skip to content
 
 
Càmeres davant el Parlament Europeu
Càmeres davant el Parlament Europeu
 
13/05/2020

Presupuesto a largo plazo: el PE pide una red de seguridad para los beneficiarios

La actual crisis sanitaria obliga a prepararse con urgencia ante el riesgo de que el nuevo presupuesto de la UE a largo plazo no esté listo el 1 de enero de 2021, advierte el Parlamento.

  • Riesgo de interrupción de los pagos si no hay acuerdo a tiempo sobre el presupuesto más allá de 2020.
  • Los eurodiputados instan a la CE a presentar un plan de contingencia para garantizar la continuidad de los fondos tras el brote de COVID-19.

Con 616 votos a favor, 29 en contra y 46 abstenciones, el pleno adoptó el miércoles una resolución legislativa en la que demanda a la Comisión Europea que presente una propuesta de plan de contingencia presupuestaria antes del 15 de junio de 2020.

Aunque el actual techo presupuestario se prorrogaría automáticamente a falta de un nuevo marco financiero, muchos programas, como los de cohesión, Erasmus y los de investigación, expirarán al final de este ejercicio. El Parlamento quiere desplegar una red de seguridad para los ciudadanos, las regiones, las ciudades, los agricultores, las universidades y las empresas que se benefician de dichos programas, y descartar el riesgo de interrumpirlos o extenderlos de manera desordenada.

Atajar las consecuencias del COVID-19

Los eurodiputados consideran que el plan debería reorientar el presupuesto europeo de manera temporal para responder y mitigar las consecuencias económicas y sociales del COVID-19 y contribuir a la recuperación mediante el incremento de la flexibilidad y de los fondos, tal y como se ha hecho con el presupuesto de este año.

El 17 de abril, el Parlamento pidió un paquete de reconstrucción a gran escala que conllevaría el incremento del marco financiero plurianual. Según la resolución aprobada hoy, el plan de contingencia ofrecería una base más sólida para la recuperación y las prioridades políticas de la UE que un presupuesto a largo plazo tardío o inadecuado.

Declaraciones de los ponentes

Jan Olbrycht (PPE, Polonia): “La situación actual requiere soluciones extraordinarias. Tememos que el nuevo marco financiero 2021-2027 no estará listo a tiempo debido a los muchos retrasos acumulados. Por eso pedimos a la Comisión Europea que proponga un plan de contingencia para el presupuesto del año próximo. En tiempos de crisis e inestabilidad, los beneficiarios de fondos europeos necesitan una idea clara de cómo será el próximo ejercicio. Los eurodiputados buscan a toda costa una solución para garantizar la estabilidad del presupuesto”.

Margarida Marques (S&D, Portugal) agregó: “Los ciudadanos, las empresas y la sociedad civil no entenderían que el 1 de enero de 2021 no dispusiéramos de un presupuesto para 2021-2027. No lo entendían antes; mucho menos ahora con las perturbaciones para la vida de las familias, las escuelas y las empresas a consecuencia de la crisis del COVID-19. Pedimos a la Comisión que presente a tiempo un proyecto de presupuesto sólido para los próximos siete años, al que debe adjuntar un Fondo de Recuperación que no puede defraudar las expectativas de los ciudadanos. Pero el Consejo debe alcanzar un acuerdo y el Parlamento dar su visto bueno. Para evitar riesgos, queremos un plan de contingencia que ofrezca garantías a los beneficiarios de los fondos europeos”.

Contexto

El actual marco presupuestario termina el 31 de diciembre de 2020 y la UE debe dotarse de unas perspectivas financieras para los próximos siete años. La Comisión presentó su propuesta inicial en mayo de 2018, y planea revisarla este mes, teniendo en cuenta la crisis sanitaria y sus consecuencias. El PE adoptó su posición sobre la propuesta en noviembre de 2018, y la reconfirmó en octubre de 2019, tras las elecciones europeas. El Consejo no ha sido capaz aún de fijar posición.

Próximos pasos

El informe ha recibido el respaldo de la mayoría de los miembros de la Cámara. Como consecuencia, la CE deberá responder con una propuesta, o explicar al Parlamento las razones para no hacerlo, en virtud del artículo 225 del Tratado de la UE.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, aseguró en julio ante el pleno: “Cuando el PE, por mayoría de sus miembros, pida a la Comisión que presente propuestas legislativas, me comprometo a responder con textos legislativos, respetando los principios de proporcionalidad, subsidiariedad y de legislar mejor”.