El Parlamento Europeo
en acción
Temas destacados 1999-2004

 
El Parlamento Europeo
Reforma de la Unión Europea
Ampliación
Derechos de los ciudadanos
Justicia y Asuntos internos
Relaciones exteriores
Seguridad y defensa
Derechos humanos
Los Balcanes
Acuerdos con países extracomunitarios
Comercio exterior
Desarrollo y cooperación
EU-ACP
Minas antipersona
Medio Ambiente /
Protección al consumidor
Transportes / Política Regional
Agricultura / Pesca
Asuntos Económicos
y Monetarios
Empleo y Política Social / Derechos de la Mujer
Mercado interior / Industria / Energía / Investigación
 

EPP-ED PSE Group ELDR GUE/NGL The Greens| European Free Alliance UEN EDD/PDE


Los países ACP: unas relaciones equilibradas de asociación y cooperación

Cuando nació la Comunidad Económica Europea, en 1958, varios de sus Estados miembros eran todavía potencias coloniales. Tras la descolonización, la mayor parte de los países de África siguieron siendo tributarios de unas relaciones económicas privilegiadas con Europa. Estas relaciones se han configurado en virtud de unos convenios sucesivos, únicos en su género, con los países de África, del Caribe y del Pacífico (ACP). Con el Acuerdo de Cotonú, celebrado el año 2000, se han convertido en un verdadero partenariado, en una verdadera asociación para la cooperación. Para el Parlamento Europeo, la novedad fundamental de Cotonú es la creación de una verdadera institución conjunta e igualitaria: la Asamblea Parlamentaria Paritaria.

Quince Estados miembros, que pronto serán veinticinco, por parte europea y setenta y siete Estados por parte de los países ACP. Las relaciones más antiguas de la Unión con terceros países, selladas por el primer Convenio de Yaoundé en 1964 y después por los Convenios de Lomé, se rigen actualmente por el Acuerdo de Cotonú, firmado el 23 de julio de 2000 en Benín. El Acuerdo de Cotonú, confirmado, como todo acuerdo de asociación, por el dictamen conforme del Parlamento Europeo, entró oficialmente en vigor el 1 de abril de 2003. A diferencia de anteriores convenios, concluidos para 5 o 10 años, Cotonú se fija unos objetivos largo plazo: se ha celebrado para un período de veinte años. El Acuerdo modifica sensiblemente la política de cooperación e institucionaliza las relaciones parlamentarias en el marco de una verdadera Asamblea Parlamentaria Paritaria (APP).

Un diálogo político regular

Esta asamblea, única del mundo, celebró su sexta reunión en octubre de 2003 en Roma. La componen un delegado por país ACP y otros tantos diputados al Parlamento Europeo. En las últimas reuniones, los diputados europeos han comprobado con satisfacción que aumenta la participación de sus homólogos ACP. Antes, la parte ACP estaba representada mayoritariamente por miembros de los gobiernos o por embajadores. Este cambio refuerza el diálogo parlamentario entre el Norte y el Sur, pero el proceso no está libre de contratiempos. Así, en noviembre de 2002 la quinta sesión plenaria, que debía celebrarse en Bruselas, fue anulada por el Parlamento Europeo a raíz de la designación por Zimbabwe de dos delegados que tenían prohibido entrar en el territorio de la Unión por efecto de unas sanciones diplomáticas impuestas al régimen de Mugabe.

Además de las estrategias de desarrollo y la lucha contra la pobreza, en el núcleo del Acuerdo de Cotonú se sitúa el diálogo político. En este terreno, la Asamblea puede desempeñar un papel importante. Para los diputados, la misión esencial de la Asamblea es fomentar los procesos democráticos. Ello puede traducirse concretamente en la organización de misiones conjuntas de investigación, como en Costa de Marfil, o de observación de las elecciones, como en Kenya. Además, está previsto que la Asamblea oiga con regularidad a los representantes de la sociedad civil. Si bien su organización institucional ha mejorado con la creación de tres comisiones permanentes que preparan las sesiones plenarias, lo cierto es que la Asamblea no dispone todavía de todos los instrumentos necesarios para ejercer su influencia. Así, por ejemplo, carece de facultades de control presupuestario y político de la financiación de la cooperación.

Sin embargo, el papel del Parlamento Europeo está evolucionando. Hasta ahora, el instrumento de financiación de la cooperación con los países ACP, el Fondo Europeo de Desarrollo, se sustraía a los procedimientos presupuestarios normales y, por lo tanto, a los poderes del Parlamento, que venía exigiendo reiteradamente que esta cooperación se incluyera en el presupuesto. Esta exigencia fue atendida por la Convención sobre el futuro de Europa y podría concretarse finalmente en el Tratado constitucional. Si es así, los diputados podrán actuar directamente sobre la financiación de la cooperación y garantizar su control democrático, velando por que los créditos destinados a este capítulo no se sacrifiquen a otras prioridades comunitarias.

Erradicar la pobreza

A diferencia de los convenios precedentes, el Acuerdo de cooperación y asociación abarca un campo de acción más extenso que el del desarrollo tradicional, ya que refuerza la dimensión institucional y política de las relaciones entre la UE y los países ACP en ámbitos como los derechos humanos, la democracia y la buena gobernanza de los asuntos públicos. Otros temas como las migraciones, la prevención de conflictos o la consolidación de la paz han sido integrados de manera explícita en el nuevo Acuerdo.

El objetivo prioritario sigue siendo la erradicación de la pobreza, pero no ya únicamente por medio de las ayudas financieras: también se trata de ayudar a los países en desarrollo a integrarse en la economía mundial, a perseguir objetivos de crecimiento y desarrollo duraderos y a mejorar su acceso a los recursos productivos. También se estimula a los países ACP a practicar una política de integración regional y subregional estable que logre atraer la inversión privada.

En el Acuerdo de Cotonú se estipula que nuestra cooperación económica y comercial con los Estados ACP debe desarrollarse respetando sus opciones políticas y sus prioridades de desarrollo y en conformidad con las reglas de la Organización Mundial del Comercio. En el Convenio de Lomé, la cooperación comercial se basaba esencialmente en preferencias arancelarias no recíprocas que daban a la mayor parte de los productos ACP acceso al mercado comunitario sin imposición de derechos de aduanas. De ahora en adelante, la Unión y los Estados ACP deberán practicar la liberalización de los intercambios entre las partes. Los nuevos acuerdos comerciales, negociados desde 2002, deberán entrar en vigor antes de 2008, a más tardar. Entonces se instaurará progresivamente un régimen de libre intercambio de bienes y servicios, con un grado de asimetría variable en función del nivel de desarrollo de los distintos estados ACP.

Por un régimen de libre cambio "acompañado"

En estas relaciones, el Parlamento tiene un papel limitado: sólo es consultado para que exprese su opinión cuando se negocian o concluyen acuerdos comerciales.

Sin embargo, puede expresar su punto de vista mediante resoluciones y llamar la atención de la Comisión o del Consejo sobre determinados aspectos. Así, cuando se abrió la primera fase de negociaciones de los acuerdos de asociación y cooperación económica, el Parlamento consiguió que se aceptara que la apertura de los mercados, en sí misma, no es ninguna solución.

Según los diputados, la apertura debe acompañarse de una ayuda para la mejora de las estructuras productivas y comerciales de los países ACP, a fin de reforzar el contenido tecnológico de sus exportaciones y elevar sus niveles de educación e investigación. Las transferencias de tecnología deben complementarse con la flexibilización de los condiciones de concesión de licencias de fabricación en los países en desarrollo. Ello resulta especialmente importante en el caso de los medicamentos. Por otra parte, los diputados han expresado su preocupación por la inclusión del comercio de servicios en las negociaciones. Consideran que esta cuestión debe examinarse con prudencia y piden que los contratos públicos sean excluidos de las negociaciones.



  
Ponentes:
  
Acuerdo de asociación con los Estados de África, del Caribe y del Pacífico: Didier Rod (Greens/EFA, F)
Negociación de acuerdos de asociación económica con los países y las regiones ACP : Yasmine Boudjenah (GUE/NGL, F)
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2000: Miguel Angel Martínez Martínez (PES, E)
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2001: Marie-Arlette Carlotti (PES, F)
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2002: Joaquim Miranda (GUE/NGL, P)
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2003: Colette Flesch (ELDR, L)
  
Fichas de procedimiento:
  
Acuerdo de asociación con los Estados de África, del Caribe y del Pacífico
Negociación de acuerdos de asociación económica con los países y las regiones ACP
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2000
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2001
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2002
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2003
  
Textos legislativos finales publicados en el Diario Oficial:
  
Acuerdo de asociación con los Estados de África, del Caribe y del Pacífico
Negociación de acuerdos de asociación económica con los países y las regiones ACP - texto aprobado por el Parlamento
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2000 - texto aprobado por el Parlamento
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2001
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2002 - texto aprobado por el Parlamento
Trabajos de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE en 2003 - procedimiento aún no concluido

 

 

 
  Publishing deadline: 2 April 2004