la convergencia regional de los préstamos del BEI, a través de la financiación de proyectos estructurales;

76.  Toma nota de la reducción de los préstamos que recibe el BEI en 60 000 millones de euros para el año 2012, en comparación con los 75 000 millones de euros para 2011, en el marco del nuevo Programa Operativo 2012-2014, de acuerdo con la aprobación del programa anual por el Consejo de Administración.

77.  Apoya la ayuda que facilita el BEI, en cooperación con los Fondos Estructurales de la UE, a los países que afrontan dificultades financieras, incluida la concesión de préstamos para la financiación de una parte de la participación nacional en proyectos apoyados por estos fondos; acoge positivamente la creación de un Fondo de Garantía en Grecia, financiado mediante fondos del Marco Estratégico Nacional de Referencia (MENR), con la participación y el apoyo del BEI, que debería contribuir a facilitar la realización de inversiones públicas.

78.  Acoge con satisfacción los nuevos mecanismos de reclamación del BEI; observa, sin embargo, que este mecanismo no se encuentra completamente operativo en 2010; toma nota del crecimiento sustancial de una gran cantidad de reclamaciones principalmente en el área de los aspectos de contratación, medioambientales, sociales y de desarrollo de los proyectos financiados; pide al BEI que proporcione al PE información relevante sobre el seguimiento de las reclamaciones presentadas a finales de septiembre de 2012; acoge con satisfacción la adopción de los Procedimientos operativos del mecanismo de reclamaciones (POMR), aprobado por el Comité de gestión del Banco en noviembre de 2011;

79.  Pide al BEI que refuerce la debida diligencia sobre aspectos sociales (entre los que se incluye el respeto de los derechos humanos) en su trabajo cíclico de proyectos, mediante análisis ex ante y, sobre todo, mediante el control durante la ejecución y finalización del proyecto;

80.  Solicita que el cumplimiento de las normas de la UE relativas a las políticas sociales y medioambientales sea una condición indispensable para acceder a la financiación del BEI; las empresas que vulneren estos principios y estén registradas en jurisdicciones que no cumplan las normas deben quedar excluidas de forma efectiva;

81.  Pide al BEI que establezca «indicadores de rendimiento» claros con el fin de realizar un mejor seguimiento del valor añadido de las operaciones financieras y de reforzar las competencias en materia de desarrollo sostenible, derechos humanos, asuntos sociales y cuestiones de género del personal adecuado;

82.  Pide que las garantías financieras emitidas por la UE al BEI se abonen a una tasa media de reembolso de garantías similares que haya sido identificada en el mercado financiero. Esa remuneración así calculada podrá ser objeto de una decisión de subvención de la Unión Europea frente al BEI según los procedimientos habituales si la ausencia de remuneración de esa garantía forma parte de un modelo económico que sea conforme con los objetivos de la Unión Europea, en particular con las actividades fuera de la Unión, y con las reglas del mercado único para evitar distorsiones de la competencia con el sector privado;

83.  Pide al BEI y a la Comisión que de cara a mejorar la eficacia y la eficiencia de los sistemas de control, seguimiento y supervisión así como de la aplicación y puesta en marcha de los instrumentos y mecanismos elaboren un manual de buenas prácticas que identifique e incluya igualmente las malas prácticas allá donde las haya habido de modo que permita sacar lecciones de los errores cometidos;

84.  Lamenta, en aras de la transparencia, que la sección consagrada al capital del BEI y las operaciones de préstamo en 2010 del informe del BEI de 2010 no presente y evalúe el riesgo asociado al propio mecanismo del BEI que se apoya en un capital suscrito y no desembolsado muy elevado sobre los Estados miembros, únicos accionistas, y cuyas calificaciones crediticias han disminuido gradualmente desde el inicio de la crisis en el otoño de 2008;

85.  Propone que los Estados miembros que participan en el BEI aprueben un plan, por ejemplo, durante el periodo EU 2020, para liberar parte del capital suscrito no desembolsado, que el 31 de diciembre de 2010 ascendía a unos 190 000 millones de euros;

Responsabilidades y futuro papel del BEI

86.  Toma nota de una divergencia alarmante entre las economías europeas en términos de competitividad e innovación;

87.  Valora que el BEI haya aumentado en 2010 hasta 19 000 millones de euros, lo que representa el 30 % del total de préstamos concedidos en la UE con respecto a los 16 000 millones de euros del año anterior, el monto de las inversiones previstas para financiar proyectos en favor del clima que afectan a sectores tales como la eficiencia energética, las energías renovables, el transporte, la silvicultura, la innovación y la adaptación al cambio climático;

88.  Acoge con satisfacción el enfoque del BEI relativo al cambio climático, en particular, en lo concerniente a las energías renovables; pide al BEI que haga del acceso universal a la energía el centro de su compromiso con el sector energético, mediante el apoyo a proyectos de pequeña escala y fuera de la red en zonas rurales; pide al BEI que elimine proyectos que puedan tener repercusiones medioambientales, tales como los grandes embalses, la Captura y Almacenamiento del Carbono (CAC), y las tecnologías que usan combustibles fósiles, con el fin de evitar que los países en desarrollo sigan dependiendo de este tipo de energías;

89.  Considera que el BEI debe comprometerse a financiar proyectos que cumplan criterios ambientales estrictos, promoviendo así el crecimiento sostenible y la supresión progresiva de la financiación perjudicial para el medioambiente;

90.  Pide al BEI una contribución más ambiciosa a la descarbonación del sector del transporte; opina, a este respecto, que el BEI debe dar prioridad a los proyectos que reduzcan la demanda de transporte y desarrollen el transporte público y el transporte combinado;

91.  Pide al BEI que elabore una lista gris de proyectos que empleen tecnologías que, aun cumpliendo las normas mínimas europeas, no lleguen a las normas medias europeas en materia de medio ambiente;

92.  Agradece la ayuda del BEI al sector de las energías renovables, estratégico para los objetivos de lucha contra el cambio climático de la UE, que se incrementó de forma sustancial en los últimos años (6 000 millones de euros en 2010 frente a 500 millones en 2006);

93.  Reconoce que el BEI también ha mejorado su componente técnico interno, aumentando del 40 % (2007) al 64 % (2011) el número de expertos en diseño que trabajan principalmente en proyectos de eficiencia energética/energías renovables;

94.  Pide que el BEI siga aplicando unas condiciones más estrictas para los proyectos que utilicen combustibles fósiles, que lamentablemente representan aún el 10 % de la financiación del BEI; destaca que la aplicación de estos criterios es de gran importancia de cara a una rápida eliminación de las ayudas del BEI a proyectos energéticos con elevadas emisiones de carbono.

95.  Pide al BEI que vele por que los beneficios de los proyectos financiados por el BEI en países en desarrollo redunden también en provecho de las comunidades locales, que, cuando proceda, deben ser consultadas sobre los proyectos de inversión que puedan repercutir en el área que ocupan; opina que se debe controlar la integridad medioambiental de los proyectos, que deben ser compatibles con los objetivos de la UE de reducción de las emisiones de carbono;

96.  Pide al BEI que, por lo que se refiere a la diversidad biológica, base su acción sobre el principio de «evitar pérdidas netas»; señala a la atención, en este contexto, sobre las normas desarrolladas por el Business and Biodiversity Offsets Programme (programa de negocios y compensaciones para la biodiversidad);

97.  Insta al BEI a que aumente la financiación de proyectos de gestión de recursos hídricos, prestando una atención especial a los países europeos del sur del Mediterráneo y a la sostenibilidad del abastecimiento;

98.  Llama la atención del BEI sobre el agravamiento de la escasez de materias primas; pide al BEI que estudie de qué modo puede garantizar un uso más eficiente de materias primas en la UE.

99.  Pide a la Comisión y al Grupo BEI que diseñen instrumentos innovadores conjuntos BEI-presupuesto para financiar las inversiones que apoyen la biodiversidad, y al Grupo BEI que preste los correspondientes servicios de asesoramiento técnico y financiero, de conformidad con las normas de comportamiento medioambiental del Banco;

100.  Pide al BEI que apoye proyectos destinados a promover la diversidad biológica y la gestión de los recursos hídricos y que se comprometa a no financiar proyectos que representen una conversión significativa de importantes hábitats naturales o la producción de sustancias prohibidas, proyectos de construcción de grandes presas que no cumplan las recomendaciones de la Comisión Mundial de Presas, o proyectos de extracción (petróleo, gas y minerales) que tengan efectos devastadores para el medio ambiente o en el ámbito social, y que no cumplan con las recomendaciones de la Extractive Industries Review del Banco Mundial;

101.  Pide que el BEI siga aplicando condiciones estrictas para los proyectos de producción de energía a base de carbón y lignito, que siguen siendo elegibles para recibir ayuda del Banco, de conformidad con los objetivos de seguridad de la política de abastecimiento de la UE, a la vista de que la aplicación de estos criterios es de gran importancia de cara a una rápida eliminación de las ayudas del Banco a proyectos energéticos con elevadas emisiones de carbono.

102.  Reitera al BEI que garantice la plena conformidad de sus operaciones con el objetivo de la Unión de rápida transición a una economía con bajas emisiones de carbono y que adopte un plan para la eliminación progresiva de los préstamos asociados a combustibles fósiles, incluidos sus préstamos a centrales eléctricas de carbón y que se redoblen los esfuerzos destinados a aumentar la transferencia de las energías renovables y de las tecnologías basadas en la eficiencia energética;

103.  Insta al BEI a mejorar la valoración de su proyecto y el sistema de selección, así como a evitar el apoyo de proyectos con un impacto negativo sobre el clima, mientras refuerza el control en la ejecución de los proyectos; los resultados obtenidos con las inversiones del banco en términos de prevención del cambio climático se deben presentar de forma anual;

104.  Propone que la Comisión, en cooperación con el BEI, dada la calidad de sus recursos humanos y su experiencia en la financiación de grandes infraestructuras, encabece una misión de reflexión estratégica sobre la financiación de las inversiones sin excluir ninguna hipótesis: subvenciones, liberación de los fondos suscritos por los Estados miembros del capital del BEI, suscripciones de la Unión Europea del capital del BEI, préstamos, instrumentos innovadores, ingeniería financiera adaptada a los proyectos a largo plazo que no sean inmediatamente rentables, desarrollo de sistemas de garantías, creación de una sección de inversión en el presupuesto de la Unión, consorcios financieros entre las autoridades competentes europeas, nacionales y locales, asociaciones público-privadas, etc.;

105.  Recuerda, además, que la Estrategia «Europa 2020» solo será creíble si está respaldada por los recursos financieros adecuados y, por lo tanto, apoya un papel más destacado para el BEI en el aumento del papel catalítico y de la función de mejora de los fondos estructurales, así como el desarrollo adicional y el uso óptimo de instrumentos financieros innovadores, lo que implica notablemente al BEI, al FEI y a otras entidades financieras internacionales con criterios de reciprocidad (por ejemplo, combinando subvenciones y préstamos, instrumentos de capital de riesgo, nuevas formas de riesgo compartido y garantías);

106.  Pide al BEI y a su Estructura directiva que examinen la posibilidad de que la Unión Europea se convierta en accionista del Banco junto con los Estados miembros, lo que, en su opinión, conduciría a una cooperación reforzada entre el BEI y la Comisión;

107.  Insta al BEI a apoyar las medidas de fomento de la confianza en los Estados miembros que se ven afectados o amenazados por graves dificultades con respecto a su estabilidad financiera en la zona del euro, participando en proyectos de inversión en estos países y ofreciendo garantías que mitiguen el aumento del riesgo país;

108.  Opina que, después de los cambios del Tratado de Lisboa y del aumento de competencias del BEI para el desarrollo equilibrado y firme del Mercado Interior, el BEI debe ser más responsable ante los ciudadanos de la UE, en particular, sometiéndose a un proceso de gestión por parte del Parlamento Europeo en el desarrollo de fondos públicos emanados del presupuesto de la UE o del Fondo Europeo de Desarrollo, gestionado por el BEI;

109.  Acoge con satisfacción el compromiso del BEI para desarrollar un nuevo marco para medir los impactos de desarrollo (marco REM) a fin de evaluar proyectos tanto ex ante como ex post a partir de enero de 2012, e insta al BEI a mejorar la transparencia en la aplicación de este marco mediante la divulgación de la lista completa de indicadores y la publicación de los informes de control y de las medidas adoptadas; solicita que se le informe acerca de las mejoras en la supervisión de los resultados obtenidos en el nuevo marco de evaluación de los resultados (MER);

110.  Acoge con satisfacción el hecho de que la supervisión financiera y contractual de los proyectos haya sido reforzada con la creación de un nuevo grupo de trabajo de supervisión; pide que se le informe de los resultados y las mejoras logrados por el nuevo grupo de trabajo de supervisión;

111.  Pide al BEI que participe en la financiación de proyectos de inversión que tengan por objeto apoyar la investigación, desarrollo e innovación en esos países y regiones que sufren impactos desproporcionados cuando se producen crisis económicas externas irregulares;

112.  Pide al BEI que vincule sus proyectos de financiación para que contribuyan a reducir la pobreza y a lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio como los derechos humanos, la responsabilidad social de las empresas, el trabajo digno, cumplir con los principios medioambientales, y el buen gobierno, mediante la ejecución de la Decisión n° 1080/2011/EU del Parlamento Europeo y el Consejo;

113.  Acoge con satisfacción la iniciativa «Europa 2020» de «bonos para la financiación de proyectos» como un mecanismo de riesgo compartido entre la CE y el BEI, por la que se establece un tope de apoyo del presupuesto de la UE, que deberá mejorar el aprovechamiento de los fondos de la UE y atraer un mayor interés de la financiación del sector privado para proyectos de infraestructura individuales de conformidad con los objetivos de la Estrategia «Europa 2020»; anima al BEI a ejecutar una fase piloto de la iniciativa antes de que finalice el período de programación 2007-2013 con el fin de evaluar la eficacia del sistema;

114.  Reconoce el progreso experimentado por el BEI en el establecimiento de procedimientos claros con relación a los jurisdicciones que no cumplan las normas; apoya al banco en su política de no participar en ninguna operación, aplicada a través de una jurisdicción no cooperativa. pide al BEI que evalúe la aplicación y el funcionamiento de su «política respecto a jurisdicciones con lagunas de regulación, sin transparencia y poco cooperativas» (la llamada política NCJ) y que informe al Parlamento Europeo antes de finales de 2012; insta al BEI a que revise periódicamente y actualice su política NCJ para asegurar que las operaciones financieras del BEI no contribuyan a ninguna forma de evasión fiscal, blanqueo de capitales o financiación del terrorismo;

o
o   o

115.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Banco Europeo de Inversiones y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

(1) DO L 250 de 27.9.2011, p. 111.
(2) Textos Aprobados, P7_TA(2011)0156.
(3) Textos Aprobados, P7_TA(2011)0266.
(4). Textos Aprobados, P7_TA(2011)0331.
(5). DO C 349 E de 22.12.2010, p. 30.
(6) El Grupo BEI incluye al BEI y al FEI.
(7) El Parlamento lo pidió en su Resolución de 25 de marzo de 2009 sobre los informes anuales del BEI y del BERD para 2007. Además, el Parlamento también adoptó esta posición como parte de su votación sobre el informe Bowles, relativo a la suscripción de acciones adicionales del capital del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) ***I.
(8) Artículo 15 de la Decisión nº 1080/2011/UE.
(9) El Parlamento manifestó esta petición en su Resolución, de 25 de marzo de 2009, sobre los informes anuales de 2007 del BEI y el BERD. En la decisión relativa a la subscripción por la Unión Europea de acciones adicionales en el capital del BERD como resultado de la decisión de ampliar su capital, el Parlamento y el Consejo también pidieron que el Gobernador del BERD que representa a la Unión Europea informara anualmente al Parlamento de la cooperación entre el BEI y el BERD fuera de la Unión.

Última actualización: 25 de julio de 2013Aviso jurídico