El Parlamento Europeo
en acción
Temas destacados 1999-2004

 
El Parlamento Europeo
Reforma de la Unión Europea
Ampliación
Derechos de los ciudadanos
Ciudadanía europea
Carta de los derechos fundamentales
Derechos fundamentales
Acceso público a documentos
Educación y movilidad
de los jóvenes
Justicia y Asuntos internos
Relaciones exteriores
Medio Ambiente /
Protección al consumidor
Transportes / Política Regional
Agricultura / Pesca
Asuntos Económicos
y Monetarios
Empleo y Política Social / Derechos de la Mujer
Mercado interior / Industria / Energía / Investigación
 

EPP-ED PSE Group ELDR GUE/NGL The Greens| European Free Alliance UEN EDD/PDE


En defensa de los derechos fundamentales

La Unión Europea se basa en los derechos humanos, en las libertades ciudadanas y en la primacía del Derecho y, sin embargo, periódicamente se tienen noticias de violaciones de estos derechos en Europa. Los diputados al Parlamento Europeo consideran que, como representantes del pueblo, tienen el deber de contribuir a que no queden impunes las violaciones de las libertades ciudadanas por parte de las instituciones de la UE o de los Estados miembros. El informe anual sobre los derechos fundamentales en la Unión Europea constituye un instrumento decisivo del Parlamento en su defensa de los derechos humanos.

Aunque se ha considerado en general que las violaciones de los derechos humanos constituyen un problema de los países no democráticos, en Europa va desapareciendo la autocomplacencia a la vista de las informaciones acerca de malos tratos y muertes en dependencias de la policía, de malos tratos a mujeres y niños y de trato incorrecto dado a solicitantes de asilo e inmigrantes. La Unión Europea está comenzando a prestar atención a estos hechos que, hasta ahora, eran de la competencia exclusiva de los Estados miembros.

Progresos en materia de derechos fundamentales

El Tratado de la Comunidad Económica Europea de 1957 no contenía disposiciones sobre los derechos fundamentales; esta materia dependía de la jurisdicción del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en Estrasburgo, una institución completamente distinta de la Comunidad Europea. Pero, a lo largo de los años, la Comunidad Europea ha emitido diversas declaraciones sobre los derechos fundamentales. Además, la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo en Luxemburgo ha ido estableciendo gradualmente una serie de criterios para la protección de los derechos humanos.

El contexto cambió notablemente con el Tratado de Amsterdam de 1999, que estableció disposiciones para luchar contra determinados tipos de discriminación, por ejemplo por motivos de género, raza, religión o creencia, discapacidad, edad u orientación sexual.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, proclamada en 2000, estableció por primera vez y de un modo claro un catálogo detallado de los derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión. La Carta de los Derechos Fundamentales se añadió como anexo al Tratado de Niza, sin carácter vinculante, pero el Parlamento Europeo ha insistido en que se incorpore a la nueva Constitución de la Unión, con lo que tendría fuerza de ley. Desde 1999, el Consejo de Ministros elabora un informe anual sobre los derechos humanos dentro y fuera de la Unión Europea.

Los Estados miembros en el punto de mira

Aunque el Parlamento carece de competencias legislativas en materia de derechos humanos y libertades ciudadanas dentro de Europa, puede utilizar, como foro democrático, la persuasión, la fuerza moral y la luz de la publicidad para lograr progresos en este ámbito. Los eurodiputados aprueban con frecuencia resoluciones en materia de derechos humanos y, desde hace diez años, aprueban un informe anual sobre las libertades fundamentales en la Unión Europea. Estos informes, que recogen las propias inquietudes de los eurodiputados, también responden al informe del Consejo sobre derechos humanos y actualmente utilizan la Carta de los Derechos Fundamentales como punto de referencia.

Los informes anuales del Parlamento sobre los derechos humanos ofrecen la oportunidad de examinar la situación general por lo que respecta a los derechos humanos y a las libertades ciudadanas en la Unión Europea, incluyendo un análisis de la legislación en vigor y de las medidas que podría ser conveniente tomar en el futuro a nivel europeo. También ofrecen a los eurodiputados la oportunidad de expresar críticas, y ocasionalmente también felicitaciones, a determinados Estados miembros.

Ningún país se ha librado por completo de las críticas. En 1999, el Parlamento observó que Amnistía Internacional acusaba a once de los quince Estados miembros de violaciones, más y menos graves, de los derechos humanos. Entre los problemas subrayados durante los últimos cinco años, se ha reprochado a Grecia el trato incorrecto dado a los objetores de conciencia al servicio militar. Se acusa a Italia del excesivo número de procesos judiciales inconclusos. En el caso del Reino Unido, Portugal, Bélgica, Italia y Francia, se ha subrayado el hacinamiento en los centros penitenciarios. Se ha instado a Alemania, Dinamarca, Francia, Italia e Irlanda a autorizar que los funcionarios puedan hacer huelgas. Por otro lado, se ha encomiado el reconocimiento por Finlandia de los derechos de los transexuales, así como la autorización en Bélgica del matrimonio entre homosexuales, y también se han valorado las campañas iniciadas en diversos países para luchar contra los prejuicios antimusulmanes y antisemitas tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

En defensa de los débiles y vulnerables

Aparte de señalar las deficiencias de los Estados miembros en este ámbito, el Parlamento considera que deben tomarse medidas a nivel europeo cuando ello es la mejor solución. Todos los años, medio millón de mujeres aproximadamente son trasladadas de la Europa central y oriental a la Unión Europea y obligadas a prostituirse. Los eurodiputados han pedido medidas a escala europea para luchar contra el tráfico de seres humanos, sugiriendo la posibilidad de que se conceda un permiso de residencia de corta duración a las víctimas de aquel tráfico que cooperen con las autoridades.

El trato que deban recibir los refugiados e inmigrantes constituye otra de las preocupaciones del Parlamento, que ha pedido en repetidas ocasiones una política común de asilo en la UE. Los eurodiputados también han condenado toda forma de discriminación, incluida la sufrida por los homosexuales y las minorías étnicas, especialmente los gitanos. Y se han expresado con frecuencia a favor de los derechos de los niños, los ancianos y las personas con discapacidades.

Otro problema lo constituye la libertad de información y expresión, dada la creciente concentración que se observa en los medios de comunicación. Los eurodiputados han pedido la creación de un "mercado de la información europeo", con una normativa europea para los medios de comunicación dirigida a contrarrestar las diferencias existentes al respecto entre las legislaciones nacionales y a salvaguardar la libertad de información.

Tras el 11 de septiembre de 2001, los diputados al Parlamento Europeo han condenado sin paliativos el terrorismo, pero también han indicado que las medidas antiterroristas deben aplicarse respetando la legalidad vigente. También han tratado de salvaguardar el derecho a la confidencialidad de los datos personales frente a la solicitud de Estados Unidos de obtener de las compañías aéreas los datos de sus pasajeros.

Finalmente, a propuesta del Parlamento, la Comisión estableció en septiembre de 2002 una red de expertos independientes en materia de derechos humanos encargada de preparar un informe anual sobre la aplicación de la Carta de los Derechos Fundamentales en los Estados miembros.



  
Ponentes:
  
Informe anual, junio 1998 - junio 1999: Bertel Haarder (ELDR, DK) - ex diputado al Parlamento Europeo
Informe anual para el año 2000: Thierry Cornillet (EPP-ED, F)
Informe anual para el año 2001: Joke Swiebel (PES, NL)
Informe anual para el año 2002: Fodé Sylla (EUL-NGL, F)
  
Diario Oficial - Textos legislativos finales:
  
Informe anual, junio 1998 - junio 1999 - texto aprobado por el Parlamento
Informe anual para el año 2000 - texto aprobado por el Parlamento
Informe anual para el año 2001 - texto aprobado por el Parlamento
Informe anual para el año 2002 - texto aprobado por el Parlamento

 

 

 
  Publishing deadline: 2 April 2004