Nuevas medidas europeas para que las baterías sean más sostenibles y éticas

El Parlamento Europeo adoptó nuevas normas que abordan las cuestiones medioambientales, éticas y sociales relacionadas con las baterías. un mercado estratégico en la UE.

La UE quiere que en 2030 circulen por sus carreteras como mínimo 30 millones de vehículos eléctricos de cero emisiones. Se espera que los coches eléctricos reduzcan significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, cuentan un inconveniente que perjudica al medio ambiente: sus baterías. 

El Parlamento Europeo adoptó el 14 de junio una actualización de la directiva actual sobre baterías para garantizar que estas puedan ser reutilizadas, refabricadas o recicladas al final de su vida útil.

Las nuevas normas están vinculadas al plan de acción de la UE sobre economía circular y a la estrategia industrial de la UE, cuyo objetivo es abarcar todo el ciclo de vida del producto, desde el diseño hasta el consumo, pasando por su reciclado en nuevos productos.

Una vez aprobadas formalmente por el Consejo, las nuevas normas entrarán directamente en vigor, lo que abre el camino a la elaboración de baterias más sostenibles, eficaces y duraderas.

¿Cómo se clasifican las baterías?

Los eurodiputados quieren la introducción de una nueva categoría de baterías para "medios de transporte ligeros", como las bicicletas o los patinetes electrónicos, debido a su creciente uso y a los avances técnicos. La nueva categoría se sumaría a las ya existentes de baterías portátiles, automoción e industriales.

Infografía: Categorías de baterías
Categorías de baterías

Baterías: un mercado estratégico para la UE

La Comisión Europea prevé que la demanda mundial de pilas y baterías se multiplicará por 14 de aquí a 2030 y la UE podría representar el 17% de esa demanda, debido sobre todo al aumento de la economía digital, las energías renovables y la movilidad con bajas emisiones de carbono. El aumento de los vehículos eléctricos que utilizan baterías implicará que este mercado sea estratégico a nivel mundial.


Limitar la huella de carbono de las baterías

De acuerdo al texto de la comisión de Medio Ambiente, las baterías tendrán que llevar una etiqueta que refleje su huella de carbono para que su impacto medioambiental sea más transparente. Además, la comisión quiere que las normas cubran toda la vida de la batería y que las baterías nuevas contengan niveles mínimos de cobalto, plomo, litio y níquel reciclados.

Materias primas de las baterías

La fabricación de baterías depende en gran medida de la importación de materias primas críticas, como cobalto, litio, níquel y manganeso, que tienen un importante impacto medioambiental y social.

Las normas deberán hacer frente a los abusos de los derechos humanos y garantizar que las baterías sean más éticas. Las nuevas normas introducen una obligación de diligencia debida para los fabricantes de baterías, que tendrán que cumplir con requisitos que aborden los riesgos relacionados con el abastecimiento, el procesamiento y el comercio de materias primas y materias primas secundarias. Todos los agentes económicos que comercialicen pilas en el mercado de la UE, salvo las pymes, deberán elaborar y aplicar esta política de diligencia debida.

Infografía que muestra el aumento de la demanda de baterías y coches eléctricos y el incremento de las materias primas necesarias para los vehículos eléctricos y el almacenamiento de energía.
Cómo va a aumentar la demanda de baterías

Aumentar el reciclaje de las pilas y baterías

En 2020, cerca de la mitad (47%) de las pilas y acumuladores portátiles vendidos en la UE se recogieron para ser reciclados. Hay procesos de reciclaje de baterías específicos para cada tipo de batería debido a los diferentes metales y compuestos utilizados para su fabricación.

Las nuevas normas incluyen objetivos de recogida más estrictos para las pilas portátiles (45% para 2023, 63% para 2027 y 73% para 2030) y para las pilas de medios de transporte ligeros (51% para 2028, 61% para 2031).

Simplificar la retirada y sustitución de las pilas

Las nuevas normas prevén que las pilas sean más fáciles de extraer y sustituir, y ofrezcan mejor información a los consumidores. Las pilas portátiles de los aparatos deberán diseñarse de forma que los usuarios puedan extraerlas y sustituirlas fácilmente. Este requisito será obligatorio tres años y medio después de la entrada en vigor de las normas. Se facilitará más información sobre la capacidad, el rendimiento, la durabilidad, la composición química, así como el símbolo de "recogida selectiva" de las pilas.

Más información sobre la economía circular: