Reducir las emisiones de carbono: objetivos y políticas de la UE

Lea qué medidas está tomando la Unión Europea para cumplir con los objetivos de reducción de las emisiones de carbono.

Imagen de una nube de humo procedente de tres chimeneas. ©AP Images/European Union-EP
Humo procedente de tres chimeneas ©AP Images/European Union-EP

Los objetivos de la UE ante el cambio climático y el Pacto Verde Europeo

Para hacer frente al cambio climático, el Parlamento Europeo aprobó la Ley Europea del Clima, que aumenta el objetivo de la UE de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero al menos un 55% para 2030 (desde el 40% actual) y hace jurídicamente vinculante la neutralidad climática para 2050.

La Ley Europea del Clima es parte del Pacto Verde Europeo, la hora de ruta de UE que busca la neutralidad climática. Para conseguir este objetivo, la Unión Europea ha propuesto un ambicioso paquete legislativo llamado "Objetivo 55 en 2030". Se compone de varias leyes leyes revisadas interconectadas y de nuevas propuestas de ley sobre el clima y la energía.

Consulte más datos y cifras sobre cambio climático en Europa.


Un sistema de comercio de emisiones para la industria


El sistema de comercio de derechos emisión de la UE tiene como objetivo reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de la industria al obligar a las empresas a tener un permiso por cada tonelada que emitan de este gas de efecto invernadero.

Las empresas tienen que comprarlas a través de subastas. Existen algunos incentivos para impulsar la innovación en el sector.

El sistema europeo es el primer mercado importante de carbono del mundo y el más grande. Regula alrededor del 40% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE y cubre aproximadamente 10.000 centrales eléctricas y plantas de fabricación en la UE.

Para alinear el sistema de derechos de emisión de la UE con los objetivos de reducción de emisiones del Pacto Verde Europeo, el Parlamento aprobó una actualización del sistema en abril de 2023. Estas reformas incluyen recortar las emisiones de los sectores previstos en el Régimen de comercio de derechos de emisión de la UE a un 62% respecto a los niveles de 2005.


Obtenga más información sobre cómo funciona el sistema de comercio de emisiones de la UE y su reforma.

Reducción de las emisiones del transporte en Europa

 

Emisiones de aviones y barcos

 

La aviación civil representa el 13,4% de las emisiones totales de CO2 del transporte de la UE. En abril de 2023, el Parlamento respaldó una revisión del sistema de comercio de derechos de emisión para la aviación, de modo que se aplique a todos los vuelos que salgan del Espacio Económico Europeo, incluidos los que aterricen fuera de él. En la actualidad, las salidas y aterrizajes fuera de la zona están cubiertos por elrégimen voluntario de compensación y reducción de las emisiones de carbono de la aviación internacional (Corsia). La UE también quiere eliminar progresivamente las asignaciones gratuitas para la aviación de aquí a 2026 y fomentar el uso de combustibles de aviación sostenibles.

El Parlamento y el Consejo están de acuerdo en que el aceite de cocina usado, el combustible sintético o incluso el hidrógeno deben convertirse gradualmente en los principales combustibles para los aviones. Su intención es que los proveedores empiecen a suministrar combustible sostenible a partir de 2025, hasta alcanzar el 70% de todo el combustible de aviación en los aeropuertos de la UE en 2050.

El transporte marítimo también se incluirá en el Régimen de comercio de derechos de emisión de la UE. Los eurodiputados quieren que el sector marítimo reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero de los barcos en un 2% a partir de 2025, en un 14,5% a partir de 2035 y en un 80% a partir de 2050 en comparación con los niveles de 2020. Los recortes deberán aplicarse a los buques de más de 5.000 toneladas brutas, que representan el 90% de las emisiones de CO2.

Más información sobre las medidas de la UE para reducir las emisiones de aviones y barcos.

Emisiones de los coches en la carretera

Los coches y las furgonetas producen el 15% de las emisiones de CO2 de la UE. El Parlamento apoyó la propuesta de la Comisión de emisiones cero para coches y furgonetas en 2035. Los objetivos intermedios de reducción de emisiones para 2030 se fijarán en un 55% para los coches y un 50% para las furgonetas.

Más información sobre los nuevos objetivos de CO2 para los coches.

A partir de 2035, todos los coches nuevos que salgan al mercado de la UE deberán ser de cero emisionesade CO2. Estas normas no afectan a los coches existentes.

Más información sobre la prohibición de vender nuevos coches de gasolina y diésel a partir de 2035 en la UE.

El paso a los vehículos de cero emisiones debe ir acompañado de una amplia infraestructura de estaciones de recarga y repostaje. Los eurodiputados quieren que haya zonas de recarga eléctrica para los coches al menos cada 60 kilómetros en las principales carreteras de la UE para 2026 y estaciones de recarga de hidrógeno cada 100 kilómetros para 2028.

Lea más sobre cómo la UE quiere aumentar el uso de combustibles sostenibles.

 

A partir de 2027 se creará un régimen independiente de comercio de derechos de emisión (RCCDE II) para los edificios y el transporte por carretera.

Reducir las emisiones del sector energético


La combustión de carburantes es responsable de más de tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE . Disminuir el consumo de energía y desarrollar fuentes de energía más limpias son claves para alcanzar los objetivos climáticos de la UE y resolver la dependencia de la UE de las importaciones de terceros países.

Consumir menos energía

En julio de 2023, el Parlamento aprobó normas para impulsar el ahorro energético. Los Estados miembros deberán garantizar colectivamente una reducción del consumo de energía de al menos el 11,7% a escala de la UE para 2030 (en comparación con las previsiones de consumo de energía para 2020). Además, los países deberán ahorrar anualmente un 1,5% (de media) de energía hasta finales de 2030.

En la actualidad, la calefacción y refrigeración de edificios representa el 40% de toda la energía consumida en la UE. El Parlamento trabaja en las normas sobre el rendimiento energético de los edificios con el objetivo de que los edificios cuenten con cero emisiones en 2050. Las normas incluyen:

  • estrategias de renovación
  • obligación de que todos los edificios nuevos de la UE produzcan cero emisiones a partir de 2030 
  • instalación de paneles solares en los edificios nuevos

Más información sobre el plan de la UE para reducir su consumo de energía.

Aumentar las energías renovables


El desarrollo de fuentes de energía limpias como alternativas a los combustibles fósiles también ayudará a la UE a reducir las emisiones.
Actualmente, más del 20% de la energía consumida en la UE procede de fuentes renovables.
En diciembre de 2022, los eurodiputados también exigieron que se agilicen los permisos para las centrales eléctricas de energías renovables, incluidos los de paneles solares y molinos de viento.
Los eurodiputados estudian impulsar el hidrógeno renovable y las fuentes renovables en alta mar más allá de la eólica, como la energía de las olas. La UE está reduciendo progresivamente la financiación de proyectos de infraestructuras de gas natural y reorientando el dinero hacia infraestructuras de hidrógeno y energías renovables marinas.

En septiembre de 2023, el Parlamento respaldó un acuerdo para impulsar el desarrollo de energías renovables, en línea con el Pacto Verde y los esfuerzos para reducir la dependencia de la energía rusa. El objetivo de las nuevas normas es aumentar la cuota de renovables en el consumo final de energía de la UE hasta el 42,5% en 2030, mientras que los países de la UE deberían aspirar al 45%.

Más información sobre el impulso de la UE a las energías renovables.

Tasa de carbono sobre productos importados

Un mecanismo de ajuste en frontera por emisiones de carbono crearía incentivos a la descarbonización para la industria de dentro y fuera de la UE. El objetivo es fijar un precio a la importación de ciertos productos si vienen desde países con reglas menos estrictas para las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar la "fuga de carbono".

Como parte del paquete Objetivo 55, la Comisión Europea va a crear un Mecanismo de Ajuste en las Fronteras del Carbono (CBAM), que aplicará una tasa de carbono a las importaciones de determinados bienes procedentes de fuera de la UE. Los eurodiputados quieren que se aplique a partir del 1 de enero de 2023, con un periodo transitorio hasta finales de 2026 y la plena aplicación en 2032.

Los importadores tendrán que pagar cualquier diferencia entre el precio del carbono pagado en el país de producción y el precio de los derechos de emisión de carbono del Régimen Comunitario de Comercio de Derechos de Emisión.
El CBAM se introducirá progresivamente desde 2026 hasta 2034, al mismo ritmo que se van eliminando los derechos de emisión gratuitos en el RCCDE.

El Parlamento aprobó las normas en abril de 2023.

Más información sobre la prevención de la fuga de carbono.

Abordar las emisiones de carbono de otros sectores

Los sectores no cubiertos por el actual sistema europeo de comercio de emisiones, como el transporte, la agricultura, los edificios y la gestión de residuos, todavía representan aproximadamente el 60% de las emisiones totales de la UE. La Comisión propuso que las emisiones de estos sectores deberían reducirse en un 30% para 2030 en comparación con 2005.

Esto se hará a través de los objetivos nacionales de emisión acordados, que se calculan sobre la base del producto interno bruto (PIB) per cápita. Los países de bajos ingresos de la UE recibirán apoyo.

En marzo de 2023, el Parlamento votó elevar el listón de reducción de gases de efecto invernadero para 2030 del 30% al 40% respecto a los niveles de 2005.

Conozca los objetivos de los Estados miembros y cómo los países menos ricos de la UE recibirán apoyo.

Uso de los bosques para absorber emisiones


Los bosques son sumideros naturales de carbono, es decir,  capturan más carbono de la atmósfera del que liberan. Los bosques de la UE absorben cada año el equivalente a casi el 7% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE. La UE quiere utilizar esta capacidad para luchar contra el cambio climático.

En marzo de 2023, el Parlamento y el Consejo aprobaron nuevas normas que regulan el uso del suelo, el cambio de uso del suelo y el sector forestal, aumentando los sumideros de carbono de la UE en un 15% para 2030.

Lea más sobre cómo la UE quiere desarrollar los sumideros de carbono.

La deforestación y la degradación de los bosques repercuten en los objetivos medioambientales de la UE, como la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, pero también en los derechos humanos, la paz y la seguridad. Por eso la UE se esfuerza por combatir la pérdida mundial de bosques.

En abril de 2023, el Parlamento aprobó nuevas normas que obligan a las empresas a verificar que los productos vendidos en el mercado europeo no han contribuido a la deforestación o degradación forestal en ninguna parte del mundo.

Más información sobre las causas de la deforestación y la respuesta de la UE

Reducir los gases de efecto invernadero más allá del CO2

Para mitigar el calentamiento global, la UE también se esfuerza por regular otros gases de efecto invernadero que calientan el planeta Tierra, como el metano, los gases fluorados y las sustancias que agotan la capa de ozono. Estas emanaciones, aunque están presentes en menor volumen que el CO2 en la atmósfera, pueden tener un efecto de calentamiento importante y están contemplados en el Acuerdo de París.


Consulte las políticas de la UE para reducir los gases de efecto invernadero distintos del CO2.