La región indopacífica está evolucionando con rapidez y se está convirtiendo en una región geoestratégica clave, pues alberga a más del 50 % de la población mundial. De todo el comercio mundial de contenedores, dos tercios atraviesan la región indopacífica, y sus vías marítimas son las principales rutas para el comercio y el suministro de energía. La estrategia de la UE para la cooperación en la región indopacífica se adoptó en septiembre de 2021 con el fin de aumentar el compromiso de la Unión, establecer asociaciones, reforzar el orden internacional basado en normas y hacer frente a los desafíos mundiales. La Unión está adaptando sus instrumentos actuales para apoyar la autonomía estratégica de la Unión Europea. Su Brújula Estratégica para la Seguridad y la Defensa, aprobada oficialmente por el Consejo en marzo de 2022, fomenta la arquitectura de seguridad regional abierta y basada en normas, que incluya rutas marítimas seguras, el desarrollo de capacidades y una mayor presencia naval en la región indopacífica. La región de Asia Oriental se enfrenta a problemas de seguridad, como el desafío nuclear en Corea del Norte, los litigios marítimos en el mar de la China Meridional y la cuestión de Taiwán. La Unión es un agente económico importante en Asia Oriental y trabaja para fomentar el comercio justo, el multilateralismo, la consolidación institucional, la democracia, la buena gobernanza y los derechos humanos.

En la presente ficha temática se describe la región de Asia Oriental. Véanse, asimismo, las fichas sobre Asia Meridional (5.6.7) y Asia Sudoriental (5.6.9).

Base jurídica

  • Título V (acción exterior de la Unión) del Tratado de la Unión Europea (TUE);
  • Artículos 206 y 207 (comercio) y 216 a 219 (acuerdos internacionales) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea;
  • Acuerdos de colaboración y cooperación (relaciones bilaterales).

Asia Oriental

A. China

La Unión Europea y China establecieron relaciones diplomáticas oficiales en 1975. Estas se suspendieron tras la violenta represión de las protestas de la Plaza de Tiananmén por parte de las fuerzas militares chinas en 1989. La Unión no reanudó sus relaciones hasta 1994, pero el embargo de armas que impuso en 1989 sigue vigente.

Bajo la presidencia de Xi Jinping, la situación política de China ha cambiado de manera considerable desde 2012. En 2018 se aprobó una revisión de la Constitución que permitió a Xi Jinping ocupar de manera indefinida y sin límite de mandato los puestos de secretario general del Partido Comunista Chino, jefe de Estado y jefe del mando del ejército. La política exterior de China ha adoptado un enfoque más agresivo y coercitivo, con la mayor reserva mundial de personal militar activo disponible. En 2021, el gasto militar de China era el segundo más grande del mundo, solo después de los Estados Unidos, pues representaba alrededor del 14 % del total mundial, con un presupuesto estimado de 293 000 millones de dólares estadounidenses. El 17 de junio de 2022, China desplegó su tercer portaaviones de forma oficial, bautizado como Fujian (nombre de la provincia situada frente a Taiwán), como parte de su esfuerzo continuo para construir una fuerza totalmente moderna que pueda competir con la del ejército estadounidense de aquí a 2027. Se está construyendo un cuarto portaaviones en China que, según la información disponible, podría ser nuclear. Las fuerzas navales de China están construyendo buques de guerra a un ritmo más rápido que todas las demás potencias combinadas. El país también está ampliando y multiplicando su presencia militar en el mar de la China Meridional, en el estrecho de Taiwán y en el estrecho de Malaca, que es de vital importancia para el comercio internacional y, especialmente, para el comercio chino.

La creciente interdependencia económica y geopolítica de la Unión y China se refleja en la adopción conjunta de la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020, la cual ha entrañado una intensificación y ampliación de esta cooperación en gran variedad de ámbitos, entre los cuales se hallan la política exterior y de seguridad, el desarrollo económico, la gobernanza mundial y la cooperación multilateral en materia de comercio e inversión, los ámbitos sociales y medioambientales y otros ámbitos, incluidos los contactos interpersonales. Sin embargo, las relaciones bilaterales entre la Unión y China se han deteriorado en 2022, en particular como consecuencia de la postura de China sobre la agresión rusa en Ucrania, de sus contramedidas a las sanciones de la Unión en materia de derechos humanos y, recientemente, de su coerción económica y agresión en el estrecho de Taiwán.

La postura de China sobre la agresión rusa contra Ucrania ha generado nuevas tensiones entre los aliados occidentales y China. Aunque China no se ha posicionado abiertamente en favor de la guerra, su «neutralidad» con respecto a Rusia constituye un ejemplo para otros países asiáticos. China no se ha sumado a las sanciones contra Rusia, y la cooperación militar entre China y Rusia se ha intensificado desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, ya que China ha decidido apoyar tácitamente a Putin. Aunque China y Rusia no tienen un acuerdo militar formal, ambos países han aumentado las ventas de armas y los ejercicios militares conjuntos. En septiembre de 2022, China colaboró en los ejercicios «Vostok 22» en la costa oriental de Rusia, en los que participaron alrededor de 50 000 soldados y se emplearon alrededor de 5 000 equipos militares.

Por primera vez, en su concepto estratégico de 10 años, adoptado en Madrid en junio de 2022, la OTAN ha considerado a China como un desafío. El concepto estratégico reconoce la creciente amenaza que plantea China, dada su mayor influencia económica y militar y la creciente beligerancia en la región indopacífica, incluido el uso de operaciones híbridas y cibernéticas malintencionadas, así como la retórica de confrontación y el hecho de que está difundiendo desinformación para subvertir el orden internacional basado en normas, también en los ámbitos espacial, cibernético y marítimo.

China ha estado vulnerando las aguas y el espacio aéreo de Taiwán (situación que se intensificó en el verano de 2022) y construyendo terrenos artificiales e instalaciones militares en el mar de la China Meridional. La Unión defiende la gobernanza mundial y un enfoque de cooperación multilateral con respecto a la disputa en el mar de la China Meridional, sin interferir en las reivindicaciones territoriales, teniendo como principales preocupaciones la libertad de navegación y de sobrevuelo. La Unión anima a las partes en desacuerdo a buscar soluciones pacíficas y negociadas y a respetar el Derecho internacional, en consonancia con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM). El mar de la China Meridional tiene una enorme importancia económica y estratégica: alrededor de un tercio del tráfico marítimo mundial cruza por este mar y contiene abundantes recursos pesqueros y energéticos. China reivindica aproximadamente el 90 % de este mar con arreglo a la denominada «línea de nueve puntos».

China es un competidor económico de la Unión e incluso un rival sistémico cuya creciente influencia política está reconfigurando las estructuras de gobernanza internacional. La iniciativa china de la Franja y la Ruta está llegando a todos los rincones del mundo y promoviendo así una globalización con características chinas, como la contratación no transparente y las normas laborales y políticas de deuda chinas. China aspira a convertirse en el líder mundial de las industrias de alta tecnología y las tecnologías digitales, incluidas la inteligencia artificial y la 5G. China ha elaborado sistemáticamente estrategias de influencia mediante campañas de desinformación.

La reunión entre los dirigentes de la Unión y de China del 30 de diciembre de 2020 se centró en la conclusión de las negociaciones para un acuerdo global en materia de inversión. La Unión se mostró muy crítica con respecto al proceso de negociación y los desequilibrios existentes y la falta de reciprocidad en muchos ámbitos, en particular en las relaciones comerciales y de inversión. El acuerdo global en materia de inversión debe ser ratificado por el Parlamento, que hasta ahora ha denegado su aprobación debido a la postura de China con respecto a la agresión rusa de Ucrania, su beligerancia contra Taiwán y las sanciones que impuso en marzo de 2021 a cinco diputados al Parlamento Europeo y a cuatro entidades europeas en represalia por las sanciones del Consejo a China en respuesta a la detención arbitraria generalizada de uigures en Xinjiang.

La vigesimotercera Cumbre entre la Unión y China se celebró en abril de 2022. La Unión y China han debatido ampliamente la agresión de Rusia contra Ucrania. La Unión ha solicitado a China que se sume a los esfuerzos para poner fin inmediatamente a la masacre en Ucrania, en consonancia con el papel de China en el mundo como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y con la relación profundamente estrecha que mantiene con Rusia. Otro punto de debate fue la recuperación tras la pandemia de COVID-19, que es una prioridad compartida. La Unión ha confirmado su compromiso de trabajar con China y otros Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud en un nuevo acuerdo sobre la prevención, preparación y respuesta frente a las pandemias. También se debatió sobre el cambio climático y la cooperación económica. La Unión ha reafirmado su compromiso con su política de «una sola China», al tiempo que ha manifestado su preocupación por el aumento de las tensiones entre la China continental y Taiwán.

El noveno diálogo económico y comercial de alto nivel entre la Unión y China tuvo lugar en julio de 2022, y se centró en los retos económicos mundiales, las perturbaciones de las cadenas de suministro causadas por la COVID-19 y el impacto de la invasión rusa de Ucrania, por ejemplo en los mercados alimentario, energético y financiero.

La UE y China son importantes socios comerciales. En 2021, China fue el tercer destino más importante para las exportaciones de bienes de la Unión (10,2 %) y la principal fuente de importaciones de bienes de la Unión (22,4 %). Las importaciones de la UE procedentes de China ascendieron a 363 000 millones EUR en 2019 y a 472 000 millones EUR en 2021. Las exportaciones a China ascendieron a 198 000 millones EUR en 2019 y a 223 000 millones EUR en 2021. Esto supone aproximadamente 1 300 millones EUR diarios de importaciones y 600 millones EUR diarios de exportaciones, lo que hace que el comercio entre la Unión y China ascienda a un total de 1  900 millones EUR al día.

El Parlamento está profundamente preocupado por la situación de los derechos humanos en China y ha llamado la atención sobre las violaciones de los derechos humanos cometidas por este país, en particular la detención arbitraria, los campos de trabajo y la pena de muerte. El Parlamento ha aprobado una resolución condenando la supresión por parte de China de la oposición política y de los activistas en favor de la democracia en Hong Kong, haciendo patente su preocupación por la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong y pidiendo a la Unión que defienda el elevado grado de autonomía de Hong Kong.

El Parlamento también ha expresado sus recelos con respecto a Xinjiang y la situación de los uigures, condenando el trabajo forzoso y la explotación de las minorías uigures. También ha aprobado resoluciones sobre el Tíbet, específicamente sobre la situación de las minorías religiosas y étnicas.

Las resoluciones más recientes del Parlamento Europeo sobre China fueron las siguientes:

B. Taiwán

La Unión está comprometida con la política «una sola China», que hace referencia a Taiwán como territorio aduanero independiente y no como Estado soberano, y reconoce a Taiwán como entidad económica y comercial y apoya la participación de Taiwán en foros multilaterales. La Unión apoya la resolución pacífica del conflicto entre Taiwán y China y se opone al uso o la amenaza de la fuerza. La Unión ha establecido un diálogo bien estructurado sobre cuestiones económicas y comerciales con Taiwán en sectores como el de la industria del automóvil, los productos farmacéuticos, los productos cosméticos y los productos sanitarios. En 2021, Taiwán fue el duodécimo socio comercial de la Unión, mientras que la Unión fue el quinto socio comercial de Taiwán, después de China, los Estados Unidos, Hong Kong y Japón. La Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) fue también uno de los principales socios comerciales de Taiwán. El comercio total de mercancías entre la Unión y Taiwán en 2021 se situó en torno a los 64 000 millones EUR, con un déficit comercial de 7 100 millones EUR por parte de la Unión. El comercio bilateral entre la Unión y Taiwán creció un 17,8 % entre 2020 y 2021. Las exportaciones de la Unión a Taiwán en 2021 ascendieron a 28 410 millones EUR, mientras que las importaciones de la Unión procedentes de Taiwán ascendieron a 35 570 millones EUR.

La Unión y Taiwán también celebran consultas anuales sobre diversas cuestiones no comerciales. La tercera consulta sobre el trabajo entre Taiwán y la Unión y la cuarta consulta sobre derechos humanos entre Taiwán y la Unión tuvieron lugar en febrero y julio de 2021, respectivamente. Ambas partes están comprometidas a fomentar y proteger los derechos humanos y los principios democráticos, así como el Estado de Derecho. En las consultas anuales también se debate una amplia gama de temas, como los derechos de los trabajadores migrantes, en particular para los trabajadores domésticos y del sector pesquero; la pena de muerte; la igualdad de género y el trato justo para las personas LGBTQIA+. Además, la reunión inaugural de cooperación en materia de salud y seguridad en el trabajo entre la Unión y Taiwán se celebró en mayo de 2021, y, la segunda, en mayo de 2022, en la que ambas partes debatieron sobre la gestión del riesgo de carcinógenos en el lugar de trabajo y la gestión de la seguridad para la industria 4.0.

Taiwán celebró elecciones presidenciales en enero de 2020, con Tsai Ing-wen, el dirigente del Partido Progresista Democrático, regresando para un segundo mandato con el 57,1 % de los votos, por delante de Han Kuo-yu, del Kuomintang (Partido Nacionalista de China), que obtuvo el 38,6 %. La independencia respecto de la China continental es el principal objeto de la política taiwanesa, mientras que China ejerce presión diplomática, económica, militar y psicológica sobre Taiwán.

Las tensiones a ambos lados del estrecho han aumentado desde que el presidente taiwanés Tsai Ing-wen ganó las elecciones de 2016. China ha adoptado medidas agresivas, aumentando la frecuencia y la magnitud de las patrullas de bombardeos, aviones de combate y aeronaves de vigilancia en torno a Taiwán. A 31 de mayo de 2022, Taiwán había notificado 465 incursiones, lo que supone un aumento cercano al 50 % en comparación con 2021. Además, en 2022 Taiwán informa de alrededor de cinco millones de ciberataques chinos al día, dirigidos contra sus agencias gubernamentales, empresas de semiconductores e instituciones financieras. El Parlamento ha fomentado en repetidas ocasiones una cooperación bilateral más estrecha entre la Unión Europea y Taiwán en ámbitos como el comercio, la investigación, la cultura, la educación, el cambio climático y la protección del medio ambiente, y ha expresado su apoyo al inicio de negociaciones para celebrar un acuerdo bilateral de inversión entre la Unión y Taiwán. El Parlamento adoptó una Resolución en septiembre de 2021, en la que pide que se avance en un acuerdo de inversión de la Unión con Taiwán. El Parlamento ha apoyado, asimismo, la participación significativa de Taiwán en organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Organización de Aviación Civil Internacional. También ha instado reiteradamente a China a que se abstenga de cometer actos de provocación militar contra Taiwán, haciendo hincapié en que todas las controversias que surjan entre ambos lados del estrecho deben resolverse por medios pacíficos basados en el Derecho internacional.

Taiwán es crucial para la Unión como proveedor mundial en sectores clave de alta tecnología, en particular, de semiconductores. A iniciativa de la Comisión de Asuntos Exteriores, el Parlamento aprobó una Recomendación específica sobre las relaciones de la Unión con Taiwán en octubre de 2021, en la que pedía comenzar urgentemente los trabajos sobre un acuerdo bilateral de inversión con las autoridades taiwanesas para profundizar los vínculos económicos bilaterales. El Parlamento apoya la inclusión de Taiwán en la estrategia de la Unión para la región indopacífica y alienta el diálogo y la cooperación con Taiwán en todos los sectores industriales y cadenas de suministro, en particular industrias de importancia estratégica como las tecnologías de semiconductores (Taiwán produce dos tercios de los semiconductores del mundo y el 90 % de sus semiconductores de alta calidad).

La Comisión Especial sobre Injerencias Extranjeras en Todos los Procesos Democráticos (INGE) visitó Taipéi del 3 al 5 de noviembre de 2021, en la primera visita oficial del Parlamento a Taiwán. La Comisión INGE tenía por objeto estudiar las experiencias taiwanesas a la hora de abordar las campañas de injerencia y manipulación y debatió sobre el innovador sistema de Taiwán para luchar contra las campañas de desinformación y otros tipos de ataques híbridos.

La visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán en agosto de 2022 fue la visita de mayor nivel del Gobierno estadounidense al país en veinticinco años. A esta siguieron muchas otras visitas occidentales de alto nivel. China consideró que estas visitas extranjeras a la isla constituían una injerencia en sus asuntos y un reconocimiento de facto de la soberanía taiwanesa. Pekín respondió realizando ejercicios militares ampliados sin precedentes en siete zonas designadas alrededor de Taiwán, utilizando hasta once misiles balísticos, de los cuales al menos cinco volaron sobre Taiwán y, por lo tanto, constituían un bloqueo virtual del espacio marítimo y aéreo de la isla. Cinco de los misiles balísticos chinos aterrizaron en la zona económica exclusiva japonesa, y los ejercicios militares a gran escala iban acompañados de intensos ciberataques contra Taiwán.

El portavoz de la Comisión declaró que la Unión está interesada en preservar la paz y el statu quo en el estrecho de Taiwán. Las tensiones deben resolverse mediante el diálogo y deben mantenerse los canales de comunicación adecuados para reducir los riesgos de cometer errores de cálculo.

En septiembre de 2022, el Parlamento aprobó una Resolución sobre la situación en el estrecho de Taiwán, en la que criticaba la escalada militar de China y rechazaba la coerción económica de China. El Parlamento acoge con satisfacción el plan de Lituania de abrir una oficina de representación comercial en Taipéi y pide a los demás Estados miembros que sigan este ejemplo y refuercen sus relaciones con Taiwán.

C. Hong Kong

La Unión concede una gran importancia al elevado grado de autonomía de Hong Kong, que debe preservarse en consonancia con la Ley Fundamental y con los compromisos internacionales. El mantenimiento del respeto de los derechos y libertades fundamentales y la independencia del poder judicial siguen siendo esenciales para el desarrollo de Hong Kong. Las relaciones UE-Hong Kong abarcan el comercio, el desarrollo económico, la cooperación aduanera, la innovación y la tecnología, la competencia, la seguridad alimentaria, el medio ambiente y la educación. La Unión es el segundo mayor socio comercial de Hong Kong, después de la China continental. En 2021, al menos 1 614 empresas de la Unión estaban presentes en Hong Kong, y muchas de ellas utilizaban Hong Kong como sede regional. El comercio bilateral de mercancías ascendió a 30 500 millones EUR, lo que representa un aumento del 2,5 % en comparación con 2020. Las exportaciones de bienes de la Unión a Hong Kong ascendieron a 23 500 millones EUR, mientras que las importaciones procedentes de Hong Kong ascendieron a 7 000 millones EUR, lo que dio lugar a un superávit comercial de 16 500 millones EUR. En 2021 la Unión era, para las mercancías, el tercer mayor socio comercial de Hong Kong, después de la China continental y Taiwán.

A raíz de las mejoras en materia de buena gobernanza, en marzo de 2019 la Unión Europea retiró a Hong Kong de la lista de países y territorios no cooperadores a efectos fiscales. La Unión está seriamente preocupada por la Ley de Seguridad Nacional (LSN) impuesta por China el 30 de junio de 2020. El vicepresidente de la Comisión/alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) expresó su preocupación acerca de la conformidad de la LSN con la Ley Fundamental de Hong Kong, la Declaración Conjunta Anglo-china de 1984 y los compromisos internacionales de China. La LSN se ha utilizado para reprimir el movimiento prodemocrático de Hong Kong, ya que cualquier expresión que se percibe como contraria a las directrices oficiales puede llevar a detenciones y encarcelamientos. Otro aspecto preocupante es su aplicación extraterritorial.

En julio de 2020, la Unión y sus Estados miembros reiteraron su apoyo al alto grado de autonomía de Hong Kong con arreglo al principio de «un país, dos sistemas», al tiempo que establecieron un paquete coordinado de medidas en ámbitos como el asilo, la migración y la política de visados y de residencia, en particular los acuerdos de extradición de los Estados miembros. El paquete incluía la exportación de equipos y tecnologías sensibles específicos para su uso final en Hong Kong, becas de estudios e intercambios académicos en los que participaban estudiantes de Hong Kong, así como el apoyo a la sociedad civil. El Gobierno aplazó las elecciones para la séptima legislatura del Consejo Legislativo de Hong Kong en 2020, y usó la propagación de la COVID-19 para justificar su decisión. En diciembre de 2021 se celebraron elecciones y, como era de esperar, ganaron los candidatos prochina. El VP/AR Josep Borrell afirmó que la Unión considera que estas elecciones, junto con la presión permanente sobre la sociedad civil, constituyen un paso más en el desmantelamiento del principio de «un país, dos sistemas». Además, en mayo de 2022, los 1 500 miembros de la Comisión Electoral votaron a un único candidato, John Lee Ka-chiu, como nuevo jefe ejecutivo. El apoyo de los votantes a Lee fue del 99 %, frente al 66 % de su predecesor, Carrie Lam, quien dirigió Hong Kong desde 2017.

En la Recomendación del Parlamento de diciembre de 2017, aprobada veinte años después de la creación de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, se instó al respeto de la Ley Fundamental de dicha Región por revestir ello vital importancia para el fortalecimiento ulterior de las relaciones con la Unión. El Parlamento condenó la interferencia constante de la República Popular China en los asuntos internos de Hong Kong, que puede poner en peligro la viabilidad a largo plazo del modelo de «un país, dos sistemas». En su Resolución de junio de 2020, el Parlamento calificó la introducción unilateral de medidas legislativas en materia de seguridad nacional como un ataque integral a la autonomía, el Estado de Derecho y las libertades fundamentales de Hong Kong. China está obligada, en virtud de la Declaración Conjunta, registrada en las Naciones Unidas como un tratado jurídicamente vinculante, a respetar el alto grado de autonomía de Hong Kong, así como sus derechos y libertades.

En su Resolución de enero de 2021 sobre la represión de la oposición democrática en Hong Kong el Parlamento pidió la liberación inmediata e incondicional de las personas detenidas en Hong Kong durante las dos primeras semanas de 2021, y de todas las detenidas previamente con cargos en virtud de la Ley de Seguridad Nacional. El Parlamento instó a las autoridades a que respeten el Estado de Derecho, los derechos humanos, los principios democráticos y el elevado nivel de autonomía de Hong Kong y a que se abstengan, de forma inmediata, de utilizar la Ley de Seguridad Nacional para suprimir los derechos de libertad de expresión, reunión y asociación pacíficas.

El Parlamento aprobó una Resolución sobre Hong Kong, en particular el caso de Apple Daily, en julio de 2021, en la que condenaba las restricciones a la libertad de expresión e instaba a las autoridades de Hong Kong a poner en libertad inmediata e incondicionalmente a todos los periodistas y otros activistas detenidos con arreglo a la Ley de Seguridad Nacional y a retirar todos los cargos contra ellos.

En enero de 2022, el Parlamento aprobó otra Resolución sobre las violaciones de las libertades fundamentales en Hong Kong, en la que condenaba enérgicamente los ataques selectivos contra la oposición en general, ya sean ONG, medios de comunicación o civiles. La Resolución proponía la creación de oportunidades académicas por razones humanitarias para las personas en Hong Kong que sufren como consecuencia de la postura represiva de China.

D. Japón

Al ser socios estratégicos desde 2003, la Unión Europea y Japón comparten valores fundamentales como el respeto de los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho, así como una firme defensa del desarrollo sostenible, el multilateralismo y un sistema de la Organización Mundial del Comercio (OMC) basado en normas. Japón está firmemente decidido a aplicar de manera efectiva el Acuerdo de París sobre el cambio climático y otros acuerdos multilaterales sobre medio ambiente. Sin embargo, hay algunas cuestiones que preocupan a la Unión: la caza de ballenas, los secuestros parentales de menores de la Unión en el país y el hecho de que se aplique la pena de muerte.

En febrero de 2019 la Unión y Japón mejoraron su relación estratégica bilateral con la aplicación provisional del Acuerdo de Asociación Estratégica y la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica. Este último es el acuerdo comercial bilateral más importante jamás celebrado por la Unión Europea, ya que abarca casi un tercio del PIB mundial, cerca del 40 % del comercio mundial y a más de 600 millones de personas. Asimismo, incluye compromisos en lo relativo tanto al comercio de mercancías como al de servicios, y brinda un marco para el fomento de las inversiones bilaterales. También establece objetivos ambiciosos para el desarrollo sostenible e incluye, por vez primera, un compromiso específico con el Acuerdo de París sobre el cambio climático. El 22 de junio de 2020 la Unión y Japón firmaron un Acuerdo sobre la seguridad de la aviación civil. La reciprocidad de la circulación sin visado para los ciudadanos de la Unión a Japón sigue siendo un problema en las relaciones bilaterales, ya que los nacionales japoneses disfrutan del acceso sin visado a la Unión.

Japón es, tras China, el segundo mayor socio comercial de la Unión en Asia, con un volumen total de comercio de 109 000 millones EUR en 2020. Las exportaciones de la Unión a Japón ascendieron a 54 900 millones EUR en 2020. La Unión tuvo un superávit comercial en mercancías de 500 millones EUR. En lo que respecta al comercio de servicios, en 2018 la Unión exportó servicios a Japón por valor de 35 000 millones EUR y realizó importaciones de dicho país por valor de 18 000 millones, lo que dejó a la Unión con un superávit de 16 300 millones EUR en el comercio de servicios.

Ambas partes se mantienen firmes en el compromiso de reforzar las relaciones de inversión mediante la celebración de otro acuerdo en el futuro que contenga tanto normas de protección de los inversores y las inversiones como un mecanismo de solución de controversias. En julio de 2018 la Unión Europea y Japón concluyeron las negociaciones sobre un nivel adecuado de protección de datos y, en enero de 2019, tomaron decisiones para reconocer recíprocamente como «equivalentes» sus sistemas de protección de datos, creando así la mayor área mundial de flujos de datos seguros.

Debido a la COVID-19, la Cumbre UE-Japón de 2020 en Tokio adoptó la forma de una reunión de dirigentes de ambas partes el 26 de mayo de 2020. Los dirigentes reafirmaron su compromiso de aunar esfuerzos para combatir los efectos de la pandemia de COVID-19 y colaborar para desarrollar vacunas. En el marco del G-7, la Unión y Japón también se comprometieron a trabajar en la aceleración de la recuperación económica mundial. Asimismo, se comprometieron a cooperar en el ámbito del cambio climático y la investigación, y recurrir al Pacto Verde y a la Agenda Digital para Europa para seguir fortaleciendo la cooperación. La Unión Europea y Japón volvieron a confirmar su cooperación en materia de paz y seguridad, así como en la lucha contra las campañas de desinformación.

El 25 de enero de 2021, el Consejo de la Unión Europea y el ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi, debatieron sobre sus respectivos enfoques respecto a la región indopacífica, y acordaron que sería beneficioso un mayor compromiso de la Unión en la región, así como una mayor cooperación con Japón y otros socios afines. Ambos se mostraron interesados en impulsar la cooperación en materia de conectividad, seguridad marítima, medio ambiente y cambio climático, comercio e inversión, cuestiones digitales, promoción del multilateralismo y defensa del orden internacional basado en normas.

La vigesimonovena cumbre UE-Japón se celebró en Tokio en mayo de 2022 para reafirmar los compromisos de las partes en virtud del Acuerdo de Asociación Económica entre la Unión y Japón y del Acuerdo de Asociación Estratégica, basados en intereses comunes y en los valores compartidos de libertad, respeto de los derechos humanos, democracia, Estado de Derecho, comercio abierto, libre y justo, multilateralismo efectivo y el orden internacional basado en normas. Los dirigentes de la Unión y de Japón han pedido a Rusia que ponga fin inmediatamente a su agresión militar contra Ucrania, retire todas sus fuerzas incondicionalmente y respete plenamente la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente. Los dirigentes han apoyado a Ucrania en cooperación con el G-7 y otros países afines con nuevas sanciones contra Rusia. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha declarado que Japón es el socio estratégico más cercano de la Unión en la región indopacífica y que la guerra de Rusia contra Ucrania ha mostrado la vital necesidad de una cooperación más estrecha. La Unión y Japón también adoptaron una declaración conjunta y pusieron en marcha la asociación digital para promover la cooperación y para contribuir a garantizar una transformación digital eficaz que ofrezca solidaridad, prosperidad y sostenibilidad. Los dirigentes también han debatido la manera de cooperar para mantener la estabilidad de los mercados mundiales de la energía y contribuir a garantizar la diversificación de las fuentes de suministro de energía y la seguridad del mismo. En materia de seguridad y defensa, la Unión y Japón se comprometieron a seguir reforzando sus intensas consultas, incluyendo consultas sobre la no proliferación y el desarme y sobre la lucha contra las amenazas híbridas. La Unión y Japón seguirán implantando la Alianza Verde entre la Unión Europea y Japón, que se puso en marcha en la cumbre de 2021. Han reafirmado la importancia de la cooperación en ámbitos como el hidrógeno más limpio, la seguridad nuclear, las energías renovables y el reciclado de carbono.

Como elemento central de la mejora de la relación estratégica bilateral entre la Unión y Japón, el Parlamento Europeo y la Dieta Nacional de Japón están fortaleciendo su diálogo interparlamentario. Esto dio lugar a que el Parlamento aprobara dos Resoluciones en diciembre de 2018: la Resolución que acompaña a la celebración del Acuerdo de Asociación Estratégica entre la Unión Europea y Japón y la Resolución que acompaña a la celebración del Acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y Japón. En julio de 2020, el Parlamento aprobó una Resolución sobre la sustracción internacional y nacional de menores de la Unión por sus progenitores en Japón, en la que se hacía hincapié en la situación de los menores afectados por un secuestro parental en Japón, destacando que las leyes y resoluciones judiciales pertinentes no se están aplicando. Otras Resoluciones importantes para las relaciones con Japón que se han adoptado recientemente son las Resoluciones de 21 de enero de 2021 sobre conectividad y las relaciones UE-Asia, de 7 de junio de 2022 sobre la Unión y los desafíos en materia de seguridad en la región del Indopacífico y de 5 de julio de 2022 sobre la Estrategia para la región indopacífica en el ámbito del comercio y la inversión.

Tras la dimisión de Shinzo Abe, el primer ministro japonés que más tiempo ha ostentando el mandato, su sucesor, Yoshihide Suga, entró en funciones en septiembre de 2020 y fue sustituido por Fumio Kishida a principios de octubre de 2021. El 31 de octubre de 2021 se celebraron elecciones generales en Japón para elegir a los miembros de la Cámara de Representantes por un período de cuatro años. El Partido Liberal Democrático (PLD), que ostentaba la presidencia, mantuvo una cómoda mayoría, aunque perdió algunos escaños.

Japón y el mundo se vieron profundamente consternados por el asesinato del antiguo primer ministro Shinzo Abe el 8 de julio de 2022 en Nara, donde estaba haciendo campaña para las elecciones de 2022 de la Cámara de Consejeros de Japón. Las elecciones se celebraron solo dos días después, el 10 de julio de 2022, para elegir a la mitad de la cámara alta durante seis años. El PLD aumentó ligeramente sus escaños y estableció un nuevo récord, con el 28 % de los puestos ostentados por candidatas.

E. Corea del Sur (República de Corea)

Las relaciones entre la Unión Europea y Corea del Sur se remontan al Acuerdo de cooperación y asistencia administrativa mutua en materia aduanera de 1997.

Corea del Sur es uno de los diez principales socios estratégicos de la Unión, y la asociación estratégica entre la Unión y Corea del Sur se basa en tres pilares principales, respaldados por tres acuerdos clave:

  • El Acuerdo Marco entre la Unión Europea y la República de Corea, en vigor desde junio de 2014, que establece la estructura general de la asociación estratégica y la cooperación bilateral global. La comisión mixta garantiza y supervisa su aplicación.
  • El Acuerdo de Libre Comercio UE-Corea del Sur, ratificado en diciembre de 2015. Corea del Sur fue el primer país asiático en firmar un acuerdo de libre comercio con la Unión, que además es uno de los acuerdos comerciales más ambiciosos de la Unión, pues va más allá de cualquier otro firmado con anterioridad. El acuerdo de libre comercio tiene por objeto eliminar los obstáculos al comercio bilateral y crear un mercado ampliado y seguro de bienes y servicios así como un entorno estable para la inversión.
  • El Acuerdo marco para la participación en la gestión de crisis entre la Unión Europea y la República de Corea, en vigor desde 2016, que refuerza la asociación estratégica en materia de seguridad al permitir a Corea del Sur participar en operaciones de gestión de crisis de la UE de carácter civil y militar. El Acuerdo también facilita la participación de Corea del Sur en las misiones y operaciones de la política común de seguridad y defensa (PCSD) de la Unión para mejorar la eficacia de la respuesta ante las crisis.

La decimoctava reunión de la comisión mixta entre la Unión Europea y Corea del Sur se celebró en Seúl en junio de 2022. Esta comisión condenó la invasión rusa de Ucrania y convino que Rusia debe respetar la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente. La Unión y Corea del Sur también se comprometieron a aunar fuerzas para reforzar la aplicación del Acuerdo de París, también en el período previo a la COP27 en Sharm el-Sheij, y a fomentar la adopción de un marco mundial de la diversidad biológica posterior a 2020 muy ambicioso en vísperas de la COP15 de Montreal que esté respaldado por una transición hacia una economía circular y una energía limpia. También estudiaron las perspectivas de establecer una asociación ecológica entre la Unión y la República de Corea.

En mayo de 2021, Corea del Sur acogió la Cumbre P4G de Seúl 2021 (sobre el medio ambiente), por la que se adoptó la Declaración de Seúl, en la que se aboga por mantener el aumento de la temperatura mundial respecto a los niveles preindustriales por debajo de 2 ºC, en lugar de los 1,5 ºC. Los dirigentes instaron a aumentar el gasto nacional para reducir los gases de efecto invernadero, acelerar los esfuerzos para abandonar las fuentes de energía no renovables y cooperar para resolver el problema de los residuos plásticos en los ecosistemas marinos.

Desde 2011, el comercio bilateral ha seguido creciendo, incluso durante la pandemia de COVID-19, y alcanzó casi 90 000 millones EUR en 2020. El comercio total de mercancías creció un 45,9 % entre 2010 y 2020. En 2020, Corea del Sur era la tercera principal fuente de importaciones (11,8 %) y el cuarto destino principal de las exportaciones (9,3 %). Sin embargo, en algunos ámbitos siguen existiendo retos, y la Unión pide a Corea del Sur que elimine los persistentes obstáculos a las importaciones de productos animales provenientes de la Unión y que ratifique el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) (n.o 105) sobre el trabajo forzoso, que está pendiente.

El sector de la ciencia y la tecnología de Corea del Sur, uno de los más modernos del mundo, aspira a centrarse en la innovación y ha obtenido resultados impresionantes en el campo de la robótica y la inteligencia artificial, lo que abre nuevas posibilidades para intensificar la cooperación científica y tecnológica conjunta con la Unión. Ya se ha establecido una cooperación más estrecha en el ámbito de las amenazas cibernéticas, pues Corea del Sur, con una economía muy digitalizada, está elaborando una estrategia nacional de ciberseguridad tras sufrir una serie de intrusiones y ataques informáticos que han afectado a millones de personas y sitios web oficiales. Se ha acusado a Corea del Norte de estar detrás de la mayoría de los ciberataques más severos. En noviembre de 2020, la Unión y Corea del Sur celebraron su sexto Ciberdiálogo, que dio lugar a un apoyo conjunto a la adopción de un programa de acción. El programa ayudará a incentivar un comportamiento responsable en el ciberespacio y abordará las cuestiones cibernéticas en el contexto de la seguridad internacional en las Naciones Unidas. El conservador Yoon Suk-yeol ganó las elecciones presidenciales celebradas en marzo de 2022 tras unas elecciones muy disputadas. El presidente Yoon obtuvo una victoria por un estrecho margen sobre Lee Jae-myung, el candidato del Partido Democrático, sobre la base de promesas para hacer frente a la desigualdad de clase. Las ocho elecciones locales se celebraron en junio de 2022 y coincidieron con las elecciones parciales para cubrir los escaños vacantes en la Asamblea Nacional. Fue la primera elección a escala nacional bajo la presidencia del presidente Yoon Suk-yeol tras su entrada en funciones el 10 de mayo de 2022. El partido gobernante del presidente Yoon Suk-yeol ganó doce de las diecisiete elecciones para alcaldes de grandes ciudades y gobernadores provinciales, ampliando aún más la influencia conservadora de Yoon solo menos de tres meses después de ganar las elecciones presidenciales.

En abril de 2021, Corea del Sur finalizó el proceso de ratificación de tres importantes convenios de la OIT: el Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva y el Convenio sobre el trabajo forzoso, pero el Convenio relativo a la abolición del trabajo forzoso aún no ha sido ratificado.

Corea del Sur afirma que Japón sigue debiéndole reparaciones por la Segunda Guerra Mundial. Las relaciones siguen siendo tensas a pesar de los esfuerzos por restablecerlas mediante un tratado en 1965. Una cuestión especialmente polémica es la de las «mujeres de solaz» (esclavas sexuales entre 1932 y 1945). Corea del Sur también ha manifestado su preocupación por los planes de Japón de devolver el agua contaminada de su central de Fukushima al océano Pacífico, lo que afectará negativamente a la vida marina y, por consiguiente, a la industria pesquera. El enfoque de política exterior del presidente Yoon Suk-yeol ha supuesto un acercamiento a Japón para resolver los litigios actuales y las barreras comerciales. Tras años de suspensión debido a la pandemia de COVID-19, Corea del Sur y los Estados Unidos reanudaron sus ejercicios militares conjuntos en agosto de 2022, tras la decisión del presidente Yoon Suk-yeol de impulsar su poder de disuasión. Anteriormente, los Estados Unidos, Corea del Sur y Japón participaron en un ejercicio de defensa contra misiles balísticos frente a las costas de Hawái en la primavera de 2022, lo que demuestra la mejora de las relaciones entre Seúl y Tokio.

El Parlamento está sumamente preocupado por las relaciones intercoreanas. Entre abril y septiembre de 2018 se celebraron tres cumbres intercoreanas sobre la desnuclearización, pero el diálogo y la cooperación se estancaron tras la cumbre de Hanoi de 2019 entre los Estados Unidos y Corea del Norte y empeoraron de nuevo en agosto de 2019 a raíz de un simulacro militar conjunto entre los Estados Unidos y Corea del Sur. Las tensiones llegaron a un punto crítico con el lanzamiento de misiles de corto alcance por parte de Corea del Norte en marzo de 2020 y con la explosión en junio de 2020 de la oficina de enlace intercoreana en Kaesong y la muerte de un ciudadano de Corea del Sur en territorio de Corea del Norte. El presidente surcoreano Yoon Suk-yeol anunció el 15 de agosto de 2022 que ofrecería un paquete de ayuda a gran escala a Pyongyang a cambio de la desnuclearización, lo que mejoraría significativamente la economía de Corea del Norte en caso de que el país emprendiese un verdadero y sustancial proceso de desnuclearización. La Unión defiende una solución diplomática a la crisis nuclear coreana y tiene la intención de seguir adelante con su estrategia de «colaboración crítica». El Parlamento es la única institución de la Unión que mantiene relaciones diplomáticas formales con Corea del Norte.

F. Corea del Norte (República Popular Democrática de Corea)

La Unión Europea mantiene con respecto a Corea del Norte una política de «colaboración crítica» en la que se conjuga la presión con sanciones y medidas de otro tipo, sin por ello cerrar los cauces de comunicación. Las relaciones bilaterales son limitadas y no existen tratados políticos ni comerciales bilaterales entre la Unión y Corea del Norte. Exceptuando la asistencia humanitaria, la cooperación para el desarrollo de la Unión guarda relación principalmente con la seguridad alimentaria y está sujeta a condicionantes políticos, así como a las sanciones de las Naciones Unidas y a restricciones de otro tipo. La Unión no ha celebrado con Corea del Norte ningún programa de asistencia bilateral para el desarrollo. seis Estados miembros de la Unión mantienen embajadas en Pionyang, junto con la Oficina Francesa de Cooperación Cultural. Un número importante de Estados miembros de la Unión han acreditado a sus embajadores residentes en Seúl ante Corea del Norte. El cierre de las fronteras por parte de Corea del Norte en enero de 2020 ha hecho que surjan dificultades para la rotación del personal que entra y sale del país y la presencia diplomática se ha reducido.

Las sanciones de la Unión contra Corea del Norte, adoptadas en respuesta a las actividades de desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos del país, son las más severas que se han impuesto a ningún país. La Unión ha aplicado todas las Resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y ha establecido su propio régimen de sanciones autónomas, que complementa y refuerza las sanciones de las Naciones Unidas. En septiembre de 2020 la Unión Europea llevó a cabo una cuarta ronda de contactos con países fuera de la Unión para alentarlos a aplicar plenamente las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El 22 de marzo de 2021, la UE anunció por primera vez sanciones contra Corea del Norte relacionadas con los derechos humanos en el marco del régimen de sanciones de la Unión de alcance mundial en materia de derechos humanos. La lista incluye dos ministros y la Fiscalía Central por haber contribuido a actividades represivas.

Corea del Norte intensificó su programa nuclear en 2017, lo que acentuó las tensiones con los Estados Unidos y Corea del Sur. Aunque la política estadounidense ha sido aplicar la máxima presión, el expresidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, participó en la distensión y se reunió con el líder norcoreano Kim Jong-un tres veces en 2018. Sin embargo, tras la fallida cumbre de 2019 de Hanoi entre el presidente Trump y Kim Jong-un, aumentaron las tensiones y la desconfianza. El Organismo Internacional de Energía Atómica informó de un aumento desde julio de 2021 de la actividad nuclear en el Centro de Investigación Nuclear de Yongbyon, que cuenta con un reactor experimental de cinco megavatios. Al tiempo que denunciaba a los Estados Unidos y a Corea del Sur en agosto de 2021 por sus ejercicios militares conjuntos, Corea del Norte anunció que ampliaría su programa nuclear a no ser que los Estados Unidos cesen su política de sanciones. Desde septiembre de 2021, Corea del Norte ha llevado a cabo pruebas con nuevos misiles de crucero de largo alcance que vuelan bajo y con trayectorias muy planas, lo que dificulta su interceptación. También llevó a cabo sus mayores ensayos con misiles balísticos en 2022, demostrando que sus misiles intercontinentales podrían llegar a los Estados Unidos. Las tensiones se intensificaron en marzo de 2022 con el lanzamiento por parte de Corea del Norte de un nuevo tipo de misiles balísticos intercontinentales: Hwasong-17, su misil más grande hasta la fecha, cuya altitud supera la de cualquier misil balístico intercontinental sometido a ensayo anteriormente, pues alcanza los 6 000 km. El líder norcoreano Kim Jong-un pronunció un discurso en el que sugiere que se realizarán más ensayos nucleares a lo largo de 2022. Corea del Sur está reforzando sus capacidades defensivas y su cooperación militar con los Estados Unidos, en particular participando en ejercicios militares conjuntos a gran escala y desplegando sistemas de defensa antimisiles aéreos adicionales de los Estados Unidos. La estrategia de Corea del Norte es obligar a los Estados Unidos a reabrir las negociaciones sobre sanciones y ayuda humanitaria. Las tensiones han afectado a las relaciones entre las Coreas y han aumentado los riesgos para la seguridad regional. El regreso de Corea del Norte a los ensayos de misiles en 2022, junto con la invasión rusa de Ucrania, supone un gran desafío para el presidente surcoreano Yoon Seok-yeol, que está adoptando una estrategia de mano dura.

La Unión ha condenado los lanzamientos de misiles y ha pedido a Corea del Norte que cumpla las obligaciones que le incumben en virtud de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que se abstenga de toda acción que socave el marco de la diplomacia y el diálogo. La Unión está comprometida con la desnuclearización. Hasta que Corea del Norte cumpla sus obligaciones en virtud de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Unión seguirá aplicando las sanciones estrictamente, animando al mismo tiempo a la comunidad internacional a hacer lo mismo. El Parlamento ha aprobado varias resoluciones de condena a Corea del Norte por sus programas nucleares y de misiles, y ha expresado su profunda preocupación por el deterioro de la situación de los derechos humanos en el país.

En septiembre de 2022, la Asamblea Popular Suprema de Corea del Norte aprobó una ley que hace irreversible la situación nuclear del país y permite ataques nucleares preventivos si se detecta una agresión inminente.

 

Jorge Soutullo / Samuel Cantell / Stefania Gazzina / Airis Meier