Deuda y salud mental: el coste humano de la crisis

La crisis financiera, la incertidumbre que crea y el endeudamiento pueden dañar la salud mental de los ciudadanos. En los últimos meses ha aumentado el número de pacientes con problemas psicológicos e incluso la cifra de suicidios. Según estudios europeos, un incremento del 1% en la tasa de desempleo aumenta el número de suicidios un 0,8%. Unas redes sociales sólidas pueden ayudar a estas personas, y por ello eurodiputados y expertos piden que no sufran recortes en nombre de la austeridad.

La crisis económica, desencadenante de enfermedades mentales  ©Belga/AltoPress/Maxppp
La crisis económica, desencadenante de enfermedades mentales ©Belga/AltoPress/Maxppp

Así lo manifestaron durante el taller "Salud Mental en Tiempos de Crisis Económica", organizado por la comisión parlamentaria de Salud Pública el pasado 19 de junio, en el que participaron eurodiputados y expertos en este ámbito.


Deudas como primer paso


La eurodiputada socialista británica Glenis Willmott explicó que se debe prestar especial atención a este asunto en tiempos de austeridad. "En Grecia, por ejemplo, la tasa de suicidios ha aumentado un 40% en la primera mitad de 2011", alertó, subrayando que "la salud mental debe tener un papel importante en el programa de salud de la Unión Europea para 2014-2020".


Por su parte, el investigador del London School of Economics David McDaid explicó que tener grandes deudas aumenta la probabilidad de desarrollar depresión, ansiedad y trastorno obsesivo. Para evitar que se llegue a ese extremo, propone aumentar la inversión en servicios sociales y ofrecer soluciones concretas en el sector financiero para ayudar a las personas con deudas insostenibles.


Sólida red de servicios sociales


José Luis Ayuso-Mateos, profesor de psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid, explicó que las condiciones económicas, la falta de apoyo social, la cultura del país y falta de cobertura sanitaria son los principales factores que determinan el aumento de los trastornos mentales y el suicidio.


Por su parte, el representante de la Organización Mundial de la Salud en la Unión Europea, Roberto Bertollini, propuso medidas para reducir las consecuencias sobre la salud de la crisis financiera, como la promoción del empleo y de los programas de alivio de la deuda, la mejora de la cobertura sanitaria y el fortalecimiento de las relaciones familiares.