Aplicación de la Directiva sobre servicios postales

06-09-2016

El sector tradicional de los servicios postales sigue aportando una contribución fundamental a la cohesión social, económica y territorial de la Unión. Desde que la Unión introdujo la plena apertura de los servicios postales en 2008, el sector ha experimentado cambios de gran alcance, como la disminución del número de cartas enviadas, el rápido desarrollo de las comunicaciones electrónicas y el comercio electrónico, además de la aparición de nuevas necesidades de los clientes. Un informe de propia iniciativa del Parlamento Europeo, cuyo debate en el Pleno está previsto para el periodo parcial de sesiones de septiembre, analiza esta evolución en el contexto del marco regulatorio de los servicios postales de la Unión.

El sector tradicional de los servicios postales sigue aportando una contribución fundamental a la cohesión social, económica y territorial de la Unión. Desde que la Unión introdujo la plena apertura de los servicios postales en 2008, el sector ha experimentado cambios de gran alcance, como la disminución del número de cartas enviadas, el rápido desarrollo de las comunicaciones electrónicas y el comercio electrónico, además de la aparición de nuevas necesidades de los clientes. Un informe de propia iniciativa del Parlamento Europeo, cuyo debate en el Pleno está previsto para el periodo parcial de sesiones de septiembre, analiza esta evolución en el contexto del marco regulatorio de los servicios postales de la Unión.