El Parlamento Europeo
en acción
Temas destacados 1999-2004

 
El Parlamento Europeo
Elecciones
al Parlamento Europeo
Organización y trabajos
del Parlamento Europeo
Codecisión
y otros procedimientos
Poderes presupuestarios
Control presupuestario
Guardián de la democracia
Estatuto de los diputados
y de los partidos políticos
Comités temporales
y Comités de Investigación
Otras instituciones
de la Unión Europea
Reforma de la Unión Europea
Ampliación
Derechos de los ciudadanos
Justicia y Asuntos internos
Relaciones exteriores
Medio Ambiente /
Protección al consumidor
Transportes / Política Regional
Agricultura / Pesca
Asuntos Económicos
y Monetarios
Empleo y Política Social / Derechos de la Mujer
Mercado interior / Industria / Energía / Investigación
 

EPP-ED PSE Group ELDR GUE/NGL The Greens| European Free Alliance UEN EDD/PDE


Controles precisos para más democracia

La dimisión de la Comisión Europea de Jacques Santer en 1999 y el asunto Eurostat de 2003 pusieron claramente de manifiesto la importancia de las funciones de control del Parlamento Europeo. Estos dos casos, que causaron un revuelo considerable, ilustran la forma en que los diputados siguen con espíritu crítico el trabajo de la Unión Europea y supervisan el de la Comisión.

El control presupuestario que ejercen los diputados en relación con la sospecha de mala administración de la oficina estadística Eurostat es una de las atribuciones clásicas de los parlamentarios. Desde los comienzos del proceso europeo de unificación, los diputados al Parlamento Europeo han adquirido facultades de control cada vez más amplias.

Las preguntas escritas y orales dirigidas a la Comisión y al Consejo ocupan un espacio muy considerable en la actividad diaria del Parlamento. Además, cada mes se celebran turnos de preguntas dirigidas igualmente al Consejo y a la Comisión. De este modo, los diputados pueden sondear los propósitos y opiniones de quienes administran y representan a la UE. Desde 2000 hasta finales de 2003, los diputados formularon más de 20.000 preguntas, la mayor parte de ellas pidiendo respuesta por escrito.

Para arrojar luz sobre las infracciones del Derecho comunitario, los diputados pueden instituir comisiones de investigación. Estas comisiones contribuyeron a que después de la crisis de las "vacas locas" se instituyera una autoridad veterinaria de la UE y a que se instituyera la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF).

La moción de censura, el arma más poderosa de los diputados al PE

La eficacia de las posibilidades de control político diario se fundamenta en el arma más poderosa de que disponen los diputados: cuando la gravedad de un asunto exige la confrontación directa, los diputados pueden hacer uso de la moción de censura para obligar a dimitir a la Comisión en peso. Hasta ahora se han presentado siete mociones de censura, aunque no se ha aprobado ninguna. Para que la Comisión dimita en bloque se requiere una mayoría de dos tercios de los votos emitidos y la mayoría de los miembros que integran el Parlamento. Los diputados al PE no tienen la posibilidad, reclamada con insistencia, de obligar a dimitir a uno o varios comisarios en particular o al Presidente de la Comisión; no obstante, en su primera comparecencia ante el Parlamento en 1999, el Presidente de la Comisión, Romano Prodi, se comprometió a examinar la posibilidad de destituir a un miembro de la Comisión en caso de que el Parlamento le retire su confianza.

Sin la aprobación del Parlamento no se constituye la Comisión

El Parlamento ha desarrollado su función de control paso a paso, de Tratado en Tratado. Ya en 1981, la Comisión fue prácticamente instituida por el Parlamento; al principio sólo lo fue de manera informal: los diputados se manifestaban a propósito del programa de la Comisión. Sin embargo, desde la entrada en vigor del Tratado de Maastricht, en 1993, los miembros de la Comisión y el Presidente de la misma, propuestos por los Estados miembros, necesitan la aprobación del Parlamento para entrar en funciones. Por último, desde la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam en 1999, los diputados aprueban además, por separado, el nombramiento del Presidente de la Comisión, antes de que sean nombrados los restantes miembros de la misma. Para serlo, todos ellos, incluido su Presidente, deben someterse a un procedimiento inspirado en una práctica del Congreso de los Estados Unidos: una audiencia de varias horas ante las comisiones parlamentarias competentes. A continuación, los diputados celebran un debate a puerta cerrada sobre las comparecencias y los contenidos de los programas de los futuros Comisarios y formulan una recomendación al Pleno.

Intercambio de argumentos y puntos de vista con el Consejo y la Comisión

El Parlamento también controla los ámbitos en los que no dispone de facultades de decisión. En lo relativo a la Política Exterior y de Seguridad Común y en los asuntos relacionados con la cooperación en los ámbitos de justicia y de interior, el Consejo y la Comisión están obligados a informar al Parlamento. Además, los diputados pueden formular preguntas y recomendaciones, y la Presidencia del Consejo, que cambia cada semestre, está obligada a tener debidamente en cuenta los dictámenes del Parlamento. Además, el Parlamento puede utilizar las asignaciones de créditos de los presupuestos anuales como medio para imponer sus prioridades.

Otra forma de la obligación de informar que incumbe al Consejo y a la Comisión ante el Parlamento son los debates en los que la Presidencia de turno del Consejo presenta su programa para los seis meses que le correspondan, su balance al final de los mismos y, entre uno y otro, los informes sobre las cumbres comunitarias. Cada vez que el Consejo y la Comisión presentan sus informes anuales sobre el desarrollo de la Unión, se someten conjuntamente a un intercambio de argumentos y puntos de vista políticos con los diputados. Por su parte, la Comisión lo hace con su informe anual de conjunto y con su programa legislativo para el ejercicio siguiente. Estos encuentros ofrecen a los diputados la oportunidad de enjuiciar políticamente y examinar críticamente las intenciones, los contenidos y los resultados de la actividad del Consejo y de la Comisión.

La responsabilidad del Banco Central Europeo ante el Parlamento

También el Banco Central Europeo (BCE), organismo independiente, está obligado a rendir cuentas al Parlamento. El Banco tiene como único imperativo mantener la estabilidad del euro. El Presidente del BCE informa una vez al año a los diputados reunidos en el Pleno; además, comparece regularmente ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento para responder a las preguntas de los diputados.

El diputado como intermediario entre el ciudadano y los órganos de la UE

Al controlar las actividades de la UE, el Parlamento no sólo es el representante de los ciudadanos, sino también su interlocutor. Los europeos pueden dirigir peticiones a los diputados, que examinan su contenido y ofrecen consejo al respecto. Además, el Parlamento nombra a un Defensor del Pueblo Europeo que examina con plena independencia las quejas de los ciudadanos acerca de irregularidades de la Administración. Las quejas que los ciudadanos transmiten a los diputados también pueden hacer que el Parlamento controle a los Estados miembros de la UE. Cada vez más a menudo, los diputados transmiten indicaciones a la Comisión Europea, guardiana de los Tratados, cuando algún Estado miembro no ha transpuesto las leyes marco europeas. En tales casos, la Comisión puede recurrir a un apercibimiento o, si es necesario, puede incluso incoar un procedimiento de infracción contra el Estado miembro de que se trate, para lograr que se respete el Derecho comunitario.



  
Reports
  
Textos de los Tratados
Comisión Europea
El Consejo de la Unión Europea
El Defensor del Pueblo Europeo
Portal del ciudadano

 

 

 
  Publishing deadline: 2 April 2004