El debate sobre la condición de economía de mercado de China cobra intensidad

17-12-2015

La condición de economía de mercado — un término técnico que se utiliza en las investigaciones antidumping — se ha situado en el primer puesto de la agenda internacional, suscitando un intenso debate sobre si pronto se concederá o no a China esta condición. China sostiene que sus documentos de adhesión a la OMC acarrean la adquisición automática de la condición de economía de mercado a partir del 11 de diciembre de 2016. Sin embargo, para muchos otros miembros de la OMC, el texto en cuestión — el párrafo 15 del Protocolo de Adhesión de China — puede estar sujeto a otras interpretaciones. Es un tema delicado por una serie de razones. Jurídicamente, la UE debe velar por que sus normas sean compatibles con las de la OMC. Pero los aspectos económicos son complejos y potencialmente de envergadura para sectores importantes de la economía de la Unión. La habilidad de la UE para lograr igualdad de condiciones entre sus propios productos industriales y las importaciones procedentes de China depende de su capacidad para compensar los precios que resulten deslealmente bajos de las importaciones chinas objeto de dumping; los instrumentos de antidumping que emplea la Unión con este fin dependen de la condición de economía de mercado de China. Además, esta cuestión tiene consecuencias políticas y puede afectar a la relación de la Unión con otros países. En general, a la UE le convendría una evaluación más elaborada que la que se ha efectuado hasta el momento, de la aportación del Parlamento Europeo y de un planteamiento más coordinado con los socios comerciales importantes.

La condición de economía de mercado — un término técnico que se utiliza en las investigaciones antidumping — se ha situado en el primer puesto de la agenda internacional, suscitando un intenso debate sobre si pronto se concederá o no a China esta condición. China sostiene que sus documentos de adhesión a la OMC acarrean la adquisición automática de la condición de economía de mercado a partir del 11 de diciembre de 2016. Sin embargo, para muchos otros miembros de la OMC, el texto en cuestión — el párrafo 15 del Protocolo de Adhesión de China — puede estar sujeto a otras interpretaciones. Es un tema delicado por una serie de razones. Jurídicamente, la UE debe velar por que sus normas sean compatibles con las de la OMC. Pero los aspectos económicos son complejos y potencialmente de envergadura para sectores importantes de la economía de la Unión. La habilidad de la UE para lograr igualdad de condiciones entre sus propios productos industriales y las importaciones procedentes de China depende de su capacidad para compensar los precios que resulten deslealmente bajos de las importaciones chinas objeto de dumping; los instrumentos de antidumping que emplea la Unión con este fin dependen de la condición de economía de mercado de China. Además, esta cuestión tiene consecuencias políticas y puede afectar a la relación de la Unión con otros países. En general, a la UE le convendría una evaluación más elaborada que la que se ha efectuado hasta el momento, de la aportación del Parlamento Europeo y de un planteamiento más coordinado con los socios comerciales importantes.