El Parlamento Europeo
en acción
Temas destacados 1999-2004

 
El Parlamento Europeo
Reforma de la Unión Europea
Ampliación
Diez nuevos Estados miembros
Postura del PE
y dictamen conforme
Próximos pasos
Derechos de los ciudadanos
Justicia y Asuntos internos
Relaciones exteriores
Medio Ambiente /
Protección al consumidor
Transportes / Política Regional
Agricultura / Pesca
Asuntos Económicos
y Monetarios
Empleo y Política Social / Derechos de la Mujer
Mercado interior / Industria / Energía / Investigación
 

EPP-ED PSE Group ELDR GUE/NGL The Greens| European Free Alliance UEN EDD/PDE

> ELDR Enlargement website


Ampliación - próximas etapas

Tras el pistoletazo de 2004, cuando la Unión Europea se amplíe a 25 Estados miembros, tendrán lugar nuevas adhesiones. Ya se han iniciado negociaciones con Bulgaria y Rumania, en diciembre de 2004 se tomará una decisión respecto del inicio de negociaciones de adhesión con Turquía, y también Croacia ha presentado su candidatura de adhesión.

Aunque las negociaciones de adhesión con Bulgaria y Rumania comenzaron en 1999, es decir, aproximadamente al mismo tiempo que con los diez países que ingresarán en la UE en mayo de 2004, no se considera que estos dos países hayan cumplido los requisitos para la adhesión. En la Cumbre europea de diciembre de 2002, celebrada en Copenhague, los líderes de los gobiernos europeos consideraron que Bulgaria y Rumania no estaban preparadas para la adhesión, reconociendo al mismo tiempo que ambos países habían realizado progresos notables.

Bulgaria cumple los criterios políticos, pero todavía le queda mucho por hacer en materia de fortalecimiento de la administración de justicia, de lucha contra la corrupción y la delincuencia transfronteriza y de respeto por los derechos de la minoría romaní. Desde el punto de vista económico, Bulgaria no está en condiciones de competir con las fuerzas de mercado de la UE. También necesita garantizar unos procedimientos de contratación pública más transparentes y una mejor protección de los derechos de propiedad intelectual. Se ha recomendado a este país que mejore su estrategia de aprovisionamiento energético y desmantele cuatro reactores de la central nuclear de Kozloduy. Todavía queda por establecer jurídicamente la igualdad de trato entre hombres y mujeres. Finalmente, Bulgaria debe aprobar una legislación más estricta para la protección del medio ambiente. El Parlamento también ha criticado la persistente discriminación jurídica contra los homosexuales.

Rumania también cumple los requisitos políticos, pero la corrupción sigue constituyendo un grave problema. Desde el punto de vista económico, este país tampoco puede competir todavía con las fuerzas de mercado de la UE. Se han registrado escasos progresos en materia de libre circulación de personas y bienes, y Rumania carece de la capacidad administrativa para asegurar el cumplimiento de la nueva legislación sobre medio ambiente. La política energética ha sido incoherente. Aunque la política de inmigración y de control de las fronteras ha mejorado notablemente, debe reforzarse la gestión fronteriza. Sigue siendo preocupante la debilidad de la administración en varios sectores importantes. En sus informes, el Parlamento ha denunciado en repetidas ocasiones las lamentables condiciones en que se encuentran los niños albergados en los orfanatos estatales rumanos, así como los problemas suscitados en relación a los niños abandonados en las calles y el tráfico de niños, pero las autoridades de dicho país han tomado ya medidas importantes para mejorar el trato que reciben los niños. El Parlamento ha indicado la existencia de otros problemas tales como la necesidad de integrar las minorías, especialmente la romaní, de mejorar la seguridad de la industrial nuclear y minera y de asegurar la libertad de información así como unos medios de comunicación independientes.

En vista de la situación, los líderes de la UE decidieron en diciembre de 2002, en Copenhague, proseguir con las negociaciones de adhesión de Bulgaria y Rumania e intensificar los esfuerzos para preparar a estos países para la adhesión, a ser posible en 2007.

Decisión sobre la apertura de negociaciones con Turquía en 2004

Aunque Turquía concluyó un acuerdo de asociación con la UE ya en 1964, y presentó su candidatura de adhesión en 1987, sólo se reconoció formalmente su candidatura en la Cumbre de Helsinki de 1999, y todavía no se ha tomado la decisión de iniciar las negociaciones de adhesión. Un problema importante a lo largo de estos años ha sido la política turca en relación a la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y los derechos de las minorías. Sin embargo, los Gobiernos de la UE reconocieron en diciembre de 2002 que Turquía, en un tiempo relativamente breve, había avanzado notablemente en la reforma de su ordenamiento jurídico para cumplir los criterios políticos de la adhesión. Se pidió a Turquía que prosiguiese las reformas con vigor. Y si el Consejo, sobre la base del informe y la recomendación de la Comisión, decide en diciembre de 2004 que Turquía cumple los criterios políticos establecidos en Copenhague, la UE iniciará de inmediato las negociaciones de adhesión con ese país.

El Parlamento apoyó este punto de vista en una Resolución aprobada el 5 de junio de 2003. El Parlamento celebró los avances efectuados por Turquía en relación al cumplimiento de los criterios políticos para la adhesión a la UE, pero concluyó que todavía no se daban las condiciones para la apertura de las negociaciones de adhesión. Los diputados del PE subrayaron la necesidad de una reforma global del Estado y expresaron su preocupación por la "función excesiva" que tiene el Ejército en Turquía. Aunque los valores políticos de la Unión -democracia, Estado de Derecho, derechos humanos y de las minorías, libertad de pensamiento y de religión, etc...- se basan en la cultura judeocristiana y humanista de Europa, pueden ser perfectamente aceptados y defendidos por un país de mayoría musulmana. Dicho de otro modo, la religión dominante en un país candidato no debe constituir, en opinión de los diputados, un obstáculo de principio para su adhesión.

Perspectivas para los Balcanes occidentales

Las ampliaciones de 2004 y 2007 han suscitado un debate sobre las fronteras definitivas de la UE. Todavía no puede darse una respuesta definitiva al respecto. Pero en la Cumbre de Salónica de junio de 2003, los líderes de la UE aceptaron claramente la perspectiva de adhesión a la UE de los cinco países de los Balcanes occidentales -Albania, Bosnia y Hercegovina, Croacia, Serbia y Montenegro-. Se fortalecerán las relaciones entre la UE y los Balcanes occidentales, aprovechando la experiencia adquirida en los procesos de adhesión de los países de la Europa central y oriental. En línea con una solicitud del Parlamento, se añadirán 200 millones de euros a los fondos ya asignados para esta región durante los años 2004-2006. Los diputados del PE han subrayado que ha llegado el momento de pasar de la ayuda para la seguridad a la consecución del desarrollo económico y social de dicha región, ya que de otro modo los países de los Balcanes occidentales permanecerán en una situación de pobreza permanente y pueden convertirse de nuevo en una zona conflictiva. Croacia presentó su solicitud de adhesión en febrero de 2003.

 



  
Ponentes:
  
Bulgaria: Geoffrey Van Orden (EPP-ED, UK)
Rumania: Baroness Nicholson of Winterbourne (ELDR, UK)
Turquía: Arie Oostlander (EPP-ED, NL)
  
Diario Oficial - Textos legislativos finales:
  
Bulgaria
Rumania
Turquía (texto aprobado por el Parlamento)
Consejo Europeo de Tesalónica

 

 

 
  Publishing deadline: 2 April 2004